Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: enero 2019

LA REVOLUCIÓN DE SOLARI DEJA FUERA A ISCO

    En el Benito Villamarín donde el Real Madrid ganó al Betis por 1-2, llegó la revolución de Solari que a pesar de las muchas bajas con las que llegó a Sevilla, tuvo el valor, el coraje o vaya usted a saber qué, de prescindir de Isco y Marcelo en beneficio de Valverde y Reguilón.   Unos le llamaran cobarde por el planteamiento ultradefensivo que puso en práctica con tres centrales (Varane,Sergio Ramos y Nacho), más Carvajal y Reguilón por las orillas junto a Modric, Valverde y Casemiro; y dos delanteros, Benzema y Vinicius. Esos mismos, dirán que estructuró al equipo con más miedo que otra cosa   Otros, en cambio, le tildaran de valiente por haber confiado en los jugadores que más en forma están, dejando en el banquillo a dos vacas sagradas como son Isco y Marcelo, que todos sabemos que pasan por un pésimo estado de forma.   Es evidente que hay un Solari antes y después de Villamarín, quien equivocadamente o no, esta vez ejerció como entrenador e hizo lo que su conciencia le pedía. Tomó decisiones y la jugada le salió bien aunque sufriera durante toda la segunda parte y lograse una victoria de equipo pequeño.    Cierto es que ver al Madrid defenderse hace daño a la vista, pero dadas las circunstancias y viendo como está el equipo lo que se impone es la supervivencia. Y eso fue lo que hizo el Real Madrid frente al Betis, sobrevivir. Pero solo en el segundo periodo, porque en el primer tiempo los de Solari se aplicaron muy bien, jugaron con seriedad y crearon hasta tres ocasiones de gol, pasando por encima de un Betis que se adornaba demasiado con el balón pero sin ninguna trascendencia.Si, tenía la posesión, pero sin ninguna profundidad, apenas un tiro a puerta en lo primeros 45 minutos.     Con mejor colocación, el Madrid logró el 1-0 a los 13 minutos con un fuerte disparo de Modric, en jugada que había empezado Carvajal y que culminó en un gran gol del croata, su primer tanto en esta temporada.   El gol tempranero, ayudó al planteamiento conservador del entrenador blanco, ya que el Madrid se sintió cómodo con su plan defensivo ante un Betis, con mucho toque pero poca enjundia. Juntas las líneas,más seguro que en otros partidos, y muy concentrados en todas las labores, el Madrid salía muy rápido a la contra con un buen Vinicius, quien a pesar de pasar una gripe, se le vio muy participativo y fue el que se echó el equipo a la espalda en cuanto el equipo atravesaba el centro del campo. Con sus conducciones , cambios de ritmo y de orientación, era la imaginación atacante junto a un enchufado Benzema, que se retiró al descanso con el dedo meñique roto. Vinicius, poco a poco va dejando de ser una promesa para ser una realidad. Se ha ganado el derecho a set titular.    Vinicius fue el enlace y en la mejor jugada del partido habilitó a Valverde que llegó solo ante Pau López pero en lugar de tirar, optó por lo más genial:un taconazo para Benzema que venía por detrás. Quiso igualar el taconazo sublime de Guti para Benzema, que terminó en gol; pero en esta ocasión no salió, yéndose al limbo una inmejorable oportunidad de haber puesto el 0-2 en el marcador.   En la segunda parte, fue el Betis comandado por Lo Celso y Canales junto a la alegría de Joaquín, el que puso el fútbol y la intensidad ante un Madrid más defensivo que nunca. De la conexión de estos tres jugadores llegó el empate de Canales. Gol que el colegiado anuló en primera instancia pero que después rectificó por decisión del VAR en otra jugada para la polémica.    