Alfonso Celemin

Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

opinion

AL MADRID LE SIGUEN SALIENDO LAS CUENTAS

El Real Madrid ha puesto la liga a sus pies tras ganar 4-1 al Sevilla en el Santiago Bernabéu . Le salen las cuentas: le quedan dos partidos y con 4 puntos le basta para ser campeón. La holgura del triunfo no refleja bien el sufrimiento que pasó el equipo madridista ante un Sevilla peleón que siempre dio la cara y que en muchas fases del encuentro sometió a los de Zidane, que después de ponerse 2-0 en el marcador se dejó ir para dejar al Sevilla dominar. Tanto fue ese dominio de los de Sampaoli, que llegaron a gozar de cuatro ocasiones claras de gol que no se materializaron por culpa de los palos en dos ocasiones, y por dos paradas sensacionales de un magnífico Keylor que en el primer periodo salvó a su equipo del colapso. Antes de ese mal trago, el Madrid comenzó con entusiasmo y hasta con picardía la contienda. A los seis minutos, esa joya llamada Nacho, demostró que además de ser un jugador impecable es el más listo de la clase. Fue pillo en el 1-0, un gol legal a pesar de las quejas de los jugadores del Sevilla que en lugar de pedir barrera se dedicaron a hablar y a mirar no se sabe dónde. Sin tiempo a negociar la barrera, Nacho se sacó un disparo de la chistera que dejó confundidos al público, a sus compañeros y a los rivales. Ese gol protestado por el Sevilla por creerlo ilegal, lo dejó tocado. Le costaba asumir su error. A los diez minutos, un robo de Asensio en el centro del campo posibilitó el 2-0 que culminó Cristiano. La facilidad con la que el Real Madrid se puso por delante con esa cómoda ventaja le llevó al exceso de confianza y a una complacencia de la que se benefició el Sevilla, que ya con el agua al cuello se puso serio y fue cuando estuvo a punto de dinamitar el partido con esas dos ocasiones a la madera y las dos paradas extraordinarias de Keylor Navas, que se está ganando con sus sensacionales actuaciones en los últimos partidos, la confianza de la que algunos dudan. El costarricense fue determinante para evitar la sorpresa. Fue la figura del partido que le puede valer al Real Madrid el título de liga. En esta ocasión Zidane más que optar por el equipo B, hizo una especie de híbrido que solo le funcionó en los primeros 20 minutos, después hubo elementos que se resquebrajaron. Más aún cuando Jovetic, hizo el 1-2 en el inicio del segundo periodo. Ahí los blancos pasaron sus peores momentos, se estaba más cerca del empate a dos que del 3-1. Fueron minutos de angustia en un Bernabéu que no decía ni pío. Estaba asustado ante el empaque del Sevilla que llegaba al área de Keylor con suma facilidad. El centro del campo madridista estaba roto, partido en dos con James sin saber dónde estaba, campando a su aire. El Madrid lo estaba pasando mal y se hacía necesario un cambio de rumbo. Zidane, también lo vio claro y echó mano, primero de Casemiro que sustituyó a un desdibujado James, que se tomó su tiempo despidiéndose del Bernabéu porque sabe que fue su último partido en el Coliseum blanco. Su destino será el Manchester United. Después entró Lucas Vázquez por un desacertado Morata, que también puede que haya jugado su último partido en el Bernabéu, despidiéndole con frialdad y que perdió una espléndida ocasión para reivindicarse- luego que no se queje-; y finalmente Modric sustituyó a Kovacic que se había ido diluyendo con el paso del partido. Los cambios aportaron al Madrid le luz que le faltaba. Con el medio campo titular el equipo se iluminó con un Casemiro que entró en el barro que propuso el Sevilla, un Lucas Vázquez que no solo abría huecos por la derecha sino que ayudaba en defensa a Danilo, y Modric que puso el orden. Con estos oportunos cambios, el Madrid entró en ebullición y hasta se espabiló Cristiano, que ya como delantero centro, mató el partido, consiguiendo el 3-1, de un tremendo zurdazo que se coló por la escuadra derecha de Sergio Rico. Kroos en una contra rápida, cerró la cuenta poniendo el definitivo 4-1. Pero el mérito de ese cuarto gol hay que dárselo al gran Nacho, el hombre que vale para todo. Ayer jugó de lateral izquierdo cumpliendo a la perfección. No solo abrió la cuenta con su pillería, sino que cerró el partido con su gran pase a Kroos. Por cierto que el cada vez peor árbitro, Undiano Mallenco, le sacó una injusta tarjeta amarilla a Nacho, que le va a impedir jugar en Balaidos. Aunque estoy convencido que el Comité se la quitará cuando el Real Madrid presente recurso, que lo va a presentar. Con esta importante victoria, el Real Madrid va lanzado a Vigo donde el miércoles le espera el Celta en ese encuentro aplazado que le puede significar, siempre que no pierda, ponerse como líder y que todo dependa de si mismo para lograr la ansiada liga, título que se resiste desde hace cinco años. Una jornada menos, una victoria más. Las cuentas le siguen saliendo. Todo marcha según lo planeado. Solo le quedan tres partidos para alcanzar la gloría. El Real Madrid tiene la última palabra.


