Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Inicio

FLORENTINO PÉREZ, EL GRAN CULPABLE DE LA CRISIS DEL MADRID 

Ahora sí que podemos decir sin ninguna duda, que el Real Madrid está en crisis. El barco empieza a hundirse y lo que es peor la cosa pinta muy mal. El horizonte está lleno de zozobra. Se avecinan malos tiempos para Julen Lopetegui que empieza a estar en la cuerda floja. Este penoso y triste Real Madrid perdió 1-0 frente al Alavés. Una derrota que no se puede decir que no haya sido merecida porque los blancos no jugaron a nada. Además para ahondar aún más en la herida, perdieron en el último minuto con el gol del capitán del conjunto vitoriano, Manu Garcia, al aprovecharse de un saque de esquina muy mal defendido primero por Varane que falló en el marcaje, y también Courtois que pudo hacer algo más, pero por lo que ve está tan deprimido como su propio equipo. Con esta dura derrota, el equipo de Lopetegui enlaza cuatro partidos sin ganar, y lo que es peor sin marcar un solo gol. Suma ya casi 700 minutos sin ver puerta, la peor sequía desde 1985. Claro, que como van a ver puerta si no tiran. Eso si, se hartan de dar pases horizontales y atrás tocando y tocando hasta aburrir al personal y a ellos mismos. Es una posesión la que hacen estéril y sin nervio. Les falta pasión, vigor y hasta mala leche. Así desde luego no van a ninguna parte. El Alavés con un juego simple, defendiendo a muerte, presionando y poniéndole velocidad se impuso a este torpe,atolondrado y anquilosado Real Madrid, que por ahora es un auténtico despropósito, preso de una ansiedad que lo tiene sin ideas y que le hace practicar un juego mediocre, inocente e inofensivo. En Vitoria confirmaron que es un equipo previsible, plano, que toca y toca sin ningún criterio, y que carece de velocidad y agresividad. Odriozola, el menos malo, fue la única arma ofensiva que tuvo este desastroso Madrid. Para el equipo de Vitoria ha sido un triunfo histórico. No ganaban al Madrid en su casa desde el año 1931. Mientras que la derrota del Madrid marca un punto de inflexión en el futuro de Lopetegui. Su futuro pende de un hilo muy fino. Florentino Pérez, que presenció con cara muy larga y de gran enfado, la caída de su equipo, va a calibrar la próxima semana si le da un voto de confianza más o sencillamente decide el relevo de Lopetegui, quien no ha sabido hacerse con la manija de un equipo que desprende desilusión por todos los poros de su piel. Julen transmite melancolía. Que Julen Lopetegui tiene su cuota de culpabilidad, cierto, porque no está sabiendo contagiar de pasión a unos jugadores que, por otra parte, están muy acomodados; y porque se está equivocando en muchas alineaciones y en esa manía de apostar por Benzema, que no marca un gol ni al arco iris. Por su puesto que es culpable, pero también lo es la plantilla que es la que es por culpa de Florentino Pérez que no la ha reforzado cuando los informes técnicos decían que había que renovar el plantel. De eso hablaremos más tarde. Además, los jugadores llamados a ser decisivos están en un estado calamitoso como son Sergio Ramos,Bale,Modric,el lesionado Marcelo, Benzema,Varane y alguno más. Ninguno se aproxima a su mejor nivel. Tampoco los que deben dar un paso hacia adelante como Asensio y Ceballos, que cada vez están peor. Del mismo modo, como decíamos, el Madrid ha ido perdiendo jugadores de gran nivel que no han sido reemplazados. ¿Por qué creen que se fue Zidane? A Modric se le ve agotado, no ha encontrado aún las vías de escape para dar fluidez; Casemiro está lento y hasta torpe; Bale, de nuevo se retiró lesionado, ha vuelto a las andadas en su poca implicación y en lo anárquico de su juego; Benzema, lleva siete partidos sin marcar, pero es igual se siente titular imprescindible,sin merecerlo. Mariano, entró nada más comenzar la segunda parte por Benzema, que según parece se lesionó. El siete madridista poco pudo hacer ante la poca profundidad de los suyos. Tuvo una buena oportunidad pero se regateó asimismo. Asensio,que no fue titular, entró a falta de 20 minutos por Casemiro, pero no se notó su presencia, está sin estar. Vinicius entró a la desesperada a falta de diez minutos, pero un chaval de 18 años no va arreglar el desaguisado de su equipo, en 90 minutos. La nostalgia por Cristiano Ronaldo ya no se oculta, es un hecho contrastado. El portugués, mientras tanto sigue engordando su cuenta goleadora en la Juventus. Eso ya no tiene solución. A Cristiano se le echa de menos, pero eso no es excusa para perder de la forma que lo hicieron contra el Sevilla, después con el CSKA de Moscú, y ayer con el Alavés, que le propinó, tal vez, el pescozón definitivo a Julen Lopetegui. No voy a caer en la teoría fácil, como están diciendo algunos, que hablan del hundimiento del equipo de Lopetegui. Más que el Real Madrid de Lopetegui habrá que decir el de Florentino Pérez, el gran culpable de esta crisis. Así de claro. Alguien tendrá que decirlo. El presidente no ha querido gastarse un duro, aunque algunos cracks como Hazard se pronunció una y mil veces por sus deseos de vestir la camiseta blanca. Pero Florentino con su soberbia habitual, dijo que si venía Hazard, le cerraba las puertas a Asensio y a Isco. Y además que tenía suficiente plantilla con los jóvenes que vienen empujando. Toda una oda al optimismo porque da por hecho que van a explotar. Algo muy cuestionable precisamente por eso, por su juventud. Mariano, no disgusta, pero con Cristiano fuera, tendrían que haber fichado algo más potente como delantero centro. Florentino Pérez, no ha querido hacer gastos porque está más pendiente de la obra de remodelación del estadio, cuyo coste de casi 500 millones de euros va a hipotecar al club por más de 30 años, que de reforzar convenientemente al equipo, que debería ser la prioridad. No se dejen engañar, la máxima prioridad del presidente madridista en esta temporada ha sido el capricho de la remodelación del estadio por encima de reforzar la plantilla, que buena falta hacía. El éxito está confundiendo a Florentino Pérez, gran admirador de Santiago Bernabéu, pero que no aplica su filosofía cuando decía:” el equipo tiene que reforzarse cuando gana,porque cuando se pierde es muy difícil hacerlo y salir del agujero”. El equipo madridista desde principios de esta temporada está depreciado deportivamente hablando, y a la octava jornada las luces de alarma se han encendido. El puesto de Lopetegui corre serio peligro por la sensación de descontrol que da el equipo que está como desahuciado. Tal vez le venga grande el Real Madrid. Su puesto de entrenador va a ser escrutado por el presidente y directivos, la semana entrante. A pesar de lo manifestado por Sergio Ramos de que “sería una locura cambiar de entrenador”. La cuerda siempre se rompe por la parte más débil que en este caso es el entrenador. Lopetegui va a caer y Florentino Pérez, el gran culpable de esta crisis, seguirá para construir su gran sueño, el nuevo Bernabéu que le hará entrar en la posteridad del Real Madrid.   .


