Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Europa

LA CHAMPIONS COMO EFECTO TERAPÉUTICO PARA EL R.MADRID

De nuevo la Champions ligue tiene efectos terapéuticos para Real Madrid que con su contundente victoria frente al Apoel de Nicosia (0-6) cierra su pase a los octavos de final como segundo de grupo ya que él Tottenham con su triunfo en Dortmund, por 1-2 ya es primero de forma incontestable.   Dobletes y renacimiento de Benzema y Cristiano a costa de un Apoel Muy frágil y con una endeble defensa. El francés hizo dos goles, los mismos que Cristiano; Modric fue quien abrió la cuenta con un disparo desde fuera y Nacho en un saque de esquina, cerraron la cuenta hasta ese inapelable 0-6. El duelo resultó un analgésico general para un Real Madrid que no está enamorando por su juego. En Chipre no es que estuviese perfecto, pero lo que otras veces le negó la portería, hoy encontró el camino con creces. Los de Zidane fueron de menos a más hasta que pasados los veinte minutos se hicieron los amos de la situación, con un Kroos  mandón que dirigió perfectamente las estampidas  de los suyos. Cristiano Ronaldo y Benzema se reencontraron con el gol; Modric ha recuperado su compás y su buen hacer; Carvajal demostró que es un lateral como la copa de un pino. Hoy por hoy es insustituible por todo lo que aporta al equipo. Hasta Marcelo parece que empieza a espabilar. Kroos también recupera el buen tono: Y los menos habituales tuvieron sus minutos como Asensio y Lucas Vázquez que fueron titulares. Theo,Borja Mayoral y Ceballos entraron en la segunda parte. Los tres apenas han tenido carrete en lo que va de curso; ni tan siquiera ciando se ha visto a Madrid ramplón y con algunos jugadores en bajísima forma. Nada que ver con lo sucedido en la temporada anterior, cuando la segunda unidad fue capital. Zidane, sabrá el por qué ha abandonado esa buenas costumbres El Madrid recuperó esa vieja pegada que le había abandonado ante un bisoño y débil Apoel. La contundencia del resultado debe servir de acicate para el equipo, y de consuelo para los dos jugadores más señalados en los últimos partidos: Cristiano y Benzema. El francés, ausente como casi siempre, al menos fue capaz de marcar en las dos únicas apariciones que hizo en el primer tiempo. Kroos y Cristiano Ronaldo le regalaron los dos goles con dos estupendos pases. CR7 preso de una insatisfacción constante volvió a tener un idilio con el gol. Hizo un buen partido, estuvo en todas hasta que le tocó marcar a él. El primero de cabeza a pase de Marcelo; y el segundo en un remate complicado aunque sin portero. Dos goles que le deben servir para que alcance ese estado de tranquilidad que tanto necesita. Lo evidente es que en la Champions sí que ve puerta: lleva ocho goles en cinco partidos. Para el Madrid de dudas existenciales en la liga, no hay mejor terapia que la copa de Europa. En su querida Champions encuentra el calor que le falta en la competición domestica, olvidándose  de los malos tragos ligueros. En Nicosia, el Madrid firmó el mejor resultado a domicilio en la competición que más quiere, la Champions, y que le debe servir para que de una vez por todas recupere sensaciones. Ahora lo que le hace falta es llevar esas buenas sensaciones a la liga. Falta le hace.


