Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

opinion

PIQUÉ, DE LOS PITOS A SER EL SALVADOR

     Un gol (1-0) a las postrimerías del partido (minuto 87) de Piqué premió a la selección española dándole la victoria ante la República Checa. Un triunfo justo y merecido para una España que a ratos jugó bien y otros muy bien, sobre todo en el segundo periodo. El único pero que hay que ponerle es la falta de puntería. Llegó en innumerables ocasiones al área checa pero morían en la orilla, unas veces por falta de acierto y las más por abusar del toque-toque. Hay excesivo empeño en querer meterse en el área hasta el fondo, desperdiciando claras ocasiones. Y eso fue lo que ocurrió durante todo el encuentro ante los checos, que sabiendo cómo se le puede hacer daño a España, montaron un muro de contención ante el buen guardameta Cech, que bien protegido , salvó en más de una ocasión a los suyos. La selección española jugó al son que marcó Iniesta, ese líder silencioso, que fue el alma y el ejecutor de una selección española que contrataría mente a lo que nos tenía acostumbrado, comenzó un campeonato con triunfo. El manchego fue el guía genial del combinado nacional. Un centro suyo, un lujazo de los muchos que se permitió, le llegó en las mejores condiciones a Piqué que remató con la fuerza que todos los aficionados le mandamos para que batiese al Cech cuando el partido entraba en la recta final. Tuvo que ser Piqué, el controvertido jugador a ojos de muchos seguidores cuando de la selección española se habla, quien a falta de tres minutos, de cabeza lograse el triunfo que salvó a España de un empate que hubiese envenenado el ambiente de la concentración ya de por sí un tanto revuelto por denuncias y demás. Ya es hora de que de una vez se se ponga en duda la implicación de Piqué con la selección española. Es uno más, comprometido como el que más, y punto... A partir de ahora ¿quién se atreve a pitar a Piqué? El cabezazo de Piqué a centro mayúsculo de Iniesta hizo que España lograse su primer triunfo en la Eurocopa de Francia, y de paso terminara con la maldición del 13 de junio, día de San Antonio de Padua,fecha en el que habían jugado cinco partidos y nunca habían ganado. Me gusto España. Lo que pasa es que el gol tardó en llegar y ya empezábamos a impacientarnos y decir aquello de: “ya estamos como siempre, primer partido y primer revés”. Pues no, fuimos de menos a más para terminar siendo un rodillo que puso cerco a la portería de la República Checa que se defendió con uñas y dientes. Formaron una barrera de seis jugadores por delante de Cech, y otros cuatro por delante de los defensas que prácticamente les hizo infranqueables. Pero España, tuvo paciencia y aunque a veces les pudo un poco la ansiedad, no dejaron de intentarlo con buenas transiciones por las bandas donde los dos laterales Juanfran y Jordi Alba eran dos puñales dispuestos a todo. Y todo bajo la supervisión de un magistral Iniesta que abría huecos con sus pases de tiralíneas. A Iniesta le acompañó un buen Silva que fue otra de las llaves que abrió la defensa de los checos. Fue un dominio absoluto. Que al final tuvo su justa recompensa. El gol de los de Del Bosque debió llegar antes, pero al final se celebró más por lo mucho que costó. Un triunfo que sabe a gloria y que nos mete de lleno en este Eurocopa donde partíamos como una de las selecciones favoritas. Después del buen partido de hoy, si cabe, es un poco más favorita. Pero cuidado, no levantemos el vuelo. Desde la humildad se conseguirá algo. Desde la prepotencia, se fracasará. Habrá que estar preparado para el sufrimiento. El encuentro entre España y la República Checa, sirvió para acabar con ese absurdo debate de la portería. Vicente Del Bosque para esta Eurocopa ha elegido como portero titular a De Gea. A pesar de la investigación que le relaciona con un escándalo sexual, el seleccionador ha apostado por De Gea porque independientemente del revuelo que hay entorno a él, hoy por hoy, el guardameta del Manchester United está un punto por encima de Casillas, que ha sido el mejor, pero en estos momentos ha dado un paso atrás. Ahora le toca el banquillo donde fue uno más que vibró con el triunfo de España. De Gea, tuvo poco trabajo, pero el que tuvo lo solventó con garantías. Y al final, hasta salvó la victoria con una gran intervención tras disparo brutal de Darida, en el último suspiro del partido. De Gea es el futuro guardameta de la selección española. No le demos más vueltas... Tal y como está esta competición, estos tres puntos casi son la clasificación pero, más allá de eso, el poso que deja esta selección es bueno. Hasta ahora y vistas a casi todas los equipos en esta Eurocopa, España es la que mejor ha jugado en esta primera fase .No estuvo brillante, aunque a ratos rozó ese calificativo, pero si convenció por su forma de solventar el complejo entramado defensivo que le propuso su rival. Hay tiempo para superarse, pero el debut ha sido positivo y bueno para el siempre complejo arranque. Estamos en la buena senda....


