Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo Mensual: enero 2015

EL GENIO Y EL MAGO

En una tarde de perros y a una hora en la que todavía no habíamos hecho la digestión, el Real Madrid ofreció su mejor versión en lo que va de año, goleando a la Real Sociedad por 4-1. Pero de nuevo, los de Ancelotti en el inicio de partido estuvieron en la inopía. A los 40 segundos tras el primer avance de la Real sin que nadie entrase ni presionase, se llegó al primer saque de esquina y ¡ZAS! Gol de Elustondo que ponía el 0-1. Tercer partido consecutivo que le hacen gol al Real Madrid al primer minuto de juego. Algo que tendrán que corregir con más concentración. Porque comenzar con un gol en contra a las primeras de cambio es un riesgo que le puede costar muy caro. Si en lugar de ser la Real Sociedad, hubiese sido otro rival de más enjundia, otro gallo hubiese cantado. El Real Madrid no se puede permitir esos lujos. James, que se movió con mucha habilidad en una buena primera parte, rápidamente, a los dos minutos estableció el empate. Y ahí se acabó la aventura de la Real en el Bernabéu, y más después de la lesión de Vela que se tuvo que retirar lesionado al cuarto de hora con problemas de rodilla. La Real que comenzó tuteando al Madrid, terminó bajando los brazos y entregando la cuchara a los blancos, que se empezaron a gustar y ofrecieron un buen partido, el mejor hasta ahora del 2015. Fue el partido del genio y del mago. El genio no es otro que Benzema, su partido se puede calificar de fantástico. El mago fue Isco, que era quien marcaba el tempo del encuentro, con sus fintas, sus pausas y sus pases. El francés sacó su libreto e impartió calidad por doquier. Su segundo gol, que era el 4-1, es una obra de arte en su evolución, la dejada de Isco, y en la posterior ejecución posterior de Benzema. Sencillamente fue un tanto para enmarcar. El genio, Benzema; y el mago, Isco,fueron los dos buques insignias que guiaron al Real Madrid a un triunfo convincente y satisfactorio. Quien estuvo fuera de foco durante todo el primer tiempo fue Gareth Bale, a quien no se porque razones el club parece querer promocionar cuando está ausente Cristiano. El galés no encontró su sitio porque por la banda izquierda ya estaban Marcelo e Isco. Incluso falló una ocasión clarísima por falta de entendimiento con James, que el Bernabéu no le perdonó. No se que tendrá la afición del Madrid con el galés, pero no termina de aceptarlo cuando se trata de un jugador extraordinario. No estuvo en el primer periodo, pero en la segunda parte, se dejó ver con dos grandes jugadas: la primera en el primer gol de Benzema a quien asistió como mandan los cánones de un extremo de verdad; y en la segunda, con un tacón antológico de esos que te dejan sentado. Falló dos goles cantados pero estuvo muy participativo. Algunos se empeñan en quitarle méritos a Bale, pero estamos ante un jugador que va a marcar una época en el Real Madrid. Lo que necesita es dar un puñetazo en la mesa y decir: “aquí estoy yo” para que veamos al auténtico Gareth Bale. Era el primer partido sin Cristiano, y la verdad que nadie lo echó en falta. La ausencia de la estrella madridista posibilitó que se cambiase el sistema de juego. Del 4-3-3, se pasó al 4-4-2. Consecuencia, con un centrocampista más el Real Madrid es más fiable, se asocia mucho mejor, se ayudan más dejando para los de arriba la mejor interpretación. Cuando juega Cristiano, el Madrid es más directo y vertical; cuando falta el portugués o Bale, la otra estrella, el juego es más pausado y más asociativo. No es ni mejor, ni peor sino distinto. No es cuestión de dudar de Cristiano-Dios me libre-, es una cuestión de elección y el Real Madrid tiene la gran suerte de poder elegir lo que más le conviene. En esta ocasión el Real Madrid se movió al ritmo que impuso Isco que con su eterno baile mira y busca siempre a los compañeros mediante paredes o esos pases interiores que tanto daño hacen al rival. Junto al malagueño, se citó Benzema que en eso de la asociación no tiene parangón. Le encanta eso de buscar huecos y salidas para sus compañeros. El francés se sintió como pez en el agua y de alguna forma hizo de Cristiano Ronaldo,marcando dos de los cuatro goles de su equipo. Illarramendí, volvió al equipo titular mucho tiempo después, pero sigue en estado vegetativo. Comenzó mal para terminar un poquito mejor. Una pena lo de este chico que cuando jugaba en la Real Sociedad parecía un lobo dispuesto a comerse el mundo y que en el Real Madrid se ha convertido en un cordero asustado... En resumen, que el Real Madrid en su semana grande, comenzó haciendo el mejor partido en lo que va de año. El miércoles, también en el Bernabéu, le espera el Sevilla en ese partido aplazado por el Mundialito de Clubes del pasado diciembre. Y luego, el sábado día 7, de nuevo derbi contra el Atlético de Madrid en el Calderón, pero esta vez con la liga en juego. Esta semana, es sin duda clave para el equipo de Ancelotti. Si sale indemne, habrá dado un paso de gigante para conseguir el título de liga.