SIN GOL, SIN FÚTBOL Y CON CRISTIANO EN EL RECUERDO

   Ay, Ay este Madrid empieza a preocupar. Las luces de emergencia están a punto de encenderse. El Real Madrid ya no encuentra consuelo ni en su torneo fetiche, la Copa de Europa. En el segundo encuentro de la primera fase de la Champions, perdió 1-0 con el CSKA de Moscú, un equipo simple que con un fútbol rudimentario tuvo bastante para ganar a este Madrid al que ha abandonado el gol, el fútbol y hasta la suerte.      Todo comenzó de una forma rara en el estadio Luzhniki, empezando por la inusual capitanía del insulso Benzema, y siguiendo por el fallo también inusual del siempre seguro en los pases, de Kroos. El alemán, con cierta prepotencia y exceso de confianza, dio un pase a bote pronto hacia atrás y defectuoso a Varane , y el jugador ruso Vlasic, muy listo, se adelantó al defensa francés que estuvo torpe y lento, marcando el 1-0, que a la postre resultaría definitivo. Habían pasado escasamente dos minutos.    El gol tempranero que cayó como un jarro de agua fría en las mentes poco claras de los jugadores blancos, de alguna forma condicionó todo el partido y generó ansiedad. El equipo quedó sonado y sin capacidad de reacción. A partir de los 20 minutos comenzó un vano intento de enmendarse. Pero lo hacía sin ninguna convicción. Su juego era descosido, carente de mecanismos y de una falta de criterios que asusta.    Cierto es que el equipo de Lopetegui tuvo la posesión, el balón y todo lo que quieran, pero ¿para qué? Si lo hacían sin fuste, con mucho pase atrás y mucho toque-toque que no iba a ninguna parte.    En Moscú, vimos al Real Madrid de los últimos tres partidos, que son los que lleva sin ganar y sin hacer gol -algo que no le sucedía desde el año 2007-, previsible, sin pizca de inspiración y mucho menos de imaginación. Conclusión: no tuvo contundencia,ni pegada y por supuesto, gol.   Llegados a este punto la sombra de Cristiano Ronaldo estuvo presente, no sólo en Moscú si no también en los tres últimos partidos donde el Real Madrid ha estado seco.    Creí sinceramente (mea culpa) que la ausencia de Cristiano podría beneficiar al juego del conjunto madridista, pero parece que me equivoqué. Precisamente era en esta clase de encuentros, un tanto oscuros, donde aparecía el impenitente goleador portugués.    La idea del juego coral, que preveíamos muchos, más los goles que metiera Benzema -que ilusos-, Bale y los demás ya se va erradicando con el paso de los partidos.   Si les puede la nostalgia del recuerdo de Cristiano y si los que tienen que tirar del carro como Asensio y otros, no lo hacen pronto el Madrid terminará sufriendo en la liga y en Europa.   Keylor Navas, al final del partido contra el CSKA de Moscú le preguntaron si habían echado de menos a CR7. Su respuesta fue lapidaria:¿Cristiano? “No se puede tapar el sol con un dedo”. Pues, eso.    Vivir sin Ronaldo le está siendo muy duro al Madrid; y si encima te presentas sin titulares imprescindibles como Marcelo,Ramos,Bale, Isco o Modric, este último en el banquillo, todo se hace más cuesta arriba. Además Carvajal se retiró al descanso por lesión muscular., siendo sustituido por Odriozola.     No obstante no hay excusas ante esta significativa derrota que llena de incertidumbre el devenir madridista. Con titulares y sin ellos, nunca debió perder frente a este joven CSKA, con una media de edad de 23 años, que sólo hizo que defenderse, por cierto muy bien.   El caso es que los de Lopetegui con más orgullo que juego encerraron a los rusos en su área a partir de los 20 minutos del primer tiempo, donde Casemiro primero, y después Benzema llevaron dos balones a los palos. Ni suerte, tienen ya…   En el segundo periodo, ese dominio de los blancos se hizo más patente y hasta avasallador con la entrada de Mariano y Luka Modric por Lucas Vázquez y Casemiro. Entonces, el desnaturalizado campeón de Europa comenzó a monopolizar el balón, presionado con todo, pero sin encontrar los espacios ante la bien organizada defensa rusa, que nos recordó al partido del Mundial entre España-Rusia. Igual que entonces, faltaron ideas,imaginación y más fútbol.    El poderío habitual del Madrid en Europa cambió a frustración y a un estado de ansiedad que les tiene abotargados. De ahí que ahora mismo sea un equipo nervioso, con poca autoridad y sin apenas recursos. Por no funcionar, no funcionaron ni los recambios de urgencia de Mariano y Modric.   A decir verdad, hay que decir que al Madrid le ha abandonado hasta la fortuna. El empate hubiese sido lo más justo. A los palos de Casemiro y Benzema, tenemos que contabilizar el enorme cabezazo de Mariano en el tramo final del partido, que también dio en la madera. Un jugador que en el tiempo que estuvo remató más que Benzema en todo el partido. Lo del francés ya llueve sobre mojado. Su indolencia y falta de gol ya clama al cielo. Es por eso que algunos, y no les falta razón, dicen que no se puede hacer gol, si no tienes remate.   Preocupa y mucho la situación de este Madrid. Da la sensación que faltan futbolistas que marquen la diferencia. Y Los que la tienen que marcar, están desaparecidos. Asensio está muy acomodado y no da ese paso adelante que se le está exigiendo; Modric está como fatigado; a Kroos le falta sangre; Benzema no está inspirado ni se le espera; Casemiro está lento; Varane blando.    El menos malo del partido de Moscú fue Reguilón, un chaval que promete y que hizo su debut europeo .    Los dos únicos jugadores que están sobresaliendo son sus dos guardametas: Keylor y Courtois. Lo cual habla muy mal de este Madrid que está a punto de entrar en la UVI.    Moscú se une a la lista de destinos que están minando la confianza en Julen Lopetegui. .


