Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: febrero 2016

EL ÚLTIMO EN CAER SERÁ FLORENTINO PÉREZ

De la peor forma posible, perdiendo en el Bernabéu ante el rival de tu ciudad, el Atlético de Madrid por 0-1, el Real Madrid dimite de forma definitiva de la liga a falta de 12 jornadas. ¡Increíble, pero cierto! El equipo que presume de ser el más rico del mundo, el de mejor plantilla, los más guapos y los más guay, resulta que casi a mitad de temporada se quedan fuera de la copa y de la liga. Esto solo tiene un nombre, fracaso total. Y si Florentino Pérez, tuviera algo de vergüenza debería presentar su dimisión porque de nuevo ha vuelto a fracasar de forma estrepitosa. Que un equipo como el Atlético de Madrid, haciendo los deberes en cuanto a orden y táctica(sin hacer nada del otro mundo) y encima que venga de jugar hace tres días la Champions donde fue incapaz de ganar al PSV Eindhoven que jugó más de media hora de la segunda parte con diez jugadores, te gane y bien, en tu propia casa, sin que el equipo blanco ofrezca algo a cambio, es para meditar muy profundamente. No echaré toda la culpa a Zidane, que tiene su cuota,porque el mal ya viene de antes. Si diré que no ha hecho una lectura correcta del partido frente al Atlético de Madrid. El Cholo Simeone, aplicando lo más rudimentario del fútbol le ganó el partido al técnico madridista, cerrando el centro del campo y anulando al del rival. Nada que no supiésemos. Algo que ya hizo con Ancelotti y vuelve hacer con Zidane. Y siguen sin enterarse. Zizou, a favor de obra, porque Florentino así lo dice, volvió a insistir con dos jugadores como centrocampistas que son más una rémora que una solución: Isco y James. En el centro del campo le ganó una vez más la partida Simeone al Real Madrid. Lo siento por Zidane, pero se equivocó una vez más por su pertinaz obsesión por alinear a dos jugadores que no están dando la talla. Jesé, Lucas Vázquez y Mayoral acabaron por ser los acompañantes de Cristiano en el ataque. No es precisamente el Madrid de Florentino. Es el resultado de su fracaso. El Atlético de Madrid sin hacer nada del otro mundo se impuso al Madrid partiendo desde el centro del campo. Todos sabíamos que para contrarrestar el poblado centro del campo que iba alinear Simeone, el Madrid tenía que haber dispuesto de un centrocampista más de corte defensivo como Casemiro y haber prescindido de Isco y si me apuran, Lucas Vázquez o Kovacic tenían que haber sustituido al ineficaz James, que recibió la desaprobación del Bernabéu. James parece un futbolista jubilado, esta pesado y torpe. Isco volvió a ofrecer su clásica imagen de indolente, perdiendo balones y sin ofrecer nada a cambio. Ninguno de los dos merecen la titularidad. ¡Zidane, toma nota! Benzema, como bien dijo Mourinho, fue más gato que nunca. Cristiano solo jugó a cuentagotas sin fructificar dos claras ocasiones de gol. Más vale que se aplique, y evite hacer comentarios un tanto frívolos y hasta de mal gusto como los que hizo al finalizar el partido: “ Si todos tuvieran mi nivel estaríamos primeros”. Y se quedó tan tranquilo.¡¡ Manda narices!! Cuando el portugués, a pesar de ser el máximo goleador del Madrid, no está ofreciendo el rendimiento que se le exige a la estrella del equipo. Menos soberbia y más humildad, Cristiano. Hay momentos que es mejor estar callado. Para que se hagan una idea del mal partido del Real Madrid, basta con decir que uno de sus mejores jugadores fue Danilo. El Atlético fiel a la idea de Simeone, fue a lo suyo:orden, solidaridad y las líneas muy juntas y ver que pasa... Así fue, hasta que al poco de iniciarse la segunda parte, en la mejor jugada del partido que inició Luis Filipe y culminó Griezman, el Atlético, aprovechándose de la mala colocación de la defensa blanca, consiguió el 0-1 que a la postre resultó definitivo. Al gol del Atlético,el Real Madrid ofreció pocas respuestas. Careció de frescura, de ideas y de falta de tensión competitiva,firmando en casa su tercera derrota en la la liga frente al Atlético de Madrid Con este resultado el Real Madrid se queda a cuatro puntos del Atlético y cada vez más lejos del Barcelona que apunta a ser el campeón de liga. Y cuidado, porque para el tercer puesto, el Villarreal acecha.... El Atletico de Madrid sabe a lo que juega aunque muchas veces no resulte bonito, pero es que el Madrid no sabemos a que juega. No juega a nada. No tiene un patrón de juego, ni un sistema que le defina. Del derbi ha salido muy dañado, sobre todo el presidente; después los jugadores, que siguen sin dar la talla; y por último Zinedine Zidane. El entrenador ya no es ese muro con el que se parapetó el presidente. Tanto se ha debilitado ese rol que el público ya no lo considera. Ni siquiera aunque se llame Zidane, cuyo trabajo queda bajo mínimos tras este derbi, superado su equipo en todos los órdenes. La afición ya está harta de tanto desbarajuste. Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedios, es lo que dije la semana pasada, y sigo manteniendo. Ni con Benítez, ni ahora con Zidane, tiene remedio este Real Madrid desnaturalizado por el personalísimo de Florentino Pérez. Un presidente al que ya no le queda ninguna bala en la recamara. El, y solo él, es el gran culpable. Bien haría, como hizo en el 2006 en abandonar la nave. El futuro requiere grandes decisiones y si Florentino Pérez quiere al Madrid, lo mejor que puede hacer es marcharse. El presidente blanco ha vuelto a caer en manos de los jugadores. Como aquel entonces, las estrellas del equipo como Cristiano y Sergio Ramos y alguno más, se han vuelto a imponer para fracaso de un nuevo proyecto que no lo salva ni la Champions. Este Madrid que se come a los entrenadores y que ve como el efecto Zidane se evapora, no se está comportando como un equipo. El Bernabéu que ha visto como su santuario ha sido profanado por el Barcelona y el Atlético en la misma temporada, no aguanta más la indolencia e indiferencia de un equipo que ni tan siquiera la Champions les quitaría el mal sabor de boca que están dejando El Bernabéu ya no mira al banquillo, mira al palco y aunque no fuese de forma mayoritaria gritó: ¡Florentino dimisión! Ni juego. Ni entrenador. Ni jugadores. La afición dividida. La directiva muy criticada, sobre todo el presidente y el club bloqueado institucionalmente con unos estatutos que impiden unas elecciones normales. Lamentable situación de este Real Madrid que viene derivada de varios años de decadencia . Y solo hay un responsable, Florentino Pérez. Ya es hora que los estómagos agradecidos de algunos medios de comunicación y de algunos periodistas acomodados , empiecen a tirar de la manta y digan la verdad de lo que sucede en el Real Madrid. ¡¡Basta ya de tanta manipulación!! El Madrid necesita regenerarse de arriba abajo.  


