Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Champions League

EL REAL MADRID DEJA CON VIDA AL ATLÉTICO

       El guardameta esloveno Oblak salvó al Atlético de Madrid  de una derrota en un primer tiempo en el que el Real Madrid  fue infinitamente superior a un desconocido Atlético. Después en el segundo tiempo, la igualdad presidió este partido de ida de los cuartos de final de la Champions  que tendrá su continuación el próximo miércoles en el  Bernabéu. La eliminatoria tras este primer partido que finalizó con ese empate a cero, está en el aire. Las espadas como dirían los viejos cronistas están en todo lo alto. Por suerte para el Atlético que fue inferior a su rival durante casi todo el partido, si exceptuamos el último cuarto de hora; y por desgracia del Madrid que hizo méritos más que suficientes  para haberse llevado un resultado franco para el encuentro de vuelta del Bernabéu. Lo que parece evidente es que el equipo de Ancelotti sigue sin poder ganar esta temporada al de Simeone. Si no ganaron en esta ocasión después de hacer una gran primera parte ¿cuando lo harán?. Pero, al menos en esta ocasión el Real Madrid estuvo acorde a su categoría. Dominó absolutamente al Atleti en un casi perfecto primer periodo donde solo le faltó el gol, y después supo contrarrestar los escarceos atléticos  en el segundo periodo donde imperó la igualdad. Los de Simeone, durante toda la primera parte, bailaron al ritmo que le impuso el Real Madrid , que esta vez si tuvo el nivel esperado. Dominó el encuentro mezclando muy bien la intensidad con el talento. Solo, insisto, les faltó marcar algún gol. Esta vez la BBC estuvo seca. Benzema estuvo en plan gato, muy flojo y endeble; Bale, peleó pero sin acierto y Cristiano trabajó poco, no ayudó y tuvo una  de esas noches donde pasa desapercibido. Todo lo contrario que Varane,  todo velocidad y anticipación, que que se marcó un señor partido, protagonizando un contraataque espectacular que a punto estuvo de culminar en gol, si Benzema no hubiese sido tan torpe. El Atlético puede darse con un canto entre los dientes porque ese 0-0, después de lo visto, no es un mal  resultado para afrontar el partido de vuelta En esta ocasión, Ancelotti le ganó la partida táctica a Simeone. El centro del campo esta vez tuvo color blanco. En esa zona vital, al menos esta temporada, siempre había sido superior el equipo rojiblanco. No era el Atlético con Gabi, Mario Suárez y Koke fuera de órbita. Kroos,Modric y James se los comieron en un primer periodo donde no existió el centro del campo del Atleti. El técnico italiano se fue un tanto desesperado porque después de ganarle por primera vez el mano a mano a Simeone, no pudo saborear la miel del triunfo.  Por esta circunstancia al final se  le vio cierto rictus de frustración. “El cero a cero es el mejor de los peores resultados”, dijo. Y lleva razón porque el Atlético salió vivo de los primeros 45 minutos, gracias a Oblak que fue un muro de contención. Hizo tres grandes intervenciones, sobre todo la del  mano a mano a Bale. Sin quitarle mérito al guardameta rojiblanco, esa oportunidad no la puede desperdiciar un delantero. Después tuvo otras dos grandes intervenciones a tiros del propio Bale y de James, que llevaban veneno. El Atlético solo pudo imponerse al Madrid en el último tramo del partido donde ya fue  el equipo reconocible a que nos tiene acostumbrados. Arda, se arremangó y pusieron cerco a la portería de Casillas, llevando la zozobra a las huestes blancas.  Llamaron a zafarrancho y en los últimos minutos fue cuando al Madrid, tal vez por la frustración de no conseguir ganar después de haber intentado todo para llevarse una buena renta, le entró el miedo a perder un partido en una noche donde había merecido ir ganando. El Atleti espoleada por su afición que llenó el Calderón, fue entonces ese equipo reconocible a que nos tiene acostumbrados, sacó fuerzas de flaqueza  y se echó encima del Madrid que ya entonces dio por bueno el empate. Ancelotti, tirando de la filosofía italiana, amarró el resultado quitando a Benzema y Carvajal para dar entrada a Isco y Arbeloa, pasando entonces a un 4-4-2, un sistema más defensivo. Al final,se puede decir que los dos equipos salieron contentos. Más si cabe, el Atlético porque el Madrid le perdonó y puede penarlo. Pero como diría aquel: jugarse  el pase a las semifinales en casa, siempre debe ser una ventaja. Ya veremos porque la igualdad entre Atlético y Real Madrid ya es una constante en los dos últimas temporadas. El partido de vuelta del próximo miércoles día 22 en el Bernabéu está llamado a ser una película de suspense total. Va a ser de infarto y sin tregua. Toca sufrir a los dos equipos y a las dos aficiones. Marcelo y Mario Suárez no estarán, por sanción.      


