Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Inicio

EL REAL MADRID,MEJOR CADA DÍA 

El Real Madrid ya empieza a parecerse a ese equipo que lleva en su sangre el gen ganador que le ha hecho grande. En Ipurua, donde la temporada pasada sufrió una humillante derrota,el Madrid fue el Madrid, ese equipo reconocible que esperan sus aficionados. Se comportó como un conjunto con enormes ganas, muy competitivo, enérgico,ambicioso y hasta avasallador. Fue un huracán que barrió al Eibar en una primera parte para enmarcar. A la media hora ya dominaba por un 0-3 inapelable con goles de Benzema, Sergio Ramos de penalti y de nuevo Benzema, que transformó otra pena máxima. Dos penaltis claros como el agua que estaba cayendo, que nadie protestó.    El 3-0 encajado la temporada pasada en este mismo campo con Solari al frente del equipo, les sirvió de lección para no volver a repetir aquella amarga y humillante experiencia. En aquella ocasión, el Madrid aprendió que para imponerse al peleón Eibar hay que poner ,como mínimo, la misma intensidad que ellos. Si a eso le añades la clase y la técnica, pues se consigue el triunfo. Y así fue. El juego del Madrid en la primera parte, la mejor de la temporada, fue pura sinfonía con pases de todos los colores que llegaban con precisión y a gran velocidad a su destino. Los jugadores blancos se movían como peces en el agua (nunca mejor dicha porque llovía con ganas) ante el asombro de los del Eibar que eran meros espectadores ante la exhibición del equipo blanco, que durante la primera media hora dio todo un recital de fútbol. Y para que luego hablemos antes de tiempo, todo ello sucedió después de grandes críticas vertidas por la alineación de Zidane que había dejado fuera a la gran esperanza blanca, Rodrygo para dar paso a Lucas Vázquez; y elegir a Modric, quien cuajó un notable partido, en lugar de Kroos que está de dulce. El duelo ante el Eibar exigía mandíbula dura, y las piezas elegidas por el técnico francés encajaron perfectamente. Todas ellas bajo el mando de Fede Valverde, un todo terreno, que hace mejor a sus compañeros. Se ha convertido en el auténtico Mariscal del centro del campo. Estamos ante un jugadorazo que se ha hecho indiscutible y que tiene un gran presente y un espléndido futuro. El uruguayo fue quien cerró la cuenta con el cuarto tanto, poniendo el lazo a una brillante victoria del Real Madrid. Hay que empezar a creer en este Madrid, que eligió Ipurua,no es campo cualquiera, para mostrar su mejor cara en esta liga. Dio todo un recital en la primera parte, con Benzema como goleador; con Hazard en plan estelar que hizo jugadas de auténtica fantasía cuajando un gran partido; con Valvarde omnipresente por todo el terreno de juego; y con Courtois que ha echado el candado. La actuación del Madrid en la primera media hora rozó la perfección..Tanto fue así que en ese tiempo ya se puso con un 0-3 inapelable en el marcador, dejando el partido sentenciado. Con ese resultado se llegó al descanso. La segunda parte ante la contundencia del resultado,sobró. El Eibar intentó maquillar el resultado, pero el cuarto tanto de Valverde les hundió definitivamente. A Zidane, el segundo periodo le sirvió para dar minutos y mimos a Vinicius,Isco e Ibrahim. Fue una actuación coral, todos estuvieron a gran nivel y nadie defraudó. La defensa estuvo firme y segura, con Mendy que es todo un perro de presa y que ya no chirría . Carvajal ha mejorado así como Varane. Sergio Ramos sigue su buena estrella. Igual que Benzema que ha cogido la capa de mago y no la suelta. El brillante partido del Real Madrid invita al optimismo. Ha pasado de las tinieblas que le atenazaban, a vislumbrar la luz que tanto necesitaba y que ha llegado gracias,en gran parte, a la aportación de sus dos grandes esperanzas: Valverde y Rodrygo, ese aire fresco del que carecía el equipo de Zidane, que por fin parece ha encontrado el rumbo. Ahora bien de ellos depende que lo visto en Ipurua no sea flor de un día y que sea el aldabonazo para cimentar un proyecto ganador. Los jugadores tienen la palabra


