Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: marzo 2015

ESPAÑA DEJA MAL SABOR DE BOCA

 Ganó la selección española 1-0 a Ucrania en partido decisivo para la clasificación de la Eurocopa del 2016, pero dejó un poso de dudas en cuanto a su estilo de juego y en la jerarquía. Esa España pletórica y con personalidad parece que ha pasado a mejor vida. No termina la selección de Vicente Del Bosque en esta nueva etapa de completar lo que se dice un partido redondo o al menos bueno. Juega con intermitencia y a ratos. No hay continuidad ni regularidad y por lo tanto termina penando. Algo así fue lo que le sucedió frente a Ucrania, un equipo que sin ser nada del otro jueves, le complicó la vida al combinando nacional. Se desplegó con naturalidad, sin miedo y sin encerrarse en su área. Antes del gol español,  su jugador Rotan metió el miedo en el cuerpo  de Casillas con un disparo a bocajarro que no encontró puerta de milagro. Y eso que España comenzó muy bien, jugando con pasión y alegría dirigida perfectamente por  Iniesta e Isco, los dos jugadores más destacados. No obstante Isco  tiene que abusar menos del regate y no parar tanto el juego. En el Real Madrid lo hace y en la selección lo hace también. Siempre le sobra el último regate. Guiados por los centrocampistas y mediapuntas que pueblan la alineación de nuestra selección, los primeros minutos transcurrieron con un juego muy fluido y hasta vistoso pero faltaba pegada y ser más rotundos. Todo ello pese a la presencia de un nueve puro como Morata, que no estuvo nada acertado. Morata, quien está haciendo una buena temporada en la Juventus, defraudó en la prueba del nueve, aunque curiosamente fue quien dio el triunfo a España con su gol, en el minuto 27. También defraudó uno de los llamados a regenerar el juego de la Roja, Koke, que en nada se pareció al que gobierna y manda en el Atlético de Madrid. No termina de cuajar en el equipo de Vicente Del Bosque. Si en el Atlético es el dueño y señor de las operaciones; en la selección parece un debutante asustado. Conforme iban pasando los minutos, el juego de la selección se fue difuminando  hasta cotas preocupantes. La lentitud y parsimonia era entonces la nota predominante de nuestra selección. Ucrania que no es nadie en el concierto europeo, se dio cuenta del bajón de juego de su rival y con más empuje que juego, se fue hacia adelante e hizo sufrir a Vicente Del Bosque y a la afición española presente en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. De un decente primer tiempo, se pasó a un indecente segundo periodo donde se puede decir que la chispa de España desapareció. No había intensidad ni armazón en el juego. Ante la fragilidad española, los ucranianos crecieron y se fueron a por el empate que bien pudo llegar en una de las jugadas a balón parado donde España pasó un autentico calvario. Nunca supo como contrarrestar esas jugadas que bien pudieron costarnos un buen disgusto. A Del Bosque en el tramo final le entró el pánico y creyó conveniente cerrar el partido quitando al único delantero que tenía, Morata, para dar entrada a Pedro. Silva, entonces pasó a ser el jugador más adelantado. Pero a pesar de estas metidas cautelares, la selección siguió son gobernar el partido. Lo mejor, fue el resultado de 1-0, que nos sitúa como segundos de grupo por detrás de Eslovaquia y nos mete de lleno en la clasificación para estar en Francia en el 2016. En estos momentos, Jugando como lo está haciendo la selección española presagio dificultades para la clasificación. En Ucrania cerrará España la liguilla, allá por el mes de octubre .  No lo tendrá fácil por las dudas que están desplegando en los últimos partidos. A esta selección española le  queda mucho camino por recorrer, mucho para mejorar. De momento, el combinado español ha perdido encanto. No encuentra el modus operandi que tanto le dio en el pasado. Del Pizjuán se marchó dejando un rastro de sentimientos encontrados. Tuvo momentos muy buenos y pasó instantes de miedo, especialmente en la defensa de los balones parados. Esta selección española, en esta nueva etapa, sigue sin encontrarse. Anda perdida.  


