Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: agosto 2018

UN R.MADRID MUY CORAL NUEVO LÍDER

   Si la temporada pasada el Real Madrid con su derrota, comenzó a perder la liga en su visita a Girona, concretamente al Montilivi. Ahora, este Real Madrid de Lopetegui más coral que el de entonces, consiguió una abultada victoria por 1-4 que le hace líder del campeonato, al ser el equipo más goleador del momento.     El amplio resultado no habla de las penurias que pasó el equipo blanco, que comenzó deslavazado y sin tensión. Le faltaba toda la energía que sí tuvo el Girona que dominó a su rival durante los primeros 30 minutos. De ese dominio de los catalanes llegó el gran gol de Borja que tuvo la colaboración de una contemplativa defensa madridista y más concretamente de Marcelo, que vive más en el campo ajeno que en el suyo. Lozano ganó el balón en el centro del campo. Nadie le salió al paso, con una extraña pasividad en el Madrid. Keylor sacó el primer disparo, pero el rechace cayó a los pies de Borja, quien con gran serenidad , se acomodó y fusiló marcando el 1-0. El Madrid ni reaccionó frente al empuje del Girona muy bien comandado por Portu, un culo inquieto que trajo por la calle de la amargura a la atolondrada defensa blanca.    Pasada la primera media hora, el Madrid comenzó a espabilar y más aún después del justo penaltí pero evitable de Muniesa sobre Asensio, cuando la jugada ya había perdido todo el peligro. Sergio Ramos, que ha ganado más galones que nunca, se encargó de transformarlo con mucha sangre fría ( lo hizo a lo Panenka) y estableció el empate a uno al poco de llegar al descanso.    En una mala primera parte, el Real Madrid había salvado los muebles en última instancia.    En la segunda parte ya fue otro cantar. El equipo de Lopetegui poco a poco se empezó a gustar; y más después de otro penalti tan justo como evitable que le hicieron de nuevo Asensio. En esta ocasión el encargado de ejecutarlo fue Benzema (nadie tiene la exclusiva de los lanzamientos de las penas máximas, ni de las faltas). El 1-2, dejó tiritando al Girona que ya no se recuperó ante la avalancha de buen juego de los madridistas que se hicieron amos absolutos del partido. Bale, se erigió en el líder de la remontada y suyo fue el 1-3, que vino precedido de un pase magnífico de Isco, que si en la primera parte estuvo taciturno; en el segundo periodo vio la luz. Al igual que Asensio, que de su intermitencia en la primera parte pasó a ser determinante en el resultado final. Fue un Madrid que jugó en equipo, moviendo con rapidez el balón y asociándose muy bien en todas las parcelas del campo. Marcelo, que solo se preocupó de atacar, descuidando sus labores defensivas, lo que hace muy a menudo, fue sustituido ante su propia sorpresa. Algo que no le debe sorprender porque no aún no está en plena forma Es Marcelo, en lo bueno y en lo malo, pero imprescindible.    Bale, que parece que se ha tomado muy en serio eso de ser el nuevo líder de este Real Madrid, volvió hacer de las suyas por la banda derecha, dando un pase mortal que Benzema no dejó de aprovechar. Un Benzema que está más activo que nunca y que busca tener más protagonismo tras la marcha de Cristiano Ronaldo.    Sin el astro portugués aún sin marcar en Italia, en el Real Madrid en estos primeros partidos, prima la colectividad por encima de la individualidad. De su rearme coral dependerá su suerte en esta temporada, en principio, sin refuerzos de renombre. En Girona, tras una primera media hora para olvidar, dejó un buen rastro y sale líder donde en el ejercicio anterior,en Motilivi, perdió la liga.    Y una cosa quedó clara en el segundo encuentro liguero del Real Madrid: que Lopeteguí manda más de lo que creemos. El nuevo técnico blanco marca el terreno. Un día después de mandar a un jugador de 45 millones de euros como Vinicius a jugar en segunda B, en el Castilla, mantiene al mejor portero del Mundial, Courtois, en el banco junto al balón de oro en Rusia, Modric, que salió a falta de 20 minutos para finalizar el partido en sustitución de Isco; y a un campeón del mundo, Varane que después entraría sustituyendo al errante Marcelo.    De momento, los resultados le están dando la razón. Así como el hecho de mantener a Keylor Navas como guardameta titular. En Girona volvió a ser protagonista con dos grandes intervenciones. No hay razón que justifique prescindir del costarricense en beneficio del belga.    Y es que este Real Madrid post-Cristiano, progresa adecuadamente: Es máximo goleador de la liga y nuevo líder.  