El Real Madrid entonces no salía de la cueva y por lo tanto no había contras ni nada de nada. Le lesión de Benzema, les quitó las alas y dejó muy solo a Vinicius, quien todavía renqueante por la gripe, ya dio muestras de cansancio. Cristo, un joven delantero del Castilla, fue el sustituto del francés. Un chaval de 18 años y otro de 21 (Cristo)eran las armas ofensivas de un Madrid que se quedó sin protagonismo ofensivo ante el empuje del Betis, que durante todo el segundo periodo tuvo encerrado en su área a un Real Madrid que no cerró el partido cuando lo tuvo de cara (primer tiempo) y el Betis, lo perdió cuando lo tuvo en sus manos. Las cosas del fútbol.     Ante el dominio apabullante del Betis, Solari vio que necesitaba hacer cambios para evitar lo peor. Ceballos (muy pitado) entró por Reguilón para tratar de sujetar a William Carvalho, y Brahim para que Vinicius no estuviese tan solo.    Ceballos, precisamente, el chico de Triana y betico de toda la vida, fue quien con picardía al saque de una falta mató a su Betis, marcando el 1-2. Pidió perdón, pero el triunfo fue para su actual equipo el Real Madrid, que ganó como equipo menor, pero ganó. Algo que necesitaba para no ahondar más en la herida de una crisis que parece no tener fin.   Con Isco castigado, fue el partido de Reguilón,Valverde, Vinicius, Cristo y Brahim. El Madrid se aferró a un buen grupo de la cantera, jóvenes reclutas que cumplieron con creces. Todos menos Isco, quien se ha ganado con todo merecimiento ser suplente. En el fútbol la prepotencia sobra y de eso anda muy sobrado Isco, que a pesar de gozar de gran predicamento en la prensa deportiva, todos sabemos que no está para jugar de titular.    Muchos se habrán echado las manos a la cabeza por no jugar el malagueño toda vez que están fuera del equipo los Kroos,Asensio. Lucas Vázquez y Bale, pero es que Isco ya es historia del pasado del Real Madrid. Lo mejor es que se vaya y así va a ser    Insisto, que Solari, por primera vez hizo de entrenador y mostró una gran personalidad así como una gran valentía. Jugó con fuego, pero ha salido indemne. Nadie le puede negar su gran atrevimiento.    


EL REAL MADRID VA A LA DERIVA

El Real Madrid con la dura derrota en el Bernabéu frente a la Real Sociedad (0-2) volvió a dar señales alarmantes de ir a la deriva, de haber tocado fondo, y lo que es peor, no se adivina tiempos de bonanza en un equipo que parece acabado en todos los sentidos. Ya está a diez puntos del líder, el Barcelona    Ante la Real que venía de encajar varias derrotas, los de Solari se hundieron por sus errores y por la inacción del VAR en una jugada que va traer cola. Al Real Madrid, además de abandonarle el fútbol también la suerte le ha dado esquina. A pesar de las carencias propias de este desilusionante equipo, si hemos de ser justos, tendremos que decir que no mereció la derrota ante una Real Sociedad que tuvo todo de cara desde el minuto uno con ese penalti absurdo de Casemiro, en una jugada intrascendente a los dos minutos. Penalti que se encargó de transformar William José. Ese gol pesó como una losa en el ánimo de los jugadores blancos, que entonces fueron presos de una ansiedad que no les hacía jugar con la mente despejada. Era un equipo desquiciado y confuso lo que provocaba que fallaran ocasiones clarísimas como la que tuvo Benzema con toda la portería a su disposición, y las que tuvieron después Sergio Ramos y Varane, en la segunda parte. La Real Sociedad durante todo el primer tiempo solo se dedicó a contener, después en la reanudación fue mucho más fluida y viendo herido a su rival, se tiró a la yugular dejándole muerto en el minuto 82, con el gol de Rubén Pardo. Eso sí, antes habían expulsado a Lucas Vázquez por doble tarjeta amarilla en el minuto 60. Una expulsión rigurosa pero expulsión al fin y al cabo.   