AL REAL MADRID SE LE ESCAPA LA LIGA

Al Real Madrid se le escapa la liga. La derrota sufrida en el Camp Nou por 2-1 puede ser decisiva al marcharse los azulgranas a cuatro puntos de ventaja a falta de diez jornadas para que finalice el campeonato liguero.  Y el caso es que los blancos no merecieron la derrota por juego, por ocasiones, por colocación, por el planteamiento táctico que anuló al centro del campo azulgrana y a Messi. Un empate hubiese sido lo más justo Durante una hora larga, el equipo de Ancelotti fue superior a los de Luis Enrique  pero les faltó contundencia. En la primera parte perdonaron y pasó lo que suele ocurrir en estos casos, que el rival después se crece y termina ganando. Eso fue lo que sucedió, el Barcelona era una sombra del equipo que maravillo frente al Manchester City, estaba roto, sobre todo en el centro del campo con un Messi aletargado y un Neymar descentrado  que buscaba la reyerta.  El azulgrana, era otro equipo bien distinto, sin centro del campo y sin querer tener el control del balón y la posesión, sus señas de identidad hasta que llegó Luis Enrique. El Real Madrid en cambio tenía la pelota, a base de un buen juego que mantuvo en jaque al Barça  durante todo el primer periodo, con Modric y Kroos como mariscales de campo que dirigían a los suyos y de paso, anulaban a Iniesta y Mascherano.  Marcelo, hizo lo propio con Messi. Algo que consiguió atacando una y otra vez por su banda con el argentino que no le siguió en ninguna subida. Los avances del lateral brasileño, a quien nadie iba a perseguir, fueron un auténtico tormento. Messi, se perdió por la banda derecha en el primer periodo. En el segundo tiempo, se fue al centro y ahí ya hizo más daño. En la delantera, era Benzema el mago con sus toques y desmarques.  Cristiano, no desentonaba y pudo marcar en una gran jugada de Marcelo que termino en el larguero. Bale, en esta ocasión aunque no apareció como se esperaba, se sacrificó en impedir las subidas de Jordi Alba y ayudó al centro del campo. El Madrid cuando defendía jugaba con  un 4-4-2 Los blancos mandaban , pero quien se adelantó en el marcador fue el Barcelona en una jugada de estrategia que termino rematando de cabeza Mathieu con fallo de marcaje de Sergio Ramos.. A pesar del gol encajado los madridistas no se arrugaron y se echaron para adelante en búsqueda del empate con el menudo Modric como maestro de ceremonias. El croata dejó en evidencia a los centrocampistas  del Barcelona. Mascherano, el sustituto de Busquets, no ponía orden, Rakitic e Iniesta estaban un tanto perdidos y Neymar y Luis Suárez estaban desabastecidos, con Messi dormido en los laureles. El Barcelona estuvo a merced del Madrid en el primer periodo,  sobre todo en el último cuarto de hora donde pudo sentenciar el partido si le suerte le hubiese acompañado. Bravo, el guardameta azulgrana, emergió como un gigante en esos momentos. Realizó un gran parada a un gran tiro de Cristiano; por no hablar de la que le hace a Benzema al comienzo del segundo periodo. Bravo junto a Piqué que estuvo sensacional y Luis Suarez, fueron los más destacados del Barcelona. Aunque  lo mejor del partido fue  la acción del gol del empate del Madrid. La jugada la inició Modric, quien pasó a Benzema y este con un taconazo magistral  y de gran plasticidad sirvió a Cristiano que empató a uno. Se hacia justicia en el marcador. Pero el Real Madrid, que fue capaz de hacer del Barcelona un equipo vulgar durante el último cuarto de hora de la primera parte, con el increíble Bravo arrebatándole un gol a Cristiano y Mateu anulándole otro a Bale tras fuera de juego del portugués, cometió el error de dejarse llevar. Perdonó y fue castigado. En el segundo tiempo, los de Ancelotti se fueron diluyendo y eso que comenzaron bien con una jugada de Benzema que bien pudo ser el 1-2, pero  el pequeño Modric se agotó al igual que Kroos y se acabó lo que se daba. Messi abandonó la banda derecha para comenzar a avanzar por el centro del campo. Neymar se dejó de hacer teatro para centrarse más  en su repertorio y comenzó hacer daño, junto a Luis Suárez que en una arrancada le ganó la partida a los dos centrales blancos, Pepe y Sergio Ramos, para marcar el definitivo 2-1. Casillas, tampoco estuvo muy acertado que digamos en esa jugada, salió mal, a destiempo  y además se tiró hacia otro lado.  