Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: marzo 2016

EL MEJOR REAL MADRID DE LA TEMPORADA

¿Alguien me puede explicar cómo un equipo puede cambiar tanto de un partido a otro? Lo digo por el Real Madrid que en siete días ha sufrido una transformación. En este periodo de tiempo ha pasado de hacer un infame partido frente a Las Palmas, pese a la victoria por 1-2, a realizar el mejor partido de la temporada ante el Sevilla, en el Bernabéu. La única razón que encuentro es que el Bernabéu es su mejor aliado, es donde surge el talento de sus jugadores que arropados por su público dan lo mejor que tienen. No veo otra explicación a esta mutación. Que en casa los equipos juegan más arropados nadie lo duda, pero un equipo grande como el Madrid también debe ofrecer su mejor versión cuando actúa como visitante. El mismo empeño, ganas e intensidad que ponen cuando juegan en el Bernabéu, deben hacerlo en los desplazamientos. No valen excusas, porque el Madrid está formado por una pléyade de buenos futbolistas, y en algunos casos de excepcionales jugadores. El caso es que el enfado de Zinedine Zidane tras el partido contra Las Palmas dejando al desnudo a sus jugadores y poniéndoles contra la pared, ha surgido efecto una semana después. El técnico francés al finalizar el partido frente al Sevilla, ha cambiado el discurso. Ha pasado de decir que: “así no vamos a ninguna parte”, que pronunció tras el desastroso partido en las islas, a “jugando así podemos hacer grandes cosas”. Y lleva razón. Al Sevilla también le pasa algo parecido. En el Sanchez Pizjuán en lo que va de temporada no conoce la derrota, pero fuera no sabe lo que es ganar. Y, en el Bernabéu no hubo excepción. Ante un Madrid pletórico poco pudo hacer este Sevilla, y menos aún por lo mermado que venía por sus bajas. Pero de cualquier forma tal y como jugó el equipo de Zidane, nada hubiese cambiado. El equipo hispalense comenzó la contienda dominando hasta que llegó el gol de Benzema a los cinco minutos, un tanto espléndido que comenzó en Bale y terminó de forma magistral Benzema, que tuvo una actuación espléndida durante todo el primer tiempo y buena parte del segundo periodo. El francés, junto a Bale y Keylor Navas, fueron los más destacadas de este buen Real Madrid. Fue un 4-0 y pudieron ser más goles, porque tras el tanto de Benzema, el Madrid jugó a tumba abierta y realizó unos 40 minutos sensacionales. Sergio Rico, el buen guardameta sevillista, mantuvo vivo a los suyos. También es verdad, que el Sevilla pudo conseguir algún gol, pero se encontraron de nuevo con un inmenso Keylor Navas, quien no sólo detuvo un penalti a Gameiro que hubiese significado el empate a 1, sino que después tuvo grandes intervenciones que podían haber metido en el partido a los de Unai Emery. Pero al margen de otra gran noche de Keylor, lo cierto es que el Real Madrid pasó por encima de un Sevilla muy desdibujado con mucha inseguridad en la defensa, y carente de mordiente delante. Todo lo contrario que el Madrid que se mostró intenso, profundo y, sobre todo, por primera vez su juego tuvo continuidad. Fue un partido muy completo, con una actuación redonda y coral de todos sus jugadores. Sin duda, vimos al mejor Real Madrid en lo que va de temporada. Zidane en esta ocasión, se dejó de miramientos. Dejó atrás a los nombres para sacar a los jugadores que mejor están. Apostó por el mejor once posible en estos momentos. Y en ese once titular no caben, por ahora, Isco y James, ambos en el banquillo de los suplentes. Tampoco Sergio Ramos y Pepe, ausentes por sanción. Sergio Ramos, por cualidades puede ser el mejor central, pero en esta temporada no lo está demostrando. Más bien es un problema que una solución. Con Varane y Nacho nadie echó en falta a Pepe y mucho menos a Sergio Ramos. La disposición táctica de Zidane ayudó al buen juego del equipo. Casemiro fue el tapón perfecto en el centro del campo, con Kroos y Modric más adelantados que hace estén