Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: septiembre 2018

LOS PORTEROS,AMOS Y SEÑORES DEL DERBI

Courtois y Oblack,tanto monta uno como otro, fueron los dos grandes protagonistas de un derbi que terminó en tablas (0-0). En el Santiago Bernabéu, los dos guardametas estuvieron muy por encima de los jugadores de campo que no supieron cómo batir en jugadas individuales a los dos extraordinarios porteros (los dos mejores del mundo). Ellos dos fueron los responsables de que en Chamartín no hubiese goles. El reparto de puntos se puede considerar justo, porque si el Atlético fue mejor que el Madrid en los primeros 45 minutos, en la reanudación el que dominó hasta avasallar fue el equipo de Julen Lopetegui, que sigue sin estar acertado en los cambios, los hace tarde y mal. Si sacó en la reanudación a Ceballos fue por la lesión, parece que muscular, de Gareth Bale. Como decimos, el Atlético salió mejor que su vecino. Estaba mejor colocado con el 4-4-2 tan característico de Simeone que le hacía tener superioridad en el centro del campo respecto al Real Madrid que volvió a insistir con su ya típico 4-3-3. Menos mal que con la entrada de Ceballos las fuerzas se igualaron en la medular. En ese primer periodo, si los madridistas no encajaron gol fue gracias a Courtois que salvó dos mano a mano a Griezman y a Diego Costa. El primero con la cara y el segundo con la mano. Fueron dos paradas dignas de un gran portero. Courtois se ha ganado el respeto del Bernabéu. En la ranudación, fue Oblack, quien le sacó las castañas del fuego a su equipo con una gran intervención a una llegada de Asensio, quien se plantó solo delante de la portería atlética y el eslovaco se la sacó con el cuerpo. Fue la ocasión más clara del partido por parte del Real Madrid, que volvió a evidenciar que en los últimos partidos le falta el gol. Los últimos minutos el equipo blanco jugó con Vinicius y Asensio como delanteros. Dos jóvenes de 18 y 22 años, respectivamente, que parece poca pólvora ante la experimentada defensa rojiblanca con un inmenso Giménez, un muro infranqueable. En el banquillo en esta ocasión se quedó Mariano, que tal vez con lo volcado que estaba el Madrid en ataque, asfixiando a su contrincante, hubiese sido más productivo que Vinicius, quien sorprendentemente, salió a falta de tres minutos para finalizar el partido. El chaval estaba como loco por debutar, pero lo que hizo Lopetegui me pareció una falta de respeto. Tal y como estaba el partido con ese empate a cero, si decides sacarlo, sácalo a jugar veinte o quince minutos, no en el 87. Vinicius, el primer jugador nacido en el siglo XXI que aparece en el Madrid, no obstante se fue tan contento por su debut en el Coliseum madridista. A Lopetegui hay que pedirle que tenga criterio de una vez. Tan pronto lo manda al Castilla a jugar la Segunda B, como le pide que sea la solución de emergencia ante el eterno rival de la capital. Incomprensible.   Mariano, por lo mucho que llegó el equipo blanco en el segundo periodo, pienso que era el cambio adecuado por el ineficaz Benzema que recibió la repulsa del Bernabéu. Al francés solo le tengo contabilizados dos remates a puerta, que fueron blandos y sin enjundia. Benzema es muy bueno para jugar fuera del área, para ofrecerse e incluso para dar pases imposibles, pero no es un jugador de área. Este Real Madrid carece de hombre gol. En los últimos tres partidos solo ha marcado un tanto, fue el 1-0 al Espanyol obra de Asensio. Inevitablemente, la afición madridista se acordó de Cristiano Ronaldo. Muchos salieron diciendo que si el portugués hubiese estado, con el gran dominio que desplegaron los madridistas en el segundo periodo, la victoria no se les hubiese escapado. Soy de los convencidos. En la delantera, el Real Madrid tiene un gran problema. El Atlético por su parte, pasó de hacer un gran