NO DIGA REAL MADRID,DIGA REY DE EUROPA 

       El Real Madrid, por segundo año consecutivo se ha clasificado para la final de la Champions League, erigiéndose una vez más como el rey de Europa. Los hechos así lo demuestran: tres finales en los últimos cuatro años; alcanza su 15ª final de las que ha ganado 11. Hasta ahora ningún equipo desde 1960 se había clasificado finalista de forma consecutiva;además de haberse clasificado semifinalista en los últimos siete años. ¿Hay quien de más?. Nadie. En un partido apasionante por todo lo que ha conllevado, el Madrid aunque perdió por 2-1 frente a un Atlético que vendió cara su derrota, la renta del partido de ida (3-0) a la postre le fue suficiente para meterse otro año más en la final europea. Fue una derrota dulce que le devuelve a su cita preferida, la final de la copa de Europa   El último derbi en el Calderón hizo honor a la historia de dos grandes equipos, que nos ofrecieron un hermoso espectáculo lleno de pasión,orgullo y mucha adrenalina. Ganó el fútbol. Las dos aficiones pueden estar orgullosas de su equipo. Los dos sacaron a relucir ese orgullo bien entendido que cada uno administró según sus intereses y forma de entender. Los dos fueron igual de válidos. El Atlético salió como se preveía con el cuchillo entre los dientes,a tumba abierta, poniendo trampas y presionando hasta la extenuación a los blancos que esta vez vistieron de negro. Los rojiblancos respondían así al conjuro frente a su afición la víspera del partido. Y lo logró con una puesta en escena volcánica que hizo estremecer los muros del Madrid que en esos minutos iniciales, no sabia como jugarle a un Atlético pletórico que creía en el milagro. Más aún cuando a los 16 minutos exactos ganaba por 2-0, con goles de Saúl que en el 12 remataba perfectamente de cabeza un saque de esquina; y después en el 16, Griezman de penalti, lograba el segundo tanto que ponía en órbita a todo el Calderón, que era un grito unánime;”creemos, pues podemos”. El equipo de Simeone en apenas un cuarto de hora había logrado lo que tenía planeado: meter el miedo en el cuerpo al Madrid para que le entrase las dudas. Pero curiosamente, el 2-0 hizo más daño a los rojiblancos que a los madridistas, porque a partir de ese momento, el Madrid se hizo dueño de la situación con un juego de toque y de control, perfectamente guiado por un Modric imperial, y un fuera de serie como Isco, que sigue en estado de gracia. El Atlético en ese inicio arrollador con más empuje que juego pero con una fe y entrega encomiable, fue apagándose por el tremendo esfuerzo de ese arranque brutal. El Madrid en cambio, cuando el juego se sosegó, empezó a crecer hasta dominar el tempo de todo el partido. Los del Cholo Simeone parecía que se tomaban un respiro y los de Zidane se sobreponían al vendaval del rival, en el inicio. Eso parecía, pero el control madridista ya fue una constante durante todo el partido,imponiendo su fútbol ante las acometidas episódicas de los rojiblancos . El centro del campo comandado por Modric, Kroos, Casemiro e Isco, fue la clave del partido. Modric,sacó el compás e Isco, la genialidad. El Real Madrid volvió a ser la bestia negra del Atlético en Champions:cuatro años seguidos. Pero el último partido europeo en el Calderón nos deja la alegría del Madrid, camino, creo que merecidamente de su decimoquinta final, y la vergüenza torera y el orgullo de un Atlético que ha luchado y le hizo probar el miedo a su rival en un comienzo conmovedor. Justicia para un Real Madrid