más conectados con los delanteros que agradecen sus aperturas. Con Casemiro como medio centro, el alemán y el croata están más protegidos, se sienten más liberados y eso ayuda al juego de ataque del equipo que es mucho más clarividente. Luego Benzema estuvo como el perfecto abrelatas, y además fue de un exquisito sublime. Otro que ayudó de forma muy activa y que le dio profundidad al juego de los blancos, fue Gareth Bale, un cuchillo por la banda derecha que aportó soluciones atacantes y sacrificio defensivo. La BBC, regresó del olvido, marcaron los tres, incluido Cristiano el más flojo, pero que marcó su golito a pesar de fallar un penalti, ya van tres en esta temporada. Por lo tanto en esta ocasión la pizarra táctica de Zidane funcionó y acertó con el once que debe mantener como el equipo ideal. Si caso el cambio de Pepe por Nacho, pero ni tan siquiera eso... El Real Madrid con su triunfo por 4-0 sobre el Sevilla, ha sido el gran beneficiado de la jornada, al situarse a tan solo un punto del Atlético de Madrid, y a diez del Barcelona que no pasó del empate en Villarreal, con el árbitro como gran protagonista que perjudicó claramente a los de Castellón. En resumen, que el Real Madrid exhibió su poderío y ofreció su mejor versión antes de acudir a su gran cita del Camp Nou, el próximo día 2 de abril. Allí es donde tiene que confirmar si lo que vimos contra el Sevilla es una realidad o fue flor de un día. Solo le vale la victoria.  


ZIDANE HARTO DE LA INDOLENCIA DE SUS JUGADORES 

         Sin nada que hacer en la liga, eliminados de la copa del Rey por incompetencia administrativa y con solo la Champions como salvación, el Madrid deambula por la competición doméstica como alma en pena. Y así fue como se desenvolvió por el Insular frente a la Unión Deportiva Las Palmas, equipo que jugó mejor que el Madrid. pero que perdió por la carencia de pólvora de los canarios, que no supieron aprovechar las ocasiones que tuvieron para poder ganar. Algo que a nadie le hubiese extrañado. Al final ganó el Real Madrid por 1-2, gracias a las jugadas a balon parado, donde primero Sergio Ramos y después Casemiro, salvaron los muebles de un triste Real Madrid. Fue lamentable ver a este Madrid, que no juega a nada. No sé si será porque como ya nada tiene que hacer en la liga, se está dejando llevar y por eso da pena verlos caminar que no correr por el terreno de juego. Cuando un equipo como el Madrid no compite por nada, se puede entender que se pierda algo de entusiasmo, pero dada la historia de este equipo no puede ni debe dejarse arrastrar por la melancolía y la tristeza. Hay una cosa que se llama orgullo. El Real Madrid por lo que representa , ni puede ni debe dar un paso atrás, por muy negativa que sea su perspectiva. El escudo del Madrid no permite ensuciarlo. Y,lo siento, estos jugadores no están siendo dignos de vestir la camiseta de un equipo tan histórico como el Real Madrid. Sé que es un tormento competir por nada, pero eso no es excusa. El equipo blanco es tan grande que no permite relajaciones. Para competir, hay que estar al 100 por cien en la liga para desarrollar después las máximas prestaciones en la otra competición, la única que le queda, la copa de Europa. En Las palmas, el Madrid no quiso competir, y estuvo a punto de perder y lo mereció aunque ganase por 1-2, por la sencilla razón que les faltó motivación. De nuevo, como sucedía con Benítez, al Madrid le faltó ambición, actitud, ganas, intensidad y sobre todo fútbol. Tan precario fue el juego del Madrid que el pacifico Zinedine Zidane, explotó y al final del encuentro manifestó muy enfadado que “así no iban a ninguna parte”. Y lleva toda la razón del mundo. Alguien me puede explicar a qué jugó el equipo blanco en Canarias?. Jugó a ver pasar el tiempo sin que nada pasase. ¿ A que jugó Cristiano? ¿ Y Bale? ¿Acaso jugaron?. Las dos máximas figuras madridistas no comparecieron. Esto ya clama al cielo. Ni con Benítez antes, ni ahora