LOS PORTEROS,AMOS Y SEÑORES DEL DERBI

Courtois y Oblack,tanto monta uno como otro, fueron los dos grandes protagonistas de un derbi que terminó en tablas (0-0). En el Santiago Bernabéu, los dos guardametas estuvieron muy por encima de los jugadores de campo que no supieron cómo batir en jugadas individuales a los dos extraordinarios porteros (los dos mejores del mundo). Ellos dos fueron los responsables de que en Chamartín no hubiese goles. El reparto de puntos se puede considerar justo, porque si el Atlético fue mejor que el Madrid en los primeros 45 minutos, en la reanudación el que dominó hasta avasallar fue el equipo de Julen Lopetegui, que sigue sin estar acertado en los cambios, los hace tarde y mal. Si sacó en la reanudación a Ceballos fue por la lesión, parece que muscular, de Gareth Bale. Como decimos, el Atlético salió mejor que su vecino. Estaba mejor colocado con el 4-4-2 tan característico de Simeone que le hacía tener superioridad en el centro del campo respecto al Real Madrid que volvió a insistir con su ya típico 4-3-3. Menos mal que con la entrada de Ceballos las fuerzas se igualaron en la medular. En ese primer periodo, si los madridistas no encajaron gol fue gracias a Courtois que salvó dos mano a mano a Griezman y a Diego Costa. El primero con la cara y el segundo con la mano. Fueron dos paradas dignas de un gran portero. Courtois se ha ganado el respeto del Bernabéu. En la ranudación, fue Oblack, quien le sacó las castañas del fuego a su equipo con una gran intervención a una llegada de Asensio, quien se plantó solo delante de la portería atlética y el eslovaco se la sacó con el cuerpo. Fue la ocasión más clara del partido por parte del Real Madrid, que volvió a evidenciar que en los últimos partidos le falta el gol. Los últimos minutos el equipo blanco jugó con Vinicius y Asensio como delanteros. Dos jóvenes de 18 y 22 años, respectivamente, que parece poca pólvora ante la experimentada defensa rojiblanca con un inmenso Giménez, un muro infranqueable. En el banquillo en esta ocasión se quedó Mariano, que tal vez con lo volcado que estaba el Madrid en ataque, asfixiando a su contrincante, hubiese sido más productivo que Vinicius, quien sorprendentemente, salió a falta de tres minutos para finalizar el partido. El chaval estaba como loco por debutar, pero lo que hizo Lopetegui me pareció una falta de respeto. Tal y como estaba el partido con ese empate a cero, si decides sacarlo, sácalo a jugar veinte o quince minutos, no en el 87. Vinicius, el primer jugador nacido en el siglo XXI que aparece en el Madrid, no obstante se fue tan contento por su debut en el Coliseum madridista. A Lopetegui hay que pedirle que tenga criterio de una vez. Tan pronto lo manda al Castilla a jugar la Segunda B, como le pide que sea la solución de emergencia ante el eterno rival de la capital. Incomprensible.   Mariano, por lo mucho que llegó el equipo blanco en el segundo periodo, pienso que era el cambio adecuado por el ineficaz Benzema que recibió la repulsa del Bernabéu. Al francés solo le tengo contabilizados dos remates a puerta, que fueron blandos y sin enjundia. Benzema es muy bueno para jugar fuera del área, para ofrecerse e incluso para dar pases imposibles, pero no es un jugador de área. Este Real Madrid carece de hombre gol. En los últimos tres partidos solo ha marcado un tanto, fue el 1-0 al Espanyol obra de Asensio. Inevitablemente, la afición madridista se acordó de Cristiano Ronaldo. Muchos salieron diciendo que si el portugués hubiese estado, con el gran dominio que desplegaron los madridistas en el segundo periodo, la victoria no se les hubiese escapado. Soy de los convencidos. En la delantera, el Real Madrid tiene un gran problema. El Atlético por su parte, pasó de hacer un gran despliegue en la primera parte a atrincherarse en exceso en la reanudación. donde se vio sometido por los blancos. Los de Simeone perdieron una gran oportunidad de poner en apuros a su rival en los primeros 45 minutos, donde Rodri fue el reloj que marcaba el paso de los suyos (gran fichaje, el de este chico), muy bien ayudado por Lemar que le ponía velocidad. Si no se fueron con ventaja a los vestuarios fue por el gran partido de Courtois, que se ha santificado definitivamente en el Bernabéu. Pero en el segundo periodo, el Atlético, como muchas veces suele hacer el miedoso de Simeone, se replegó y dejó la iniciativa a los blancos que estuvieron a punto de inclinar la balanza a su favor. Los miedos eternos de Simeone, y sobre todo la presencia de Ceballos por el lesionado Bale, cambió el signo del partido. El Madrid que en la primera parte había estado lento, sin profundidad y con un juego muy plano con la entrada del andaluz cambio el panorama. En Ceballos, el equipo de Lopetegui encontró a ese jugador desequilibrante que se necesitaba para despertar a sus compañeros . Fue quien se rebeló contra tanto juego académico, activando a los suyos que subieron en intensidad y velocidad. El empate a cero no es bueno para ninguno de los dos después del tropiezo del Barcelona ante el Athletic Club. Aunque para los de Cholo Simeone, es menos malo. Tanto el Madrid como el Atlético si hubiesen ganado, estarían como líderes. Pero todo sigue igual. Los blancos es la segunda ocasión que pierden para encaramarse en lo más alto. Puede que se acuerden a final de temporada de estas dos oportunidades perdidas. Se esperaba más del Real Madrid después del varapalo sufrido en Sevilla. El empate después de fallar el Barça, le sabe a poco a la afición que empieza a tener dudas sobre este proyecto. Los más optimistas se seguirán agarrando a la brillante victoria contra el Roma; y los más pesimistas al ridículo del Sanchez Pizjuán. Es pronto para sacar conclusiones. Habrá que dar un voto de confianza a Julen Lopetegui, pero cierto ruido empieza a escucharse en el Santiago Bernabéu.  


