Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Carlo Ancelotti

QUEDA DECLARADO EL ESTADO DE OPTIMISMO

     Hay un dicho popular que dice: “Muerto el perro, se acabó la rabia”. Expresión que se puede aplicar a los últimos acontecimientos acaecidos en el Real Madrid con la despedida de Benítez.   Rafa no era del gusto de los caprichosos jugadores del Madrid y hasta que no le han echado no han parado. Desde el mismo momento que Benítez llegó al equipo blanco, sufrió el menosprecio de una gran parte del vestuario madridista que no lo consideraba el entrenador adecuado para dirigir sus designios y menos aún en sustitución de su adorado Ancelotti. No solo le menospreciaron sino que literalmente se cachondeaban de él en sus charlas tácticas, en sus correcciones a pie de entrenamiento. Le faltaban el respeto con risitas y dándose codazos por debajo cuando se dirigía a ellos. En ningún momento lo consideraron como entrenador del Real Madrid. Le hicieron la cama, jugaron a no jugar y forzaron a Florentino para que tomase la decisión de de echarlo. El querer es poder, y cuando no se quiere a un entrenador ya se sabe lo que pasa... Los jugadores son los que mandan y si encima su presidente les da más galones, pues sucede lo que está sucediendo en el Real Madrid: un club, con un presidente que tiene muy consentidos y malcriados a sus jugadores.   Fuera ya Benítez, se acabaron las caras largas, las tristezas, y los problemas. ¡Valientes sinvergüenzas son! Muerto el villano, llega el Rey Zidane o mejor dicho el mito Zizou, que con su sola presencia y con prácticamente un entrenamiento ha cambiado el panorama de un equipo antes hundido, por propia iniciativa, a otro que recuperó la felicidad. Con Zinedine Zidane al frente, el efecto ha sido inmediato. De buenas a primeras el equipo recuperó el ánimo, las ganas de jugar, se divirtieron e hicieron felices a sus seguidores que también se recuperaron de las viejas penurias de antaño. Curiosamente, en el primer partido que dirige Zidane, corrieron más, presionaron más y tuvieron más actitud que en todos los anteriores con Benítez. Lo que viene a demostrar que a Rafa le hicieron la cama. ¿Alguien tiene alguna duda? Un servidor, no. Con tan solo dos entrenamientos con el nuevo entrenador, no se puede cambiar demasiado en el juego y mucho menos en los mecanismos del mismo. Es evidente que con Benítez el ambiente estaba viciado y que era insostenible, más por culpa de los jugadores y de un buen sector de la prensa que tampoco comulgaba con el ya ex técnico madridista, que del propio Rafa, que tampoco se recicló y que no se enteró o no quiso enterarse de la la conspiración contra él. Su frialdad, falta de comunicación y su poco tacto le han costado el puesto. Lo demás ya lo saben ustedes.. Se fueron las grises nubes. Benítez ya es el pasado. Con Zidane, ha vuelto el sol, la luz y la claridad. De un mal ambiente se ha pasado a un reto esperanzador. Del clima de guerrillas en las gradas con bronca para todos, se ha pasado a la comunión de una afición que abre una nueva ventana al optimismo. El Bernabéu se vistió de gala para el regreso de Zinedine Zidane. De las ataduras que decían que tenían con