Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: julio 2016

ZIDANE O EL TRIUNFO COMO ENTRENADOR DE ÉLITE

Confieso, apelando a mi sinceridad,, que cuando Zidane sustituyó a Rafa Benítez al frente del Real Madrid, tuve mis dudas en la conveniencia de que el francés fuese la solución para aquel Madrid tristón y cabizbajo en que lo convirtió un desconocido Benítez, que no supo cogerle al aire al equipo blanco.  Y tenía mis dudas, porque los antecedentes de Zidane como entrenador del Castilla hacían presagiar que tal vez llegaba demasiado pronto a dirigir a los pesos pesados del primer equipo. Desconfiaba de él más por su corta experiencia en los banquillos, que por sus cualidades que como jugador y hombre de fútbol, son inmejorables. Porque sí hablamos de su condición de jugador, ahí es indiscutible. Zidane ha sido el mejor jugador del mundo de su época. A clase y elegancia no le ha ganado nadie. Parecía que jugaba con el frac puesto. Era una delicia verle jugar. Pero es que como persona es tan bueno o mejor que jugador. Los que hemos tenido la suerte de conocerlo, podemos dar fe. Por todas estas circunstancias y dada su bondad y hasta cierta timidez, pensé que tal vez no podría con el nido de vanidades que era el vestuario madridista. De alguna forma, todos pusimos en duda que quien había sido uno de los mejores jugadores de la historia, funcionara como entrenador. Hasta Florentino Pérez, su gran valedor, también llegó a tener sus dudas. Pero la situación era tan desesperada, que Florentino Pérez, apostó por él con todas las consecuencias. Y acertó, vaya que si acertó. Ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida. Florentino acertó de lleno, y muchos nos equivocamos. Y valga por Dios que me alegro de haberme equivocado porque aprecio en todos los sentido a Zinedine Zidane. Zizou, con la sencillez como bandera, obró el milagro y transformó al abúlico Real Madrid, en un equipo con chispa que recobró la alegría y las ganas de volver a jugar al fútbol sin ningún tipo de ataduras. Nada más llegar no sólo se ganó al vestuario (todos le respetaban por lo que había sido) sino que les devolvió la sonrisa y la ilusión a un equipo que estaba abatido. Los jugadores, todos, admiraban a Zidane por lo que había significado en el mundo del fútbol y por su trayectoria: ganó todos los títulos habidos y por haber no sólo colectivamente sino también a título individual. Además de respetarle y en algunos casos había jugadores que le idolatraban, le profesaban gran cariño y aprecio por su forma de ser y la sencillez que aportaba a todo lo que hacía. Zidane, era todo lo contrario que Benítez, que tenia al vestuario blanco aburrido con tanto tecnicismo y tanto fútbol informático. Zidane, no tenía experiencia pero sabía mejor que nadie cómo manejar un grupo de estrellas sin que hubiese fisuras. Con el técnico francés llego la alegría que inmediatamente se notó en el juego del equipo que comenzó a emerger como el agua y a escalar posiciones hasta casi ser campeón de liga ( se quedó a un punto del Barcelona que llegó hasta sacarle 12 puntos); y lo que es más importante consiguió la undécima Copa de Europa. Algo impensable tal y como estaba el equipo. Zidane, obró el milagro desde la sencillez y el sentido común. Zizou, como entrenador es exigente pero a la vez tiende la mano. Los jugadores le quieren, además de respetarle y admirarle.. Su innata timidez, la ha dejado a un lado para ofrecernos su sonrisa más sincera y su saber estar en las ruedas de prensa y entrevistas. Está desdramatizando todo lo que rodea al Real Madrid. Aún recuerdo esa amplia sonrisa con Cristiano Ronaldo en la prórroga de la final de Champions contra el Atlético de Madrid. Ahí comprendí que el Real Madrid sería el campeón. Zidane, ha roto moldes, todos le quieren además de apreciarle y respetarle. Su estreno como entrenador de élite ha sido todo un éxito. Y, lo que le queda....  