superior y honor para un Atlético que cayó de pié. A los 42 minutos, se esfumaron las esperanzas rojiblancos con el gol de Isco que tuvo en Benzema al gran protagonista. La jugada del francés es para enmarcar, es puro arte. Una obra suprema de un jugador que tiene tanta calidad como parsimonia. Lo suyo no es la pelea ni la constancia y por esta razón el Bernabéu no soporta muchas veces su apatía, pero clase tiene para aburrir. Esta inmensa calidad apareció en el Calderón en el momento justo, cuando más lo necesitaba su equipo. Eliminó a tres rivales sobre la cal de la línea de saque de esquina,pase atrás para Kroos que dispara respondiendo Oblak con una espectacular parada. Pero como esa jugada merecía ser gol, ahí estaba Isco para recoger el rechace y marcar el 2-1 que dejó helado al Calderón y al Atlético que ya no fue el volcán de los primeros quince minutos. Ya nada fue igual. Un gol que vale una final. Una derrota nunca fue tan dulce para el Real Madrid. No obstante, el Atlético seguía apretando los dientes en cada entrada y llevó al límite las decisiones del árbitro, superado por unos y otros en las protestas. Hubo entradas feas de un lado y de otro y el partido se embruteció porque el Atlético propuso y el Madrid no se arrugó. Al Atlético, tal vez le sobraron algunas entradas que rayaron en la violencia.Godin y Gabi rozaron la expulsión. El Cholo Simeone, una vez más con sus soflamas coléricas que llaman a la épica, lo único que consiguió es que sus jugadores jugasen de una forma muy acelerada y hasta crispante,dejándoles sin resuello. Ya huele, la filosofía parda de Simeone. Debe saber que para eliminar al Real Madrid que llegaba con un 3-0 a su favor, más que rituales que claman por la machada, hacen falta argumentos futbolísticos. El Atlético, lo siento, no tuvo argumentos en el cómputo total de la eliminatoria. El Real Madrid ha sido mejor y con total justicia se mete en la final. En esta ocasión el talento se impuso a la pasión. Tras el descanso el partido fue lo que se presuponía. El Atlético se quedó sin fuerzas. Pagó caro el esfuerzo de los primeros 20 minutos, sobre todo Griezman que ha llegado a este tramo final fundido. El Madrid, fresco como una lechuga, tenía la pelota y el dominio de la situación. Gozó de alguna oportunidad para empatar como en un cabezazo de Benzema y en jugada personal del mismo francés. Pero el caso, es que el Atlético tuvo dos oportunidades de meterse en el partido. En ambas ocasiones, una de Carrasco y otra de Gameiro, Keylor Navas, el protagonista madridista en el segundo periodo, respondió con dos espléndidas intervenciones. Por encima de pancartas absurdas por uno y otro bando; y de proclamas que solo acarrean violencia, estuvo el orgullo de dos grandes equipos que nos brindaron una apasionante noche que sirvió para despedir con todos los honores al histórico Vicente Calderón. Hasta la intensa lluvia del final del encuentro quiso rendirle homenaje. Como homenaje le brindó la afición atlética a sus jugadores por su entrega y por lo logrado hasta ahora, que es mucho. En una noche extraña pero bonita, el Real Madrid también salió a saludar a su afición y a plantar su bandera en el césped del Calderón. El finalista, justo y merecido, pasó el susto y peleará por la Duodécima. La Juventus, 19 años después, busca la revancha de aquella final perdida (1-0) contra el Real Madrid en el Arena de Ámsterdam,año 1998 (que recuerdos, fue mi debut en TVE). Cardiff, acogerá una gran final: Real Madrid-Juventus de Turín.