NO DIGA REAL MADRID,DIGA REY DE EUROPA 

       El Real Madrid, por segundo año consecutivo se ha clasificado para la final de la Champions League, erigiéndose una vez más como el rey de Europa. Los hechos así lo demuestran: tres finales en los últimos cuatro años; alcanza su 15ª final de las que ha ganado 11. Hasta ahora ningún equipo desde 1960 se había clasificado finalista de forma consecutiva;además de haberse clasificado semifinalista en los últimos siete años. ¿Hay quien de más?. Nadie. En un partido apasionante por todo lo que ha conllevado, el Madrid aunque perdió por 2-1 frente a un Atlético que vendió cara su derrota, la renta del partido de ida (3-0) a la postre le fue suficiente para meterse otro año más en la final europea. Fue una derrota dulce que le devuelve a su cita preferida, la final de la copa de Europa   El último derbi en el Calderón hizo honor a la historia de dos grandes equipos, que nos ofrecieron un hermoso espectáculo lleno de pasión,orgullo y mucha adrenalina. Ganó el fútbol. Las dos aficiones pueden estar orgullosas de su equipo. Los dos sacaron a relucir ese orgullo bien entendido que cada uno administró según sus intereses y forma de entender. Los dos fueron igual de válidos. El Atlético salió como se preveía con el cuchillo entre los dientes,a tumba abierta, poniendo trampas y presionando hasta la extenuación a los blancos que esta vez vistieron de negro. Los rojiblancos respondían así al conjuro frente a su afición la víspera del partido. Y lo logró con una puesta en escena volcánica que hizo estremecer los muros del Madrid que en esos minutos iniciales, no sabia como jugarle a un Atlético pletórico que creía en el milagro. Más aún cuando a los 16 minutos exactos ganaba por 2-0, con goles de Saúl que en el 12 remataba perfectamente de cabeza un saque de esquina; y después en el 16, Griezman de penalti, lograba el segundo tanto que ponía en órbita a todo el Calderón, que era un grito unánime;”creemos, pues podemos”. El equipo de Simeone en apenas un cuarto de hora había logrado lo que tenía planeado: meter el miedo en el cuerpo al Madrid para que le entrase las dudas. Pero curiosamente, el 2-0 hizo más daño a los rojiblancos que a los madridistas, porque a partir de ese momento, el Madrid se hizo dueño de la situación con un juego de toque y de control, perfectamente guiado por un Modric imperial, y un fuera de serie como Isco, que sigue en estado de gracia. El Atlético en ese inicio arrollador con más empuje que juego pero con una fe y entrega encomiable, fue apagándose por el tremendo esfuerzo de ese arranque brutal. El Madrid en cambio, cuando el juego se sosegó, empezó a crecer hasta dominar el tempo de todo el partido. Los del Cholo Simeone parecía que se tomaban un respiro y los de Zidane se sobreponían al vendaval del rival, en el inicio. Eso parecía, pero el control madridista ya fue una constante durante todo el partido,imponiendo su fútbol ante las acometidas episódicas de los rojiblancos . El centro del campo comandado por Modric, Kroos, Casemiro e Isco, fue la clave del partido. Modric,sacó el compás e Isco, la genialidad. El Real Madrid volvió a ser la bestia negra del Atlético en Champions:cuatro años seguidos. Pero el último partido europeo en el Calderón nos deja la alegría del Madrid, camino, creo que merecidamente de su decimoquinta final, y la vergüenza torera y el orgullo de un Atlético que ha luchado y le hizo probar el miedo a su rival en un comienzo conmovedor. Justicia para un Real Madrid superior y honor para un Atlético que cayó de pié. A los 42 minutos, se esfumaron las esperanzas rojiblancos con el gol de Isco que tuvo en Benzema al gran protagonista. La jugada del francés es para enmarcar, es puro arte. Una obra suprema de un jugador que tiene tanta calidad como parsimonia. Lo suyo no es la pelea ni la constancia y por esta razón el Bernabéu no soporta muchas veces su apatía, pero clase tiene para aburrir. Esta inmensa calidad apareció en el Calderón en el momento justo, cuando más lo necesitaba su equipo. Eliminó a tres rivales sobre la cal de la línea de saque de esquina,pase atrás para Kroos que dispara respondiendo Oblak con una espectacular parada. Pero como esa jugada merecía ser gol, ahí estaba Isco para recoger el rechace y marcar el 2-1 que dejó helado al Calderón y al Atlético que ya no fue el volcán de los primeros quince minutos. Ya nada fue igual. Un gol que vale una final. Una derrota nunca fue tan dulce para el Real Madrid. No obstante, el Atlético seguía apretando los dientes en cada entrada y llevó al límite las decisiones del árbitro, superado por unos y otros en las protestas. Hubo entradas feas de un lado y de otro y el partido se embruteció porque el Atlético propuso y el Madrid no se arrugó. Al Atlético, tal vez le sobraron algunas entradas que rayaron en la violencia.Godin y Gabi rozaron la expulsión. El Cholo Simeone, una vez más con sus soflamas coléricas que llaman a la épica, lo único que consiguió es que sus jugadores jugasen de una forma muy acelerada y hasta crispante,dejándoles sin resuello. Ya huele, la filosofía parda de Simeone. Debe saber que para eliminar al Real Madrid que llegaba con un 3-0 a su favor, más que rituales que claman por la machada, hacen falta argumentos futbolísticos. El Atlético, lo siento, no tuvo argumentos en el cómputo total de la eliminatoria. El Real Madrid ha sido mejor y con total justicia se mete en la final. En esta ocasión el talento se impuso a la pasión. Tras el descanso el partido fue lo que se presuponía. El Atlético se quedó sin fuerzas. Pagó caro el esfuerzo de los primeros 20 minutos, sobre todo Griezman que ha llegado a este tramo final fundido. El Madrid, fresco como una lechuga, tenía la pelota y el dominio de la situación. Gozó de alguna oportunidad para empatar como en un cabezazo de Benzema y en jugada personal del mismo francés. Pero el caso, es que el Atlético tuvo dos oportunidades de meterse en el partido. En ambas ocasiones, una de Carrasco y otra de Gameiro, Keylor Navas, el protagonista madridista en el segundo periodo, respondió con dos espléndidas intervenciones. Por encima de pancartas absurdas por uno y otro bando; y de proclamas que solo acarrean violencia, estuvo el orgullo de dos grandes equipos que nos brindaron una apasionante noche que sirvió para despedir con todos los honores al histórico Vicente Calderón. Hasta la intensa lluvia del final del encuentro quiso rendirle homenaje. Como homenaje le brindó la afición atlética a sus jugadores por su entrega y por lo logrado hasta ahora, que es mucho. En una noche extraña pero bonita, el Real Madrid también salió a saludar a su afición y a plantar su bandera en el césped del Calderón. El finalista, justo y merecido, pasó el susto y peleará por la Duodécima. La Juventus, 19 años después, busca la revancha de aquella final perdida (1-0) contra el Real Madrid en el Arena de Ámsterdam,año 1998 (que recuerdos, fue mi debut en TVE). Cardiff, acogerá una gran final: Real Madrid-Juventus de Turín.


