Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: julio 2018

FRANCIA GANA EL MUNDIAL Y CROACIA LOS HONORES

Francia se proclamó campeona del Mundo por segunda vez en su historia, al derrotar en la final a Croacia por 4-2.    Mandzukic abrió el marcador con un gol en propia puerta, Perisic empató a la media hora; Griezman volvió a poner por delante a Francia con un penalti muy discutido que se pitó por el VAR. Los goles de Pogba y Mbappé en el segundo periodo sentenciaron la final de esta copa del Mundo. Mandzukic recortó distancias gracias a una pifia del guardameta francés Lloris, que se hizo un Karius. Hasta aquí los fríos datos estadísticos de una final en la que no ganó la selección que mejor fútbol hizo que fue Croacia. Nunca antes una selección con tan poco juego, consiguió tanto como Francia que se llevó el premio gordo tras 90 minutos donde los croatas llevaron todo el peso del partido y pusieron el fútbol. Eso sí, Francia tuvo una pegada descomunal que se tradujo en una gran contundencia. La selección francesa en el cómputo general del Mundial seguramente es la justa campeona, pero por la final, no. El fútbol lo puso Croacia y Francia el oportunismo. Pero ya se sabe, el fútbol son goles y no buenas razones. Francia puso la juventud ( ha sido la selección más joven de este Mundial) y el músculo. Estamos ante un equipo de gran futuro. Tiene fuerza,juventud, músculo y a un jugador que puede marcar una época, Mbappé,que consiguió el premio al mejor jugador joven del Mundial. Con 19 años, es el tercer jugador más joven en ganar un Mundial. El futuro puede ser de Francia, pero en esta final, el mejor y el que mereció mejor suerte fue Croacia.Los jugadores croatas se han constituido como los héroes de la derrota. A la frialdad francesa siempre se impuso el corazón croata. La excitación siempre estuvo al lado del país balcánico de poco más de 4 millones de habitantes. Algo comprensible para los futbolistas de un pequeño país con una dura historia reciente. El corazón es lo único que no se puede improvisar en una gran final, ni en cualquiera otra situación. El seleccionador croata, Dalic,lo sabía y lo estimuló hasta el final. Croacia cuajó una gran primera parte, pero se fue por detrás en el marcador por una mezcla de mala suerte y polémica, con ese penalti que el colegiado argentino Néstor Pitana concedió después de consultar el VAR. El 2-1 con el que se llegó al descanso fue demasiado para una selección que se había merecido más. No era justo Francia demostró, no obstante, no sólo en el partido final sino en todo el torneo, una gran seguridad, con Varane y Umtiti como centrales que han sido los mejores de este Mundial. Además de su seguridad defensiva, la selección gala dio muestras de una gran pegada con un buen ejercicio táctico por parte de Deschamps, que ha trabajado muy bien las jugadas de estrategia. Un seleccionador que ya ganó un Mundial como jugador, allá en 1998 y ahora lo hace como máximo responsable de la selección francesa que consiguió su segunda estrella En su tercera final mundialista (1998 y 2006) Francia demostró aplomo suficiente a la hora de contener a una Croacia desatada. El conjunto balcánico, debutante en un escenario como este, se reveló contra su falta de experiencia y cayó con un inmenso orgullo que enamoró a toda Europa. Croacia se hizo dueño del balón desde el principio y entró al partido decidido a mandar. Su voluntad de tener el balón unido a su buen trato con el mismo, le permitió tener arrinconada a Francia durante todo el primer periodo, que sólo hizo dos aproximaciones y que con la suerte como gran aliada, terminaron en sendos goles. Goles que llegaron rodeados de una gran polémica. Para muchos la falta sobre Giezmann que dio paso al 1-0 no fue, y para otros la posición adelantada de Pogba pudo influir en el autogol de Mandzukic. En cuanto al penalti por mano de Perisic, que el colegiado tuvo que consultar con el VAR, fue involuntaria. Toda Croacia ha sido un clamor contra la labor arbitral del argentino Pitana. Tanto VAR y tanto hablar de él y en la final de un Mundial, el primer gol viene de un piscinazo de Griezman y el segundo tanto, de un penalti más que dudoso. El VAR, está muy bien, pero siempre que se aplique en su totalidad. Luego ya en el segundo periodo, Croacia tuvo que arriesgar al ir por detrás en el marcador. Y ahí, Mbappé reinó a sus anchas con su velocidad y galopadas que sembraron el terror en la defensa croata. Francia se convirtió (puede que obligada por las circunstancias) en un equipo contragolpeador que empezó a recurrir a los balones largos a ese estrella rutilante llamada MBappé. Croacia, a pesar del marcador adverso, siguió generando peligro pero Francia demostró su gran fortaleza defensiva. Varane y Umtiti se multiplicaron en el centro de la defensa y repelieron todos los balones que llegaban a su área.. El conjunto de Dalic lo intentó de todas las maneras pero no fue capaz de superar a una Francia que 20 años después vuelve a proclamarse campeona del mundo. Croacia, la gran derrotada, se lleva el reconocimiento por el gran orgullo y corazón que han desplegado en este Mundial, y la presidenta de Croacia, la encantadora Kolinda, es nombrada también la presidenta del Mundial. Ha sido un ejemplo en muchos aspectos, sobre todo en la derrota. Modric, el jugador del Real Madrid, se ha llevado el balón de oro como el mejor jugador del Mundial. Griezmann fue nombrado mejor jugador de la final y desde ahora es un firme candidato al balón de oro como mejor jugador europeo. Francia volvió a la “Grandeur” con este Mundial, el torneo del balón parado y del VAR, ambos poderosos argumentos en la final, y que los franceses han dominado como nadie. Se acabó este Mundial que ha sido un ejemplo de gran organización. Desde aquí nuestro reconocimiento a Rusia. Un Mundial que ha ganado Francia, sobre todo, por su gran exuberancia física. No enamoró pero ganó.