No está bien el guardameta madrileño y él  lo sabe, pero mientras Ancelotti lo ponga  de titular,  miel sobre hojuelas para él que no para el equipo... El gol del Barça mató al Madrid, que ya entonces jugó más con el corazón que con la cabeza. Dejo de ser un equipo solidario para convertirse en otro anárquico, donde cada uno iba a lo suyo.  Cuando mejor estaban los de Ancelotti, llegó el brochazo de Luis Suárez que dejó noqueado a los blancos, que ya entonces no reaccionaron. Irrumpió entonces otro Barcelona. El gran Marcelo que realizó un partido de lujo, junto a Cristiano, Benzema y demás, se extraviaron más que nada por culpa del cansancio de Modric y la fatiga de Kroos, que dejaron el puente de mando por falta de fuelle. Soy de los convencidos de que el  bajón madridista fue  sobre  todo porque Modric se quedó sin gasolina y Kroos, empezó a dar muestras de fatiga.   El estado físico del Real Madrid en la última media hora de partido es para preocupar. Diga lo que diga Ancelotti, el equipo no está bien fisicamente. Así las cosas, el Barcelona entonces despertó del letargo y comenzó a jugar como le gusta a Luis Enrique, a la contra, sin adornos y verticales a la portería contraria. Entonces los azulgranas pudieron ampliar el resultado, pero unas veces por desaciertos y otras por acierto de Casillas, que salvó un gol cantado, el marcador ya no se movió. Al Madrid de nada le sirvió dominar la mayor parte del partido (una hora), porque el Barcelona fue mejor en los momentos decisivos, en los pequeños detalles y sobre todo en la pegada. No importa que lo consiguiera  no siendo fiel a su concepción del juego que ahora es radicalmente opuesto a sus señas de identidad que parecían sagradas. Quiere ganar esta liga sumando puntos partido a partido sin importarle el cómo.. El Real Madrid tuvo la pelota, tocó y tuvo la posesión pero de nada le sirvió. El Barça, golpeó y pegó con más acierto y va camino de conseguir la liga, mientras que al Madrid se le escapa. Ya son cuatro los puntos de diferencia. El equipo culé ha dado un gran paso para conquistar el campeonato liguero. El equipo de Ancelotti, aunque se rehabilitó, salió trasquilado del Camp Nou, donde probablemente puede que haya perdido la liga. El buen juego durante una hora,  seguramente no habrá contentado a la afición blanca que esperaba que en casa del gran rival, volviese a  a conseguir el liderazgo.   Al menos consiguió salvar el gol average particular con los culés, un consuelo que en nada ayuda en la decepción de la afición blanca. Se puede decir que  el  Madrid dio el do de pecho, pero se quedó corto. Ha mejorado,  están tocados pero no hundidos. Los jugadores, con buen criterio en el seno del vestuario y a raíz del buen  juego desplegado durante más de una hora en el Camp Nou,  se han conjurado para que en los partidos que restan  hasta el final de la liga, vuelvan a renacer.  No se rinden, pero , ahora el tiempo juega a favor del Barça que se reafirma en la primera posición a falta de diez jornadas para que finalice la liga.  Una liga que se le escapa al Real Madrid  


LOS GOLES DE BALE SOFOCAN EL INCENDIO DEL R.MADRID

     El convulsionado Real Madrid mostró una leve mejoría frente a un muy flojo Levante que no tiró ni una sola vez a portería. Keylor Navas fue un mero espectador del encuentro. No tocó  ni una sola vez el balón con las manos. Ante le debilidad del rival, pocas consecuencias se pueden extraer, pero al menos vimos a un Real Madrid más aseado. No fue un equipo brillante pero cumplió y hasta jugó bien en los primeros cuarenta minutos de partido, donde  Modric dirigió, Benzema apuntó y Bale ejecutó. El galés, el más señalado por el publico junto a Casillas el día del Schalke, fue el más destacado junto a el croata y el francés. Hizo dos goles, el segundo sin querer que celebró Cristiano como suyo, cuando en ultima instancia el tiro del portugués dio en la bota de Bale, que desvió la trayectoria lo justo para que no llegase el guardameta del Levante.   