CRISTIANO Y EL REAL MADRID VUELVEN  A SER GRANDES 

      Cristiano Ronaldo y el Real Madrid , volvieron a  ser grandes en un escenario de postín, como el Allianz Arena de Munich. Como en las grandes ocasiones, el portugués resurgió marcando los dos goles que acercan al Madrid a las semifinales de la Champions League, al vencer al Bayern por 1-2. Su doblete enmudeció a los seguidores del Bayern Múnich. Cristiano fue el estandarte de los de Zidane, pero lo cierto y verdad es que el equipo en general estuvo a buen nivel, haciendo un segundo tiempo para enmarcar. Fue entonces cuando el Real Madrid, que todos esperamos, hizo acto de presencia para borrar del partido a los alemanes que sólo tuvieron presencia en el primer periodo en el que pudieron dejar KO al Madrid, si Vidal llega a transformar la pena máxima con la que fue castigado Carvajal por una mano inexistente (le dio en el hombro).. Antes de ese error del colegiado italiano Rizzoli, el mismo Vidal había marcado de cabeza, que más bien pareció un obús, el 1-0, al aprovecharse de un saque de esquina de los muchos que llegó a sacar el Bayern(6) en los primeros 23 minutos. Los córners era el único peligro de los alemanes que ponían más empeño que juego ante un Madrid, por entonces, un poco retraído. Había mucho respeto en los dos equipos. Robben, era el jugador que más peligro creaba por la banda derecha, donde durante los primeros 45 minutos tuvo una autopista. El fallo del penalti al borde del descanso, fue el prólogo a la decadencia alemana y el resurgir del Madrid que se agarró al partido para ya no soltarlo. Y así fue, nada más comenzar el segundo periodo, minuto 47, jugada por la banda derecha de Carvajal, centro preciso y remate inapelable de Cristiano que comenzó su recital rematador. Veinte minutos después, marcaba el 1-2 en la posición de delantero centro al aprovechar un pase de Marcos Asensio que había sustituido a Bale, que se retiró lesionado. El portugués remató de plancha un balón que el gran Neuer no pudo parar. De esta forma Cristiano Ronaldo junto a sus compañeros certificó una victoria de prestigio. Falta le hacía al portugués volver a reverdecer viejos laureles ya que llevaba una temporada un tanto aciaga. Desde septiembre el luso no marcaba en Europa. Con los dos goles en Múnich, es el único jugador en alcanzar los 100 goles en la máxima competición europea. Además fue el que provocó las dos entradas de Javi Martínez que le costó la justa expulsión. En la noche grande de Múnich, el luso volvió a decir: “Aquí estoy yo”.   Cristiano estuvo en su papel de estrella, pero sería injusto no destacar el inmenso partido de Carvajal; la seguridad y aporte de un gran Sergio Ramos, el jefe de la defensa; a Casemiro en su papel de guardaespaldas de Modric y Kroos, que por fin despertaron de su largo letargo; las correrías de Marcelo; la clase de Benzema, pero que le sigue faltando contundencia; la puesta de largo en Europa de Asensio, que se hizo dueño y señor de su parcela en el poco tiempo que estuvo. En definitiva que el Bayern tuvo que rendirse al espléndido segundo tiempo del Real Madrid, que más que nunca jugó en equipo, y donde los alemanes no existieron. Si Asensio aprovechó extraordinariamente sus minutos, James hizo todo lo contrario. El colombiano que había sustituido a Benzema, fue el único suspenso del equipo blanco. Jugó andando, como si le importase un bledo lo que estaba ocurriendo en uno de los grandes escenarios de la Europa futbolística. James, está escribiendo con renglones torcidos su últimos episodios en el Real Madrid. Y me temo que Isco, que no apareció por decisión de Zidane, al final no renovará. Pero dejemos los asuntos mundanos para centrarnos en el partido en sí de los dos grandes rivales europeos. La pena es que el equipo de Zidane no haya cerrado la eliminatoria en casa del Bayern. Dejó escapar una ocasión única de noquear a los alemanes en su sede. Ojalá no lo tenga que lamentar en el partido de vuelta. El guardameta Neuer salvó a su equipo de seguir vivo en la eliminatoria con tres paradas imposibles: primero a un remate de cabeza de Bale; después a Cristiano al que le sacó una mano, no sabemos de dónde, a un tiro a bocajarro y por último a Benzema. El 1-2, tal y como transcurrió el partido, es un resultado demasiado bondadoso para el equipo alemán. “El Madrid pudo matar la eliminatoria,tuvimos suerte”, comentó con sinceridad Ancelotti, en rueda de prensa. En Múnich,durante todo el segundo periodo y más aún tras la expulsión por doble amarilla de Javi Martínez, solo estaba el Real Madrid y Neuer, su extraordinario guardameta que les salvó la vida. El Bayern estaba hundido,cansado y asustado como presagiando el golpe definitivo de un Madrid volcado que llegaba por todos los resquicios. Ese golpe definitivo de la eliminatoria lo pudo dar Sergio Ramos, pero el colegiado anuló el gol por fuera de juego. El Real Madrid no consiguió matar la eliminatoria, pero se llevó los olés de de sus aficionados y el silencio de los alemanes que callaron por la exhibición madridista en la segunda parte. Por el Allianz Arena, volvió aparecer el Real Madrid de las noches europea. El campeón de Europa vuelve a rugir.  