Benítez, se ha pasado a la liberación que ahora los jugadores tienen con Zidane. Y así lo demostraron en el partido frente un digno Deportivo, que a pesar de su buen gusto por el juego, golearon por 5-0 con dos tantos de Benzema, y tres de Bale. En el debut de Zidane como entrenador, vimos a un Real Madrid más dinámico, con un juego más legre y sobre todo con mas actitud. Fue un conjunto más paciente con el balón que presionó con más intensidad que antes y que combinó mucho más. Los tres delanteros, la BBC, se implicaron más en las labores defensivas, sobre todo Bale. Vimos a Krooos mucho más activo, más intervencionista y más metido en el partido: Modric estuvo en su linea regular de siempre. Isco, que era una de las novedades en la alineación de Zidane, en detrimento de James, estuvo desdibujado. Bale, fue de nuevo el mejor del encuentro, demostrando que hoy por hoy es el hombre franquicia en la delantera madridista. Marcó tres goles, dos de ellos de espléndidos cabezazos. De los once goles que lleva marcados en la liga, seis los ha conseguido de cabeza. El galés está pasando por uno de sus mejores momentos desde que está en el Madrid. Benzema, a pesar de sus dos goles, porque pasaba por ahí, no tuvo su mejor partido. Al igual que Cristiano Ronaldo, muy impreciso en el remate a la vez que muy ofuscado por sus continuos fallos. Por cierto a cada gol de Bale, Cristiano respondía con una mueca de contrariedad. El egoísmo y egocentrismo del portugués ya está rayando en unos limites fuera de la razón. Ronaldo ya suena a pasado y Bale a futuro. Otras de las novedades en la primera alineación de Zidane, fue la presencia en el lateral derecho de Carvajal, que no defraudó en absoluto. Fue profundo y como siempre trabajó a destajo. Los laterales con Zizou suben más y van a tener más protagonismo que con Benítez. El Madrid hizo un buen partido ante un Deportivo que le tuteó en los primeros 10 minutos para después evaporarse ante la pegada y la calidad de los jugadores blancos que hicieron un ejercicio coral con el objetivo de vencer convenciendo. Algo que lograron. Por supuesto, este partido despertará gran entusiasmo como es lógico tras el ambiente de cisma vivido en las últimas semanas. Como ha dicho Modric:”lo siento por Benítez, el cambio ha sentado bien”. ¿Qué les parece? Se entiende y se comprende que los mismos que pitaban porque no les gustaba lo que estaban viendo, ahora sientan gran ilusión ante este nuevo panorama lleno de optimismo. Ahora los jugadores están contentos con su nuevo entrenador; la afición aprecia lo que hacen, porque el que manda gusta a todos y hasta muchos lo tienen como ídolo. Un partido no es suficiente para sacar grandes conclusiones; puede ser el inicio de un renacer del Madrid o puede ser un espejismo. Lo evidente, es que con Zidane al frente se ha instalado el optimismo y la ilusión. Con Zidane, ha regresado la alegría, los jugadores están en la misma onda, han cambiado el semblante, han soltado las piernas y son mucho más solidarios que antes. Ahora lo que hace falta es que el mismo espíritu se mantenga, que no sea flor de un día. De momento, queda declarado el estado de optimismo en el Real Madrid