EL REAL MADRID POST-CRISTIANO NO ENTUSIASMA

   Comenzó la liga en el Bernabéu para el Real Madrid post-Cristiano, y lo hizo con un cómodo triunfo frente al Getafe por 2-0, con goles de Carvajal y el nuevo Bale, que se reivindica para suplir el tono goleador del portugués.     Fue tan flojo el Getafe, que es difícil poder calibrar a este Real Madrid de Lopetegui. Así como saber si necesita o no reforzarse con algún fichaje. Con el andamiaje que tiene le fue suficiente para ganar a un inoperante equipo azulón que pasó de puntillas por el coliseo madridista. No necesitó nada especial para imponerse de principio a fin a su rival. Con un motivado Bale, más responsabilizado que nunca con su nuevo rol; varios buenos detalles de Asensio; la buena dirección de Kroos; el empuje de Carvajal y Marcelo por las bandas y el perfecto trabajo de un inmenso Nacho, que se ha ganado el derecho a ser titular, mientras que Varane siga en plan titubeante, el Real Madrid tuvo suficiente para ganar con suma facilidad    Todos sabemos que Lopetegui despierta muchas dudas dentro del madridismo. Le va a costar convencer a la afición.Va a tener que trabajar muy duro para que pueda entrar por los ojos de esa afición que idolatraba a Zidane, aunque este tácticamente dejaba mucho que desear.    Lopetegui con peor plantilla que Zinedine Zidane y sin esos refuerzos que parece ser ha pedido y que no llegan, lo que busca es plasmar la idea de equipo, de ser un grupo coral en el esfuerzo y en el sacrificio.   Su idea de juego parte del dinamismo, con mucho toque pero buscando la profundidad a base de gran movilidad y con el tridente formado por Asensio,Benzema y Bale. Busca tener la pelota a buen recaudo y moverla rápidamente. Además de ejercer una presión fuerte y ordenada en el campo del rival.    Su filosofía, teniendo en cuenta la plantilla que tiene, es muy clara: el equipo, el bloque está por encima de cualquier individualidad.     En principio, no le falta personalidad. Para empezar dejó en el banquillo a Modric y Casemiro, pocos rodados como demostraron en la Supercopa. Nacho, todo un ejemplo de profesionalidad, ocupó el lugar de Varane. Ceballos, está teniendo el carrete que le faltó con Zidane y jugó de titular en el centro del campo junto a Kroos e Isco, que fue el más flojo de todos. Keylor, fue el portero titular. Lógico,si se tiene en cuenta que Courtois, acaba de llegar y tendrá que entrar en la dinámica del grupo.     Frente a este Real Madrid poco reforzado y con peor equipo que la temporada pasada, no sólo el entrenador se tiene que arremangar. También corresponde dar un paso adelante a jugadores que han vivido bajo la protección de Cristiano Ronaldo, en lo bueno y en lo malo. Esas promesas que todos sabemos, tienen que ser ya una realidad.   La marcha de CR7, puede ser un arma de doble filo. En teoría debería servir como un revulsivo para sacar lo mejor de todos los jugadores que componen la actual plantilla. Bale es el gran beneficiado por la ausencia del portugués. El galés , más delgado, muy motivado y fresco como una lechuga (no estuvo en el Mundial) está dispuesto para asumir el mando y ser el delantero que supla al “matador” Cristiano Ronaldo. En el primer partido liguero estuvo muy peleón e incisivo en el desmarque y en el remate, con un cabezazo al larguero que no fue gol de milagro, y anotando el 2-0 tras buena jugada de Asensio.    Como demostró contra el Getafe y en la pretemporada, Bale está muy enchufado y con hambre. Si le respetan las lesiones,algo que está por ver teniendo en cuenta sus antecedentes , puede convertirse en el nuevo líder. Aunque, uno piensa, que necesita más carácter y carisma.     El Bernabéu que registró una de peores entradas que se recuerdan últimamente ,apenas 48.500 espectadores (las  vacaciones y la ausencia de fichajes tienen fría a la afición), está hecho un mar de dudas. Duda de Lopetegui, de la etapa post-Cristiano, y de la capacidad de una plantilla que es peor que la de la temporada pasada. Como también duda de Benzema, que a pesar de su gran calidad, sigue bajo sospecha.    El delantero francés junto a Isco fue el menos visible en el partido contra el Getafe, donde al Madrid se le vio diferente. Tiene más movilidad, pero menos vértigo. Es un equipo  muy  aseado que a ratos juega bien,  pero no entusiasma. Todavía es pronto para sacar conclusiones. Los próximos partidos dictarán sentencia sobre este Real Madrid de Julen Lopetegui.      La afición, en su gran mayoría pide refuerzos. Pero el club está por la labor de no volverse loco. Florentino Pérez está ciego si creé que el equipo no necesita refuerzos, salvo que que quiera que esta temporada sea de transición.    