QUÉ VERGÜENZA DE REAL MADRID 

¡¡Que horror de Real Madrid!! Jamás vi jugar tan mal al equipo blanco en los  más de 30 años que lo llevo siguiendo, primero en RNE, después en TVE y ahora por estas paginas digitales. La afición madridista no daba crédito a lo que estaba viendo. Un equipo de medio pelo como el Schalke 04 le estaba dando un soberano baño a los suyos  en el mismísimo Santiago Bernabéu. Era algo más que un baño de fútbol. Fue un repaso en toda la extensión de la palabra lo que le dio a un Real Madrid caótico y vergonzoso que fue de todo menos un equipo de fútbol: eran unos futbolistas desordenados, sin criterio, asustados hasta llegar al pánico. El Madrid fue una mala pesadilla, un equipo sin alma, sin espíritu y sin nada.. El Schalke era el que jugaba al fútbol, quien tenía  la pelota con un Meyer, un chaval de 19 años, que dio todo un recital. Al Igual que Sané, otro joven que observando la inseguridad de Casillas, con una tranquilidad asombrosa y solo, marcó un golazo. Los blancos mientras tanto, deambulaban. Cada uno hacia la guerra por su cuenta, con las lineas muy separadas y con pocas ayudas en todas las parcelas del campo. Era de todo menos un equipo. No había solidaridad ni  conexión. Era un despropósito. Suerte tuvo de pasar la eliminatoria.Hacía tiempo que la afición no sufría tanto como lo hizo en los últimos ocho minutos del encuentro cuando Huntelaar puso el 3-4 en el marcador y el Schalke se quedó a un gol de eliminar al campeón de Europa, que se comportó como un equipo  muy pequeño,  sin fuste y sin dignidad.  La actitud  de este Real Madrid está avergonzando al Bernabéu que con toda justicia despidió con una bronca  descomunal a su equipo. Muchos no tuvieron lo que hay que tener para aguantar el enfado de una afición que se merece más respeto. Se merecían esa bronca y algo más.... El equipo de Ancelotti, está en cuartos de final, gracias a los dos goles que consiguió en Alemania y al primer tiempo de Cristiano Ronaldo que se rebeló contra la indolencia de sus compañeros y respondió a los dos primeros goles de los alemanes con sendos cabezazos que sirvió para que evitar la debacle. El Madrid, lo estamos viendo desde que comenzó el nuevo año, se va descomponiendo partido a partido. Ya no se puede estar peor. Ha tocado fondo, es un equipo irreconocible que hace bueno a cualquier rival. El Schalke hizo un partidazo y así fue; pero si al contrario le dejas jugar a sus anchas, te hace un roto, como hizo el conjunto alemán que mereció incluso pasar la eliminatoria ante este deleznable  y patético Real Madrid.   A Ancelotti, vuelvo a repetir el equipo se le ha ido de las manos. Ni para, ni crea ni ataca. Casillas tuvo un comienzo lamentable y falló en los dos primeros  goles. Va siendo hora que visite  el banquillo y entre Kaylor Navas, aunque al final salvó los muebles y hasta la eliminatoria con dos buenas intervenciones. Pero Iker no pasa por su mejor momento. El equipo no   defiende bien, la defensa jugó muy atrasada con los que  los jugadores alemanes llegaban al área blanca con suma facilidad. El centro del campo se siente en inferioridad ante la superioridad en esa parcela de los rivales que juegan con cuatro centrocampistas. Y para colmo, tampoco ataca porque sus tres delanteros ni ayudan a sus compañeros ni son determinantes, salvo Cristiano quien al menos en los primeros 45 minutos dio la cara. Porque Benzema,a pesar del magnifico tercer gol, está en esa fase de pasotismo y de frialdad tan suya; y  de Bale, ¿que  vamos a decir? sencillamente no está.  El galés es una sombra de jugador. No le sirve la excusa de que juegue por la derecha, sencillamente está en un lamentable estado de forma. Está como ausente, como si la guerra no fuese con él. Es otro que debería pisar la suplencia..   Pero el gran culpable de todo no es otro que Carlo Ancelotti que  está contribuyendo a la descomposición del Madrid con sus planteamientos arcaicos, su empeño en considerar intocables  a Cristiano, Benzema y Bale, cuando alguno de ellos no están para ser titulares. Por su cabezoneria de no jugar con un centrocampista más, y por tener al equipo fundido cuando llega la hora de la verdad. Además de alinear a un Khedira que ya piensa en otro equipo, un Coentrao que ni está ni se le espera y un triste Arbeloa que no está para estas lides. La consecuencia de todo esto quedó reflejado en el encuentro ante el Schalke donde a punto estuvieron de hacer uno de los mayores ridículos de su historia. Hacia quince años que nadie le hacia cuatro goles en el Bernabéu. El ultimo fue el Bayern Munich en la temporada 1999-2000. Lo que le está sucediendo a este Real Madrid me recuerda la etapa de Carlos Queiroz, en la temporada del 2004, donde los madridistas tras hacer una primera vuelta de liga de ensueño, en el mes de abril después de perder la copa del Rey ante el Zaragoza, en Montjuic, el equipo se fue diluyendo hasta caer en la nada y perder todo... Igual le está pasando ahora, y se  puede repetir la historia si no se buscan soluciones. Florentino Pérez, digo yo, que algo tendrá que hacer. Presidente,  hay que estar a las duras y a las maduras. Ahora toca arremangarse y tomar decisiones... No te ocurra lo que te sucedió tras el desbarajuste de aquella temporada de los Queiroz, Luxemburgo, Arrigo Sacchi, Benito Floro, etc que te tuviste que ir por la puerta de atrás. Como diría aquel: “Que alguien haga algo” porque el Real Madrid que estamos viendo en los últimos partidos, y sobre todo el espanto que protagonizo ante el Schalke donde fue un horror en todas las facetas: en lo físico, táctico, técnico y en lo anímico . Para terminar en  pánico masivo en los últimos minutos  del partido. Todos salieron frustrados. Cristiano le dijo a Benzema al finalizar el partido:”Qué vergüenza,qué vergüenza” Y la afición con su gran pitada final, se avergonzó de su equipo como nunca anres había sucedido.   El Madrid está en cuartos de final de la Champions, pero las sensaciones que deja es que así no va a ninguna parte.  Algo tiene que pasar.. Se avecina tormenta, y gorda.  