CRISTIANO RONALDO DESAFÍA AL PRESIDENTE DEL R.MADRID

Después de una semana con mucho ruido mediático alrededor de Carlo Ancelotti, al finalizar el partido ante el Getafe en el último encuentro de la temporada en el Bernabéu, el técnico italiano que  lo vio desde un palco por sanción, se dirigió a los vestuarios. Allí,intuyendo su adiós, dijo sentirse muy orgulloso por haber trabajado con la mejor plantilla que ha tenido jamás. Les agradeció todo lo que le han dado, y se echó a llorar. La emoción también embargó a los jugadores que salieron muy tocados por ver como se marcha un entrenador al que desean seguir teniendo la próxima temporada. A lo jugadores viendo las lagrimas sentidas del italiano, se les cayó el alma. Y todos, expresaron su intención de presionar al club con las armas que tienen para que Ancelotti siga al frente del equipo una temporada más. Consideran que no se puede despedir al técnico que hace un año les ayudó a levantar la Décima, además de otros títulos. Al tiempo que ha devuelto la paz al vestuario. La máxima estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo se ha erigido en portavoz de esa petición mayoritaria del vestuario blanco. Lo ha hecho a través de las redes sociales, colgando una foto junto a Ancelotti con un claro y contundente mensaje: “Gran entrenador e increíble persona. Espero que trabajemos juntos la próxima temporada”. Esta declaración de principios es un desafío en toda regla. No solo de Cristiano sino de la amplia mayoría del vestuario del Real Madrid que le echa un órdago a Florentino Pérez. Este desafío no llega al motín que se levantó en el 2003 cuando despidieron de malas formas a Vicente Del Bosque, pero se le acerca bastante porque todos, sin excepción, están a muerte con el técnico italiano No sé lo que hará el presidente. Me consta que se lo está pensando tras ver como las encuestas, y ahora su vestuario, se inclinan por la continuidad de Ancelotti. No caeré en la osadía y atrevimiento de la inmensa mayoría de la prensa deportiva, que lleva diez días diciendo que Ancelotti ya es historia del Real Madrid... Otro día que el alemán Klopp es el nuevo entrenador del equipo blanco para las próximas tres temporadas, información que salió de un bloguero alemán sin ninguna credibilidad y que aquí se creyeron a pie juntillas más de uno , de dos y de tres medios de comunicación. Así es como confirman las noticias la actual prensa deportiva, que por otra parte da pena.... Y al siguiente día como no coló, ya era Benitez el próximo entrenador del Real Madrid. No es mi estilo, hablar de futuros entrenadores cuando todavía el actual está ejerciendo. Es ahora que ha terminado la temporada, cuando hay que hablar. Aunque también es cierto que el Real Madrid no ha querido o no ha sabido parar todas esos rumores que algunos daban como exclusivas. Incluso diría que desde el propio club se han filtrado informaciones para desacreditar a Carlo Ancelotti. Creo que Ancelotti no va a seguir, pero el club está manejando toda este asunto muy mal. Se le está yendo de las manos y la imagen que proyecta el equipo no es la adecuada. El vestuario reivindica al actual técnico pero la directiva prepara su destitución. El lunes, la sombra en el poder, José Ángel Sánchez le comunicará que no seguirá entrenando al Real Madrid la próxima temporada. Por lo que el desafío del vestuario quedará en aguas de borrajas. Ya veremos después las consecuencias, pero en un principio no es bueno que haya distanciamiento entre el vestuario y el poder del club. Florentino Pérez y su directiva están en su derecho de tomar decisiones. Están para tomarlas. Si aciertan les glorificaran, y si se equivocan, les echarán. Florentino Pérez se juega mucho en esta decisión. Lo que parece evidente es que en esta temporada Ancelotti ha fracasado. Y cuando eso sucede, lo normal en un equipo como el Real Madrid, es que sea despedido. Sucedió con Heynckes, quien nada más ganar la Séptima fue destituido. Capello igualmente tras conquistar dos ligas, una en la temporada 1996-97 y la otra con Ramón Calderón en la presidencia, se fue a la calle. Por no hablar de Vicente Del