AL R.MADRID SE LE ESCAPÓ VIVO EL M.CITY

    Sin Cristiano Ronaldo, seria duda para el partido de vuelta, y con la presencia testimonial de Benzema que ya no salió en la segunda parte, el Real Madrid no sólo aguantó al Manchester City sino que incluso pudo y debió ganar por gozar de hasta tres oportunidades para deshacer el empate a cero. Un buen resultado, pero muy peligroso para el partido de vuelta que se jugará en el Bernabéu el próximo 4 de mayo. No es mala cosa tener que jugarse el pase a la final de la Champions, en Chamartín y ante un rival con mucha carrocería externa pero con poca enjundia dentro. Eso al menos fue lo que vimos en el Etihad Stadium, a un Manchester City muy apagado, mal físicamente y con poca profundidad. Su estrella, el Kun Agüero, no compareció, estuvo desaparecido toda la noche. El City rayó en la vulgaridad. Su comportamiento fue decepcionante. Nunca inquietó al Real Madrid que supo aguantarle sus pequeños escarceos en el primer periodo, para imponerse después en la segunda parte de forma clara y hasta rotunda. El partido en líneas generales, fue muy soso y feo en los primeros 45 minutos. En la reanudación ya fue otra cosa, sobre todo por parte del Real Madrid que fue claramente a por el triunfo. Una victoria que mereció pero que impidió el guardameta Hart que estuvo especialmente brillante en dos intervenciones. Fuera por la ausencia de su mejor atacante como Cristiano o por la poca aportación de Benzema que nunca debió salir si no estaba en plenitud física, el caso es que el Madrid salió a verlas venir. Pero es que el Manchester tampoco demostraba que jugaba en casa y que estaba ante el partido más importante de su historia. Los dos conjuntos estaban atenazados. Había miedo y se notó porque la primera parte fue de tanteo. Se tuvieron mucho respeto, pero el Madrid era el que controlaba la situación. El equipo de Pellegrini dominaba el tempo del partido, pero sin ninguna profundidad y sin crear problemas a la defensa del Real Madrid, que tuvo en Pepe a todo un coloso. Fue el mejor jugador del partido. Lastima que no lo coronase con el gol que tuvo en la misma cara de Hart, el guardameta del Manchester City, que fue quien impidió el triunfo de los blancos. Sin apenas nada que llevarse a la boca , sin emoción, solo la inherente a unas semifinales de Champions, se llegó al descanso donde ya se descartó a Benzema, que no estaba para jugar. Su ritmo siempre fue lento y carente de sangre. No aportó nada. Fue una rémora más que una solución para el Madrid por no estar curado de su lesión. Ahí Zidane tuvo la culpa por alinearlo cuando no está en perfectas condiciones físicas. Debió quedarse fuera al igual que Cristiano. Los dos son más que duda para el partido de vuelta. En la segunda parte, viendo el Madrid el bajón físico del City se fue a por el partido a tumba abierta. Modric comenzó a tirar líneas, Kroos, le acompañaba en el manejo y en la conducción con Bale, ahora de delantero centro, abriendo huecos para que Lucas Vázquez y Jesé entrasen por banda. El Manchester, de forma descarada se echó atrás, esperando una contra que le diese vida como hizo en la anterior eliminatoria frente al París Saint Germain. Se conformaban con el empate a 0. Los de Zidane, en cambio buscaban el gol que les diese el billete definitivo para Milán. Y a fe que lo buscaron con ganas y decisión. A los 70 minutos, Jesé mandó un cabezazo al larguero. En un saque de esquina Hart respondió con una parada de balonmano a otro cabezazo de Casemiro, y Pepe falló un gol cantado o mejor dicho el buen guardameta del City realizó una parada sensacional. Ahí estuvo la eliminatoria para el Madrid que mereció más, y la vida para el Manchester City, que sin juego ni pegada, no mereció nada. Por esta circunstancia y a pesar del 0-0 en casa, respiró aliviado al final del encuentro.   Es increíble que el Manchester haya salido vivo de este partido porque no creó ni una sola ocasión de gol. Solo, en tiempo de descuento, Keylor Navas hizo una parada a una falta de ese joven pecoso llamado De Bruyne, que apunta muy alto como futbolista. Tácticamente, Zidane y sobre todo Pellegrini, dejaron mucho que desear. El chileno, lejos de la doctrina que predica de un fútbol de ataque, se comportó como un técnico muy conservador que se conformó con (0-0). Hizo suya la filosofía de Simeone: “que no nos hagan gol”. Zidane, a parte de que no tenía que haber alineado a Benzema, estuvo poco avispado en los cambios. El bajón fisco del rival a mitad del segundo periodo, pedía un cambio. Creo que la presencia de James en ese momento no hubiese estado mal. A parte de Jesé por Benzema, solo hizo un cambio Isco por Kroos cuando el partido entró en el minuto 88. De todas formas, aunque este empate sin goles haya dejado cierto mal sabor de boca por los méritos que hizo el Madrid ante un apocado Manchester,el madridismo salió lleno de optimismo y esperanzado del Etihad Stadium a la vez que frustrado y temeroso ante lo que pueda suceder en el partido de vuelta de la próxima semana. Un empate a cero siempre es un resultado peligroso. Pero no veo yo al Manchester en condiciones de ganar en Chamartin, donde el Real Madrid se va a jugar el pase a la final de la Champions. Quedan 90 minutos, y ya se sabe cómo son esos minutos en el Bernabéu, cuando de Europa se trata.    


ASÍ,ASÍ,ASÍ REMONTA EL REAL MADRID 

        Del ridículo en Alemania, al éxtasis del Bernabéu en menos de una semana. De lo que olía a un fracaso, a la gloría de alcanzar por sexto año consecutivo las semifinales de la Champions. El Real Madrid, en su gran cita de la temporada no falló y consiguió remontar el 2-0 adverso que traía de la ida. Ganó 3-0 al Wolfsburgo con tres goles de Cristiano Ronaldo,que marcó la diferencia en un partido donde el Real Madrid volvió a escribir otra de esas noches históricas y épicas en el Bernabéu. Cristiano Ronaldo fue el principal autor de la remontada, muy bien acompañado por Carvajal que siempre estuvo en combustión y que fue quien abrió la brecha para que el portugués comenzase su recital goleador. No creo que a Zidane se le ocurra ya nunca más prescindir de Carvajal y dar entrada a alguien como Danilo, que al menos , hasta ahora, no ha justificado los 30 millones de euros que el Madrid pagó por él. Otro que también tuvo su protagonismo fue Benzema, más activo que nunca y con grandes momentos en su juego. La verdad, es que en esta ocasión nada se le puede achacar a este Real Madrid que se dejó el alma para devolver a su afición la ilusión y la confianza a un equipo que hace una semana, les falló. Les debían una y han pagado esa deuda a base de intensidad,concentración, ratos de buen fútbol, cabeza y corazón. El Madrid consiguió su enésima remontada europea pasando por varios estados de ánimo. Comenzó con determinación y hasta con excitación rayando su futbol a mucha altura. Así estuvieron hasta los primeros 20 minutos. En ese tiempo, fue el dueño y señor jugando en el terreno del Wolfsburgo y haciéndolo muy bien. Como consecuencia de ese dominio, a los quince minutos llegó el primer gol de Cristiano que levantó a un Bernabéu a reventar que se frotaba las manos porque todo salía según los planes previstos: marcar un gol al primer cuarto de hora. De la alegría del 1-0, se pasó a la locura cuando CR7 marcó el 2-0. En 17 minutos la eliminatoria estaba igualada. Todo había salido perfecto, el Madrid tenía el partido soñado. Pero curiosamente, a partir del minuto 20 y conseguido el objetivo de la igualada y hasta llegar al descanso, al Madrid le vinieron las dudas y hasta el miedo. Dio un paso atrás, y con ello le dio vida al rival que se acercó con cierto peligro a la portería de Keylor Navas. Jugaba con fuego tratando de administrar demasiado pronto una ventaja que era insuficiente. La inquietud en ese tiempo se apoderó del Bernabéu y del propio equipo madridista que ya entonces dejaron de presionar y cuando ejercían esa presión, la hacían tarde y mal con mucha distancia entre las líneas. El equipo de Zidane había cambiado la determinación por el cálculo El Wolfsburgo, fue entonces el dominador de la situación y Luiz Gustavo hasta tuvo una buena ocasión de marcar. Los alemanes volvieron al partido y a la eliminatoria después de haber estado groguis. La salida del terreno de juego de Draxler, su mejor jugador, por lesión le quitó brío al conjunto alemán que no obstante seguía acechando en las inmediaciones del área madridista, aunque sin mucho peligro que digamos. Lo que ocurría es que un gol de los germanos le daba la vuelta a la eliminatoria y eso hacía que la situación resultaba temeraria. El descanso le vino a pedir de boca al Real Madrid, que en el segundo periodo salió con los mismos argumentos que en el primer tiempo, es decir en tromba. Zidane ordenó zafarrancho de combate y con la defensa más adelantada así como todas las líneas, acorraló al Wolfsburgo. Después de la determinación, de jugar con la cabeza fría y hasta con miedo en la primera parte. En el segundo acto, el Madrid puso el corazón y el coraje para darle la vuelta a una eliminatoria que con 2-0 en contra del encuentro de ida,era a todas luces muy complicada de superar, independientemente de la naturaleza del rival. En este segundo periodo los de Zidane se volvieron a reencontrar con el futbol. Jugaron con más seguridad. Volvieron a la la presión, aunque a veces se desajustaba, las transiciones eran más rápidas y las posesiones más largas. Sergio Ramos a punto estuvo de marcar de cabeza al rematar un saque de esquina que tras dar el en el palo no quiso entrar en la portería de Benaglio. El Madrid lo seguía intentando entrando sobre todo por las bandas, y especialmente por ese cuchillo que es Carvajal. Pero esas jugadas no se culminaban. El nerviosismo ya se empezaba a masticar en el Bernabéu. Cristiano no paraba de moverse y de dar ánimos a sus compañeros, además de demandar el apoyo de la afición que se entregó de principio a fin. La noche estaba destinada para un Cristiano quien en esta ocasión se comportó como la gran figura que es. Fue el rey del Bernabéu y tuvo que ser él, quien pusiese la rúbrica y clasificase para semifinales al Real Madrid. Lo logró en el minuto 76 de falta directa que habían hecho a Modric. Por unos momentos, el Bernabéu guardó silencio,éramos muchos los que veíamos el gol. Cristiano, como siempre, dio sus tres pasos atrás,se paró, se concentró, miró y lanzó metiendo la pelota en un hueco imposible que habían dejado Naldo y Guilavogui. El éxtasis entonces se apoderó del Bernabéu que elevó a los altares a Cristiano Ronaldo que estuvo enorme. Que digo enorme, estuvo inmenso, brutal en otra gran noche del madridismo que ya tiene al portugués en el listado de las leyendas de la historia del Real Madrid. Tres goles, los tres de distintos colores, coronan a Cristiano como el héroe de la noche. ¿Quién dijo que no aparecía en los partidos difíciles e importantes? Su partido fue para enmarcar. Jugó con una intensidad que contagió a sus compañeros. No solo trabajo a destajo en todos los terrenos, sino que exigía más a los suyos, corría como un poseso, remataba y mostró un poderío que hacía tiempo no se veía sobre un terreno de juego. Fue su partido perfecto, que lo encumbran de nuevo a lo más alto del podio no sólo europeo sino mundial. Cristiano Ronaldo, sin duda es el señor del gol. Lleva ya 16 goles en la Champions, siendo el máximo goleador y está a tan solo un tanto del récord que el mismo tiene. Así es como se tiene que comportar la máxima estrella de un equipo y Cristiano Ronaldo, se comportó como lo que es, la gran figura de este Real Madrid que por sexto año consecutivo se mete en las semifinales de la Champions. Chapeau al público que estuvo mejor que nunca; Chapeau a Cristiano por su portentosa actuación; a Carvajal que tiene que jugar siempre; a Benzema por sus movimientos y esos momentos de lujo que nos ofreció; a Casemiro por su sacrificio; a Modric.... En definitiva a todo el Madrid por su trabajo coral. PD. Imaginamos que el equipo blanco habrá aprendido la lección de no despreciar a ningún rival. Jugó con fuego en Alemania y estuvo a punto de quemarse. Toda la intensidad,coraje, corazón y fútbol que le faltó en el partido de ida, es la que le ha sobró en otra noche histórica del Bernabéu. Así, así, así remonta el Real Madrid  