despliegue en la primera parte a atrincherarse en exceso en la reanudación. donde se vio sometido por los blancos. Los de Simeone perdieron una gran oportunidad de poner en apuros a su rival en los primeros 45 minutos, donde Rodri fue el reloj que marcaba el paso de los suyos (gran fichaje, el de este chico), muy bien ayudado por Lemar que le ponía velocidad. Si no se fueron con ventaja a los vestuarios fue por el gran partido de Courtois, que se ha santificado definitivamente en el Bernabéu. Pero en el segundo periodo, el Atlético, como muchas veces suele hacer el miedoso de Simeone, se replegó y dejó la iniciativa a los blancos que estuvieron a punto de inclinar la balanza a su favor. Los miedos eternos de Simeone, y sobre todo la presencia de Ceballos por el lesionado Bale, cambió el signo del partido. El Madrid que en la primera parte había estado lento, sin profundidad y con un juego muy plano con la entrada del andaluz cambio el panorama. En Ceballos, el equipo de Lopetegui encontró a ese jugador desequilibrante que se necesitaba para despertar a sus compañeros . Fue quien se rebeló contra tanto juego académico, activando a los suyos que subieron en intensidad y velocidad. El empate a cero no es bueno para ninguno de los dos después del tropiezo del Barcelona ante el Athletic Club. Aunque para los de Cholo Simeone, es menos malo. Tanto el Madrid como el Atlético si hubiesen ganado, estarían como líderes. Pero todo sigue igual. Los blancos es la segunda ocasión que pierden para encaramarse en lo más alto. Puede que se acuerden a final de temporada de estas dos oportunidades perdidas. Se esperaba más del Real Madrid después del varapalo sufrido en Sevilla. El empate después de fallar el Barça, le sabe a poco a la afición que empieza a tener dudas sobre este proyecto. Los más optimistas se seguirán agarrando a la brillante victoria contra el Roma; y los más pesimistas al ridículo del Sanchez Pizjuán. Es pronto para sacar conclusiones. Habrá que dar un voto de confianza a Julen Lopetegui, pero cierto ruido empieza a escucharse en el Santiago Bernabéu.  


BAÑO DEL SEVILLA A UN APÁTICO  R.MADRID

   El Sevilla que ganó 3-0 dio un soberano repaso de fútbol a un abúlico, apático y triste Real Madrid que dio sensación de una impotencia más que preocupante, en el Sanchez Pizjuán. El equipo hispalense con un fútbol de mucho quilates y pletórico lo bordó en un primer tiempo perfecto, donde marcaron los tres goles frente a inoperante Madrid que hizo el ridículo.  Tres goles como tres soles ante la indolencia de un Madrid vulgar, frío y sin poder de reacción. Fue de todo menos un equipo de fútbol. Como muy bien dijo Casemiro al finalizar el encuentro: “regalaron los primeros 45 minutos”, y en el segundo tiempo les faltó fútbol y más enjundia.   Se suponía que después de la derrota del Barcelona en Butarque, el Real Madrid saldría como un tiro. Pues no, quien salió a comerse a su rival, fue el Sevilla que le dio un soberano sopapo a las estrellas madridistas que todavía estaban de celebración por los premios individuales.   Se ve que la gala FIFA les devolvió a la cruda realidad con una fuerte resaca. El Sevilla finiquitó el partido a los 22 minutos en un robo a un mal pase de Marcelo; una contra muy mal cubierta por la defensa madridista que estuvo lenta, dormida y descordinada . ¿Dónde estaba la mejor pareja de centrales del Mundo? En el limbo, diría yo.     El Sevilla le pinto la cara en dos contras de libro, que fue como llegaron los dos primeros goles. Ambos de André Silva. El 2-0, fue más sonrojante aún que el 1-0. El Madrid sacó un córner y la pelota acabó en el área de Courtois. Ben Yedder lanzó el balón en profundidad a donde llegó Navas que salió disparado tras la presa. Mientras tanto Marcelo, su par, volvió al trote, como si la cosa no fuese con él, demostrando una falta de actitud que pide a gritos tomar medidas, como dejarle en el banquillo para que reflexione. Navas por su banda hizo lo que le dio la gana.Ya en el primer tanto también falló. El partido de Marcelo fue una oda al pasotismo. Se merece una ración de banquillo para bajarle de la nube a la que se ha subido.    