EL FÚTBOL TOTAL DEL MADRID LE ENCAMINA A LA FINAL DE CARDIFF

     El Real Madrid jugando con ese ADN competitivo que le confiere la copa de Europa, encarrilla el pase a la final de la Champions que se jugará en Cardiff(Gales) al vencer al Atlético por 3-0. Los tres fueron de Cristiano Ronaldo, que lleva diez goles en esta Champions,ocho en los tres últimos partidos:5 al Bayern Munich y 3 al Atlético de Madrid. En esta ocasión, el Atlético no puede poner ningún reparo a la más que merecida victoria del Madrid que le ganó en todos los terrenos. La superioridad sobre los rojiblancos que vistieron de negro fue un hecho de principio a fin. No fue una lucha de igual a igual porque los de Zidane arrollaron a los de Simeone que protagonizaron el derbi más oscuro desde que está el “Cholo”. Todo lo contrario que el equipo de Zidane, que se marcó un gran partido, de lo mejorcito de la temporada en cuanto a concentración, solidaridad y entrega. Casi rozaron la perfección. El Atlético estuvo irreconocible. No fue ese equipo pujante y enérgico que exige a su rival el máximo esfuerzo, como había sucedido en los últimos enfrentamientos entre los mismos protagonistas. El Madrid, fue el que puso la fuerza, la pujanza, la clase y hasta un ejercicio coral que desarboló a un triste Atletico que terminó fundido por el fútbol total de los madridistas, que tuvieron en Cristiano Ronaldo, el fiel exponente de la plenitud del equipo blanco. El portugués, cuando llega la Champions se transforma en un devorador de goles. Entra en estado de excitación y acapara la ofensiva de los suyos con una fe que le hace ser determinante. Y así fue, porque con su triplete fue el artífice de la victoria del Madrid que apunta directamente a la final. El Madrid comenzó desatado desde el primer minuto, acorralando a los rojiblancos por todos los lados, especialmente por los laterales, concretamente por la banda izquierda donde estaba el falso lateral Lucas Hernández, que pasó un suplicio. El dominio era total. El 1-0 fue producto de ese acoso y en un centro mordido de Casemiro, Cristiano, cada vez más delantero centro, se anticipó a Savic, marcando el primer gol. Cierto es que el portugués en el primer centro de la primera jugada, está en fuera de juego, pero no interviene en ella por lo que la tendencia es no sancionarla. En la segunda jugada la posición es correcta y por lo tanto fue gol legal.   El luso, con su voracidad destrozó al conjunto de Simeone y convierte en una misión casi imposible la remontada atlética en el Calderón. Aunque sí nos fiamos de las palabras de Simeone al finalizar el encuentro, la remontada es posible:”Nos llamamos Atlético de Madrid, no hay nada imposible”. Qué va a decir después de ver a un Atlético totalmente desnaturalizado, pero es comprensible su mensaje. No le queda otra. El Atlético entre asustado y enfermizo solo tuvo una ocasión clara de gol en todo el partido en una jugada que partió de Koke para Gameiro, al que Keylor Navas rebañó el balón en un mano a mano del que salió victorioso el costarricense. Eso sucedió en el primer tiempo, luego después, en el segundo periodo, aunque entró muy bien al partido poco a poco se fue diluyendo ante un Madrid que por entonces gestionó muy bien su ventaja, aguantando muy bien en defensa. Así fue hasta que a partir del minuto 60 lanzó el ataque definitivo. Y de esa forma llegó el 2-0 en el minuto 73 de gran tiro del luso a servicio de Benzema; y el definitivo 3-0 en el 86 a pase de Lucas Vázquez, que realizó una gran jugada por la banda derecha. Ambos goles tuvieron la firma de Cristiano Ronaldo,que estuvo más solidario que nunca, realizando labores poco habituales, como las ayudas en la presión en el centro del campo. El partido del Real Madrid fue encomiable en todos los sentidos: el equipo fue más coral que nunca. Corrió como un poseso, tuvo una alta concentración e hizo del entusiasmo, su bandera. La solidaridad fue la nota común de la redonda actuación de todo el conjunto de Zidane, a quien en esta ocasión nada se le puede reprochar. Le ganó la partida táctica al Cholo Simeone que vivió su noche más amarga. Acertó en todos los ámbitos, hasta en los cambios. Hizo bien en sustituir a Isco,quien además de tener una tarjeta amarilla, no fue de los más destacados. También acertó en el cambio de Benzema por Lucas Vázquez. El francés fue de nuevo el más flojo de todos. La entrada de Nacho vino motivado por la lesión de Carvajal al borde del descanso. Parece una lesión muscular. Era una baja importante, pero no se notó porque Nacho de nuevo volvió a dar un ejemplo de sobriedad y de saber estar. Estuvo enorme. El Atlético esta vez, estuvo en el lado oscuro. Le falló todo en lo que antes era un especialista. Tal vez fue porque el Madrid le hizo perder su identidad. Por fallarle hasta le falló el centro del campo que estuvo desaparecido toda la noche. Solo Carrasco llevó cierta inquietud. Muy poco ante un Madrid pletórico que hizo el fútbol total. En una palabra, que el Santiago Bernabéu se vistió con el traje de las grandes noches europeas. El Real Madrid tiene pie y medio en la final de Champions. PD. Siento decirlo, pero mucho me temo que el proyecto de Simeone agoniza. El entierro del “Cholismo” puede haber comenzado en la orilla del Bernabéu, el peor escenario posible para un colchonero.  


MARCELO EVITÓ EL DESASTRE

     Cuando la angustia se había apoderado del Bernabéu con el empate (1-1) del Valencia y se marcaba la tragedia, apareció el mago Marcelo con su chistera que envolvió a todos, y amagando por aquí y por allá disparó con la derecha, marcando el 2-1 un gol que puede valer una liga. El tanto de Marcelo a falta de cuatro minutos para el final le sirve al Real Madrid para seguir dependiendo de si mismo para llevarse el título de liga. Lo consiguió cuando estuvo en el abismo y de forma agónica, como ha ocurrido en tantas otras ocasiones. El autor de la nueva hazaña madridista ha sido en esta ocasión, Marcelo, uno de los pocos junto a Carvajal que se salvaron del flojo partido del Real Madrid, en general. El problema de este Madrid A o como le quieran etiquetar es que no sabe cerrar los partidos. Con las mismas ganas e intensidad con la que respondió tras el empate del Valencia, es como tienen que jugar los últimos partidos que le quedan. No hay especulaciones que valgan, deben salir a ganar y si pueden dejar listo para sentencia el partido antes de tiempo, mejor que mejor. En una palabra, tienen que salir a morir.   Ante el Valencia, el equipo de Zidane jugó con fuego. En el primer tiempo fue un quiero pero no puedo. Había miedo, nervios y hasta ansiedad. Se jugaba al ralentí, con muchos pases horizontales y poco movimiento. Él Madrid solo tuvo una ocasión de gol, el 1-0 logrado por Cristiano Ronaldo a pase magnífico de Carvajal. Un tanto que pareció que les quitó esa ansiedad con la que empezaron el encuentro. El guión del partido pudo tener otro desarrollo, antes de que se cumpliese el primer minuto de juego, si Santi Mina aprovecha la doble ocasión que tuvo para adelantar al Valencia. Falló las dos. La primera la sacó Keylor y la segunda se estrelló en el palo. Pasado el susto, el Madrid comenzó a meterse en el partido que fue de ida y vuelta, con un Valencia muy ordenado atrás y aproximándose siempre a los dominios madridistas con mucho sentido. Era un partido muy abierto pero con poco fútbol. Apenas había ocasiones, pero en una de las pocas que hubo, Cristiano desde la posición de delantero centro -en la que debe jugar siempre – de espléndido cabezazo respondió con el 1-0 al perfecto pase de Carvajal. El Valencia, lejos de arrugarse, tiró hacia adelante y metió en algún lío a la defensa madridista que tuvo en Sergio Ramos a su jugador más nervioso e impreciso. La primera parte terminó con pocas cosas que contar. El Madrid no se había hecho con el partido. Tampoco lo hizo en el segundo periodo, donde jugó peor que en el inicio con un juego lento y y previsible.. Los de Zidane con una actitud chocante para lo que se estaban jugando, no le pusieron esa intensidad que se supone debe tener un equipo que se juega la liga. Cristiano pudo conseguir el tanto de la tranquilidad si hubiese acertado con el penalti a Modric con el que fue castigado el Valencia. Diego Alves, volvió hacerlo de nuevo, se lo detuvo al portugués que lo tiró muy mal. Es el tercero que Diego Alves le para a Cristiano Ronaldo, que ya no volvió hacer acto de presencia Bien es verdad que el Madrid pudo hacer ese segundo gol en una jugada de Benzema que se fue al palo, pero el caso es que de nuevo no supo dejar sentenciado el partido y les tocó sufrir. Y a falta de 10 minutos, en una jugada tan aislada como la del primer minuto, Parejo llevó la angustia al Bernabéu. Falta de Casemiro y lanzamiento a la escuadra del capitán del Valencia para poner contra las cuerdas al Real Madrid. Fue un golazo Entonces, si reaccionó el Real Madrid. Dejó esa cierta apatía con la que nos estaba obsequiando en un lamentable segundo tiempo, para encenderse y echar mano de la épica. Con fuerza, pasión y determinación se volcaron al ataque, no quedaba otra, con Asensio y Morata a los que dio entrada Zidane en sustitución de Benzema, que salió entre división de opiniones, y Modric. En esta ocasión la agonía duró poco porque a falta de cuatro minutos, como ya relataba, Marcelo se sacó de la manga un disparo con su pierna mala, la derecha, para conseguir el definitivo 2-1. Un gol que vale un potosí: el privilegio de depender solo de ellos mismos para levantar el título de una liga que se le resiste desde hace cinco años En esta ocasión el Madrid sujeta la liga gracias a sus dos laterales: Marcelo y Carvajal, que han sido los mejores con mucha deferencia sobre sus demás compañeros. Carvajal, por su banda fue el dueño y señor. De sus botas salió el magnífico pase para que Cristiano abriera la cuenta. Marcelo, fue vital para la suerte de su equipo. Con su profundidad y su magia, rescató al Real Madrid del precipicio en el que se encontraba. De todas formas, los de Zidane que se lo hagan mirar. Da la sensación que no le van las cosas sencillas y simples. Necesita adrenalina para reaccionar y jugar como se debe. No aprenden la lección, cuando se juega con fuego normalmente uno se se termina quemando. Después del esplendoroso partido del otro Madrid, en Riazor, Zidane tiro de su equipo base con el cambio de James por el lesionado Bale. Y visto lo visto, la verdad que no aguantan la comparación. De la exhibición ante el Deportivo, pasamos al sin fuste contra el Valencia. A este Madrid le faltó la lozanía y pujanza de Riazor. Al once titular de Zidane, le faltó alma. No me sorprende que haya discusión sobre este asunto porque en A Coruña, con el llamado equipo de la segunda columna, vimos al mejor Real Madrid de la temporada. El once tipo del técnico francés juega más al pie, se mueve menos y es más especulativo; el otro Madrid se asocia más, es más solidario y busca los espacios. Dicen que en el equilibrio está la virtud. Tal vez lo deseable sería sacar del once titular a jugadores de dudoso rendimiento por otros que se han ganado a pulso la titularidad. No puedo entender la obsesión de Zidane por alinear a Benzema un jugador que aparece y desaparee como el Guadiana. El francés tardó más de una hora en hacer acto de presencia contra el Valencia, con un regate en el área que le permitió tener toda la portería a su alcance, pero el balón fue al palo. No está para ser el delantero centro del Madrid. Ese puesto, ahora mismo, debe ser para Cristiano Ronaldo que estaría muy bien acompañado por Isco y Asensio. Kroos es otro de esos jugadores que no pasa por su mejor momento, que puede ser moneda de cambio. Ahí está Kovacic que puede jugar perfectamente junto a Modric o sustituir a Casemiro, que sale a tarjeta por partido. Lo he dicho muchas veces, no seré yo quien dude de Zidane, a quien  últimamente y de forma injusta le están disparando  a través de una campaña sin sentido. Pero creo, que sería de justicia que le diera más oportunidades a los jugadores de la mal llamada segunda unidad del Real Madrid. Convencido estoy que el reparto de minutos lo tienen muy pensado. Ser justo no significa repartir, sino escoger lo que el equipo necesita. Y sinceramente, al día de hoy, el Real Madrid no necesita a Benzema. Que este Valencia, que lleva penando toda la temporada, haya estado a punto de quitarle la liga al Real Madrid, denota bien a las claras que los de Zidane hicieron un mal partido. La liga no se gana con milagros de última hora, se gana jugando bien al fútbol. Pues, eso. En definitiva, que el Real Madrid jugó con fuego, pero Marcelo evitó que se quemase.  


