Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: octubre 2015

KEYLOR NAVAS HACE MÁS LIDER AL MADRID 

Importante victoria la que el Real Madrid ha conseguido en Vigo ante el Celta (1-3), hasta ahora el equipo que más frescura está aportando al campeonato nacional de liga cuando se llevan disputadas nueve jornadas de liga.   Sufrió de lo lindo el equipo de Benitez que ofreció dos caras bien distintas. En el primer tiempo jugó de maravilla apabullando a un Celta que no encontraba las lineas de pase y esa alegría en el juego que tanto fruto le dio contra el Barcelona al que, recordamos ganó 4-1. El Madrid, le cerró todos los pasillos, le escondió la pelota, le arrinconó poniéndole contra las cuerdas lo que hasta ahora no había conseguido ningún equipo. Sin embargo, en el segundo periodo fue a menos pese a tener todo a favor. Igual que en Paris, se fue diluyendo con el paso del tiempo pero en esta ocasión, ganó. Logrando un triunfo que le mantiene como líder una jornada más. El Celta, ante el avasallador juego madridista comenzó muy aturdido. El Madrid jugaba a capricho con una facilidad pasmosa que abría huecos por doquier del campo de los de Vigo, sobre todo por los laterales con Marcelo y Danilo que eran como puñales. Por la banda izquierda llegó el primer gol del Madrid, obra de Cristiano Ronaldo, otra vez como delantero centro, que Lucas Vázquez le sirvió antes de cumplirse los diez minutos de partido. Después,en el minuto 22, Danilo se estrenó como goleador marcando el 0-2 y siendo uno de los destacados. Nos recordó a ese jugador sin complejos que vino del Oporto y donde tan buenas sensaciones dejó. El segundo gol madridista estaba haciendo justicia a lo que se estaba viendo en Balaídos. Gran primera parte del equipo de Benítez que se comportó como se supone debe ser el Real Madrid, un equipo muy serio y solido. Además de exhibir esas virtudes, volvió a tener equilibrio entre lineas. Benítez, ese entrenador a quien muchos ignorantes no valoran, poco a poco va dejando su sello y si le dejan hará a un Real Madrid muy compacto que será difícil de batir. Pero a pesar del buen juego del Madrid en los primeros 45 minutos, Keylor Navas volvió a firmar grandes momentos con hasta tres intervenciones que llevaban el marchamo de gol. La seguridad de los de Benítez parte de su portero, firme en los balones intrascendentes e insuperable en los decisivos. De las manos de su guardameta creció el Real Madrid para llegar al descanso con ventaja por 0-2 ¿Como es posible que la temporada pesada Keylor Navas fuese suplente de Casillas? Creo que Ancelotti debe una explicación a todo el madridismo. Estoy convencido que si el costarricense hubiese sido titular, otro gallo hubiese cantado para el Real Madrid, y para el italiano que se dejó llevar por las malas influencias de una prensa entregada al ex portero blanco. Pero eso ya es agua pasada. A lo que íbamos, El Madrid pese a la fe del Celta y a las paradas de Keylor Navas, fue muy superior en el primer tiempo donde sobresalieron los dos laterales; Marcelo y Danilo(su mejor partido); Casemiro, un lujo de jugador por todo lo que aporta. Es todo un titán que sirve de escudero de Modric y Kroos , que de esta forma se dedican a la creación, teniendo ese seguro a sus espaldas llamado Casemiro que se ha ganado a pulso la titularidad. También es de destacar el trabajo y la ayuda que hicieron los canteranos, Lucas Vázquez y Jesé. Cristiano, pese a su gol, sigue en el lado oscuro y Kroos fue de más a menos. Isco esta vez, y con todo merecimiento por enfadarse con Benitez que le cambió en París por Modric, fue suplente. Creo que el técnico blanco acertó poniendo