BAÑO DEL SEVILLA A UN APÁTICO  R.MADRID

   El Sevilla que ganó 3-0 dio un soberano repaso de fútbol a un abúlico, apático y triste Real Madrid que dio sensación de una impotencia más que preocupante, en el Sanchez Pizjuán. El equipo hispalense con un fútbol de mucho quilates y pletórico lo bordó en un primer tiempo perfecto, donde marcaron los tres goles frente a inoperante Madrid que hizo el ridículo.  Tres goles como tres soles ante la indolencia de un Madrid vulgar, frío y sin poder de reacción. Fue de todo menos un equipo de fútbol. Como muy bien dijo Casemiro al finalizar el encuentro: “regalaron los primeros 45 minutos”, y en el segundo tiempo les faltó fútbol y más enjundia.   Se suponía que después de la derrota del Barcelona en Butarque, el Real Madrid saldría como un tiro. Pues no, quien salió a comerse a su rival, fue el Sevilla que le dio un soberano sopapo a las estrellas madridistas que todavía estaban de celebración por los premios individuales.   Se ve que la gala FIFA les devolvió a la cruda realidad con una fuerte resaca. El Sevilla finiquitó el partido a los 22 minutos en un robo a un mal pase de Marcelo; una contra muy mal cubierta por la defensa madridista que estuvo lenta, dormida y descordinada . ¿Dónde estaba la mejor pareja de centrales del Mundo? En el limbo, diría yo.     El Sevilla le pinto la cara en dos contras de libro, que fue como llegaron los dos primeros goles. Ambos de André Silva. El 2-0, fue más sonrojante aún que el 1-0. El Madrid sacó un córner y la pelota acabó en el área de Courtois. Ben Yedder lanzó el balón en profundidad a donde llegó Navas que salió disparado tras la presa. Mientras tanto Marcelo, su par, volvió al trote, como si la cosa no fuese con él, demostrando una falta de actitud que pide a gritos tomar medidas, como dejarle en el banquillo para que reflexione. Navas por su banda hizo lo que le dio la gana.Ya en el primer tanto también falló. El partido de Marcelo fue una oda al pasotismo. Se merece una ración de banquillo para bajarle de la nube a la que se ha subido.    El 3-0, llegó a los 38 minutos en un nuevo fallo defensivo del Madrid que tuvo su epicentro en Marcelo y que aprovechó Ben Yedder para romper el partido y hacer justicia al espléndido juego que estaba realizando el Sevilla.  El partido de los blancos que vistieron de rojo, se puede calificar de auténtico desastre. El resultado lo dice todo y pudo ser aún peor. El mejor fue Courtois. El Sevilla le dio todo un correctivo en todos los aspectos. En lo táctico, en la lucha, la pelea y el sacrificio. Unos salieron con el cuchillo entre los dientes dispuestos a ganar desde el primer minuto, el Sevilla; y otros como el Real Madrid salió como si se tratase de un partido rutinario dejándose el alma en el vestuario.    Machín, el técnico del Sevilla le dio un repaso táctico a Lopetegui. Con un 3-5-2 destrozó al Madrid que no supo cómo contrarrestar ese sistema. Se ve que estudió perfectamente a su rival ,cosa que no hizo el técnico madridista. Sabía a lo que se jugaba, componiendo un centro del campo muy ofensivo con Banega(partidazo el suyo), Sarabia y Vázquez que a base de rapidez y toque eclipsaron a Kroos y Casemiro, quien terminó jugando como tercer central en el segundo periodo. ¿Para qué Lopetegui si el Real Madrid perdía por 3-0?      Las limitaciones tácticas de Lopetegui están siendo muy frecuentes en los últimos partidos, es como si el banquillo del Rea Madrid le viniese muy grande. Da la sensación que no mentalizó a sus jugadores de la fortaleza de un Sevilla que se dejó la piel sobre el terreno de juego. Todo lo contrario que los jugadores del Madrid que jugaron sin una pizca de intensidad y con una falta de compromiso que asusta.    Lopetegui no estuvo acertado en lo táctico y en los cambios. Vinicius sigue inédito en la liga. Lo llevó, pero para calentar banquillo. Tal y como estaba el partido, el brasileño se merecía unos minutos, teniendo en cuenta que Asensio, como la gran mayoría, estuvieron para el arrastre.    A Asensio le seguimos esperando; Benzema sigue en plan inoperante. Ramos cada vez está más excéntrico y convendría bajarle los humos. Marcelo, estuvo de desastre total. Kroos, intranscendente así como Casemiro. Los únicos que pintaron algo fueron Modric y Bale. Los demás para los leones.    Sin duda alguna los grandes culpables de esta deshonrosa derrota son los jugadores, pero todo se personaliza en el entrenador. Julen Lopetegui ya tiene el primer aviso sobre la mesa. Un mal resultado el próximo sábado frente al Atlético le pondría a los pies de los caballos. Momento crítico para el técnico madridista.     Y es que el Real Madrid no tuvo ningún argumento frente al Sevilla que le bailó durante todo el partido. No hubo un plan de juego. No hubo arrojo ni entrega y mucho menos espíritu de sacrificio.     El Madrid que vimos en el Sánchez Pizjuán fue un alma en pena que deambuló sin saber a qué atenerse. Mal aspecto tiene esto.          


GRACIAS AL VAR

   No ha sido el mejor partido del Real Madrid en lo que va de temporada. Ganó 1-0 al Espanyol y fue gracias al VAR, porque en primera instancia el colegiado Mateu Lahoz había anulado el gol de Asensio conseguido en el minuto 40, que como después se demostró era totalmente legal.   Si no hubiese sido por la nueva tecnología llevada al fútbol, el Madrid no hubiese ganado a un Espanyol que metió el miedo en el cuerpo a un Bernabéu que después de la exhibición frente a la Roma, esperaba más prestaciones de su equipo, que en esta ocasión no llegaron.    Nada que ver este Madrid con el que vimos en la Champions el pasado miércoles . Aquel enamoró por ese fútbol total practicado con entusiasmo y alegría . En cambio frente al Espanyol, llegaron las dudas y hasta las sombras. Dominó casi todo el partido, si, pero sin fuste alguno, sin ninguna profundidad y sin mirar a portería. Se jugaba más al pie que a los espacios.    El equipo de Lopetegui en esta ocasión hizo un juego chato y muy plano. Ya desde la alineación inicial, plagada de medio centros, nos pareció una equivocación como después quedó demostrado. Debió ser por esta circunstancia por el que se abusó del pase que no iba a ninguna parte. El Madrid tenía el balón pero no creaba peligro alguno. El Espanyol con una defensa muy bien ordenada se acercaba con más peligro que su rival. El equipo de Rubí no puntuó en el Bernabéu por auténtica mala fortuna.    El gol de Asensio, en uno de los pocos contraataques que le permitió el Espanyol, alivió a un triste Real Madrid en una noche un tanto oscura, que solventó tal vez por oficio y por la poca puntería de los pericos que tuvieron una ocasión clarísima por parte de Borja Iglesias, que mandó al larguero en una de esas concesiones que de vez en cuando hace Sergio Ramos. Eso sucedió ya en el segundo periodo donde los madridistas comenzaron también dominando pero sin ninguna profundidad. La mejor ocasión la tuvo Sergio Ramos a la que Diego López respondió con una gran parada.  Ahí se acabaron las fuerzas del Real Madrid. Los últimos minutos, el Espanyol que introdujo hasta tres cambios ofensivos, busco el empate que no le llegó por falta de acierto.   Los cambios introducidos por Lopetegui, en esta ocasión fueron más una rémora que un revulsivo. Mariano que reemplazó a un desacertado Benzema, apenas pudo intervenir porque coincidió con el paso atrás que dio el equipo blanco que por entonces, jugó con dos pivotes con la entrada de Marcos Llorente por un fatigado Isco. Ni Mariano,Marcos Alonso ni Lucas Vázquez que sustituyó a Ceballos, hicieron olvidar a los sustituidos. Lopetegui no tuvo su día.   No acierto a comprender las razones por las que al final descartó entre los elegidos a Vinicius, cuando lo había metido entre los 20 convocados. Si era el día de las rotaciones, no puedo entender por qué prescindió del fichaje más ilusionante del Madrid en esta temporada, salvo que haya un plan previsto, pero ni por esas lo puedo comprender. Era un día propicio para la gran esperanza blanca..       Ante la montaña que se le avecina al Real Madrid con Sevilla y Atlético de Madrid en el horizonte, Lopetegui dio descanso a Marcelo, Kroos y Bale, que fueron sustituidos por Nacho, el multiusos, que jugó como lateral izquierdo; Ceballos que acompañó en el centro del campo a Casemiro y Modric. Isco y Asensio por las bandas, junto al frío Bernzema que empezó muy bien la temporada pero que se va diluyendo como el azucarillo en el agua.   Odriozola fue la novedad que más brilló. Es un jugador del gusto del Bernabéu. Su electricidad y actividad gustaron. Fue de los pocos jugadores que se salvaron de la mediocridad que reinó en el equipo madridista.  El Bernabéu acabó de los nervios ante un Espanyol que demostró muy buenas maneras y que peleó sin acierto, para conseguir al menos la igualada. Atención a un jugador llamado Marc Roca, es canela fina.    El Real Madrid, bien fuera por las rotaciones o por lo que fuera, el caso es que terminó angustiado y pidiendo la hora. Si al comienzo del segundo periodo comenzó buscando con ahínco el segundo gol que no llegó por la falta de profundidad y de acierto, en los últimos díez minutos terminó gestionando el gol de Asensio como un valioso tesoro a conservar, pero de escaso valor si se tiene en cuenta los últimos antecedentes.    El Real Madrid que vimos ante el Espanyol nada tuvo que ver con el que maravilló frente al Roma. Deben ser las rotaciones..    