UN MAL REAL MADRID Y UN LAMENTABLE CRISTIANO RONALDO

La imagen ofrecida por el Real Madrid frente al Córdoba no se ajusta a la de un equipo grande. Ganó 1-2, pero fue un triunfo injusto se mire por donde se mire. Por el estadio Arcángel de Córdoba pasó un Real Madrid desfigurado  en todas sus lineas y al que le faltó de todo. En cambio, el Córdoba tuvo todos los atributos que le faltaron a los madridistas que jugaron con prepotencia, sin ganas y sin carácter.  No fue el Real Madrid, fue una sombra, un bulto sospechoso que salió sin ninguna ambición al terreno de juego. El alma y el hambre, el Madrid en esta ocasión, la dejaron en el vestuario. El Córdoba le superó en todo menos en los goles. Le ganó en ganas, intensidad,coraje y  en todo lo demás que os podáis imaginar. Se puede decir que ha sido una victoria vergonzosa por lo que poco que expuso el equipo de Ancelotti y con la desgana con la que se desplegó.  Al técnico italiano tampoco le gustó lo que vio. Los tres puntos logrados  no cierran la herida del mal juego de este Madrid que desde que ganó el Mundialito parece haberse desfondado como si ya hubiesen logrado algo grande. Y no es así. Desde que comenzó el año  están jugando sin ninguna calidad, carentes de garra y de ese carácter que todo equipo que se considere grande debe tener.  Están como ausentes y hay algunos jugadores fuera de foco y muy descentrados . Es el caso de Sergio Ramos, enorme defensa central  cuando está en forma, pero ahora está hecho una auténtica calamidad. Comete  fallos infantiles que están perjudicando al equipo. Fue un desastre en la eliminatoria ante el Atlético de Madrid y continúa dando muestras de falta de concentración.   Acudió  con los brazos muy abiertos e hizo penalti prácticamente al primer minuto de juego. La transformación de ese absurdo penalti le dio alas al Córdoba que se lo creyó y se impuso de principio a fin a un triste y penoso Real Madrid. Ya se que Sergio Ramos fue el héroe de la décima y así lo reconocimos , pero también habrá que decir que desde que comenzó la temporada está que pide a gritos irse al banquillo. No está centrado, encadenando fallo tras fallo. No se si le estará afectando su desencuentro con Florentino Pérez que se resiste a renovarle por una cantidad cercana a lo que gana Cristiano Ronaldo, pero el caso es que no está  y el Madrid lo está notando. En los blancos, que vistieron de negro, fallaron todas las lineas y por fallar, falló alguien a quien siempre se le espera, Cristiano Ronaldo, autor de una acción imperdonable impropia de un jugador de fútbol. Dio una  patada sin balón a Edimar. Fue  la patada de la impotencia  que habla muy poco a favor de un Cristiano que lleva unos partidos para olvidar.. Es difícil recordar un partido más anodino del portugués,  que nunca estuvo en el encuentro y que terminó de forma  vergonzosa yéndose a los vestuarios expulsado por esa acción  lamentable que le va a suponer una dura sanción, como mínimo le caerán de dos a tres partidos. Pero es que encima, cuando iba camino de los vestuarios, tuvo la arrogancia de despreciar al público limpiándose el  escudo de ganador del Mundialito. Fue un golpe de vedette y chulería innecesario que deja en un mal lugar al portugués, que debería ser más humilde. Ni el perdón posterior que pidió a través de la redes sociales, le salvan. Flaco favor le ha hecho Cristiano al Real Madrid. Además de ser baja para los próximos tres o cuatro partidos, ha dañado la imagen del club con esa patada sin balón a un contrario que va a dar la vuelta al mundo; y   daña su propia imagen  que ha quedado muy sucia. Aunque pensándolo bien, puede que le venga  bien a su equipo que descanse unos partidos y se relaje. Su baja forma es un hecho constatado. Como dijo , creo que con acierto Djukic, la culpa del juego del Real Madrid la ha tenido el Córdoba que mereció la victoria o cuanto menos el empate porque se impuso en todos los aspectos a un triste Real Madrid.  Los cordobeses no tuvieron suerte en un partido al que nunca le perdieron la cara Unicamente Benzema y Bale, escaparon de la pobre imagen ofrecida por el Madrid. El galés salvó los tres puntos. Fue irse Cristiano y Bale creció. Provocó la falta que tiró de forma fenomenal dandole en la mano a Cartabia. El  claro penalti, después lo ejecutó con solvencia. Bale fue el arcángel salvador de este Madrid carente de actitud y aptitud. Un saque de esquina y un penalti en el último suspiro le permite al peor Madrid en mucho tiempo cantar una victoria tan injusta como inesperada. Y de paso, continuar como líder. Pero jugando tan mal,  saliendo a pasear y sin competir como hicieron en Córdoba, pronto dejará esa privilegiada posición. Así no se ganan títulos.