El jugador galés, muy arropado no solo por Florentino Pérez sino también por sus compañeros, estuvo más intenso. Ayudó tanto  en defensa como en el centro del campo. Fue ese jugador determinante de la temporada pasada. Tenía ganas de congraciarse con la afición madridista. Bale celebró el 1-0 con mucha rabia. Lo hizo tapándose los oídos: ¿fue por los pitos del día de la Champions? La respuesta es que sí. Ante el Levante, se vio a los tres delanteros más combativos y presionando la salida del rival. Ese papel de ayuda y solidaridad con el resto del equipo es lo que no  venían haciendo los tres de arriba: Benzema, Cristiano y Bale. Contra el Levante, la BBC estuvo más luchadora. Pero, el que cambió  el signo del equipo blanco  no fue otro que Modric, cuya presencia  se nos antoja decisiva en el  más que posible resurgir del Real Madrid. Le  le ha llegado como agua de mayo al equipo de Ancelotti, que formando pareja en el Camp Nou con Kroos, puede  volver de nuevo a su mejor versión.   El croata, fue el autentico director de orquesta, por el que pasaban todos los balones. Su presencia influyó no solo en el control sino en la forma de atacar de los blancos. El balón circuló con más velocidad; los delanteros tuvieron más movilidad. Todos se arremangaron a la hora de presionar, y cuando perdían la pelota inmediatamente reaccionaban para volver a recuperarla.  La defensa jugó más adelantada, tal vez por la presencia de Sergio Ramos, un central que es como un balón de oxigeno para los centrocampistas a la hora de la ofensiva. El Madrid, fue  un equipo más solidario, al menos en la primera parte.   Aunque bien es cierto que dada la debilidad de un triste Levante, no es para sacar grandes conclusiones. Pero al menos, se atisbó una leve mejoría tras lo sucedido el pasado martes en la Champions. La respuesta de los blancos fue aceptable después de la tempestad vivida en los últimos días y que les debe servir  para apaciguar los ánimos  en su visita al Camp Nou del próximo domingo día 22, con la liga en juego. El partido va a  ser trascendental para el devenir de la  esta liga.   Cristiano Ronaldo, sigue sin encontrarse. Está gafado ante el gol en la competición doméstica. Ha perdido frescura y clarividencia. Juega con mucha ansiedad y está hasta torpe. Le ha abandonado la fortuna. Hizo una buena chilena que le sacó de la boca del gol un defensor del Levante, Ramis; remató al poste en una buen servicio de Benzema; y hasta Bale  que le dio sin querer, le robó el 2-0. Benzema pudo marcar el gol del año y hasta del siglo. Cristiano le dio un buen pase desde la banda derecha, el balón se le quedó un poco atrás y asombrosamente Karim se sacó de su gran repertorio un espuelazo que puso en la cruceta. El Bernabéu no daba crédito a lo que acababa de ver. El remate fue para a enmarcar, mereció ser gol por la belleza de su ejecución. Pero está claro que al Real Madrid le han echado el mal de ojo cara al gol...   Esa grandiosa jugada de Benzema fue lo único destacado de un tedioso segundo tiempo que tuvo mucha pausa.  Visto lo visto, sinceramente esperaba más de los blancos después del gran susto del martes frente al Schalke. Aceptable primera media hora, y en el segundo periodo siesta general. Por eso digo lo de leve mejoría.   El partido frente al débil Levante, no nos deja muchas huellas para calibrar la mejoría o no de este Real Madrid un tanto desnaturalizado. En el Camp Nou es donde tienen que demostrar su autentica valía. Este es el partido para ahuyentar  definitivamente los malos espíritus. La liga está en juego. Soy de los que pienso qué el equipo que gane, será el campeón de liga. Será la primera final de este 2015 para el equipo de Ancelotti. Como muy bien ha dicho Sergio Ramos, en  el clásico se juegan el honor y el escudo. Va a ser el no va más.. Un punto separa a los dos grandes rivales. El Barcelona suma 65 puntos, por 64 del Real Madrid. El clásico está a punto.      