RODRYGO ES ORO EN PAÑO

     Parecía una quimera,después de los dos primeros tropiezos,que el Real Madrid despegara en la Champions tras la severa derrota frente al Paris Saint Germain y el empate con el Brujas, en el Bernabéu.   Pues bien, el Real Madrid ya está ahí después de realizar un muy buen partido que se saldó con goleada (6-0) al Galatasaray. Ganó con pasmosa facilidad y una superioridad absoluta en todos los conceptos del juego: compromiso,intensidad, entrega y con un fútbol de muchos quilates.    Se dirá que la goleada fue a un equipo menor como el turco (cierto que este Galatasaray es el menos competitivo en tiempo), pero también es verdad que cuando el Real Madrid saca el rodillo es muy difícil de parar. Y por primera vez en la temporada, lo sacó a relucir  Lo hizo con la frescura del brasileño Rodrygo que se ha coronado en el Santiago Bernabéu y en el torneo de la Champions, marcando tres goles, dando un pase de gol a Benzema y haciéndolo todo como si fuera un veterano.     En el Bernabéu hay una nueva estrella, se llama Rodrygo Silva de Goes y tiene tan solo 18 años. El chaval, porque tiene cara de niño, vivió su gran noche en el estadio de Chamartin que ve en él a ese jugador distinto llamado a marcar una época. Son pocos los que a esa edad consiguen tanto como Rodrygo, quien en seis partidos lleva ya marcados cinco tantos. Su fresca aparición nos recuerda la de Butragueño y Raúl, que llenaron de expectativas y esperanza a la afición madridista, y que luego fueron una realidad    Esa imagen de príncipe triunfador, es la que proyecta Rodrygo, un jugador que tiene gol, mucha soltura y que se sabe colocar muy bien.    El Madrid se jugaba su clasificación para octavos ante el Galatasaray turco, el brasileño espantó todos los fantasmas marcando a los cuatro y siete minutos, y cuando ya el encuentro agonizaba, en el 92. Tres goles de distinta factura que definen a Rodrygo como un jugador muy completo.    Su primer tanto ante el débil equipo turco fue una lección de lo que debe ser un goleador:pausa en el control,tranquilidad para buscar el hueco y disparo certero que hizo con la pierna izquierda. El segundo fue de cabeza, en la posición de delantero centro,al aprovechar el espacio que estuvo buscando tras larga jugada. Ambos goles llegaron desde la posición de Marcelo que hasta que salió por lesión, volvió a recordar viejos laureles.  El último de su colección, el 6-0 fue una cabalgada hasta el área,se asoció con Benzema y cerró la cuenta con un gol de habilidad, esta vez con su pierna derecha. Y así cerró su gran noche, con una demostración del repertorio que atesora este pequeño gran jugador que de un plumazo, se ha convertido en la gran esperanza blanca.   Pero ahí no se acabó todo, porque en un ejercicio de presión Rodrygo le robo la cartera a la defensa turca, profundizó y dio un gol hecho a Benzema, que volvió a ser el mago del balón y el mejor compañero de fatigas del brasileño y de Hazard, que cada vez está jugando mejor. Al belga solo le falta el gol, que ya llegará.     El tanto de Benzema no era un gol cualquiera, era el número 49 en Europa e igualaba a Dí Stéfano , aunque, hay que decirlo, con el doble de partidos. Luego le superaría con 5-0 a pase de Carvajal,llegando hasta los 50. Lo dejamos ahí, porque las comparaciones son odiosas.       El otro rey del Bernabéu es Valverde, quien a base de esfuerzo y trabajo en silencio le ha quitado el puesto de titular a Modric. Con él, en el centro del campo, Kroos es un cuerpo más libre que está jugando a las mil maravillas. El alemán se siente más jugador con Valverde al lado. El Bernabéu ya ha dictado sentencia,quiere al uruguayo de titular.    Los dos primeros goles de Rodrygo dieron tranquilidad al Real Madrid, que empezó a gustarse y a divertirse, cuajando tal vez el mejor partido en lo que llevamos de temporada. Kroos, sobresaliente,de nuevo fue el compás del Madrid, fue objeto de un pisotón en la misma raya del área que él VAR confirmó como pena máxima,permitiendo a Sergio Ramos marcar,como no, a lo Panenka.    Con esta amplia victoria el Real Madrid encarrila su clasificación para los octavos de final de la Champions. Tan solo necesita un punto en los próximos dos partidos: PSG en el Bernabéu, el próximo 26 de noviembre; y en Brujas, el 11 de diciembre.    Ya no es una quimera, el Madrid está de vuelta en la Champions con Rodrygo que es oro en paño.  


EMPATE CON SABOR AMARGO

   No hay manera de que el Real Madrid saque provecho de la gentileza de sus rivales. Cuando la jornada se le había puesto a pedir de boca con el fracaso del Barcelona frente al Levante y el empate del Atlético en Sevilla, va el equipo madridista y no es capaz de aprovecharse del pinchazo de sus rivales y no pasa del empate (0-0) ante el Betis, que se presentó en el Bernabéu como el equipo más goleado en la liga. Pero que a decir verdad se supo defender bien en esta ocasión ante el acoso del Madrid en la primera media hora y en la recta final.   Después del varapalo sufrido por el Barça en el Ciutat de Valencia, el equipo de Zidane buscaba la cabeza de la liga pero no le llegó para pasar de ese ínfimo empate que iguala con los azulgranas en la cabeza de la clasificación, pero que no le da para alcanzar el primer puesto en solitario, que era su objetivo.      A este Madrid le sigue faltando pólvora y perdió una oportunidad de sumar tres puntos que le hubiesen situado dos puntos por encima de su máximo rival,el Barcelona. Es un traspiés importante porque ha perdido la posibilidad de ocupar el puesto más deseado, y todo lo que eso hubiese supuesto en cuanto a ilusión y reforzar la moral de este Madrid que sigue siendo una gran encrucijada.    Fue una desilusión tremenda, porque la afición se frotaba las manos ante lo que podía significar un triunfo de su equipo. Un triunfo que no llegó porque a este Madrid le sigue faltando gol. Mejoró su juego, pero sigue teniendo la asignatura pendiente del gol. Crearon ocasiones una y otra vez, sobre todo en la primera media hora del encuentro y en el último cuarto de hora, pero cuando tenían que enfocar a la portería se les nublaba la vista, como en la ocasión que tuvo Mendy, solo ante Joel y mandó, inexplicablemente, el balón fuera o en la última de Vinicius, quien salió en los últimos 20 minutos en sustitución de Rodrigo, y que volvió a fallar una oportunidad inmejorable en el último suspiro del partido. Este chico, es un laberinto cuando encara la portería. Tiene velocidad y desborde pero falla en lo esencial, en el gol. No sólo falló Vinicius, Benzema, que volvió a jugar a gran nivel, también tuvo una buena ocasión al inicio del partido. Así como Sergio Ramos, al final del primer periodo, que no supo materializar con éxito una dejada del propio Benzema con el pecho. Pero en ambas ocasiones, el guardameta Joel las desbarató con dos grandes intervenciones. Pero también estuvo muy acertado Courtois que evitó algún gol del Betis, que se defendió con tres centrales y con Bartra incorporado al centro del campo. La maniobra le salió bien a Rubí que sacó un valioso punto del Bernabéu           No era una noche para fallar, y más después de la mejoría en el juego y en especial de Hazard, que cuajó un buen partido y al que se le anuló un gol por estar unos milímetros en fuera de juego (Ya empieza a aparecerse al espléndido jugador del Chelsea), pero de nuevo falló este Real Madrid cuando más necesitaba el triunfo en esta cita que después del tropiezo de sus grandes rivales se presentaba como clave. Era un partido para haber dado un gran golpe de autoridad. De estos puntos que se están escapando en el Bernabéu,después se pueden lamentar.    El Real Madrid, insisto, jugó bien pero le faltó pegada y definir en el momento culminante, lo que provoca que no se cierre el debate del gol. El juego va progresando adecuadamente, pero falla la definición. No es un secreto decir que el Real Madrid tiene déficit arriba. Como ya decíamos, esta es la gran asignatura pendiente de Zidane, quien ha sido muy discutido por prescindir de Marcelo y de Valverde. El uruguayo viene siendo una auténtica sensación en los últimos partidos y lo dejó fuera por Modric a quien los partidos ya se le hacen muy largos. También se le discute por alinear a Mendy por Marcelo, cuando el francés no es mejor que el brasileño. Pero eso es muy fácil de decir a toro pasado. Si Mendy hubiese marcado en esta clara oportunidad que tuvo, otro gallo hubiese cantado. Tal vez se equivocase con Modric al que le cuesta ya mucho terminar los partidos teniendo a Valverde en un gran estado de forma. Son las discusiones tácticas de cada partido. Pero una cosa es cierta, si alguien debió ganar ese fue el Real Madrid que aunque fue de más a menos, tuvo juego, creo ocasiones de gol pero le falló la pólvora y hasta el VAR que no quiso ver unas manos Feddal en el área del Betis.     EL Madrid se lo tiene que hacer mirar. El problema de la portería parece resuelto, el juego va progresando pero no el de la definición. Los blancos tienen un gran déficit arriba.    Fue un mal día para carecer de pegada (parece un mal endémico). El liderato lo tenía ahí y junto a ello la posibilidad de ir despejando dudas. Además, de situarse como líder solitario.     Ha sido un frenazo en seco y una gran desilusión. El empate tiene sabor amargo      