LA MAGIA DE BENZEMA FUE LA CLAVE

  Era una mañana muy fría en Getafe –nevaba antes de comenzar el encuentro-, los jugadores  salieron al Coliseum Alfonso Pérez ateridos de frío- La pelota comenzó a rodar sobre un terreno de juego muy duro que hacia presagiar que poco espectáculo veríamos. El Getafe en los primeros minutos tenia controlado a un Madrid que dominaba pero sin chicha ni limoná.... El equipo del recién llegado técnico Quique Flores  se defendía bien y hasta sacaba con cierto criterio la pelota jugada desde su área. Poco a poco el Real Madrid fue entrando de lleno al partido, se desperezó pasadas las 12 y veinte minutos y comenzó a carburar, sobre todo Benzema que como aperitivo de la maravilla que más tarde protagonizaría, realizó una gran jugada por la izquierda, en la misma linea del corner, que James no supo aprovechar.  El gol  de los blancos acechaba pero se resistía, unas veces por falta de acierto y otras por el eficaz portero del Getafe, Codina. El juego de los de Ancelotti, era serio pero demasiado parsimonioso. Kroos, balón a la madera y descanso... Y comenzó la segunda parte, que iba a ser otra historia bien distinta. Ahí ya vimos a un Madrid más veloz y eficaz en todos los aspectos. Todos salieron más enchufados. El frío lo dejaron en el vestuario, sobre todo  Karin Benzema. El jugador más apático del equipo blanco, fue quien hizo entrar en calor a los suyos de una forma asombrosa. La jugada que precede al primer gol del Madrid es para enmarcar. Fue un prodigio de técnica y clase. Cual si fuese una bailarina, cogió un balón  en la linea de fondo de la banda izquierda del Gatafe, hizo dos amagues  sobre esa misma linea, una finta  y un pase que dejó sentada a toda la defensa de los azulones para que Cristiano marcase su primer tanto del partido. A todos dejó con la boca abierta. Y a un servidor, ese mágico movimiento, me recordó a un gol de Butragueño al Cádiz en los años 80, con la diferencia de que el “Buitre”se la guisó y se la comió el solo esa jugada que también resultó espectacular. En esta ocasión, el muchas veces indolente Benzema, fue el que despertó a su equipo de la mediocridad. El francés fue la llave del partido y el hombre clave para que el Madrid sumase los tres puntos y  seguir en lo más alto de la clasificación. Por cosas como esa genial  jugada es por lo que muchas veces exigimos más a un Benzema que es un portento  de clase y de técnica. Y,  en muchos casos, un salvavidas para su equipo. Esta vez no fue gato, fue un león que destrozó a un pobre Getafe que poco o nada pudo hacer... Después llegó el 0-2 de Bale que con el exterior marcó tras un gran servicio de James que estuvo muy acertado en el pase. Suyo fue también el que mandó a Cristiano para que hiciese  el 0-3. El portugués suma ya  28 tantos en la primera vuelta de la liga.  Casi nada. Se puede decir que el Real Madrid en Getafe estuvo al abrigo de la BBC, es decir de Benzema que puso la magia, y  Bale y Cristiano, los goles. Después de caer en la copa del Rey ante su rival capitalino, parece ser que al equipo de Ancelotti no le ha afectado caer en los octavos de final.  En el Coliseum no fue su mejor partido, pero si lo hizo con suficiencia y autoridad. Termina la primera vuelta del campeonato y el Real Madrid lo hace  como campeón de invierno, un titulo que no vale para nada pero que si nos atenemos a los datos, resulta  que el Madrid ganó 23 ligas después de ser campeón de invierno. Tras caer en la copa y gozar de más tiempo para preparar la competición domestica, al Madrid no se le puede escapar esta liga.  No hay excusas que valgan.  


