Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: noviembre 2018

SOLARI DEJÓ DE SER UN MERITORIO

Hay que ver cómo cambian las cosas en el fútbol cuando hay cambio de entrenador. El Madrid de Lopetegui no tenía gol, le faltaba pujanza y hasta suerte; ahora con Santiago Solari han pasado de la más absoluta oscuridad a los días soleados. Hay alegría,mejor predisposición, más actitud y sobre todo, han encontrado el camino del gol. En 4 partidos que llevan con el técnico argentino, el Madrid ha marcado 15 tantos y solo le han hecho dos tantos.   Santiago Solari, y así lo deseamos, se ha ganado el derecho a seguir como entrenador del Real Madrid hasta el final de temporada. Y así debe ser. Creo que incluso hasta le podrían renovar hasta el 2020. En Vigo, donde Santiago Solari tenía la gran prueba para sellar su continuidad, el Real Madrid consiguió una victoria de mucho mérito ante un Celta duro y bronco, que en muchas ocasiones se saltó el reglamento. En medio de tanta dureza emergió un mago, Benzema, quien vestido de frac sacó a relucir el violín en forma de pie que tiene para dar todo un recital de futbol. El francés, en estado de gracia, está siendo el gran aliado de Solari. En el 0-1, hizo un gol de autor. Más que el gol en sí, lo mejor fue el control que hizo, sencillamente magistral. El 0-2, no le fue a la zaga:se movió como una gacela en apenas un metro cuadrado bailando por aquí y por allá, para después enviar el balón al poste recibiendo la ayuda inestimable de Cabral que introdujo el balón en su propia portería. Ahora los palos favorecen a Solari, que ha cambiado la suerte del Madrid. Hugo Mallo con la mejor jugada del Celta en todo el partido, puso emoción con el 1-2, pero un penalti tonto de Juncá a Odriozola, que se encargó de lanzar otra vez a lo Panenka, Sergio Ramos (genio y figura) dejó el partido visto para sentencia. La guinda la puso Ceballos con un golazo por toda la escuadra. El último gol del Celta fue para redondear ese 2-4 final del Real Madrid que le aúpa en la clasificación. El partido no fue un dechado de virtudes, pero fue movido e intenso. A veces demasiado duro por parte del Celta, que sorprendió por su dureza. Casemiro,Reguilón y Nacho, se tuvieron que retirar lesionados, y Bale jugó buena parte del segundo periodo cojeando por una fuerte entrada. Dadas las circunstancias y por venir el Madrid de donde viene, su victoria en Balaídos (plaza muy difícil) que le ha costado más de lo que dice el resultado, por las lesiones y cambios obligados, ha sido muy importante. Cada triunfo de los blancos después de su travesía por el desierto, es un plus más de autoestima. Autoestima en la que tiene mucho que ver el nuevo técnico que ha dejado de ser un meritorio para convertirse en entrenador del Real Madrid. Todo un buen síntoma para las huestes madridistas que ahora practican un fútbol más rápido, eléctrico y sobre todo más vertical, sin tanto toque absurdo. Solari, está claro que quiere un equipo rápido y tenso. De ahí que de un plumazo haya desaparecido del once titular: Isco. Su ausencia en los dos últimos partidos nada tiene que ver con la convalecencia de su apendicitis, es por cuestiones técnicas. Isco, retiene la pelota demasiado y resta rapidez al equipo. De ahí su ausencia. Asensio, es otro de los sacrificados. El mallorquín o espabila o ahí se queda. Solari, ante la ausencia de Carvajal le ha dado carrete a Odriozola que está cumpliendo satisfactoriamente. A Bale lo prefiere por la izquierda, aunque el galés sigue a su bola sin comerse el campo como le recomendó el nuevo técnico madridista. Y Courtois es su portero. No hay debate. A demás de los tres valiosos puntos conseguidos en Balaídos que le acerca a cuatro del líder, el Barcelona, el Real Madrid sorprendentemente ha encontrado a un líder inesperado, Benzema, quien en los dos últimos partidos se ha echado el equipo a su espalda. Está más comprometido que nunca y está jugando como los ángeles. Parece que empieza a creérselo. El Real Madrid está viviendo el “momento Solari”. Los números le avalan: cuatro victorias de cuatro, goles, mejor juego y mejor disposición táctica. Se ganó la confianza para seguir como entrenador, al menos, hasta final de temporada.   PD. La última jornada liguera ha traído el tropiezo inesperado del Barcelona ante un gran Betís y el triunfo de sus más inmediatos perseguidores. La cabeza se aprieta y la liga gana en emoción.  