QUEDA DECLARADO EL ESTADO DE OPTIMISMO

     Hay un dicho popular que dice: “Muerto el perro, se acabó la rabia”. Expresión que se puede aplicar a los últimos acontecimientos acaecidos en el Real Madrid con la despedida de Benítez.   Rafa no era del gusto de los caprichosos jugadores del Madrid y hasta que no le han echado no han parado. Desde el mismo momento que Benítez llegó al equipo blanco, sufrió el menosprecio de una gran parte del vestuario madridista que no lo consideraba el entrenador adecuado para dirigir sus designios y menos aún en sustitución de su adorado Ancelotti. No solo le menospreciaron sino que literalmente se cachondeaban de él en sus charlas tácticas, en sus correcciones a pie de entrenamiento. Le faltaban el respeto con risitas y dándose codazos por debajo cuando se dirigía a ellos. En ningún momento lo consideraron como entrenador del Real Madrid. Le hicieron la cama, jugaron a no jugar y forzaron a Florentino para que tomase la decisión de de echarlo. El querer es poder, y cuando no se quiere a un entrenador ya se sabe lo que pasa... Los jugadores son los que mandan y si encima su presidente les da más galones, pues sucede lo que está sucediendo en el Real Madrid: un club, con un presidente que tiene muy consentidos y malcriados a sus jugadores.   Fuera ya Benítez, se acabaron las caras largas, las tristezas, y los problemas. ¡Valientes sinvergüenzas son! Muerto el villano, llega el Rey Zidane o mejor dicho el mito Zizou, que con su sola presencia y con prácticamente un entrenamiento ha cambiado el panorama de un equipo antes hundido, por propia iniciativa, a otro que recuperó la felicidad. Con Zinedine Zidane al frente, el efecto ha sido inmediato. De buenas a primeras el equipo recuperó el ánimo, las ganas de jugar, se divirtieron e hicieron felices a sus seguidores que también se recuperaron de las viejas penurias de antaño. Curiosamente, en el primer partido que dirige Zidane, corrieron más, presionaron más y tuvieron más actitud que en todos los anteriores con Benítez. Lo que viene a demostrar que a Rafa le hicieron la cama. ¿Alguien tiene alguna duda? Un servidor, no. Con tan solo dos entrenamientos con el nuevo entrenador, no se puede cambiar demasiado en el juego y mucho menos en los mecanismos del mismo. Es evidente que con Benítez el ambiente estaba viciado y que era insostenible, más por culpa de los jugadores y de un buen sector de la prensa que tampoco comulgaba con el ya ex técnico madridista, que del propio Rafa, que tampoco se recicló y que no se enteró o no quiso enterarse de la la conspiración contra él. Su frialdad, falta de comunicación y su poco tacto le han costado el puesto. Lo demás ya lo saben ustedes.. Se fueron las grises nubes. Benítez ya es el pasado. Con Zidane, ha vuelto el sol, la luz y la claridad. De un mal ambiente se ha pasado a un reto esperanzador. Del clima de guerrillas en las gradas con bronca para todos, se ha pasado a la comunión de una afición que abre una nueva ventana al optimismo. El Bernabéu se vistió de gala para el regreso de Zinedine Zidane. De las ataduras que decían que tenían con Benítez, se ha pasado a la liberación que ahora los jugadores tienen con Zidane. Y así lo demostraron en el partido frente un digno Deportivo, que a pesar de su buen gusto por el juego, golearon por 5-0 con dos tantos de Benzema, y tres de Bale. En el debut de Zidane como entrenador, vimos a un Real Madrid más dinámico, con un juego más legre y sobre todo con mas actitud. Fue un conjunto más paciente con el balón que presionó con más intensidad que antes y que combinó mucho más. Los tres delanteros, la BBC, se implicaron más en las labores defensivas, sobre todo Bale. Vimos a Krooos mucho más activo, más intervencionista y más metido en el partido: Modric estuvo en su linea regular de siempre. Isco, que era una de las novedades en la alineación de Zidane, en detrimento de James, estuvo desdibujado. Bale, fue de nuevo el mejor del encuentro, demostrando que hoy por hoy es el hombre franquicia en la delantera madridista. Marcó tres goles, dos de ellos de espléndidos cabezazos. De los once goles que lleva marcados en la liga, seis los ha conseguido de cabeza. El galés está pasando por uno de sus mejores momentos desde que está en el Madrid. Benzema, a pesar de sus dos goles, porque pasaba por ahí, no tuvo su mejor partido. Al igual que Cristiano Ronaldo, muy impreciso en el remate a la vez que muy ofuscado por sus continuos fallos. Por cierto a cada gol de Bale, Cristiano respondía con una mueca de contrariedad. El egoísmo y egocentrismo del portugués ya está rayando en unos limites fuera de la razón. Ronaldo ya suena a pasado y Bale a futuro. Otras de las novedades en la primera alineación de Zidane, fue la presencia en el lateral derecho de Carvajal, que no defraudó en absoluto. Fue profundo y como siempre trabajó a destajo. Los laterales con Zizou suben más y van a tener más protagonismo que con Benítez. El Madrid hizo un buen partido ante un Deportivo que le tuteó en los primeros 10 minutos para después evaporarse ante la pegada y la calidad de los jugadores blancos que hicieron un ejercicio coral con el objetivo de vencer convenciendo. Algo que lograron. Por supuesto, este partido despertará gran entusiasmo como es lógico tras el ambiente de cisma vivido en las últimas semanas. Como ha dicho Modric:”lo siento por Benítez, el cambio ha sentado bien”. ¿Qué les parece? Se entiende y se comprende que los mismos que pitaban porque no les gustaba lo que estaban viendo, ahora sientan gran ilusión ante este nuevo panorama lleno de optimismo. Ahora los jugadores están contentos con su nuevo entrenador; la afición aprecia lo que hacen, porque el que manda gusta a todos y hasta muchos lo tienen como ídolo. Un partido no es suficiente para sacar grandes conclusiones; puede ser el inicio de un renacer del Madrid o puede ser un espejismo. Lo evidente, es que con Zidane al frente se ha instalado el optimismo y la ilusión. Con Zidane, ha regresado la alegría, los jugadores están en la misma onda, han cambiado el semblante, han soltado las piernas y son mucho más solidarios que antes. Ahora lo que hace falta es que el mismo espíritu se mantenga, que no sea flor de un día. De momento, queda declarado el estado de optimismo en el Real Madrid