con Zidane, tiene remedios los males de este Real Madrid que parece vaciado por un virus que se instaló en el vestuario y que nadie es capaz de alejar. El partido no lo ganó el Real Madrid lo perdió Las Palmas, y eso fue posible a la enorme actuación de Keylor Navas que fue quien sumó los tres puntos para el equipo de Zidane. Lo demás fue para olvidar de un equipo que juegan cuando les da la gana. Lo hacen un poquito, cuando juegan en el Bernabéu, y luego después en la Champions ponen algo de entusiasmo. Pero así, no van a ninguna parte. Hasta ahora no han ganado a ningún equipo de fuste. Ganan batallitas, pero las guerras la pierden. Y así no va a ingenua parte. Sin ideas, sin motivación, y sin ningún tipo de control, el Madrid estuvo a merced de las Palmas que dominó el tempo del partido y que no ganó por fallos propios y por la enorme actuación de Keylor Navas. El costarricense es , posiblemente uno de los pocos que no ha perdido el sentido de la competición. Si no compite ya por la Liga, lo hace por su puesto. La actitud del guardameta blanco es ejemplar. Más allá de sus reflejos, gana la posición a los delanteros porque no se desconecta nunca del partido. Dos cabezazos de Sergio Ramos, primero y después de Casemiro, este en el minuto 88, rescataron al Madrid tras un aseado primer tiempo y un lamentable segundo periodo, que desfiguraron la realidad de un partido donde Las Palmas no mereció perder. El Madrid se comportó como un equipo vulgar, con sus estrellas ofreciendo su peor versión. Cristiano, no existió; Bale, ni te cuento; Isco fue una rémora. Lo de este jugador ya no tiene remedio. Este chico no es jugador para el Real Madrid. No roba,pierde balones con facilidad, corre sin sentido, ralentiza los contra-ataques y es más un problema que una solución. Lo veo más acto para el fútbol sala, que para el fútbol de verdad. Los únicos que se salvaron de la quema, fueron Keylor Navas, Lucas Vázquez y Casemiro. Los demás estuvieron para echarlos a los leones, incluidos los dos centrales: Sergio Ramos y Pepe, quienes no estarán contra el Sevilla, el primero porque fue expulsado por doble tarjeta; y el otro por acumulación de amonestaciones. Si ganó el Madrid fue por los fallos de las Palmas en las dos áreas. No sé si será porque ya nada tiene que hacer en la liga, pero veo al Real Madrid a un equipo falto de entusiasmo. El único que lo tuvo fue Keylor Navas que salvó a los suyos. Los demás pasaron desapercibidos y hasta ofrecieron las peores sensaciones, como la falta de actitud, ganas, entusiasmo y el alma..... Por esta razón, Zidane, al final echó en cara a sus jugadores la falta de compromiso. Empieza a estar harto, como los otros entrenadores que ha tenido este equipo que más que un equipo parece un conjunto de vedettes. Por último, vuelvo a decir que sigo sin ver a Zidane como entrenador del Real Madrid. Fue un apagafuegos para Florentino Pérez que al final puede llevarlo a la hoguera. El Madrid sigue teniendo una buena plantilla pero sigue sin ser un equipo. No lo fue con Benítez, ni ahora tampoco lo es con Zidane, a quien se le nota su falta de experiencia. Siento decirlo, pero con Zizou, el Madrid no tiene esquema de juego. Los jugadores hacen lo que les viene en gana, sin una estrategia, sin un plan de ataque y de defensa. Zidane, creo que le viene grande el Real Madrid. Lo digo como lo siento. Hay cosas injustificables. No se explica la presencia de Arbeloa, ausente del equipo desde el 20 de diciembre. Tampoco entiendo la rotación de jugadores cuando solo tienen un partido por semana y necesita estar al cien por cien para competir en la Champions. Mal, muy mal pintan las cosas para este Madrid que poco a poco se va descomponiendo, sin que nadie lo remedie. No nos engañemos, sin competir en la liga no se puede rendir en la Champions, la única tabla de salvación que le queda a este Real Madrid que tal como va no está para grandes alardes. ¡¡ Qué Dios los coja confesados!!  