TRAS EL ADIÓS A LA LIGA, EL MADRID NECESITA REGENERARSE

    Vamos a ser claros y dejarnos de ir por las ramas, ni antes con Benítez ni ahora con Zidane tiene solución este Real Madrid que frente al Málaga con su empate a uno se ha dejado la liga, cuando solo estamos en el mes de febrero.   Una vez más y ya van unas cuantas, tiran la liga por incompetencia, falta de lucha e intensidad y ese algo más que ustedes se imaginan. Conociendo, que el Barcelona había ganado ¿acaso no sabían que tenían que ganar al Málaga para mantener alguna opción? Por lo que se ve, no, porque salieron a verlas venir a especular como si la cosa no fueran con ellos, jugando con mucha apatía. Ni contigo no sin ti, tienen mis males remedios como diría un buen castellano. Tenían que haber salido a morir, y salieron más blandos que unas gachas manchegas. El ¡adiós a la liga, adiós! que entonó el campo de la Rosaleda al finalizar el encuentro es una realidad para el Real Madrid. La falta de respeto que se tiene a los blancos fuera del Bernabéu es lo que ha hecho posible que esté a nueve puntos del Barcelona, más el particular tras el 0-4 del partido liguero jugado entre ambos rivales. Zidane lleva en siete partidos de liga, la misma secuencia de resultados que Rafa Benítez. El francés no conoce la derrota, pero los empates frente al Betis y Málaga, le distancian del Barcelona que ya está en la lontananza, cuando en la última jornada disputada con Benítez en el banquillo los blancos estaban a solo dos puntos de los azulgranas( con un partido menos) y a cuatro del Atlético de Madrid que por entonces era el líder. Es decir, que el efecto Zidane, no ha mejorado al Real Madrid. Ya no está Benítez. Ahora tiene lo que querían: cariño, abrazos y sonrisas pero todo sigue igual. ¿Ahora qué? El culpable sigue siendo Benítez?. No, los culpables son los jugadores que son unos irresponsables y que en muchos casos no merecen vestir la camiseta del Real Madrid. Ante el Málaga, fue un equipo sin hambre, sin ambición y sin ganas. Tenían que haber salido a comerse el mundo, y dieron pena. No jugaron a nada, y pueden dar gracias, porque si un equipo mereció la victoria, ese fue el Málaga. Keylor Navas, con una buena actuación, salvó un punto que no vale para nada El Real Madrid no sólo bajó de forma vergonzosa los brazos sino que tampoco supo aprovechar un golpe de suerte que le dio un gol en claro fuera de juego de Cristiano, ni supo sentenciar en un posterior penalti ( muy claro) que falló el portugués que lo lanzó de la peor manera posible. El Madrid fue un bulto sospechoso que ni dominó ni encontró a nadie que le guiara en un partido que era trascendental para el devenir liguero. Han tirado la liga y esto ya clama al cielo. Cuando te estás jugando la vida o las escasas posibilidades que te quedan en la liga, no puedes salir al campo a especular como ha hecho este triste Madrid de Zidane, a quien lo siento, le faltan muchas tablas. No se trata de contentar a los jugadores, se trata de ganar y de jugar bien,y eso no lo está ´haciendo el equipo que sigue teniendo los mismos defectos que con Benítez pero eso sí, los jugadores están más felices. Con Zidane sonreirán más, pero sobre el terreno de juego no se ven mejoras: Isco, cada vez está peor, lo pongas donde lo pongas. Más que una solución parece una rémora: James, que no fue titular, es una sombra. Cristiano, como no estaba en Champions, no había tanto escaparate, hizo mutis por el foro. Sergio Ramos, sigue en su línea descendente. Jesé, mucha pose pero poca enjundia. Modric, Marcelo y Keylor Navas son los únicos que aprobaron el examen de Málaga donde todo el equipo suspendió. Mientras el Madrid de fútbol naufragaba, el del baloncesto ganaba la tercera copa del rey de forma consecutiva... ¡¡Qué gran diferencia entre un equipo y otro!! Unos, los del baloncesto, saben competir y dejarse la piel; mientras que los del fútbol son un monumento a la apatía. Y saben por qué? Porque en el equipo de baloncesto, el señor Florentino Pérez deja fichar a los que saben, no interviniendo en los refuerzos que Pablo Laso aconseja teniendo en cuenta las necesidades del equipo. Algo que no sucede en el fútbol, donde Florentino marca las pautas, sin tener en cuenta otras premisas. Manda el marketing. Ya dije, cuando Zidane cogió el equipo, que no había que echar las campanas al vuelo. Los pelotas de turno ya se les hacía la boca agua con el francés, que se diga lo que se diga y aunque haya sido uno de los mejores jugadores de la historia, como entrenador está por ver. Uno de mis amigos me ha dicho, no sin cierta sorna que “No era Benítez. El milagro Zidane es para el Castilla que desde que se ha ido ha ganado todos los partidos”. No va muy descaminado. El efecto Zidane parece que se diluye. Sigo viendo al Madrid poco trabajado, sin un esquema de juego definido. Hay pocos automatismo y se depende en exceso de las individualidades que por cierto, no están en su mejor momento. Todo esto me lleva a pensar que tal vez Zidane sea una nueva decepción porque algunos pensábamos que iba a meter mano en el problema que hay con las vedettes del vestuario. Pero todo sigue igual. Está siendo una segunda versión de Ancelotti. Los jugadores siguen mandando con la complacencia de un Florentino Pérez que los sigue malcriando. Le hicieron la cama a Benítez para conseguir el tipo de entrenador que querían, un nuevo Carletto. El Madrid de Zidane, sigue dejando muchas dudas. No veo un horizonte claro para este equipo tan vulnerable.Tal vez sea muy duro lo que voy a decir pero el Madrid necesita una regeneración casi total. Una liga en ocho años no se puede consentir. Se necesita una buena limpieza. Florentino Pérez debe atarse los machos. Si Zidane no consigue la Champions(lo único que le queda), ya puede ir presentando su carta de dimisión. No se trata de ser el equipo más rico y el que más camisetas vende, se trata de ganar títulos. Al buen entendedor pocas palabras le bastan.