EN NOMBRE DE CRISTIANO RONALDO

       Un gol de Éder, quien estaba casi inédito en todo el torneo, en el minuto 109 de la prórroga da el título de la Eurocopa a Portugal que venció por 1-0 a Francia en el estadio de Saint Denis, logrando de esta forma inscribir por primera vez su nombre en el palmarés de las selecciones campeonas de Europa. El fútbol muchas veces carece de toda lógica. Portugal que no estaba entre el grupo de las favoritas para la Eurocopa, es al final la que se ha llevado el trofeo haciendo un auténtico ejercicio de supervivencia y superando todo tipo de obstáculos. Además, ha ganado a la anfitriona, Francia, en su estadio y ante su gente. Y lo ha hecho a la griega ¿Por qué digo que a la griega? Pues porque en la final de la Eurocopa del 2004 una selección ramplona y chata como Grecia venció en Lisboa a la entonces pinturera Portugal con Cristiano como estrella emergente, sumiendo a todo el país en un abatimiento general que tardó en curarse. En París pasó prácticamente lo mismo que aquel entonces... De alguna forma, el fútbol le debía una a Portugal, sobre todo a esa Portugal de Eusebio, Figo, Futre y ahora Cristiano Ronaldo. La final de esta Eurocopa no entrará en la historia por su buen juego. Fue un partido muy físico, de poca calidad y hasta aburrido. Más que jugadores de fútbol parecían atletas, sobre todo el centro del campo francés un dechado de virtudes físicas que empezaban en Matuidi, seguían en Pogba y terminaban en un impresionante Sissoko, el mejor de los “Bleu. De sus arrancadas de bisonte partió el mayor peligro de Francia. Impresionante la fortaleza de este inmenso jugador. Francia, tal vez jugó un poco mejor que Portugal y seguramente hizo más méritos para llevarse el triunfo, pero lo realizado por los lusos tiene mucho mérito porque supieron sobreponerse al gran mazazo que supuso la lesión de Cristiano Ronaldo en el minuto 9 de partido por una fea entrada de Payet que golpeó su rodilla izquierda. CR7 salió en camilla entre lágrimas porque se temía lo peor, como así fue. El llanto de Cristiano desgarró a Portugal entero y de paso dejó en silencio a Saint Denis. Los aficionados portugueses miraban al vacío maldiciendo su mala suerte ; los franceses aplaudían en forma de reconocimiento y de respeto a la estrella lusa que yacía destrozado en el césped por un dolor sentido en lo más profundo de su alma, porque la fea entrada de Payet que no tuvo castigo por parte del colegiado inglés Clattenburg, le apartaba de su sueño, el que nació el mismo día que perdió contra Grecia allá en el 2004, en Lisboa. Si las lágrimas de entonces eran de una inmensa tristeza, las de París era de un profundo desconsuelo y frustración. La final de Cristiano a penas duró nueve minutos. Fue el momento en que Payet le hizo esa dura y hasta diría intencionada entrada, que chocó con su rodilla izquierda. Aquello tenía muy mala pinta. Tras ser atendido en la banda, volvió a salir para probarse pero esa rodilla no respondía y en el minuto 23, hecho un mar de lagrimas, Cristiano se retiró en camilla con las manos cubriendo su rostro y en medio de una gran desesperación que acongojó no sólo a Portugal sino a todos los espectadores. Cristiano se retiró en el que era el partido de su vida. El jugador del Real Madrid sufre un esguince en el ligamento lateral interno, grado 1. La lesión preocupa en el seno madridista porque el primer partido oficial de los blancos será el nueve de agosto en la ciudad Noruega de Trondheim, donde se jugará la final de la Supercopa de Europa entre el Real Madrid y el Sevilla. Quaresma sustituyó a CR7. Ahí ya empezó otro partido. Hasta entonces, Francia que había hecho una salida impetuosa, estaba dominando el juego con claridad ante el nerviosismo de una Portugal imprecisa y timorata que apenas se sostenía ante el empuje físico y a las bravas de los franceses. La lesión de Cristiano la dejó perpleja, pero en pocos minutos se reorganizó sobre el campo, y el resultado fue el equilibrio del partido, aumentando el tiempo de sus posesiones y acercándose a la portería de Lloris. Renato Sanches empezó a pedir la pelota, Raphael se dejó ver por la banda izquierda y Joao Mario entró en el cuerpo a cuerpo con las rocas francesa Desde este punto de vista, la selección portuguesa muy bien dirigida por Fernando Santos,ha tenido un comportamiento casi heroico, al sobreponerse a la lesión tempranera de Cristiano y al mejor juego de Francia, que se quedó descompuesta y sin Eurocopa. La voluntad de Portugal, pudo más que una Francia con mucha fuerza pero poco más. Griezmann, quien en un mes ha perdido dos finales, es el jugador con más clase de los galos. Pogba no ha justificado ni remotamente que valga esos 110 millones de euros que piden por él. Ha quedado devaluado y,no vale ni 60 millones. En cambio, Pepe, el central del Real Madrid, ha salido muy fortalecido de esta Eurocopa. Ha sido el mejor central del campeonato y en la final, fue declarado el mejor jugador. Ha estado inmenso durante toda la Eurocopa. Cara y cruz: Cristiano Ronaldo y Pepe, se proclaman campeones de la Champions y de la Eurocopa en el mismo año. Antonio Griezmann, pierde las dos finales en un mes. Cristiano y Griezmann serán seguro candidatos al balón de oro, sobre todo el portugués que tiene todas las papeletas para conseguir un nuevo premio individual. Esta Eurocopa levantada por Portugal y muy trabajada por Francia no se va distinguir por su brillantez, más bien todo lo contrario. Se ha visto un juego muy pastoso y enredado. El nivel ha sido mediocre en casi todos los partidos. La final ha sido un claro ejemplo de por dónde ha transcurrido este torneo. El buen juego brilló por su ausencia. Una lástima que España se quedase en octavos de final....   Portugal, aún sin alardes, pero con corazón y voluntad,demostró en esta Eurocopa que el colectivo está por encima de todo lo demás. Al final, Cristiano Ronaldo volvió a llorar pero esta vez de alegría.