EL MADRID LE AGUANTA EL PULSO AL BARÇA

   Noche plácida en el Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid ganó goleando (5-0) a un pobre Leganés que anda muy perdido y en una posición muy delicada con cambio de entrenador y muchos problemas como para intentar sorprender a un equipo madridista que salió muy enchufado desde el pitido inicial (algo que no hace en muchas ocasiones).   Hacía tiempo que no se vivía una noche tan tranquila en Chamartín. Al Madrid le salió un partido redondo,sobre todo a un chaval de 18 años llamado Rodrygo, quien como titular por primera vez en el Bernabéu, respondió con creces a la confianza que en él ha depositado Zinedine Zidane. El brasileño lo hizo marcando a los seis minutos y demostrando que ha llegado al puesto de titular para quedarse.    Fue la noche perfecta, no sólo para Rodrygo sino también para el otro joven del once titular, Fede Valverde, que se consolida por la consistencia y el vigor que ha dado al centro del campo. Hazard, cada vez está más entonado con más brotes verdes entorno suyo. Le hicieron un penalti y Sergio Ramos decidió tirarlo. El guardameta Soriano, que lo paró, se adelantó unos centímetros y el colegiado,a instancias del VAR, mandó repetirlo. En esta ocasión, el capitán no falló haciendo el 3-0 que fue el resultado con el que se llegó al descanso.  Hasta Jovic se estrenó como goleador del Real Madrid, haciendo el quinto que no era fácil de rematar con la cabeza. El serbio, en los apenas 20 minutos que jugó en el segundo periodo, remató en cuatro ocasiones. Le anularon un gol por fuera de juego y luego remató en otras dos ocasiones con gran peligro. Es un rematador nato que necesita minutos y confianza.    Benzema, volvió a confirmar su noviazgo con la hinchada madridista que ha pasado de crucificarle a adorarle. Las cosas del fútbol.Junto al francés, el otro renacido es el alemán Kroos, que pasa por un gran momento. Su gol, el 2-0, fue una exquisitez.   El Real Madrid, al igual que el Barcelona contra el Valladolid, se aprovechó de la jornada de descanso que tuvieron por no haber jugado el clásico y goleó a su rival que pensó más en su próximo partido contra el Eibar que en el equipo blanco. Luis Cembranos, técnico interino del Leganés decidió pasar página ante la grandeza del Madrid y tiró de un equipo cuajado de suplentes. Su guerra es otra.    Esta circunstancia, no quita méritos al buen partido que hizo el equipo de Zidane, que por lo que se ve ha iniciado una pequeña revolución al apostar por los jóvenes Rodrygo y Valverde.     El jugador brasileño, parece que es una apuesta definitiva del técnico francés que lo sitúa por encima de Vinicius,James, Lucas Vázquez y diría que también del expediente X de Bale, más lejos que cerca del Madrid. Creé en Rodrygo porque sabe que tiene más empaque que los compañeros que hemos enumerado. Da más equilibrio táctico, tiene mucha movilidad,velocidad y además tiene gol. Marcó el 1-0, demostrado que además de buen toque, sabe posicionarse y colocarse para hacer gol. Como decía antes, Rodrygo, por los dos partidos que ha firmado como titular, ha llegado para quedarse.   Fede Valverde, es el otro elemento de la pequeña revolución de Zidane. El uruguayo, titular por Modric, es un auténtico pulpo en el centro del campo, llega a todos los sitios y ocupa mucho espacio. Ha dado consistencia y equilibrio al equipo en esa parcela tan importante del fútbol. Valverde, apuesta de Zidane, también está haciendo méritos para seguir en el once titular. Su frescura es necesaria. De alguna forma, el Real Madrid, a la espera del clásico del 18 de Diciembre, le aguanta el pulso al Barcelona al que tiene a un punto.         