El colegiado Munera Montero merece un capítulo aparte. No vio o no quiso ver un penalti de libro de Rulli a Vinicius. El guardameta de la Real no alcanzó a tocar el balón en el derribo al brasileño, pero, incomprensiblemente el árbitro mandó seguir y encima el VAR no entró a juzgar la acción. Digo yo, ¿ para qué narices está el VAR entonces? No lo hicieron y es difícil de explicarlo porque el VAR se ideó para que los árbitros perciban las cosas que antes no podían ver. Si esos jueces que tuvieron la opción de ver la acción unas cuantas veces y decidieron no verla, el error encierra mucha malicia y roza la prevaricación. Pero, a pesar de ese error garrafal que tal vez hubiese cambiado el signo del partido, al Real Madrid no le vale la coartada arbitral porque su juego sigue en el lado oscuro. Le falta frescura, concentración y como consecuencia el gol. Y sobre todo, les falta hambre y esos estímulos tan necesarios para alcanzar las metas. Solo un chaval de 18 años los tuvo, su nombre Vinicius, que fue la única buena noticia para el Real Madrid en otra tarde para olvidar. El brasileño fue el único que desbordó con su endiablada velocidad, que encaró y que quiso jugar. Nadie en la delantera le acompañó. Fue el único que llevaba peligro, siempre mirando a la portería haciéndolo con profundidad, criterio y valentía. Algo que se admira mucho en el Bernabéu. Hay ganas de Vinicius, mientras de otros jugadores no tanto. Si, de esos jugadores que juegan al escondite, que no se mueven ni piden la pelota y que suelen estar en zonas del campo donde no está el balón. Podíamos señalar a muchos, como por ejemplo Modric que parece que ya está en Italia; Kroos que sigue en el Mundial de Rusia; así como Varane; Casemiro más lento que el caballo del malo; y sobre todo Isco, que parece un ex futbolista. El malagueño está lento, sin ilusión. No está para jugar y no debe jugar hasta que vuelva a estar comprometido por la causa. Y encima algunos decían antes de comenzar el partido que por qué jugaba Vinicius en lugar de Isco. Su paupérrima actuación habla por sí sola. Marcelo, que  era el jugador más dinámico y feliz del Madrid, es el gran señalado. Ha pasado de ser imprescindible a ser un bulto sospechoso que ni defiende, ni ataca ni nada de nada. Su banda es un chollo para el equipo rival,una autopista para penetrar en la débil defensa madridista, más perdida que nunca. Marcelo, otrora un jugador fantástico, representa los males de este Madrid sin hambre y sin ilusión que está vaciando el Bernabéu, que registró una floja entrada. La afición ya está harta de la falta de ambición, de ganas de unos jugadores que parecen acabados y a los que se les ha ido la ilusión. Urge un cambio radical y encarar de verdad la difícil situación por la que pasa este triste Real Madrid. Modric, lo ha dejado bien claro: "El míster está haciendo un buen trabajo de mister, pero él no puede meter goles. Él prepara los partidos bien. Pero somos nosotros los que tenemos que hacerlo mejor. No podemos tener una cagada en cada partido. Y esto nada más es falta de concentración. Nos falta gol y más unidad en el campo” valoró el diez del Real Madrid. Mientras tanto Florentino Pérez, que se vuelve a ir de rositas. Si, ese presidente que ha pensado solo y exclusivamente en el futuro del Madrid, sin caer en la cuenta que el presente en el equipo blanco es primordial. Al Madrid se le exige ganar cada día y en cada competición, lo lleva en los genes. El señor Florentino Pérez, esta temporada ha dejado de lado al equipo para centrarse en el faraónico proyecto de la reforma del Bernabéu, con un coste para el  club de 570 millones de euros. Lo va a hipotecar y aquí nadie dice nada. Él  y solo él es el gran culpable de la actual situación de este  triste y desdibujado Real Madrid . Eso sí, para distraer al personal, en la mañana del lunes será presentado el primer refuerzo de invierno, Brahim Diaz , una promesa y un media punta más.