CRISTIANO Y EL REAL MADRID VUELVEN  A SER GRANDES 

      Cristiano Ronaldo y el Real Madrid , volvieron a  ser grandes en un escenario de postín, como el Allianz Arena de Munich. Como en las grandes ocasiones, el portugués resurgió marcando los dos goles que acercan al Madrid a las semifinales de la Champions League, al vencer al Bayern por 1-2. Su doblete enmudeció a los seguidores del Bayern Múnich. Cristiano fue el estandarte de los de Zidane, pero lo cierto y verdad es que el equipo en general estuvo a buen nivel, haciendo un segundo tiempo para enmarcar. Fue entonces cuando el Real Madrid, que todos esperamos, hizo acto de presencia para borrar del partido a los alemanes que sólo tuvieron presencia en el primer periodo en el que pudieron dejar KO al Madrid, si Vidal llega a transformar la pena máxima con la que fue castigado Carvajal por una mano inexistente (le dio en el hombro).. Antes de ese error del colegiado italiano Rizzoli, el mismo Vidal había marcado de cabeza, que más bien pareció un obús, el 1-0, al aprovecharse de un saque de esquina de los muchos que llegó a sacar el Bayern(6) en los primeros 23 minutos. Los córners era el único peligro de los alemanes que ponían más empeño que juego ante un Madrid, por entonces, un poco retraído. Había mucho respeto en los dos equipos. Robben, era el jugador que más peligro creaba por la banda derecha, donde durante los primeros 45 minutos tuvo una autopista. El fallo del penalti al borde del descanso, fue el prólogo a la decadencia alemana y el resurgir del Madrid que se agarró al partido para ya no soltarlo. Y así fue, nada más comenzar el segundo periodo, minuto 47, jugada por la banda derecha de Carvajal, centro preciso y remate inapelable de Cristiano que comenzó su recital rematador. Veinte minutos después, marcaba el 1-2 en la posición de delantero centro al aprovechar un pase de Marcos Asensio que había sustituido a Bale, que se retiró lesionado. El portugués remató de plancha un balón que el gran Neuer no pudo parar. De esta forma Cristiano Ronaldo junto a sus compañeros certificó una victoria de prestigio. Falta le hacía al portugués volver a reverdecer viejos laureles ya que llevaba una temporada un tanto aciaga. Desde septiembre el luso no marcaba en Europa. Con los dos goles en Múnich, es el único jugador en alcanzar los 100 goles en la máxima competición europea. Además fue el que provocó las dos entradas de Javi Martínez que le costó la justa expulsión. En la noche grande de Múnich, el luso volvió a decir: “Aquí estoy yo”.   Cristiano estuvo en su papel de estrella, pero sería injusto no destacar el inmenso partido de Carvajal; la seguridad y aporte de un gran Sergio Ramos, el jefe de la defensa; a Casemiro en su papel de guardaespaldas de Modric y Kroos, que por fin despertaron de su largo letargo; las correrías de Marcelo; la clase de Benzema, pero que le sigue faltando contundencia; la puesta de largo en Europa de Asensio, que se hizo dueño y señor de su parcela en el poco tiempo que estuvo. En definitiva que el Bayern tuvo que rendirse al espléndido segundo tiempo del Real Madrid, que más que nunca jugó en equipo, y donde los alemanes no existieron. Si Asensio aprovechó extraordinariamente sus minutos, James hizo todo lo contrario. El colombiano que había sustituido a Benzema, fue el único suspenso del equipo blanco. Jugó andando, como si le importase un bledo lo que estaba ocurriendo en uno de los grandes escenarios de la Europa futbolística. James, está escribiendo con renglones torcidos su últimos episodios en el Real Madrid. Y me temo que Isco, que no apareció por decisión de Zidane, al final no renovará. Pero dejemos los asuntos mundanos para centrarnos en el partido en sí de los dos grandes rivales europeos. La pena es que el equipo de Zidane no haya cerrado la eliminatoria en casa del Bayern. Dejó escapar una ocasión única de noquear a los alemanes en su sede. Ojalá no lo tenga que lamentar en el partido de vuelta. El guardameta Neuer salvó a su equipo de seguir vivo en la eliminatoria con tres paradas imposibles: primero a un remate de cabeza de Bale; después a Cristiano al que le sacó una mano, no sabemos de dónde, a un tiro a bocajarro y por último a Benzema. El 1-2, tal y como transcurrió el partido, es un resultado demasiado bondadoso para el equipo alemán. “El Madrid pudo matar la eliminatoria,tuvimos suerte”, comentó con sinceridad Ancelotti, en rueda de prensa. En Múnich,durante todo el segundo periodo y más aún tras la expulsión por doble amarilla de Javi Martínez, solo estaba el Real Madrid y Neuer, su extraordinario guardameta que les salvó la vida. El Bayern estaba hundido,cansado y asustado como presagiando el golpe definitivo de un Madrid volcado que llegaba por todos los resquicios. Ese golpe definitivo de la eliminatoria lo pudo dar Sergio Ramos, pero el colegiado anuló el gol por fuera de juego. El Real Madrid no consiguió matar la eliminatoria, pero se llevó los olés de de sus aficionados y el silencio de los alemanes que callaron por la exhibición madridista en la segunda parte. Por el Allianz Arena, volvió aparecer el Real Madrid de las noches europea. El campeón de Europa vuelve a rugir.  