EL MADRID  SE REHACE. MOURINHO SIGUE A LA ESPERA

El Real Madrid con energía y coraje, consiguió su primera victoria en la Champions de esta temporada al vencer por 0-1 al Galatasaray, en Estambul. Por lo que se rehace después del momento crítico que vivió tras el desastre de Mallorca. Este triunfo logrado con más juego que goles en el infierno turco, le aclara mucho el panorama en la fase de grupos donde. Su clasificación pendía de un hilo muy fino. Todavía le queda trabajo por hacer, pero con los tres puntos logrados ante el Galatasaray y la goleada del PSG al Brujas (0-5), alejan, por el momento, los miedos a quedarse fuera de la máxima competición a las primeras de cambio. Ganó, y pudo hacerlo por más de ese solitario tanto logrado por Kroos a los 18 minutos, pero a pesar de la falta de contundencia en el área, el juego del equipo blancos convenció con gran aportación de los jóvenes Valverde, inmenso su partido, y el brasileño Rodrygo, la gran sorpresa en la alineación, que se vació hasta pedir el cambio por calambres. Se portaron como dos auténticos jabatos, sobre todo el uruguayo Valverde que es el gran descubrimiento de Zinedine Zidane y que hoy por hoy es imprescindible en el centro del campo. El Madrid, comenzó con gran energía en los primeros cinco minutos, pero poco a poco ante el estallido de griterío del estadio Ali Sami Yen, se fue encogiendo y el Galatasaray comenzó su asedio ante ese Madrid de pájaras en los primeros minutos de cada partido que juega. Pasó sus miedos y a punto estuvo el equipo turco de aguarle la fiesta a los blancos si no hubiese sido por el gran acierto de Courtois, si el portero belga, que en esos minutos de decadencia salvó al Madrid con tres grandes intervenciones, sobre todo en el primer disparo de Andone. Tres llegadas y tres paradones de Courtois, que ya nos recordó a ese gran guardameta que fue el mejor del pasado mundial. Necesitaba el belga cuajar una gran actuación para recobrar la confianza perdida. El Real Madrid se ha recompuesto en Estambul en un ejercicio coral de todo el equipo que lucho, peleó y se sacrificó en busca de una victoria que necesitaba como el comer. Y si alguien necesitaba el triunfo más que nadie, era Zidane quien salvó su primera bola de partido con el plan A, que aunque todavía no sea perfecto, si le alcanza para imponerse al mediocre Galatasaray, que tienen a su afición como el gran aliado. La vieja guardia no quiere que echen a Zidane y se esforzó como nunca (algo que debe hacer siempre) para ganar y de paso, quitarle la cuerda que tenía alrededor del cuello el técnico francés. La sombra alargada de Mourinho les ha hecho espabilar. Son muchos los que no quieren ver ni oler al portugués. Quieren a Zidane, desean su continuidad. Debe ser por este motivo por el que corrieron y se sacrificaron bastante más que en Mallorca. Los Ramos, Marcelo, Hazard y compañía eran los más enfadados por las dudas entorno a su entrenador. Todos, sabían muy bien lo que tenían que hacer para evitar un miércoles de gabinete de crisis. Además de ponerle más ganas, jugaron un buen fútbol y lo hicieron con solidaridad y a veces hasta con un juego muy preciso. Solo les faltó la pegada, un mal endémico en este Madrid desde que se fue Cristiano Ronaldo. El mejor juego del Madrid no se traducía en goles. Hasta 14 veces tiraron entre los tres palos, y solo uno fue gol, el disparo de Kroos. El alemán fue el generador del fútbol madridista. Su partido fue de diez, realizando un encomiable derroche físico y marcando diferencias con la precisión de sus pases y sus llegadas a posiciones de remate. Ahí vino el único tanto del partido que nació de una deliciosa pared entre Hazard y Benzema. Eden Hazard, que terminó sin fuelle, aún con cuentagotas, ya dio muestras de su enorme talla como futbolista, intervino en el gol del Madrid entendiéndose de maravilla con Benzema; y después protagonizó una buena jugada que no fue gol por auténtica mala suerte. Tras driblar al guardameta Muslera y con toda la portería libre estrelló el balón al travesaño. Un gol que hubiese sido el 0-2, el de la tranquilidad. Pero la mejor noticia para este Real Madrid otoñal, al margen del triunfo, es la aparición del joven Valverde como un valor seguro, pieza indispensable en el centro del campo (otro Madrid hubiésemos visto si hubiera jugado en Mallorca de titular en lugar del defenestrado Isco) La otra buena noticia es la irrupción del jovencísimo Rodrygo, que se graduó con nota en el siempre difícil suelo turco. No se arrugó y es muy hábil. Le está comiendo el terreno a Vinicius. El triunfo del Real Madrid fue el triunfo de la solidaridad con un entrenador, al que desean seguir viendo en el banquillo a pesar de las amenazas que llegan desde Portugal, con filtraciones a la prensa desde el mismo club, algo que censura el vestuario. Pero si quieren seguir viendo a Zidane al frente del equipo, ya saben lo que tienen que hacer. La victoria de Estambul, no solo evitó una debacle colosal, sino que reafirmó para bien no sólo al guardameta Courtois, sino a Valverde y Rodrygo que sacaron muy buena nota en el primer triunfo de los blancos en esta edición de la Champions. Con esta victoria, el Madrid respira en Europa y se sitúa en la segunda posición de su grupo con 4 puntos. París Saint Germain, es el líder con 9 tras otra exhibición de Mbappé, en Brujas.