El 3-0, llegó a los 38 minutos en un nuevo fallo defensivo del Madrid que tuvo su epicentro en Marcelo y que aprovechó Ben Yedder para romper el partido y hacer justicia al espléndido juego que estaba realizando el Sevilla.  El partido de los blancos que vistieron de rojo, se puede calificar de auténtico desastre. El resultado lo dice todo y pudo ser aún peor. El mejor fue Courtois. El Sevilla le dio todo un correctivo en todos los aspectos. En lo táctico, en la lucha, la pelea y el sacrificio. Unos salieron con el cuchillo entre los dientes dispuestos a ganar desde el primer minuto, el Sevilla; y otros como el Real Madrid salió como si se tratase de un partido rutinario dejándose el alma en el vestuario.    Machín, el técnico del Sevilla le dio un repaso táctico a Lopetegui. Con un 3-5-2 destrozó al Madrid que no supo cómo contrarrestar ese sistema. Se ve que estudió perfectamente a su rival ,cosa que no hizo el técnico madridista. Sabía a lo que se jugaba, componiendo un centro del campo muy ofensivo con Banega(partidazo el suyo), Sarabia y Vázquez que a base de rapidez y toque eclipsaron a Kroos y Casemiro, quien terminó jugando como tercer central en el segundo periodo. ¿Para qué Lopetegui si el Real Madrid perdía por 3-0?      Las limitaciones tácticas de Lopetegui están siendo muy frecuentes en los últimos partidos, es como si el banquillo del Rea Madrid le viniese muy grande. Da la sensación que no mentalizó a sus jugadores de la fortaleza de un Sevilla que se dejó la piel sobre el terreno de juego. Todo lo contrario que los jugadores del Madrid que jugaron sin una pizca de intensidad y con una falta de compromiso que asusta.    Lopetegui no estuvo acertado en lo táctico y en los cambios. Vinicius sigue inédito en la liga. Lo llevó, pero para calentar banquillo. Tal y como estaba el partido, el brasileño se merecía unos minutos, teniendo en cuenta que Asensio, como la gran mayoría, estuvieron para el arrastre.    A Asensio le seguimos esperando; Benzema sigue en plan inoperante. Ramos cada vez está más excéntrico y convendría bajarle los humos. Marcelo, estuvo de desastre total. Kroos, intranscendente así como Casemiro. Los únicos que pintaron algo fueron Modric y Bale. Los demás para los leones.    Sin duda alguna los grandes culpables de esta deshonrosa derrota son los jugadores, pero todo se personaliza en el entrenador. Julen Lopetegui ya tiene el primer aviso sobre la mesa. Un mal resultado el próximo sábado frente al Atlético le pondría a los pies de los caballos. Momento crítico para el técnico madridista.     Y es que el Real Madrid no tuvo ningún argumento frente al Sevilla que le bailó durante todo el partido. No hubo un plan de juego. No hubo arrojo ni entrega y mucho menos espíritu de sacrificio.     El Madrid que vimos en el Sánchez Pizjuán fue un alma en pena que deambuló sin saber a qué atenerse. Mal aspecto tiene esto.          


GRACIAS AL VAR

   No ha sido el mejor partido del Real Madrid en lo que va de temporada. Ganó 1-0 al Espanyol y fue gracias al VAR, porque en primera instancia el colegiado Mateu Lahoz había anulado el gol de Asensio conseguido en el minuto 40, que como después se demostró era totalmente legal.   Si no hubiese sido por la nueva tecnología llevada al fútbol, el Madrid no hubiese ganado a un Espanyol que metió el miedo en el cuerpo a un Bernabéu que después de la exhibición frente a la Roma, esperaba más prestaciones de su equipo, que en esta ocasión no llegaron.    