CRISTIANO RONALDO ESPABILÓ AL MADRID 

      Zinedine Zidane, en su bautismo europeo como entrenador del Real Madrid recibió todas las bendiciones y salió airoso del estadio Olímpico donde venció por 0-2 a la Roma que puso más voluntad que fútbol.   Con este resultado, se puede decir que el Madrid tiene prácticamente sellado su pase a los cuartos de final de la Champions Al margen del buen resultado, tal vez la mejor noticia para los madridistas haya sido ver de nuevo la mejor versión de Cristiano Ronaldo, quien volvió a reaparecer en Roma, y la incendió. En la Ciudad Eterna tuvo que ser donde se volvió a ver al mejor Cristiano. A ese jugador implacable,poderoso por su rapidez y con la fuerza de un bisonte. El portugués nos recordó al mejor Cristiano, volvió a ser el jugador determinante que tanto necesita su equipo. Fue quien dio un paso hacia adelante, echándose la responsabilidad a sus espaldas. CR7 fue quien cambió y revolucionó un partido que por entonces invitaba al sueño porque transcurría entre el aburrimiento y hasta el conformismo, como sucedió durante todo el primer tiempo, donde no pasó nada. Pero con su gol en el minuto 56, cambió el panorama. El derechazo y golazo de Cristiano cambio el encuentro y reventó la noche en el Olímpico. Desde su rueda de prensa en vísperas del partido, se veía que el portugués quería ser protagonista de este duelo, y lo fue, vaya que si lo fue. Hacia tiempo que no le veíamos tan rotundo y tan hambriento como en la noche romana. El abrió el marcador y fue la llave para que el Madrid se llevase el duelo y deje la eliminatoria prácticamente sentenciada. Despejó todas las dudas sobre su efectividad lejos del Bernabéu, y lo hizo en un gran escenario, en el Olímpico de Roma, donde marcó el gol numero 17 en sus 21 partidos como visitante en la Champions Ligue Tras el 0-1 de Cristiano, el Madrid fue otro equipo bien distinto al parsimonioso que vimos en el primer periodo. Entonces fue más profundo con un juego más directo sin sobar tanto el balón como hizo en la primera parte. Era un juego mas fulgurante comandado por un inmenso CR7 que trajo por la calle de la amargura a Florenzí y a toda la defensa romana.. Fue Cristiano en estado puro. Bien hará el Madrid en poner toda la carne en el asador en esta edición de la Champions, porque después de la victoria del Barcelona ante el Sporting de Gijón, en el Molinón por 1-3,la liga la tiene imposible. Europa es lo único que le queda y a ella tiene que agarrarse como tabla de salvación. Tal vez por ello, se explique esa rabia y esas ganas con la que salió Cristiano Ronaldo en Roma. Pero el Madrid necesitará más de otros jugadores, porque algunos pasaron de puntillas por el Olímpico, como es el caso de Isco que cada día pierde más balones por su empeño de hacer monerías que no llevan a ninguna parte.Lleva razón Iván Helguera cuando dice: “Isco no roba, no da pases de gol, pierde muchos balones, no me convence”. Pienso lo mismo que el ex jugador madridista. El equipo con Kovacic es más redondo y más fiable. James hasta bien entrada la segunda parte no dio su mejor versión. Modric estuvo poco participativo. Todo lo contrario que Marcelo que fue de nuevo uno de los jugadores claves. Varane y Sergio Ramos estuvieron muy acertados y fueron infranqueables. Keylor Navas, no tuvo mucho trabajo pero el que tuvo lo resolvió con garantías. Benzema, fue tal vez el más flojo de los blancos que esta vez vistieron de gris. Jesé que salió supliendo a James, aprovechó de forma magistral sus minutos al marcar en el 85, el 0-2, un gol que vale un potosí. El partido hasta el gol de Cristiano era un auténtico tostón, más aburrido que otra cosa. Después con el gol del Madrid, se rompieron las ataduras tácticas y el encuentro resultó más entretenido. La Roma, la verdad no es gran cosa. Lo único que pusieron fue ganas, pundonor y mucha intensidad junto al buen planteamiento táctico de su técnico Spalleti para quien esta eliminatoria era como ir al paraíso. Y salieron dispuestos a alcanzar la gloría a base de mucha lucha y brega. Al Madrid los rivales no le salen a contemplar los buenos que son ni a quedarse embelesados con sus filigranas. Al Madrid, los rivales van a muerte a por ellos, y más en la Champions. A la Roma le faltó calidad, pero le sobró pundonor. Hay poco que se pueda destacar, salvo la presencia inquietante del egipcio Salah quien con su velocidad llevó la incertidumbre al área madridista. Pero lo suyo era correr sin ton ni son. Más bien parecía una velocista que futbolista. Zinedine Zidane con este triunfo importante pasó la primera prueba de fuego. Quedan las altas cumbres pero ha empezado bien la escalada.