TANTA PAZ LLEVES COMO PAZ DEJAS, CRISTIANO

         Vaya por delante que Cristiano Ronaldo como jugador me parece de lo mejor que he visto. Es un fuera de serie y lo ha demostrado siendo el máximo goleador en la historia del Real Madrid. Después de Alfredo Di Stéfano, ha sido el más grande. Su contribución a los últimos éxitos del equipo blanco, están ahí y son innegables.   Pero la paciencia tiene un límite y el Madrid, a través de su presidente, Florentino Pérez, le ha enseñado el camino de salida después de provocar un terremoto en la celebración de la Copa de Europa, en Kiev, y amenazar, con su habitual chulería, en otras tantas ocasiones con abandonar el club blanco.    Esta vez , le han tomado la palabra y le han dicho; “si traes el dinero, vete”. La Juventus pagará 100 millones al Madrid, que le había igualado los 30 millones que le va a pagar la Juventus, por temporada . De esta forma, Cristiano Ronaldo, que llegó en el 2009 como el fichaje más caro de todos los tiempos, convirtiéndose en un jugador de leyenda, es ya historia del Real Madrid.         A la tercera va la vencida. Tantas veces ha dicho Cristiano que dejaba el Real Madrid , que parece que esta vez va en serio y dejará la disciplina del equipo más laureado del fútbol mundial, para irse a la fría Turín para jugar en la Juventus.    Cristiano Ronaldo, sabe que deportivamente pierde en todos los sentidos, pero su soberbia y orgullo le ciegan y se marcha al fútbol italiano. Frente a él tiene a otro personaje lleno de orgullo y soberbia como Florentino Pérez. Los dos no se pueden ver por una serie de enfrentamientos que les ha llevado a la enemistad y a dejarse de hablar.    Si he de ser sincero, el comportamiento de Cristiano ha sido el que ha deteriorado la relación entre jugador y presidente.    Desde el preciso momento en que el portugués reventó las celebraciones de la Champions de Kiev (la Décimo-tercera) con sus declaraciones :”Fue muy bonito jugar en el Real Madrid “ firmó su sentencia como jugador blanco. Un desplante que certificó su egocentrismo y egoísmo. No era el momento como le regañó todo el vestuario. Y es que a Cristiano le importa Cristiano y nada más. Con casi 34 años tendría que ser menos prepotente y más humilde.    Santiago Bernabéu dijo:”quien no quiera jugar en el Real Madrid , ahí tiene la puerta de salida”. Puerta que le enseñó a Alfredo Di Stéfano, el legendario jugador, a quien despidió pasados los 33 años, yéndose al Espanyol. Y era Don Alfredo Di Stéfano. También en un ejercicio de soberbia se puso farruco, y fue despedido, diciéndole aquello tan socorrido de que “nadie es imprescindible”. Una verdad como un templo.    Florentino Pérez y una gran mayoría de aficionados madridistas están hasta el gorro de las presiones y las salidas de tono de Cristiano Ronaldo, quien a través de sus periodistas de cámara como un tal Eduardo Aguirre del Chiringuito, que babosea cuando habla del jugador luso, los utiliza para ir desgranando su malestar con diversos comentarios que ellos visten como información, cuando no es más que la correa de transmisión del jugador. Este periodista, más bien parece su representante. Es el Jorge Mendes de la TV. Una pena, como está el periodismo deportivo. Pero esta es otra historia…. El caso es que a través de esos periodista va diciendo eso de “que no me quieren” y demás tristezas, cuando todo se trata de dinero. Dinero, y nada más.     