EL REAL MADRID FUE UNA SINFONÍA PERFECTA 

El actual campeón de Europa, el Real Madrid, hizo honor a su título realizando en el Santiago Bernabéu un completisimo partido frente a la Roma a la que venció por 3-0.    El equipo de Lopeteguí,quien se estrenaba en el la Champions Ligue, funcionó como la Filarmónica de Viena. Dio todo un recital de fútbol en todos los sentidos, demostrando el por qué es el campeón de Europa en las tres ultimas ediciones. El Madrid interpretó toda una sinfonía en Chamartin. Tan brillante fue el juego de los blancos que hicieron lo que se llama el partido perfecto. Se jugó con intensidad desde el pitido inicial, con pases interiores y exteriores, lanzamientos al espacio de una banda a otra. Y todo ello con velocidad, profundidad y criterio. Lo que se viene a llamar un juego de muchos matices, vistoso y versátil. Nadie desafinó y todos fueron protagonistas muy positivos en un partido donde predominó el colectivo por encima de las individualidades. Fue un ejercicio coral de un equipo, si equipo, llamado Real Madrid. Desde el minuto uno apabulló a un asustado equipo romano que no sabía por dónde meter mano a este Real Madrid que jugaba como los ángeles. Lo hacía con un juego preciso,rápido y muy alegre, además de solidario. Todo ello, bajo la batuta de un magistral Modric y un no menos brillante Kroos, que dibujaban la estrategia desde el centro del campo, acompañados por las alas por los incansables Marcelo y sobre todo, Carvajal quien hizo una labor encomiable tanto en defensa como en ataque. El lateral madrileño, está pletórico. Todos fueron protagonistas en este Madrid tan coral: desde Keylor Navas, hasta el último en salir, Mariano, que puso la guinda con un señor golazo, que le define como ese goleador que tanto necesitaba el equipo blanco. El primer tiempo protagonizado por los madridistas fue brutal en todos los sentidos. Fue una orgía de fútbol, de jugadas y de disparos. Hubo hasta 16 remates a la portería del guardameta romano,Olsen, que fue el mejor de su equipo. Al Real Madrid del primer periodo solo le faltó puntería. De haberla tenido la goleada hubiese sido de escándalo. Al borde del descanso, llegó el justo gol de los blancos. Falta al borde del área que hacen a Isco, quien sin dudarlo se hizo dueño del balón para ejecutar de forma magistral un golpe franco que abrió la lata (1-0). Era la culminación a un primer tiempo redondo del Madrid, que nos brindó los mejores 45 minutos en mucho tiempo. En el segundo periodo, siguió la misma tónica. El Madrid era una maquinaria perfecta que jugaba a borbotones con un juego intenso y hasta festivo . Eso, si la Roma se estiró un poco más y hasta asustó un poco a Keylor, quien protagonizó un par de parados de mérito, llevándose la ovación del Bernabéu que quiere más al costarricense que a Courtois. Lopetegui sorprendió alineando a Keylor Navas de titular. También dio entrada a Isco por Marco Asensio, respecto al partido de Bilbao. Así como a Casemiro que lo hizo por Ceballos. Monta tanto uno como otro. En este equipo solidario, todos parecen responder cuando se les necesita. Es un equipo. Uno de los beneficiados de la nueva etapa no es otro que Gareth Bale, que fue otro protagonista más de la noche mágica que vivió el Santiago Bernabéu. El galés, ya no es ese jugador pusilánime y flojo que llevaba la tristeza por bandera. Ahora está comprometido, ayuda en defensa cuando es conveniente, se ofrece y hasta sonríe. Es otra historia y eso lo nota el equipo. El 2-o lleva su sello. Modric desde el centro del campo otea el desmarque por velocidad de Bale, le da uno de esos pases majestuosos tan propios del croata, el del Cardiff se escapa como una centella por la banda izquierda, y en plena carrera dispara cruzado para poner tierra de por medio en el marcador. Fue un señor gol dibujado por Modric y ejecutado por un inmenso Bale. El colofón lo puso Mariano quien después de sustituir a Bale, quiso sumarse a la fiesta en su vuelta a casa,firmando una joya de gol. ¡Ay Lopetegui! si Mariano hubiese jugado los últimos minutos en San Mamés Tal vez otro gallo hubiese cantado. El golazo de Mariano fue el colofón perfecto al gran partido del Real Madrid, que realizó uno de sus mejores partidos de los últimos años. El campeón de Europa vuelve a su competición favorita , a lo grande PD: El Real Madrid sonrió de alegría en su regreso a la Champions, mientras que Cristiano Ronaldo se fue llorando de Mestalla tras expulsado por roja directa. Son los caprichos del destino..  