LA PEGADA DEL MADRID DECIDE ANTE UN BUEN A THLETIC

El Real Madrid solventó la difícil papeleta de la visita del Athletic Club, a base de efectividad y también porque no decirlo con fases de buen juego ante el equipo bilbaíno que vino en plan valiente y murió con las botas puestas. De ahí que el triunfo del Real Madrid tenga mérito porque enfrente tuvo a un equipo serio. En el Bernabéu presenciamos un partido muy bueno y sobre todo, muy entretenido.   El resultado de 4-2 tal vez sea excesivo por el buen partido que cuajó el Athletic, pero tampoco se puede decir que sea descabellado porque el Madrid además de atacar siempre con peligro, tuvo algo esencial en el fútbol, pegada y efectividad. Algo de lo que careció el equipo bilbaíno. El Madrid golpeó más y mejor a un Athletic que nunca le perdió la cara al partido que resultó brillante por momentos y que fue un toma y daca continuo. Los de Zidane, como suelen hacer cuando juegan en casa comenzó en plan avasallador. A los tres minutos se puso por delante en el marcador con un buen tanto de Cristiano. El portugués volvió a demostrar que el Athletic es una de sus víctima favoritas, equipo al que ya lleva marcados , con los dos últimos, 16 goles en 14 partidos. El 1-0 sin embargo no sirvió para que el Madrid se asentase, todo lo contrario, el Athletic contestó con rapidez tras un error de Varane, que tuvo su tarde tonta, que facilitó el gol de Eraso. El empate quebró la inspiración de los blancos que parecían tener plomo en los pies, mientras que los vascos se envalentonaron en busca de dar la campanada. Ya punto estuvieron de lograrlo en un remate casi imposible de ese pedazo de delantero llamado Aduriz, quien a sus 35 años, parece un joven en busca de oportunidades y de gloría. Les amargó la tarde a Ramos y a Varane. Pasó, lanzó al larguero y forzó lo mejor de Keylor Navas, incluso en un mano a mano ganado por el costarricense. Sin duda alguna es el delantero centro más en forma del fútbol español y merece estar en la selección española. Vicente Del Bosque está tardando en llamarlo. El Madrid por entonces estaba desenganchado de la realidad, con un centro del campo que no funcionaba y con una defensa que hacía aguas por todas partes. A ello sin duda alguna ayudó la frivolidad de colocar a Carvajal en la izquierda para hacer sitio a Danilo en el lateral derecho. Resultado, Carvajal, estuvo perdido en esa ala izquierda y Danilo, por ahora, muestra mucha inseguridad. Balenziaga destrozaba una y otra vez al brasileño por su banda, y Aduriz encontraba posiciones de remate con pasmosa facilidad. Y por si eso fuera poco, la defensa madridista, no sabía cómo sacar el balón ante la presión asfixiante del Athletic que tuvo el balón tanto o más que el equipo de Zidane. En esas estábamos, cuando el talento de James alcanzó a marcar el 2-1 de un zurdazo de los suyos. El gol del colombiano llegó como agua de mayo para su equipo, dio tranquilidad y espantó la inquietud o del Bernabéu. Más tranquilidad dio el 3-1 de Kroos, quien hizo un buen partido actuando más que nunca como media punta, al culminar con éxito la mejor jugada como equipo del Madrid. Gol que llegaba en el último minuto del primer periodo. Era mucha la diferencia para haber sido un duelo tan igualado. En el segundo periodo, el Madrid cerró mejor sus líneas, Modric a quien en el primer tiempo sujetaron hasta aburrirle, entró más en juego y se notó. El Athletic por su parte, ya fue menos incisivo pero sin renunciar a dominar el tempo y el balón. Hubo dos goles más, otro de Cristiano a falta de tres minutos para finalizar el encuentro, cuando el Madrid jugaba con diez por expulsión de Varane por doble amonestación, una expulsión más que injusta porque en las dos amarillas que le saca el colegio Martínez Izquierdo al saltar de cabeza junto a Aduriz, no hubo ni falta. El 4-2 definitivo fue obra de Elustondo, en el último instante. Se puso fin a un partido bien jugado por ambas partes pero con más balas en la recámara por parte del Real Madrid que tuvo más pegada y profundidad que un Athletic que nunca se entregó y que dejó un buen sabor de boca. El proyecto de Zidane progresa adecuadamente cuando juega en el Bernabéu, pero suenan avisos que no se deben echar en saco roto. Inseguridad defensiva tal vez provocada por la poca presión que hizo todo el equipo; jugadores fuera de sus puestos habituales y dificultades en el repliegue que se reproducen con mucha asiduidad cuando el equipo blanco juega sin balón. Son aspectos que debe mejorar si no quiere tener dificultades cuando lleguen montañas más altas. La primera cumbre llega el próximo miércoles en Roma. Llega la Champions con los partidos de ida de los octavos de final. PD: El Bernabéu gritó al final del partido:”¡la final de copa no se juega aquí” Y no se jugará. Florentino Pérez dirá que no y esa final entre el Barcelona y el Sevilla se jugará en el Vicente Calderón.