LA NOCHE FUE DE ASENSIO Y DE LOS SUPLENTES QUE SE REIVINDICARON

     Tengo que confesar que en un principio me pareció un gran atrevimiento de Zidane prescindir de hasta 7 titulares ante el Leganés, sabiendo que estamos ante la fase decisiva de la liga, donde ya las rotaciones tienen poco sentido porque un tropiezo a estas alturas tendría consecuencias muy graves.  La decisión del técnico madridista fue de una osadía casi insultante y seguro que una gran mayoría de aficionados pensaron lo mismo. Pero está visto que Zidane tiene todas las bendiciones papales y flores por todos lados.Independientemente de estar muy acertado en sus decisiones que no responden a ningún capricho, sabe lo que hace. Los cambios de alineaciones y estrategias hasta ahora le están saliendo a la perfección, lo que viene a demostrar que cuenta con una plantilla variada, muy completa y de calidad. Tengo la sensación que a Zidane le gusta más este equipo que el de gala, el las estrellas. Con los once que forman el llamado equipo B, el técnico francés se siente más seguro y ejerce más como entrenador que cuando lo hace con la BBC. El Real Madrid que salió en Leganés, como el que jugó ante en Eibar, juega mucho más en equipo. Algo que muchas veces con los intocables de la vanguardia, es decir con Cristiano, Benzema y Bale, no sucede en muchas ocasiones. Con las estrellas el equipo es menos solidario y más frágil por la sencilla razón de que carecen de ese espíritu de sacrificio que si tienen jugadores como Lucas Vázquez, Morata,Kovacic y hasta Asensio que se marcó un partido para enmarcar. El caso es que en Butarque, el coqueto estadio del Leganés, salió con la denominada segunda unidad y acertó de pleno. Un hecho que habla bien a las claras de la valentía de Zidane a la vez que demuestra una gran personalidad. Nadie echó de menos a la BBC, porque sus sustitutos: Lucas Vázquez, Morata y Asensio, estuvieron a un gran nivel ante el modesto Leganés, que en efecto no asusta a nadie pero que es un equipo animoso, muy bien trabajado y que pone todo sobre el terreno de juego. Ganó el Real Madrid (2-4), un partido que antes del derbi y después de la victoria del Barcelona sobre el Sevilla(3-0), era vital para la lucha por el título de liga. Con un centro del campo formado por Casemio, Kovacic y James, el Madrid comenzó muy atento a la presión que presentó el correoso Leganés, que no le dejaba espacios por donde moverse. Pero, como suele suceder en estos casos, el talento desatascó la situación y el partido. Asensio, el mejor del partido,recorrió más de la mitad del campo sorteando rivales con precisos y preciosos cambios de ritmo para regalar el gol a James, que fue lo único que hizo porque después apenas se le vio. Motivo por lo que después Zidane  lo cambio en el segundo periodo con toda la razón, aunque el colombiano se enfadase de forma ostentosa. James estaba siendo el más flojo y de nuevo dejó escapar una gran oportunidad para reivindicase. Cada vez está más fuera del Real Madrid. En cambio, el joven Asensio, aprovechó su ocasión. ¡Vaya si la aprovechó!. Este jugador es de una exquisitez que insulta. El futuro es y debe ser suyo. Volvió a protagonizar otro slalom espectacular que nos recordó al que hizo contra el Sevilla, en copa. El posibilitó el 0-1 y los dos siguientes llegaron minutos después y fueron obra de Morata, que sin Cristiano y Bale se le vio más suelto. Marcó dos tantos y a punto estuvo de marcar el tercero, pero fue Mantovani en propia puerta quien hizo el definitivo 2-4. Después de Asensio, Morata fue el más destacado. Los dos se justificaron y demostraron que deben jugar más minutos e incluso que tienen que ser más veces titulares. En algo más de 20 minutos, el Real Madrid ya ganaba por 3-0 al Leganés que lejos de hundirse, tiro de orgullo y puso el corazón en un puño a los blancos porque los dos siguientes goles fueron para ellos, aprovechando la debilidad defensiva de Danilo, este jugador es un desastre en lo táctico, y un fallo en el despeje de Sergio Ramos. El Leganés, que había reducido la distancia a un gol, pensó en hacer la hazaña de igualar y algo más….. Pero el autogol del defensor Mantovani, al poco de comenzar el segundo periodo, acabó con sus esperanzas. El Madrid, no obstante, no cuajó un buen partido. Tuvo poco la pelota. Todos los balones divididos eran para el Leganés. Así como todos los rechaces. Hay que achacarle la poca capacidad que tuvo para no cerrar el partido con 3 goles de ventaja a la media hora. Se relajaron y le dieron vida al Leganés. La pegada de la llamada segunda unidad blanca, acabó con la rebelión de los de Butarque. En el segundo periodo, siguió la misma tónica que en el primer tiempo pero el Madrid ya entonces se enmendó un poco en la posesión con un buen Kovacic. Y más aún con la entrada de Isco y Modric, entonces la situación ya fue de dominio para los blancos que vistieron de negro. De todas formas yo esperaba más del juego del Madrid que pasó por fases oscuras. Ante lo que le viene encima no se puede andar con medias tintas. Llega la hora de la verdad.  