LA LIBERACIÓN DE BENZEMA Y DE LOS OTROS

¡Qué bien le ha sentado a Benzema la marcha de Cristiano Ronaldo! Es otro jugador. Y tras otro gran partido por su parte, se reivindica como el nueve del Real Madrid .    De nuevo, y ya van tres ocasiones (los 3 partidos de liga) vimos a un Madrid más coral que volvió a golear (4-1) al Leganés con gran protagonismo de Karin Benzema, autor de dos tantos y de jugadas que nos recuerdan a ese Benzema que todos estábamos esperando pero que no terminaba de cuajar por ser un esclavo de Cristiano Ronaldo. Sin el egocéntricos Cr7, tanto el delantero francés como el Real Madrid han ganado en todos los terrenos. Con el portugués, el equipo tenia que jugar para su lucimiento. Y no es que vayamos a echar por tierra los goles de Cristiano y muchas de sus jugadas pero su egoísmo era inagotable así como sus ansias de marcar para regocijo suyo.     Afortunadamente nadie es imprescindible, ni Cristiano. Con su marcha es muy posible que volvamos a ver un equipo, donde todos juegan para todos y donde el gran protagonista es el propio equipo, y no ninguna individualidad.     Una cosa parece clara, sin CR7 Benzema se ha liberado del todo. También lo ha hecho el propio Madrid que se está reconstruyendo sin esa ausencia que parecía iba a dejarles huérfanos. No solo no lo echa de menos sino que suma y sigue practicando un buen juego y dando a este Real Madrid una gran personalidad.    En este Real Madrid de Julen Lopetegui prima el colectivo por encima de todo. Todos se han liberado de todas las ataduras que antes le atenazaban. Se están redimiendo sin la sombra de Cristiano que tenía como coartados a unos futbolistas que no daban todo lo que tenían por vivir bajo el yugo del portugués al que se sometían hasta el llegar al servilismo.Por eso debe ser que jugadores como Benzema, Bale y Asensio (BBA) se han liberado y están dando rienda suelta a su mejor fútbol.   Bale y Benzema ya golean. Los dos llevan marcando goles en los tres partidos que el Madrid ha disputado en la liga. Tres goles lleva el galés y cuatro el galo. Asensio no marca , pero se está especializando en provocar penas máximas. Ante el Leganés la tercera que le pitan. Penaltí que transformó el nuevo jefe, Sergio Ramos.      Ante el Leganés, vimos a un equipo gremial por encima de todo que juega un buen fútbol y que lo practica gustándose. Comenzó como un tiro buscando obsesivamente la portería de Cuéllar con mucho ritmo y muchas básculaciones. Pronto Bale abrió la cuenta. Del Leganés no había noticias, hasta que llegó el penalti de Casemiro a Eraso, que igualó la contienda. Ahí ya el Madrid bajó el pistón y jugó de forma desmadejada. Pero como anticipo de lo que sería el segundo periodo, Benzema dio un aviso con una volea que de milagro despejó el guardameta del Lega.  Tan a gusto se siente el Real Madrid que nos brindó un muy buen segundo tiempo con un juego de toque pero jugado a mucha velocidad. Y si hay alguien que se siente especialmente a gusto, ese es Benzema, que nos regaló un segundo periodo para enmarcar. Dio todo un recital de clase(que le sobra) y de eficacia.   Recién comenzado el segundo tiempo, el francés cabeceó con precisión y fuerza un centro de Asensio. El árbitro interpretó que el delantero había hecho falta al zaguero del Leganés. Él VAR lo desmintió.   Pero lo mejor de Benzema llegó en el tercer tanto con sus movimientos sutiles y hasta geométricos que culminaron en un gran disparo.   El partido contra el Leganés fue un calco del que jugó en Girona. Mismo resultado (4-1) y mismos goleadores: Bale, Benzema por partida doble y Sergio Ramos, de penalti.    La gran novedad en el once de Lopetegui fue la presencia por primera vez de Courtois, que apenas tuvo trabajo.Para su desgracia, el primer tiro que le llegó fue gol. Eso sí, fue de penalti.    Varane y Modric fueron titulares. En cambio Isco fue suplente. La decisión de Lopetegui no la sabremos hasta que lleguen los partidos grandes y estén todos disponibles. Hay muchas alternativas.      Este Real Madrid pinta bien. Habrá que medirle con rivales de más enjundia, pero la temporada pasada con adversarios de medio pelo perdió la liga antes de llegar a Navidad. Hay goles y su juego es muy fluido y sin ninguna dependencia. Juegan todos para todos. Lo colectivo prima sobre todas las cosas.


UN R.MADRID MUY CORAL NUEVO LÍDER

   Si la temporada pasada el Real Madrid con su derrota, comenzó a perder la liga en su visita a Girona, concretamente al Montilivi. Ahora, este Real Madrid de Lopetegui más coral que el de entonces, consiguió una abultada victoria por 1-4 que le hace líder del campeonato, al ser el equipo más goleador del momento.     El amplio resultado no habla de las penurias que pasó el equipo blanco, que comenzó deslavazado y sin tensión. Le faltaba toda la energía que sí tuvo el Girona que dominó a su rival durante los primeros 30 minutos. De ese dominio de los catalanes llegó el gran gol de Borja que tuvo la colaboración de una contemplativa defensa madridista y más concretamente de Marcelo, que vive más en el campo ajeno que en el suyo. Lozano ganó el balón en el centro del campo. Nadie le salió al paso, con una extraña pasividad en el Madrid. Keylor sacó el primer disparo, pero el rechace cayó a los pies de Borja, quien con gran serenidad , se acomodó y fusiló marcando el 1-0. El Madrid ni reaccionó frente al empuje del Girona muy bien comandado por Portu, un culo inquieto que trajo por la calle de la amargura a la atolondrada defensa blanca.    Pasada la primera media hora, el Madrid comenzó a espabilar y más aún después del justo penaltí pero evitable de Muniesa sobre Asensio, cuando la jugada ya había perdido todo el peligro. Sergio Ramos, que ha ganado más galones que nunca, se encargó de transformarlo con mucha sangre fría ( lo hizo a lo Panenka) y estableció el empate a uno al poco de llegar al descanso.    En una mala primera parte, el Real Madrid había salvado los muebles en última instancia.    En la segunda parte ya fue otro cantar. El equipo de Lopetegui poco a poco se empezó a gustar; y más después de otro penalti tan justo como evitable que le hicieron de nuevo Asensio. En esta ocasión el encargado de ejecutarlo fue Benzema (nadie tiene la exclusiva de los lanzamientos de las penas máximas, ni de las faltas). El 1-2, dejó tiritando al Girona que ya no se recuperó ante la avalancha de buen juego de los madridistas que se hicieron amos absolutos del partido. Bale, se erigió en el líder de la remontada y suyo fue el 1-3, que vino precedido de un pase magnífico de Isco, que si en la primera parte estuvo taciturno; en el segundo periodo vio la luz. Al igual que Asensio, que de su intermitencia en la primera parte pasó a ser determinante en el resultado final. Fue un Madrid que jugó en equipo, moviendo con rapidez el balón y asociándose muy bien en todas las parcelas del campo. Marcelo, que solo se preocupó de atacar, descuidando sus labores defensivas, lo que hace muy a menudo, fue sustituido ante su propia sorpresa. Algo que no le debe sorprender porque no aún no está en plena forma Es Marcelo, en lo bueno y en lo malo, pero imprescindible.    Bale, que parece que se ha tomado muy en serio eso de ser el nuevo líder de este Real Madrid, volvió hacer de las suyas por la banda derecha, dando un pase mortal que Benzema no dejó de aprovechar. Un Benzema que está más activo que nunca y que busca tener más protagonismo tras la marcha de Cristiano Ronaldo.    Sin el astro portugués aún sin marcar en Italia, en el Real Madrid en estos primeros partidos, prima la colectividad por encima de la individualidad. De su rearme coral dependerá su suerte en esta temporada, en principio, sin refuerzos de renombre. En Girona, tras una primera media hora para olvidar, dejó un buen rastro y sale líder donde en el ejercicio anterior,en Motilivi, perdió la liga.    Y una cosa quedó clara en el segundo encuentro liguero del Real Madrid: que Lopeteguí manda más de lo que creemos. El nuevo técnico blanco marca el terreno. Un día después de mandar a un jugador de 45 millones de euros como Vinicius a jugar en segunda B, en el Castilla, mantiene al mejor portero del Mundial, Courtois, en el banco junto al balón de oro en Rusia, Modric, que salió a falta de 20 minutos para finalizar el partido en sustitución de Isco; y a un campeón del mundo, Varane que después entraría sustituyendo al errante Marcelo.    De momento, los resultados le están dando la razón. Así como el hecho de mantener a Keylor Navas como guardameta titular. En Girona volvió a ser protagonista con dos grandes intervenciones. No hay razón que justifique prescindir del costarricense en beneficio del belga.    Y es que este Real Madrid post-Cristiano, progresa adecuadamente: Es máximo goleador de la liga y nuevo líder.  