PITOS A FLORENTINO PÉREZ EN EL ADIÓS A CASILLAS

     Tengo que confesar que me dolió en el alma ver llorar a Iker Casillas en su despedida como jugador del Real Madrid. Más me dolió verlo solo en ese dramático momento de decir adiós a 25 años de vida en el club blanco. Fue el día más triste de su vida. Y aunque este acostumbrado a la soledad que siempre acompaña a un portero, nunca debió comparecer en solitario en la fría sala de prensa del Real Madrid. Estaba preparado para lanzar un autentico arsenal contra Florentino Pérez por no acompañar al último capitán madridista. Llegue a pensar que la ingratitud e indignidad se había instalado en este Real Madrid de Florentino, olvidando el señorío del que siempre ha hecho gala la entidad madridista. Pero, no, me cuentan, y lo creo, que fue expreso deseo de Casillas comparecer solo en su ultima rueda de prensa como jugador del Madrid. Era lo pactado, como pactado estaba también despedirse de la afición un día después, como hizo este lunes en el Santiago Bernabéu, que abrió sus puertas para que más de 2000 espectadores pudiesen dar el adiós a su ídolo. Sea así o no, el caso es que el club ha sabido rectificar y ha despedido a Iker Casillas, como se merece, como uno de los grandes jugadores de la historia del Real Madrid y el último mito del fútbol español.. Hora es ya de evitar tanta controversia y debate. Y menos aún hablar sin conocimiento de causa como han hecho algunos. Seguramente, el Madrid y mas concretamente Florentino Pérez no ha tenido el mejor comportamiento con uno de los héroes blancos, pero tampoco le culpemos de todo porque en el asunto Casillas, hay muchos culpables. Lo evidente es que el club y hasta el propio Iker no han sabido gestionar un problema que apareció hace tres temporadas. Personalmente, Casillas me cae muy bien. He gozado de su amistad y seguimos manteniendo relación siempre que nos vemos. Durante unos años ha sido de lo mejorcito del mundo, un autentico porterazo, pero su rendimiento en las últimas tres temporadas ha bajado de forma notoria. Esto es un un hecho, por encima de fobias y filias. Es ley de vida. Por encima de la amistad, está la realidad. Y la realidad futbolística, no nos engañemos y dejemos de ser hipócritas, es que Casillas ya no es lo que fue. Como decía, es le Ley de vida. Fue decisivo en partidos grandes donde se decidían títulos… Ese fue su gran mérito y lo que le hizo grande. Era indiscutible en la portería del Madrid al que le dio muchos de los títulos con los que se fotografió en su despedida. Pero ese gran jugador que fue clave en el Madrid; en la Eurocopa 2008 (en la tanda de penaltis contra Italia), en el mundial de Sudáfrica (con el penalti a Cardozo y las dos intervenciones afortunadas ante Robben en la final) y en la Eurocopa 2012 (en la tanda de penaltis ante Portugal)… se acabó en aquel torneo como jugador de alto nivel… Lo que vino a continuación fue un declive vertiginoso… disimulado y ocultado por el club de periodistas amigos… pero imposible de ocultar a los que lo vimos en el Bernabéu, y ante los que vieron por televisión sus actuaciones en el Mundial de Brasil, el Mundialito , y en la final de Champions frente al Atlético de Madrid, con una actuación más que mediocre por no decir algo más gordo. Nadie, quería ni deseaba esta situación y el posterior desarrollo pero todo ha terminado con ciertas desavenencias por ambas partes. Ni Florentino Pérez, quería la continuidad de Iker, por mucho que haya dicho que el club deseaba que siguiese (mentira y gorda); ni Casillas estaba ya por la labor de seguir sofriendo el martirio de una afición que le estaba perdiendo el respeto, en parte por su culpa, por no asumir su baja forma. En estos días de tanto debate entorno al ex-guardameta madridista, se han dicho muchas mentiras e incluso se ha manipulado situaciones, personas y hechos. Ha habido grande mentiras como que tenía ofertas de grandes equipos de Inglaterra y Francia. Mentira. Solo tuvo una de un equipo turco y la última del Oporto. Nada más. Alrededor de Iker Casillas ha habido muchas mentiras, hipocresía y cinismo. El acto de despedida de Florentino Pérez -con cara muy seria y de preocupación- junto a Iker, deseándose lo mejor, fue un acto más lleno de mentiras y cinismo. Ni uno ni otro se soportan Me sigo reafirmando en lo que dije en el anterior articulo. He admirado mucho a Iker en lo profesional y personalmente, pero tengo que ser sincero. Iker desde que llegó de ganar la Eurocopa con la selección española en el 2012, se abandonó. Dejo de trabajar los aspectos técnicos del puesto, en los que siempre ha sido muy irregular, por ejemplo sus carencias en el juego aéreo. Se dejó ir sabiendo que su titularidad estaba garantizada por ser quién era. Craso error, porque la edad no perdona. A sus 34 años los reflejos ya no son los de antes y si encima no se trabaja lo suficiente, pues pasa lo que le ha pasado, que se convierte en un portero más sin ese duende que antes tenía. Todo esto lo vio venir Mourinho, que si es un prepotente, chulo y hasta despreciable personaje pero magnifico entrenador, aunque algunos les moleste, que lo sentó en el banquillo no por manía sino por su baja forma... A raíz de la decisión del técnico portugués se abrió un interminable debate en el que Casillas ha sido utilizado por una cuadrilla de periodistas aduladores que crearon un entorno mediático para que su ídolo jugase de titular si o si. Entre unos y otros formaron un vodevil lamentable que a la postre le ha costado salir del Real Madrid al propio Casillas, quién ha sido un juguete a manos de esos periodistas(manipuladores les llamaría yo) que se decían amigos y que lo único que han hecho es perjudicarle. Le han utilizado, le han estrujado convirtiéndole en una ariete para atacar primero a Mourinho; y ahora a Florentino Pérez. La prensa, y buen parte del madridismo más clásico en sus postulados y, gran parte del antimadridismo también ha llegado a exigir la titularidad de Iker, cuando su declive era más que evidente. Se que no es popular y voy contracorriente, pero no me quiero engañar a mi mismo y apelo a mi conciencia: Yo quiero recordar y me quedo con el modesto muchacho de Móstoles pleno de carisma y de naturalidad que llegó para comerse el mundo; y rechazo al Iker Casillas de los últimos tres años, antes de convertirse en una marioneta de la prensa amiga. Rechazo a ese Iker que con su silencio se hizo colaborador necesario, como mínimo por omisión, en la campaña más abyecta que se haya realizado contra un jugador del Real Madrid, Diego López. Un jugador que hizo su trabajo pese al ambiente irrespirable que crearon los periodistas adictos a Casillas El ya guardameta del Oporto, no aceptó la suplencia, y mucho menos en el primer año de Ancelotti, y ayudado por su corte pretoriana de periodistas, le hizo la vida imposible a Diego López que se tuvo que marchar, este si, por la puerta de atrás. El presidente Florentino Pérez, tampoco ha sabido manejar este dardo envenenado en que se convirtió todo este asunto. Dejó que el tiempo pasara sin tomar una decisión y este ha actuado en su contra. Casillas, ya está fuera y él puede ser el próximo en salir. De momento ya se han escuchado voces pidiendo su dimisión. Y si hay algo que no soporta Florentino Pérez es que su afición se vuelva contra el palco. Deseamos lo mejor a Iker Casillas, y que allí en la hermosa ciudad de Oporto encuentre la paz y tranquilidad que le ha faltado en el Real Madrid, en los últimos tres años. No le demos más vueltas, todo tiene su final. Se ha cerrado una etapa plena de éxitos y comienza otra bien distinta donde tiene que volver a tener esa ambición que le hizo ser el mejor portero del mundo. ¡¡ Suerte Iker!!