SERGIO RAMOS, UNA CABEZA PARA LA ETERNIDAD 

  Dos tremendos cabezazos de Sergio Ramos cuando pintaban bastos para el Real Madrid rescataron a un vulgar equipo blanco que fue ampliamente dominado por el Nápoles en la primera parte, donde los de Zidane estuvieron dispersos, perdidos y sin enganche entre líneas. Otra vez tuvo que ser Sergio Ramos quien sacase las castañas de fuego de un Madrid apocado, sin mordiente y perdido en un auténtico desbarajuste táctico. Su cabeza volvió a salvar al campeón de Europa (1-3). Son ya muchas veces las que se erige en salvador. Lo fue en la conquista de la Décima o en esta misma temporada para ganar la Supercopa europea y la más reciente en el Camp Nou para empatar con el Barcelona en el último instante. Son ya demasiadas las veces en las que Sergio Ramos sale en auxilio de su equipo en situaciones extremas. Sin duda alguna su cabeza queda para la eternidad de la historia del Real Madrid. El de Camas, que no pasaba por su mejor momento y que empezaba a ser muy criticado (no se perdona a nadie) dejó helado al estadio San Paolo. El infierno napolitano se acabó cuando llegó el empate (1-1) al inicio del segundo periodo; y más aún cuando pocos minutos después de otro cabezazo enorme que dio en Mertens, pero que pese a esa circunstancia, el balón hubiese entrado por la enorme fuerza que le imprimió, dejó la eliminatoria sentenciada. El Real Madrid pasó por los dos portentosos cabezazos de Sergio Ramos y por el gol final de Morata, que aprovecha como nadie los minutos que le concede Zidane, que sigue erre que erre con alinear a la BBC, es decir Benzema, Bale y Cristiano, cuando está demostrado, que al menos por ahora, no conectan. Con ellos en el campo, el equipo blanco se parte en dos porque son muy pocos solidarios, poco gremiales por la escasa aportación que hacen a las labores defensivas. Todo lo contrario sucede cuando está la segunda columna, siempre más dispuesta al sacrificio y a mirar por el bien del equipo. En un escenario con buen escaparate como el estadio de San Paolo, a los tres de arriba no se les vio. Bale, empezó con ganas, era el más incisivo pero se fue apagando. Benzema con Cristiano al lado volvió a estar mustio y desangelado; y Cristiano Ronaldo ni apareció (lleva seis partido en la Champions sin ver puerta). El portugués está en un estado de forma lamentable. Ahora mismo es más una rémora que una solución. Zidane está siendo muy cabezón con su idea de alinear contra viento y marea a la BBC, y más concretamente con su obsesión de meter como sea a Benzema y a un Cristiano Ronaldo que anda desaparecido en combate. Mal hace, porque su obcecación le puede arrastrar a él. La BBC, no deja jugar al Real Madrid con el esquema que mejor le sienta que es el 4-2-3-1. Los dos goles a balón parado( los blancos tienen el juego aéreo más poderosa de Europa), más el de Morata al final, no deben ocultar el flojo partido del Real Madrid que fue zarandeado por un fiero Nápoles durante toda la primera parte y al que tuvo en el alambre. Los de Zidane estuvieron a merced del Nápoles que maniató a sus centrocampistas, buscando la espalda a Casemiro ante la pasividad de Modric y Kroos, que no tuvieron su mejor partido. Pero el técnico francés no reaccionó a las emboscadas de los italianos. El técnico del Nápoles Sarri le ganó la partida táctica a un ciego Zidane que no dio cuenta que cinco son más que tres.. El Nápoles tenía cinco jugadores en el centro del campo por 3 del Real Madrid lo que supuso un serio desorden a la hora de sacar el balón.. Ahí empezó la sangría en los primeros 45 minutos que no fue a mayor gracias al salvador Sergio Ramos. El gol de Mertens a los 24 minutos y posteriormente su remate a la madera,presagiaban el desastre para un triste Madrid que andaba entre sobrado y desganado. Su actitud y su cara era la de un equipo que parecía que debutaba en Europa. Estaba asustado y encogido en el infierno napolitano. La alineación estelar de Zidane temblaba sin saber cómo sacar el balón y qué hacer ante la presión del Nápoles. No había comunicación, era un equipo deshilachado y sin ningún control de la situación. Así fue, hasta que al inicio de la segunda parte apareció por el cielo de Nápoles, el auxilio eterno del Real Madrid,Sergio Ramos, para cerrar el partido y la eliminatoria. Y por qué no decirlo, el debate. Con ventaja en el marcador, Zidane ya si intervino cambiando a Bale por Lucas Vázquez; Isco por Modric y Morata por Benzema. El juego de los madridistas entonces fue más reconocible, algo más picante y hasta profundo. Pero no nos engañemos, el fútbol del Madrid fue más bien escaso.Esta es la realidad, como realidad es Sergio Ramos, que volvió a rescatar al Real Madrid y lo mete de cabeza en los cuartos de final de la Champions