Tras sus declaraciones en el 2016 de que “estaba triste” que revolucionó un tanto el vestuario, llegaron sus problemas con Hacienda en el 2017 y su amenaza de abandonar el fútbol español. Con su tristeza llegó la renovación de su contrato hasta el 2021; y con su deuda con Hacienda que asciende a casi 15 millones de euros, quiso involucrar al Real Madrid en el pago de esa deuda.. La entidad blanca, con muy buen criterio, no quiso verse salpicado por el escándalo del fraude fiscal del jugador. No asumió el pago de la multa ni realizó ningún movimiento público de apoyo para respaldar las prácticas ilegales del Cristiano. Aquello le escoció y le dolió tanto, que ya entonces se planteó muy seriamente dejar el Real Madrid. Algo que ya decidió el pasado mes de enero.    Así que que no venga con componendas de que el Madrid no le quiere, porque es él el que ha querido y quiere marcharse por su enfrentamiento con Florentino Pérez, que ha perdido la paciencia con el jugador portugués por sus continuos pulsos al Real Madrid, que está muy por encima de él. Y en un club serio, y el R.Madrid lo es, no se puede consentir tanto egocentrismo rayando en el endiosamiento y una amenaza continua. Además, utilizando malas artes y mintiendo para conseguir sus objetivos que, no son otros,diga lo que diga, que más dinero.    Se compara con Messi, pero la subida salarial del argentino se produjo porque le vencía el contrato. Neymar, es el otro con quien se compara pero los ingresos del brasileño se incrementaron como consecuencia de un fichaje. Cristiano Ronaldo tiene contrato firmado, y bastante hace el Madrid con subirle el sueldo (30 millones,la última oferta), sin tener obligación de hacerlo, sabiendo que con ello puede generar problemas con el resto de la plantilla. Pero eso poco le importa, porque desde su atalaya de prepotencia, se creé que los títulos los ha ganado todos él , despreciando la intervención del resto que, en muchas ocasiones, ha sido más decisiva que la suya. Ronaldo ha estado perdido más de la mitad de la temporada. Solo al final, ha vuelto a ser ese jugador decisivo que con sus goles llevó al Real Madrid a la final de la Champions. Eso es, indiscutible.     Sin embargo en esa final, estuvo desaparecido y realizó uno de los partidos más raquíticos que se le recuerdan en el Real Madrid. Ahí, el que salió a relucir fue Gareth Bale. Si hubiera marcado él el golazo que hizo el galés, a lo mejor la historia que ahora estamos contando hubiese sido otra bien distinta. Pero como con su fútbol no fue protagonista en la final contra el Liverpool,quiso serlo con sus declaraciones fuera de lugar que le situaban fuera del Real Madrid. Algo que está a punto de suceder. Para Cristiano Ronaldo es más importante su propio lucimiento que los éxitos del club. En estas condiciones, lo de rebajar la cláusula y favorecer la salida es un detalle del Madrid que, en una jugada maestra, tras igualar la oferta de la Juventus, hace que el portugués quede retratado.  CR7, que llegó en el 2009 ha dado mucho al Real Madrid, no hay que negarlo. Ha levantado 4 Champions,3 mundiales de clubes,3 supercopas de Europa, 2 ligas y dos copas del Rey. Amén de sus balones de Oro, que en gran parte tiene que agradecer a sus compañeros y al propio Madrid. Pero no se puede consentir tanta tontería, tantos desplantes y amenazas como ha hecho en los últimos años. Se ha comportado como un niñato mal criado, mimado y con un ego por encima de lo normal. Llueve sobre mojado y el Real Madrid se hartó. Por eso le han disco eso tan socorrido de : Tanta paz lleves, como paz dejas.


BUENA ESTABA (ESPAÑA) Y SE MURIÓ.