LOS  FICHAJES DEL ATLÉTICO DE MADRID 

  El Atlético de Madrid, en silencio sin grandes alharacas y trabajando en firme según el presupuesto del que dispone, ya tiene perfilados cuatro buenos refuerzos para la próxima temporada. Diría que ya los tiene casi cerrados. Con la justa humildad que debe acompañar en este caso, se los voy adelantar a mis lectores, y especialmente a los seguidores del Atlético. Lo hago sin hacer ruido mediático aunque luego algunos se colgarán medallas cuando se hagan oficiales. Esos cuatro fichajes que el Atlético de Madrid ya tiene prácticamente cerrados para la temporada 2015-16 son: Filipe Luis, quien regresa después de su mal trago en el Chelsea de Mourinho; Thiago Motta, jugador del Paris Saint Germain; Vietto, delantero procedente del Villarreal y el colombiano Jackson Martinez, quien está jugando con Colombia la Copa América. La última temporada jugó en el Milán, pero su éxito viene de de las dos temporadas que jugó en el Oporto donde triunfó y fue el máximo goleador del equipo. Filipe Luis, quien actualmente está jugando de titular en la selección brasileña como lateral izquierdo, en realidad nunca se fue del Atlético de Madrid. Se marchó con Mourinho, quien le prometió el oro y el moro y al final apenas contó con él. Regresa a su casa y lo hace con la fidelidad como bandera porque tuvo una oferta del Real Madrid de cuya cantera salió para el Deportivo de la Coruña, y la rechazó. Quiere la seguridad de un Atlético de Madrid que le ha dado todo como futbolista. A sus 29 años, sabe que todavía puede dar mucho al Atlético, donde ha conocido la gloría en las cuatro temporadas en las que estuvo. Ganó la Supercopa de Europa en el 2010; La Uefa Europa Ligue 2012; Copa del Rey 2013 y la liga en el 2014. Era titular indiscutible con Simeone y lo volverá a ser. Vuelve el hijo pródigo. Otro que regresa siete años después es Thiago Motta, centrocampista y un autentico trotamundos. Comenzó en el Barcelona donde se formó y donde jugó hasta seis temporadas. En la temporada 2007-08, fichó por el Atlético de Madrid. No cuajó, posiblemente por sus juventud y emprendió nuevos aventuras. Fichó por el Genoa italiano, Inter de Milán para terminar en el Paris Saint Germain donde ha triunfado y se realizado como jugador. En las cuatro temporadas que lleva en el equipo francés ha sido titular indiscutible. Ahora quiere devolverle al Atlético de Madrid lo que no le dio antes. Motta, con 32 años todavía tiene mucho que decir. Su juego destaca por su sacrificio defensivo y su capacidad atacante. Es el prototipo de jugador que entusiasma al Cholo Simeone. En los puestos de vanguardia es donde mas se va a reforzar el Atlético. Se va Mandzukic, pero vienen dos delanteros más: Luciano Dario Vietto, argentino de 21 años y que ha sido unas de las grandes revelaciones de la ultima liga. Llega procedente del Villarreal. Allí, en las dos temporadas en las que ha estado ha triunfado por todo lo alto. Vietto, es de esos delanteros silenciosos, que machacan a las defensas rivales por su clase, inteligencia y saber estar. Le va a venir de perlas al juego del Atlético, sobre todo en los contraataques. Además ve puerta con facilidad. En 47 partidos con el Villarreal ha marcado 20 goles, 12 de ellos en la liga, y los demás en copa y en Europa. Es un gran fichaje, mirando al futuro. El otro delantero es el colombiano Jackson Martinez, 29 años y que contrariamente a Vietto, no tiene tanta movilidad, pero si que tiene más fuerza, y hasta más velocidad. Es una fuerza de la naturaleza que triunfó en el Oporto, donde jugó dos temporadas siendo el goleador del equipo y de la liga portuguesa. Su buen rendimiento llamó la atención de varios equipos europeos. El Milán lo fichó en el último ejercicio. No se ha acoplado a la liga italiana y parece ser que Milán y jugador están interesados en el traspaso. Mario Suarez que no seguirá en el Atletico y por el que está interesado el Milán, puede ayudar. El de Jackson Martinez, es el único de los cuatro que aun no está cerrado. Todo se andará. Pero, sin duda, el Atlético quiere cerrar su plantilla lo antes posible. Aun no hay oficialidad en ninguno de estos fichajes, pero pronto se harán públicos. Simeone,y el cuerpo técnico rojiblanco saben lo que quieren y se han puesto a ello sin prisa pero sin pausa. Están siendo los más madrugadores en los refuerzos. Y ya se sabe: “A quién madruga, Dios le ayuda”.    