EL ATLÉTICO SE TOMÓ CUMPLIDA REVANCHA  DEL MADRID

     Ya le tocaba al Atlético, ganar una competición europea a su gran rival de la capital, el Real Madrid, que cayó derrotado por 4-2, proclamándose supercampeón de Europa por tercera vez.   Los rojiblancos aprovecharon la Supercopa disputada en la capital de Estonia, Tallín para curar sus heridas de pasadas finales de Champions ante su más odiado rival, el Madrid. El Atlético exhibió más recursos y más físico para imponerse a un Madrid que en la prórroga sucumbió ante la fortaleza física de los de Simeone. El tiempo reglamentario finalizó con empate (2-2). En los 90 minutos de juego el equipo de Lopetegui tuvo más presencia, con buen fútbol por momentos, pero sus fallos defensivos (impropios de un equipo como el Real Madrid), le condenaron a la prórroga donde el Atlético fue infinitamente mejor. Los de Simeone estaban pletóricos y los de Lopetegui, agotados. En los 30 minutos extras, los rojiblancos fueron superiores en todos los aspectos, reventando a sus rivales. Se los comieron y apabullaron sin piedad. Saúl con un golazo de los suyos,con despropósito total de Ramos y Varane; y Koke hundieron al Real Madrid que intentó morir con las botas puestas, pero el físico no les daba para más. Toda la intensidad que le sobro al Atlético le faltó al Madrid. Fuese por las ganas de revancha que tenían o por amor propio, el caso es que el Atlético salió con el cuchillo entre los dientes dispuesto a machacar al Madrid a las primeras de cambio. Y a fe que lo consiguió porque sin llegar a los 50 segundos, Diego Costa ganó un balón por arriba a Sergio Ramos que llegó tarde a la disputa, carrera del guerrillero del Atlético, se deshace del flojo Varane y zapatazo que sorprende a Keylor Navas que no supo tapar su palo, que fue por donde entró el balón. El 1-0, dejó sin palabras a la defensa blanca, que todavía estaba buscando a Diego Costa, y a todo el equipo que comenzó muy aturdido. En ese momento, en la mente de los madridistas rondaron muchas cosas por su cabeza: la ausencia de Cristiano, la falta de refuerzos y si Lopetegui se hará con el equipo…. Pronto esos malos presentimientos desaparecieron con el gol del empate (1-1) de Benzema, quien a lo Cristiano, remató impecablemente de cabeza tras magnífica carrera y pase de Bale por la banda derecha. El Atlético con su paso atrás facilitaba el dominio de los madridistas que pudieron adelantarse por mediación de Marco Asensio cuyo remate salió desviado por muy poco. La cesión de terreno del Atléti sirvió al Madrid para activarse, jugando unos buenos minutos hasta llegar al descanso. Los de Simeone no encontraban la salida, pero poco les importó porque supìeron aguantar muy bien las embestidas de su rival. En esos minutos, solo el rojiblanco Rodri hizo recuperar el animo a su afición. Este mediapunta Rodri, tienen muy buena pinta y tiene gusto con la pelota en los pies. Me gusta. Como me gusta, y mucho, el francés Lemar que fue un trabajador constante tanto cuando jugó de extremo como cuando lo hizo por el centro. Acertado fichaje, sin duda alguna este de Lemar. El único que desentonó en el Atlético fue, Griezman, que todavía seguía en Francia y a quien se le ve falto de entrenamiento. Pero el auténtico factótum del Atlético de Madrid fue Diego Costa que trajo por el camino de la amargura a Varane y Sergio Ramos , a los que desquició con su lucha y pelea constante. Suyo fue el primer gol de los