Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Baloncesto

LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO  EMOCIONA A TODO UN PAÍS

Después de la gran proeza, escrita con letras de oro, de ganar a Francia que estaba en casa y con el apoyo de 27.000 almas, todos pensábamos que ganar a Lituania en la final era cosa fácil. Y así fue, la selección española de baloncesto, ha vuelto hacer historia y consiguió el tercer titulo de la Europa al derrotar en la final del Eurobasket a Lituania por 80-63. Fue como coser y cantar. Curiosamente, el partido de la final ha sido el más placido de la selección española durante todo el campeonato. Nunca sufrió, siempre estuvo arriba en un gran ejercicio coral de todo el equipo, que de nuevo tuvo en Gasol, a su líder espiritual y que volvió a estar en plan épico. Metió 25 puntos y volvió a dar una lección de baloncesto. Como estaba cantado fue elegido el jugador más valioso de del Eurobasket, donde ha sido el dueño y señor. Sin duda alguna, Pau Gasol es el mejor jugador de Europa de los últimos quince años. Ha sido el epilogo de un campeonato donde España no partía como favorito e incluso algunos apostaban que muy pronto estaríamos de vuelta. Pero ha sido tanto el orgullo y el amor propio de un equipo con mayúsculas, que han tirado por tierra los peores auspicios para consagrase como los Reyes del viejo continente. Y lo han hecho de la forma más hermosa posible, con el corazón y formando un equipo donde la solidaridad les ha sobrado a borbotones. Así como el orgullo que ha sido una constante a lo largo de todo el torneo. Era y es un equipo donde cada uno juega su papel y que tienen en el extraterrestre Gasol, al líder al que han seguido con auténtica devoción. Dijo que habían venido a por el oro y todos le creyeron. Se conjuraron para lograrlo, cada uno aportando sus virtudes y poniéndolas al servicio del Mesias que les condujo a la meta final, Pau Gasol. Fuese por las ausencias o por lo que fuese pero al principio eran pocos los que tenían fe en este equipo después del fiasco del Mundial que se disputó en nuestro país, el año pasado. Y menos aun tras las dudas iniciales que vinieron acompañadas por las derrotas frente a Serbia e Italia. La selección española nadaba contra corriente pero en los siguientes partidos siempre llegó a la orilla. Unas veces por casta, otras por orgullo y la mayoría de las veces por corazón, el caso es que fueron salvando obstáculo. Ganaron en un partido agónico a Alemania, después a Polonia, Grecia. El éxtasis llegó con Francia y la gloría, con Lituania. Ha sido, el triunfo de la fe, del espíritu de equipo que a base de casta y orgullo, comandados por el gran Gasol, voltearon la situación. Entonces se pasó del pesimismo general de los seguidores por la selección de baloncesto, a ser un ejemplo de amor patrio. El equipo español volvió a enganchar a todo un país que vibró como hacia tiempo que no lo hacia con el baloncesto y con un equipo que nos hizo sentirnos orgullosos. Es el tercer oro que consigue la Selección española en Europa. Los anteriores fueron en el 2009 y 2011. Junto al oro conseguido en el Mundial del 2006 completan un ciclo de los chicos de oro de nuestro baloncesto, la mejor generación. Nunca antes habíamos volado tan alto. Somos los Reyes de Europa. Esta España de la final frente a Lituania, llegaba curtida tras las duras batallas ante Grecia y Francia; y como dijo Sergio Scariolo, por cierto magnifico su trabajo, además de pasión había que salir muy concentrados. Así lo hicieron,mandando desde el salto inicial con un juego brillante y de muchos quilates. Siempre estuvieron por delante con cómodas ventajas que no bajaron de los ocho puntos. El primer y tercer cuarto de España rozó la perfección. Los lituanos nunca le cogieron la onda al partido. Valenciunas nunca pudo con el inmenso Gasol; Rudi Fernandez, en su mejor partido, pudo con Macilius y además aportó once puntos aunque salió maltrecho de su espalda. Claver y Felipe Reyes se hacían con los rebotes y los dos Sergios junto a Pau Ribas y Mirotic, ponían el ritmo. Consecuencia que España se paseó ante Lituania, que tuvo en Seibutis a su mejor jugador, con 13 puntos. Otra de las claves del triunfo tan solvente frente a los lituanos fue la gran defensa que practicaron y que ya habían escenificado contra Francia. Todos bajaron el culo en defensa, prueba de ello es que dejaron en 63 puntos a Lituania, una selección de lo mejorcito de Europa pero que ante esta España tan solidaria y llena de madurez, nada pudo hacer. En esta ocasión no se sufrió ni se necesitó una hazaña de Gasol, quien no obstante logró 25 puntos y capturó 12 rebotes, para ganar 80-63. Grande, grande y Grande este Pau, cuya fe en el oro contagio a todo el equipo. Gano España de forma arrolladora el tercer oro europeo de su historia. Es u suma y sigue de una generación de jugadores fuera de serie. Se comenzó a saborear la gloría en el 2001 y desde entonces España suma 10 medallas, incluidas las dos platas olímpicas de hondo calado porque fueron ante el equipo de Estados Unidos Unidos de sus estrellas NBA. Pero tal vez lo mejor de todo es que la selección española de baloncesto volvió a emocionar a todo un país.