Nada que ver este Madrid con el que vimos en la Champions el pasado miércoles . Aquel enamoró por ese fútbol total practicado con entusiasmo y alegría . En cambio frente al Espanyol, llegaron las dudas y hasta las sombras. Dominó casi todo el partido, si, pero sin fuste alguno, sin ninguna profundidad y sin mirar a portería. Se jugaba más al pie que a los espacios.    El equipo de Lopetegui en esta ocasión hizo un juego chato y muy plano. Ya desde la alineación inicial, plagada de medio centros, nos pareció una equivocación como después quedó demostrado. Debió ser por esta circunstancia por el que se abusó del pase que no iba a ninguna parte. El Madrid tenía el balón pero no creaba peligro alguno. El Espanyol con una defensa muy bien ordenada se acercaba con más peligro que su rival. El equipo de Rubí no puntuó en el Bernabéu por auténtica mala fortuna.    El gol de Asensio, en uno de los pocos contraataques que le permitió el Espanyol, alivió a un triste Real Madrid en una noche un tanto oscura, que solventó tal vez por oficio y por la poca puntería de los pericos que tuvieron una ocasión clarísima por parte de Borja Iglesias, que mandó al larguero en una de esas concesiones que de vez en cuando hace Sergio Ramos. Eso sucedió ya en el segundo periodo donde los madridistas comenzaron también dominando pero sin ninguna profundidad. La mejor ocasión la tuvo Sergio Ramos a la que Diego López respondió con una gran parada.  Ahí se acabaron las fuerzas del Real Madrid. Los últimos minutos, el Espanyol que introdujo hasta tres cambios ofensivos, busco el empate que no le llegó por falta de acierto.   Los cambios introducidos por Lopetegui, en esta ocasión fueron más una rémora que un revulsivo. Mariano que reemplazó a un desacertado Benzema, apenas pudo intervenir porque coincidió con el paso atrás que dio el equipo blanco que por entonces, jugó con dos pivotes con la entrada de Marcos Llorente por un fatigado Isco. Ni Mariano,Marcos Alonso ni Lucas Vázquez que sustituyó a Ceballos, hicieron olvidar a los sustituidos. Lopetegui no tuvo su día.   No acierto a comprender las razones por las que al final descartó entre los elegidos a Vinicius, cuando lo había metido entre los 20 convocados. Si era el día de las rotaciones, no puedo entender por qué prescindió del fichaje más ilusionante del Madrid en esta temporada, salvo que haya un plan previsto, pero ni por esas lo puedo comprender. Era un día propicio para la gran esperanza blanca..       Ante la montaña que se le avecina al Real Madrid con Sevilla y Atlético de Madrid en el horizonte, Lopetegui dio descanso a Marcelo, Kroos y Bale, que fueron sustituidos por Nacho, el multiusos, que jugó como lateral izquierdo; Ceballos que acompañó en el centro del campo a Casemiro y Modric. Isco y Asensio por las bandas, junto al frío Bernzema que empezó muy bien la temporada pero que se va diluyendo como el azucarillo en el agua.   Odriozola fue la novedad que más brilló. Es un jugador del gusto del Bernabéu. Su electricidad y actividad gustaron. Fue de los pocos jugadores que se salvaron de la mediocridad que reinó en el equipo madridista.  El Bernabéu acabó de los nervios ante un Espanyol que demostró muy buenas maneras y que peleó sin acierto, para conseguir al menos la igualada. Atención a un jugador llamado Marc Roca, es canela fina.    El Real Madrid, bien fuera por las rotaciones o por lo que fuera, el caso es que terminó angustiado y pidiendo la hora. Si al comienzo del segundo periodo comenzó buscando con ahínco el segundo gol que no llegó por la falta de profundidad y de acierto, en los últimos díez minutos terminó gestionando el gol de Asensio como un valioso tesoro a conservar, pero de escaso valor si se tiene en cuenta los últimos antecedentes.    El Real Madrid que vimos ante el Espanyol nada tuvo que ver con el que maravilló frente al Roma. Deben ser las rotaciones..    