QUÉ VERGÜENZA DE REAL MADRID 

¡¡Que horror de Real Madrid!! Jamás vi jugar tan mal al equipo blanco en los  más de 30 años que lo llevo siguiendo, primero en RNE, después en TVE y ahora por estas paginas digitales. La afición madridista no daba crédito a lo que estaba viendo. Un equipo de medio pelo como el Schalke 04 le estaba dando un soberano baño a los suyos  en el mismísimo Santiago Bernabéu. Era algo más que un baño de fútbol. Fue un repaso en toda la extensión de la palabra lo que le dio a un Real Madrid caótico y vergonzoso que fue de todo menos un equipo de fútbol: eran unos futbolistas desordenados, sin criterio, asustados hasta llegar al pánico. El Madrid fue una mala pesadilla, un equipo sin alma, sin espíritu y sin nada.. El Schalke era el que jugaba al fútbol, quien tenía  la pelota con un Meyer, un chaval de 19 años, que dio todo un recital. Al Igual que Sané, otro joven que observando la inseguridad de Casillas, con una tranquilidad asombrosa y solo, marcó un golazo. Los blancos mientras tanto, deambulaban. Cada uno hacia la guerra por su cuenta, con las lineas muy separadas y con pocas ayudas en todas las parcelas del campo. Era de todo menos un equipo. No había solidaridad ni  conexión. Era un despropósito. Suerte tuvo de pasar la eliminatoria.Hacía tiempo que la afición no sufría tanto como lo hizo en los últimos ocho minutos del encuentro cuando Huntelaar puso el 3-4 en el marcador y el Schalke se quedó a un gol de eliminar al campeón de Europa, que se comportó como un equipo  muy pequeño,  sin fuste y sin dignidad.  La actitud  de este Real Madrid está avergonzando al Bernabéu que con toda justicia despidió con una bronca  descomunal a su equipo. Muchos no tuvieron lo que hay que tener para aguantar el enfado de una afición que se merece más respeto. Se merecían esa bronca y algo más.... El equipo de Ancelotti, está en cuartos de final, gracias a los dos goles que consiguió en Alemania y al primer tiempo de Cristiano Ronaldo que se rebeló contra la indolencia de sus compañeros y respondió a los dos primeros goles de los alemanes con sendos cabezazos que sirvió para que evitar la debacle. El Madrid, lo estamos viendo desde que comenzó el nuevo año, se va descomponiendo partido a partido. Ya no se puede estar peor. Ha tocado fondo, es un equipo irreconocible que hace bueno a cualquier rival. El Schalke hizo un partidazo y así fue; pero si al contrario le dejas jugar a sus anchas, te hace un roto, como hizo el conjunto alemán que mereció incluso pasar la eliminatoria ante este deleznable  y patético Real Madrid.   A Ancelotti, vuelvo a repetir el equipo se le ha ido de las manos. Ni para, ni crea ni ataca. Casillas tuvo un comienzo lamentable y falló en los dos primeros  goles. Va siendo hora que visite  el banquillo y entre Kaylor Navas, aunque al final salvó los muebles y hasta la eliminatoria con dos buenas intervenciones. Pero Iker no pasa por su mejor momento. El equipo no   defiende bien, la defensa jugó muy atrasada con los que  los jugadores alemanes llegaban al área blanca con suma facilidad. El centro del campo se siente en inferioridad ante la superioridad en esa parcela de los rivales que juegan con cuatro centrocampistas. Y para colmo, tampoco ataca porque sus tres delanteros ni ayudan a sus compañeros ni son determinantes, salvo Cristiano quien al menos en los primeros 45 minutos dio la cara. Porque Benzema,a pesar del magnifico tercer gol, está en esa fase de pasotismo y de frialdad tan suya; y  de Bale, ¿que  vamos a decir? sencillamente no está.  El galés es una sombra de jugador. No le sirve la excusa de que juegue por la derecha, sencillamente está en un lamentable estado de forma. Está como ausente, como si la guerra no fuese con él. Es otro que debería pisar la suplencia..   