UN GOLAZO,UN MADRID ESTÁTICO Y ENFADO DE CRISTIANO

   Poco podemos contar del encuentro entre el Real Madrid y el Almería  porque ha tenido muy poca historia. Nos encontramos con un Madrid sin  chispa que jugó al trote y con escasa ambición. No sabemos si fue porque se tomó un  respiro ante lo que le viene encima los próximos diez días: Sevilla,Juventus,Valencia y otra vez Juventus. El caso es que estuvo como ausente y carente de la pasión que te hace ser distinto. Vamos que como dirían en mi pueblo, salieron “Atontaos”. El Almería, a sabiendas que ya no podría perder más de tres puntos, salió a a divertirse al Bernabéu bajo la supervisión de un Corona que fue el dueño y señor del centro del campo ante la complacencia  de los del Real Madrid que siempre llegaban tarde a la presión y corrían por detrás de los jugadores almerienses, que como decía, se divirtieron. Tocaban  con gusto, se desmarcaban con destreza, tenían la posesión  y abrían huecos con una facilidad pasmosa en el centro del campo blanco y en su defensa. Eso si, apenas crearon  peligro.. No tiraron ni una sola vez a puerta, por lo que de nuevo Keylor Navas pasó desapercibido. El Madrid, salvo en los primeros diez minutos que creó  dos ocasiones de gol, sesteó el resto del primer tiempo. Entre el bostezo y el aburrimiento estábamos cuando llegó el golazo del James al filo del descanso. Fue con esa zurda mágica que maneja como un  guante. El gol fue de una volea espectacular que desperezó al Bernabéu, por su espectacularidad y calidad. Ese magnifico tanto fue lo mejor del primer tiempo  que además llegó en el minuto 45 del primer periodo. El Madrid respiraba... El 2-0 también llegó en un momento clave para los blancos e inoportuno para el Almería, minuto 4 de la reanudación, gol en propia puerta de Dos Santos que se anticipó a Cristiano Ronaldo que tuvo el buen gesto de rechazar su paternidad cuando la afición madridista  lo celebraba como suyo. Con dos goles a favor del Madrid todo quedó visto para sentencia. Entonces, resuelto ya el partido, esperábamos más de los de Ancelotti, que salvo raras excepciones como la de James,un poco de Varane, Kroos,y Cristiano, los demás estuvieron en un tono muy gris. Algo que llama poderosamente la atención porque es en esta clase de partidos donde los menos habituales tiene  que hacerse notar. En esa lista estaban Keylor Navas (no lo vamos a calificar por falta  de trabajo), Arbeloa, Coentrao, Illarramendi y Jesé, que en ningún momento se dejaron notar. Era un buen examen, sobre todo para Illarramendi y Jesé, que suspendieron con mala nota.  Si todo el equipo estuvo muy estático, ellos los que más se jugaban, además de estáticos estuvieron erráticos y lentos. Y así nunca serán nada en el Real Madrid. Illarramendi, y lo siento, está demostrando que no es jugador para el Madrid. Le falta carácter y personalidad. Jesé que prometía mucho, se está quedando en eso, en una promesa como otros tantos...Ha sido el peor parado y el más señalado. El canario no tuvo ni desborde ni profundidad. Nunca se marchó de su par Dubarbier,que por cierto, le superó siempre.  A Jesé ya no le sirve ni la excusa de su lesión que tuvo hace más de un año. Se le va acabando el tiempo. El verá lo que hace.... y no digo más.   El 3-0, cuando  el partido comenzaba a languidecer, lo marcó Arbeloa, si oyen bien, Arbeloa quien se aprovechó de un buen servicio de Chicharito  para cerrar la cuenta. Lo curioso de esta jugada es que le quitó el gol a Cristiano Ronaldo. El portugués no pudo reprimir su enfado y rabia al quitarle un defensa un gol que tendría que haber sido suyo.   Cristiano lejos de festejarlo se enredó a patadas con la red de la portería. A CR7 le puede su ambición y más ahora que siente el acoso de Messi en la lucha por el “pichichi”. Con los dos goles del jugador azulgrana al Getafe suma 38 por los 39 del propio Cristiano. Nota  el aliento del argentino, de ahí su enorme cabreo cuando Arbeloa  se le adelantó en el 3-0. Me da la sensación que Cristiano Ronaldo ha entrado de nuevo en estado de ansiedad y cuando eso sucede, pierde la perspectiva del gol y la claridad. Lleva tres partidos sin marcar y está desencajado. Se enfada con sus fallos, patea el césped, golpea la red, mira al cielo desesperado; y todo por no encontrarse con la suerte suprema del fútbol. El gol es su vida. No lo puede remediar, está en su gen ganador. A mi me gustan jugadores como Cristiano por su ambición de ser el mejor. Por  su gran profesionalidad  y por tratar de  buscar la perfección a través del trabajo diario   del entrenamiento. Pero tampoco hay que llegar hasta la obsesión porque cuando eso sucede puede traducirse en un problema. Creemos que Cristiano Ronaldo no debe estar obsesionado porque en esta temporada suma ya  50 goles en todas las competiciones, mientras que Messi suma 49. El duelo va a ser una lucha abierta hasta el final. Igual que  la liga,  que sigue en un pañuelo. El Sevilla y el Valencia, esperan al Madrid en las próximas jornadas ligueras. Casi nada. En estos dos partidos el Madrid se juega sus posibilidades en la competición doméstica.