EL REAL MADRID POST-CRISTIANO NO ENTUSIASMA

   Comenzó la liga en el Bernabéu para el Real Madrid post-Cristiano, y lo hizo con un cómodo triunfo frente al Getafe por 2-0, con goles de Carvajal y el nuevo Bale, que se reivindica para suplir el tono goleador del portugués.     Fue tan flojo el Getafe, que es difícil poder calibrar a este Real Madrid de Lopetegui. Así como saber si necesita o no reforzarse con algún fichaje. Con el andamiaje que tiene le fue suficiente para ganar a un inoperante equipo azulón que pasó de puntillas por el coliseo madridista. No necesitó nada especial para imponerse de principio a fin a su rival. Con un motivado Bale, más responsabilizado que nunca con su nuevo rol; varios buenos detalles de Asensio; la buena dirección de Kroos; el empuje de Carvajal y Marcelo por las bandas y el perfecto trabajo de un inmenso Nacho, que se ha ganado el derecho a ser titular, mientras que Varane siga en plan titubeante, el Real Madrid tuvo suficiente para ganar con suma facilidad    Todos sabemos que Lopetegui despierta muchas dudas dentro del madridismo. Le va a costar convencer a la afición.Va a tener que trabajar muy duro para que pueda entrar por los ojos de esa afición que idolatraba a Zidane, aunque este tácticamente dejaba mucho que desear.    Lopetegui con peor plantilla que Zinedine Zidane y sin esos refuerzos que parece ser ha pedido y que no llegan, lo que busca es plasmar la idea de equipo, de ser un grupo coral en el esfuerzo y en el sacrificio.   Su idea de juego parte del dinamismo, con mucho toque pero buscando la profundidad a base de gran movilidad y con el tridente formado por Asensio,Benzema y Bale. Busca tener la pelota a buen recaudo y moverla rápidamente. Además de ejercer una presión fuerte y ordenada en el campo del rival.    Su filosofía, teniendo en cuenta la plantilla que tiene, es muy clara: el equipo, el bloque está por encima de cualquier individualidad.     En principio, no le falta personalidad. Para empezar dejó en el banquillo a Modric y Casemiro, pocos rodados como demostraron en la Supercopa. Nacho, todo un ejemplo de profesionalidad, ocupó el lugar de Varane. Ceballos, está teniendo el carrete que le faltó con Zidane y jugó de titular en el centro del campo junto a Kroos e Isco, que fue el más flojo de todos. Keylor, fue el portero titular. Lógico,si se tiene en cuenta que Courtois, acaba de llegar y tendrá que entrar en la dinámica del grupo.     Frente a este Real Madrid poco reforzado y con peor equipo que la temporada pasada, no sólo el entrenador se tiene que arremangar. También corresponde dar un paso adelante a jugadores que han vivido bajo la protección de Cristiano Ronaldo, en lo bueno y en lo malo. Esas promesas que todos sabemos, tienen que ser ya una realidad.   La marcha de CR7, puede ser un arma de doble filo. En teoría debería servir como un revulsivo para sacar lo mejor de todos los jugadores que componen la actual plantilla. Bale es el gran beneficiado por la ausencia del portugués. El galés , más delgado, muy motivado y fresco como una lechuga (no estuvo en el Mundial) está dispuesto para asumir el mando y ser el delantero que supla al “matador” Cristiano Ronaldo. En el primer partido liguero estuvo muy peleón e incisivo en el desmarque y en el remate, con un cabezazo al larguero que no fue gol de milagro, y anotando el 2-0 tras buena jugada de Asensio.    Como demostró contra el Getafe y en la pretemporada, Bale está muy enchufado y con hambre. Si le respetan las lesiones,algo que está por ver teniendo en cuenta sus antecedentes , puede convertirse en el nuevo líder. Aunque, uno piensa, que necesita más carácter y carisma.     El Bernabéu que registró una de peores entradas que se recuerdan últimamente ,apenas 48.500 espectadores (las  vacaciones y la ausencia de fichajes tienen fría a la afición), está hecho un mar de dudas. Duda de Lopetegui, de la etapa post-Cristiano, y de la capacidad de una plantilla que es peor que la de la temporada pasada. Como también duda de Benzema, que a pesar de su gran calidad, sigue bajo sospecha.    El delantero francés junto a Isco fue el menos visible en el partido contra el Getafe, donde al Madrid se le vio diferente. Tiene más movilidad, pero menos vértigo. Es un equipo  muy  aseado que a ratos juega bien,  pero no entusiasma. Todavía es pronto para sacar conclusiones. Los próximos partidos dictarán sentencia sobre este Real Madrid de Julen Lopetegui.      La afición, en su gran mayoría pide refuerzos. Pero el club está por la labor de no volverse loco. Florentino Pérez está ciego si creé que el equipo no necesita refuerzos, salvo que que quiera que esta temporada sea de transición.    