A CUARTOS, GRACIAS A LA CANTERA Y KEYLOR NAVAS

     En un partido trascendental como es la Champions, y con la Roma asustando con acometidas que podrían haber puesto contra las cuerdas al Real Madrid, dos valores de la cantera como son Lucas Vázquez y Casemiro  junto al guardameta Keylor Navas,  fueron claves en el triunfo del Madrid por 2-0, en un partido de ida y vuelta donde los dos equipos gozaron de varias ocasiones para marcar, pero sobre todo la Roma que puso un nudo en la garganta a un repleto Bernabéu. Casemiro fue titular, no así Lucas Vázquez que entró en la segunda parte en sustitución de un cansado Bale que aunque jugó bien se le notó sus casi dos meses de baja. Fue precisamente, Lucas Vázquez el jugador más decisivo del partido. Fue entrar él y cambió el signo del encuentro que ya entonces cayó del lado del Madrid porque hasta entonces la Roma llevaba el suspense en las gradas. A los tres minutos de salir, cogió un balón por su banda derecha en una jugada de auténtico extrema, hizo la bicicleta, desbordó y centró para que Cristiano Ronaldo marcase el 1-0 que llevó la tranquilidad al Bernabéu. Con este tanto el portugués firma ya 13 goles en esta Champions. Tuvo que ser Lucas Vázquez quien diese la vuelta a la situación. Con él sobre el terreno de juego siempre pasan cosas por esa capacidad que tiene para agitar los partidos. No solo tiene calidad, sino que tiene ese algo más que diferencian a unos jugadores de otros. Tiene coraje, alegría, atrevimiento, optimismo y hambre de triunfar. En definitiva, tiene alma. Es generoso en el esfuerzo, es un jugador de equipo que se hace imprescindible en este Real Madrid, donde se ha ganado un puesto de titular. Si Lucas Vázquez espabiló a su equipo, Casemiro y Keylor Navas cerraron la puerta del Real Madrid. El brasileño, criado en la cantera blanca, actuado como medio de cierre, puso el candado y cortaba todo lo que pasaba por su lado. Casemiro hoy por hoy es un bien necesario en el centro del campo madridista. Con él, Kroos y Modric se sienten más liberados porque saben que tienen cubiertas sus espaldas. Es el tapón que todo equipo grande debe tener. Ayuda a todos por igual; se sacrifica en ayudar a la retaguardia cuando está agobiada y en la salida del balón, con sus desplazamientos en corto para entregársela bien a Modric o Kroos, o en desplazamientos largos,algo que hace estupendamente. Sabe a lol que juega, y sobre todo tiene espíritu colectivo.   La Roma salió muy rabiosa, siendo consciente que para intentar superar el 2-0 adverso que traía del partido de ida, tenía que comenzar dando primero. Y lo intentó, vaya si lo intentó. Dzeco y Salah, tuvieron dos ocasiones clarísimas. También el Madrid tuvo alguna, pero menos. La intensa primera parte de los romanos como al inicio del segundo periodo, pusieron a prueba a Keylor Navas, que respondió con grandes intervenciones. Paró todo lo que le llegó y sigue imbatido en lo que va de Champions.   El costarricense, Casemiro y Lucas Vázquez fueron las tres patas que sostuvieron al Real Madrid que hasta que pasó una hora no respiró. A la hora de juego, Lucas Vázquez cambió el panorama del partido. A partir de ese momento, la Roma ya a la desesperada dejó más huecos y los blancos se desataron. James, hasta entonces desaparecido hizo acto de presencia marcando el 2-0, pero el colombiano sigue siendo un bulto sospechoso. Fue el peor del del encuentro . No entiendo como Zidane se sigue empeñando en alinearlo como titular, estando como está Lucas Vázquez. Hecha esta especie de crónica, no puedo dejar de expresar las dudas que este Real Madrid de Zidane me despierta. No veo que el técnico francés tenga un concepto demasiado claro de lo que quiere y como quiere que juegue su equipo. Solo se ve a unos jugadores que no saben cómo conseguir un juego más en equipo, más colectivo. A Kroos, e inclusive a Modric, los veo como perdidos. James, lo siento, hoy por hoy no está para ser titular. A Ronaldo le falta tranquilidad y le sobra ansiedad. Al final los que parecían los desterrados de Zidane, esos jugadores a los que Benítez les dio protagonismo como Casemiro, Lucas Vázquez, Danilo junto al regreso de Bale, son los que mantuvieron al equipo frente a la Roma que llegó a meter el miedo en el cuerpo. Que quieren que les diga, tengo dudas de Zidane como entrenador. Como jugador fue de los más grandes, y el más elegante. Pero como técnico, le veo muy a favor de obra y algo verde. ¡Ojalá me equivoque! Pero lo digo como lo siento Llegados a esta altura de temporada, ya no valen componendas. Llega la hora de verdad, llegan los pesos pesados y no se pueden tener dudas. De momento, el Real Madrid ya está en cuartos de final. Está a tan solo cinco partidos de conseguir la Undécima. No sería un sueño imposible que la consiguiese porque ya sucedió en 1998,2000y 2002, que conquistó el máximo cetro europeo después de un camino más que deprimente en la competición doméstica. Y como cierre a este eliminatoria frente a la Roma, el Bernabéu rindió pleitesía a Francesco Totti, en el que tal vez fue su último partido de Copa de Europa.