EL REAL MADRID FUE UNA SINFONÍA PERFECTA 

El actual campeón de Europa, el Real Madrid, hizo honor a su título realizando en el Santiago Bernabéu un completisimo partido frente a la Roma a la que venció por 3-0.    El equipo de Lopeteguí,quien se estrenaba en el la Champions Ligue, funcionó como la Filarmónica de Viena. Dio todo un recital de fútbol en todos los sentidos, demostrando el por qué es el campeón de Europa en las tres ultimas ediciones. El Madrid interpretó toda una sinfonía en Chamartin. Tan brillante fue el juego de los blancos que hicieron lo que se llama el partido perfecto. Se jugó con intensidad desde el pitido inicial, con pases interiores y exteriores, lanzamientos al espacio de una banda a otra. Y todo ello con velocidad, profundidad y criterio. Lo que se viene a llamar un juego de muchos matices, vistoso y versátil. Nadie desafinó y todos fueron protagonistas muy positivos en un partido donde predominó el colectivo por encima de las individualidades. Fue un ejercicio coral de un equipo, si equipo, llamado Real Madrid. Desde el minuto uno apabulló a un asustado equipo romano que no sabía por dónde meter mano a este Real Madrid que jugaba como los ángeles. Lo hacía con un juego preciso,rápido y muy alegre, además de solidario. Todo ello, bajo la batuta de un magistral Modric y un no menos brillante Kroos, que dibujaban la estrategia desde el centro del campo, acompañados por las alas por los incansables Marcelo y sobre todo, Carvajal quien hizo una labor encomiable tanto en defensa como en ataque. El lateral madrileño, está pletórico. Todos fueron protagonistas en este Madrid tan coral: desde Keylor Navas, hasta el último en salir, Mariano, que puso la guinda con un señor golazo, que le define como ese goleador que tanto necesitaba el equipo blanco. El primer tiempo protagonizado por los madridistas fue brutal en todos los sentidos. Fue una orgía de fútbol, de jugadas y de disparos. Hubo hasta 16 remates a la portería del guardameta romano,Olsen, que fue el mejor de su equipo. Al Real Madrid del primer periodo solo le faltó puntería. De haberla tenido la goleada hubiese sido de escándalo. Al borde del descanso, llegó el justo gol de los blancos. Falta al borde del área que hacen a Isco, quien sin dudarlo se hizo dueño del balón para ejecutar de forma magistral un golpe franco que abrió la lata (1-0). Era la culminación a un primer tiempo redondo del Madrid, que nos brindó los mejores 45 minutos en mucho tiempo. En el segundo periodo, siguió la misma tónica. El Madrid era una maquinaria perfecta que jugaba a borbotones con un juego intenso y hasta festivo . Eso, si la Roma se estiró un poco más y hasta asustó un poco a Keylor, quien protagonizó un par de parados de mérito, llevándose la ovación del Bernabéu que quiere más al costarricense que a Courtois. Lopetegui sorprendió alineando a Keylor Navas de titular. También dio entrada a Isco por Marco Asensio, respecto al partido de Bilbao. Así como a Casemiro que lo hizo por Ceballos. Monta tanto uno como otro. En este equipo solidario, todos parecen responder cuando se les necesita. Es un equipo. Uno de los beneficiados de la nueva etapa no es otro que Gareth Bale, que fue otro protagonista más de la noche mágica que vivió el Santiago Bernabéu. El galés, ya no es ese jugador pusilánime y flojo que llevaba la tristeza por bandera. Ahora está comprometido, ayuda en defensa cuando es conveniente, se ofrece y hasta sonríe. Es otra historia y eso lo nota el equipo. El 2-o lleva su sello. Modric desde el centro del campo otea el desmarque por velocidad de Bale, le da uno de esos pases majestuosos tan propios del croata, el del Cardiff se escapa como una centella por la banda izquierda, y en plena carrera dispara cruzado para poner tierra de por medio en el marcador. Fue un señor gol dibujado por Modric y ejecutado por un inmenso Bale. El colofón lo puso Mariano quien después de sustituir a Bale, quiso sumarse a la fiesta en su vuelta a casa,firmando una joya de gol. ¡Ay Lopetegui! si Mariano hubiese jugado los últimos minutos en San Mamés Tal vez otro gallo hubiese cantado. El golazo de Mariano fue el colofón perfecto al gran partido del Real Madrid, que realizó uno de sus mejores partidos de los últimos años. El campeón de Europa vuelve a su competición favorita , a lo grande PD: El Real Madrid sonrió de alegría en su regreso a la Champions, mientras que Cristiano Ronaldo se fue llorando de Mestalla tras expulsado por roja directa. Son los caprichos del destino..  