a Lucas Vazquez y a Jesé que fueron de gran ayuda a los laterales para tapar los huecos de los extremos del Celta. El dibujo táctico de Benítez funcionó perfectamente en una gran primera parte del Madrid. Cuando salió Isco en el segundo periodo, se mantuvo en su línea, lento e individualista.Paraliza el juego. Por mucho que se empeñen algunos, cuando James vuelva al equipo, su lugar estará en el banquillo. En el segundo periodo, igual que sucediese en París, el Madrid tuvo un bajón físico, más si cabe que entonces – no se entiende muy bien como jugando el miércoles un partido muy exigente de Champions juega el sábado a las cuatro de la tarde, cuando otros que jugaron el martes lo hacen,en domingo. No lo entiendo. El caso, fuese por lo que fuese, es que bajó su rendimiento y más aun después de que el Celta se quedase con diez jugadores, por expulsión de Cabral. El Celta fue quien creció y el Madrid se encogió. No supo jugarle a su rival con uno menos, tal vez porque la prepotencia les jugó una mala pasada, creyendo que matarían el partido a la contra. Marcelo, en el último suspiro fue quien sentenció dejando el resultado en ese 1-3 final. El caso es que el Celta con fe y mucha alma, se rebeló contra su destino guiado por el brujo Nolito, que con su golazo por toda la escuadra, puso la incertidumbre y metió el miedo en el cuerpo a un desfondado Madrid, que antes debió matar el partido al fallar dos claras ocasiones. Primero fue Lucas Vazquez, y después Cristiano los que no supieron acertar en un mano a mano con el guardameta gallego, Sergio Alvarez. Además de un balón al palo de Isco, que salió en la segunda parte. Con sufrimiento incluido,con Keylor como gran garantía, el caso es que el Real Madrid marcó el tempo del partido, supo jugarle a un buen y orgulloso Celta, y se marcha de Vigo más líder y más hecho.


DE PARÍS, EL REAL MADRID SALE REFORZADO

     El Real Madrid pasó por Paris ofreciendo la mejor imagen en lo que va de temporada. Fue superior en todo al Paris Saint Germain, equipo con mucho lustre en cuanto a nombres pero con poca enjundia. Su colección de figuras no estuvieron a la altura y de nuevo decepcionaron ante uno de los grandes. Una cosa es jugar y pasearse por la liga francesa y otra bien distinta es la Champions, donde no ha dado el do de pecho. El equipo del flemático, frío e inexpresivo Laurent Blanc, es un equipo hecho a la imagen y semejanza de su entrenador, juega sin alma. Enfrente tuvo a un Real Madrid que ante las numerosas bajas que presentó, le puso el alma que le faltó a los franceses y ese algo más tan necesario en las noches europeas. Le puso ganas, intensidad y sobre todo carácter. La consecuencia de aplicar esas virtudes fueron que ese empate a cero final supo a poco a un Real Madrid que mereció llevarse la victoria por juego, ganas y por ocasiones. El equipo de Benítez, a pesar de ese empate que le hace sumar un punto, sale reforzado del Parque de los Príncipes. Es un punto de optimismo para un equipo que se supero ante la adversidad por las baja de cinco titulares: Pepe,Carvajal, James, Benzema y Bale. A los que tenemos que añadir al renqueante Modric que aunque salió en la segunda parte, no está ni al 50%; y Kovacic, la última víctima de las lesiones musculares que azotan al equipo blanco. Esas ausencias hacían presagiar una noche muy negra para este Madrid plagado de suplentes. Era el equipo B. Pocos eran los que confiaban que pudiese salir vivo de la noche parisina que tornó muy oscura y que trajo lluvia.. Muchos ya preparaban la guadaña para segar la cabeza de Benítez, que como es un entrenador que no tiene glamour no gusta a las elites del periodismo. Y