PRIMER BATACAZO DEL MADRID DE ZIDANE

        El Real Madrid de Zidane, de un plumazo, como se suele decir, ha perdido la sonrisa que no hace mucho le acompañaba a él y a su equipo. En Balaídos ha sufrido el primer BATACAZO  de la temporada al caer eliminado frente al Celta en los cuartos de final de la copa del Rey.    El duelo ha sido muy copero, intenso, con momentos vibrantes y hasta emocionantes por la incertidumbre del resultado en la recta final. El Madrid llegó a Vigo con la desventaja (1-2) del partido de ida. En su mente bullía la esperanza de la remontada y a eso salió. En los primeros minutos metió al Celta en su área. A los 25, Cristiano que sigue reñido con la madera, pudo abrir la eliminatoria y hasta cambiar el signo del partido. En una misma jugada estrelló un cabezazo en el larguero y acto seguido el posterior remate se fue al palo. Dos ocasiones en una que hubiese sido clave en el devenir del encuentro.Mala suerte, la del portugués que sigue ofuscado. El Madrid en la primera media hora de partido había generado suficiente fútbol como para ponerse por delante en el marcador. Lo hizo empujando desde el inicio con ese dibujo innovador de Zidane que por culpa de las lesiones le empujó a confeccionar un alineación un tanto extraña. Casemiro, el hombre para todo, arrancó de inicio clavado en la defensa, a veces de central otras de libre o más adelantado, ayudando a Kroos y Kovacic. Junto a él Sergio Ramos que prácticamente jugó de lateral derecho acompañando las embestidas de Danilo, que es una auténtica desgracia; y a la izquierda Nacho, muy eficaz defendiendo pero desaparecido en ataque. Las bajas de Marcelo y Carvajal han dejado cojo al Madrid por las bandas. Tal vez fuese por la lesión de Varane, pero la presencia de Casemiro como central restó equilibrio al centro del campo madridista que se vio muy desguarnecido.Circunstancia que se notó en dos jugadas del Celta que pudieron terminar en gol. Me extrañó mucho la ausencia de Lucas Vázquez como titular, creo que hubiese sido mejor opción que Danilo en el lateral derecho. Pero líbreme Dios de criticar a Zidane... De todas formas, luego cuando salió en el segundo periodo, no entendí que saliese a jugar por la banda izquierda cuando Benzema por la derecha estaba siendo un auténtica calamidad. Zidane en esta ocasión se equivocó. No acertó con la alineación. El caso es que el Real Madrid dominaba, pero no terminaba de fluir su juego. Le faltaba remate y rematadores porque Cristiano, además de no acompañarle la fortuna, anda enfurruñado con el gol. De Benzema que voy a decir,juega a otra cosa. Mientras que sus compañeros ponían la pasión que requería el partido, él se paseaba como si nada. Lo siento, pero no puedo con la indolencia del francés. Demasiada paciencia está teniendo con él Zidane. Tal vez para este partido hubiese sido mejor contar con Morata e incluso Mariano, que creo que salió demasiado tarde; pero doctores tiene la Iglesia... Isco, es otro de los jugadores señalados. El malagueño no ha estado a la altura que requería el encuentro. Su aportación ha sido muy pobre, solo un tiro flojo y mal colocado fue todo lo que hizo, en una buena ocasión que pintaba muy bien para marcar. Lo demás fue trotar sin rumbo, como el otro día contra el Málaga. Solo recuerdo un partido bueno de Isco en esta temporada, en el Vicente Calderón frente al Atlético de Madrid. Está mustio y triste. Le falta ilusión. No sé a qué aspira con esa actitud... El caso es que el dominio del Madrid no fructificó. El Celta, en el último cuarto de hora de la primera parte espabiló y dominó la situación. Como consecuencia de ese paso hacia adelante llegó el tanto de los gallegos (1-0), autogol de Danilo, que sigue gafado. Sin querer hizo lo que el Celta estaba persiguiendo en los últimos minutos: introducir la pelota en la portería del Madrid. Danilo es el segundo gol en propia puerta que hace en dos semanas, el tercero que se hacen los blancos en cinco partidos.. Pero ese autogol no amilanó al Real Madrid que salió con fuerzas renovadas a jugar el segundo tiempo. Cristiano, por fin volvió a casarse con el gol al ejecutar magníficamente una falta. El empate (1-1) reenganchaba al Madrid a la eliminatoria. Balaídos, entonces sintió miedo. Más aún cuando Sergio Ramos tuvo el 1-2 en un remate a bocajarro en el segundo palo. El jugador de los imposibles echó fuera un cabezazo de lo más sencillo. Siguió intentándolo el equipo de Zidane, pero mientras el peligro se cernía en la portería de Sergio, llegó la puntilla del Celta que trazó una perfecta jugada para hacer el 2-1 y matar la eliminatoria a su favor. El gol de Lucas Vázquez a falta de cuatro minutos para el final solo sirvió para sellar el definitivo (2-2). Ya no hubo tiempo para la remontada madridista aunque lo intentó. Vigo está de fiesta, porque esta victoria ante el todopoderoso Real Madrid le da alas para poder hacer algo grande en esta copa. Este Celtiña tiene hechuras de buen equipo y puede dar la sorpresa. El Real Madrid, ha caído, si, pero de pie. Ha muerto en la copa pero muere con dignidad. Se despide tras dos partidos un tanto descontrolados, pagando muy caro su falta de acierto y sus alegrías defensivas. Sin quitarle ningún mérito al Celta, habrá que decir que la suerte que otras veces le ha acompañado, en esta ocasión le ha sido esquiva. En el partido jugado en el Bernabéu fue donde perdió la eliminatoria.  


