Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Inicio

EL PLAN B DE ZIDANE FRACASÓ

El Real Madrid, jugando de una forma impersonal y anodina, entregó el liderato en la isla de Mallorca donde perdió por 1-0, gol marcado a los ocho minutos por Junior Lago ante la complacencia de la defensa blanca y más concretamente de Odriozola, que tuvo una noche negra (en la recta final del encuentro fue expulsado por doble amarilla). Quedaba todo un mundo, pero el equipo de Zidane que echó mano del plan B, fue incapaz de superar esa adversidad porque la alineación del técnico francés tuvo muchas anomalías. Era un equipo muy desequilibrado Por miedo a la Champions (se la juega contra el Galatasaray) Zidane alineó un equipo lleno de suplentes pero también muy mal estructurado con jugadores que no están para ser titulares. Como consecuencia de esta osadía del técnico francés, el Madrid se descompuso frente a uno de los rivales más flojos de la liga, pero que estuvo muy bien organizado. En el Mallorca no hay figuras ni divos, pero si trabajo. En el Real Madrid, permítanme que diga que hay de todo, menos trabajo y criterio. La liga ya camina por su décima jornada y en el equipo blanco queda mucho trabajo por hacer. Mal pinta la cosa. Sin Modric, a quien dejó en Madrid, y Kroos (lesionado) el único centrocampista puro era Casemiro ya que Valverde estaba en el banquillo. Isco y James eran los acompañantes del brasileño, dos jugadores medias puntas que no saben ser volantes, por lo que Casemiro estaba más solo que la “una” donde se cuece el fútbol, que es en el centro del campo. Ni Isco dio salida al balón ni equilibrio. Perdido. James se fundió. Dos jugadores que tenían una oportunidad para reivindicarse fueron víctimas de un planteamiento desastroso de Zidane, que volvió a equivocarse en lo táctico y ya van unas cuantas veces. Si a esto añadimos que Isco parece un ex futbolista, se explicará que el Mallorca a base de pundonor y energía le diese un repaso en la primera media hora. Marcó y a defender a muerte. El jugador malagueño no está para ser titular en el Real Madrid ni en cualquier otro equipo que se precie. Juega al trote, sin ganas siendo más una rémora que una solución. Pero Zidane, sigue erre que erre con Isco que lleva tiempo sin estar. Por no hablar de Jovic, que no compareció en Son Moix. No le contabilice ningún remate, ni desmarques ni nada de nada. Su apatía es de escándalo. Vinicius, aún preso de una fuerte ansiedad, al menos lo intentó y tuvo algunos destellos pero sin culminación. Tiene un defecto, es muy individualista y más de un compañero se lo reprochó. Benzema, que fue uno de los que le llamó la atención, estuvo en su isla, muy mal acompañado. Siempre intentó dar el mejor pase y lanzó un balón al larguero, pero el francés es más artista que rematador. El Madrid necesita un hombre gol. Sin remate es imposible ganar y sin encima hay cierto caos y falta de equilibrio táctico, pues se entiende la primera derrota liguera del Real Madrid que pierde el liderato en favor de su máximo rival, el Barcelona que ya le supera en un punto. “Si queremos hacer este año cosas importantes tenemos que meter más vida”, declaró Zidane tras el partido frente al Mallorca. Añadiría algo más: Más trabajo y más rigor táctico. El equipo sigue estando muy mal trabajado y esto es culpa de la parte técnica. El plan B  de Zidane fracasó en Mallorca. No se deben hacer pruebas cuando está en juego el liderato, teniendo en cuenta que no cuentas con jugadores de garantías. La plantilla del Madrid actual, no es la de hace cuatro años cuando se ganó la liga con la gran aportación de la segunda unidad. La realidad es que la plantilla del Madrid está desequilibrada. Se ha quedado corta de efectivos en el centro del campo (Casemiro no tiene sustituto y va a reventar). Por esta causa, el remiendo que encuentra Zidane cuando echa mano del plan B es meter a Isco en el centro del campo y a James por la banda derecha, por lo que pierden todo su potencial, aunque Isco ha perdido todo hace tiempo. Dicho esto, y reconociendo que el Madrid ofreció muy poco, jugando con cierta comodidad al principio del encuentro para terminar con un juego muy confuso cuando buscaba el empate, hay que decir que él VAR con el equipo blanco estuvo en Bar. En los últimos 10 minutos de partido, y antes en una jugada con Casemiro, se han producido 3 acciones de penalti en el área del Mallorca y en ninguno de ellos se ha producido una parada del juego para analizar la situación con el VAR. Nada que decir de la expulsión por doble amarilla a Odriozola. Pero se ha incumplido con la nueva normativa de fútbol y no da que pensar. Lo justo es analizar y darle al árbitro la posibilidad de revisar la jugada. Alguno ha sido muy claro, como el agarrón a Ibrahim. Conclusión, el Barsa ya es líder.