EL PLAN B DE ZIDANE FRACASÓ

El Real Madrid, jugando de una forma impersonal y anodina, entregó el liderato en la isla de Mallorca donde perdió por 1-0, gol marcado a los ocho minutos por Junior Lago ante la complacencia de la defensa blanca y más concretamente de Odriozola, que tuvo una noche negra (en la recta final del encuentro fue expulsado por doble amarilla). Quedaba todo un mundo, pero el equipo de Zidane que echó mano del plan B, fue incapaz de superar esa adversidad porque la alineación del técnico francés tuvo muchas anomalías. Era un equipo muy desequilibrado Por miedo a la Champions (se la juega contra el Galatasaray) Zidane alineó un equipo lleno de suplentes pero también muy mal estructurado con jugadores que no están para ser titulares. Como consecuencia de esta osadía del técnico francés, el Madrid se descompuso frente a uno de los rivales más flojos de la liga, pero que estuvo muy bien organizado. En el Mallorca no hay figuras ni divos, pero si trabajo. En el Real Madrid, permítanme que diga que hay de todo, menos trabajo y criterio. La liga ya camina por su décima jornada y en el equipo blanco queda mucho trabajo por hacer. Mal pinta la cosa. Sin Modric, a quien dejó en Madrid, y Kroos (lesionado) el único centrocampista puro era Casemiro ya que Valverde estaba en el banquillo. Isco y James eran los acompañantes del brasileño, dos jugadores medias puntas que no saben ser volantes, por lo que Casemiro estaba más solo que la “una” donde se cuece el fútbol, que es en el centro del campo. Ni Isco dio salida al balón ni equilibrio. Perdido. James se fundió. Dos jugadores que tenían una oportunidad para reivindicarse fueron víctimas de un planteamiento desastroso de Zidane, que volvió a equivocarse en lo táctico y ya van unas cuantas veces. Si a esto añadimos que Isco parece un ex futbolista, se explicará que el Mallorca a base de pundonor y energía le diese un repaso en la primera media hora. Marcó y a defender a muerte. El jugador malagueño no está para ser titular en el Real Madrid ni en cualquier otro equipo que se precie. Juega al trote, sin ganas siendo más una rémora que una solución. Pero Zidane, sigue erre que erre con Isco que lleva tiempo sin estar. Por no hablar de Jovic, que no compareció en Son Moix. No le contabilice ningún remate, ni desmarques ni nada de nada. Su apatía es de escándalo. Vinicius, aún preso de una fuerte ansiedad, al menos lo intentó y tuvo algunos destellos pero sin culminación. Tiene un defecto, es muy individualista y más de un compañero se lo reprochó. Benzema, que fue uno de los que le llamó la atención, estuvo en su isla, muy mal acompañado. Siempre intentó dar el mejor pase y lanzó un balón al larguero, pero el francés es más artista que rematador. El Madrid necesita un hombre gol. Sin remate es imposible ganar y sin encima hay cierto caos y falta de equilibrio táctico, pues se entiende la primera derrota liguera del Real Madrid que pierde el liderato en favor de su máximo rival, el Barcelona que ya le supera en un punto. “Si queremos hacer este año cosas importantes tenemos que meter más vida”, declaró Zidane tras el partido frente al Mallorca. Añadiría algo más: Más trabajo y más rigor táctico. El equipo sigue estando muy mal trabajado y esto es culpa de la parte técnica. El plan B  de Zidane fracasó en Mallorca. No se deben hacer pruebas cuando está en juego el liderato, teniendo en cuenta que no cuentas con jugadores de garantías. La plantilla del Madrid actual, no es la de hace cuatro años cuando se ganó la liga con la gran aportación de la segunda unidad. La realidad es que la plantilla del Madrid está desequilibrada. Se ha quedado corta de efectivos en el centro del campo (Casemiro no tiene sustituto y va a reventar). Por esta causa, el remiendo que encuentra Zidane cuando echa mano del plan B es meter a Isco en el centro del campo y a James por la banda derecha, por lo que pierden todo su potencial, aunque Isco ha perdido todo hace tiempo. Dicho esto, y reconociendo que el Madrid ofreció muy poco, jugando con cierta comodidad al principio del encuentro para terminar con un juego muy confuso cuando buscaba el empate, hay que decir que él VAR con el equipo blanco estuvo en Bar. En los últimos 10 minutos de partido, y antes en una jugada con Casemiro, se han producido 3 acciones de penalti en el área del Mallorca y en ninguno de ellos se ha producido una parada del juego para analizar la situación con el VAR. Nada que decir de la expulsión por doble amarilla a Odriozola. Pero se ha incumplido con la nueva normativa de fútbol y no da que pensar. Lo justo es analizar y darle al árbitro la posibilidad de revisar la jugada. Alguno ha sido muy claro, como el agarrón a Ibrahim. Conclusión, el Barsa ya es líder.