EL REAL MADRID NO ESTÁ TAN MAL COMO PARECE

     Por primera vez en la temporada vi divertirse al Real Madrid. Si,ya se que enfrente no tuvo rival pero en otras ocasiones parecidas, aun goleando, no fue feliz. La última noche, en cambio cambio su rictus serio y de crispación, por otro de fiesta. Parecía otro equipo... En la Champions, en el último partido de la primera fase frente al Malmoe sueco no solo goleó (8-0) sino que todo el equipo jugó a gran nivel y muy bien. Los jugadores blancos disfrutaron de lo lindo e hicieron felices a sus sufridos seguidores que por fin atisbaron lo que debe ser el Real Madrid. No solo quisieron agradar a su afición sino que jugaron a pleno rendimiento y hasta con saña. Estuvieron insaciables, querían más y más. Llegaron hasta los ocho goles y pudieron ser muchos más. El encuentro contra el Malmoe, ultimo partido de la liguilla de Champions, ha servido de terapia para un Madrid herido en su orgullo, no solo por lo que ha sucedido sobre el terreno de juego sino también en los despachos, donde están dando un espectáculo bochornoso. Al menos, en lo deportivo parece que comienza a resurgir. El Real Madrid fue un equipo muy serio que jugó a todo gas de principio a fin. No como contra el Getafe que tras 30 minutos pletóricos después se echó a dormir. Ha sido un gran ejercicio coral del equipo de Benítez, que dada la poca trascendencia del partido para la clasificación, dejó a varios titulares en la grada y no se notó. Diría que más bien mejoraron las prestaciones en sus ansias de discutirle la plaza a los titulares. En este aspecto, Kovacic se marcó todo un partidazo. A sus 21 años, el croata apunta muy alto. Es un jugador muy activo, hace las transiciones muy rápidas y a gran velocidad. Atención a este chico. Casemiro estuvo en su buena linea de siempre, es todo un muro de contención. Pepe, ejerció de capitán, estuvo en plan imperial. Vuelve a ser el Pepe de siempre. Hasta Danilo, nos recordó a ese jugador que vino del Oporto que era el dueño y señor de la banda derecha. Fue un encuentro balsámico que sirvió para ver la mejor versión de este Madrid que hasta ahora había sido muy taciturno. La goleada al Malmoe, iguala la mejor marca lograda por el Liverpool que también le metió ocho goles al Besiktas turco. Curiosamente, Benítez era el entrenador del equipo inglés, que luego sería el campeón de Europa. En la noche posterior a la conjura de la que después hablaremos, todo comenzó a fraguarse muy rápido. Benzema, puso el despertador muy pronto, a los 12 minutos marcaba el 1-0; doce minutos después hacia el 2-0 tras un buen servicio de Cristiano Ronaldo desde la banda derecha. El francés, encuentra en el césped la tranquilidad que le falta fuera. Sea por lo que fuere, el caso es que estamos viendo la mejor versión de Benzema en mucho tiempo. Lleva ya 46 goles en la Champions en los 77 partidos que ha jugado. El francés abrió el tarro de las esencias ante un equipo sueco que parecía compuesto por becarios inexpertos y asustados. Fue un rival muy débil que el Madrid hizo añicos. No tuvo enjundia el Malmoe, pero no por eso hay que quitarle méritos a la goleada de este “Madrid que no está tan mal como parece”. Dixit Benitez y que confirmo. El Real Madrid, a pesar del flojo rival que ha tenido enfrente ha mostrado otra cara. Ha jugado más en equipo, con alegría y solidaridad. Se les ha visto con mucha actitud y aptitud. Jugó con hambre, fue un equipo inconformista que de principio a fin buscó la senda del buen juego y el buen gusto para diversión de ellos y de la afición, que supo agradecérselo.. Cristiano Ronaldo ante la endeblez de los suecos no tuvo piedad y volvió a exhibir la voracidad de siempre y que tenía en el olvido. Marcó cuatro tantos, uno de falta ¡¡aleluya!! Y con once goles se erige en el máximo goleador de la liguilla de Champions. Da la sensación que el mejor Ronaldo empieza a recuperarse. Volvió a ser ese jugador explosivo con hambre permanente. Llevaba una temporada de larga ausencias y parece que ha regresado para quedarse. Como decimos fue un encuentro terapéutico para este Madrid que ofreció otro aspecto y otra fisonomía, más acorde con lo que se espera de un equipo grande. Soy de los que creo en Benitez. Ya se que no tiene glamour, que es objeto de burlas de algunos impresentables que trabajan en medios de comunicación por su aspecto. Le faltan el respeto sin apenas sonrojarse. Por cierto, vergonzoso el comentario de Jorge Valdano que ha opinado que Benítez es un entrenador muy frío que trata a los jugadores como soldados. Ya le hubiese gustado a Valdano tener el curriculum de Rafa Benítez. Ha demostrado ser un mal compañero, al tiempo que muy irrespetuoso con alguien mejor que él, como entrenador. También sé que Benítez es muy pesado en lo táctico y muy metódico; además de muy cansino en los números y en las estadísticas, pero es muy trabajador. Sabe de fútbol como el que más y si los jugadores saben llevarlo y entenderlo, llevará al equipo a conseguir algún título. La liga está ahí; y en Europa tienen mucho que decir... Siempre que en el vestuario haya paz y los jugadores se dejen de comportar como niños malcriados. En la última semana se ha hablado mucho en ese vestuario y ha habido como una conjura para que el Madrid vuelva a ser de nuevo, ese Real Madrid que abra las portadas por su futbol y no por los escándalos. Han decidido hacer causa común, abstrayéndose del ruido mediático y centrándose exclusivamente en el fútbol. PD. También tiene mucho que decir en Europa, el Atlético de Madrid que en un tremendo partido con Vietto y Saúl como grandes protagonistas, venció por 1-2 al Benfica en el estadio Da Luz y terminan como primeros de grupo. Por su parte, el Sevilla se lleva el premio de consolación. Sin nada que hacer ya en la Champions, al menos con su triunfo por 1-0 a la Juventus de Turín, le ha servido para meterse en la Europa Ligue, su competición favorita.


LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO  EMOCIONA A TODO UN PAÍS

Después de la gran proeza, escrita con letras de oro, de ganar a Francia que estaba en casa y con el apoyo de 27.000 almas, todos pensábamos que ganar a Lituania en la final era cosa fácil. Y así fue, la selección española de baloncesto, ha vuelto hacer historia y consiguió el tercer titulo de la Europa al derrotar en la final del Eurobasket a Lituania por 80-63. Fue como coser y cantar. Curiosamente, el partido de la final ha sido el más placido de la selección española durante todo el campeonato. Nunca sufrió, siempre estuvo arriba en un gran ejercicio coral de todo el equipo, que de nuevo tuvo en Gasol, a su líder espiritual y que volvió a estar en plan épico. Metió 25 puntos y volvió a dar una lección de baloncesto. Como estaba cantado fue elegido el jugador más valioso de del Eurobasket, donde ha sido el dueño y señor. Sin duda alguna, Pau Gasol es el mejor jugador de Europa de los últimos quince años. Ha sido el epilogo de un campeonato donde España no partía como favorito e incluso algunos apostaban que muy pronto estaríamos de vuelta. Pero ha sido tanto el orgullo y el amor propio de un equipo con mayúsculas, que han tirado por tierra los peores auspicios para consagrase como los Reyes del viejo continente. Y lo han hecho de la forma más hermosa posible, con el corazón y formando un equipo donde la solidaridad les ha sobrado a borbotones. Así como el orgullo que ha sido una constante a lo largo de todo el torneo. Era y es un equipo donde cada uno juega su papel y que tienen en el extraterrestre Gasol, al líder al que han seguido con auténtica devoción. Dijo que habían venido a por el oro y todos le creyeron. Se conjuraron para lograrlo, cada uno aportando sus virtudes y poniéndolas al servicio del Mesias que les condujo a la meta final, Pau Gasol. Fuese por las ausencias o por lo que fuese pero al principio eran pocos los que tenían fe en este equipo después del fiasco del Mundial que se disputó en nuestro país, el año pasado. Y menos aun tras las dudas iniciales que vinieron acompañadas por las derrotas frente a Serbia e Italia. La selección española nadaba contra corriente pero en los siguientes partidos siempre llegó a la orilla. Unas veces por casta, otras por orgullo y la mayoría de las veces por corazón, el caso es que fueron salvando obstáculo. Ganaron en un partido agónico a Alemania, después a Polonia, Grecia. El éxtasis llegó con Francia y la gloría, con Lituania. Ha sido, el triunfo de la fe, del espíritu de equipo que a base de casta y orgullo, comandados por el gran Gasol, voltearon la situación. Entonces se pasó del pesimismo general de los seguidores por la selección de baloncesto, a ser un ejemplo de amor patrio. El equipo español volvió a enganchar a todo un país que vibró como hacia tiempo que no lo hacia con el baloncesto y con un equipo que nos hizo sentirnos orgullosos. Es el tercer oro que consigue la Selección española en Europa. Los anteriores fueron en el 2009 y 2011. Junto al oro conseguido en el Mundial del 2006 completan un ciclo de los chicos de oro de nuestro baloncesto, la mejor generación. Nunca antes habíamos volado tan alto. Somos los Reyes de Europa. Esta España de la final frente a Lituania, llegaba curtida tras las duras batallas ante Grecia y Francia; y como dijo Sergio Scariolo, por cierto magnifico su trabajo, además de pasión había que salir muy concentrados. Así lo hicieron,mandando desde el salto inicial con un juego brillante y de muchos quilates. Siempre estuvieron por delante con cómodas ventajas que no bajaron de los ocho puntos. El primer y tercer cuarto de España rozó la perfección. Los lituanos nunca le cogieron la onda al partido. Valenciunas nunca pudo con el inmenso Gasol; Rudi Fernandez, en su mejor partido, pudo con Macilius y además aportó once puntos aunque salió maltrecho de su espalda. Claver y Felipe Reyes se hacían con los rebotes y los dos Sergios junto a Pau Ribas y Mirotic, ponían el ritmo. Consecuencia que España se paseó ante Lituania, que tuvo en Seibutis a su mejor jugador, con 13 puntos. Otra de las claves del triunfo tan solvente frente a los lituanos fue la gran defensa que practicaron y que ya habían escenificado contra Francia. Todos bajaron el culo en defensa, prueba de ello es que dejaron en 63 puntos a Lituania, una selección de lo mejorcito de Europa pero que ante esta España tan solidaria y llena de madurez, nada pudo hacer. En esta ocasión no se sufrió ni se necesitó una hazaña de Gasol, quien no obstante logró 25 puntos y capturó 12 rebotes, para ganar 80-63. Grande, grande y Grande este Pau, cuya fe en el oro contagio a todo el equipo. Gano España de forma arrolladora el tercer oro europeo de su historia. Es u suma y sigue de una generación de jugadores fuera de serie. Se comenzó a saborear la gloría en el 2001 y desde entonces España suma 10 medallas, incluidas las dos platas olímpicas de hondo calado porque fueron ante el equipo de Estados Unidos Unidos de sus estrellas NBA. Pero tal vez lo mejor de todo es que la selección española de baloncesto volvió a emocionar a todo un país.