su Madrid, no salo salió vivo, sino como decía antes, sale muy reforzado por la forma y por como lo logró: , con el segundo equipo que dio un paso hacia adelante y con chavales de la cantera. Hasta cuatro jugaron a lo largo de los 90 minutos: Casemiro, Jesé y Lucas Vazquez fueron titulares; y en el segundo periodo salió Cherisev. Ademas jugaron a gran nivel, sobre todo Casemiro. Cada día me gusta más este jugador. Corta, pasa, pelea y se sacrifica para el equipo; Lucas Vazquez está demostrando sus enormes maneras partido a partido y Jesé volvió a estar bien, dando un aire nuevo a la delantera junto a Cristiano Ronaldo, cada vez más delantero centro. En París, vi a un Real Madrid muy serio, que jugó con personalidad, bien colocado y con mucho equilibrio entre lineas. Atrás estuvieron impecables. Sergio Ramos y Varane pusieron un muro y los laterales, Danilo y Marcelo, no solo paraban a sus parejas sino que inquietaban al PSG por sus respectivas bandas. Marcelo volvió hacer diabluras y fue de los destacados. Los centrocampistas con Kroos al mando, a quien Casemiro dejó libertad absoluta, junto a Isco combinaban con soltura y solvencia; y la delantera con Jesé y Cristiano no desentonaron y gozaron de dos oportunidades para haber deshecho ese empate a cero. El Real Madrid, primero dominó durante los primeros 45 minutos donde hizo un fútbol de calidad y lleno de matices. Después, en el segundo periodo se dedicó a controlar a su rival con un fútbol control que dejó anestesiados a los jugadores del PSG, que solo despertaron un poco en el último tramo del partido, pero sin pólvora alguna. Keylor Navas tuvo una de sus noches más plácidas. Tan solo tengo registrado un tiro a puerta de los parisinos, que decepcionaron a sus afición. Blanc que se despachó despreciando a Benítez acusándole de ser defensivo, tendrá que mirarse en el espejo por ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el suyo. Su PSG no juega a nada, no funciona y eso que tiene una plantilla de lujo. El Madrid de Benítez jugó mejor, atacó más, tiró más a puerta y mereció el triunfo. Si alguien quiso ganar el encuentro, ese fue el Real Madrid. Laurent Blanc, ha quedado retratado. Fue en los últimos diez minutos donde los madridistas dieron un paso atrás, Blanc aprovechó para meter más madera al tener un gran fondo de armario. Salieron Pastore y Lucas Moura por Cavani y Di María, quien ante sus ex-compañeros, apenas se le vio.. Tampoco hizo acto de presencia Ibrahimovic, cada vez más ex futbolista que solo ofrece pinceladas de lo gran futbolista que fue. Benítez reaccionó sacando a Modric por Isco, para sujetar y ordenar líneas. Ya nada pasó. Los dos equipos dieron por bueno el empate, sobre todo el Paris Saint Germain porque el Madrid por juego, ambición y por su seriedad mereció llevarse la victoria. Pero no obstante, esta igualada tiene un sabor bien distinto a la lograda en el Vicente Calderón, ante el Atlético de Madrid. Lo mejor del Real Madrid es que a pesar del funesto aspecto que presentaba con tantos lesionados, salió de París con buen color de cara y muy reforzado.


JESÉ, SE REIVINDICA