EL ESPÍRITU DE TORRES APARECIÓ EN EL BERNABÉU

   Ni arengas, ni estupideces de ouijas esperpénticas como absurdamente publico el diario As invocando el espíritu de Juanito para  aquellas noches de remontadas; ni recibimientos impresionantes del autobús del Real Madrid a su llegada a Concha Espina que llevaron en volandas; ni tan  si quiera el ofrecimiento del balón de oro  de Cristiano Ronaldo a su afición, pudo con el Atlético de Madrid que volvió a ganarle la partida  al equipo de Ancelotti, que esta temporada no ha ganado todavía a los de Simeone.Toda la parafernalia de las grandes noches de remontadas estaba en marcha y hasta los jugadores blancos estaban dispuestos a escribir otra noche épica en el Bernabéu, pero todo se fue al garete a los escasos 50 segundos  cuando Torres marcó el 0-1.Gol que vino precedido de dos errores de los centrales del Madrid: Pepe, primero y después Sergio Ramos que le pillo con el pié cambiado. Le eliminatoria era ya  misión casi imposible, era como subir al Everest. El Real Madrid con más corazón que cabeza, puso entonces cerco a la portería del Atlético que se echó atrás con todo lo que tenía. A base de un ritmo trepidante y llegando de una forma constante en primeras y segundas jugadas intentó el equipo blanco equilibrar el marcador lo que parecía pura quimera. Carvajal y Marcelo eran dos extremos más que solo se preocupaban de atacar; Kroos defendía mirando solo  hacia adelante. Al Atlético  solo le quedaba refugiarse en su área algo que hizo durante todo el primer tiempo. Era un acoso continuo del Madrid con mucho fútbol y poco gol, con unos jugadores que  presos de la ansiedad se empecinaron en un bombardeo de balones a la olla donde Godin y Miranda se desenvuelven como peces en el agua. Además la  necesidad de marcar lo antes posible hizo que en en algunas jugadas de cierta claridad, se precipitaran fallando ocasiones de gol. En una de tantos balones al área atlética llegó el 1-1 de  Sergio Ramos, quien volvió   a marcar de cabeza a los colchoneros. El Real Madrid había hecho un enorme primer tiempo. Ese empate alimentaba algunas esperanzas. Algunos ilusos incluso creían que la remontada aun era posible... Pero todo se fue al traste a los 30  segundos de la reanudación.. De nuevo Fernando Torres tras pifia de Sergio Ramos que aprovechó Griezmann, marcaba dejando sentado a Pepe y metiendo el balón entre las piernas de Navas. Un gol de lujo que dejaba la eliminatoria vista para sentencia. El Niño que nunca antes en sus seis visitas al Bernabéu había marcado, consiguió los dos tantos que dejaron sin opciones al Madrid. Fue  la gran noche de Fernando Torres, que ha regresado para partidos como este. Con el 1-2, se acabó lo que se daba. El Madrid se vino abajo después del gran esfuerzo que había hecho. Tuvieron actitud y entrega pero  les faltó la pausa para intentar lo que era más un deseo que una realidad. El gol de Torres les terminó por arruinar la noche. El Atlético  en cambio paso de dominado a dominador y suyo fue el segundo periodo, donde estuvo en su salsa. Al menos Cristiano empató a dos y evitó que de nuevo el Atlético se llevase la victoria de Chamartin. Un equipo rojiblanco que como he dicho en los últimos artículos le tiene tomada la medida al equipo de Ancelotti. El gol del portugués tuvo poca trascendencia, como intrascendentes fueron los últimos minutos en una noche donde Fernando Torres se coló  en lo que parecía parecía iba a ser la gran noche de Cristiano Ronaldo. Torres se coronó en el Bernabéu. Desde aquel histórico gol de Ramos en Lisboa, el Atlético ha conseguido cerrar la herida y mantenerse invicto en sus enfrentamientos ante el Real Madrid. Siempre un planteamiento parecido, y siempre  con el mismo dibujo, Simeone en los últimos cinco partidos que se han enfrentado, le ha ganado a Ancelotti la batalla táctica. El argentino le tiene comida la moral al italiano que no sabe como meter mano al intenso y cada vez más crecido equipo rojiblanco. El  partido de vuelta de los octavos de final de copa de este jueves fue el quinto enfrentamiento entre ambos desde la final de Liga de Campeones. El balance es claramente  favorable a Simeone: tres victorias y dos empates.  Y el El Atlético, además, es el único equipo  que ha logrado arrebatarle tres  títulos a los blancos desde que lo dirige Carlo Ancelotti: la liga pasada, la Supercopa de España y ahora la Copa, titulo que defendía el Real Madrid y que no podrá revalidar. Fue tanta la frustración de los jugadores blancos cuando ya todo lo tenían perdido, que un jugador tan pacifico  y purista como Isco, hizo una dura y fea entrada a Gabi  que maliciosamente aplaudió el Benabeú. Algo que no se puede justificar. El fútbol es un juego de detalles que a veces determina el resultado. Y en este aspecto, en el computo total, el Atlético de Madrid ha sabido hacer suyos esos detalles para  imponerse con todas las de la ley a su gran rival de la capital, el Real Madrid que no debe caer en la desolación. Su eliminación en los octavos de final  de copa es un pequeño fracaso. En el club blanco quieren pasar pagina  cuanto antes y se consuelan con la idea de que ahora tendrán   más tiempo para preparar lo que son sus  dos grandes objetivos, la liga y la Champions. Como ha dicho Cristiano Ronaldo: “A veces es mejor dar paso atrás para dar dos adelante”. Aquí el que no se consuela es porque no quiere  