EL R.MADRID SE ABONA AL SUFRIMIENTO

    El Real Madrid, pase lo que pase en la octava jornada liguera, va a llegar como líder al paréntesis por los partidos internacionales de las distintas selecciones. Los de Zidane ganaron 4-2 al Granada y se colocan con 18 puntos al mando de la clasificación.  Ganó con muchas luces, las que ofreció en el primer tiempo; y con sombras, los últimos 30 minutos del segundo periodo, donde el Granada llegó a ponerse a tiro de piedra al colocarse a un gol de los blancos que por entonces iban ganando cómodamente por 3-0, con goles de Benzema al inicio del partido, con un pase de auténtica delicateseen de Bale;Hazard al borde del descanso y Modric, un auténtico golazo que colocó por la escuadra, en el segundo periodo.    Pero, entonces llegaron las sombras con un periodo de desconcierto defensivo y de Areola que pagó su exceso de confianza con un penalti absurdo que particularmente me resultó muy riguroso (no digo que no lo fuese), pero que un colegiado como el que le tocó en turno al Madrid, señaló sin ningún tipo de dudas. Llega hacer Courtois lo que hizo Areola, y lo crucificamos. En general estamos siendo muy duros con el portero belga. Creo hay una campaña en su contra.    El caso es que la pena máxima la materializó Machis y aparecieron los nervios del propio Areola y de la defensa madridista, que propiciaron un saque de esquina del que se aprovechó el equipo nazarí para poner el 3-2 por obra de Domingo Duarte.    A pasar de que el Granada se ha mostrado como un equipo competitivo, los dos goles de su casillero fueron demasiado premio para el juego que había desarrollado. James, que salió por Bale, puso las cosas en su sitio con el definitivo 4-2, en una buena jugada comandada por Odriozola, que jugó como lateral derecho, desplazando a Carvajal a la banda izquierda por la ausencia de laterales izquierdos, todos lesionados. Por cierto, que jugó mejor que cuando lo hace por la derecha.   Fue un triunfo justo y merecido del Real Madrid, pero no obstante sigue siendo un equipo poco consistente que produce cierto desconcierto. Una muy buena primera parte y tres goles de ventaja no fueron suficientes para que viviese un partido tranquilo.     El Granada, sin hacer nada del otro mundo,se enganchó al partido por un exceso de confianza de Areola,portero titular, por ese penalti infantil; y en una salida en falso que trajo consigo un saque de esquina, que posibilitó que el equipo nazaríe recortase distancias, llevando los nervios a la grada. La portería del Madrid sigue en una encrucijada    El gol de James, que significaba el 4-2, al filo del último minuto, despejó la angustia del Bernabéu que jaleó al colombiano, que fue suplente. Algo poco entendible, si tenemos en cuenta que se merece más minutos que un Isco que salió también en el segundo periodo sustituyendo a Hazard en el 68, mientras que James lo hizo en el 82 por Bale. El rendimiento de uno y otro fue como el del día a la noche. Isco, lo siento, no está para jugar en estos momentos. Está lento y hasta apático.   De los cuatro goles del Real Madrid, el más celebrado fue el Eden Hazard que era el 2-0, instantes antes de llegar al descanso. Es su primer gol en competición oficial y le debe servir para quitarse esa presión que venía arrastrando, de no responder a las expectativas que ha generado su fichaje como máxima estrella.   Hazard, marcó su primer gol en liga pero el jugador más destacado fue Fede Valverde, quien a fuerza de pundonor y lucha recuperó un balón que sirvió al belga para marcar su primer tanto como jugador del Madrid en competición oficial. Eso sí, Hazard definió con maestría. Con este tanto, los madridistas esperan el despertar de su nueva estrella.    El uruguayo Valverde, fue el auténtico protagonista del partido. Fue un auténtico muro en el centro del campo, aliviando en las labores de destrucción a Casemiro. Fede Valverde que también colaboró en el golazo por toda la escuadra de Modric, luchó en la presión y en la disputa de cualquier balón en todas las zonas del campo. Hasta le sobró fuerza para ayudar en el ataque. El joven uruguayo, que se está quitando la timidez de encima, fue lo que se denomina el centrocampista total. Hay que darle más minutos, e incluso, la titularidad.   El Real Madrid ganó, pero de nuevo le tocó sufrir. Al equipo de Zidane le sigue faltando consistencia defensiva y más contundencia arriba para cerrar los partidos que se le complican de forma inexplicable. El caso es que ganó haciendo un excelente primer tiempo para terminar remando con cierta dosis de sufrimiento en el segundo periodo, pero la victoria nadie se la discute, como el liderazgo.        


EL REAL MADRID REGRESA AL LADO OSCURO

La Champions, la tabla de salvación del Real Madrid en las últimas ediciones, se está convirtiendo esta temporada en un auténtico infierno. El equipo belga del Brujas estuvo a punto de mandarle a la hoguera cuando en el descanso ganaba por 0-2 ante la sorpresa del Bernabéu que no daba crédito a lo que estaba viendo. El Real Madrid volvió a las andadas, a su lado más oscuro al realizar un primer tiempo decepcionante en todos los sentidos.   Luego en el segundo tiempo limitó algo el desastre,empatando a dos y sacando un punto que le da aún posibilidades de clasificarse para octavos. Pero,eso sí, sin margen de error. Una derrota o más pérdidas de puntos y acabará en febrero jugando la Europa Ligue, para escarnio de sus rivales. El Brujas, con un juego muy simple pero cargado de velocidad y cierta fortuna aprovechó sus ocasiones para sacar a relucir las vergüenzas de un Madrid que volvió a esa fragilidad defensiva que tanto está dando que hablar. Al parecer le sientan fatal las lisonjas al campeón blanco. Unos días después de los aplausos que había levantado su rigor defensivo en los dos últimos partidos ligueros, se han convertido en este martes en un auténtico disloque entre nervios, malas colocaciones y un portero que está en una encrucijada enorme. Ha perdido ese aroma de buen portero y está en ese momento en que balón que le llega, gol o casi...Ante el Brujas, dos goles, un resbalón y gran pitada. Fue cambiado al descanso, según dicen por sentir mareos. El belga no ha entrado con buen pie en el Bernabéu que no aguanta al portero titular de Zidane. Areola, en cambio ha caído de pie en la afición blanca porque entiende que le da otra alegría al equipo. Por si fuera poco, una gran intervención suya evitó lo que hubiese sido el 0-3. Los goles del Brujas fueron de chiste: el primero casi sin querer; y el segundo tropezando. Ambos fueron a cargo de Bonaventure, que vivió su gran noche ante las facilidades de la defensa madridista que volvió a estar desajustada y mal colocada. Por no hablar del centro del campo que estuvo destartalado,sin ideas y con poca cohesión, a pesar del  dinamismo  de Kroos. El Real Madrid de los primeros 45 minutos no fue un equipo, volvió a mostrar muchas carencias. Fue un conjunto desorientado, mal colocado, sin orden y sin fútbol. Era un equipo moviendo la pelota con una lentitud desesperante y con serios problemas para sacarla jugando de su área. La primera parte del equipo de Zidane fue un horror. El equipo volvió al lado oscuro que mostró ante el PSG con aquella vergonzosa actuación que sonrojo a todos los madridistas. Esa noche, de alguna forma se volvió a reeditar en esa primera parte para olvidar frente al Brujas, que se fue feliz con un histórico empate en todo un Santiago Bernabéu. Con este empate a 2 que sabe a derrota, se pueden buscar a varios culpables. El primero, Zidane, por ese empeño y tozudez de alinear a Lucas Vázquez que está de capa caída:desdibujado y muy desacertado. Tampoco entendí que diese descanso a Bale, cuando junto a Benzema es el jugador mas en forma. Estamos en la Champions, es principio de temporada y sobran algunas rotaciones, como la del galés que está más enchufado que nunca. En cambio, el técnico francés si alineó a Modric que acaba de salir de una lesión y que no tuvo su noche,fallando estrepitosamente en el segundo gol de los belgas. No tuvo claridad de ideas, todo lo contrario que Kroos, que está vez fue el más clarividente, pero que falló dos ocasiones clarísimas de gol en el primer periodo. Otro de los señalados es Hazard,de quien se esperaba que este partido fuese el de su definitivo empuje para ser ese líder que se necesita tras la salida de Cristiano, pero que no llega.Fue otra decepción,aunque lo intentó. Toda la apatía del primer tiempo se tradujo en electricidad en el segundo periodo. El acoso del Madrid fue total con llegadas de Kroos, Hazard -más entonado-, y Marcelo que sustituyó al lesionado Nacho. Sergio Ramos descontó a los 10 minutos de la reanudación. Olía a remontada, pero esta no llegó a pesar del empate a dos de Casemiro a falta de casi diez minutos de juego. Esta vez no fue posible. No se llegó a tiempo porque fallaron muchas cosas. En Europa, y en cualquier lugar que se precie, no se pueden desaprovechar 45 minutos con un juego tan miserable como al que practicó el Madrid ante el inofensivo Brujas. Le regalaron el empate, y lo pueden pagar caro. Un punto en dos jornadas es un arranque impropio de un equipo como el Real Madrid, que está jugando con fuego en esta Champions que se le ha complicado, y de qué manera.  Se rozó la tragedia. Con este tropezón se le acaba el margen de error a este Madrid que aparte de más intensidad,necesita sobre todo, más fútbol.    