Pero el gran culpable de todo no es otro que Carlo Ancelotti que  está contribuyendo a la descomposición del Madrid con sus planteamientos arcaicos, su empeño en considerar intocables  a Cristiano, Benzema y Bale, cuando alguno de ellos no están para ser titulares. Por su cabezoneria de no jugar con un centrocampista más, y por tener al equipo fundido cuando llega la hora de la verdad. Además de alinear a un Khedira que ya piensa en otro equipo, un Coentrao que ni está ni se le espera y un triste Arbeloa que no está para estas lides. La consecuencia de todo esto quedó reflejado en el encuentro ante el Schalke donde a punto estuvieron de hacer uno de los mayores ridículos de su historia. Hacia quince años que nadie le hacia cuatro goles en el Bernabéu. El ultimo fue el Bayern Munich en la temporada 1999-2000. Lo que le está sucediendo a este Real Madrid me recuerda la etapa de Carlos Queiroz, en la temporada del 2004, donde los madridistas tras hacer una primera vuelta de liga de ensueño, en el mes de abril después de perder la copa del Rey ante el Zaragoza, en Montjuic, el equipo se fue diluyendo hasta caer en la nada y perder todo... Igual le está pasando ahora, y se  puede repetir la historia si no se buscan soluciones. Florentino Pérez, digo yo, que algo tendrá que hacer. Presidente,  hay que estar a las duras y a las maduras. Ahora toca arremangarse y tomar decisiones... No te ocurra lo que te sucedió tras el desbarajuste de aquella temporada de los Queiroz, Luxemburgo, Arrigo Sacchi, Benito Floro, etc que te tuviste que ir por la puerta de atrás. Como diría aquel: “Que alguien haga algo” porque el Real Madrid que estamos viendo en los últimos partidos, y sobre todo el espanto que protagonizo ante el Schalke donde fue un horror en todas las facetas: en lo físico, táctico, técnico y en lo anímico . Para terminar en  pánico masivo en los últimos minutos  del partido. Todos salieron frustrados. Cristiano le dijo a Benzema al finalizar el partido:”Qué vergüenza,qué vergüenza” Y la afición con su gran pitada final, se avergonzó de su equipo como nunca anres había sucedido.   El Madrid está en cuartos de final de la Champions, pero las sensaciones que deja es que así no va a ninguna parte.  Algo tiene que pasar.. Se avecina tormenta, y gorda.  


EL REAL MADRiD SE HUNDE

  Por el Nuevo San Mamés pasó un espectro de equipo que desde que comenzó el año 2015 está desaparecido. No es ni sombra de lo que fue en el 2014. Este Real Madrid de Carlo Ancelotti está roto en mil pedazos. Ha perdido fútbol, el orden, el oremus y lo que es peor, la pasión. No juega a nada y las sensaciones que transmite no invitan al optimismo porque se ha convertido en un equipo intrascendente. No emite señales de mejora, sino más bien todo lo contrario. Da la sensación de  ser un conjunto quemado que se ha agotado antes de tiempo y con jugadores que se han acomodado tanto que casi alcanzan el estado  de pasotismo total.   Ante el Athletic Club de Bilbao que les dio una lección de fe por ganar, de intensidad y de lucha por el triunfo, nadie del Real Madrid se salvó. Todos estuvieron a un nivel muy bajo como consecuencia de la falta de tensión de la que está haciendo  gala este Madrid que aparte de tristeza, produce un inmenso sonrojo.  El equipo de Ancelotti está sin tensión competitiva, no tiene pulso y está prácticamente en coma. Les falta espíritu y ese algo más necesario para levantarse. Está en un colapso físico y mental. Y no entendemos las razones, porque si un equipo tenía que estar cansado ese tenía que haber sido el Athletic, que venia de jugar el miércoles la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey frente al Espanyol. El Madrid llevaba toda la semana preparando el encuentro de San Mamés, sin  ningún tipo de desgaste, y sabiendo que era clave para el devenir de esta liga. Pero ni por esas, reaccionaron los blancos, que de nuevo tiraron por la borda el primer tiempo y solo jugaron algo, en los primeros diez minutos de la reacción para después diluirse en la nada..  Con la indolencia con la que está jugando este Madrid no va a ninguna parte.   Después del tropiezo del domingo pasado frente al Villarreal, el partido contra el Athletic era vital para llegar al Camp Nou con ventaja de puntos. Pero, ni por esas, de nuevo naufragó dando una penosa impresión en cuanto a falta de carácter y de intensidad. Ancelotti, está más perdido que su equipo. No está sabiendo manejar la crisis en la que esta sumido el conjunto blanco que cada vez juega con más desconfianza. No hay unión de lineas. Cada vez hay más separación entre ellas. Mientras que la linea de centrocampistas intenta multiplicarse para hacer el trabajo que los tres delanteros no hacen en las ayudas, la defensa trata de ocupar los huecos que unos y otros dejan. La BBC, es decir Benzema, Bale y Cristiano, se están comportando como figuras decorativas, que ni ayudan ni son, como lo eran hace poco, determinantes. Cristiano, fue el menos malo. Bale, está aburrido y hay que exigirle más sacrificio. Benzema, volvió a su letargo habitual y vuelve a estar en esa fase de tirarlo a los leones. A los tres delanteros se les fue la inspiración. Y además  a Isco y Kroos, se les ve muy justos de fuerzas.   