FEO GESTO DE CRISTIANO A BALE

No deja de ser una anécdota más, pero hay gestos entre compañeros que jamas se deben hacer en público y mucho menos ante la propia afición. Hablamos del feo gesto que Cristianoi tuvo con Bale al no pasarle el balón en una jugada donde los dos tenían posibilidades de marcar. Hablaremos después de este episodio. Ahora toca lo que toca... Ante un Espanyol muy inocente y poco intenso, el Real Madrid sumo su primera victoria del nuevo año. Fue un Mejor Madrid que el de los dos últimos partidos porque enfrente no tuvo a un equipo que le cerrase los espacios como fueron el Valencia y  Atlético de Madrid. Esto no quiere decir que los blancos no sepan jugarle a esos conjuntos que hacen de la intensidad y del ardor guerrero una virtud, sino que aun algunos jugadores estaban de vacaciones y se dejaron la energía en sus lugares de descanso.  Es hora de despertar y el Espanyol puede que haya sido el mejor despertador posible, porque apenas le inquietó. Lo mejor del partido se vio en la primera parte, concretamente en los dos goles que marcó el Real Madrid. El 1-0 fue una jugada colectiva de gran belleza que comienza con  un pase magistral en largo de Bale,siguió con Cristiano que devolvió hacia el centro  con la zurda, a un toque, y James finalizó,  con un disparo seco y colocado. La acción fue un prodigio de precisión, aunque de las tres intervenciones, quizás la del portugués es la que revestía mayor dificultad. Y el 2-0 fue una falta lanzada por Bale de forma sensacional que salvó la barrera   con un efecto descomunal que dejó hecho una estatua a Casilla, el guardameta del Espanyol. Gareth Bale, realizó un partido muy completo tras los dos últimos fiascos. Se le vio muy activo y participativo y junto a Isco fue el mejor jugador del encuentro. Pero, ay amigos, tuvo la osadía de no pasar a Cristiano Ronaldo en una jugada franca para que el portugués marcara, y el Bernabéu ante el enfado tremendo de Cristiano, no se le perdonó. CR7 echo espuma por la boca y la afición culpó al  galés de chupón al jugarse un mano a mano  sin éxito en vez de pasarle el balón al portugués para que marcara su primer gol en el año 2015. La jugada recordó a la de Mestalla, ante el Valencia. No me gustó  el feo gesto de Cristiano al fallar el galés y no pasarle a él. Hay que recordar que Bale hizo su jugada individual, se fue por velocidad tras pase magistral de Isco. Tenía el remate claro, tiró pero falló ante la desesperación de un Cristiano que lanzó improperios por su boca y gesticuló contra su compañero. Que el galés fallase no es para que el portugués gesticulase como lo hizo, echando al publico contra Bale, que hizo un buen partido. Puedo entender el enfado de Cristiano- no así su posterior reacción-, que lleva tres partidos consecutivos sin ver puerta,  pero también tenemos que comprender a Bale porque tenía muy buenas opciones para marcar. Lo que me parece incomprensible es la reacción de  una parte de la afición madridista que acto seguido pitó al galés cada vez que tocaba la pelota.  Debe ser que a Cristiano lo consideran uno de los suyos  y a Bale, no. Son las cosas de la difícil y algunas veces mala afición madridista, que no hay quien la entienda. Para lo bueno y lo malo, Bale es un jugadorazo a quien la afición blanca  debe respetar más por lo que dio la temporada pasada y por lo que va a seguir dando. Todos los jugadores tienen sus momentos buenos y malos; y Bale no iba a ser una excepción Sabéis de mi debilidad por Cristiano, pero lleva unos partidos  donde está ofreciendo un pobre rendimiento. Esperemos que el lunes le den el balón de oro y vuelva a la buena senda, porque lleva  mes y medio muy despistado. Aunque mucho me temo que la UEFA va a premiar más el mundial de fútbol que la Champions del Real Madrid y que el balón de oro puede que se lo den al guardameta del Bayern Munich, Neuer. El  caso es que el Madrid necesitaba una victoria que pusiera fin al bache que siguió a su récord de victorias consecutiva, y la ha logrado ante un Espanyol muy blando que ni siquiera fue capaz de inquietar a su rival que casi todo el segundo tiempo estuvo jugando con diez, por una expulsión más que discutible de Coentrao. El equipo de Ancelotti jugó bien en la primera parte, e incluso después, lo hizo mejor al quedarse con diez frente a un Espanyol que fue como un bálsamo para el líder que ganó crédito. El siempre cumplidor Nacho que salió sustituyendo a James nada más ser expulsado Coentrao, hizo el tercero para alegría de sus propios compañeros y de la afición. El Real Madrid con este triunfo de 3-0, seguirá como líder  solitario y queda a la espera de lo que suceda en el Barcelona-Atlético de  Madrid.  


¿ESTÁ EN CRISIS EL REAL MADRID?