SOLARI LE CAMBIA LA CARA AL REAL MADRID

En el debut de Santiago Solari en la Champions, el Real Madrid se reencontró con el gol, ganando 0-5 al Viktoria Pilsen. Ganó más por calidad que por juego colectivo. Pero dadas las circunstancias que rodean al equipo blanco con tantas turbulencias a su alrededor, no hay nada mejor para encontrar la tranquilidad que el gol. Además del gol, el Madrid volvió a encontrar al mejor Benzema que nos regaló un primer gol de ensueño. Fue un tanto de gran belleza. El francés recibió de Kroos (que también parece ha resucitado), en la calle del diez, regateó hasta a tres defensas para introducir el balón por debajo de las piernas del guardameta checo. Una preciosidad de gol, que espabiló a su equipo que ya entonces se hizo dueño de la situación y del partido. Acto seguido llegó el 2-0 de Casemiro al cabecear un saque de esquina lanzado por Kroos. Benzema siguió demostrando que quiere volver a ser importante en este equipo, y marcó el tercer tanto que le sirvió Bale, quien a su vez hizo el 0-4 Con ese contundente tanteo  se llegó al descanso, después de un primer tiempo donde el Viktoria, en los primeros minutos, había comenzado en plan mandón y hasta llegó asustar a los blancos con una madera que hacía presagiar lo peor. Pero el gol y la hermosa jugada de Benzema, que nos volvió a recordar que cuando se pone a jugar hay pocos que le igualen en cuanto a talento y técnica, todo cambió. La desgracia, es que su clase la saca a relucir en muy pocos partidos. Tiene que ser más constante y nadie le discutirá y mucho menos reprobará. A pesar de la redonda goleada, el Real Madrid sigue en observación. En este país nuestro, somos muy dados a la exageración. Con la goleada en Pilsen, se dirá que este es otro Madrid y que Solari le ha cambiado la cara. Y, es verdad. A este equipo  aún convaleciente cualquier triunfo y si es una goleada, mejor, le viene de perlas. Desde los triunfos llega la calma. Y a partir de ahí solo le queda que ir creciendo sobre todo con rivales de más entidad, como el que tendrá el próximo domingo en Vigo, contra el Celta. El fútbol es un estado de animo y solo desde la alegría se puede recuperar un equipo maltrecho física y psicológicamente. En tierras de la República Checa, el Madrid parece que ha encontrado el camino de esa alegría tan necesaria en el fútbol y en la vida misma De todas formas, no conviene lanzar las campanas al vuelo porque el rival es de lo más débil que hay en Europa, y porque dadas las circunstancias este Madrid es poco fiable. También comenzó muy bien con Lopetegui (1-4 al Girona y 3-0 al Roma, con un fútbol total ) y luego pasó lo que pasó.   Lo cierto es que con Solari hay otro clima, le ha cambiado la cara al Madrid . Es un equipo más vertical, alegre y sobre todo con más gol. Con el técnico argentino ha regresado ese bien que era tan escaso y que les tenía atenazados. Lleva tres partidos, con tres victorias, once goles a favor y ninguno en contra. Si el domingo, Solari logra sacar un buen resultado de Vigo,su interinidad se volverá fija hasta el final de la temporada. Su continuidad sería la mejor solución. Este Madrid ya no aguanta otro cambio de entrenador en esta temporada. Santiago Solari,además de cambiarle la cara, tuvo valentía para remover el once de arriba a bajo. Ha decidido que Courtois sea su portero también en la Champions. En los laterales, ausentes los titulares Carvajal y Marcelo, Odriozola y Reguilón son fijos. Por cierto que el suplente de Marcelo estaba muy cerca, en el Castilla. Este Reguilón, promete y mucho. De una tacada dejó en el banquillo a Modric,Asensio e Isco. Aplaudo esa decisión porque los tres jugadores citados están en un nivel físico muy bajo y se merecen una ración de banquillo.En la delantera apostó por Lucas Vázquez, Benzema, que fue el mejor y Bale, que jugó por la izquierda y hasta de delantero centro, y no estuvo mal que digamos. Luego en el segundo tiempo, salió Vinicius, que le dio un punto más de velocidad al equipo y esa alegría tan necesaria en estos tiempos tan lúgubres. Hacía falta remover al equipo, para así remover también las conciencias de algunos jugadores que se habían creído imprescindibles. El Real Madrid se reencontró con el gol y Benzema con la magia. A partir de su primer tanto desatascó a su equipo que había comenzado con dudas porque el Viktoria Pilsen creyó que los blancos seguían secos en su rendimiento. La historia dio un  giro radical El segundo periodo hasta sobró. El Madrid quiso más goles y lo encontró en una jugada entre Vinicius y Kroos, que culminó el alemán con un soberbio gol de clase y toque. Con el triunfo en Pilsen, el Madrid prácticamente ya está clasificado para los octavos de final. Solo falta saber si como primero o segundo de grupo. El partido en Roma dentro de quince días, dictará sentencia. A la espera de que lleguen las cotas más altas, el equipo de Solari ya tiene su pequeña dosis de optimismo. Ahora le toca recuperar el juego