PITOS,PANCARTAS, UN MADRID DESATADO Y GOLEADA

        No corren buenos tiempos por el Bernabéu, como se demostró antes de comenzar el encuentro frente al Celta, con pancartas en contra de los jugadores y de Florentino Pérez, que poco tiempo después retirarían los de seguridad. En ese ambiente frío y hasta distante comenzó el encuentro ante los gallegos que se caracterizan por el buen trato que hacen del balón. Dada la fragilidad de este Madrid, nadie las tenía todas consigo.   El primer tiempo pasó sin muchas cosas que contar. El Celta dominaba la situación y hasta pudo adelantarse el el marcador por mediación de Aspas, pero de nuevo Keylor Navas, después de dar el balón en el larguero logró pararle al jugador celtiña el rechace, salvando a su equipo de ese gol y de un nuevo disgusto que podría haber resultado fatal para el devenir del partido. El Madrid solo dominaba a su rival en las alturas; y así llegó el primer gol madridista por mediación de Pepe al aprovechar un saque de esquina muy bien lanzado por Isco. El gol llegaba al borde del descanso y se comenzó a calentar el ambiente para lo que vendría después..... No sé que pasaría en los vestuarios, pero el Real Madrid que vimos resurgir en el segundo periodo parecía otro equipo. No era ese Madrid lento, previsible y aburrido que hemos visto en partidos anteriores. Era el Madrid que su afición espera por los poderes que atesora y que por las circunstancias que sea no salen a relucir o salen con cuentagotas.. Salieron imparables y avasalladores. Fue un Real Madrid, intenso, eléctrico que salió a comerse al Celta y lo consiguió con una segunda parte brutal. Hacía tiempo que no veía jugar al ahora equipo de Zidane con tanta garra, fuerza y actitud como hizo en el segundo acto frente a uno de los equipos emergentes del campeonato que se vio superado por un inmenso Real Madrid, que marcó seis tantos más hasta completar ese 7-1 con que finalizó el partido. Creo que la reacción espectacular de los jugadores blancos en el segundo periodo vino marcada por la frialdad con la que le recibió su afición después de la dolorosa derrota sufrida frente al Atlético de Madrid,de hace una semana. Frialdad que se hizo patente durante los primeros 45 minutos y que incluso llegó al rechazo en algunas intervenciones de Cristiano Ronaldo, que se fue a los vestuarios muy escaldado. El portugués, al igual que el resto de sus compañeros, en la reanudación se desató y llegó una explosión de juego, de goles y de buen fútbol. Los pitos de una parte de la afición hacia Cristiano Ronaldo, sirvieron para espolearle y apareció su instinto de depredador del gol. En 26 minutos, marcó cuatro tantos para superar al mítico Zarra y dejar en la mínima expresión al Celta que si en la primera parte le discutió la pelota al Madrid, en el segundo periodo desapareció merced a un juego brillante de su rival que le desnudo en todos los aspectos. Cristiano Ronaldo fue quien encendió la espoleta con su primer gol que consiguió de un espléndido disparo que con una parábola exquisita el guardameta del Celta Rubén,no supo como atajar. El portugués estaba rabioso y el arrebato de ira explotó en la celebración de su primer gol. Cristiano pasó factura al público por haberle pitado durante algunos minutos en el primer tiempo. En plan desafiante, se llevó la mano al oído. ¡Pitarme más! ¡Pitarme más! Mal hecho por Cristiano que debe entender que la afición esté de uñas con su equipo por lo poco que le está ofreciendo. Y esa disconformidad la paga con la estrella del equipo. El Bernabéu hace bien en exigir, y más en estos tiempos..Demasiada paciencia están teniendo con Cristiano y todo el equipo.... Sobra arrogancia y falta humildad. Pero el partido y los cuatro goles de Cristiano, fueron espectaculares. Lo cortés no quita lo valiente.   