EL MADRID DE BALONCESTO ALCANZA LA PERFECCIÓN

       Mejor imposible. El Real Madrid de baloncesto ha completado el mejor año de su historia. Ha ganado todos los títulos habidos y por haber. No solo el primer equipo ha conseguido el póker, sino también las categorías inferiores han sido las dominadoras en España y Europa. Este equipo del Real Madrid de baloncesto, es un regalo para la vista que nos retrotrae en el tiempo, al de los años dorados. A aquel de Pedro Farrandiz de los Emiliano, Luyck, Brabender, Ramos, Cabrera, Walter Szczerbiack,etc... que en la temporada de 1973-74 también gano todo, como ahora el de Laso, que vuelve a repetir la gesta con la misma espectacularidad de entonces. Este equipo, como muy bien ha dicho Pablo Laso es ya para el recuerdo. El mejor Madrid de todos los tiempos se ha reencarnado en el actual que ha regresado para marcar una época. Lo conseguido esta temporada es para enmarcar. Si al inicio de temporada logró la Supercopa, venciendo al Barcelona en la final; en mitad de la temporada conquistó la Copa del Rey, teniendo como víctima de nuevo a los azulgranas; en mayo logró su sueño de más de 20 años, volver a ganar la Copa de Europa. Para completar el póker necesitaba adjudicarse la Liga ACB. Algo que logró en la tarde el miércoles.. Un título ganado y celebrado en casa del su gran rival, el Barcelona, en el Palau Blau Grana, al que silenció con un gran juego, pero que esta vez si estuvo a la altura que se le demandaba y supo aceptar el triunfo de un equipo que fue superior en todo al azulgrana, que ha comenzado a desintegrarse. Solo Tomic con 29 puntos, estuvo a la altura. El santuario azulgrana no tuvo más remedio que rendirse a la evidencia, a la tremenda superioridad del Madrid que ha completado una temporada histórica. El equipo de Laso se impuso al Barcelona en el tercer partido por 85-90. Ha sido un 3-0 inapelable e implacable que habla bien a las claras de la tremenda superioridad de los blancos que bloquearon cualquier resquicio de rebeldía del Barcelona que llegó a ponerse por delante en el marcador en el tercer cuarto, donde los madridistas se tomaron un respiro. Los de Xavi Pascual, en ese tercer cuarto sacaron a relucir el orgullo herido que les valió para remontar el resultado. Pasó de perder por 14 punto a dominar por 5 en una buena racha de triples que capitaneó Abrines, poniendo el resultado favorable a los azulgranas por 67-62. Pero fue puro espejismo, sobre la bocina del final del tercer cuarto, Sergio Rodríguez se sacó de la manga uno de esos triples imposibles y devolvió la tranquilidad a los suyos y el desasosiego a los azulgranas.. Con 67-65 comenzó el definitivo último cuarto. Era una liga a 10 minutos y Pablo Laso no dejó escapar la oportunidad. El Real Madrid salió a por todas y fue el primero que comenzó dando con un triple del pistolero Carroll, que devolvió la ventaja a los blancos que ya no la perderían hasta ese definitivo 85-90, que les daba el título de liga que hace el numero 32 en su historia. La tercera victoria de los de Laso ha venido de la mano de la llamada segunda unidad: Sergio Rodriguez,Carroll,Maciulis, Nocioni y Slaugther. En esta ocasión la clarividencia y aportación de Llull y Rudi Fernández, sin desmerecer, no ha sido necesaria. Lo que habla del gran capital de este equipo, donde predomina el grupo sobre las individualidades. Gran trabajo coral de todo el grupo, donde brillaron Carroll con 19 puntos, Nocioni (Gran fichaje por el carácter que ha imprimido al equipo) que anotó 11 puntos, y Maciulis(trabajo en la sombra) con 10. El Madrid fue todo un equipo. Sergio Llull, fue elegido el jugador más valioso de la final de la liga ACB. Todo apunta que jugó su ultimo partido como madridista. La NBA, le espera. Concretamente los Houston Rockets que le van a ofrecer casi 18 millones de dólares por tres años de contrato. Tal como lo vimos, huele a despedida. Se merece el premio de ir a la mejor liga del mundo. Se va por la puerta grande. No como otros, que dicen querer mucho al Madrid, pero que lo chantajean para renovar y subirle el sueldo. ¿Verdad Sergio Ramos? Por cierto, que parece ser que el jugador ha pedido al club en una reunión mantenida con el director general, José Ángel Sanchez, que lo traspasen. Pues tanta paz lleve, como paz deja. Como dijo en su día Santiago Bernabéu: “Quién no quiera estar en el Real Madrid, ya sabe donde está la puerta de salida”. Solo falta ponerle el lazo. A lo que íbamos. El Real Madrid de baloncesto fue superior a su gran rival, el Barcelona, en el partido, en la final de la liga y en toda la temporada. Es el fruto de un trabajo bien hecho. Qué aprendan los del fútbol ¿Verdad Florentino? La clave está en dejar tomar decisiones a los que saben. La sección de baloncesto con su temporada perfecta, salvó el honor del Real Madrid.  