NOCHE DE SAMBA EN EL BERNABÉU 

El Real Madrid con hasta ocho cambios respecto al equipo que jugó en Sevilla (Sergio Ramos, Kroos y Casemiro fueron la excepción), se impuso 2-0 a Osasuna, que también se presentó con siete novedades, dejando en el banquillo a muchos titulares.   Los dos goles blancos fueron obra de la savia nueva brasileña: Vinicius y Rodrygo. Dos goles que sitúan al Real Madrid como líder solitario con 14 puntos. Liderato, que puede parecer mentira después de tantas críticas como levantó tras la miserable derrota frente al PSG. Con el Atlético de Madrid en el horizonte, el equipo de Zidane, que alineó a la segunda unidad, excepto a los ya mencionados Ramos, Casemiro y Kroos, ganó gracias a sus dos joyas brasileñas Vinicius y Rodrygo que marcaron para solventar un partido que tuvo poca calidad. Los goles de los dos brasileños le vienen como anillo al dedo ya que el Bernabéu empezaba a tenerlos bajo sospecha, sobre todo a Vinicius que ha pasado de ser la gran esperanza blanca con sus regates y movilidad; a ser hoy en día un jugador confuso, apagado y perdido. Desde que regresó Zidane ha perdido vivacidad y alegría. Fue marcar en el minuto 31 y el destino le hizo ese guiño que tanto necesitaba para salir de esa presión que le tenía asfixiado. A la media hora del encuentro todo cambió. Vinicius cazó un remate desde el ángulo izquierdo, Raúl Navas metió la puntera y el balón entró por la escuadra del guardameta Ruben. Era el gol de la salvación para un Vinicius desesperado que había perdido el oremus de un Bernabéu que comenzaba a dudar de él. Vinicius rompió a llorar. En esas lagrimas descargó todo el estrés que le tenía atenazado. Un tanto que le rehabilitó. Eso al menos, espera el Bernabéu. El Gol le cambio la cara al partido que hasta entonces estaba siendo muy poco vistoso y con pocas ocasiones. En la segunda parte, el otro brasileño Rodrygo con 18 años, sustituyó a Vinicius de 19, que recibió la bendición del Bernabéu. En su primer contacto con el balón, cuando Osasuna había sacado a sus mejores jugadores de vanguardia, Rodrygo controló de forma perfecta un balón, lo condujo hacia dentro para finalizar de forma impecable. Era el 2-0 que decidió la suerte del partido frente a un Osasuna que encontró su primera derrota después de 16 encuentros. Rodrygo con 18 años,también necesitaba de un gol de esa factura tras los vaivenes que ha vivido las últimas semanas que no estaba ni con el Castilla ni con el Madrid. El joven brasileño, es rápido, tiene más pausa que Vinicius y apunta alto. Lo demuestra su gol que entusiasmo a la afición madridista por su bella factura. Rodrygo se estrenó como goleador el mismo día que su compatriota rompió su sequía de ocho meses sin ver puerta. La samba brasileña asomó por el Bernabéu. Lo que se espera que no sea flor de un día y que estos jugadores vayan creciendo. El que sigue sin ver puerta es Jovic, que tuvo una clarísima ocasión de gol casi a puerta vacía y le anularon uno por fuera de juego (apenas el dedo gordo). El serbio es poco participativo, lo suyo es el remate por el remate, pero de momento hace aguas. Me gustó Militao, seguro y rápido; y el guardameta Areola que tuvo poco trabajo pero se le ve muy solvente. Da más seguridad que Courtois. En definitiva que un Real Madrid invicto, a pesar de truenos y centellas, es el líder solitario de la liga y como tal acudirá el sábado al Metropolitano donde le espera el Atlético de Madrid. Los buenos resultados han cambiado la dinámica de un equipo que después de París parecía imposible que saliese a flote. Los de Zidane, han recuperado sensaciones de cara al derbi del próximo sábado.    