EL REAL MADRID VUELVE A TIRAR LA LIGA

EL Villarreal, y más concretamente el renacido Santi Cazorla, devuelven a la cruda realidad al Real Madrid después de saborear las mieles del triunfo en el Mundialito. Pasada esa intrascendente efervescencia, volvió el Real Madrid de la liga, ese equipo triste, desdibujado,pasota, sin hambre que se pierde en los laureles, convirtiéndose en un equipo vulgar. El partido aplazado por la disputa del Mundialito era una óptima oportunidad para que el Real Madrid cambiase el rumbo en la liga, además de acortar distancias respecto al Atlético de Madrid y superar al Sevilla. Pero nada de eso, con el empate a 2 en el estadio la Cerámica, vuelve a las andadas y se deja un buen trozo de liga si es que ya no la ha tirado. Tengo la sensación, y viendo el pobre juego que está desplegando el conjunto blanco, que de nuevo, igual que la temporada pasada, en enero ha vuelto a tirar la liga. Se ve que no aprendió la lección del pasado ejercicio y vuelve a tropezar en la misma piedra . Los blancos, sabiendo de las penurias del Villarreal en la clasificación, debieron salir mas agresivos de cómo lo hicieron. En cambio, fueron los de Castellón los que pusieron la presión y el empuje. Tanto que a los 4 minutos, se pusieron por delante en el marcador. Cazorla a sus 34 años, castigado por las lesiones, volvió a surgir para siete años después volver a castigar al Real Madrid con sus dos tantos que deja tiritando a los de Santiago Solari. Cazorla, después de pasar varios años en la penumbra del dolor, ya se merecía tener una gran noche. Fue su noche. Si Cazorla fue la cara del partido, la cruz fue para Marcelo, que volvió a ser un auténtico desastre para la defensa del Madrid. El empate a dos de Cazorla llegó por su banda, y por ahí el hábil y veloz jugador nigeriano Chukwueze, llevó por el camino de la amargura a la retaguardia madridista. El brasileño, muy pesado, falto de velocidad y preparación, fue una auténtica rémora para los suyos. Tampoco se enteró del partido, un irreconocible Modric, que apenas se movió. Debe ser por el principio de gripe que según Solari padece. Si así era, lo mejor es que no hubiese jugado. Me da la sensación que Modric está molesto por algo. ¿Tal vez por esa renovación que no llega? De Bale , mientras jugó tampoco hubo noticias. En el segundo tiempo ya no salió porque de nuevo volvió a lesionase y ya van unas cuantas (creo que 14). Benzema, fue lo más notable,pero estuvo solo en la delantera donde claramente falta un hombre gol. Se necesita un delantero centro como el comer. El partido tuvo dos caras bien distintas. El Villarreal comenzó pletórico y pronto, a los 4 minutos, Cazorla marcó el 1-0, gran gol que se gestó por la banda izquierda de Marcelo. El Madrid, por medio de un buen Benzema, le dio la réplica e igualó a los 7 minutos e incluso en el 14, Varane de cabeza al saque de esquina, puso el 1-2. Fueron los mejores minutos de los blancos que entonces estaban más entonados que sus rivales. Del aseado primer tiempo del Madrid se pasó a un grosero segundo tiempo. Qué digo grosero, hizo un lamentable segundo periodo echándose como los cobardes atrás sin ningún rigor y con una falta de actitud que asusta. El Villarreal no es que crease ocasiones de gol, pero puso empeño y más colmillo que un abúlico Madrid que se comportó con una vulgaridad aplastante. De ahí llegó el empate de Cazorla en el minuto 81 de partido. Antes de ese minuto, Lucas Vázquez pudo sentenciar el partido al presentarse en solitario ante Asenjo después de varias pifias de la defensa castellonense. Lucas, en lugar de pasar a Benzema que estaba solo optó por retar al guardameta rival y le salió cruz. Lo de Lucas Vázquez de cara a gol es digno de estudio. Ahí se acabó la historia de este triste Real Madrid que no está siendo digno con la historia del club. Es como si hubiesen perdido la ilusión de ganar. Se les ve sin hambre, aburridos, sin ganas. Así no se va a ninguna parte. El Madrid ya ha ganado lo que tenía que ganar. De nuevo, en el mes de enero, como el año pasado, vuelve a tirar la liga. Ya está a 7 puntos del líder, el Barcelona . Este Madrid necesita refundarse. Urge una renovación profunda para la próxima temporada. Y en cuanto a Solari, lo siento,le viene grande el Real Madrid.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013