No fue el mejor partido del Real Madrid ni tampoco el peor. Como diría un castizo, fue un ni fu ni fa. El equipo de Benítez jugó a ratos y diría que hasta con cierta comodidad y pasividad. Su juego no fue continuo, pero eso si, en esta ocasión tuvo la pegada que le faltó en partidos anteriores. Ganó 3-0 al Levante que jugó bien e hizo méritos para hacer algún gol, pero lo evitó Keylor Navas que hizo un par de intervenciones de mucho mérito. Partido a partido, el costarricense está demostrando que estamos ante un guardameta excepcional a quien el tiempo le ha dado la razón. Nadie se explica como la temporada anterior, Ancelotti lo tuvo relegado a la suplencia. Keylor Navas, se ha ganado el respeto del Bernabéu. Ya nadie se acuerda de Iker Casillas. Cerrada la portería cal y canto, el Madrid sin alardes y haciendo lo justo ganó más por oficio que buen juego. El partido, si hemos de ser sinceros fue soso y hasta aburrido. Si exceptuamos los últimos 20 minutos del primer tiempo y los veinte del segundo periodo que coincidió con la salida al terreno de juego de Jesé, lo demás fue anodino. Los blancos comenzaron el encuentro muy flojos, como si las bajas que tienen por lesión les tuviese lastrados en su ambición. A medida que fueron pasando los minutos fue mejorando y teniendo el control del juego. La presión adelantada que entonces ejercieron sobre la defensa del Levante y en la que insistió una otra vez Benítez, dio sus frutos. De esa presión, llegaron los robos de balones , primero de Marcelo, y después de Kroos que hicieron posibles los dos primeros goles del Real Madrid. En pocos minutos y a raíz de esa presión que entonces ejercieron con intensidad, fue como el Real Madrid en un abrir y cerrar de ojos, resolvió el partido. Un poco de intensidad fue suficiente. El último cuarto de hora del primer tiempo fue lo mejor de un encuentro, que la verdad sea dicha no fue para tirar cohetes. En ese corto periodo de tiempo los de Benítez fueron más intensos e impusieron su ritmo espoleados por Marcelo que fue quien abrió las hostilidades por su banda izquierda. De un robo suyo se abrió la lata de los goles. Este Real Madrid de Benitez ganó solo por pegada porque en cuanto a futbol aún sigue sin despegar. Sigue siendo un equipo imprevisto capaz de la abundancia como de la escasez. La falta regularidad, se muestra pasivo en muchas fases de un partido. No es todavía un equipo redondo.   Cristiano Ronaldo, quien antes del encuentro ofreció su cuarta bota de oro a la afición, tras cuatro partidos de sequía, volvió a ver puerta. Hizo el 2-0 de gran disparo y dio el pase a Marcelo en el 1-0. El portugués, sin llegar a estar a su mejor nivel,, al menos, se le vio más participativo, menos egoísta que en los últimos encuentros donde pasó desapercibido. Cristiano volvió a reencontrarse con el gol y Jesé, volvió después de un largo letargo. El canterano que salió por Isco en el segundo periodo a falta de veinte minutos para finalizar el partido, jugó de maravilla. Se le vio rápido, con ambición y además cerró el partido con un espléndido tanto, de jugada individual. Este es el Jesé que los aficionados del Real Madrid esperan, dinámico con ganas y centrado en lo que debe estar, en el fútbol. De esta forma podrá ganarse un puesto de titular o cuanto menos entrar en las rotaciones como jugador número 12. Tras el flaco favor que le hizo su representante, el inefable Ginés Carvajal, quien mas o menos casi exigió su titularidad, Jesé se reivindicó de la mejor manera posible, jugando unos magníficos veinte minutos finales. En definitiva y a modo de resumen de un partido más anodino que otro cosa, diremos que Marcelo mostró el camino ; Cristiano volvió a marcar tras una larga sequía; que Keylor Navas, nuevamente estuvo brillante; y que la presión, además de ser un valor para cualquier equipo que se precie, es una necesidad. Como diría aquel, si además de meter presión, ponerle intensidad, tienes talento el resultado es de miel sobre hojuelas.... El Madrid aun no ha logrado ese equilibrio de virtudes. PD. En el último tramo debutó Marcos Llorente, sobrino-nieto de Gento, otro de los Llorente del que se dice va para figura.


¡¡POBRE RAFA BENÍTEZ!!