EL REAL MADRID RECUPERA CRÉDITO

El Real Madrid, en apenas tres días, ha pasado de hacer un partido miserable en Paris, donde hizo un espantoso ridículo, a ponerse serio en el el Sanchez Pizjuán, y vencer por 0-1 al Sevilla, hasta entonces líder de la competición, con gol de Benzema quien parece, que definitivamente ha aceptado su rol de 9 puro. De las cinco jornadas de liga disputadas, ha marcado en cada una de ellas. El “gato”, se ha convertido en un león del área. Que dure.  Si ante el PSG, el Madrid careció de alma y espíritu de sacrificio;frente al Sevilla jugó con la actitud y la energía que se requiere para lograr el triunfo. La gran diferencia entre aquel Real Madrid que naufragó en París y el que se pone colider de la liga junto al Athletic de Bilbao, ambos con 11 puntos, ha estado en las ganas de volver a ser un equipo. Contra el París Saint Germaín fue una banda desordenada y sin ninguna pasión, y en el Sánchez Pizjuán jugaron con agresividad y muy ordenado en todas sus líneas. Fue un equipo rocoso y solidario,sabiendo lo que quería y no ese miedoso e impotente que vimos en el Parque de los Príncipes. Fue superior a un Sevilla que aunque tuvo la pelota más que el Madrid , nunca llegó con peligro al área de Courtois, que tuvo una noche plácida. En el equipo de Lopetegui, solo Ocampos alteró el buen orden defensivo de los de Zidane. El encuentro en sí no fue un dechado de virtudes.No fue fluido  y en cierta medida tuvo fases de aburrimiento, pero también las hubo intensas. Lo mejor, el gol de Benzema, que fue un ejercicio coral del Real Madrid que le sirve  para recuperar el crédito perdido . Así de desconcertante es este Real Madrid, capaz de ofrecer dos versiones bien distintas. Un equipo que se empequeñece con un PSG venido a menos por la ausencia de sus grandes figuras, a agigantarse ante el que comandaba la clasificación, el Sevilla. El Sánchez Pizjuán es una plaza muy difícil de conquistar. No es lugar para tibios. Allí, entre liturgias, himnos y demás sus jugadores sudan y pelean por cada acción hasta el último resuello. Bien lo sabe el Real Madrid que solo había ganado una vez en sus últimos ocho partidos. Zidane, nunca lo había logrado. El técnico francés había dicho tras la catástrofe parisina que todo había sucedido por la falta de intensidad de los suyos. Eso entre otras cosas, porque en la estrategia Zidane falló estrepitosamente, comportándose como un recién llegado. Todos debieron aprender la lección porque en Sevilla, además de intensidad, hicieron una presión muy alta sobre el jugador que llevaba la pelota y sobre los espacios. Hicieron un ejercicio colectivo y solidario que tuvo su recompensa  al lograr un triunfo que les hace recuperar el respeto perdido. Sergio Ramos, la única novedad respecto a París, le cambio la cara al equipo blanco. El central tiro de la defensa hacia arriba, logrando comprimir al equipo en poco espacio. No como sucedió en la Champions, donde el miedo llevó a la defensa a estar pegada a Courtois,dejando espacios por donde campeó Di María a sus anchas. Frente al Sevilla de Lopetegui, el Madrid jugó como se supone que se tiene que comportar un equipo con tanta historia. Tuvo un espíritu colectivo y una mentalidad muy fuerte, que les ha hecho salir del pozo de la vergüenza que supuso la humillación frente al PSG. El encuentro en tierras sevillanas fue un pulso constante entre dos guerreros que se vaciaron. Un encuentro que exigió lo máximo en cada disputa del balón. Frente al fútbol de alto voltaje del Sevilla, el Real Madrid le contestó con nervio y tesón. Al contrario que en el Parque de los Príncipes, todos se arremangaron para conseguir un importante triunfo. Hazard y Bale, esta vez colaboraron en ayudas a la defensa; los centrocampistas estuvieron sacrificados atendiendo a todos los frentes tanto en la retaguardia como en la vanguardia. El Real Madrid hizo un ejercicio colectivo de solidaridad. Un ejemplo de ese ejercicio de solidaridad lo tenemos en James, un jugador de una gran calidad técnica, pero que se ha puesto el mono de trabajo en bien del equipo. Mendy, buen partido el suyo, no hace falta que se lo ponga lo lleva puesto. El lateral francés es el adecuado para esta clase de partidos de diente retorcido. Así, si es posible viajar por el mundo. Pero que no sea flor de un día. La actitud y aptitud, mostrada en Sevilla, debe ser una constante permanente.. Con este triunfo sobre el Sevilla,el equipo de Zidane aleja el fantasma de la crisis y frena los rumores sobre su destitución. En definitiva, el Sánchez Pizjuán, estadio maldito para el Madrid, le ha catapultado hasta la primera posición que comparte con el Athletic Club de Bilbao. Los blancos ya miran por el retrovisor al Atlético de Madrid y al Barcelona,  este último  está a cuatro puntos. En buena medida, el Real Madrid se ha ganado el respeto que había perdido en París.