El Athlétic se llevo un triunfo merecido con un golazo del eternamente joven Aduriz, que marcó un gol a la antigua usanza: de enorme cabezazo marcando los tiempos.Valverde planteó un partido basado en la paciencia; lo que diseñó Ancelotti es un misterio inescrutable. El Real Madrid careció de un plan, se fío, como le suele suceder a veces, a la inspiración de su trío atacante, que  no se conectó en ningún momento. Todo lo contrario que el Athletic, que no hizo concesiones en defensa, jugó con mucha cabeza en medio campo, y encontró la pólvora de Aduriz en la punta.   Tengo la sensación que a Ancelotti, el equipo se la ido de las manos.  No me da buenas vibraciones aunque en esto del fútbol las sensaciones cambian de un  partido a otro. Pero algo huele mal. Cuando uno se está jugando la liga y el contrario como en este caso el Athletic club, te gana por  tener más fe, ganas, coraje y en definitiva por  poner más emoción y pasión, es que algo está fallando. Que es precisamente lo que le está ocurriendo al Real Madrid,  que está enfermo  desde que comenzó el nuevo año. Aquellos 22 triunfos consecutivos ya son historia. Ahora pintan bastos, en una semana ha perdido cinco puntos y puede que la liga también.  La derrota sin paliativos sufrida en San Mamés por los madridistas deja como líder en solitario al Barcelona que en esta ocasión no fallo , goleando al Rayo Vallecano  en elCamp Nou. La liga se estrecha, y ahora durante toda la semana llegará el gran debate de si a Ancelotti le queda  ya demasiado grande el Real Madrid.    Lo que tenga que suceder quedará aparcado hasta el Gran Clásico. Pero por el momento el Madrid parece un barco a la deriva que se hunde.


ENTREVISTA EN ‘EL BURLADERO’ DE ROJO Y NEGRO EN RADIO4G

Alfonso Celemín: "Fran Llorente y Julián Reyes me arrinconaron en TVE obligándome a dejar de hacer la Champions con el Madrid" Alfonso Celemín fue uno de los rostros más conocidos en los deportes de TVE en la gloriosa etapa del Real Madrid con la Séptima, Octava y Novena Copa de Europa, que el equipo blanco encadenó -tras una larga sequía- cada dos años. Esa coincidiencia le hizo valerse el sobrenombre de 'el hombre de las Champions' del Madrid, hasta el punto que algunos jugadores y empleados del club de Concha Espina consideraban que Celemín les había dado suerte de su llegada a la pública en el año 1997 tras una larga trayectoria en RNE. Fueron los mejores momentos del periodista en Televisión Española en una trayectoria que, desgraciadamente, no acabó todo lo bien que el reportero a pie de campo de La 1 esperaba tras dedicar casi una vida al ente público con el ERE de 2007: "Fue de todo menos voluntario. A mí primero me arrinconaron obligándome a quitarme de en medio de las retransmisiones de la Champions del Madrid, algo que había hecho siempre, porque querían rejuvenecer las caras". Así las cosas, no quedaba otra cosa más que apuntarse en la lista. Celemín recuerda con más cariño de todas las vividas la final de Amsterdam, cuando, contra todo pronóstico, el equipo merengue levantó la ansiada Séptima ante la todopoderosa Juventus de Turín. Los pronósticos los tenía el Madrid tan en contra que en TVE no prepararon un set todo lo adecuado que debería esperarse para un acontecimiento de esas dimensiones en caso de victoria final, algo que sí había hecho la RAI (la tv pública italiana), cuyas instalaciones acabaron usando en el post partido. Y de regalo, el champán que ya estaba frío. Todo un detalle.     Aqui  la entrevista al completo: http://www.periodistadigital.com/periodismo/radio/2015/03/05/alfonso-celemin-tve-champions-league-television-espanola-ere.shtml


PATINAZO INESPERADO