LA FLOR DE VINICIUS AYUDÓ AL REAL MADRID 

       La fortuna que le faltó en algunos partidos al Real Madrid, la encontró contra el Valladolid al que finalmente y tras un ejercicio de tortura ganó por 2-o con la suerte como gran aliada.    El Madrid del nuevo técnico que dicen va de temporal, pero que creo y sería hasta bueno que siguiese hasta final de temporada, Santiago Solari, no jugó bien, pero ganó. Un triunfo que era imprescindible después de todo lo que ha llovido en la Casa Blanca. Después de cinco jornadas sin ganar, una derrota hubiese sido dramática para la suerte de este Madrid que sigue en la unidad de cuidados intensivos (UCI).    Un chaval de 18 años llamado Vinicius,a falta de algo más de diez minutos salió al terreno de juego y cambio la suerte y la cara del partido. Es indudable que el brasileño tiene estrella. Tiene algo que necesitaba su equipo como el comer, y esa es que la diosa Fortuna le quiera. Nada más salir tiró una diagonal buscando un centro o vaya usted a saber qué, pero el caso es que su centro-tiro golpeó en la espalda de Oliva, lo desvió y llegó el 1-0, que fue más que celebrado en un Santiago Bernabéu que había entrado ya en el estado de angustia.      Vinicius, cambió la dinámica de un triste Real Madrid que hasta entonces era un vivo retrato de sus últimas actuaciones. Era un encefalograma plano, con un fútbol soso y sin enjundia. Fue entrar el joven Vinicius, y cambió el panorama. De momento ofreció lo que no hace el resto: Verticalidad , dinamismo y sobre todo alegría en este Madrid que hasta entonces estaba mustio, con Bale a la cabeza,un jugador incapaz de tomar responsabilidades.    Con mucha suerte, ese gol de carambola de Vinicius cambio radicalmente al Real Madrid, sobre todo a Benzema que se activó de forma asombrosa. El francés que por entonces parecía otro jugador , le hicieron penalti que se encargó de transformar de forma magistral, el denostado Sergio Ramos, que tuvo que aguantar la repulsa de la afición madridista que no le perdona que no haya sabido comportarse como un auténtico capitán.   Sea por suerte o no, la verdad es que Vinicius convirtió a un equipo melancólico en otro bien distinto. Por la derecha, por el centro, en vertical, siempre buscando el gol que es lo que hace falta ahora. Así llegó el 2-o, con ese penalti a Benzema que de un plumazo resucitó del tedio. Un 2-o, a todas luces excesivo ante un valiente Valladolid que mereció mejor suerte después de dar dos balones en el travesaño. Primero fue Alcaraz, y después Toni los que malograron esas ocasiones para haber puesto el Bernabéu patas arriba. Los palos a los que tantas reclamaciones ha hecho el Madrid evitaban una hecatombe.   Y es que el partido del Real Madrid fue malo en términos generales y Solari pecó de poco valiente porque volvió apostar por los mismos jugadores que Julen Lopetegui. Se ve que la jerarquía del vestuario se impuso ante el nuevo entrenador que incluso cambió su sistema, pasó del 4-2-3-1 que utilizó en Melilla al 4-3-3 del anterior técnico.     Todos pensamos que al Madrid de Solari le faltaba rebeldía. Salvo los lesionados fueron los habituales con la misma disposición táctica. Resultado, un Madrid triste con aire cansino y muy previsible. Era el Real Madrid que llevaba cinco jornadas de liga sin ganar.   De un paupérrimo primer tiempo, se pasó a un mal segundo periodo donde el Valladolid se agigantó para poner contra las cuerdas a los blancos que por entonces estaban recibiendo la reprobación de un Santiago Bernabéu que bastante paciencia está teniendo con su equipo.   Solari tras el descanso, hizo mínimos cambios: Asensio pasó de la banda izquierda a la derecha y Bale se fue a la izquierda, pero nada cambió porque Asensio no está y a Bale le siguen esperando. El galés está para una buena ración de banquillo.    Los cambios eran necesarios para agitar a este Madrid sin chispa. Isco entró por un insulso Casemiro más lento que el caballo del malo; luego entraron Lucas Vázquez y Vinicius por Asensio y Bale, que fue despedido con una gran pitada que tiene bien merecida.  Con la entrada de Vinicius, como ya hemos contado todo cambió,hasta la suerte. Ante el Valladolid fue un hecho evidente. El Madrid jugando igual de mal que antes, en diez minutos ganó un partido que el Valladolid tenía bien controlado y que muy bien pudo ganar. Puede que sea la flor de Solari que se vistió de Zidane.  Que el nivel de este Real Madrid lo marque el hecho de que un chaval de 18 años llamado Vinicius sea la gran esperanza blanca, da que pensar muchas cosas.    La victoria la necesitaba el Real Madrid de forma desesperada. Una derrota hubiese sido trágica para muchos que estaban en el palco, sobre todo para Florentino Pérez, a quien ya muchos señalan como el gran culpable. No les falta razón.   Solari, eventual o no, tiene mucho trabajo por delante en este equipo con tanto candidato al balón de oro. Tal vez por esta circunstancia y por los últimos títulos conseguidos, los jugadores se han acomodado y no tienen hambre. El problema no es el entrenador. El gran problema del Real Madrid está más arriba


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013