REYES DE EUROPA

       Si hay un equipo que se merecía  una Euroliga de baloncesto, ese no es otro que el Real Madrid  que lleva ya tres años realizando el mejor baloncesto de Europa. En las dos anteriores temporadas se quedó en puertas de la gloria, pero por unas circunstancias o por otras, no puedo ser. En esas dos finales perdidas que provocaron un mar de lagrimas, el equipo aprendió la lección, todos ganaron en madurez y a la tercera llegó la vencida. Fue tal vez en la mejor ocasión: en casa y ante su público que ha vuelto a reencontrarse  con el gran Real Madrid de baloncesto que vuelve a reinar en Europa. Han tenido que pasar 20 años para que el equipo blanco vuelva a la cima del baloncesto europeo al conquistar la Novena, siendo el conjunto con más entorchados. Después de dos finales consecutivas perdidas, que supieron a fracaso, el hecho de conquistar la Novena en la capital ante su gente, sabe a gloría; y si además se consigue desde el coraje, el corazón, el alma y la clase, sabe aún mejor. Este equipo de Pablo Laso, no solo tiene talento, tiene ese algo más que le hace diferente. No solo tiene alma, corazón y ese gen competitivo, tiene un par de ...., cojones, porque no decirlo,  que le convierte en un equipo de auténticos guerrilleros. Y en este aspecto sobresale especialmente, Nocioni, el “Chapu” que no solo vino para esto, como en más de una ocasión ha dicho, sino que le dado al equipo ese espíritu ganador que tal vez le faltaba,  además de dotarlo de más carácter. Las tremendas heridas  que dejó las malditas finales de Londres y Milán, se curaron ¡¡y de que manera!! El 17 de mayo del 2015, cuando Felipe Reyes alzó al cielo de Madrid  la Novena Copa de Europa. En ese momento,  el Palacio de los Deportes de la Comunidad madrileña entró en éxtasis . Es el día en el que el club blanco se reconcilio con su historia, 20 años después. Se impuso al tremendo Olympiakos de Grecia por 78-59, un resultado abultado un tanto engañoso porque el encuentro estuvo presidido por la igualdad. Solo en el último cuarto se escapó  el Madrid de la garra defensiva de los griegos. Carroll  y Nocioni, con 16 y 12 puntos respectivamente, fueron los más destacados en un partido de mucho músculo donde Nocioni  a base de “testiculina” arrastró a su equipo hasta el mayor triunfo en los últimos años.  A sus 35 años, fue el jugador más valioso de la Final. Fue conmovedor el ejercicio de superación de Nocioní que en esta final a cuatro ha sido el jugador determinante que ha contagiado a sus compañeros  con ese ardor combativo de no rendirse nunca. Este Real Madrid de Pablo Laso, quien estuvo en la rampa de salida al final de la campaña anterior, ha superado el trauma que supuso la perdida de dos finales. Su grandeza,  reside en esa resistencia al cruel destino. Encajó los duros golpes y ha sabido levantarse a lo grande imponiéndose a todo un equipazo como el Olympiakos, su primer verdugo en el 2013, que esta dotado de una gran riqueza táctica y de una gran experiencia, comandados por un gran Spanoulis a quien secaron los distintos jugadores blancos con los que fue alternando Pablo Laso en su defensa. El partido fue una lucha continua por la fuerza con  las que se median los dos equipos. El Madrid no encontró soluciones hasta los últimos cinco minutos. Antes, le toco sufrir de lo lindo con posesiones al límite,lanzamiento forzados y corriendo hasta reventar.Supo sufrir ante el empuje griego que comenzó  como un tiro. Sobrevivió en el barro a base de dureza física y mental y de echarle los arrestos necesarios hasta dejar agotado al rival. Ahí el protagonismo lo ejerció el gran Nocioni, ayudado  por la