Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: noviembre 2017

LA LIGA SE HA CONVERTIDO EN UN ACTO DE FE PARA EL R.MADRID 

  Si en la Champions al Real Madrid se le olvidan todos los males, en la competición doméstica,es decir en la liga, le sucede todo lo contrario: regresan las malas costumbres,las dudas, la imprecisión, la ansiedad y hasta los nervios. Ganó 3-2 al Málaga de Michel, pero lo hizo sin convencer, en un partido vistoso u de suspense hasta el final.   Ante el Málaga , un equipo valiente y muy competitivo, para nada justificó su mala posición en la tabla, el Madrid volvió a ser ese equipo irregular e impreciso que nos tiene acostumbrado desde que comenzó el campeonato liguero. Fue de más a menos hasta casi pedir la hora ante un Málaga que le tuteó durante la segunda parte, donde fue mejor que el Madrid. En cambio los blancos en la primera parte pudieron sentenciar el partido si el buen guardameta Roberto no hubiese intervenido con gran acierto a disparos de Kroos,Carvajal y Cristiano Ronaldo,quien ya no sabe qué hacer para tener acierto en esta competición. Menos mal, que la suerte le acompañó en la pena máxima que definió el partido. Falló el penalti pero aprovechó el rechace para marcar el definitivo 3-2, cuando el encuentro ya languidecía. El Madrid pasó de hacer un buen primer tiempo a pasar desapercibido en el segundo periodo donde el Málaga fue quien tomó la iniciativa. A Michel, le gusta hacer jugar a sus equipos , que sean ofensivos y atrevidos -por eso no echa raíces en ningún equipo-. Al Bernabéu llegó a intentar ganar y estuvo cerca de conseguir algo positivo. Cayó de pié ante un Madrid que volvió a demostrar sus muchas dudas en el campeonato nacional de liga, que parece que no va con él. El Real Madrid tenía que ganar sí o si, y ganó. Llegados a este punto, al equipo blanco lo único que le vale es la victoria después de haber perdidos ya casi todas las vidas.. Todo lo que no sea ganar, será decir adiós a la liga. No jugó bien, pero ganó. Es lo más positivo que se puede decir de su encuentro frente al Málaga que le hizo vivir otro partido angustioso. Momentos angustiosos que vinieron motivados por una floja y blanda defensa, y por un centro del campo muy contemplativo donde el único que dio el nivel adecuado fue Casemiro. Kroos, estuvo muy torpe e Isco, que como el equipo, fue de más a menos hasta ser sustituido en el segundo periodo en una decisión un tanto discutible de Zidane que en los cambios sigue estando muy desacertado. Sin su Mariscal de campo, Sergio Ramos, la zaga madridista cometió varias imprecisiones. En el gol del empate de Rolan, esas imprecisiones comenzaron en Kroos que en uno de esos balones absurdos que suele hacer hacia atrás, lo perdió cogiendo a la defensa muy adelantada y a Vallejo totalmente descolocado. En el gol del empate (2-2), de Chory Castro, la pasividad defensiva fue proporcional a la cantada del guardameta Casilla. La liga para el Real Madrid se ha convertido ahora en un acto de fe. Tiene necesidad de convencerse de que es posible alcanzar al Barcelona.Esa fe es la que está intentando transmitir Zinedine Zidane que está convencido de de esa hazaña. Pero eso, solo es posible con buen juego y sobre todo con goles. Fue por eso que comenzó el partido como un tiro, con un ritmo alto de fuego. Benzema, si Benzema, a los nueve minutos tras cabezazo al travesaño de. Cristiano, aprovechó para marcar el 1-0. Al gol del empate del Málaga a los 17 minutos, le siguió poco después el 2-1 de Casemiro al rematar de cabeza tras un saque de esquina. Ese fuerte ritmo inicial no tuvo continuidad y el Madrid fue perdiendo fuelle hasta cederle la posesión y el juego al equipo de Michel, que no entendió como el colegiado Gil Manzano puedo anular el gol de Baysse al filo del descanso por apoyarse en Carvajal. El penalti a Modric , que salió en la segunda parte para poner orden, fue de libro y le permite al Real Madrid agarrarse como un clavo ardiendo a la liga, que más que nunca se ha convertido en un acto de fe.    