EL MADRID TIENE MEJOR COLOR

La Champions le sienta bien al Real Madrid. Esta competición es  su gran aliada, donde encuentra remedio a sus males. En Alemania, concretamente en Gelserkirchen, y de nuevo ante el débil Schalke volvió a conseguir un triunfo balsámico que le debe ayudar a mejorar y a recobrar sus mejores sensaciones. Ganó por 0-2 y dejó la eliminatoria vista para sentencia. El partido de vuelta en el Bernabéu dentro de 15 días será de puro trámite. Fuera por la Champions, pero el caso es que en Alemania vimos a un Real Madrid con mucho oficio, más serio que en los últimos partidos y sobre todo muy profesional.  Los blancos tuvieron otro color.. Pero el juego que desplegó tampoco fue nada del otro mundo. Sinceramente yo esperaba más del equipo de Ancelotti porque  enfrente tuvo a un Schalke muy mermado por las lesiones y lleno de adolescentes como su guardameta Wellenreuther y su delantero Platte que sustituyó al lesionado Huntelaar, ambos con 19 años. El equipo de la Cuenca del Rhin, solo ofreció entusiasmo y poco más. Por esta circunstancia uno esperaba que el Real Madrid volviese a explotar su vena goleadora. Se quedó en solo dos goles, cuando la diferencia entre uno y otro equipo es abismal. Los alemanes dieron tantas facilidades que el partido fue una balsa de aceite  para el Real Madrid al que vi un poquito mejor pero con los vicios que viene mostrando desde que comenzó el año: escaso de fluidez, lento, mucho sobo de balón pero poca profundidad. El equipo sigue jugando en estático. Hay pocos desmarques y el juego es hasta previsible. Este Madrid sigue buscando su identidad, y hasta que eso llegue lo mejor son los triunfos, pero el mal sigue ahí. Mientras encuentra su mejor versión, lo mejor es enfrentarse a equipos como el Schalke de poco fuste que no hundan los cimientos del club blanco. Ahora mismo este Madrid, sea por las lesiones y por el bajón físico no está para grandes retos, cuando lleguen los cuartos de final tendrá  que haber mejorado mucho si quiere volver a estar en la final de Champions. Ahora, no le veo. Reflexiones a parte, diremos que el Real Madrid sin grandes alardes tumbó al Schalke con dos buenas maniobras de sus dos laterales para imponerse por ese 0-2. El primero en actuar fue Carvajal(buen partido el suyo) quien curiosamente  a pierna cambiada, con la izquierda, hizo un centro perfecto para que Cristiano marcase su sexto gol en esta Champions, lo necesitaba; y Marcelo casi al final tirando con su pierna mala, la derecha, marcó todo un golazo por la escuadra. La defensa del Madrid, con el ya recuperado Pepe junto a Varane y los dos laterales, fue lo mejor del Madrid junto a Isco que cuajo otro  buen partido, bien ayudado por Bale que dejó constancia de su velocidad y su clase en un par de jugadas. Cristiano Ronaldo a pesar de marcar, sigue sin estar... Debutó en competición europea el brasileño Lucas Silva,  nervioso al comienzo para ir asentándose después.. No desentonó pero estuvo lento. Actuó como interior derecha escoltando a Kroos con quien se entendió bien. Le va a costar adaptarse al fútbol europeo, pero es de esos jugadores que pueden ser muy aprovechables. En principio, ofrece mejores garantías que Illarramendi, a quien Ancelotti ha enterrado como jugador del Real Madrid. Alemania ha dejado de ser tierra maldita para los madridistas. Con la victoria sobre el Schalke suma el cuarto triunfo de la historia en suelo alemán. Los tiempos han cambiado En definitiva, mejor triunfo que juego de los blancos que vistieron de rosa –vaya color- que le asegura prácticamente el pase a los cuartos de final y que de paso tranquiliza  a este convaleciente Madrid de  principios de año que quiere llegar al mes de marzo en plenitud.  


GLORIA AL GRAN CAMPEÓN DE EUROPA

El Real Madrid entra en la leyenda y lo hace por la puerta grande, alcanzando el éxtasis tras una final que ha resultado épica para los madridistas; y dramática para el Atlético de Madrid que estuvo a un minuto de la gloría.
El Madrid se corona como el Rey de Europa al alcanzar los dos dígitos que le califican como el autentico dominador del fútbol europeo al conseguir la Décima, que ha dejado de ser una obsesión para convertirse en una realidad, ganándola en un tremendo y emotivo partido 4-1 al Atlético tras prórroga..
En la final de Champions disputada en Lisboa, el gol de Sergio Ramos en el descuento, minuto 93, recordó aquel del jugador del Bayern Munich. Como entonces, el Atleti rozó la gloria pero el gol de Sergio Ramos que significaba el empate a uno, les mató. En la prórroga, el cansancio físico y psíquico terminó por hundir al Atlético de Madrid.


PALIZÓN HISTÓRICO

Increíble el recital que ha dado el Real Madrid frente al Barcelona en la segunda semifinal de la Final a Cuatro de la Euroliga de baloncesto, que se está disputando en Milán. No ha sido un triunfo cualquiera ha sido un palizón histórico a su máximo rival de la canasta, el Barça al que ha humillado de forma escandalosa. Ganó el Real Madrid por 100-62; 38 puntos de diferencia que habla muy bien a las claras de la superioridad del equipo de Laso que bailó a los azulgranas que solo aguantaron hasta el descanso


REAL MADRID = A DECEPCIÓN

No sé lo que tendrá la Copa de Europa para el Real Madrid que cuando se clasifica finalista pierde el norte, se deja ir y olvida todo lo demás. Pasó en anteriores ediciones – en la séptima, octava y novena- que fue clasificarse finalista y dejar de ganar partidos. Lo que sucede es que si gana la Décima, igual compensa, aunque no a todos conformaría porque es una pena que con la plantilla que tiene no hayan hecho un esfuerzo para tratar de conseguir el triplete: Copa ( que ya la tienen, la Liga y la Champions). Podía haber sido una temporada histórica.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013