..Y. AL FINAL DEL BOSQUE EXPLOTÓ

       He dejado pasar unas horas antes de ponerme a escribir, porque aún ando perplejo y sorprendido por las declaraciones de Vicente Del Bosque contra el que hace bien poco era su protegido,Iker Casillas.    Sorprende aún más que las haga en el momento de su adiós. Del Bosque dejará la selección española el próximo 31 de julio que es cuando finaliza su contrato. Nadie esperaba que en su despedida echase a los leones a Casillas, a quien antes defendió contra tiros y troyanos.    Como ya deben saber, el hasta hace unos días seleccionador del equipo español de fútbol,en la cadena Ser, concretamente en el programa el Larguero, el último que presentó en esa emisora José Ramón de la Morena, Vicente Del Bosque se desató y apuntó directamente sobre Iker Casillas: su comportamiento con sus compañeros ha sido bueno.. Con el cuerpo técnico, así así...", dijo. "Sé que está dolido con nosotros, con el cuerpo técnico, y a él no le he mandado mensaje, más sincero no puedo ser, porque me sabe mal que conmigo, con Javi, con Toni, no haya sido como...", reiteró, desvelando que las cosas no terminaron bien entre ellos, un episodio que tiene varias escaramuzas y un punto de inflexión: el hotel de concentración de Burdeos el lunes 20 de junio.José Manuel Ochotorena, el preparador de porteros, se dirige a Iker Casillas y le dice algo parecido a esto: "¿Cómo estás? Dice el míster que si te ves bien para jugar".      A partir de aquí, el problema, según gente cercana en la concentración en la Isla de Ré, eso lo interpreta Casillas como que va a ser titular contra Croacia, y para Del Bosque esa pregunta es, simplemente, una más de las que le hace a casi todos los jugadores en algún momento de la concentración. El martes 21, cinco horas antes del partido, una emisora de radio anuncia que Iker Casillas será titular, y eso lo interpretan en el cuerpo técnico como una traición por parte del portero, dando por hecho que ha sido él quien lo ha difundido a sus periodistas amigos. Saben que un anuncio así va a generar polémica, justo lo que no necesitaba el equipo en ese momento. De Gea juega contra Croacia y la relación, fría desde antes, se vuelve insoportable en esos instantes. Casillas deja de hablar a los técnicos y además lo hace sin cortarse un pelo   Sabido es que la relación entre Vicente e Iker ya no era muy fluida que digamos, desde el momento en que ele seleccionador elige a De Gea para ser el guardameta titular de la selección española poco    Los aduladores que siempre tiene alrededor el portero, dejó caer durante toda la concentración en la Isla de Ré que Del Bosque no hablaba con él. Y es verdad, según me han contado algunas fuentes. Del Bosque decidió que jugara De Gea y no le dio ninguna explicación a Iker. Simplemente, después del primer partido, tuvo una conversación de pasillo, que apenas duró un minuto, donde le explicó su nuevo rol en el equipo español. Iker, me cuentan, asintió con cara de pocos amigos y a partir de entonces se desataron las animadversiones y llegó el silencio de las partes implicadas. Dejaron de hablarse y en todo momento trataban de evitarse.     A Del Bosque le duele que Iker haya reaccionado así después de todo lo que le ha defendido mientras estuvo en el Real Madrid y por eso no le mandó ningún mensaje personalizado, como sí hizo, para despedirse, con los otros 22 futbolistas que han estado en Francia. A Iker le ha molestado lo que él considera un trato injusto, no tanto por el hecho de no jugar, que también, como por no haber recibido una explicación más detallada, algo más de cariño, entiende él que merecido tras 167 partidos en la selección. No les falta razón a ninguno de los dos . Pero toda esta historia desemboca en un tristísimo episodio que ensucia a los dos por partes iguales. Qué pena.    Hasta aquí los hechos. Me cuesta tener que dar mi opinión sobre dos personas a las que aprecio de verdad y de los que me jacto de conocer y de gozar de su amistad. Los dos son grandes personas y los dos hasta ahora se profesaban respeto, además de buena amistad. Pero en este caso, hay que mojarse no irse por las ramas, toca decantarse por uno. Y aunque pienso que los dos se han equivocado: Del Bosque por hacer público su enfado con Iker en la hora de su adiós; y Casillas por su mal comportamiento con el cuerpo técnico al que dejó de hablar por sentirse herido en su orgullo, al no ser titular. Por lo tanto suspenso para los dos. Si tengo que quedarme con alguno, me quedo con Vicente Del Bosque a quien conozco desde hace más de 20 años cuando era el director deportivo de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, a donde llegó Casillas con 9 años.     