Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Supercopa española

GOLPE DE AUTORIDAD DEL R. MADRID  EN EL CAMP NOU

El Real Madrid, tras el paréntesis de temporada, vuelve a ser ese equipo de la temporada pasada que está en connivencia con el estado de gracia. No solo ganó con claridad al Barcelona en el partido de ida de la Supercopa de España, en el Camp Nou (1-3) sino que además doblegó a un Barcelona que claramente está ya dos pasos atrás de su gran rival. La superioridad madridista fue clara y manifiesta. El futuro del fútbol español tiene un nombre propio, el Real Madrid. En el Camp Nou dio un golpe de autoridad. De un Madrid superlativo pasamos a un Barcelona deprimido que parece languidecer. El club azulgrana está en un estado comatoso que empieza a ser preocupante. Parece que la huida de Neymar ha hecho más daño de lo que pensaban en el seno azulgrana. Cristiano Ronaldo,fue más protagonista que Messi, más taciturno que nunca. El portugués salió en la segunda parte para resolver el clásico en el momento que el marcador señalaba empate a uno. Cristiano, se hizo un poco más grande en el Camp Nou, marcando un golazo de bandera: le rompió la cadera a Piqué y mandó el balón a la escuadra derecha, quitándole las telarañas. Acto seguido imitó a Messi, se quitó la camiseta y la mostró al público del Coliseum azulgrana, ganándose la tarjeta amarilla. Una tarjeta que a la postre le costó su expulsión porque el nefasto colegiado,Ricardo de Burgos Bengochea, poco después entendió que se dejó caer en un pugna con Umtiti, cuando claramente salió trompicado en la pugna con el central francés. No fue penalti, pero ni mucho menos Cristiano se mereció la segunda amarilla. El luso, no se lo podía creer y arremetió contra el arbitro empujándole levemente. Acción que le puede costar de cuatro a doce partidos. En unos minutos Cristiano pasó de héroe a villano. Pero el gol que significaba el 1-2, queda como el mejor gol que Cristiano ha marcado en el Camp Nou.   Sea como fuere, el Real Madrid va a recurrir la segunda tarjeta amarilla por considerarla totalmente injusta como demuestra una y otra vez la repetición de la jugada. El árbitro vasco no fue tan contundente a la hora de enjuiciar el piscinazo de Luis Suárez ante Keylor Navas que el colegiado, ante la sorpresa de todos, señaló como penalti que transformó Messi, en el único gol del Barça. De Burgos Bengochea,no estuvo a la altura del clásico y se merece una buena temporada en la nevera. Fue casero y estuvo muy desacertado en casi todas sus decisiones. El Barcelona, sin pretenderlo tuvo en gran aliado en el colegido vasco. Este Barça está tan en horas bajas que ni tan siquiera pudo con el Madrid en inferioridad, por la expulsión de Cristiano a falta de diez minutos. En cambio el equipo de Zidane está tan bien que pudo con el Barcelona y con todos los elementos que tuvo en contra. El primer clásico oficial de la temporada no defraudó. Comenzó un poco tibio en la primera parte para en el segundo periodo alcanzar temperatura. Fue en este periodo cuando salieron los defectos de uno, el Barça, y las virtudes del otro, el Madrid. Y llegaron los goles. El primero autogol de Piqué tras un centro venenoso de Marcelo. El empate llegó como consecuencia de la acción tramposa de Luis Suárez que fingió una caída, engañando al colegiado que no dudó en pitar penalti que se encargaría de ejecutar, Messi. Después en la mejor jugada del partido, en uno de esos contraataques primorosos de los blancos que vistieron un feo azul turquesa, Cristiano se encargó de encarrilar el triunfo que le empuja a su equipo hacia un nuevo título. El 1-3, fue muy parecido al de Cristiano: contragolpe que finalizó con disparo por toda la escuadra de ese chico llamado a ser un fenómeno y que responde al nombre de Marco Asensio. Zidane, con esa sencillez que le caracteriza volvió acertar con los cambios. Kovacic, que se retiró lesionado, fue el perfecto sustituto de Modric. El croata cuajó un buen partido. Al igual que Isco que sigue gozando de una magia envolvente. El malagueño embruja por donde pasa. La defensa,toda ella, estuvo a gran nivel. Los más flojos fueron Bale y Benzema que siguen sin inspiración. En el Barcelona, Aleix Vidal y Deulofeu, fueron los puntos débiles de un equipo que rechina y que necesita reforzarse si no quiere morir en el intento de igualar a su gran rival. La eliminatoria parece encarrilada, y más después de ver la superioridad del Madrid sobre un Barça que parece que ha perdido la ilusión. Todo lo contrario que su histórico rival que goza de una salud envidiable y que tiene una plantilla inmejorable. Dicen que el Real Madrid es ahora mismo el mejor equipo del mundo y el segundo mejor, puede que sea la segunda unidad madridista.    


CURA DE HUMILDAD AL REAL MADRID

El Atlético de Madrid ya tiene su pequeña revancha de la final de la champions en Lisboa, ganó la supercopa de España al Real Madrid por 1-0 en el partido de vuelta que se jugó en el Vicene Calderón. El triunfo del Atlético es justo porque en el cómputo total de los dos partidos ha sido mejor que el Real Madrid, y por supuesto ha sido más intenso y le ha puesto más ganas que los blancos que se han pavoneado demasiado
Al gol tempranero del Mandzukic que fue a los dos minutos, respondió después el Real Madrid con un mejor fútbol en la recta final del primer tiempo pero, en general nunca supo como descifrar la férrea defensa atlética.

Y si digo que los jugadores del Real Madrid salieron como pavos reales es porque como suele sucederle en los inicios de temporada salen como si fuesen los más guapos del baile, se muestran crecidos porque a su alrededor no oyen nada más que parabienes de lo buenos que son y del equipazo que hay para esta temporada. Consecuencia, salen relajados como si solo con la camiseta ganasen los partidos.


EL SUPERCAMPEÓN ESTÁ POR DECIDIR

El Atlético se va feliz al Calderón. El empate logrado a última hora por Raúl García da cierta ventaja al conjunto entrenado por el 'Cholo' Simeone para el partido de vuelta del próximo viernes. Sin entrar en la polémica del claro penalti del Mario Suárez que intercepto un disparo de Carvajal y que el colegiado no debió ver, el partido a parte de soso y plomizo, fue igualado y muy trabado. Si por puntos hubiese sido, el Real Madrid debió llevarse la victoria porque atacó más, tiró mas a puerta, creó más peligro y tuvo más el balón, pero la gran defensa del Atlético volvió a estar a un gran nivel y fue clave en el empate a uno.
. Todo lo contrario sucedió con la defensa madridista que falló estrepitosamente en el gol de Raúl García. Fallaron por no cubrir el primer palo en el corner, y de nuevo Casillas, volvió hacer la estatua en un saque de esquina. Lo de Casillas en este tipo de jugadas es de estudio.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013