El Real Madrid se ha dejado dos valiosos puntos en el Bernabéu ante un gran equipo como el Villarreal que tuteó a los blancos de principio a fin. Se lleva un punto más que merecido del cuartel general madridista. Los de Ancelotti puede que hayan perdido dos puntos  claves para el devenir de la liga. Ha sido un autentico patinazo que a la larga le puede costar un disgusto. Ya el campeonato no depende de ellos sino del Barcelona que los tendrá que recibir en el Camp Nou el próximo día 22. Los azulgranas han sido los grandes beneficiados de esta ultima jornada al restarles a su máximo rival dos puntos. Vimos a un Madrid muy espeso y atascado en muchas fases del partido. Les faltó  la pausa y la tranquilidad necesaria para aprovechar las oportunidades que tuvieron de haber sentenciado en los primeros minutos del segundo tiempo,  después del penalti claro de Bailly a Cristiano Ronaldo, quien volvió a marcar en el Bernabéu. El gol despertó a Cristiano pero no pudo volver a batir a un soberbio Asenjo que le hizo dos intervenciones  magistrales en  dos uno contra uno, que podrían haber resuelto  el partido a favor de los blancos que  desperdiciaron  un primer tiempo donde estuvieron muy tímidos. Todo lo contrario que el Villarreal que se aprovecho de su superioridad en el centro del campo para imponerse  y llevar el peligro a la portería de Casillas quién después de sacar un balón que iba camino del gol, tuvo la suerte que en el rechace posterior Carvajal salvase de cabeza lo que parecía el 0-1. El llamado submarino amarillo, nunca hizo aguas  buscó sus opciones en el inicio del encuentro haciendo las cosas muy bien. Y todo lo que sabe hacer,  además lo desarrolla muy rápido. Es un equipo muy bien entrenado por Marcelino que ha sabido conjuntar a un grupo de jugadores que saben en cada momento lo que tienen que hacer. Marcelino les ha enseñado que nadie es superior a nadie. Discute la posesión al rival que tenga enfrente. Juegan a un ritmo tan fuerte que no nos extraña  que meta en problemas al Barcelona y al Real Madrid, que siempre las pasan canutas cuando se enfrentan a los de Castellón.. No se notó que jugaron varios suplentes, todo lo contrario.  Haría bien el Barcelona en no fiarse para el partido de vuelta de la copa del Rey que se jugará este miércoles, en el Madrigal. Bien es cierto que el guardameta Asenjo, en esos minutos de dudas del segundo periodo salvó al Villarreal ,que muy pronto  se sobrepuso a la estampida madridista en el primer tercio del segundo periodo. Lejos de amilanarse, los amarillos  dieron un paso hacia adelante y más aun con la entrada de  Vietto (magnifico jugador este) y de Trigueros que se hizo dueño y señor del centro del campo por donde naufragaba el Real Madrid con un cansado Kroos,; un agotado Isco y un lento Lucas Silva. Tampoco la solución era quitar a Isco y sacar a Illarramendi que parece perdido para la causa. Ancelotti, estuvo tan espeso como su equipo que volvió a las andadas de falta de intensidad y de presión, sobre todo en los primeros 45 minutos.. El Real Madrid jugó a ser previsible, a ser muy horizontal  y a padecer la indolencia de Benzema que  que ni estuvo ni se le esperó. En esa estábamos cuando  Gerard Moreno aprovechó una dejada en error de Kroos para alcanzar el empate a uno. El partido entonces se volvió loco. Era un toma y daca, un ida  y vuelta donde cualquiera de los dos equipos pudieron pasar de la derrota a la victoria.. Vietto, el terror del último cuarto de hora para el Real Madrid, tuvo la ocasión más clara. Encaraba solo a Casillas y resbaló, perdiendo la gran oportunidad de adelantar a los suyos. El Real Madrid también tuvo ocasiones para haber sumado los tres puntos. Asenjo a un espectacular remate de cabeza de Cristiano, respondió con otra gran parada. Jesé, que salió sustituyendo a Lucas Silva, falló a puerta vacía, cuando ya se cantaba el gol.... Pudo ganar cualquiera de los dos equipos como también pudieron perder. Al final lo más justo fue el empate. Una igualada que hace más daño al Real Madrid que venia de poner tierra por medio sobre el Barcelona, y una semana después ha visto como la distancia se acorta hasta depender de lo que suceda dentro de 20 días en el Clásico. Está visto que la risa va por barrios. Un día la lía el Málaga en Barcelona y siete días después es el Villarreal el que aprieta la liga.  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013