Vicente es todo un caballero de los pies a la cabeza. No tiene maldad, pero no por eso deja de defenderse cuando le hieren en su amor propio, como cuando Florentino Pérez no le renovó aduciendo que no era entrenador del Real Madrid porque su “libreto se había quedado viejo y caduco”, después de haber ganado dos Champions y otras tantas ligas con el equipo blanco.    Muy harto tiene que haber estado y algo muy gordo debió pasar en la concentración del equipo español, para que un hombre serio y cabal como Del Bosque, haya explotado de esta manera.    Iker Casillas, también es una buena persona, serio y formal, pero la corte de periodistas aduladores que le han acompañado en los últimos años, le han echado un poco a perder. Le han trastocado tanto su personalidad y su ego que el Casillas que yo conocí (le hice la primera entrevista en Trondheim (Noruega) para TVE cuando fue convocado por primera vez con el Real Madrid, allá en 1998, ahora no le reconozco. De la humildad ha pasado al egocentrismo y a cierto egoísmo. En una palabra, su guardia pretoriana le ha comido tanto el coco, que parece otro bien distinto al que conocí.     Hay un refrán que dice: ni mandes a quien mandó, ni sirvas a quien sirvió. Todo se hubiera evitado hablando seriamente con Casillas y habiéndole dejado en España, porque todos sabíamos que no iba a ser titular y que esta circunstancia iba acarrear problemas de convivencia. Y sucedió.... Ahí a del Bosque le faltó carácter y se dejó llevar por la corriente que habían creado esos periodistas que tienen a Iker en un pedestal, cuando no es ningún santo.    Casillas, nunca ha aceptado, ni en el Real Madrid, ni en la selección ser suplente. Eso le llevan los demonios y pierde el oremos al considerarse aún insustituible. Amigo Iker, el tiempo pasa para todos.    Aunque en principio se creyó que Casillas aceptaba el rol de ser suplente, lo cierto y verdad es que no tenía en absoluto asumida la suplencia y se enfurruñó. Hizo lo mismo que en el Madrid. El hecho es que Casillas ha salido siempre mal en estos años de declive en cuanto alguien ha decidido, como en el fútbol es ley de vida, que debes dejar paso a otro compañero. Con Mourinho era que el portugués era un impresentable, un amargado y una mala persona. Con Ancelotti la que se montó cuando éste decidió apostar por Diego Lopez fue de órdago y se le tuvo que dar a Iker la titularidad en Champions porque en caso contrario las huestes pro- casillas, la montaban gorda.... Y ahora es Del Bosque, ese buen hombre que si alguna virtud tiene es la mano izquierda y la discreción, también acaba mal con él. No sé como lo ven ustedes pero aquí hay gato encerrado.    Ya en el Real Madrid temporada 2001-02, cuando Del Bosque le sustituyó por César, hubo sus más y sus menos entre el entrenador y el guardameta, porque se atrevió a quitarle de titular. Aquella afrenta no se la perdonó y tardo tiempo en cicatrizar. El tiempo lo curó y cuando del Bosque llega a la selección, Casillas es imprescindible, e incluso en los últimos años lo ha mantenido contra viento y marea a pasar de que Iker, no estaba siendo el mejor.     No entenderé porque Casillas necesita una explicación. Vas y si te ponen juegas, si no pues sigues entrenado para tratar de cambiar la corriente. Creo que es víctima de los palmeros de la prensa que le adulan hasta la extenuación cuando ha dejado de ser el mejor. Haber sido el mejor, que lo ha sido, no le da derecho a exigir a jugar por decreto.... Ni el Real Madrid, ni n la selección española.    Ahora, sus legiones de seguidores y periodistas afines, van a cargar las tintas contra Del Bosque, como antes hicieron con Mourinho. Ignórenlos, porque no saben lo que dicen... Y dirán..    Una pena este final, pero muy harto tenía que estar Del Bosque para terminar de esta manera su andadura en la selección española, donde no lo olvidemos, ha ganado dos Eurocopas y un Mundial. Casi nada. Pero el fútbol no tiene memoria.    Se va el seleccionador que supo hacer la transición perfecta tras la marcha de Luis Aragonés y que hizo crecer su herencia.    El tiempo pone a cada uno en su sitio. No obstante Del Bosque y Casillas no pueden terminar así, están condenados a entenderse. Hablando se entiende la gente. Pero mucho me temo que el distanciamiento ya es un hecho.    


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013