LA CHAMPIONS COMO EFECTO TERAPÉUTICO PARA EL R.MADRID

De nuevo la Champions ligue tiene efectos terapéuticos para Real Madrid que con su contundente victoria frente al Apoel de Nicosia (0-6) cierra su pase a los octavos de final como segundo de grupo ya que él Tottenham con su triunfo en Dortmund, por 1-2 ya es primero de forma incontestable.   Dobletes y renacimiento de Benzema y Cristiano a costa de un Apoel Muy frágil y con una endeble defensa. El francés hizo dos goles, los mismos que Cristiano; Modric fue quien abrió la cuenta con un disparo desde fuera y Nacho en un saque de esquina, cerraron la cuenta hasta ese inapelable 0-6. El duelo resultó un analgésico general para un Real Madrid que no está enamorando por su juego. En Chipre no es que estuviese perfecto, pero lo que otras veces le negó la portería, hoy encontró el camino con creces. Los de Zidane fueron de menos a más hasta que pasados los veinte minutos se hicieron los amos de la situación, con un Kroos  mandón que dirigió perfectamente las estampidas  de los suyos. Cristiano Ronaldo y Benzema se reencontraron con el gol; Modric ha recuperado su compás y su buen hacer; Carvajal demostró que es un lateral como la copa de un pino. Hoy por hoy es insustituible por todo lo que aporta al equipo. Hasta Marcelo parece que empieza a espabilar. Kroos también recupera el buen tono: Y los menos habituales tuvieron sus minutos como Asensio y Lucas Vázquez que fueron titulares. Theo,Borja Mayoral y Ceballos entraron en la segunda parte. Los tres apenas han tenido carrete en lo que va de curso; ni tan siquiera ciando se ha visto a Madrid ramplón y con algunos jugadores en bajísima forma. Nada que ver con lo sucedido en la temporada anterior, cuando la segunda unidad fue capital. Zidane, sabrá el por qué ha abandonado esa buenas costumbres El Madrid recuperó esa vieja pegada que le había abandonado ante un bisoño y débil Apoel. La contundencia del resultado debe servir de acicate para el equipo, y de consuelo para los dos jugadores más señalados en los últimos partidos: Cristiano y Benzema. El francés, ausente como casi siempre, al menos fue capaz de marcar en las dos únicas apariciones que hizo en el primer tiempo. Kroos y Cristiano Ronaldo le regalaron los dos goles con dos estupendos pases. CR7 preso de una insatisfacción constante volvió a tener un idilio con el gol. Hizo un buen partido, estuvo en todas hasta que le tocó marcar a él. El primero de cabeza a pase de Marcelo; y el segundo en un remate complicado aunque sin portero. Dos goles que le deben servir para que alcance ese estado de tranquilidad que tanto necesita. Lo evidente es que en la Champions sí que ve puerta: lleva ocho goles en cinco partidos. Para el Madrid de dudas existenciales en la liga, no hay mejor terapia que la copa de Europa. En su querida Champions encuentra el calor que le falta en la competición domestica, olvidándose  de los malos tragos ligueros. En Nicosia, el Madrid firmó el mejor resultado a domicilio en la competición que más quiere, la Champions, y que le debe servir para que de una vez por todas recupere sensaciones. Ahora lo que le hace falta es llevar esas buenas sensaciones a la liga. Falta le hace.