EL REAL MADRID, UN EQUIPO APÁTICO Y SIN ALMA

El Real Madrid sigue congelado en su versión de la temporada pasada. Continúa con desgana,falta de actitud e intensidad. Es un equipo sin alma. Que digo equipo, hoy es más una banda que un equipo de fútbol. Con esa falta de garra y energía no se puede ir por Europa. El París Saint Germain, sin sus grandes estrellas Neymar,Mbappé y Cavani, sancionado el primero y lesionados los dos siguientes, le dio un soberano sopapo a un triste y desangelado Real Madrid, imponiéndose por 3-0. Di María, con dos goles, castigó la apatía del equipo de Zidane que estuvo desorganizado, sin garra, sin remate y sin nada de nada. Como decía antes, no tuvo alma y en ningún momento dio la sensación de poder revertir la situación, con ese juego tan lento y previsible que practica.   Lo que trasmite este Madrid es impotencia. Todo lo contrario que el PSG que estuvo pletórico y enérgico,ganándole en todos los terrenos: en fútbol, en intensidad,en ganas y en espíritu guerrero. Se los comieron con una presión que ahogó a los desganados centrocampistas del Madrid que tienen en Kroos a su exponente más claro. La apatía del alemán clama al cielo. Así como la de otros jugadores que no están dando la talla. La defensa es de chiste. Varane es una sombra de lo que parecía que iba a ser; Militao, parece un bulto sospechoso; Mendy es un tanto alocado y no mejora en nada a Reguilón que se tuvo que marchar cedido al  Sevilla; Carvajal está falto de forma y de confianza. Hazard, el llamado a liderar a este equipo estuvo desaparecido. James, comenzó muy bien pero se fue diluyendo. Benzema, estuvo en plan Benzema. El único que se puede salvar es a Bale, a quien anularon un gol por claras manos. Por no hablar de Courtois, que está mostrando una inseguridad alarmante. Balón que va a puerta gol seguro. El calvario del belga queda reflejado en el 1-0 de Dí María, que le mete el gol por el palo suyo, un palo de obligada vigilancia. En el 2-0, también de Dí Maria con un disparo desde fuera del área, de nuevo falló. En cambio Keylor Navas, el portero titular del PSG, tuvo tal vez su noche más plácida porque no le tiraron ni una sola vez a puerta. En cierto modo el belga pasaba un examen ante el costarricense, y suspendió. La dura derrota del Real Madrid , por la forma en que se ha producido, es de las que hacen enfadar a su afición que si algo no perdona es la falta de orgullo, de fe y de intensidad.Cualidades de las que careció este Madrid fantasma que sigue con falta de hambre, a pesar de lo que dijo Florentino Pérez en la Asamblea de socios compromisarios, que como siempre fue una balsa de aceite en torno al presidente, el gran culpable de la caída de los dioses que se barrunta en el horizonte. EL París Saint Germain, comandado por Dí María que le puso la firma al triunfo de un equipo con peores jugadores pero con mejores intenciones y más coraje, cogió de la solapa a los de Zidane y los destrozó. El técnico francés, siento decirlo, va de resbalón en resbalón. No tiene trabajado al equipo que juega con una lentitud asombrosa. Muchas de sus decisiones no son acertadas. Si juegas con tres hombres en punta como son Hazard, Benzema y Bale; y en el centro del campo lo haces con James y Kroos, es para que domines de principio a fin a tu rival con la pelota. Pero,claro para eso te tienes que sacrificar y presionar como hacían los franceses y tener una defensa que acompañe en las acciones de coordinación. Algo que no existe en este Real Madrid porque no se ha trabajado en esa idea. Los desajustes fueron la nota predominante en este desastroso Real Madrid Con el once inicial de París con tanto delantero y con James y el desacertado Kroos acompañando al solitario Casemiro, Zidane dejó al equipo sin apenas protección, pese a que dispuso al grupo en un 4-2-3-1, que se desmadejaba a las primeras de cambio ante la presión de los franceses. Además, los madridistas no apretaban a los centrocampistas del PSG, que llegaban con margen de maniobra al borde del área. Así llegaron los dos primeros goles de Dí María, que jugó suelto y libre. El 3-0, llegó en el último minuto obra de Meunier, que junto a Bernat, los dos laterales, llevaron por el camino de la amargura a este lamentable Real Madrid, que insisto no está trabajado. Es un equipo frágil en defensa,muy débil en el centro del campo por falta de fichajes y y sin mordiente en la delantera. El encuentro de París, era el primer gran test de la temporada y ha fracasado con estrépito , dando una imagen que raya en lo vergonzoso. La derrota contra el PSG sin Mbappé, Neymar Cavani pone en cuestión a varios jugadores del Real Madrid y a Zinedine Zidane en particular, que ha dejado de ser intocable. Hay tiempo para resolver los problemas que se ciernen sobre este actual Madrid, pero hace falta otra actitud y que los jugadores den un paso hacia delante tirando de orgullo. Si en la cita liguera del domingo contra el Sevilla, en el Sánchez Pizjuán, pierde, habrá ruido de sables y Zidane estaría pendiendo de un hilo muy fino. El técnico francés tiene que buscar soluciones ya, pero sinceramente, como dice Pedja Mijatovic, no veo a Zidane capacitado para encontrar esas soluciones. Porque, y no me voy a callar, este Real Madrid es un caos y el máximo responsable,después del presidente es Zidane, que desde que llegó para salvarle la cabeza a Florentino Pérez, se está mostrando cómo un errático entrenador sin personalidad, sin criterio y con decisiones absurdas como dejar ir a Reguilón, Ceballos y Marcos Llorente,cuando tiene al centro del campo huérfano de elementos. Como diría un cazador: “No me gusta como caza la perrita”    