El Real Madrid que terminó el año de forma brillante, siendo la envidia de todos sus rivales por su forma de jugar y de dominar los partidos, ha comenzado el año 2015 falto de energía y sin nada que ver con lo que vimos en los últimos meses del 2014. En el nuevo año ya suma dos derrotas consecutivas: el domingo frente al Valencia; y frente al Atlético de Madrid en la ida de la copa.  Con 2-0 en el marcador, consigue un gran resultado para la vuelta. Yo diría que es definitivo porque hacerle tres goles a los de Simeone en el Bernabéu y sin que que ellos te hagan ninguno, es misión  casi imposible. Y más teniendo en cuenta  con la garra y la casta con la que defiende el Atlétco de Madrid; y la poca artillería  y fuego que está exhibiendo el Madrid en este inicio de año. Puede que resulte exagerado decir que está  en crisis, pero si que ha entrado en una especie de bache que puede ser preocupante teniendo en cuenta lo que le espera en esta cuesta de enero. Dicen, y es verdad, que el exceso de elogio debilita y esto es lo que le debe estar pasando al Real Madrid que ha recibido tantos y en muchas ocasiones exagerados que ha llegado a creerse que era invencible. El Valencia y el Atlético, le han dado un meneo a esos que se creían que ya lo tenían todo ganado, devolviendo a los blancos a la realidad. En el fútbol como en la vida misma, la humildad es mejor que la soberbia. Y algunos de Chamartin habían traspasado la raya de la realidad. La vacaciones de Navidad se les ha indigestado a los blancos que han perdido la magia y algo más... El  Atlético  le tiene tomada la medida al  equipo de Ancelotti, quién pierde el oremus  cuando enfrente tiene a Simeone  que de nuevo le ganó en el terreno táctico. Salvo en la final de la Champions, el Madrid no sabe como ganarle a su vecino que ha encontrado la pócima para imponerse a su rival capitalino. El partido de copa entre Atlético y Real Madrid correspondiente a los octavos de final,ida, comenzó un tanto descafeinado porque en las dos alineaciones se veía a muchos suplentes. Ocho en los rojiblancos y cuatro en los blancos,uno de ellos Cristiano Ronaldo a quien Ancelotti lo quiere fresco para el final de temporada. Todo parecía indicar que los dos técnicos querían tirar la copa, más aun Simeone con tanto cambio en la alineación que si contó con  el  hijo pródigo, Fernando Torres, que a decir verdad poco o nada hizo El encuentro comenzó dominando y teniendo la pelota el Real Madrid que cambió su sistema:  Del 4-3-3 que suele utilizar Ancelotti, pasó a un 4-4-2. Quiso reforzar el centro del campo donde el Atleti siempre se hace fuerte, alineando a Kroos, Khedira, Isco y James .  De poco sirvió porque si esos centrocampistas no pelean como el colombiano pues todo se va al traste.  