NI ATLÉTICO NI REAL MADRID, GANÓ EL BARÇA

  El primer derbi en el Metropolitano acabó sin goles y resultó decepcionante para los dos equipos, que hicieron un buen ejercicio de intensidad pero que estuvieron nulos en ataque. El empate a cero deja la liga en bandeja al Barcelona, el más beneficiado en la jornada número doce. Son ya diez puntos de ventaja los que saca el conjunto azulgrana a sus rivales de la capital. Ni Atlético ni Real Madrid, ganó el Barcelona. A ninguno de los dos le valía la igualada porque era regalarle media liga al Barcelona, que a falta de buen juego tiene la pócima mágica de ganar sin jugar bien. Y precisamente, el peor resultado fue lo que se dio en el Metropolitano que vio como los dos equipos de Madrid que han sido los últimos protagonistas en Europa, prácticamente se dejaban por los suelos sus aspiraciones ligueras. El derbi, en un sentido estricto de la palabra, fue poco vistoso aunque personalmente me resultó entretenido. Hubo mucha intensidad en los dos equipos pero poca profundidad y mucho desacierto. Los dos guardametas tuvieron una noche tranquila. No recuerdo una gran parada de Oblack ni de Casilla. El Real Madrid que jugó con más decisión, quiso ganar más que el Atlético que una vez más fue fiel al ideario de Simeone. Desde que el Cholo se hizo cargo del equipo rojiblanco basa todos sus fundamentos futbolísticos en una gran defensa y a partir de ahí a tirar millas en busca una contra que les lleve a la victoria. Seis años creo recordar que lleva Simeone al frente del Atlético y su fútbol no ha evolucionado nada de nada. Eso sí, empieza muy bien como un cañón, con una presión muy alta que parece que se va a comer al rival, pero después poco a poco se va resguardando en su área. Así fue como comenzó a jugarle al Real Madrid que se vio sorprendido por la pasión de su rival nada más comenzar el encuentro. A los tres minutos, Correa solo ante Casilla, tuvo una ocasión inmejorable de marcar, que inexplicablemente mandó fuera. El Madrid apenas se enteró en el primer cuarto hora del partido. Era el Atlético quien dominaba en ese tiempo. Pero poco a poco los madridistas pasados los primeros veinte minutos, se hicieron dueños de la situación,del balón y del juego. Y a la media hora llegó la mejor ocasión de blancos. Fue tras una pared entre Cristiano y Kroos que el alemán trató de picar ante Oblak. Su remate, acabó en el lateral de la red. Era el primer aviso del Madrid en el Metropolitano. Acto seguido se produjo la jugada más polémica y que debió terminar en penalti: Casemiro sirvió un perfecto balón a Sergio Ramos en el área pequeña, a escasamente un metro de la portería, al tiempo que remataba de cabeza Lucas le dio una patada en la cara que le rompió los huesos de la nariz. El colegiado Borbalán, que tuvo una actuación muy discutida, consideró que no fue para tanto y pasó de largo de lo que fue un claro penalti. Sergio Ramos ya no salió en la segunda parte, siendo sustituido por Nacho. El central es baja para el partido de Champions del martes, con el Apoel, en Nicosia. El partido era un quiero pero no puedo. El Madrid era el que atacaba con más decisión pero el Atlético se defendía con vigor. Los de Zidane le ganaron la banda izquierda a los rojiblancos, tuvieron el control del juego pero todos sus intentos terminaron en nada ante la inoperancia de Benzema y Cristiano Ronaldo. El delantero francés es un cero a la izquierda, lamentable su partido. Desesperó hasta al propio Zidane que lo sustituyó,ya tarde, por Asensio. Cristiano Ronaldo tampoco está para tirar cohetes. Le falta chispa, precisión,acierto y ese algo más que debe tener un delantero, instinto matador. El portugués está pasando por un mal momento y lo que debe hacer es dejarse de pedir aumentos de sueldo y demás zarandajas de celos, y centrarse en su carrera porque su rendimiento en los últimos partidos deja mucho que desear. No diré ,como ya dicen algunos, que está acabado pero lo parece. Otro que está en el lado oscuro es Griezmann, que volvió a ser cambiado cuando el partido más requería de sus servicios. La afición atlética que le despidió con silbidos, ha perdido la fe en el delantero francés que encamina su futuro hacia Barcelona. Tanta paz lleve como paz deja. El combate nulo es consecuencia del mal estado en el que se encuentran los dos estrellas de ambos equipos: Giezmann y Cristiano Ronaldo. Ninguno de los dos tuvo su noche y normal que el primer derbi en el Metropolitano terminase sin goles. Goles que pudieron llegar en la recta final como el que tuvo Gameiro que salvó Varane en la misma línea de gol; y Cristiano en el último acto, y que oportunamente desbarató Lucas, uno de los mejores del Atlético junto al trabajador Koke. En el Madrid, Marcelo parece que despierta. Isco fue el más visionario y activo junto a Kroos y Modric. Al croata, ya clasificado su país para el Mundial, se le ve aliviado y más centrado. Visto lo visto, uno tendrá que decir que el empate, aunque no favorece ninguno de los dos equipos madrileños, fue lo más justo . Como decíamos, ni Atlético ni Real Madrid, el único que ganó fue el Barcelona que se escapa a diez puntos de diferencia cuando tan solo se llevan disputadas doce jornadas. El Madrid ha tirado medía temporada en otoño; y el Atlético prácticamente se ha quedado sin objetivos a corto plazo.