EL MADRID TIENE MEJOR COLOR

La Champions le sienta bien al Real Madrid. Esta competición es  su gran aliada, donde encuentra remedio a sus males. En Alemania, concretamente en Gelserkirchen, y de nuevo ante el débil Schalke volvió a conseguir un triunfo balsámico que le debe ayudar a mejorar y a recobrar sus mejores sensaciones. Ganó por 0-2 y dejó la eliminatoria vista para sentencia. El partido de vuelta en el Bernabéu dentro de 15 días será de puro trámite. Fuera por la Champions, pero el caso es que en Alemania vimos a un Real Madrid con mucho oficio, más serio que en los últimos partidos y sobre todo muy profesional.  Los blancos tuvieron otro color.. Pero el juego que desplegó tampoco fue nada del otro mundo. Sinceramente yo esperaba más del equipo de Ancelotti porque  enfrente tuvo a un Schalke muy mermado por las lesiones y lleno de adolescentes como su guardameta Wellenreuther y su delantero Platte que sustituyó al lesionado Huntelaar, ambos con 19 años. El equipo de la Cuenca del Rhin, solo ofreció entusiasmo y poco más. Por esta circunstancia uno esperaba que el Real Madrid volviese a explotar su vena goleadora. Se quedó en solo dos goles, cuando la diferencia entre uno y otro equipo es abismal. Los alemanes dieron tantas facilidades que el partido fue una balsa de aceite  para el Real Madrid al que vi un poquito mejor pero con los vicios que viene mostrando desde que comenzó el año: escaso de fluidez, lento, mucho sobo de balón pero poca profundidad. El equipo sigue jugando en estático. Hay pocos desmarques y el juego es hasta previsible. Este Madrid sigue buscando su identidad, y hasta que eso llegue lo mejor son los triunfos, pero el mal sigue ahí. Mientras encuentra su mejor versión, lo mejor es enfrentarse a equipos como el Schalke de poco fuste que no hundan los cimientos del club blanco. Ahora mismo este Madrid, sea por las lesiones y por el bajón físico no está para grandes retos, cuando lleguen los cuartos de final tendrá  que haber mejorado mucho si quiere volver a estar en la final de Champions. Ahora, no le veo. Reflexiones a parte, diremos que el Real Madrid sin grandes alardes tumbó al Schalke con dos buenas maniobras de sus dos laterales para imponerse por ese 0-2. El primero en actuar fue Carvajal(buen partido el suyo) quien curiosamente  a pierna cambiada, con la izquierda, hizo un centro perfecto para que Cristiano marcase su sexto gol en esta Champions, lo necesitaba; y Marcelo casi al final tirando con su pierna mala, la derecha, marcó todo un golazo por la escuadra. La defensa del Madrid, con el ya recuperado Pepe junto a Varane y los dos laterales, fue lo mejor del Madrid junto a Isco que cuajo otro  buen partido, bien ayudado por Bale que dejó constancia de su velocidad y su clase en un par de jugadas. Cristiano Ronaldo a pesar de marcar, sigue sin estar... Debutó en competición europea el brasileño Lucas Silva,  nervioso al comienzo para ir asentándose después.. No desentonó pero estuvo lento. Actuó como interior derecha escoltando a Kroos con quien se entendió bien. Le va a costar adaptarse al fútbol europeo, pero es de esos jugadores que pueden ser muy aprovechables. En principio, ofrece mejores garantías que Illarramendi, a quien Ancelotti ha enterrado como jugador del Real Madrid. Alemania ha dejado de ser tierra maldita para los madridistas. Con la victoria sobre el Schalke suma el cuarto triunfo de la historia en suelo alemán. Los tiempos han cambiado En definitiva, mejor triunfo que juego de los blancos que vistieron de rosa –vaya color- que le asegura prácticamente el pase a los cuartos de final y que de paso tranquiliza  a este convaleciente Madrid de  principios de año que quiere llegar al mes de marzo en plenitud.  