Bosque. El final del equipo blanco en esta temporada que ha puesto el punto final, ha sido desastroso. Ha llegado roto en lo físico y mentalmente. El haber contado con tan solo doce jugadores y a lo sumo trece, ha pasado factura. No han llegado frescos a la recta final, y lo han pagado muy caro. Ha habido múltiples lesiones musculares. El servicio médico me da la sensación que no ha estado acertado. Muchos jugadores no están nada satisfechos con el actual cuadro médico del equipo blanco. Sustituyeron a los de toda la vida, Alfonso del Corral y Juan Carlos Hernández, por otros de una compañía médica, y así les va. Al margen de todas estas circunstancias, el equipo de Ancelotti, es justo decirlo, ha carecido de la diosa fortuna en muchos partidos. Pero no hay excusas que valgan. La temporada ha sido un rotundo fracaso. Y cuando eso sucede, hay que aceptar lo que venga. Estos mismos jugadores que piden la continuidad del italiano, podían haber hecho algo más por él, ganando algún titulo que en muchos casos han dejado escapar por pecar de prepotencia y de falta de actitud. Siento la marcha de Carlo Ancelotti, porque se ha portado como un auténtico caballero. Ha sido elegante hasta decir basta. Pero tal vez ha consentido demasiado a sus jugadores que se han aprovechado de su bondad. Estos no han sabido corresponderle y en parte, son los culpables de su marcha. Si es que se termina yendo, que está por ver porque en el futbol todo puede suceder. El hecho que la grada del Bernabéu entonase su nombre al comienzo del partido contra el Getafe y al descanso, puede hacer cambiar de opinión a Florentino Perez. No así al factótum de los fichajes, José Ángel Sánchez, el director general, que tiene entre ceja y ceja fichar a Rafael Benitez, un buen entrenador, digan lo que digan que conoce al Madrid de su época como ayudante de Del Bosque y de entrenar al Castilla. No sería una mala decisión. Ya veremos lo que sucede. Nada es lo que parece. Benitez puede ser el próximo entrenador e incluso Ancelotti podría tener una segunda oportunidad. No descarten nada.   Quién está pendiente de tomar otra decisión importante es Casillas. Iker volvió a dividir a la afición. Se llevó de todo el capitán que soportó muy entero el juicio del público. Unos aplaudieron y otros, pitaron.. Lo mejor que puede hacer es marcharse. Debería negociar su salida del club porque otro año como este no lo resiste ni él ni el propio Real Madrid. No debe arrastrarse más. Debe marcharse, por su bien y por el equipo. Todo esto me lleva a una reflexión que hago pública. El Madrid terminó la liga habiendo marcado nada menos que 118 goles, ocho más que el Barcelona. Cristiano terminó siendo el máximo goleador con 48 tantos, cinco más que el mejor Messi, a pesar de jugar tres partidos menos que el argentino. Pero el Madrid terminó a dos puntos del Barça. ¿Como es posible esto? Pues muy sencillo: Casillas recibió casi el doble de goles que el guardameta del Barcelona, Bravo, que solo encajó 19. Luego blanco y en botella, al Real Madrid esta temporada le ha fallado su portero, concretamente Casillas. Es necesario renovar la portería. Pero independientemente de esta opinión personal, vaya por delante nuestro aplauso y reconocimiento a Un Casillas que fue el más grande, pero que por desgracia dejó de serlo. Del intrascendente partido contra el Getafe, poco podemos decir. Sirvió para que Cristiano Ronaldo con sus tres goles, aumentase su cuenta goleadora, llegando, como ya hemos dicho, hasta los 48 goles en la liga que tocó a su fin. Certifica la cuarta bota de oro europea y el tercer Pichichi en nuestro país. En la segunda parte cedió el testigo al noruego Martín Odegaard, que se ha convertido a sus 16 años en el debutante más joven de la historia del Real Madrid. Ancelotti, hasta última hora ha sido fiel al Real Madrid , cumpliendo los deseos del club de hacer debutar al chaval. Se lo prometieron cuando lo ficharon. Finalmente, ante el desafío del vestuario del Real Madrid ¿se echará atrás Florentino Pérez en su idea inicial de prescindir de Ancelotti o aceptará el reto de cambiar de entrenador? La respuesta, en pocos días.


