Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

EL IMPULSO CANIBAL DE SUÁREZ

27 junio, 2014

 Luis Suarez and Giorgio Chiellini

El ansia carnívora que padece Luís Suárez, le va a salir muy cara. La Comisión Disciplinaria de la FIFA como saben, le ha sancionado con nueve partidos internacionales y  la prohibición de ejercer cualquier actividad relacionada con el fútbol durante cuatro meses por el mordisco que le dio al defensa italiano Chielini durante el encuentro Uruguay-Italia del pasado martes. Aunque  Uruguay va a apelar la sanción, es evidente que todo esto supone la despedida del Mundial del delantero centro más valorado del planeta fútbol en la actualidad. Amen de la multa de 82.000 euros que tiene que pagar.

 

En casi todo estamos de acuerdo con la ejemplar sanción. Nos parece justo y bien proporcionado privarle de jugar durante nueve partidos por esa injustificada y miserable acción que es cuanto menos vergonzosa por todo lo que entraña.  Es más hasta nos parecen pocos partidos. No puede tolerarse semejante comportamiento cuando hay millones de ojos (niños sobre todo) viendo el espectáculo que siempre es un Mundial de Fútbol.

 

También nos parece bien que esté cuatro meses sin poder jugar al fútbol con su equipo de origen en este caso el Liverpool que ahora más que nunca lo quiere traspasar. El Barcelona y el Real Madrid lo tienen en su agenda. Luís Enrique, el nuevo técnico azulgrana  está tratando de convencer a la directiva para que lo fichen. Lo quiere a toda costa en su Barça, a pesar de sus antecedentes. Real Madrid, en cambio ha perdido todo interés en contratarle después de ver el instinto animal de Suárez. Y nos parece bien, dados sus antecedentes no es recomendable su contratación. Allá cada uno con su actos.

 

Lo que nos parece desproporcionado es que en esos cuatro meses no pueda ni entrenar con su equipo ni pisar un estadio de fútbol. Eso, en términos vulgares es una pasada y no tiene sentido. Suárez puede que tenga esos instintos irrefrenables de morder cuando la tensión le aprieta, pero no es un delincuente para prohibirle la entrada a cualquier estadio de fútbol. Y menos aún se le puede prohibir entrenar pues su profesión es la de futbolista y su obligación es estar en forma para cuando pueda volver a jugar.  El  castigo en este aspecto, nos parece excesivo.

 

A Suárez se le puede castigar con esos nueve partidos, con una multa y hasta con cuatro meses sin poder jugar partido oficial alguno, pero no se le puede borrar de un plumazo de su profesión y todo lo que le rodea. Creo que se han cebado con él por la trascendencia que ha tomado el asunto y la FIFA, ha tomado una decisión más popular que otra cosa y por esta circunstancia el castigo ha sido ejemplar para callar bocas.

Igual de severos deberían haber sido en otras acciones  que han protagonizado otros futbolistas que dieron codazos, cabezazos, escupieron o rompieron la pierna a otro rival. Esas acciones salieron más baratas que dar u n mordisco.

Suárez merece la sanción como futbolista, pero también  la FIFA y la Federación Uruguaya de  fútbol  deben preocuparse del delantero en el aspecto personal. Luís Suárez necesita atención médica o psicológica para terminar con ese instinto que tiene de morder al rival. Ya lo ha hecho en tres ocasiones y si no se le trata volverá a las andadas. La FIFA declaró que su sanción no incluye la obligación de que el futbolista siga un tratamiento para aprender a controlar sus impulsos. A la FIFA lo único que le interesa es recaudar. Mucha sanción y todo lo que quieran pero el máximo organismo del fútbol no prohíbe el traspaso del catalogado delincuente Luís Suárez. Como hay dinero  por medio, ni se toca este asunto. ¡¡Cuadrilla de hipócritas!!

Las reacciones a la dura sanción han sido múltiples y variadas: unas a favor y otras en contra. En Uruguay la reacción ha sido más pasional que racional.  Flaco favor le hacen al jugador en su país  al recibirle como un héroe por hacer algo tan indigno como morder a un rival. A Suárez le han sancionado por morder no por ser uruguayo.

 

La sanción ha sido ejemplar en su primera parte y excesiva en cuanto a estar cuatro meses sin ejercer cualquier actividad vinculada con el fútbol. Con cuatro meses si n jugar, pero entrenando hubiese bastado además de los 9 partidos de sanción.


ADIÓS CON DECENCIA PERO NO OLVIDEMOS EL FRACASO MUNDIAL CASILLAS CON PIE Y MEDIO FUERA DEL R.MADRID
ADIÓS CON DECENCIA PERO NO OLVIDEMOS EL FRACASO MUNDIAL
CASILLAS CON PIE Y MEDIO FUERA DEL R.MADRID

responder


Notice: Undefined index: cfg in /var/www/vhost/penaltyexpulsion.com/home/html/wp-content/themes/forte/comments.php on line 67


Notice: Undefined variable: cfg in /var/www/vhost/penaltyexpulsion.com/home/html/wp-content/themes/forte/scripts/crypt/cryptographp.fct.php on line 24

Notice: Undefined variable: reload in /var/www/vhost/penaltyexpulsion.com/home/html/wp-content/themes/forte/scripts/crypt/cryptographp.fct.php on line 24

Notice: Undefined variable: reload in /var/www/vhost/penaltyexpulsion.com/home/html/wp-content/themes/forte/scripts/crypt/cryptographp.fct.php on line 24

Notice: Undefined variable: cfg in /var/www/vhost/penaltyexpulsion.com/home/html/wp-content/themes/forte/scripts/crypt/cryptographp.fct.php on line 24

Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013