EL REAL MADRID DEJA CON VIDA AL ATLÉTICO

       El guardameta esloveno Oblak salvó al Atlético de Madrid  de una derrota en un primer tiempo en el que el Real Madrid  fue infinitamente superior a un desconocido Atlético. Después en el segundo tiempo, la igualdad presidió este partido de ida de los cuartos de final de la Champions  que tendrá su continuación el próximo miércoles en el  Bernabéu. La eliminatoria tras este primer partido que finalizó con ese empate a cero, está en el aire. Las espadas como dirían los viejos cronistas están en todo lo alto. Por suerte para el Atlético que fue inferior a su rival durante casi todo el partido, si exceptuamos el último cuarto de hora; y por desgracia del Madrid que hizo méritos más que suficientes  para haberse llevado un resultado franco para el encuentro de vuelta del Bernabéu. Lo que parece evidente es que el equipo de Ancelotti sigue sin poder ganar esta temporada al de Simeone. Si no ganaron en esta ocasión después de hacer una gran primera parte ¿cuando lo harán?. Pero, al menos en esta ocasión el Real Madrid estuvo acorde a su categoría. Dominó absolutamente al Atleti en un casi perfecto primer periodo donde solo le faltó el gol, y después supo contrarrestar los escarceos atléticos  en el segundo periodo donde imperó la igualdad. Los de Simeone, durante toda la primera parte, bailaron al ritmo que le impuso el Real Madrid , que esta vez si tuvo el nivel esperado. Dominó el encuentro mezclando muy bien la intensidad con el talento. Solo, insisto, les faltó marcar algún gol. Esta vez la BBC estuvo seca. Benzema estuvo en plan gato, muy flojo y endeble; Bale, peleó pero sin acierto y Cristiano trabajó poco, no ayudó y tuvo una  de esas noches donde pasa desapercibido. Todo lo contrario que Varane,  todo velocidad y anticipación, que que se marcó un señor partido, protagonizando un contraataque espectacular que a punto estuvo de culminar en gol, si Benzema no hubiese sido tan torpe. El Atlético puede darse con un canto entre los dientes porque ese 0-0, después de lo visto, no es un mal  resultado para afrontar el partido de vuelta En esta ocasión, Ancelotti le ganó la partida táctica a Simeone. El centro del campo esta vez tuvo color blanco. En esa zona vital, al menos esta temporada, siempre había sido superior el equipo rojiblanco. No era el Atlético con Gabi, Mario Suárez y Koke fuera de órbita. Kroos,Modric y James se los comieron en un primer periodo donde no existió el centro del campo del Atleti. El técnico italiano se fue un tanto desesperado porque después de ganarle por primera vez el mano a mano a Simeone, no pudo saborear la miel del triunfo.  Por esta circunstancia al final se  le vio cierto rictus de frustración. “El cero a cero es el mejor de los peores resultados”, dijo. Y lleva razón porque el Atlético salió vivo de los primeros 45 minutos, gracias a Oblak que fue un muro de contención. Hizo tres grandes intervenciones, sobre todo la del  mano a mano a Bale. Sin quitarle mérito al guardameta rojiblanco, esa oportunidad no la puede desperdiciar un delantero. Después tuvo otras dos grandes intervenciones a tiros del propio Bale y de James, que llevaban veneno. El Atlético solo pudo imponerse al Madrid en el último tramo del partido donde ya fue  el equipo reconocible a que nos tiene acostumbrados. Arda, se arremangó y pusieron cerco a la portería de Casillas, llevando la zozobra a las huestes blancas.  Llamaron a zafarrancho y en los últimos minutos fue cuando al Madrid, tal vez por la frustración de no conseguir ganar después de haber intentado todo para llevarse una buena renta, le entró el miedo a perder un partido en una noche donde había merecido ir ganando. El Atleti espoleada por su afición que llenó el Calderón, fue entonces ese equipo reconocible a que nos tiene acostumbrados, sacó fuerzas de flaqueza  y se echó encima del Madrid que ya entonces dio por bueno el empate. Ancelotti, tirando de la filosofía italiana, amarró el resultado quitando a Benzema y Carvajal para dar entrada a Isco y Arbeloa, pasando entonces a un 4-4-2, un sistema más defensivo. Al final,se puede decir que los dos equipos salieron contentos. Más si cabe, el Atlético porque el Madrid le perdonó y puede penarlo. Pero como diría aquel: jugarse  el pase a las semifinales en casa, siempre debe ser una ventaja. Ya veremos porque la igualdad entre Atlético y Real Madrid ya es una constante en los dos últimas temporadas. El partido de vuelta del próximo miércoles día 22 en el Bernabéu está llamado a ser una película de suspense total. Va a ser de infarto y sin tregua. Toca sufrir a los dos equipos y a las dos aficiones. Marcelo y Mario Suárez no estarán, por sanción.      


ESPAÑA DEJA MAL SABOR DE BOCA

 Ganó la selección española 1-0 a Ucrania en partido decisivo para la clasificación de la Eurocopa del 2016, pero dejó un poso de dudas en cuanto a su estilo de juego y en la jerarquía. Esa España pletórica y con personalidad parece que ha pasado a mejor vida. No termina la selección de Vicente Del Bosque en esta nueva etapa de completar lo que se dice un partido redondo o al menos bueno. Juega con intermitencia y a ratos. No hay continuidad ni regularidad y por lo tanto termina penando. Algo así fue lo que le sucedió frente a Ucrania, un equipo que sin ser nada del otro jueves, le complicó la vida al combinando nacional. Se desplegó con naturalidad, sin miedo y sin encerrarse en su área. Antes del gol español,  su jugador Rotan metió el miedo en el cuerpo  de Casillas con un disparo a bocajarro que no encontró puerta de milagro. Y eso que España comenzó muy bien, jugando con pasión y alegría dirigida perfectamente por  Iniesta e Isco, los dos jugadores más destacados. No obstante Isco  tiene que abusar menos del regate y no parar tanto el juego. En el Real Madrid lo hace y en la selección lo hace también. Siempre le sobra el último regate. Guiados por los centrocampistas y mediapuntas que pueblan la alineación de nuestra selección, los primeros minutos transcurrieron con un juego muy fluido y hasta vistoso pero faltaba pegada y ser más rotundos. Todo ello pese a la presencia de un nueve puro como Morata, que no estuvo nada acertado. Morata, quien está haciendo una buena temporada en la Juventus, defraudó en la prueba del nueve, aunque curiosamente fue quien dio el triunfo a España con su gol, en el minuto 27. También defraudó uno de los llamados a regenerar el juego de la Roja, Koke, que en nada se pareció al que gobierna y manda en el Atlético de Madrid. No termina de cuajar en el equipo de Vicente Del Bosque. Si en el Atlético es el dueño y señor de las operaciones; en la selección parece un debutante asustado. Conforme iban pasando los minutos, el juego de la selección se fue difuminando  hasta cotas preocupantes. La lentitud y parsimonia era entonces la nota predominante de nuestra selección. Ucrania que no es nadie en el concierto europeo, se dio cuenta del bajón de juego de su rival y con más empuje que juego, se fue hacia adelante e hizo sufrir a Vicente Del Bosque y a la afición española presente en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. De un decente primer tiempo, se pasó a un indecente segundo periodo donde se puede decir que la chispa de España desapareció. No había intensidad ni armazón en el juego. Ante la fragilidad española, los ucranianos crecieron y se fueron a por el empate que bien pudo llegar en una de las jugadas a balón parado donde España pasó un autentico calvario. Nunca supo como contrarrestar esas jugadas que bien pudieron costarnos un buen disgusto. A Del Bosque en el tramo final le entró el pánico y creyó conveniente cerrar el partido quitando al único delantero que tenía, Morata, para dar entrada a Pedro. Silva, entonces pasó a ser el jugador más adelantado. Pero a pesar de estas metidas cautelares, la selección siguió son gobernar el partido. Lo mejor, fue el resultado de 1-0, que nos sitúa como segundos de grupo por detrás de Eslovaquia y nos mete de lleno en la clasificación para estar en Francia en el 2016. En estos momentos, Jugando como lo está haciendo la selección española presagio dificultades para la clasificación. En Ucrania cerrará España la liguilla, allá por el mes de octubre .  No lo tendrá fácil por las dudas que están desplegando en los últimos partidos. A esta selección española le  queda mucho camino por recorrer, mucho para mejorar. De momento, el combinado español ha perdido encanto. No encuentra el modus operandi que tanto le dio en el pasado. Del Pizjuán se marchó dejando un rastro de sentimientos encontrados. Tuvo momentos muy buenos y pasó instantes de miedo, especialmente en la defensa de los balones parados. Esta selección española, en esta nueva etapa, sigue sin encontrarse. Anda perdida.  