HARTOS DE SERGIO RAMOS

La historia vuelve a repetirse como allá en el 2015, cuando a Sergio Ramos le dio otro ataque de infidelidad y quiso abandonar el Real Madrid, porque entendía que el club no había cumplido la promesa subirle el contrato que le habían prometido y que estaría acorde con su valía como jugador. Recordamos, que por aquel entonces, Sergio Ramos después de realizar una mala temporada a nivel personal y que el equipo no ganase ningún titulo, estaba ganando seis millones netos por temporada. Florentino Pérez, en una revisión del contrato se lo ampliaba tres años más con una subida de dos millones más por año. Al jugador esta oferta le pareció poca y amenazó con irse al fútbol inglés, concretamente al Manchester United, si no le subían hasta los 12 millones de euros que era lo que estaba ganando Gareth Bale. A partir de ese momento Sergio Ramos y su entorno,encabezado por su hermano René, sometieron al club a una especie de chantaje que tuvo en jaque al equipo en aquel verano del 2015. Aquello fue vergonzoso por parte del central madridista que utulizó al Manchester como arma arrojadiza para conseguir su propósito, que no era otro que llegar hasta los 12 millones de euros por temporada. El caso es que el irreductible Florentino Pérez, cayó en la trampa del chantaje y a toda la parafernalia que le montaron los acólitos a Sergio Ramos (medios de comunicación incluidos) y cedió a las pretensiones del sevillano que se salió con la suya después de un un verano que tuvo en jaque a todo el madridismo. Fue precisamente en China, en julio del 2015, cuando se aficializó el acuerdo del nuevo contrato por el cual Sergio Ramos percibíria 12 millones de euros netos anuales hasta el año 2021. Así ha sido hasta ahora. Han pasado cuatro años, y de nuevo, tras tal vez la peor temporada del Real Madrid en toda su historia, sin la figura principal de Cristiano Ronaldo en el vestuario y con Gareth Bale que no asumió su nuevo rol en ausencia del portugués,va su otra gran estrella, Sergio Ramos, el capitán, el alma y líder del equipo, y pide al presidente madridista que le deje marcharse porque tiene una suculenta oferta de China que le da una fortuna por tres años de contrato. Ese contrato según parece estaría rondando los 35 millones por temporada. Pero eso no es todo, para más inri le pidió al presidente que le permitiera la salida sin coste alguno ya que en China desde hace un año no se pagan traspasos. El Gobierno chino decidió intervenir con el objetivo de proteger el fútbol local. No prohibió las contrataciones millonarias de jugadores extranjeros como Jackson Martínez, Paulinho, etc, pero dispuso de un mecanismo legal. Desde la temporada 2017-18, cuando un club paga una cláusula de rescisión de más de 45 millones de yuanes (casi 6 millones de euros) debe abonar esa misma cantidad a la federación China. Y como quiera que Sergio Ramos tiene una cláusula de rescisión de 800 millones, los chinos le han dicho que esa cantidad es prohibitiva y que solo lo aceptarían con la carta de libertad. Con la misma, Sergio Ramos, que acaba de cumplir 33 años y que está pasando por un momento difícil, al estar atrapado por un fondo buitre que le tiene en la más absoluta incertidumbre por una aventura inmobiliaria importante que se tambalea y que le puede hacer perder varios millones de euros, se fue al despacho del presidente en la sede de ACS, donde le trasladó la sustanciosa oferta de los chinos. La respuesta de Florentino Pérez, como era de esperar fue la lógica y la esperada: El Real Madrid no podía dejar salir gratis a su capitán y al líder del grupo, en unos momentos tan delicados y pendientes de una revolución. El Madrid, ahora más que nunca, necesita a su máximo exponente en el vestuario. No sé, si está petición fue un simple tanteo del futbolista para ver cómo respiraba el club o esto se va a convertir en un culebrón de verano. Pero ya llueve sobe mojado. Creo que Sergio Ramos, con el final de su carrera en ciernes y ante la cifra mareante que le ofrecen en China, va a seguir insistiendo para que le dejen marchar. Lo peor es que este asunto puede enturbiar y ensuciar aún más las relaciones entre presidente y jugador, cada vez más deterioradas. Sergio Ramos, como hiciese en el 2015, vuelve a portarse mal con el Real Madrid. No está demostrando ese madridismo del que tanto alardea. Está en su derecho de pedir marcharse porque le ofrecen un imperio, pero no deja de ser un pesetero. Además tenía que haber sido un poco más sensible teniendo en cuenta la horrible temporada que ha hecho él y todos sus compañeros, sin nada que llevarse a la boca. Cada vez es má evidente que los futbolistas viven en una burbuja y que en muchos casos carecen de sentimientos. Solo se quieren a ellos mismos. El Real Madrid bajo ningún concepto puede aceptar semejante petición de irse gratis al continente asiático, cuando él a la hora de renovar sus contratos no ha perdonado ni un euro al club, al que sí, ha dado mucho, pero también le han correspondido. Después del triste episodio que levantó en el 2015 con su amenaza de irse del Madrid, ahora la verdad no se esperaba un nuevo capítulo de Sergio Ramos en el verano del 2019, cuando la entidad madridista está pendiente de remover los cimientos para que el equipo vuelva a ser competitivo . Si quiere salir del club está en su derecho, pero pagando. Pretender que le dejen ir gratis sin recibir un euro por su traspaso, es una irresponsabilidad por su parte. Además que le deja en mal lugar, porque mira más por sus intereses que por el Real Madrid. Si se quiere marchar que paguen los chinos, no los 800 millones de cláusula de rescisión, pero sí una cantidad importante. Sergio Ramos con esta postura está llenando de hartazgo a la afición madridista, que ya no lo mira con buenos ojos. Incluso los hay que piden su traspaso a otro club europeo. Pero eso sí, pagando. Como él dijo a Florentino Pérez en una fuerte discusión que tuvieron tras caer eliminados frente al Ajax:” Si quieres que me vaya, págame y me voy”. Ahora el presidente debe decirle: “ Paga y vete”