EL REAL MADRID SE ARRUGÓ EN TURÍN

        El resultado de 2-1 favorable a la Juventus de Turín no es malo para el partido de vuelta, pero lo que de verdad inquieta es el papel  tan decepcionante que ha hecho el Real Madrid que ha dejado muy mala impresión. Ha estado todo el encuentro entre dudas y miedos. Así es imposible que se impusiese a una Juve, que no tendrá mucho nombre en estos momentos, pero salió con un plan perfectamente establecido, lo llevó a cabo a base de esfuerzo,sacrificio e intensidad. Y claro, terminó ganando el primer asalto a un cobarde Real Madrid, que no dio la talla. Ancelotti, tampoco estuvo a la altura. Su planteamiento fue de cobarde. No aplicó a su equipo lo que un  día antes había dicho:”En La Champions si eres cobarde pierdes”. Pues él se acobardó y el Madrid, perdió. En esta ocasión Sergio Ramos como centrocampista fracaso con estrépito. No dio una a derechas, jugo con prepotencia y no se enteró de que iba el partido. Estuvo horrible. La verdad, es que todos estuvieron a un nivel muy bajo. Incluso les faltó esa calidad que a un equipo como el Madrid se le supone. La defensa nunca se hizo con los mandos. Pepe, estuvo muy descentrado. El casi siempre seguro Varane, jugó muy nervioso y tuvo fallos de principiante. Los dos laterales Carvajal y sobre todo Marcelo, dejaron pistas de acceso a los jugadores de la Juve. Marcelo, lleva unos partidos muy alocados. Además de no defender, es que tampoco está siendo resolutivo a la hora de atacar, que era su mejor arma. Va por libre y así le está luciendo el pelo a él y lo que es peor, a su equipo Kroos, junto a Isco  y James fue lo menos malo de un abúlico Real Madrid que nunca encontró a Cristiano y mucho menos a Bale. El galés, a quien Ancelotti, equivocadamente, colocó como delantero centro, estuvo desaparecido en combate. Apenas se le vio y hasta dio sensación de jugar con desgana.  Es cierto que el técnico italiano le hace jugar fuera de su posición natural que es la banda izquierda, pero Bale no puede  hacer un partido tan infame en unas   semifinales de Champions. Cristiano,salvo el gol que le regaló James, tampoco tuvo su noche. Se perdió en regates absurdos que ni desbordaban ni nada de nada.  Tras el empate a uno, ya no volvió a dar señales de vida. Enfrente tuvo a una Juventus corajuda y peleona que ganó por ganas  a un tembloroso Real Madrid que inexplicablemente se arrugo en uno de sus partidos claves. No sabemos si fue por la confianza que tiene para el partido de vuelta dentro de siete días en el Bernabéu, pero el  caso es que equipo de Ancelotti ofreció su lado más oscuro. Y malo es que lo fíe todo a la vuelta. Posiblemente no necesitara una hazaña, pero  si mucha más seriedad de la exhibida. La Juventus, es un equipo con mucho oficio y tiene jugadores que se dejan el alma. Remontar la eliminatoria va a resultar muy complicado, pero no lo queda otra si quiere repetir final de Champions, en Berlín. La Juve salió hecha una furia del vestuario poniendo cerco a la portería de un también tembloroso Casillas. El centro del campo madridista y la defensa dejaban huecos por doquier y ahí Tévez encontró pasillo para disparar. Casillas rechazó el disparo  pero dejó la pelota a los pies de Morata, que no tuvo nada más que empujarla para materializar el 1-0 al minuto 7 de partido. No celebró el tanto, pero fue de los destacados. El canterano estuvo soberbio, ganaba cada balón que disputaba. Fue un dolor de cabeza para sus ex-compañeros que lo miraban mal por el estropicio que les estaba causando. Le costó al Madrid entrar en calor y encontrar la reacción que no llegó hasta el minuto 26 cuando Cristiano de cabeza tras una buena jugada de James, logro el empate. A partir de ese momento el equipo de Anceloti se hizo dueño de la situación e incluso pudo saltar la banca si James hubiese acertado con un cabezazo que mandó al larguero, tras magnifica jugada de Isco por la banda izquierda. En estas estábamos cuando llegó el segundo periodo. El resultado era de empate a uno y al Madrid le entró la duda si defender ese 1-1(buen resultado para la vuelta), o rematar la faena y apostar por el atrevimiento. Ni una cosa no otra. Ancelotti, no alteró la estrategia con Ramos que seguía con  su noche aciaga como centrocampista y manteniendo en el campo a un desganado Bale. Más tarde tuvo la feliz idea de cambiar a Isco por Chicharito, cuando al que tenía  que haber quitado es a Bale,  porque Isco era de los pocos que creaba peligro por la izquierda. Ancelotti, igual que sus jugadores, estuvo torpe y poco clarividente. La Juventus, sin hacer nada del otro mundo, agarró un buena contra y llegó el penalti de Carvajal a Tévez, que el argentino transformó en el definitivo 2-1. Al Madrid entonces le entró el pánico y lejos de contrarrestarlo jugando, el único recurso que encontró fue el de colgar balones en el área del conjunto bianconero que nada resolvieron. En cambio, la Juve estuvo a punto de hacer el 3-1 (que hubiese sido mortal) en un remate de  cabeza de Llorente que había sustituido a Morata, que Casillas se encontró al irle el balón a la cara. Hubo suerte. El Madrid dejó mucho que desear. En Turín  no se vio al campeón de Europa, se vio a un equipo timorato, miedoso y lleno de dudas. La Juventus tiene menos cartel que el Madrid, pero no desmerece en absoluto porque sabe lo que quiere y a lo que juega. Además tiene a un superclase como Pirlo; Vidal, partidazo el suyo, es un todo terreno; tiene a un canchero como Tévez; y por supuesto están Llorente y Morata, que aportan calidad y goles.!!Cuidado con la Juve!!. El 2-1 de la Juventus deja al campeón con la angustia de un partido de vuelta que no se presume fácil. Será una lucha titánica.  La final de la Champions merece mucho más por parte del Real Madrid. Si quiere llegar hasta Berlin  tendrá que echar mano de sus  enormes recursos y sobre todo  de la lucha, el sacrificio y la intensidad. El partido de vuelta del próximo miércoles día 13 no va a ser ni mucho menos, un paseo. Tendrá que sudar el Madrid si quiere repetir como finalista de la Champions.    