EL R.MADRID SE ABONA AL SUFRIMIENTO

    El Real Madrid, pase lo que pase en la octava jornada liguera, va a llegar como líder al paréntesis por los partidos internacionales de las distintas selecciones. Los de Zidane ganaron 4-2 al Granada y se colocan con 18 puntos al mando de la clasificación.  Ganó con muchas luces, las que ofreció en el primer tiempo; y con sombras, los últimos 30 minutos del segundo periodo, donde el Granada llegó a ponerse a tiro de piedra al colocarse a un gol de los blancos que por entonces iban ganando cómodamente por 3-0, con goles de Benzema al inicio del partido, con un pase de auténtica delicateseen de Bale;Hazard al borde del descanso y Modric, un auténtico golazo que colocó por la escuadra, en el segundo periodo.    Pero, entonces llegaron las sombras con un periodo de desconcierto defensivo y de Areola que pagó su exceso de confianza con un penalti absurdo que particularmente me resultó muy riguroso (no digo que no lo fuese), pero que un colegiado como el que le tocó en turno al Madrid, señaló sin ningún tipo de dudas. Llega hacer Courtois lo que hizo Areola, y lo crucificamos. En general estamos siendo muy duros con el portero belga. Creo hay una campaña en su contra.    El caso es que la pena máxima la materializó Machis y aparecieron los nervios del propio Areola y de la defensa madridista, que propiciaron un saque de esquina del que se aprovechó el equipo nazarí para poner el 3-2 por obra de Domingo Duarte.    A pasar de que el Granada se ha mostrado como un equipo competitivo, los dos goles de su casillero fueron demasiado premio para el juego que había desarrollado. James, que salió por Bale, puso las cosas en su sitio con el definitivo 4-2, en una buena jugada comandada por Odriozola, que jugó como lateral derecho, desplazando a Carvajal a la banda izquierda por la ausencia de laterales izquierdos, todos lesionados. Por cierto, que jugó mejor que cuando lo hace por la derecha.   Fue un triunfo justo y merecido del Real Madrid, pero no obstante sigue siendo un equipo poco consistente que produce cierto desconcierto. Una muy buena primera parte y tres goles de ventaja no fueron suficientes para que viviese un partido tranquilo.     El Granada, sin hacer nada del otro mundo,se enganchó al partido por un exceso de confianza de Areola,portero titular, por ese penalti infantil; y en una salida en falso que trajo consigo un saque de esquina, que posibilitó que el equipo nazaríe recortase distancias, llevando los nervios a la grada. La portería del Madrid sigue en una encrucijada    El gol de James, que significaba el 4-2, al filo del último minuto, despejó la angustia del Bernabéu que jaleó al colombiano, que fue suplente. Algo poco entendible, si tenemos en cuenta que se merece más minutos que un Isco que salió también en el segundo periodo sustituyendo a Hazard en el 68, mientras que James lo hizo en el 82 por Bale. El rendimiento de uno y otro fue como el del día a la noche. Isco, lo siento, no está para jugar en estos momentos. Está lento y hasta apático.   De los cuatro goles del Real Madrid, el más celebrado fue el Eden Hazard que era el 2-0, instantes antes de llegar al descanso. Es su primer gol en competición oficial y le debe servir para quitarse esa presión que venía arrastrando, de no responder a las expectativas que ha generado su fichaje como máxima estrella.   Hazard, marcó su primer gol en liga pero el jugador más destacado fue Fede Valverde, quien a fuerza de pundonor y lucha recuperó un balón que sirvió al belga para marcar su primer tanto como jugador del Madrid en competición oficial. Eso sí, Hazard definió con maestría. Con este tanto, los madridistas esperan el despertar de su nueva estrella.    El uruguayo Valverde, fue el auténtico protagonista del partido. Fue un auténtico muro en el centro del campo, aliviando en las labores de destrucción a Casemiro. Fede Valverde que también colaboró en el golazo por toda la escuadra de Modric, luchó en la presión y en la disputa de cualquier balón en todas las zonas del campo. Hasta le sobró fuerza para ayudar en el ataque. El joven uruguayo, que se está quitando la timidez de encima, fue lo que se denomina el centrocampista total. Hay que darle más minutos, e incluso, la titularidad.   El Real Madrid ganó, pero de nuevo le tocó sufrir. Al equipo de Zidane le sigue faltando consistencia defensiva y más contundencia arriba para cerrar los partidos que se le complican de forma inexplicable. El caso es que ganó haciendo un excelente primer tiempo para terminar remando con cierta dosis de sufrimiento en el segundo periodo, pero la victoria nadie se la discute, como el liderazgo.        