UN REAL MADRID DESATADO DA UN BAÑO AL SEVILLA

  Un año lleva ya Zidane al frente del Real Madrid y lo ha cambiado de principio a fin para bien y hasta diría que ha transformado al Madrid en una máquina de ganar. En la copa del Rey frente a un Sevilla que venía asustando, no solo ganó (3-0) sino que destrozó al equipo hispalense que quedó anulado hasta la mínima expresión. Y en este triunfo con recital de juego del Madrid en la primera parte, tiene mucho que ver su técnico, Zinedine Zidane, quien definitivamente se ha doctorado como técnico de primera fila. Le dio toda una lección táctica a ese gran entrenador llamado, Sampaoli. Zidane, no es flor de un día, es un entrenador que se estudia concienzudamente los partidos y que los trabaja durante toda la semana con sus ayudantes en Valdevebas. Sabía cómo hacerle daño a este Sevilla que había terminado el año como un ciclón. Supo convencer a Cristiano para que descansase y lo dejó fuera de la convocatoria; y a Benzema lo dejó en el banquillo. Si a eso añadimos que tampoco estaba Bale por lesión, así como Sergio Ramos, Lucas Vázquez, Kovacic, también lesionados seguro que más de uno y de dos pensó que el técnico madridista tiraba por la borda la copa del rey. Nada más lejos de la realidad. Zidane con esa naturalidad y sonrisa que atesora tenía un plan secreto. Todo obedecía a la necesidad de ejercer una presión muy fuerte que estrellas como Cristiano y Benzema no garantizan. Con James,Morata y Asensio en la delantera esa primera linea de presión estaba asegurada, y más aún con la terna de centrocampistas como Casemiro, Modric y Kroos, que era la linea Maginot, que dirigía todos los movimientos de sus compañeros que adelantaban líneas para ahogar al Sevilla que se vio sorprendido por la táctica de Zidane, que dio toda una lección como entrenador. Todos los blancos,prácticamente,estaban en el campo del Sevilla incapaz de interpretar una situación para la que no estaban preparados. Sampaoli sacó un equipo para tener el balón con Nasri, Correa y Ganso más Vitolo e Iborra, pero todos ellos quedaron anulados con el poblado centro del campo madridista que estuvo perfectamente coordinado desde la delantera hasta la defensa. Fue la presión escalonada que dejó desahuciado a su rival . El Real Madrid ganó a un desdibujado Sevilla haciendo un fútbol casi perfecto en los primeros 45 minutos y controlando el segundo periodo en un ejercicio de autoridad y de control perfectamente hilvanado con un juego muy eficaz en todas sus líneas. La primera parte del Madrid quizá haya sido la mejor en lo que va de ejercicio. Rozó la perfección en cuanto a fútbol de alta calidad, toque, desmarque y finalización. Fue todo un recital del Madrid y de Zidane, como entrenador, metiendo centrocampistas por todo el campo que desfiguró a un Sevilla desconocido que nunca estuvo en el partido. Por no tener, no tuvo la tensión que siempre ha caracterizado al equipo sevillano que pasó como una sombra por el Bernabéu. El conjunto blanco fue un bloque perfectamente engrasado en todos sus líneas. Es difícil destacar a alguien en concreto porque por encima de todo fue un equipo. Hizo un juego de muchos quilates,fue más fuerte, tuvo más brío y más de todo que un Sevilla que en un primer tiempo lamentable prácticamente tiró por la borda la eliminatoria de los octavos de final de la copa del Rey. James, que estuvo a un gran nivel, como casi todos sus compañeros, sacó su magnífica izquierda a pasear y se reivindicó con dos goles. El primero, un golazo para enmarcar y el segundo fue de penalti. Su actuación vino a demostrar que estamos ante un jugador de una calidad exquisita que cuando quiere y trabaja, es todo un lujo. Zidane, maestro en estas lides, lo ha ganado para la causa. El colombiano, ya ha manifestado que se queda en el Real Madrid. Otro de los jugadores destacados fue Marcelo, omnipresente durante todo el partido con momentos estelares. Casemiro fue la escoba que barrió todo. Modric fue el compás que dirigió a todos; y Kroos tiraba las líneas. El único que estuvo un poco desentonado fue Morata. Varane y Nacho, como siempre, rozaron la perfección pero sin hacer ruido. Fue una actuación coral de todo el Madrid. La actuación del colegiado Mateu Lahoz dejó mucho que desear. No tuvo su día, señaló un penalti contra el Sevilla que no fue. Estuvo muy severo con el equipo visitante y muy puntilloso en las protestas. Sin embargo, su mala actuación no fue decisiva para la suerte del partido. Si el Sevilla, achaca la derrota a la actuación del colegiado se equivocará. Sampaoli, en un ejercicio de sinceridad, no lo hizo, demostrando ser todo un caballero. El Real Madrid dominó en todos los aspectos a un Sevilla sin tensión que pasó sin hacer ruido por el Bernabéu.   Los de Zidane suman y siguen, son ya 38 partidos consecutivos sin conocer la derrota. Ya son demasiados para que todo sea producto de la casualidad o de la flor en el culo de Zidane. Es algo más....es, trabajo, conocimiento, psicología y el buen hacer. El técnico francés ha conseguido tener enchufada a toda la plantilla y les ha convencido de que todos son importantes. Les ha dado confianza plena.... Y cuando todo esto ocurre es que al frente hay todo un señor entrenador. ¡Feliz cumpleaños de Zidane!


EL R. MADRID RESPONDE AL BARÇA Y ATLETICO CON UN RECITAL

   La actitud y la autoridad exhibida por el Real Madrid en Heliópolis son los atributos que se le suponen a un equipo como el Real Madrid y a cualquier conjunto que se precie como grande.   En el mejor partido de la temporada, el Madrid goleó a domicilio al Betis (1-6) con recital de juego y exhibición particular de Kroos (dueño y señor del centro del campo) y con goles de todos los colores. En este caso, lo de menos fue el resultado,lo importante para el Real Madrid fue que demostró que cuando pone ganas, intensidad y actitud con el añadido de la clase y técnica que posee se convierte en un equipo prácticamente invencible. Todas estas cualidades hizo que el Real Madrid cuajase un gran partido, sobre todo en el primer tiempo que rozó la perfección. El Betis ante tanto derroche de fútbol nada pudo hacer, y que conste que no desmereció en cuanto a entrega, pero ante el vendaval de fútbol de los de Zidane se entregó sin remisión. El Madrid después de los tres empates consecutivos en liga, salió con la lección muy bien aprendida y no dio opción al Betis que asistió impotente ante el fútbol total de su rival, que sabía que después del sermón de Zidane no podían volver a fallar y más después de saber los resultados de Atlético y Barcelona que con anterioridad habían goleado. Eso les dio un plus más de responsabilidad y les sirvió de estímulo. Viendo lo bien que jugó el Madrid frente al Betis, en Sevilla, plaza no fácil, no se puede explicar cómo puede realizar partidos tan infames como el que jugó contra el el Eibar (1-1). Bueno, si se explica: por prepotencia, falta de humildad, de carácter y actitud por no hablar de falta de intensidad. Todo eso, que no es poco, es lo que le faltó en los tres empates que cosecharon en la liga. Después de días de debate en la prensa por la tendencia negativa del Madrid en los últimos tres partidos de liga, ya se empezaba a discutir a Zidane como entrenador idóneo para el equipo blanco e incluso se hacía con cierto desprecio y sin escrúpulos. Ante esta circunstancia, el conjunto blanco salió dispuesto a deshacer malas interpretaciones y cualquier entuerto del ruin periodismo deportivo que se practica hoy en día que de una broma hacen una noticia que sirve de discusión en esas tertulias absurdas que solo sirven para enturbiar el ambiente y crear cisma entre la afición. ¡Dios mío como está el periodismo deportivo! Siento vergüenza: El Real Madrid campeón de Europa y primer clasificado en la liga junto al Atlético de Madrid, con 18 puntos creo que es suficiente mérito para no empezar a dudar ni de Zidane ni mucho menos del equipo. Hay mucho mediocre suelto. El Madrid para despejar dudas y alejar fantasmas se comportó en Sevilla con autoridad, como un equipo muy trabajador, con actitud, buen talante y mucho sacrificio. Fue en definitiva, un equipo redondo que realizó un partido casi perfecto. El gol de Varane a los tres minutos le vino de perlas a los blancos que vistieron de azul. Ese gol tan tempranero les hizo crecer en su autoestima y les sirvió para mostrar todo su poderío. En esta ocasión si hubo equilibrio entre líneas. La defensa, con el reaparecido Marcelo y Pepe, en plan mariscal, estuvo a buen nivel aunque solo Joaquín llevó cierta inquietud. El centro del campo capitaneado por un inmenso Kroos (le ha sentado de maravilla su renovación hasta el 2022), fue lo mejor del Real Madrid ante un Betis, que nunca entró en el partido. A la inmensidad de Kroos hay que sumarle el buen trabajo de Kovacic y sobre todo de Isco. Si digo bien, Isco, quien en está ocasión jugó como se espera de él. No sobó tanto la pelota, jugó con rapidez y además marcó dos golazos. El cuarto es para enmarcar. Fue la contra perfecta en 14 segundos y siete pases: Seis jugadores se arrancaron como búfalos para llegar ante Adán en una acción primorosa y rápida como una centella: Kovacic-Pepe-Kovacic-Benzema-Cristiano-Pepe-Isco. Seis pases muy bien ejecutados a toda velocidad para el broche final del malagueño. Fútbol total. Benzema, que sigue de bajón, al menos marcó un buen tanto en otra buena jugada que partió del tiralíneas de Kroos. Cristiano, tampoco es que estuviese fino, pero ya empieza a ser más reconocible. El portugués cerró la cuenta del hermoso partido del Real Madrid, en Sevilla.. Los seis goles es la mejor medicina para olvidar las últimas miserias en forma de empates de los cuatro empates consecutivos y de paso aleja las dudas que ya empezaban a surgir entorno a Zidane. Tras la exhibición de Sevilla, el Madrid ya sabe la linea a seguir: trabajo, intensidad, actitud y solidaridad. Si a todo eso le añades la clase que muchos de sus jugadores tienen, todo será miel sobre hojuelas.