REAL MADRID, PLENO Y RÉCORD

    La Champions parece que definitivamente está enamorada de Madrid. Los dos equipos madrileños, Real Madrid y Atlético, hacen muy buenas migas con la máxima competición europea a la que la temporada pasada rindieron honores jugando la gran final. Y en esta, apunta que de nuevo pueden llegar muy lejos. No nos extrañaría, dada la fortaleza y ambición de la que están haciendo gala, que de nuevo llegasen a la  final. De momento, los dos equipos de la capital ya están por  derecho propio en los octavos de final. Lo han logrado, además siendo primeros de grupo. El Real Madrid ha hecho pleno, ganando los seis partidos. El Atlético de Madrid, perdió uno y empató el último, el que jugó la pasada noche en Turín contra la Juventus, donde los rojiblancos demostraron su solvencia europea. No fue un gran partido el que jugaron Atlético y Juve, pero si fue una buena demostración de juego táctico por parte de ambos equipos, sobre todo de los de Simeone que defendieron hasta morir con un inmenso Godin y el buen hacer de Jiménez. Pero  en el Atlético lo importante no son las individualidades sino el bloque, que es lo mejor que tiene y en lo que está basando sus triunfos. Hacerle un gol es casi misión imposible. La Juve, nunca pudo con el fornido y bien posicionado Atleti.  La Juventus  al final  pudo dar gracias porque el empate a cero le sirvió para meterse en los octavos de final de esta Champions.  En Turín, todos salieron contentos. El Atlético de Madrid, de nuevo muestra esa solidez que tan lejos le llevó la temporada pasada. Sufren como nadie, pelean como posesos y son incómodos hasta decir basta. Cuenten con este Atlético para hacer grandes cosas. En el Bernabéu, pleno y récord del Real Madrid que se paseó ante el Ludogorets de Bulgaria al que venció por 4-0. Los blancos a medio gas ganaron y de paso logró el récord de 19 victorias consecutivas batiendo al Barcelona de Rijkaard que la tenía en 18. El Madrid hizo lo justo, no necesito  más. Fue como coser y cantar. Y por si fuera poca la superioridad, al minuto 20 de partido, el equipo búlgaro sufrió la expulsión de su mejor jugador, Marcelinho, por evitar con la mano  el gol de Varane. Cristiano transformó la pena máxima y ya suma 72 en Europa. Está dos de Messi. El encuentro fue de poca exigencia para los blancos. Sirvió para ver la evolución de los menos habituales. Fue la gran noche para Illarramendi, el mejor del partido, quien estuvo muy activo y visionario junto a Kroos. Keylor Navas, tuvo poco trabajo pero realizó tres paradas de mérito. Nacho volvió a ser la eficacia personificada juegue donde juegue.. Arbeloa, gozó como un niño al marcar su tercer gol como madridista. El partido también sirvió para que Jesé vaya haciendo kilómetros y para que una de las promesas de la cantera, Medrán, marcara su primer gol con el Madrid. En cambio, Chicharito tuvo su noche más negra. Fue el peor de todos y demostró que no está para jugar en un equipo como el madridista. El caso es que el Real Madrid incluso cando juega al trote continúa en racha y ya puestos, le ilusiona alcanzar el récord absoluto de victorias consecutivas que ostenta el conjunto brasileño del Curitiba con 24 ocasiones consecutivas