EL REAL MADRID REGRESA AL LADO OSCURO

La Champions, la tabla de salvación del Real Madrid en las últimas ediciones, se está convirtiendo esta temporada en un auténtico infierno. El equipo belga del Brujas estuvo a punto de mandarle a la hoguera cuando en el descanso ganaba por 0-2 ante la sorpresa del Bernabéu que no daba crédito a lo que estaba viendo. El Real Madrid volvió a las andadas, a su lado más oscuro al realizar un primer tiempo decepcionante en todos los sentidos.   Luego en el segundo tiempo limitó algo el desastre,empatando a dos y sacando un punto que le da aún posibilidades de clasificarse para octavos. Pero,eso sí, sin margen de error. Una derrota o más pérdidas de puntos y acabará en febrero jugando la Europa Ligue, para escarnio de sus rivales. El Brujas, con un juego muy simple pero cargado de velocidad y cierta fortuna aprovechó sus ocasiones para sacar a relucir las vergüenzas de un Madrid que volvió a esa fragilidad defensiva que tanto está dando que hablar. Al parecer le sientan fatal las lisonjas al campeón blanco. Unos días después de los aplausos que había levantado su rigor defensivo en los dos últimos partidos ligueros, se han convertido en este martes en un auténtico disloque entre nervios, malas colocaciones y un portero que está en una encrucijada enorme. Ha perdido ese aroma de buen portero y está en ese momento en que balón que le llega, gol o casi...Ante el Brujas, dos goles, un resbalón y gran pitada. Fue cambiado al descanso, según dicen por sentir mareos. El belga no ha entrado con buen pie en el Bernabéu que no aguanta al portero titular de Zidane. Areola, en cambio ha caído de pie en la afición blanca porque entiende que le da otra alegría al equipo. Por si fuera poco, una gran intervención suya evitó lo que hubiese sido el 0-3. Los goles del Brujas fueron de chiste: el primero casi sin querer; y el segundo tropezando. Ambos fueron a cargo de Bonaventure, que vivió su gran noche ante las facilidades de la defensa madridista que volvió a estar desajustada y mal colocada. Por no hablar del centro del campo que estuvo destartalado,sin ideas y con poca cohesión, a pesar del  dinamismo  de Kroos. El Real Madrid de los primeros 45 minutos no fue un equipo, volvió a mostrar muchas carencias. Fue un conjunto desorientado, mal colocado, sin orden y sin fútbol. Era un equipo moviendo la pelota con una lentitud desesperante y con serios problemas para sacarla jugando de su área. La primera parte del equipo de Zidane fue un horror. El equipo volvió al lado oscuro que mostró ante el PSG con aquella vergonzosa actuación que sonrojo a todos los madridistas. Esa noche, de alguna forma se volvió a reeditar en esa primera parte para olvidar frente al Brujas, que se fue feliz con un histórico empate en todo un Santiago Bernabéu. Con este empate a 2 que sabe a derrota, se pueden buscar a varios culpables. El primero, Zidane, por ese empeño y tozudez de alinear a Lucas Vázquez que está de capa caída:desdibujado y muy desacertado. Tampoco entendí que diese descanso a Bale, cuando junto a Benzema es el jugador mas en forma. Estamos en la Champions, es principio de temporada y sobran algunas rotaciones, como la del galés que está más enchufado que nunca. En cambio, el técnico francés si alineó a Modric que acaba de salir de una lesión y que no tuvo su noche,fallando estrepitosamente en el segundo gol de los belgas. No tuvo claridad de ideas, todo lo contrario que Kroos, que está vez fue el más clarividente, pero que falló dos ocasiones clarísimas de gol en el primer periodo. Otro de los señalados es Hazard,de quien se esperaba que este partido fuese el de su definitivo empuje para ser ese líder que se necesita tras la salida de Cristiano, pero que no llega.Fue otra decepción,aunque lo intentó. Toda la apatía del primer tiempo se tradujo en electricidad en el segundo periodo. El acoso del Madrid fue total con llegadas de Kroos, Hazard -más entonado-, y Marcelo que sustituyó al lesionado Nacho. Sergio Ramos descontó a los 10 minutos de la reanudación. Olía a remontada, pero esta no llegó a pesar del empate a dos de Casemiro a falta de casi diez minutos de juego. Esta vez no fue posible. No se llegó a tiempo porque fallaron muchas cosas. En Europa, y en cualquier lugar que se precie, no se pueden desaprovechar 45 minutos con un juego tan miserable como al que practicó el Madrid ante el inofensivo Brujas. Le regalaron el empate, y lo pueden pagar caro. Un punto en dos jornadas es un arranque impropio de un equipo como el Real Madrid, que está jugando con fuego en esta Champions que se le ha complicado, y de qué manera.  Se rozó la tragedia. Con este tropezón se le acaba el margen de error a este Madrid que aparte de más intensidad,necesita sobre todo, más fútbol.    


NOCHE DE SAMBA EN EL BERNABÉU 

El Real Madrid con hasta ocho cambios respecto al equipo que jugó en Sevilla (Sergio Ramos, Kroos y Casemiro fueron la excepción), se impuso 2-0 a Osasuna, que también se presentó con siete novedades, dejando en el banquillo a muchos titulares.   Los dos goles blancos fueron obra de la savia nueva brasileña: Vinicius y Rodrygo. Dos goles que sitúan al Real Madrid como líder solitario con 14 puntos. Liderato, que puede parecer mentira después de tantas críticas como levantó tras la miserable derrota frente al PSG. Con el Atlético de Madrid en el horizonte, el equipo de Zidane, que alineó a la segunda unidad, excepto a los ya mencionados Ramos, Casemiro y Kroos, ganó gracias a sus dos joyas brasileñas Vinicius y Rodrygo que marcaron para solventar un partido que tuvo poca calidad. Los goles de los dos brasileños le vienen como anillo al dedo ya que el Bernabéu empezaba a tenerlos bajo sospecha, sobre todo a Vinicius que ha pasado de ser la gran esperanza blanca con sus regates y movilidad; a ser hoy en día un jugador confuso, apagado y perdido. Desde que regresó Zidane ha perdido vivacidad y alegría. Fue marcar en el minuto 31 y el destino le hizo ese guiño que tanto necesitaba para salir de esa presión que le tenía asfixiado. A la media hora del encuentro todo cambió. Vinicius cazó un remate desde el ángulo izquierdo, Raúl Navas metió la puntera y el balón entró por la escuadra del guardameta Ruben. Era el gol de la salvación para un Vinicius desesperado que había perdido el oremus de un Bernabéu que comenzaba a dudar de él. Vinicius rompió a llorar. En esas lagrimas descargó todo el estrés que le tenía atenazado. Un tanto que le rehabilitó. Eso al menos, espera el Bernabéu. El Gol le cambio la cara al partido que hasta entonces estaba siendo muy poco vistoso y con pocas ocasiones. En la segunda parte, el otro brasileño Rodrygo con 18 años, sustituyó a Vinicius de 19, que recibió la bendición del Bernabéu. En su primer contacto con el balón, cuando Osasuna había sacado a sus mejores jugadores de vanguardia, Rodrygo controló de forma perfecta un balón, lo condujo hacia dentro para finalizar de forma impecable. Era el 2-0 que decidió la suerte del partido frente a un Osasuna que encontró su primera derrota después de 16 encuentros. Rodrygo con 18 años,también necesitaba de un gol de esa factura tras los vaivenes que ha vivido las últimas semanas que no estaba ni con el Castilla ni con el Madrid. El joven brasileño, es rápido, tiene más pausa que Vinicius y apunta alto. Lo demuestra su gol que entusiasmo a la afición madridista por su bella factura. Rodrygo se estrenó como goleador el mismo día que su compatriota rompió su sequía de ocho meses sin ver puerta. La samba brasileña asomó por el Bernabéu. Lo que se espera que no sea flor de un día y que estos jugadores vayan creciendo. El que sigue sin ver puerta es Jovic, que tuvo una clarísima ocasión de gol casi a puerta vacía y le anularon uno por fuera de juego (apenas el dedo gordo). El serbio es poco participativo, lo suyo es el remate por el remate, pero de momento hace aguas. Me gustó Militao, seguro y rápido; y el guardameta Areola que tuvo poco trabajo pero se le ve muy solvente. Da más seguridad que Courtois. En definitiva que un Real Madrid invicto, a pesar de truenos y centellas, es el líder solitario de la liga y como tal acudirá el sábado al Metropolitano donde le espera el Atlético de Madrid. Los buenos resultados han cambiado la dinámica de un equipo que después de París parecía imposible que saliese a flote. Los de Zidane, han recuperado sensaciones de cara al derbi del próximo sábado.    