rojiblancos; y suyo fue el gol del empate a dos, que llevó el partido a la prórroga. El hispano-brasileño ha llegado como un cañón a este inicio de temporada y él solo se comió a la defensa madridista. Tras el descanso siguió la misma tónica que en el primer periodo. El Madrid tenía la posesión, y más aún cuando entró Modric por Asensio. La insistencia de los blancos tuvo recompensa gracias a una inocente acción de Juanfran que en un saque de esquina dio el balón con la mano. El penalti lo lanzó Sergio Ramos, que tiró de galones, y marcó el 2-1. Los de Simeone, en la grada por suspensión, supieron rehacerse en el último tramo. A ello ayudó Marcelo, quien en una de sus frivolidades, por evitar un saque de banda propició que el balón fuese a los pies de Correa que cedió a Diego Costa que remató en el área pequeña el 2-2. La entrada de Correa, Vitolo y Thomas potenció al Atlético en esa prórroga donde ya exhibió más físico y más banquillo que el Madrid. Tras Lisboa y Milán, el Atlético se llevó una inmensa alegría en Tallín. No es lo mismo pero los rojiblancos se han quitado un gran peso de encima. El Madrid hasta que le alcanzó el físico, no jugó mal. A falta de diez minutos ganaba por 2-1.Mientras eso sucedía, nadie se acordó de Cristiano Ronaldo. Pero ay amigo! Ha sido perder y las luces de emergencia se han encendido. Ante el Atlético, el Madrid era el mismo de Zidane, salvo Cristiano que ya no está y a quien ahora, tras la derrota, se le echa de menos. Un fracaso en el albor de la temporada, no es para que ya se despotrique contra todo y por la ausencia del portugués. Lo que sí eche de menos, fue esa ambición que tenía Cristiano y que contagiaba a todo el equipo. En la final de la Supercopa nadie del Real Madrid se rebeló. Bale, un jugador muy intermitente, no tiene madera de líder . Sergio Ramos es el que tiene que coger la batuta, pero está en el inicio de temporada y le falta puesta a punto. Sin embargo en el Atlético, ese papel lo desempeñó perfectamente un grandioso Diego Cosa que le dio jaque mate a la desastrosa defensa del Madrid. Sea casualidad o no, sin Cristiano y sin nadie de garantías que lo supla, el Real Madrid perdió su primera final internacional desde que lo hiciera con Boca Júniors en la Intercontinental del año 2000, en Tokio Este ha sido el primer partido oficial del Real Madrid sin Cristiano Ronaldo. La derrota ante el rival capitalino ha levantado muchas dudas en la afición madridista que reconoce que el equipo sin CR7 está un poco huérfano y que necesita refuerzos en la defensa, y sobre todo un delantero centro goleador. Porque no nos engañemos, al Madrid le falta banquillo. Tiene un buen cesto para dar entrada a los centrocampistas e incluso en la defensa, pero en la delantera hay muchas carencias. En Tallín, Lopetegui en la suplencia tenía a Mayoral y al prometedor Vinicius, a quien tal vez debió dar cancha en la última fase del partido. El Atlético de Madrid tiene más banquillo que el Real. Algo que no sucedía desde hace tiempo. Correa que salió en el segundo periodo, fue quien agitó el partido, y luego con la entrada de Vitolo y Thomas, el equipo rojiblanco se hizo más fuerte. El Atlético de Madrid ya no es el equipo pobre que pregonaba Simeone. Definitivamente se ha quitado el disfraz de humilde. Se merecía una enorme alegría ante su gran rival, y lo consiguió por las bravas. ¡¡Enhorabuena!! .  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013