frialdad de Maciulis, que se sacó tres triples en el momento en el que el Olympiakos se empezaba  a ir en el marcador por seis puntos  (15-21). Durante el primero y segundo cuarto, la igualdad fue lo que imperó en el marcador. En el tercer cuarto, tras el descanso, el Madrid comenzó a fraguar su despegue. Rudi con un triple puso la máxima (40-29). Pero los griegos no entregaron la cuchara, todo lo contrario crecieron y a base de casta, el Olympiakos contestó con un parcial de 0-12 que llenó de murmullos el Palacio, que se puso a temblar. Hacia falta algo para volver a poner las cosas en su sitio, entonces apareció el pistolero de Michigan, Jaycee Carroll, quien anotó ocho puntos consecutivos y tres triples imposibles. Se resarció de su poca presencia en Londres y Milán. Fue el otro héroe de la Novena. El principal, Nocioní, se sacó otros dos triples y dos tapones que ya dejaron desmoralizados a los recios griegos. Ni Spanoulis, siempre temible en las rectas finales, tuvo ya poder de reacción. Faltaban dos minutos, y el encuentro ya quedó sentenciado. El Madrid alcanzaba el cielo de la Novena con un gran partido que le devuelve a lo más alto. Se lo merecía y lo consiguió. El Real Madrid de baloncesto salvó el honor del club con este título continental, porque el hermano mayor, el del fútbol,  fracasó. Se quedó sin nada. En un mismo día, Madrid conocía dos campeones. A las nueve menos cuarto, el Barcelona consiguió  su vigésimo tercer  título de liga en el Calderón, al ganar al Atletico de Madrid  con  un gol de Messi, el jugador que rescató a este Barça de los infiernos para devolverlo a lo más alto. También hay que inscribir en este apartado a Luis Enrique, a quien en la Ciudad Condal querían echarle allá en el mes de diciembre. No solo superó el entorno sino que con mano izquierda supo comprender al jefe Messi, y juntos reconducir la situación hasta hacerle justo campeón de liga. El Real Madrid, ganó al Espanyol 1-4, hizo los deberes pero ya era demasiado tarde. Cristiano Ronaldo se consoló con marcar tres goles más. Pobre consuelo para un equipo que se diga lo que se diga, ha fracasado estrepitosamente en esta temporada. Cero títulos. El baloncesto por esta vez le robó protagonismo al futbol, en la capital. El Real Madrid de basket, le ha quitado algunos titulares al Barcelona campeón de liga. En Madrid, curiosamente se habló más de la Euroliga conquistada por los blancos, que del título de liga del Barça.¿Por qué será?


PALIZÓN HISTÓRICO

Increíble el recital que ha dado el Real Madrid frente al Barcelona en la segunda semifinal de la Final a Cuatro de la Euroliga de baloncesto, que se está disputando en Milán. No ha sido un triunfo cualquiera ha sido un palizón histórico a su máximo rival de la canasta, el Barça al que ha humillado de forma escandalosa. Ganó el Real Madrid por 100-62; 38 puntos de diferencia que habla muy bien a las claras de la superioridad del equipo de Laso que bailó a los azulgranas que solo aguantaron hasta el descanso


PERMISIVIDAD ARBITRAL

Nada reprocharé al Real Madrid de Baloncesto por su derrota en la Euroliga frente al Bayern Múnich por 85-83, porque lleva una temporada para quitarse el sombrero con ninguna derrota en las 22 jornadas de liga ACB y solo dos en la competición Europea. Pero si diré algo en contra de los 3 colegiados (dos italianos y uno portugués) que arbitraron y de cuyos nombres prefiero no acordarme. Los tres estuvieron muy permisivos con la dureza que exhibió el Bayern durante todo el encuentro, pero especialmente en los últimos cinco minutos donde todo valía en la zona alemana.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013