RIDÍCULO HISTÓRICO DEL BARÇA

Dicen que no hay dos sin tres, y debe ser verdad si nos atenemos al Barcelona que en otra noche trágica volvió a sufrir otra gran debacle europea . Esta vez fue en Anfield ante el ejemplar Liverpool que le endosó nada más y nada menos que un 4-0, que le deja fuera de la final de la Champions, que se disputará en el Metropolitano, Madrid.   Igual que pasó en Roma hace un año, en otra noche llena de horror, el Barcelona dejó escapar una renta de 3-0 para caer derrotado de forma humillante por un vibrante Liverpool,que le vapuleó de principio a fin, dándole toda una lección de fútbol,de fuerza, potencia,pundonor, y sobre todo coraje. Si para el Barça es un ridículo histórico, para el Liverpool, tal vez haya sido su noche más hermosa. Su noche más grande. Algo que entrará en la historia de “Los reds, un equipo que da envidia verlo jugar por toda la pasión que pone en cada pasaje del juego. El Liverpool, cuando juega en Anfield sale envuelto en una especia de liturgia que hipnotiza a cualquier rival. No hay ningún campo que tenga la mística de este histórico campo. La excitación se hace presente desde el primer instante, desde ese momento que sus fieles seguidores entonan en un solo grito el “Nunca caminarás solo” (You”ll never walk alone). Ese cántico da alas a los jugadores mientras que el rival sale asustado e impresionado. El Liverpool sale en estampida como una manada de toros desbocados, intimidan de tal manera que el contrincante se siente en inferioridad y asustado. El Barcelona sintió ese miedo escénico, que contagió a sus defensas, como ocurrió con Jordi Alba, que falló en el 1-0 de Origi. La goleada de Anfield de alguna forma hizo justicia a lo que ha sido toda la eliminatoria, porque no olvidemos que en el Camp Npu, el Liverpool fue también mejor que el Barça que tuvo en Messi a su salvador. En la Ciudad Condal,como ha ocurrido en el partido de vuelta, el equipo inglés fue el dominador del juego y de la pelota. Así como de ese algo más que se llama alma, y de eso los “reds” andan sobrados. El Barça tuvo ocasiones en el primer tiempo a las que respondió el buen guardameta Allison con firmeza, pero poco a poco se fue diluyendo ante el empuje del espectacular Liverpool, que pese a las bajas de sus dos figuras Salah y Firmino, supo poner verticalidad y ritmo al juego insulso de un Barcelona que abusaba de una horizontalidad absurda. A falta de las dos figuras del Liverpool, los héroes fueron dos suplentes Wijnaldum y Origi, los autores de los cuatro goles para mayor gloria de “los rojos”, que tuvieron en la otra estrella, Mané, el foco que les hizo brillar en su gran noche europea. Si en Roma se habló de un exceso de confianza, en esta ocasión no se puede hablar de lo mismo porque ya estaban advertidos por el precedente. Esta vez, es algo aún peor, ha sido por impotencia y por el rendimiento de algunos futbolistas que no han estado a la altura, como Coutinho y alguno más. También Valverde sale dañado de semejante catástrofe. Si lo de Roma fue una debacle, lo de Anfield es un ridículo histórico. El Barça no encuentra en Europa la felicidad que tienen en el fútbol español. Fuera del Camp Nou no encuentra el punto a esos partidos donde se exige ese algo más que le falta al club azulgrana en tierras europeas. La derrota fue clara, rotunda y sin paliativos. El Barcelona se hundió de forma estrepitosa ante un Liverpool que a falta de dos de sus figuras, le puso pasión y actitud, algo de lo que carecieron los azulgranas. Un ejemplo lo tenemos en el cuarto gol, que fue de chirigota, indigno de un equipo como el Barça que estaba con la empanada a cuestas. Con 3-0 en el marcador, y la eliminatoria igualada lo menos que se supone a los jugadores es tensión y concentración, pues de eso carecieron los azulgranas. Arnold, en un saque de esquina vio solo a Origi a quien dio un magnífico pase para que marcase el 4-0, que a la postre eliminó al Barcelona. Mientras tanto que hacían los jugadores de Valverde? miraban a todos los lados, menos a la pelota. Increíble!! El equipo de Klopp, es justo vencedor. Por cierto , el técnico alemán un entrenador magnífico, sabe combinar como nadie las dos cosas que de verdad importan en el fútbol : el juego y las emociones. En eso no hay quien le gane al Liverpool, actualmente. Por lo que se refiere al Barcelona, esta dura derrota va a tener consecuencias a corto plazo. Son ya muchos años cayendo en Europa,y en los dos últimos, de forma humillante. El Barcelona de Messi, fracasó de nuevo en Europa.


BENZEMA, EL MEJOR EN ESTE MADRID EN DEMOLICIÓN

¿Quién iba a decir, hace pocas fechas que en este moribundo Real Madrid, Karim Benzema sería el ejemplo a seguir en los últimos partidos y en la peor temporada que se recuerda del equipo blanco? Seguramente que casi nadie.   El delantero francés es el único que ha tirado del carro en este nefasto curso del Madrid. Contra el Athletic, que venía dispuesto, a a asaltar el Bernabéu, volvió a dar otro ejercicio de profesionalidad y buen hacer, marcando los tres tantos con los que el Real Madrid venció al equipo vasco. Con los tres goles al Athletic, son ya ocho partidos consecutivos los que Benzema lleva marcando para su equipo. El único que ha visto puerta de este seco Madrid que ha alzado hasta los altares al delantero francés, que lleva 21 tantos en la liga y 30 en su totalidad, durante toda la temporada. Cifra nada despreciable para un delantero al que se le acusa de no tener gol. Los que le acusan de no ser un delantero con gol, se agarran a que la buena racha le ha venido cuando el equipo ya no se juega nada más que pelear por la segunda plaza. Sea como fuere, lo que no se puede negar es Karim Benzema es el mejor en este tramo fantasma de un Madrid en demolición. Los tres goles ante el Athletic, unido a sus goles anteriores, es la forma de pedir su reválida como “nueve”. En cuanto al partido en sí, contrariamente a lo sucedido en los últimos partidos, los blancos tuvieron más raza que fútbol. Durante el primer periodo igualó en intensidad a un Athletic que llegó dispuesto a todo al feudo madridista. Salió a por todas con fuerza y mucha actitud. El Madrid no se echó atrás aunque el juego fue poco vistoso y carente de profundidad. Los problemas de juego siguen existiendo, aunque en el segundo periodo el Madrid de Zidane mejoró en todos los aspectos. Se echó hacia adelante con mejor aportación de todo el equipo. Kroos y Modric tuvieron más clarividencia; en defensa Varane y Vallejo, que fue titular y estuvo a un buen nivel, le cerraron la puesta a Williams y Muniaín; Asensio se adueño de la banda izquierda y Benzema fue el que abrió la lata con un buen cabezazo a pase del propio Asensio, para marcar el 1-0. Algo que repetiría en el segundo y tercero. El 2-0 fue tro tanto de cabeza al aprovechar una salida en falso de Herrerin en un saque de esquina; y el tercero en una jugada confusa, que de nuevo tuvo como fatal protagonista al guardameta del Athletic, se aprovechó para hacer el 3-o definitivo, en otra tarde redonda del delantero francés. Como decíamos, Benzema ha marcado los últimos ocho goles del equipo. Un dato que habla muy a las claras del buen hacer y del amor propio que pone el galo en un final de temporada donde el club demanda terminar con la la mayor dignidad posible. Benzema, es uno de los fijos en la lista de altas de Zidane para la próxima temporada. Algo de lo que no puede hablar Gareth Bale que de nuevo comenzó en el banquillo y cuando salió en el último tramo del partido, fue silbado por el respetable a lo que el respondió alzando las manos. Está sentenciado, y él lo sabe. El Bernabéu lo señala como uno de los responsables de la pésima temporada del equipo blanco, fuera de la lucha por los títulos. La reconstrucción va a comenzar prescindiendo de Bale y muy posiblemente de Isco, también suplente contra el Athletic. Ambos jugadores,llevan dos partidos seguidos sin entrar en el once inicial. Señal de que Zidane les está diciendo con hechos que son jugadores prescindibles, sobre todo el galés Zidane prefirió jugar con Lucas Vázquez y Marco Asensio en las bandas contra el Athletic. Entendió que era un partido para jugadores de más colmillo y coraje. Era una tarde para correr de principio a fin, de bregar y de hacerlo con mucha intensidad. Eso fue lo que exigió el Athletic que desde el inicio fue al cuerpo a cuerpo contra el Madrid, que no se arrugó en esa pelea sin cuartel que le propuso el equipo vasco que lucha por entrar en Europa. Aunque a decir verdad, este Athletic que llegaba lanzado en su búsqueda por entrar en las competiciones europeas, descarriló en el Bernabéu con un juego muy plano. Los madridistas, en el segundo periodo, respondieron al tirón de orejas que le dio Zidane en el vestuario y le echaron más coraje que en el primer periodo, que no fue poco. A ese planteamiento lleno de actitud de todo el Madrid, fue una vez más Benzema quien sacó las castañas del fuego a Zidane con sus tres goles. Esos goles llegaron todos en la segunda parte donde el francés dio todo un recital, culminando el buen juego del Madrid, que si en la primera parte no tiró ni una sola vez a puerta, en la reanudación ya fue otro cantar, con un equipo más competitivo y más rabioso, y donde se vio una bronca entre Lucas Vázquez y Casemiro por no ir a un balón. Un claro ejemplo de la etapa de incertidumbre que vive el Real Madrid en esta fase final de su funesta temporada. Ya queda menos para que acabe una temporada que al Madrid se le está haciendo eterna. Y lo hacen,caminando hacia ese futuro enganchados a Benzema ¿Quién lo iba a decir?