AL REAL MADRID SE LE ESCAPA LA LIGA

Al Real Madrid se le escapa la liga. La derrota sufrida en el Camp Nou por 2-1 puede ser decisiva al marcharse los azulgranas a cuatro puntos de ventaja a falta de diez jornadas para que finalice el campeonato liguero.  Y el caso es que los blancos no merecieron la derrota por juego, por ocasiones, por colocación, por el planteamiento táctico que anuló al centro del campo azulgrana y a Messi. Un empate hubiese sido lo más justo Durante una hora larga, el equipo de Ancelotti fue superior a los de Luis Enrique  pero les faltó contundencia. En la primera parte perdonaron y pasó lo que suele ocurrir en estos casos, que el rival después se crece y termina ganando. Eso fue lo que sucedió, el Barcelona era una sombra del equipo que maravillo frente al Manchester City, estaba roto, sobre todo en el centro del campo con un Messi aletargado y un Neymar descentrado  que buscaba la reyerta.  El azulgrana, era otro equipo bien distinto, sin centro del campo y sin querer tener el control del balón y la posesión, sus señas de identidad hasta que llegó Luis Enrique. El Real Madrid en cambio tenía la pelota, a base de un buen juego que mantuvo en jaque al Barça  durante todo el primer periodo, con Modric y Kroos como mariscales de campo que dirigían a los suyos y de paso, anulaban a Iniesta y Mascherano.  Marcelo, hizo lo propio con Messi. Algo que consiguió atacando una y otra vez por su banda con el argentino que no le siguió en ninguna subida. Los avances del lateral brasileño, a quien nadie iba a perseguir, fueron un auténtico tormento. Messi, se perdió por la banda derecha en el primer periodo. En el segundo tiempo, se fue al centro y ahí ya hizo más daño. En la delantera, era Benzema el mago con sus toques y desmarques.  Cristiano, no desentonaba y pudo marcar en una gran jugada de Marcelo que termino en el larguero. Bale, en esta ocasión aunque no apareció como se esperaba, se sacrificó en impedir las subidas de Jordi Alba y ayudó al centro del campo. El Madrid cuando defendía jugaba con  un 4-4-2 Los blancos mandaban , pero quien se adelantó en el marcador fue el Barcelona en una jugada de estrategia que termino rematando de cabeza Mathieu con fallo de marcaje de Sergio Ramos.. A pesar del gol encajado los madridistas no se arrugaron y se echaron para adelante en búsqueda del empate con el menudo Modric como maestro de ceremonias. El croata dejó en evidencia a los centrocampistas  del Barcelona. Mascherano, el sustituto de Busquets, no ponía orden, Rakitic e Iniesta estaban un tanto perdidos y Neymar y Luis Suárez estaban desabastecidos, con Messi dormido en los laureles. El Barcelona estuvo a merced del Madrid en el primer periodo,  sobre todo en el último cuarto de hora donde pudo sentenciar el partido si le suerte le hubiese acompañado. Bravo, el guardameta azulgrana, emergió como un gigante en esos momentos. Realizó un gran parada a un gran tiro de Cristiano; por no hablar de la que le hace a Benzema al comienzo del segundo periodo. Bravo junto a Piqué que estuvo sensacional y Luis Suarez, fueron los más destacados del Barcelona. Aunque  lo mejor del partido fue  la acción del gol del empate del Madrid. La jugada la inició Modric, quien pasó a Benzema y este con un taconazo magistral  y de gran plasticidad sirvió a Cristiano que empató a uno. Se hacia justicia en el marcador. Pero el Real Madrid, que fue capaz de hacer del Barcelona un equipo vulgar durante el último cuarto de hora de la primera parte, con el increíble Bravo arrebatándole un gol a Cristiano y Mateu anulándole otro a Bale tras fuera de juego del portugués, cometió el error de dejarse llevar. Perdonó y fue castigado. En el segundo tiempo, los de Ancelotti se fueron diluyendo y eso que comenzaron bien con una jugada de Benzema que bien pudo ser el 1-2, pero  el pequeño Modric se agotó al igual que Kroos y se acabó lo que se daba. Messi abandonó la banda derecha para comenzar a avanzar por el centro del campo. Neymar se dejó de hacer teatro para centrarse más  en su repertorio y comenzó hacer daño, junto a Luis Suárez que en una arrancada le ganó la partida a los dos centrales blancos, Pepe y Sergio Ramos, para marcar el definitivo 2-1. Casillas, tampoco estuvo muy acertado que digamos en esa jugada, salió mal, a destiempo  y además se tiró hacia otro lado.  No está bien el guardameta madrileño y él  lo sabe, pero mientras Ancelotti lo ponga  de titular,  miel sobre hojuelas para él que no para el equipo... El gol del Barça mató al Madrid, que ya entonces jugó más con el corazón que con la cabeza. Dejo de ser un equipo solidario para convertirse en otro anárquico, donde cada uno iba a lo suyo.  Cuando mejor estaban los de Ancelotti, llegó el brochazo de Luis Suárez que dejó noqueado a los blancos, que ya entonces no reaccionaron. Irrumpió entonces otro Barcelona. El gran Marcelo que realizó un partido de lujo, junto a Cristiano, Benzema y demás, se extraviaron más que nada por culpa del cansancio de Modric y la fatiga de Kroos, que dejaron el puente de mando por falta de fuelle. Soy de los convencidos de que el  bajón madridista fue  sobre  todo porque Modric se quedó sin gasolina y Kroos, empezó a dar muestras de fatiga.   El estado físico del Real Madrid en la última media hora de partido es para preocupar. Diga lo que diga Ancelotti, el equipo no está bien fisicamente. Así las cosas, el Barcelona entonces despertó del letargo y comenzó a jugar como le gusta a Luis Enrique, a la contra, sin adornos y verticales a la portería contraria. Entonces los azulgranas pudieron ampliar el resultado, pero unas veces por desaciertos y otras por acierto de Casillas, que salvó un gol cantado, el marcador ya no se movió. Al Madrid de nada le sirvió dominar la mayor parte del partido (una hora), porque el Barcelona fue mejor en los momentos decisivos, en los pequeños detalles y sobre todo en la pegada. No importa que lo consiguiera  no siendo fiel a su concepción del juego que ahora es radicalmente opuesto a sus señas de identidad que parecían sagradas. Quiere ganar esta liga sumando puntos partido a partido sin importarle el cómo.. El Real Madrid tuvo la pelota, tocó y tuvo la posesión pero de nada le sirvió. El Barça, golpeó y pegó con más acierto y va camino de conseguir la liga, mientras que al Madrid se le escapa. Ya son cuatro los puntos de diferencia. El equipo culé ha dado un gran paso para conquistar el campeonato liguero. El equipo de Ancelotti, aunque se rehabilitó, salió trasquilado del Camp Nou, donde probablemente puede que haya perdido la liga. El buen juego durante una hora,  seguramente no habrá contentado a la afición blanca que esperaba que en casa del gran rival, volviese a  a conseguir el liderazgo.   Al menos consiguió salvar el gol average particular con los culés, un consuelo que en nada ayuda en la decepción de la afición blanca. Se puede decir que  el  Madrid dio el do de pecho, pero se quedó corto. Ha mejorado,  están tocados pero no hundidos. Los jugadores, con buen criterio en el seno del vestuario y a raíz del buen  juego desplegado durante más de una hora en el Camp Nou,  se han conjurado para que en los partidos que restan  hasta el final de la liga, vuelvan a renacer.  No se rinden, pero , ahora el tiempo juega a favor del Barça que se reafirma en la primera posición a falta de diez jornadas para que finalice la liga.  Una liga que se le escapa al Real Madrid  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013