MODRIC LES DIO LA VIDA

     A este Real Madrid no hay quien lo entienda. De la exuberancia que muestra en casa pasa a la escasez cuando juega fuera. No da la sensación de ser un equipo fiable. No lo fue hace uno días cuando empató en casa del Betis y no lo ha sido frente al Granada, a pesar de llevarse una victoria (1-2) cuando el partido ya languidecía. Modric, de un tremendo disparó que entró por la escuadra derecha del buen guardameta Andrés Fernández, salvó los muebles de su equipo que pasó con más pena que gloria por los Carmenes.   Ante el Granada, el Madrid jugó como si el “efecto Zidane” ya fuese historia. Volvió a las andadas y mostró su peor versión, esa que ofrecieron con Rafa Benítez cuando jugaban sin alma y se dejaban llevar sin poner lo que hay que poner...    En Granada, me vino a la memoria aquel triste Real Madrid de los últimos días de Benítez: soso,sin mordiente, sin intensidad y sin equilibrio entre líneas. Con Isco y James, en el lado oscuro, sin ayudar a nadie, jugando de espaldas y perdiendo balones por doquier, sobre todo Isco que hizo un mal partido.     Pero para partido lamentable, el de Cristiano Ronaldo, que salió a pasearse por la bella ciudad granadina. Apenas hubo noticias de él. Mucha chicha cuando está en el Bernabéu, pero poco está ofreciendo en los desplazamientos. No es ni la sombra de lo que fue. Y eso que dice que está en un buen momento. Menos enseñar músculo y más jugar....    La defensa tampoco estuvo a buen nivel. Los dos laterales Carvajal y Marcelo, atacaron más que defendieron dejando muchos huecos que dejaban vendidos a los dos centrales Ramos y Varane, que tuvieron muchos problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás por la enorme presión que ejerció un valiente Granada, que no mereció la derrota. El reparto de puntos tal vez hubiese sido lo más justo. Si el equipo nazarí no se llevó el triunfo fue porque delante le falta un hombre gol y porque en la retaguardia ofrecen muchas lagunas.      Modric, fue la única luz madridista que se vio en Los Carmenes y el croata tuvo que ser quien sacase a su equipo del tremendo colapso que sufrió en tierras granadinas, y de paso sacar de un lío a Zinedine Zidane, que desde la banda veía como se le iba la liga. Modric, dio vida al Madrid y evitó un buen disgusto a su técnico, que aunque se llame Zidane, la verdad sea dicha no hizo un buen planteamiento táctico del partido.        Benzema, bien en el primer tiempo y mal en el segundo periodo, de nuevo volvió abrir el marcador, y ya lleva seis partidos consecutivos marcando. Ya suma 19 goles en la liga.    Por el Granada marcó El-Arabi el tanto del empate que ya parecía el resultado definitivo, pero luego apareció la gigantesca figura de Modric, quien en el minuto 85 resucitó al que ya parecía muerto, el Real Madrid, evitando una catástrofe para los blancos, que vistieron de negro.     Por cierto que un chaval del Granada, Peñaranda de apenas 18 años, me dejó asombrado por su desparpajo y buen juego. Este venezolano trajo en jaque a toda la defensa del Real Madrid, especialmente a los laterales. Promete y mucho este jugador.     Y volviendo al Madrid, tengo que decir que jugando con esta irregularidad , con Zidane o sin él, este Madrid no va a ninguna parte. Dada su situación en la liga, tiene que jugar sus partidos como si de finales se tratase. Algo que no hicieron frente al Granada, a donde jugaron con demasiada parsimonia y lentitud. No parecía que se jugasen la liga, viendo la pachorra de algunos, como Cristiano Ronaldo, que fue un espectro perdido. Si quiere pelearle la liga al Barcelona y Atlético de Madrid, primero y segundo, respectivamente, no puede jugar con tan poco ímpetu como lo hace cuando viaja lejos del Bernabéu.      En Sevilla, contra el Betis, se dejó dos puntos y en Granada a punto estuvo de tirar la liga definitivamente. Si con dos rivales menores ha tenido problemas, cuando visite a esos grandes rivales que aparecerán muy pronto en el horizonte, que pasará?.     Como diría aquel:” Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio”. Creo que Zidane es un parche que va a dar oxígeno momentáneamente al equipo blanco, pero que a la larga volverán los viejos vicios. Ojalá me equivoque, pero así lo presiento. Este Real Madrid está mal parido, con unos jugadores muy consentidos, con un presidente más pendiente de los resultados económicos que de los deportivos y con una mala preparación desde los orígenes de la pretemporada. No hay mi orden ni disciplina y así no se llega a ninguna parte. Como diría un cazador: “No me gusta como caza la perrita”.  Al menos,de momento y gracias a Modric, el Madrid rema en la liga pero sin margen de error. No sé si los jugadores son conscientes de ello, pero si quieren tener opciones en esta liga no pueden perder ni un solo punto de aquí al final. Para ello es necesario que el mismo fulgor que exponen en el Bernabéu, donde hasta ahora han arrollado a sus rivales con goleadas espectaculares, lo muestran en sus desplazamientos donde se está comportando como un equipo vulgar.