      Que se sepa, el Real Madrid va segundo en la clasificación de la liga a tan solo un punto del líder, el Villarreal; empató en el último partido ante el Atlético de Madrid en el Manzanares donde la temporada pasada salió goleado; y además no ha perdido ningún partido.Pero viendo los titulares de la prensa deportiva, por cierto cada día más rosa, los comentarios nocturnos en las radios y televisiones,cada día mas llena de frikis; resulta que que el Real Madrid es una jaula de grillos donde todos hablan sin orden ni concierto. Antes de profundizar, diré que todo lo que está pasando me parece muy exagerado. Hay problemas, si, pero de un grano de arena se está haciendo una montaña. Ya se sabe que todo lo que sucede entorno al Real Madrid, siempre se exagera y más cuando llega un paro liguero, como ahora sucede. Como sabéis, en la crónica del encuentro Atlético-Real Madrid critique el miedo que mostró Rafa Benítez que se equivoco cortando las alas a su equipo al que mandó dar un paso atrás. Estamos de acuerdo que gran parte de culpa de lo que ocurrió en el Vicente Calderón fue suya: primero, por alinear a Sergio Ramos que tuvo que jugar infiltrado; 2º por elegir a Arbeloa en detrimento de Nacho; y tercero, tal vez, por el cambio de Benzema. Pero profundizando un poco más habrá que decir que los jugadores también tuvieron su cuota de culpa por no dar el do de pecho y ser más ambiciosos. Así como esas figuritas que en las grandes ocasiones se borran. No señalemos solo al entrenador que si, marca las pautas, pero los que juegan son los jugadores, Benítez puede tener la culpa en el aspecto táctico, pero no le hagamos responsable del deprimente rendimiento que están teniendo jugadores como Kroos,Isco, Sergio Ramos que nunca debió jugar, y sobre todo, Cristiano Ronaldo. Viendo y leyendo estos días los programas nocturnos de radio y televisión así como la prensa deportiva, siento asco de la campaña que se ha montado contra Rafa Benítez, que como quien dice acaba de llegar. Se ha abierto la veda contra el técnico madridista, mientras que de los jugadores, silencio. Es más, hasta se aplauden las declaraciones que van en su contra como las que hizo Sergio Ramos cuando fue a decir que no estaba en condiciones de acudir a la convocatoria de la Selección Española. Esas declaraciones fueron con alevosía y premeditación. Diría que acudió para hacerlas y mostrar así a todo el mundo lo echado para adelante que es el capitán del Real Madrid. Pronto se iba a estar callado él, Sergio Ramos, el considerado por algunos, el mejor central del mundo. Es cierto que Benítez, pecó de novato y se equivoco al airear públicamente el doble error de Sergio Ramos en el penalti a Tiago. No era el momento, aunque fuese una realidad. El central madridista, al día siguiente, le faltó tiempo para llamar la atención a su jefe al que contestó con cierto desaire, diciendo “posiblemente el entrenador se equivocó en los cambios”. Y aludiendo a lo que había dicho que el único imprescindible era Cristiano, Ramos dijo, que “en el Madrid nadie es imprescindible”. Más o menos vino a decir que quién era el entrenador para señalarle a él que es el capitán del equipo, el héroe de la Décima y que acaba de renovar por lo que el pidió después de un tira y afloja con el club durante todo el verano. Lo de Ramos no es un error puntual, como quiere transmitir. Llueve sobre mojado, es pertinaz en el error tanto de juego como de palabra. Es evidente que no aprende de sus errores como dice. Es un jugador muy sobrevalorado, a partir de una extraña protección por parte de la prensa, que le definen como el "mejor central del mundo", lo que no es cierto. Por ello juega sobrado, con un relajo y exceso de confianza que le lleva a desconcentrarse y correr riesgos innecesarios.. No merecía la renovación que le han firmado. Hasta aquí los hechos. Un día después, este miércoles, por mediación de Rafa Benítez y por el bien del equipo y del vestuario, ha hablado con Sergio Ramos para darle explicaciones de su torpeza y calmarle los ánimos. De alguna forma, el técnico le ha pedido perdón, se la ha envainado lo que no deja de ser un grave error. El superior que pide disculpas al subordinado. Por lo que sabemos, Sergio Ramos no ha hecho autocrítica. Ha aceptado las explicaciones de su entrenador y si te he visto, no me acuerdo. Desconozco si el