EL ATLÉTICO SE TOMÓ CUMPLIDA REVANCHA  DEL MADRID

     Ya le tocaba al Atlético, ganar una competición europea a su gran rival de la capital, el Real Madrid, que cayó derrotado por 4-2, proclamándose supercampeón de Europa por tercera vez.   Los rojiblancos aprovecharon la Supercopa disputada en la capital de Estonia, Tallín para curar sus heridas de pasadas finales de Champions ante su más odiado rival, el Madrid. El Atlético exhibió más recursos y más físico para imponerse a un Madrid que en la prórroga sucumbió ante la fortaleza física de los de Simeone. El tiempo reglamentario finalizó con empate (2-2). En los 90 minutos de juego el equipo de Lopetegui tuvo más presencia, con buen fútbol por momentos, pero sus fallos defensivos (impropios de un equipo como el Real Madrid), le condenaron a la prórroga donde el Atlético fue infinitamente mejor. Los de Simeone estaban pletóricos y los de Lopetegui, agotados. En los 30 minutos extras, los rojiblancos fueron superiores en todos los aspectos, reventando a sus rivales. Se los comieron y apabullaron sin piedad. Saúl con un golazo de los suyos,con despropósito total de Ramos y Varane; y Koke hundieron al Real Madrid que intentó morir con las botas puestas, pero el físico no les daba para más. Toda la intensidad que le sobro al Atlético le faltó al Madrid. Fuese por las ganas de revancha que tenían o por amor propio, el caso es que el Atlético salió con el cuchillo entre los dientes dispuesto a machacar al Madrid a las primeras de cambio. Y a fe que lo consiguió porque sin llegar a los 50 segundos, Diego Costa ganó un balón por arriba a Sergio Ramos que llegó tarde a la disputa, carrera del guerrillero del Atlético, se deshace del flojo Varane y zapatazo que sorprende a Keylor Navas que no supo tapar su palo, que fue por donde entró el balón. El 1-0, dejó sin palabras a la defensa blanca, que todavía estaba buscando a Diego Costa, y a todo el equipo que comenzó muy aturdido. En ese momento, en la mente de los madridistas rondaron muchas cosas por su cabeza: la ausencia de Cristiano, la falta de refuerzos y si Lopetegui se hará con el equipo…. Pronto esos malos presentimientos desaparecieron con el gol del empate (1-1) de Benzema, quien a lo Cristiano, remató impecablemente de cabeza tras magnífica carrera y pase de Bale por la banda derecha. El Atlético con su paso atrás facilitaba el dominio de los madridistas que pudieron adelantarse por mediación de Marco Asensio cuyo remate salió desviado por muy poco. La cesión de terreno del Atléti sirvió al Madrid para activarse, jugando unos buenos minutos hasta llegar al descanso. Los de Simeone no encontraban la salida, pero poco les importó porque supìeron aguantar muy bien las embestidas de su rival. En esos minutos, solo el rojiblanco Rodri hizo recuperar el animo a su afición. Este mediapunta Rodri, tienen muy buena pinta y tiene gusto con la pelota en los pies. Me gusta. Como me gusta, y mucho, el francés Lemar que fue un trabajador constante tanto cuando jugó de extremo como cuando lo hizo por el centro. Acertado fichaje, sin duda alguna este de Lemar. El único que desentonó en el Atlético fue, Griezman, que todavía seguía en Francia y a quien se le ve falto de entrenamiento. Pero el auténtico factótum del Atlético de Madrid fue Diego Costa que trajo por el camino de la amargura a Varane y Sergio Ramos , a los que desquició con su lucha y pelea constante. Suyo fue el primer gol de los rojiblancos; y suyo fue el gol del empate a dos, que llevó el partido a la prórroga. El hispano-brasileño ha llegado como un cañón a este inicio de temporada y él solo se comió a la defensa madridista. Tras el descanso siguió la misma tónica que en el primer periodo. El Madrid tenía la posesión, y más aún cuando entró Modric por Asensio. La insistencia de los blancos tuvo recompensa gracias a una inocente acción de Juanfran que en un saque de esquina dio el balón con la mano. El penalti lo lanzó Sergio Ramos, que tiró de galones, y marcó el 2-1. Los de Simeone, en la grada por suspensión, supieron rehacerse en el último tramo. A ello ayudó Marcelo, quien en una de sus frivolidades, por evitar un saque de banda propició que el balón fuese a los pies de Correa que cedió a Diego Costa que remató en el área pequeña el 2-2. La entrada de Correa, Vitolo y Thomas potenció al Atlético en esa prórroga donde ya exhibió más físico y más banquillo que el Madrid. Tras Lisboa y Milán, el Atlético se llevó una inmensa alegría en Tallín. No es lo mismo pero los rojiblancos se han quitado un gran peso de encima. El Madrid hasta que le alcanzó el físico, no jugó mal. A falta de diez minutos ganaba por 2-1.Mientras eso sucedía, nadie se acordó de Cristiano Ronaldo. Pero ay amigo! Ha sido perder y las luces de emergencia se han encendido. Ante el Atlético, el Madrid era el mismo de Zidane, salvo Cristiano que ya no está y a quien ahora, tras la derrota, se le echa de menos. Un fracaso en el albor de la temporada, no es para que ya se despotrique contra todo y por la ausencia del portugués. Lo que sí eche de menos, fue esa ambición que tenía Cristiano y que contagiaba a todo el equipo. En la final de la Supercopa nadie del Real Madrid se rebeló. Bale, un jugador muy intermitente, no tiene madera de líder . Sergio Ramos es el que tiene que coger la batuta, pero está en el inicio de temporada y le falta puesta a punto. Sin embargo en el Atlético, ese papel lo desempeñó perfectamente un grandioso Diego Cosa que le dio jaque mate a la desastrosa defensa del Madrid. Sea casualidad o no, sin Cristiano y sin nadie de garantías que lo supla, el Real Madrid perdió su primera final internacional desde que lo hiciera con Boca Júniors en la Intercontinental del año 2000, en Tokio Este ha sido el primer partido oficial del Real Madrid sin Cristiano Ronaldo. La derrota ante el rival capitalino ha levantado muchas dudas en la afición madridista que reconoce que el equipo sin CR7 está un poco huérfano y que necesita refuerzos en la defensa, y sobre todo un delantero centro goleador. Porque no nos engañemos, al Madrid le falta banquillo. Tiene un buen cesto para dar entrada a los centrocampistas e incluso en la defensa, pero en la delantera hay muchas carencias. En Tallín, Lopetegui en la suplencia tenía a Mayoral y al prometedor Vinicius, a quien tal vez debió dar cancha en la última fase del partido. El Atlético de Madrid tiene más banquillo que el Real. Algo que no sucedía desde hace tiempo. Correa que salió en el segundo periodo, fue quien agitó el partido, y luego con la entrada de Vitolo y Thomas, el equipo rojiblanco se hizo más fuerte. El Atlético de Madrid ya no es el equipo pobre que pregonaba Simeone. Definitivamente se ha quitado el disfraz de humilde. Se merecía una enorme alegría ante su gran rival, y lo consiguió por las bravas. ¡¡Enhorabuena!! .  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013