MODRIC LES DIO LA VIDA

     A este Real Madrid no hay quien lo entienda. De la exuberancia que muestra en casa pasa a la escasez cuando juega fuera. No da la sensación de ser un equipo fiable. No lo fue hace uno días cuando empató en casa del Betis y no lo ha sido frente al Granada, a pesar de llevarse una victoria (1-2) cuando el partido ya languidecía. Modric, de un tremendo disparó que entró por la escuadra derecha del buen guardameta Andrés Fernández, salvó los muebles de su equipo que pasó con más pena que gloria por los Carmenes.   Ante el Granada, el Madrid jugó como si el “efecto Zidane” ya fuese historia. Volvió a las andadas y mostró su peor versión, esa que ofrecieron con Rafa Benítez cuando jugaban sin alma y se dejaban llevar sin poner lo que hay que poner...    En Granada, me vino a la memoria aquel triste Real Madrid de los últimos días de Benítez: soso,sin mordiente, sin intensidad y sin equilibrio entre líneas. Con Isco y James, en el lado oscuro, sin ayudar a nadie, jugando de espaldas y perdiendo balones por doquier, sobre todo Isco que hizo un mal partido.     Pero para partido lamentable, el de Cristiano Ronaldo, que salió a pasearse por la bella ciudad granadina. Apenas hubo noticias de él. Mucha chicha cuando está en el Bernabéu, pero poco está ofreciendo en los desplazamientos. No es ni la sombra de lo que fue. Y eso que dice que está en un buen momento. Menos enseñar músculo y más jugar....    La defensa tampoco estuvo a buen nivel. Los dos laterales Carvajal y Marcelo, atacaron más que defendieron dejando muchos huecos que dejaban vendidos a los dos centrales Ramos y Varane, que tuvieron muchos problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás por la enorme presión que ejerció un valiente Granada, que no mereció la derrota. El reparto de puntos tal vez hubiese sido lo más justo. Si el equipo nazarí no se llevó el triunfo fue porque delante le falta un hombre gol y porque en la retaguardia ofrecen muchas lagunas.      Modric, fue la única luz madridista que se vio en Los Carmenes y el croata tuvo que ser quien sacase a su equipo del tremendo colapso que sufrió en tierras granadinas, y de paso sacar de un lío a Zinedine Zidane, que desde la banda veía como se le iba la liga. Modric, dio vida al Madrid y evitó un buen disgusto a su técnico, que aunque se llame Zidane, la verdad sea dicha no hizo un buen planteamiento táctico del partido.        Benzema, bien en el primer tiempo y mal en el segundo periodo, de nuevo volvió abrir el marcador, y ya lleva seis partidos consecutivos marcando. Ya suma 19 goles en la liga.    Por el Granada marcó El-Arabi el tanto del empate que ya parecía el resultado definitivo, pero luego apareció la gigantesca figura de Modric, quien en el minuto 85 resucitó al que ya parecía muerto, el Real Madrid, evitando una catástrofe para los blancos, que vistieron de negro.     Por cierto que un chaval del Granada, Peñaranda de apenas 18 años, me dejó asombrado por su desparpajo y buen juego. Este venezolano trajo en jaque a toda la defensa del Real Madrid, especialmente a los laterales. Promete y mucho este jugador.     Y volviendo al Madrid, tengo que decir que jugando con esta irregularidad , con Zidane o sin él, este Madrid no va a ninguna parte. Dada su situación en la liga, tiene que jugar sus partidos como si de finales se tratase. Algo que no hicieron frente al Granada, a donde jugaron con demasiada parsimonia y lentitud. No parecía que se jugasen la liga, viendo la pachorra de algunos, como Cristiano Ronaldo, que fue un espectro perdido. Si quiere pelearle la liga al Barcelona y Atlético de Madrid, primero y segundo, respectivamente, no puede jugar con tan poco ímpetu como lo hace cuando viaja lejos del Bernabéu.      En Sevilla, contra el Betis, se dejó dos puntos y en Granada a punto estuvo de tirar la liga definitivamente. Si con dos rivales menores ha tenido problemas, cuando visite a esos grandes rivales que aparecerán muy pronto en el horizonte, que pasará?.     Como diría aquel:” Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio”. Creo que Zidane es un parche que va a dar oxígeno momentáneamente al equipo blanco, pero que a la larga volverán los viejos vicios. Ojalá me equivoque, pero así lo presiento. Este Real Madrid está mal parido, con unos jugadores muy consentidos, con un presidente más pendiente de los resultados económicos que de los deportivos y con una mala preparación desde los orígenes de la pretemporada. No hay mi orden ni disciplina y así no se llega a ninguna parte. Como diría un cazador: “No me gusta como caza la perrita”.  Al menos,de momento y gracias a Modric, el Madrid rema en la liga pero sin margen de error. No sé si los jugadores son conscientes de ello, pero si quieren tener opciones en esta liga no pueden perder ni un solo punto de aquí al final. Para ello es necesario que el mismo fulgor que exponen en el Bernabéu, donde hasta ahora han arrollado a sus rivales con goleadas espectaculares, lo muestran en sus desplazamientos donde se está comportando como un equipo vulgar.