capitán le ha hecho ver a Benitez que hay cierto descontento de la plantilla con él. Algunos jugadores consideran que sus métodos de trabajo llegan a ser obsesivos, que es muy insistente a la hora de aplicar conceptos, en las correcciones; y que es muy estricto en las normas. Vamos, en una palabra, que les molesta que sea muy trabajador. Estoy convencido que con Benítez, el Real Madrid volverá a la senda del buen juego. Lo que si le pido al buen técnico madridista es, que sepa donde está que se situé de una vez; que tenga personalidad; que no se deje amedrentar por las figuras del equipo y que por supuesto, nunca se baje los pantalones como ha hecho ahora con Sergio Ramos. Así pierde autoridad. Y por supuesto, que despierte de su sueño de entrenar al Real Madrid. Ya está donde siempre soñó. Ahora lo que debe hacer es hacerle jugar como lo que es, un equipo grande. Benítez ha estado en algunos de los grandes clubes de Europa, pero el Real Madrid es otra cosa, es si cabe, el más grande. Tiene que dejar aparcada esa mentalidad que tiene de ser entrenador de equipo de segundo orden. Sabe donde está y lo que ello conlleva, para eso se crió en el Real Madrid. Rafa Benítez es un buen entrenador. Déjenle trabajar, al menos los 100 días de rigor. Ni que decir tiene que necesita el apoyo de sus jugadores, que le ayuden y respeten su jerarquía ¿verdad Sergio Ramos? ¡¡Pobre Benitez!! A todo esto que dice Florentino Pérez, Nada de nada. Silencio absoluto, cuando es tal vez el gran culpable de esta situación. Sergio Ramos, jamas debió renovar tras el burdo chantaje que hizo al club durante todo el verano. Cristiano Ronaldo está demasiado consentido. Da la sensación que es un jugador que está de vuelta y amortizado. Falta un puñetazo en la mesa del presidente a quien el club se le va de las manos. Ahora mismo parece un equipo de niñatos consentidos. Parece mentira que vuelva a cometer los mismos errores que cuando tuvo que dimitir allá por el mes de febrero del 2006. Recuerdo que entonces en rueda de prensa con gran tristeza dijo: “ Me voy porque soy responsable de haber maleducado a los jugadores”. No parece haber aprendido la lección. Va por el mismo camino.


JUSTO CASTIGO AL MIEDO DEL REAL MADRID

    No me gustó el partido entre los dos grandes equipos de la capital. No me gustó el Real Madrid, ni tampoco el Atlético. Ha sido el derbi menos emocionante de los últimos años. Como diría un castizo, fue un pestiñazo.   El partido fue un tostón donde lo táctico prevaleció sobre lo demás. Algo que no es de extrañar teniendo en cuenta lo mucho que les gusta la pizarra a los dos técnicos, Benítez y Simeone. Mucha táctica, poco fútbol y poco espectáculo. En una palabra, fue un derbi deprimente. Ninguno de los dos equipos fue fiel a su filosofía. El Real Madrid, domino, si, y tuvo controlado el partido prácticamente hasta el minuto 80, pero careció de profundidad y de ambición. Mucho toque y poca enjundia. Benítez que se trabaja los partidos hasta decir basta está pecando de ser un técnico demasiado prudente y miedoso. Un equipo como el Real Madrid con lo que tiene por delante no puede jugar con el freno de mano puesto. Fue marcar Benzema en el minuto 8 el 0-1 y dio un paso atrás. Error mayúsculo cuando en esos momentos el Atlético estaba a la deriva. Los blancos la tocaban, la tocaban, la volvían a tocar pero sin fuste, dejando que pasase el tiempo. Así no se va a ninguna parte y como Benitez siga con estos planteamientos tan rácanos, lo va a terminar pagando caro. De que te vale tener la posesión del balón, si luego no tiras a puerta ni creas ocasiones de gol. No tengo registrada ninguna parada del guardameta del Atlético de Madrid, Oblak. Síntoma del pánico que le entró al técnico madridista fue la retirada del terreno de juego en el minuto 75 de Benzema, el más activo de los delanteros blancos y que de nuevo era el sacrificado de forma injusta, cuando había otros como Cristiano Ronaldo que hizo un partido infame. Kovacic sustituyó al francés. El fútbol más que tocar y sobar la pelota de lo que se trata es de tener profundidad y sobre todo ambición; y de esto careció el Real Madrid que solo se dedicó a especular con el resultado. Aburrió hasta a las ovejas. El caso es que el planteamiento inicial de Benítez situando entre los dos centrales a Casemiro, quien estuvo hecho un coloso, cortando, sujetando