El caso es que el primer gol de Cristiano, produjo una reacción en cadena de un Madrid que tras pasar por el vestuario fue otro equipo bien distinto. Algo pasó en el descanso, y fue muy positivo. Cuando todo apuntaba a otro Madrid perdido y vacío, el equipo entró en combustión con un enorme segundo tiempo que fue para enmarcar. Fue una transformación total que hizo que entonces la afición, antes muy crítica, se entregase a este Madrid que ofreció su mejor cara. CR7 siguió a lo suyo marcando goles de todas los colores y en todas las suertes, e incluso rompió su maleficio en las faltas. Un segundo tiempo donde vimos como Casemiro demuestra una vez más que es imprescindible para dar equilibrio y fortaleza al centro del campo del Madrid. Casemiro, junto a Modric (que no jugó) y Kovacic, deben ser los tres titulares indiscutibles hoy en día. Si, digo bien Kovacic, porque cuajó una soberbia segunda parte, robando, pasando y dándole salidas y velocidad al balón. Borja Mayoral, volvió a trabajar a destajo y progresa; Jesé encontró el gol que tanto necesitaba, aunque lo que debe mejorar es su actitud y Bale, que reapareció, marcó su gol y dejó constancia que puede volver a ser un jugador imprescindible. Está de vuelta. Sin apenas opciones en la liga y todo por hacer en la Champions, el Real Madrid debe seguir ofreciendo buena imagen en la competición doméstica. Y como quiera que vive en un estado de ansiedad por la triste temporada que están realizando, debe entender que la grada le someta a un referéndum en cada partido que juegue. El destinatario de la desaprobación es el modelo en su conjunto, pero queda representado en Florentino Pérez y Cristiano, las dos cabezas visibles. Los pitos y las pancartas, que fueron retiradas por la seguridad, así lo reflejaron. Los jugadores, con su entrega, brega y buen juego son los que deben contrarrestar ese ruido-murmullo del Bernabéu. Sin liga y sin copa, queda algo tan grande como la Champions y sobre todo queda el orgullo,la pasión por unos colores, el compromiso y ese algo más,  el alma.


LA CANTERA AL RESCATE

      Que sensación más triste ver ahora los partidos de un equipo como el Real Madrid sin nada que hacer en la liga,salvo mantener la tercera posición o como mucho superar al Atlético de Madrid en el segundo puesto. Esa sensación de desolación y tristeza fue la que dio, al verle jugar contra el colista del campeonato, el Levante, que ha sido como un bálsamo para los blancos tras unos días de tormento.   Ganó el Madrid (1-3), si, pero sin emoción, sin alegría y con muy poco que llevarse a la boca. Fue un partido soso, aburrido, lento hasta decir basta y carente de toda chispa. El Levante, poco ofreció dada su precariedad, pero es que el Real Madrid tampoco brilló. Ganó sin florituras y tal vez porque enfrente no tenía a nadie. Dicen que en tiempos de crisis en los grandes equipos, lo mejor es tirar de la cantera. Y eso fue lo que hizo Zidane, que bien por ausencias en forma de lesiones, por sanciones o por castigo, el caso es que Zizou alineó a cuatro canteranos como titulares: Nacho,Casemiro, Lucas Vázquez y Borja Mayoral. La cantera salió al rescate. Los cuatro estuvieron bien, especialmente Lucas Vázquez, que fue lo más positivo de un Madrid de andar por casa. Ganó sin brillantez. Del centro del campo que jugó frente al Atlético de Madrid solo quedaron en pie Kroos y James. Como quiera que Modric estaba lesionado,el que pagó los platos rotos por el desastroso partido ante el Atlético fue Isco. Además del malagueño, Jesé también se quedó en la oscuridad del banquillo. De nuevo Borja Mayoral le ganó la partida como hiciese en el derbi. Luego después lo justifico marcando el 