GOLAZO DE ASENSIO Y DESPESPERACIÓN DE CRISTIANO

     A falta de juego la mejor terapia son los goles. El Real Madrid sigue sin encontrar la chispa que le catapultó en pretemporada a la consecución de las dos supercopas. Ante la Unión Deportiva Las Palmas, una sombra de lo que fue la temporada pasada, el Madrid mejoró levemente, pero solo en el segundo tiempo porque el primer periodo fue insufrible.   Zidane, tal vez para revertir la situación y buscar la reactivación de los suyos , cambió el sistema jugando con 4-3-3. Con Vallejo, como gran novedad ocupando el eje central de la defensa junto a Sergio Ramos, pasando Nacho a ser el lateral derecho. Modric, descansó ante lo que le viene encima con la repesca de Croacia y Asensio jugó en la delantera junto a Cristiano y Benzema.     Esta pequeña revolución no se transformó en buen juego. Más bien todo lo contrario en un anodino y soporífero primer tiempo que terminó con 1-0, gol de cabeza de Casemiro tras un saque de esquina. Es el primer gol del Madrid de cabeza en los que va de ejercicio, muestra de la sequía blanca.    Ganó 3-0 a Las Palmas en un encuentro que tuvo dos versiones distintas. El Madrid del primer periodo fue lento hasta decir basta. Tras las dos derrotas consecutivas los espectadores que acudieron al Santiago Bernabéu esperaban a un Madrid enrabietado y con ganas. En cambio, vimos a un equipo apático, insulso, sin tensión que nada decía. No había movimientos, jugaban con esas comodidad desesperante de balones al pié. No había velocidad de balón ni movimientos para buscar el hueco. Era un Madrid, plano.      Cierto que los de Zidane dominaba ante la contemplación de Las Palmas que apenas inquieto a Casilla, pero lo hacían sin tensión y con dosis de ansiedad. Cuando se dan estas dos circunstancias aparece la imprecisión, que fue la que tuvo Benzema que de nuevo falló un gol solo ante el portero. El público le tomó la matrícula y durante todo el partido sufrió el escarnio de la afición que ya no le pasa una al francés. Y es que lo de Benzema ya huele. Ni marca goles, ni se asocia ni combina, ni hace su juego de espaldas.Nada de nada. Su indolencia ha alcanzado cuotas de desesperación.    Cristiano, es otro que continúa seco ante la portería, pero al menos lo intenta, lo busca y se cabrea por fallar. El portugués, que solo lleva un gol en liga, jugó bien y lo intentó hasta en tres ocasiones sin suerte, con balones que rozaron los postes. Lo peor de todo es es que sigue sumido en la desesperación. En la jugada del tercer gol que cerraba el partido,y que partió de un bello contra ataque , Cristiano fue quien dio el pase para que Isco marcase el 3-0. Pues bien, no celebró esa buena jugada, iba mascullando como era posible que de tres goles, él no hubiese marcado ninguno. Así es CR7, no volverá a ser feliz hasta que vuelva a ver puerta.    Al margen de estas consideraciones, el partido estaba siendo un auténtico tostón, y en esa estábamos cuando llegó el gol de Asensio, que digo gol, golazo espectacular, bestial, todos los calificativos que ustedes quieran. Zapatazo colosal, que en forma de misil removió la portería Lizoaín. Fue un zurdazo que valió por todo el partido.Puede ser el gol de la liga.      En el segundo tiempo, con los goles de Isco y Asensio, el Madrid ofreció mejores prestaciones. Ya fue un equipo mucho más reconocible con Isco mandando y Asensio ayudándole en la creación. Sergio Ramos,todo fe y entusiasmo,y que creé en la remontada liguera, fue otro de los destacados junto al debutante en la competición doméstica, Vallejo que cumplió con creces.        Después de una dura semana, el Real Madrid respira un poco con su triunfo liguero ante un conjunto como el canario, que justificó el por qué de su mala clasificación. Solo Vitolo ofreció pequeños destellos.     El equipo blanco, mejoró un poquito en los segundos 45 minutos, pero aún le falta parecerse a ese que maravilló en los albores de esta temporada. Los mimbres son los mismos, pero falta hacer un buen cesto con más pasión,más tensión y por supuesto más chispa. El próximo 18 de noviembre, en el Metropolitano frente al Atlético de Madrid, test definitivo.