EL MADRID SIGUE SIENDO UN MAR DE DUDAS

Después de varapalo sufrido frente al Atlético de Madrid, se esperaba algo más del Real Madrid ante el Deportivo, al que ganó por 2-0, pero sin brillar y volviendo a dejar malas sensaciones. El equipo blanco sigue bajo sospecha: juega sin continuidad, con muchos desequilibrios en el centro del campo y con mucha distancia entre lineas. Ancelotti, sigue erre que erre, sin prestar atención al centro del campo que está roto y que solo ofrece la garantía de un Kroos al que ya tienen agotado. Illarramendi no puede jugar en el Real Madrid, es una rémora. No hizo nada bien. En los 22 minutos que jugó Lucas Silva, sin hacer nada del otro mundo, hizo más más que el vasco en todo el partido. Ante tantas ausencias, sobre todo la de Modric, que es vital, el italiano debería reforzar el centro del campo con un jugador más para así darle más equilibrio y  que no haya tanta distancia entre lineas. Otra solución que se me ocurre, es mandar a Bale que de un paso atrás y baje a la media para  ayudar a Isco,Kroos o al otro centrocampista que   hoy por hoy no debe ser Illarra. En el segundo periodo el galés ayudó mucho en defensa y al centro del campo. Función que debería hacer en todos los partidos. También habría que decirle a Benzema y Cristiano que echen una mano en la presión, algo que  que no están haciendo en los últimos encuentros. El primer tiempo  del Madrid, se puede calificar como decente pero poco más. El segundo periodo fue un tanto decepcionante porque se volvió a ver un equipo con muchas lagunas y poco trabajado.. Menos mal que enfrente  tenía al Deportivo que dentro de sus posibilidades jugo bien, si llega a tener a otro equipo de más cuajo, al Madrid le hubiesen vuelto a pintar la cara. Los blancos están como desfondados. Fisicamente están hechos una piltrafa.  A lo largo de una temporada es normal que haya un bajón físico, pero  lo del Real Madrid ya es un socavón. Le falta vigor y energía lo que se traduce en falta de intensidad, de presión y en orden táctico. Isco, de nuevo fue el jugador con más destacado y Bale, en una gran primera parte, le acompañó. Fueron los dos mejores del equipo ante un Deportivo que  estuvo mejor en el juego pero peor en  el área, como muy bien dijo Victor Fernández, su entrenador. A Casillas, que por cierto fue silbado en algunas ocasiones, le llegan con una facilidad asombrosa por esa falta de agresividad que padecen los blancos.  Y como consecuencia, La defensa se muestra muy  insegura, imprecisa y hasta blanda.  Ya se que las bajas de Sergio Ramos  y Pepe, son muchas bajas, pero no deben servir de excusa porque Varane, Nacho, Arbeloa y Marcelo son jugadores solventes. El problema es otro, y está en la configuración táctica y en el desfondamiento alarmante de un equipo que pide a gritos soluciones para salir del estado deprimente en el que se encuentra este Madrid. La imagen del equipo es la que ofrece Cristiano Ronaldo que está hundido en toda la extensión de la palabra tanto en lo físico como anímicamente. Su estado es un síntoma del estado general del Real Madrid, un líder que ofrece muchas dudas y que está en situación de riesgo justo cuando empieza la hora de la verdad. Es el momento de dar un paso hacia adelante y de volver a ser ese equipo que maravilló en la primera parte de la liga. Hay que dar un diagnostico certero. Es el momento del entrenador. Ancelotti tiene que dar un paso hacia adelante y ser consecuente con sus principios y dejar de contentar a la zona noble del Bernabéu. Empiezo a pensar que el problema del Real Madrid es Carlo Ancelotti. Lo mejor del partido fue el público del Bernabéu, que lejos de pronunciarse  con una gran pitada tras el vergonzosa partido que su equipo protagonizó frente al Atlético de Madrid, hubo división de opiniones, con alguna pitada que otra pero sin llegar la sangre al río. Diría, que lo que hubo fue indiferencia. Y para un equipo no hay cosa peor que la indiferencia de su afición.  El Bernabéu sigue muy dolorido por la fuerte derrota y  por la indolencia que mostró su equipo ante el Atlético de Madrid.  Sin perdón. No se lo han ganado.  


¿PINTA ALGO ANCELOTTI EN EL R.MADRID?

Me da la sensación que dados los últimos movimientos que se han producido en el Real Madrid, el entrenador italiano manda poco en el equipo a la hora de confeccionar la plantilla y decidir con los jugadores que cuenta y a los que descarta. ¿Hace esa función Ancelotti? No y mil veces no, si tenemos en cuenta los últimos acontecimientos acaecidos e el club blanco.

Apostó por la continuidad de Di María como hombre fundamental para romper a las defensas rivales por su continuo movimiento y por su magnifico uno contra uno ¿Y dónde está el argentino? En el Manchester United.

Consideraba clave a Xabi Alonso por lo que representaba para el equipo, por su experiencia, veteranía y por su saber estar en los momentos difíciles, a parte de que daba equilibrio al centro del campo blanco ¿Y dónde está Xabi Alonso? En el Bayern Munich, máximo rival del Real Madrid para la Champions Ligue.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013