MODRIC LES DIO LA VIDA

     A este Real Madrid no hay quien lo entienda. De la exuberancia que muestra en casa pasa a la escasez cuando juega fuera. No da la sensación de ser un equipo fiable. No lo fue hace uno días cuando empató en casa del Betis y no lo ha sido frente al Granada, a pesar de llevarse una victoria (1-2) cuando el partido ya languidecía. Modric, de un tremendo disparó que entró por la escuadra derecha del buen guardameta Andrés Fernández, salvó los muebles de su equipo que pasó con más pena que gloria por los Carmenes.   Ante el Granada, el Madrid jugó como si el “efecto Zidane” ya fuese historia. Volvió a las andadas y mostró su peor versión, esa que ofrecieron con Rafa Benítez cuando jugaban sin alma y se dejaban llevar sin poner lo que hay que poner...    En Granada, me vino a la memoria aquel triste Real Madrid de los últimos días de Benítez: soso,sin mordiente, sin intensidad y sin equilibrio entre líneas. Con Isco y James, en el lado oscuro, sin ayudar a nadie, jugando de espaldas y perdiendo balones por doquier, sobre todo Isco que hizo un mal partido.     Pero para partido lamentable, el de Cristiano Ronaldo, que salió a pasearse por la bella ciudad granadina. Apenas hubo noticias de él. Mucha chicha cuando está en el Bernabéu, pero poco está ofreciendo en los desplazamientos. No es ni la sombra de lo que fue. Y eso que dice que está en un buen momento. Menos enseñar músculo y más jugar....    La defensa tampoco estuvo a buen nivel. Los dos laterales Carvajal y Marcelo, atacaron más que defendieron dejando muchos huecos que dejaban vendidos a los dos centrales Ramos y Varane, que tuvieron muchos problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás por la enorme presión que ejerció un valiente Granada, que no mereció la derrota. El reparto de puntos tal vez hubiese sido lo más justo. Si el equipo nazarí no se llevó el triunfo fue porque delante le falta un hombre gol y porque en la retaguardia ofrecen muchas lagunas.      Modric, fue la única luz madridista que se vio en Los Carmenes y el croata tuvo que ser quien sacase a su equipo del tremendo colapso que sufrió en tierras granadinas, y de paso sacar de un lío a Zinedine Zidane, que desde la banda veía como se le iba la liga. Modric, dio vida al Madrid y evitó un buen disgusto a su técnico, que aunque se llame Zidane, la verdad sea dicha no hizo un buen planteamiento táctico del partido.        Benzema, bien en el primer tiempo y mal en el segundo periodo, de nuevo volvió abrir el marcador, y ya lleva seis partidos consecutivos marcando. Ya suma 19 goles en la liga.    Por el Granada marcó El-Arabi el tanto del empate que ya parecía el resultado definitivo, pero luego apareció la gigantesca figura de Modric, quien en el minuto 85 resucitó al que ya parecía muerto, el Real Madrid, evitando una catástrofe para los blancos, que vistieron de negro.     Por cierto que un chaval del Granada, Peñaranda de apenas 18 años, me dejó asombrado por su desparpajo y buen juego. Este venezolano trajo en jaque a toda la defensa del Real Madrid, especialmente a los laterales. Promete y mucho este jugador.     Y volviendo al Madrid, tengo que decir que jugando con esta irregularidad , con Zidane o sin él, este Madrid no va a ninguna parte. Dada su situación en la liga, tiene que jugar sus partidos como si de finales se tratase. Algo que no hicieron frente al Granada, a donde jugaron con demasiada parsimonia y lentitud. No parecía que se jugasen la liga, viendo la pachorra de algunos, como Cristiano Ronaldo, que fue un espectro perdido. Si quiere pelearle la liga al Barcelona y Atlético de Madrid, primero y segundo, respectivamente, no puede jugar con tan poco ímpetu como lo hace cuando viaja lejos del Bernabéu.      En Sevilla, contra el Betis, se dejó dos puntos y en Granada a punto estuvo de tirar la liga definitivamente. Si con dos rivales menores ha tenido problemas, cuando visite a esos grandes rivales que aparecerán muy pronto en el horizonte, que pasará?.     Como diría aquel:” Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio”. Creo que Zidane es un parche que va a dar oxígeno momentáneamente al equipo blanco, pero que a la larga volverán los viejos vicios. Ojalá me equivoque, pero así lo presiento. Este Real Madrid está mal parido, con unos jugadores muy consentidos, con un presidente más pendiente de los resultados económicos que de los deportivos y con una mala preparación desde los orígenes de la pretemporada. No hay mi orden ni disciplina y así no se llega a ninguna parte. Como diría un cazador: “No me gusta como caza la perrita”.  Al menos,de momento y gracias a Modric, el Madrid rema en la liga pero sin margen de error. No sé si los jugadores son conscientes de ello, pero si quieren tener opciones en esta liga no pueden perder ni un solo punto de aquí al final. Para ello es necesario que el mismo fulgor que exponen en el Bernabéu, donde hasta ahora han arrollado a sus rivales con goleadas espectaculares, lo muestran en sus desplazamientos donde se está comportando como un equipo vulgar.