DELICADO MOMENTO EL QUE VIVE EL R.MADRID

      No se pueden olvidar todas las cosas buenas que hizo este equipo, el Real Madrid, en el 2017 pero después de holgazanear en Gerona,donde cayó de forma vergonzosa; y salir derrotado de un escenario tan histórico como Wembley, por 3-1 en su competición fetiche, la Champions, frente al Tottenham que pasó por encima de los blancos, habrá que convenir que este Real Madrid pasa por un momento muy delicado..         Todos los males que está prodigando en la liga doméstica los ha trasladado también a la Liga de Campeones. Llevaba brillando en los grandes escenarios europeos- desde octubre del 2012 el Madrid no perdía en la fase de grupos- , y precisamente en uno de los más grandes, Wembley, protagonizó uno de sus peores partidos de Champions.    En este encuentro europeo contrariamente a lo que sucedió en Montilivi, no hubo falta de actitud. Lo que fallaron fueron las ideas y todas las líneas. Empezando por el guardameta Casilla, que en el primer gol, aunque Tripier partiese en fuera de juego, debió atajar ese centro; siguiendo con la defensa que se desajusta y se agrieta con una facilidad pasmosa; en el centro del campo no fluyen las ideas con Kroos y Modric a cada cual peor; y la delantera que está lastrada por la ansiedad de Cristiano y la apatía del indolente Benzema.     El Tottenham, de inicio volvió a sorprender al Madrid con tres centrales y dos laterales de largo recorrido, que cuando defendían eran cinco. Zidane, tampoco está vez supo contrarrestar la treta de Pochettino, la misma que le hizo en el Bernabeú. El francés intentó sorprenderle en el segundo periodo metiendo entre Sergio Ramos y Nacho a Casemiro, pero no funcionó porque Casemiro ahí pierde toda su efectividad.    Mauricio Pochettino, en el doble enfrentamiento, le ha ganado con toda claridad la partida táctica a Zidane. Lo digo desde ahora mismo, apúntenlo; Pochettino, será el próximo entrenador del Real Madrid.    Zidane, igual que a sus jugadores, le ha faltado reaccionar y rebelarse ante el juego compacto del rival. A la pasión y chispa con la que jugaba el Tottenham, el Real Madrid respondía con blandura y hasta con inocencia. Solo hicieron seis faltas a lo largo del partido frente a las 14 de los ingleses. Eso lo dice todo.        El fútbol del Tottenham estaba envuelto en una fortaleza que el Madrid no tenía. El juego de los madridistas era deshilachado y sin fuste, y cuando por algunos momentos se pusieron en plan dominador, le faltó acierto y sosiego.     La mayor propulsión de los Spurs les hizo volar en su primer gol obra Delle Alli, cuyo origen fue en fuera de juego, y donde todo el Madrid quedó retratado, sobre todo Marcelo, con serios problemas para defender. El brasileño pasa por un momento de crisis. Algo que están aprovechando los equipos rivales que ven en su lateral el lugar propicio para sus incursiones.    El Madrid pareció recomponerse tras el 1-0 y se acercó al área del buen guardameta Lloris, que no tuvo problemas para parar los disparos poco envenenados de Cristiano y Benzema.    Tras el descanso, el equipo de Zidane salió dispuesto a empatar y en eso estaba, cuando en una contra Delle Alli con algo de fortuna (el balón rechazó en Sergio Ramos) conseguía el 2-0. Las caras de los jugadores del Madrid eran un poema, estaban hundidos y más aún cuando poco tiempo después en una contra de libro, Eriksen marcaba 3-0. Los olés de los aficionados ingleses empezaron a tronar. Tierra trágame, dijeron muchos jugadores blancos . No obstante, al final sacaron algo de orgullo y maquillaron el resultado con el gol de Cristiano Ronaldo.    Así terminaba una de las noches más tristes del Real Madrid en Europa , en uno de sus grandes escenarios donde nunca antes había jugado, Wembley.      Dice Marcelo que “no es para volverse loco” e insiste Zidane que el “Madrid no está en crisis”. Puede que sea verdad, pero los síntomas que está dando el equipo es para preocuparse. Y sin duda, algo pasa porque esa alegría que tenían antes ha desaparecido. Sus jugadores más importantes están fuera de foco y hasta parecen cansados y abúlicos. Por perder, han perdido hasta el factor suerte. A Zidane, se le ha marchitado la flor.     Zizou es quien tiene que tomar medidas pero ya mismo. Hoy los jugadores que antes eran titulares indiscutibles no lo son tanto. El banquillo blanco es suficientemente amplio para encontrar soluciones. Ceballos, tal vez merezca una oportunidad supliendo al agotado Modric.   La caída en Londres es más grave por el momento por el que atraviesa el Madrid, que por la clasificación que no corre peligro tras el tropiezo en casa del Borussia Dortmund que no pasó del empate a 1 con el Apoel.  Su clasificación no peligra, pero este Real Madrid da síntomas de enfermedad que puede derivar en grave en cualquier momento. Enfermedad que solo se cura con trabajo, trabajo y más trabajo.    Ah! Se me olvidaba, y que no permitan que los halagos les lleve a la debilidad. Algo que está sucediendo.        


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013