0-2, aunque fuese con fortuna. No fue la única novedad del revolucionario once que presentó Zidane en el Ciutat de Valencia, Casemiro jugó por primera vez de titular con el francés, y el centro del campo madridista lo notó. Hubo más equilibrio y un poco más de orden defensivo pero sin gran alharaca. Casemiro, dadas las carencias que presentan los muchos medias puntas que tiene el Madrid como Isco y James, debe ser imprescindible en el once titular, pero algo tiene que corregir: no dejarse caer al mínimo contacto como sucedió en el gol del Levante. Otro que debe ser titular, siempre que no esté Bale, es Lucas Vázquez que fue el jugador que le puso algo de salsa a un insulso partido y a un lento Real Madrid, que careció de verticalidad. Solo Lucas Vázquez vio la luz en ataque, junto algunos chispazos de Cristiano Ronaldo, que solo pudo marcar de penalti aunque después tuvo hasta dos ocasiones para marcar, sobre todo en un remate que se le fue al palo tras un pase soberbio de James, que fue lo único que hizo. Este Real Madrid está tan fuera de foco como lo están sus figuras. Esos jugadores que en teoría son los que deben marcar las diferencias son los que están más desdibujados. Y tanto lo están, que los teóricos suplentes les están superando para desgracia de un Real Madrid que huele a descomposición. Tal vez por estas circunstancias este Madrid no está bien definido. En estos momentos brilla más un jugador de la cantera como Lucas Vázquez que la última estrella importada de Colombia, James. Los papeles están cambiados, una figura de porcelana para mirar y no tocar; y un chaval de la fábrica que suda, corre y da chispa al equipo, como fue Lucas Vázquez ante el Levante. Lucas fue el que removió el partido con su decisión y acometidas por la banda derecha que dejaron desnudo al lateral del Levante, Orban que pasó un auténtico calvario. Casi nunca pudo sujetar al extremo blanco que era el único que llevaba peligro. Tanto acosó Lucas Vázquez a Orban que en una de tantas jugadas, no tuvo más remedio que cometer un claro penalti que esta vez sí transformó Cristiano Ronaldo.   Lucas Vázque fue el mejor del Madrid; Kroos, no estuvo mal del todo e Isco sintió el alivio de marcar al salir en la segunda parte, cuando el encuentro estaba muriendo. Isco, que salió en el último cuarto de hora, ha sido el más señalado del desastre ante el Atlético de Madrid . Zidane también debió señalar a James, pero le concedió la oportunidad de redimirse contra el Levante. Pero ni por esas, el colombiano sigue sin enterarse y por lo que se ve no ha sabido captar el mensaje. Otra vez volvió a decepcionar. No juega ni para atrás. Juega andando. No ayuda ni a la delantera y mucho menos a la defensa. Es más una problema que una solución y el solo se está cavando su tumba como jugador del Real Madrid. Tendrá mucha clase, que la tiene, pero solo con eso no se va a ninguna parte. Zidane está perdiendo la paciencia con él. De James depende todo. El Madrid con poco consiguió un buen resultado, pero vimos a un equipo apesadumbrado, apagado, con poca gracia y triste, muy triste. Es como si ya no tuviese presente y solo mirase al futuro.... En resumen, que el Real Madrid frente al último clasificado, el Levante, encontró algo de consuelo después de unos días de truenos y relámpagos, donde se habló más de altas y bajas y de listas negras para la próxima temporada, que de encontrar soluciones a la preocupante actual situación. Error mayúsculo sería que ya se empiece hablar de bajas y de fichajes para la próxima temporada, cuando estamos a mitad del ejercicio. Digo yo, que , algo tendrá que decir todavía el Real Madrid en la Champions, aunque solo sea por vergüenza.  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013