EN NOMBRE DE CRISTIANO RONALDO

       Un gol de Éder, quien estaba casi inédito en todo el torneo, en el minuto 109 de la prórroga da el título de la Eurocopa a Portugal que venció por 1-0 a Francia en el estadio de Saint Denis, logrando de esta forma inscribir por primera vez su nombre en el palmarés de las selecciones campeonas de Europa. El fútbol muchas veces carece de toda lógica. Portugal que no estaba entre el grupo de las favoritas para la Eurocopa, es al final la que se ha llevado el trofeo haciendo un auténtico ejercicio de supervivencia y superando todo tipo de obstáculos. Además, ha ganado a la anfitriona, Francia, en su estadio y ante su gente. Y lo ha hecho a la griega ¿Por qué digo que a la griega? Pues porque en la final de la Eurocopa del 2004 una selección ramplona y chata como Grecia venció en Lisboa a la entonces pinturera Portugal con Cristiano como estrella emergente, sumiendo a todo el país en un abatimiento general que tardó en curarse. En París pasó prácticamente lo mismo que aquel entonces... De alguna forma, el fútbol le debía una a Portugal, sobre todo a esa Portugal de Eusebio, Figo, Futre y ahora Cristiano Ronaldo. La final de esta Eurocopa no entrará en la historia por su buen juego. Fue un partido muy físico, de poca calidad y hasta aburrido. Más que jugadores de fútbol parecían atletas, sobre todo el centro del campo francés un dechado de virtudes físicas que empezaban en Matuidi, seguían en Pogba y terminaban en un impresionante Sissoko, el mejor de los “Bleu. De sus arrancadas de bisonte partió el mayor peligro de Francia. Impresionante la fortaleza de este inmenso jugador. Francia, tal vez jugó un poco mejor que Portugal y seguramente hizo más méritos para llevarse el triunfo, pero lo realizado por los lusos tiene mucho mérito porque supieron sobreponerse al gran mazazo que supuso la lesión de Cristiano Ronaldo en el minuto 9 de partido por una fea entrada de Payet que golpeó su rodilla izquierda. CR7 salió en camilla entre lágrimas porque se temía lo peor, como así fue. El llanto de Cristiano desgarró a Portugal entero y de paso dejó en silencio a Saint Denis. Los aficionados portugueses miraban al vacío maldiciendo su mala suerte ; los franceses aplaudían en forma de reconocimiento y de respeto a la estrella lusa que yacía destrozado en el césped por un dolor sentido en lo más profundo de su alma, porque la fea entrada de Payet que no tuvo castigo por parte del colegiado inglés Clattenburg, le apartaba de su sueño, el que nació el mismo día que perdió contra Grecia allá en el 2004, en Lisboa. Si las lágrimas de entonces eran de una inmensa tristeza, las de París era de un profundo desconsuelo y frustración. La final de Cristiano a penas duró nueve minutos. Fue el momento en que Payet le hizo esa dura y hasta diría intencionada entrada, que chocó con su rodilla izquierda. Aquello tenía muy mala pinta. Tras ser atendido en la banda, volvió a salir para probarse pero esa rodilla no respondía y en el minuto 23, hecho un mar de lagrimas, Cristiano se retiró en camilla con las manos cubriendo su rostro y en medio de una gran desesperación que acongojó no sólo a Portugal sino a todos los espectadores. Cristiano se retiró en el que era el partido de su vida. El jugador del Real Madrid sufre un esguince en el ligamento lateral interno, grado 1. La lesión preocupa en el seno madridista porque el primer partido oficial de los blancos será el nueve de agosto en la ciudad Noruega de Trondheim, donde se jugará la final de la Supercopa de Europa entre el Real Madrid y el Sevilla. Quaresma sustituyó a CR7. Ahí ya empezó otro partido. Hasta entonces, Francia que había hecho una salida impetuosa, estaba dominando el juego con claridad ante el nerviosismo de una Portugal imprecisa y timorata que apenas se sostenía ante el empuje físico y a las bravas de los franceses. La lesión de Cristiano la dejó perpleja, pero en pocos minutos se reorganizó sobre el campo, y el resultado fue el equilibrio del partido, aumentando el tiempo de sus posesiones y acercándose a la portería de Lloris. Renato Sanches empezó a pedir la pelota, Raphael se dejó ver por la banda izquierda y Joao Mario entró en el cuerpo a cuerpo con las rocas francesa Desde este punto de vista, la selección portuguesa muy bien dirigida por Fernando Santos,ha tenido un comportamiento casi heroico, al sobreponerse a la lesión tempranera de Cristiano y al mejor juego de Francia, que se quedó descompuesta y sin Eurocopa. La voluntad de Portugal, pudo más que una Francia con mucha fuerza pero poco más. Griezmann, quien en un mes ha perdido dos finales, es el jugador con más clase de los galos. Pogba no ha justificado ni remotamente que valga esos 110 millones de euros que piden por él. Ha quedado devaluado y,no vale ni 60 millones. En cambio, Pepe, el central del Real Madrid, ha salido muy fortalecido de esta Eurocopa. Ha sido el mejor central del campeonato y en la final, fue declarado el mejor jugador. Ha estado inmenso durante toda la Eurocopa. Cara y cruz: Cristiano Ronaldo y Pepe, se proclaman campeones de la Champions y de la Eurocopa en el mismo año. Antonio Griezmann, pierde las dos finales en un mes. Cristiano y Griezmann serán seguro candidatos al balón de oro, sobre todo el portugués que tiene todas las papeletas para conseguir un nuevo premio individual. Esta Eurocopa levantada por Portugal y muy trabajada por Francia no se va distinguir por su brillantez, más bien todo lo contrario. Se ha visto un juego muy pastoso y enredado. El nivel ha sido mediocre en casi todos los partidos. La final ha sido un claro ejemplo de por dónde ha transcurrido este torneo. El buen juego brilló por su ausencia. Una lástima que España se quedase en octavos de final....   Portugal, aún sin alardes, pero con corazón y voluntad,demostró en esta Eurocopa que el colectivo está por encima de todo lo demás. Al final, Cristiano Ronaldo volvió a llorar pero esta vez de alegría.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013