PLENO AL QUINCE DEL MADRID

Con muy poco el Real Madrid consiguió ganar al Basilea (0-1) en el mismo centro de Europa, logrando de paso llegar a la nada despreciable cifra de 15 victorias consecutivas, con lo que iguala la racha de hace muchos años (1960-61) conseguida en tiempos de Miguel Muñoz y más recientemente, con José Mourinho (2011-12). Si el Real Madrid gana el sábado en Málaga establecerá una marca sin precedentes: nadie hasta ahora ha logrado llegar a los 16 triunfos de forma consecutiva. Sería todo un récord, algo tan de moda últimamente que no vale para nada y que sirve de poco, solo es útil para llenar portadas en forma de fuegos artificiales


EL HALAGO DEBILITA

A medio gas sin forzar la máquina y con gol de Benzema, el campeón de Europa está ya en octavos de final de la Champions cuando tan solo se llevan disputadas cuatro jornadas. El Real Madrid estuvo bien en el primer tiempo y sesteo en el segundo periodo, donde se durmieron en los laureles. No obstante, hizo lo suficiente para imponerse claramente a un Liverpool cargado de suplentes que flaco favor le hizo a su historia.


EL R.MADRID PONE ANFIELD EN PIE

En el mítico Anfield, paso todo un quipazo, el Real Madrid, que dio todo un recital de fútbol, dando un repaso al Liverpool que nada pudo hacer ante el aluvión de juego desplegado por el equipo de Ancelotti, que lleva una racha impecable tanto en la competición doméstica como en la Champions.

El campeón se pasea de forma imperial por Europa dejando una impronta de superioridad que plasma a través de un fútbol espectacular. Y lo hace en escenarios sagrados y llenos de historia como el viejo Anfield, una de las grandes catedrales del fútbol mundial, que se rindió a la exhibición del Real Madrid que fue despedido con el publico en pié.


UN REAL MADRID VULGAR Y PEREZOSO

El Real Madrid, si, ganó al modestísimo equipo búlgaro del Ludogorets pero una vez más su juego y puesta en escena no convenció. Las pasó canutas para imponerse (1-2) a un grupo de valientes muchachos que pusieron ganas, tesón y sobre todo entusiasmo ante el prepotente Real Madrid que salió dejándose en el vestuario los atributos que todo futbolista debe tener cuando sale a jugar, y más si está en Europa.
Atlético de Madrid también ganó. Venció por 1-0 a la Juventus de Turín en un encuentro tosco y muy trabado. El Vicente Calderón fue una batalla defensiva donde triunfó el catenaccio. Los dos equipos jugaron a defender y a destruir por lo que el encuentro tuvo poca brillantez pero si mucha emoción. La Juve no remató a puerta y el Atlético solo dos veces.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013