     La buena España que ganó el Mundial en el 2010; La Eurocopa del 2012 y que se clasificó brillantemente para el Mundial de Rusia, murió en Moscú al caer eliminada en la tanda de penaltis ante Rusia tras concluir con empate (1-1) los 90 minutos reglamentarios, y después de no ser capaz de resolver la eliminatoria en la posterior prórroga.    El encuentro fue de bostezo permanente. Rusia por su anti-fútbol y España por sus mil pases que no le llevaron a ningún sitio. De alguna forma la selección española perdió por su impotencia e incapacidad, sobre todo en ataque. Ante Rusia se jugó, probablemente, el peor partido de los últimos 30 años. Se jugó andando, con abuso de pases sin sentido al compañero y con mucho pase atrás, y solo un tiro a puerta en 120 minutos. Tengo la sensación que una estupenda generación de futbolistas que nos llevó a lo más alto, murió en Moscú. El equipo español ha retrocedido en el tiempo. Vuelve a ser la de antes..     España, tras este fracaso, está pendiente de una revolución. Hay que ser capaz de asimilar que el tiempo ya pasó. A la selección le toca olvidar el pasado, que fue muy hermoso, pero que ya pasó. Hay que volver a la realidad. Se impone un cambio, una revolución.     Si hubiese sido por puntos, hubiésemos ganado el partido pero el fútbol son goles y no buenas razones. Y sinceramente, la selección española jugó un mal partido. Aunque peor jugó Rusia, que solo se defendió, renunciando desde el minuto uno a jugar al fútbol. Dejando todo a la suerte de los penaltis, que en este caso le fue favorable. Todos sus tiradores acertaron y por España fallaron Koke y Iago Aspas.     La selección española abandona en los octavos de final el Mundial de Rusia y sigue maldita en sus enfrentamientos con las selecciones anfitrionas, a las que nunca ha vencido en competición internacional. Tampoco nunca antes una selección como la rusa, rayando la mediocridad y con tan poco fútbol, se clasificó para los cuartos de final.     Por esto da rabia que España permitiese sobrevivir a un equipo infinitamente inferior, como el ruso. En esta ocasión, faltaron muchas cosas. Además de fútbol, faltó alma, chispa y ese punto de fuerza y frescura que nunca apareció. Sobre los campos de Rusia, ningún jugador español estuvo a la altura. No hubo un jugador que marcase las diferencias. El único que dio la talla fue Isco, que llegó al último encuentro agotado, sin oxígeno. Al igual que toda la selección española    A pesar de ponerse por delante en el marcador con gol en propia puerta de Ignashevich con la colaboración de Sergio Ramos, España desplegó un juego lento, previsible, con mucha posesión pero que no generaba ningún peligro. Rusia tenía un plan, defenderse a toda costa, tratar de coger alguna contra y esperar a la ruleta rusa de los penaltis, que le fue fiel…. Y así lo hizo, y se mete en los cuartos de final.    Poco ante de llegar al descanso el equipo anfitrión se benefició por un penalti absurdo de Piqué para igualar el marcador. Con empate (1-1) se llegó al descanso, un resultado que se mantuvo durante todo el segundo periodo y en la prórroga. España, en un monólogo absurdo y sin ninguna relevancia, siguió controlando el balón, pero no supo acercarse con peligro a la portería de Akinfeev, que se convertiría en el protagonista en la tanda de penaltis al detener los lanzamientos de Koke y Aspas.    Fallaron estos dos jugadores, pero es que antes falló todo el equipo nacional español. Nunca debió ir a la lotería de las penas máximas ante la nadería del equipo ruso que solo supo defenderse despreciando el fútbol y practicando un cerrojo descomunal y vergonzoso.    El otro equipo español, el de antes, hubiese despachado a los rusos en un santiamén. Pero la España de ahora, no estuvo bien, estuvo lenta, parsimoniosa con mucho juego horizontal y poca verticalidad. Y por si fuera poco, le faltó imaginación en los metros finales.    A Fernando Hierro no se le puede culpar de nada. Todo se le vino encima y no tuvo más remedio que coger el toro por los cuernos tras la semana compulsiva del comienzo del Mundial. Más allá del resultado final, Hierro, tras las críticas por el pobre juego desplegado frente a Marruecos, metió el bisturí y se llevó por delante a Carvajal, Thiago, y sorprendentemente a Iniesta, que al igual que en su día pasase con Xavi en el Mundial de Brasil, quedó señalado. Sentar a Andrés Iniesta fue como indicar que el tiempo pasado, que fue el mejor, se apagó definitivamente.   Este mundial y el hecho de caer eliminados,ha demostrado que ya apenas queda nada de la gran selección española. Hay que asimilarlo así y cuanto antes lo asuman los protagonistas, mejor.    Parecía que gozábamos de buena salud, pero de un síncope murió España en Moscú. Buena estaba y se murió…    Me causó dolor y pena ver llorar a Sergio Ramos, Jordi Alba y a casi todos, pero el nefasto final es el producto de una nefasta gestión.    Es hora de ponerse a reflexionar con tranquilidad. El problema no es pequeño porque el presidente de la Federación es un recién llegado, sin experiencia; no hay técnico (Hierro ha sido un paréntesis) e Iniesta emprende el camino sin retorno de Japón. El asunto tiene su miga.  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013