EL REAL MADRID RECUPERA CRÉDITO

El Real Madrid, en apenas tres días, ha pasado de hacer un partido miserable en Paris, donde hizo un espantoso ridículo, a ponerse serio en el el Sanchez Pizjuán, y vencer por 0-1 al Sevilla, hasta entonces líder de la competición, con gol de Benzema quien parece, que definitivamente ha aceptado su rol de 9 puro. De las cinco jornadas de liga disputadas, ha marcado en cada una de ellas. El “gato”, se ha convertido en un león del área. Que dure.  Si ante el PSG, el Madrid careció de alma y espíritu de sacrificio;frente al Sevilla jugó con la actitud y la energía que se requiere para lograr el triunfo. La gran diferencia entre aquel Real Madrid que naufragó en París y el que se pone colider de la liga junto al Athletic de Bilbao, ambos con 11 puntos, ha estado en las ganas de volver a ser un equipo. Contra el París Saint Germaín fue una banda desordenada y sin ninguna pasión, y en el Sánchez Pizjuán jugaron con agresividad y muy ordenado en todas sus líneas. Fue un equipo rocoso y solidario,sabiendo lo que quería y no ese miedoso e impotente que vimos en el Parque de los Príncipes. Fue superior a un Sevilla que aunque tuvo la pelota más que el Madrid , nunca llegó con peligro al área de Courtois, que tuvo una noche plácida. En el equipo de Lopetegui, solo Ocampos alteró el buen orden defensivo de los de Zidane. El encuentro en sí no fue un dechado de virtudes.No fue fluido  y en cierta medida tuvo fases de aburrimiento, pero también las hubo intensas. Lo mejor, el gol de Benzema, que fue un ejercicio coral del Real Madrid que le sirve  para recuperar el crédito perdido . Así de desconcertante es este Real Madrid, capaz de ofrecer dos versiones bien distintas. Un equipo que se empequeñece con un PSG venido a menos por la ausencia de sus grandes figuras, a agigantarse ante el que comandaba la clasificación, el Sevilla. El Sánchez Pizjuán es una plaza muy difícil de conquistar. No es lugar para tibios. Allí, entre liturgias, himnos y demás sus jugadores sudan y pelean por cada acción hasta el último resuello. Bien lo sabe el Real Madrid que solo había ganado una vez en sus últimos ocho partidos. Zidane, nunca lo había logrado. El técnico francés había dicho tras la catástrofe parisina que todo había sucedido por la falta de intensidad de los suyos. Eso entre otras cosas, porque en la estrategia Zidane falló estrepitosamente, comportándose como un recién llegado. Todos debieron aprender la lección porque en Sevilla, además de intensidad, hicieron una presión muy alta sobre el jugador que llevaba la pelota y sobre los espacios. Hicieron un ejercicio colectivo y solidario que tuvo su recompensa  al lograr un triunfo que les hace recuperar el respeto perdido. Sergio Ramos, la única novedad respecto a París, le cambio la cara al equipo blanco. El central tiro de la defensa hacia arriba, logrando comprimir al equipo en poco espacio. No como sucedió en la Champions, donde el miedo llevó a la defensa a estar pegada a Courtois,dejando espacios por donde campeó Di María a sus anchas. Frente al Sevilla de Lopetegui, el Madrid jugó como se supone que se tiene que comportar un equipo con tanta historia. Tuvo un espíritu colectivo y una mentalidad muy fuerte, que les ha hecho salir del pozo de la vergüenza que supuso la humillación frente al PSG. El encuentro en tierras sevillanas fue un pulso constante entre dos guerreros que se vaciaron. Un encuentro que exigió lo máximo en cada disputa del balón. Frente al fútbol de alto voltaje del Sevilla, el Real Madrid le contestó con nervio y tesón. Al contrario que en el Parque de los Príncipes, todos se arremangaron para conseguir un importante triunfo. Hazard y Bale, esta vez colaboraron en ayudas a la defensa; los centrocampistas estuvieron sacrificados atendiendo a todos los frentes tanto en la retaguardia como en la vanguardia. El Real Madrid hizo un ejercicio colectivo de solidaridad. Un ejemplo de ese ejercicio de solidaridad lo tenemos en James, un jugador de una gran calidad técnica, pero que se ha puesto el mono de trabajo en bien del equipo. Mendy, buen partido el suyo, no hace falta que se lo ponga lo lleva puesto. El lateral francés es el adecuado para esta clase de partidos de diente retorcido. Así, si es posible viajar por el mundo. Pero que no sea flor de un día. La actitud y aptitud, mostrada en Sevilla, debe ser una constante permanente.. Con este triunfo sobre el Sevilla,el equipo de Zidane aleja el fantasma de la crisis y frena los rumores sobre su destitución. En definitiva, el Sánchez Pizjuán, estadio maldito para el Madrid, le ha catapultado hasta la primera posición que comparte con el Athletic Club de Bilbao. Los blancos ya miran por el retrovisor al Atlético de Madrid y al Barcelona,  este último  está a cuatro puntos. En buena medida, el Real Madrid se ha ganado el respeto que había perdido en París.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013