El Atlético no quería el balón, está más cómodo esperando a su rival, es la estrategia de Simeone que a punto estuvo de irse al traste si Sergio Ramos en el primer minuto de juego hubiese marcado en un tremendo cabezazo que paró de forma increíble el guardameta Oblak, quien cogió confianza para todo el partido. El Madrid asumió con naturalidad la custodia del balón, al que  movió tal vez con excesiva calma. Tenía la posesión y el dominio pero ¿para qué? Para casi nada, porque apenas creó ocasiones  al llegar con poca fe a los dominios rojiblancos. El Atlético con su forma de jugar termina domando a su rival. Y así  fue como acabó con la resistencia  del Real Madrid, equipo que ha perdido frescura y consistencia. Le faltó más verticalidad, más explosión y fuerza. Algo que ha repetido en las dos últimas derrotas. Con el gol del penalti absurdo de Sergio Ramos Raúl García, penalti indiscutible del central madridista que es buenísimo pero a veces como diría un castizo: “se le va la olla”  comenzó el declive del Madrid y el crecimiento atlético, que culminó con el gol de Giménez, quien como Otamendi,  se impuso en el salto a Sergio Ramos. De nuevo, el Atlético le volvió a ganar al Real Madrid a balón parado. Y,ya van una cuantas veces.... La verdad que no hubo mucho fútbol en el Manzanares. Creo  sinceramente que el Atlético se lleva demasiado premio por lo que hizo. El Real Madrid, tuvo sus opciones y mereció llevarse mejor resultado para la vuelta. Pero el fútbol tiene estos caprichos, no siempre gana el que mejor juega si no el que sabe manejar mejor sus armas. Y en eso, el Atlético fue mejor. Pero que coste fue un partido feo y tosco por parte de los dos equipos. Ni Cristiano que salió a la hora del partido logró reactivar a los suyos  que estuvieron poco profundos y demasiado contemplativos. Benzema sigue en baja, al igual que James. Arbeloa, lo siento ya no está para jugar de titular. Y a Bale, un magnifico jugador, lo están estropeando con cambiarle de posición. Para una vez que no juega Cristiano de titular y que podía jugar por la izquierda, su verdadero sitio, va Ancelotti y lo pone de delantero centro. ¡Increíble! Así es imposible que pueda rendir Sea como fuere, el caso es que el Madrid  ha perdido ese fútbol  atractivo y arrollador que tanto gustó en el último tramo del año pasado. Ha perdido identidad,energía y hasta fe. No se si será bache o es que ha entrado en crisis. Pero no es el mismo que entusiasmo no hace mucho.. Ancelotti dice  que no hay crisis, que aun quedan 90 minutos por jugarse.Es verdad, pero teniendo en cuenta la gran capacidad defensiva del Atlético y tal y como está el Real Madrid, sería toda una hazaña que eliminase a los de Simeone. De momento el Atlético da primero y tiene los cuartos de final en sus manos.cuartos en sus manos.