al rival y distribuyendo, fue un acierto porque cortocircuito al centro del campo atlético. Pero al marcar Benzema le entró un ataque de entrenador, sujetó a los suyos, y lo terminó pagando su equipo a diez minutos de final con el gol de Vietto. Benitez es un buen entrenador pero tiene que quitarse la mentalidad, que creo que tiene, de técnico de equipo de segunda fila. Está en uno de los grandes y como tal debe comportarse. De momento, este Real Madrid no está dando la talla. Y cuando eso sucede, ya se sabe..... la cuerda se rompe por la parte más débil, la del entrenador. El Atlético de Madrid tampoco estuvo a su nivel. En el primer periodo estuvo muy gris y entregado al juego pausado, horizontal y ñoño que estaba haciendo el Real Madrid. En esos primeros 45 minutos, los rojiblancos apenas dieron señales de vida, solo la que le dio Sergio Ramos que con su prepotencia habitual cometió su ya tradicional fallo: perdió el balón donde no se debe perder, quiso rectificar e hizo penalti a Thiago. El inmenso error de Ramos lo arregló Keylor Navas,parando como si fuera un felino, la pena máxima a Griezman. El guardameta costarricense volvió a ser providencial. De nuevo se puede decir que salvó a su equipo. Además de detener el penalti, le sacó un balón imposible a Jackson Martinez cuando el partido ya languidecía. Keylor navas es un valor seguro. Estamos ante un señor portero. La segunda parte comenzó como terminó el primer periodo, el Real Madrid seguía jugando a que pasase el tiempo sin nada que llevarse a la boca en el plano ofensivo. El Atlético, espoleado entonces por Simeone que hizo despertar a su afición, se echó para adelante, comenzando a jugar con la fe y la intensidad a la que nos tenía acostumbrados. No es que jugase bien, jugó a trompicones pero le puso ese algo más que le faltó al Madrid. En esas estábamos cuando Arbeloa, quien no debería estar ya en el Real Madrid, parece un ex-futbolista, en otro fallo clamoroso en el centro del campo propició la arrancada de Jackson Martinez que se fue por la banda como quiso, centró y llegó el gol del empate del Atlético de Madrid. Un resultado a todas luces justo, aunque tampoco hubiese sido injusto un triunfo de los de Simeone, que en los últimos diez minutos arrinconaron a un Madrid que jugó con la lengua fuera. En ese tramo final, solo el inmenso Casemiro, junto a Varane y Modric, aguantaron el arrebato de los rojiblancos. No obstante veo un tanto desfigurado a este Atlético de Madrid. Simeone da la sensación que está hecho un lío. Ha fichado jugadores que son buenos peloteros, finos estilistas y como consecuencia quiere ofrecer una nueva versión, más estética y más atractiva. Pero este nuevo traje no le sienta bien al Atlético de Simeone, que ha perdido intensidad y tensión defensiva. En la segunda parte, sobre todo en los últimos quince minutos, se dejó de finuras, bajó al barro y entonces vimos a un Atlético de Madrid más reconocible. Empató y a punto estuvo de lograr algo más ante el miedoso equipo de Benítez que por ser tan rácano recibió el justo castigo. Reparto de puntos, y sin embargo al Atlético de Madrid se le quedó mejor cara que al Real Madrid que perdió por miedoso. En el Atlético me gustó mucho Correa, futuro envidiable el que tiene este chico;Juanfran y por supuesto Godin. A destacar por el Real Madrid a Keylor Navas; Casemiro, partidazo el suyo juega como todo un veterano; Varane, Benzema y Modric. Sin embargo de decepcionante se puede calificar el partido de Isco y sobre todo de Cristiano Ronaldo, quien después de recibir el premio individual del club por meter no se cuantos goles, está más en el limbo que nunca. No hizo nada, y si cabe estuvo más egoísta que nunca. La estrella del equipo, si es que lo es, debe aparecer en esta clase de partidos. No me vale que le meta cinco al Almería y luego en las grandes citas, se esconda. Me está empezando a producir hartazgo la actitud del portugués que solo vela por sus intereses. Solo le importan sus goles, sus números y sus registros. No le vendría mal un toque de atención. Pero quien se le va a dar en el club después de la exaltación que recibió del presidente por cumplir con su obligación de meter goles. Nunca antes había pasado esto en el Real Madrid. Florentino Pérez está perdiendo el norte.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013