LA FALTA DE ORGULLO EN EL MADRID NO SE PERDONA 

Todos sabemos que debe resultar muy complicado jugar sin objetivos, pero en un equipo como el Madrid y en cualquier otro que se precie, no se perdona una actitud vergonzosa y mucho menos, falta de orgullo.   Pues eso fue,  precisamente,orgullo y vergüenza, lo que le faltó al Real Madrid durante el primer tiempo en su enfrentamiento contra el Eibar en el Bernabéu, que registró una de las entradas más pobres de la temperada. Por esta circunstancia la afición estalló en pitos después de un primer tiempo desastroso ante el Eibar que sin hacer nada del otro mundo, dominó a los madridistas en todas las facetas. De ahí que se fuese al descanso con ventaja en el marcador (0-1), gol de Cardona en el minuto 38. El público, con razón, reaccionó alborotado y con repulsa hacia un equipo que sabemos está pasando una auténtica travesía en el desierto, pero que tiene y debe terminar la temporada con la dignidad que le exige la historia de un equipo que ha sido un ejemplo de orgullo y de vergüenza. Algo de lo que carecen mucho de sus actuales jugadores. Zidane, todo calma y tranquilidad, en el descanso les leyó la cartilla por la poca actitud que estaban mostrando la mayoría de sus jugadores que rayaba en la apatía total. Clamó para que sacasen a relucir su orgullo y dignidad como jugadores de fútbol. Después del infame primer tiempo donde el Eibar se fue al descanso con ventaja, la bronca de Zidane surtió efecto de forma inmediata, pero apuntó en su cuaderno malas notas para algunos jugadores en su particular casting. El caso es que en el segundo periodo, el Madrid fue más voluntarioso y enérgico y llegó la reacción que tuvo un nombre propio, Karin Benzema. ¿Quien lo iba a decir? Benzema a quien muchas veces hemos acusado de indolente, es el que está sacando las castañas del fuego de su equipo en este Víacrucis particular que está viviendo el Real Madrid. Un doblete del francés permitió a los de Zidane remontar el partido que terminó ganando por 2-1. Benzema fue la luz de su equipo frente a muchas sombras de sus compañeros. Es el goleador en los últimos encuentros, y quien de alguna forma está sosteniendo a un conjunto que va más a la deriva que a otra cosa. Al delantero francés, que marcó los dos tantos de cabeza, como mandan los cánones de un delantero centro, como primer espada de Zidane, le correspondió rebelarse ante el triste panorama que amenazaba en auténtica tormenta. El dio la vuelta al marcador,pudo hasta golear porque tiró un balón al palo y hasta falló otro a puerta vacía. Karim Benzema, junto al buen segundo tiempo de Asensio, fueron los únicos notables por parte de los blancos. Los demás estuvieron en el lado oscuro,como Bale que fue muy pitado casi desde el inicio del partido. El galés parece perdido para la causa. Isco, que jugó de titular, tampoco sobresalió, es como si estuviese haciendo la pretemporada. No extrañó la ausencia en el once titular de Kroos, porque llevaba unos partidos para echarle a los leones. Jugó de titular Valverde, que cumplió, sin más. El que está fuera de órbita, no sé si porque se quiere marchar o qué, es Varane el más ineficaz de toda la defensa blanca que dicho de paso, está a un bajo nivel, como todo el equipo. El caso es que el Madrid salvó los muebles gracias a Benzema, que se ha erigido en el baluarte de este depreciado equipo blanco que aunque ya no tenga objetivos a la vista, tiene el deber y la obligación de dejar la imagen del club en el lugar que le corresponde. El orgullo está por encima de todo. Aunque,tristemente, lo mejor que se puede decir de este Real Madrid es que ya queda un partido menos.  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013