El R. MADRID SE DIVIERTE EN CASA

     El Bernabéu ha recobrado la felicidad ante el vendaval futbolístico que está ofreciendo el Real Madrid de Zinedine Zidane. En casa, están gozando todos, sobre todo los jugadores blancos que de buenas a primeras vuelven a exhibir esas virtudes que por un tiempo estaban en el olvido. Si ante Deportivo y Sporting, golearon con exuberancia –cinco goles a cada equipo-; ante el Espanyol no solo volvieron a golear (6-0) sino que ofrecieron 20 minutos de autentico lujo. A los quince minutos ya ganaban por 3-0 con goles de Benzema, Cristiano de penalti, y James, ofreciendo un juego de alta escuela que hizo las delicias de una afición más entregada que nunca ante los nuevos brios de sus jugadores que, curiosamente, son los mismos que hace un mes. Llegado el descanso, el Madrid ya ganaba por 4-0 con un último gran tanto de Cristiano Ronaldo que despertó de su largo letargo, recordándonos el de tiempos pasados. El segundo periodo, con esa clara ventaja de cuatro goles ya en el zurrón del Madrid, fue un mero trámite al que solo le dieron lustre los subalternos como Jesé que animó el segundo periodo que se presumía anodino y que terminó siendo entretenido con la entrada también de Casemiro y Lucas Vázquez en sustitución de Benzema, Modric y Kroos, respectivamente. Cristiano, a pase magnífico de Jesé, volvió a ver puerta y marcó su tercer gol a un Espanyol al que ha marcado ocho goles en los dos partidos de liga. Un equipo, el catalán, muy desfigurado y blando que dio excesivas facilidades. Tal vez sus importantes bajas como las de Caicedo, Víctor Álvarez y la de los dos cedidos por el Madrid, Burgui y Marcos Asensio, determinaron el pobre rendimiento de este Espanyol que en los últimos ocho partidos solo ha conseguido sumar dos puntos.   No obstante, y me van a permitir, que una vez alabado el buen juego que en el Bernabéu está desplegando este Madrid de Zidane, hay que atemperar los elogios. No hay que echar las campanas al vuelo porque estas exhibiciones de juego y goles han llegado, con todos mis respetos, ante rivales de poca enjundia : Deportivo, Sporting y Espanyol, que por cierto fue una caricatura de equipo. En nada se pareció a ese Espanyol tan intenso que vimos frente al Barcelona, en Cornella ,que le sacó un valioso empate a cero. Dicho esto, para que el triunfalismo no aflore en demasía, si he de decir que a pesar de la fragilidad de los oponentes que hasta ahora ha tenido el equipo de Zidane, hay que resaltar que con el nuevo técnico, los jugadores han recuperado la actitud, la intensidad y, sobre todo la alegría. Y se les nota en la cara. Con Zidane, han recobrado el buen gusto con el trato del balón. Los centrocampistas vuelven a tener más protagonismo, sobre todo Modric a quien acompaña como fiel escudero, Kroos, recuperado para la causa y secundados ambos por Isco, que vuelve a lucir y James, que parece redimido. Los laterales abren más el campo y son dos jugadores más en vanguardia. En definitiva, hay más movimiento de balón y más velocidad, más actitud y más ganas en todos los aspectos. Las posiciones de los jugadores en el campo poco han cambiado. Por lo que es difícil creer que Rafa Benítez no les dijese que no jugasen con la misma velocidad que como lo están haciendo con Zidane. Lo que ocurre es que no creían en Benítez y ahora si creen a pies juntillas en Zizou. Está visto que los jugadores de fútbol son un poco” cabroncetes”, cuando un entrenador no les gusta, ya saben, carretera y manta. Sea como fuere, el caso es que los jugadores del Real Madrid han recobrado la alegría y su afición, también. Ahora, y más después de este 6-0 al Espanyol , todo van a ser juegos florales muy bien adornados con grandes titulares que en muchos casos no dejarán ver el bosque. Esta mejoría del Real Madrid en todos los sentidos, tendrá que confirmarla cuando se empine la cuesta, es decir cuando lleguen los rivales de dientes afilados, esos que todos sabemos. Mientras tanto, humildad y nada de echar las campanas al vuelo.  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013