EL BARÇA CONSUELA AL REAL MADRID

Mal le ha sentado el turrón de Navidad y las vacaciones  al Real Madrid que perdió en su visita a Mestalla tras llevar desde el mes de septiembre sin conocer la derrota ( la última fue ante  el Atlético, en el Bernabéu). Perdió 2-1 ante un racial y pletórico Valencia que jugó como si le fuera la vida en ello. Su intensidad fue su principal arma frente a un Madrid muy frío y carente de mordiente  que nunca le tomó  pulso al partido. El Valencia puso todos los ingredientes necesarios para frenar a este triunfal Real Madrid que se quedo  con 22 victorias consecutivas en partidos oficiales, a las puertas del récord que no deja de ser un absurdo objetivo que en muchos casos es mas una carga que una solución. Eso fue lo de menos; lo peor fue que el equipo de Ancelotti perdió la magia de la que venia haciendo gala y hasta el propio técnico italiano no estuvo acertado en el aspecto táctico. No supo o no quiso contrarrestar la superioridad del Valencia en el centro del campo que jugo con cinco centrocampistas frente a los tres del Real Madrid. Ahí, en  la superioridad  del equipo levantino en el centro de operaciones se le fue el partido a los madridistas. No se puede dejar tan solo a Kroos en el centro del campo, teniendo en cuenta que sus acompañantes, Isco y sobre todo James, no estuvieron a la altura. El colombiano fue una sombra que en nada ayudó. El Valencia ahogó al Madrid en su centro del campo –su zona más endeble-  y cayó en Mestalla.  En esta ocasión si que se echo de menos a Modric, el compás madridista. Nuno, el técnico del Valencia le ganó la partida a Ancelotti,quien estuvo agarrotado y sin poder de reacción. Nuno sabia como jugarle al Real Madrid.Lo hizo con tres centrales y dos laterales ofensivos como Barragán y Piatti, a quien sustituyó después Gayá que hizo del carril derecho una autentica autopista por  donde circuló  a sus anchas. En esta ocasión el italiano tuvo cierta empanada mental  y no supo reaccionar a la trampa que le puso el portugués. Si en lo táctico Ancelotti no estuvo acertado, peor estuvieron la mayoría de sus estrellas que que mostraron su lado más oscuro. Cristiano fue una sombra, lleva un mes en muy baja forma; y que casualidad, su bajada de brazos,  siempre coincide en el mes previo a la concesión del balón de oro y después que se hayan producido las votaciones. Que se lo den ya para que vuelva a centrarse de nuevo. Carvajal estuvo fuera de foco y su lateral fue un enorme pasillo por donde se movió  como por su casa, Gaya. Benzema nos recordó al de sus peores tardes.Bale apuntó pero no disparó y tuvo un fallo imperdonable en la jugada de picardía de Benzema. El  El galés se obsesionó en resolver de forma individual cuando tenía solo al francés que hubiese marcado a placer. No obstante Bale fue el atacante más combativo y el que más peligro llevó al área del Valencia. No entendí después su cambio por un Jesé a quien le falta aun rodaje James tampoco tuvo su día y prueba de ello fue que salió en la segunda parte dejando su sitio a khedira. En una palabra, que el Madrid en esta ocasión no dio la talla y tampoco estuvo acertado a la hora de definir. Tuvo sus opciones de empatar,resultado que a nadie hubiese extrañado, pero no hubo manera. Unas veces Diego Alves y otras un inmenso Otamendi, lo impidieron. Pero sobre todo, fueron las ganas, el ímpetu, la energía y el espíritu guerrero que le puso el Valencia lo que hizo que la victoria se decantase para un equipo que creyó en lo que estaba haciendo.  Este Valencia con un buen entrenador como Nuno deja muy buenas sensaciones. Esas  ganas que le puso el Valencia fue lo que  le faltó al Real Madrid  que no tuvo la intensidad de otras ocasiones y ese algo más.... El equipo de Ancelotti no tuvo su día, tampoco hay que dramatizar por esta derrota. Antes o después tenía que llegar. Nada pasa por perder un partido de 23 jugados. La tristeza de los blancos por su derrota en Mestalla quedó atemperada por el desastre del Barcelona en Anoeta. De alguna forma,  Luis Enrique que tuvo la osadía de dejar en el banquillo a Messi y Neymar,consoló al Real Madrid. Qué se prepare el técnico azulgrana que le van a decir de todo menos bonito esta semana en Barcelona, sobre todo la prensa deportiva. Los azulgranas no supieron ni pudieron aprovechar el traspiés del Real Madrid que sigue como líder con un punto de ventaja sobre el Barça y con un partido menos. El gran beneficiado de esta jornada número 17 ha sido el Atlético de Madrid que empata con el Barcelona a 38 puntos, en la segunda posición. El que no se consuela es porque no quiere. La liga gana en interés


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013