LA LIBERACIÓN DE BENZEMA Y DE LOS OTROS

¡Qué bien le ha sentado a Benzema la marcha de Cristiano Ronaldo! Es otro jugador. Y tras otro gran partido por su parte, se reivindica como el nueve del Real Madrid .    De nuevo, y ya van tres ocasiones (los 3 partidos de liga) vimos a un Madrid más coral que volvió a golear (4-1) al Leganés con gran protagonismo de Karin Benzema, autor de dos tantos y de jugadas que nos recuerdan a ese Benzema que todos estábamos esperando pero que no terminaba de cuajar por ser un esclavo de Cristiano Ronaldo. Sin el egocéntricos Cr7, tanto el delantero francés como el Real Madrid han ganado en todos los terrenos. Con el portugués, el equipo tenia que jugar para su lucimiento. Y no es que vayamos a echar por tierra los goles de Cristiano y muchas de sus jugadas pero su egoísmo era inagotable así como sus ansias de marcar para regocijo suyo.     Afortunadamente nadie es imprescindible, ni Cristiano. Con su marcha es muy posible que volvamos a ver un equipo, donde todos juegan para todos y donde el gran protagonista es el propio equipo, y no ninguna individualidad.     Una cosa parece clara, sin CR7 Benzema se ha liberado del todo. También lo ha hecho el propio Madrid que se está reconstruyendo sin esa ausencia que parecía iba a dejarles huérfanos. No solo no lo echa de menos sino que suma y sigue practicando un buen juego y dando a este Real Madrid una gran personalidad.    En este Real Madrid de Julen Lopetegui prima el colectivo por encima de todo. Todos se han liberado de todas las ataduras que antes le atenazaban. Se están redimiendo sin la sombra de Cristiano que tenía como coartados a unos futbolistas que no daban todo lo que tenían por vivir bajo el yugo del portugués al que se sometían hasta el llegar al servilismo.Por eso debe ser que jugadores como Benzema, Bale y Asensio (BBA) se han liberado y están dando rienda suelta a su mejor fútbol.   Bale y Benzema ya golean. Los dos llevan marcando goles en los tres partidos que el Madrid ha disputado en la liga. Tres goles lleva el galés y cuatro el galo. Asensio no marca , pero se está especializando en provocar penas máximas. Ante el Leganés la tercera que le pitan. Penaltí que transformó el nuevo jefe, Sergio Ramos.      Ante el Leganés, vimos a un equipo gremial por encima de todo que juega un buen fútbol y que lo practica gustándose. Comenzó como un tiro buscando obsesivamente la portería de Cuéllar con mucho ritmo y muchas básculaciones. Pronto Bale abrió la cuenta. Del Leganés no había noticias, hasta que llegó el penalti de Casemiro a Eraso, que igualó la contienda. Ahí ya el Madrid bajó el pistón y jugó de forma desmadejada. Pero como anticipo de lo que sería el segundo periodo, Benzema dio un aviso con una volea que de milagro despejó el guardameta del Lega.  Tan a gusto se siente el Real Madrid que nos brindó un muy buen segundo tiempo con un juego de toque pero jugado a mucha velocidad. Y si hay alguien que se siente especialmente a gusto, ese es Benzema, que nos regaló un segundo periodo para enmarcar. Dio todo un recital de clase(que le sobra) y de eficacia.   Recién comenzado el segundo tiempo, el francés cabeceó con precisión y fuerza un centro de Asensio. El árbitro interpretó que el delantero había hecho falta al zaguero del Leganés. Él VAR lo desmintió.   Pero lo mejor de Benzema llegó en el tercer tanto con sus movimientos sutiles y hasta geométricos que culminaron en un gran disparo.   El partido contra el Leganés fue un calco del que jugó en Girona. Mismo resultado (4-1) y mismos goleadores: Bale, Benzema por partida doble y Sergio Ramos, de penalti.    La gran novedad en el once de Lopetegui fue la presencia por primera vez de Courtois, que apenas tuvo trabajo.Para su desgracia, el primer tiro que le llegó fue gol. Eso sí, fue de penalti.    Varane y Modric fueron titulares. En cambio Isco fue suplente. La decisión de Lopetegui no la sabremos hasta que lleguen los partidos grandes y estén todos disponibles. Hay muchas alternativas.      Este Real Madrid pinta bien. Habrá que medirle con rivales de más enjundia, pero la temporada pasada con adversarios de medio pelo perdió la liga antes de llegar a Navidad. Hay goles y su juego es muy fluido y sin ninguna dependencia. Juegan todos para todos. Lo colectivo prima sobre todas las cosas.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013