Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Atletico de Madrid

EL REAL MADRID PUDO AL MIEDO ATLÉTICO

   Europa sigue queriendo más al Real Madrid que  al Atlético de Madrid . A la octava ocasión fue la vencida y los blancos, por fin gritaron algunos jugadores, lograron ganar a los rojiblancos  en esta temporada. Lo  hicieron en la Champions, donde son los reyes.  Por quinta vez consecutiva el Real Madrid se mete en las semifinales. Ganó con toda justicia a un cicatero Atlético que no compareció por el Bernabéu. Hacia tiempo que no veía un planteamiento tan medroso de Simeone, que se equivocó de principio a fin. ¿ A qué jugó el Atlético?. La respuesta es que a nada. Bueno, si, a la lotería, a ver si sonaba la flauta en una de e esas jugadas tan ensayadas que lleva en el catalogo el  “Cholo”. Ya va siendo hora de desmontar y de dejar de mitificar a un entrenador que ha traído el catenaccio italiano al futbol español. Es muy bueno en cuanto a la motivación y crear emotividad dentro de un grupo, pero su futbol es poco vistoso. La temporada pasada a pesar de ganar la liga y llegar a la final de la Champions, ya dejó pistas de por donde iría su estrategia, que no es otra que el cerocerismo y aprovechar una de las oportunidades que aparezcan en las jugadas de estrategia. Eso le valió el ejerció pasado, pero en este le han tomado la matricula. En esta temporada se ha vuelto aun  más conservador, dejando al futbol italiano  atrás en cuanto a practicar el cerrojazo.  La estrategia ultra defensiva que puso en escena en el Bernabéu fue de juzgado de guardia.  Fue un planteamiento tan rácano que  llevó a los suyos a la perdición, cuando sabía o debería saberlo que un  gol hubiese cambiado la historia. Las pistas de su cobardía  táctica quedaron expuestas en el momento que quitó a Griezman y sacó al guerrillero de Raúl Garcia, quien nada más salir propino una patada sin balón a Varane  que de haberlo visto el colegiado, le hubiese mostrado la tarjeta roja. La expulsión de Arda Turan por doble amarilla, le trastocó todos sus planes que era el de aguantar hasta la lotería de los penaltis. Pero ahí no quedó la cosa, con diez jugadores sacrificó a Thiago para dar entrada a un tercer central Jiménez, dejando en el campo a un cojo Mandzukic.   Así fue como perdió el Atleti su partido más importante en lo que va de temporada ante un Madrid  que a pesar de contar con cuatro bajas de jugadores titulares, salió  con mucha fe a por el triunfo consciente de lo que se estaba jugando. El Atleti, en cambio fue muy ruin no solo en el planteamiento sino también en el juego. Y lo pagó perdiendo con todas las de la ley. El miedo es lo que le ha hecho perder la eliminatoria a un Atlético con una defensa a ultranza y nada en ataque.  Nunca inquietaron a Casillas. Era tal el pánico del Cholo que lo traspasó a sus jugadores. Ganó el Real Madrid  porque, sin hacer un buen fútbol –el partido futbolísticamente hablando no fue bueno, lo salvó la emotividad y el suspense- fue el único  que buscó el triunfo, siendo justo semifinalista. Simeone,pensó que con los antecedentes que tenía en sus enfrentamientos con el Real Madrid esta temporada (cinco victorias y dos empates), manteniendo su portería a cero aprovecharía alguna ocasión en jugadas de estrategia o a balón parado. Pero en esta ocasión, Ancelottí le ganó la partida táctica al miedoso del Cholo Simeone El italiano escarmentado de las derrotas sufridas ante su rival capitalino, cambió de estrategia, y acertó de pleno.  Le ganó la batalla en el centro del campo, por donde antes perdía las guerras. Se dejó para mejor ocasión el 4-3-3 y echó mano del 4-4-2, con la inclusión de Sergio Ramos en el centro del campo para contrarrestar la fortaleza atlética en ese terreno. Por fin se dio cuenta que en los anteriores siete partidas, el Madrid perdió por ser inferior en esa importante parcela del campo. Bastó solo un ajuste táctico, el de Sergio Ramos en el centro del campo, para  sorprender y descolocar al Atlético de Madrid que se vio superado y desconcertado por esta aportación táctica de Ancelotti. Con Sergio Ramos en el centro del campo junto a Kroos. Isco y James, no solo sorprendió a su rival, sino que contrarrestó el juego aéreo atlético en los saques de puerta, pudiendo con Mandzukic ; y por supuesto en los saques de esquina donde junto a un inmenso Varane y Pepe, dominaron las alturas. Tuvo que ser casi al final, en el minuto 87, cuando llegó el gol del equipo que mereció el triunfo por ir a buscarlo desde el inicio. Todo lo contrario que el Atlético que jugó todo el tiempo con el freno de mano echado. Y así no se puede viajar por Europa. El gol del Real Madrid llegó por un invitado inesperado, el mejicano Javier Hernández “Chicharito”un jugador humilde, sencillo pero muy luchador que en silencio ha sabido sufrir y esperar su oportunidad. Pasó de la suplencia permanente  a marcar el gol más importante de la temporada para el Real Madrid. La jugada del único tanto, fue consecuencia de la mejor jugada del tosco partido que presenciamos. La inicio en una gran carrera Cristiano Ronaldo, hizo la pared con James y el portugués dio el pase para que marcase el mejicano. Nos alegramos que haya sido Chicharito el autor de ese gol que vale por unas semifinales de Champions, porque es de esos jugadores que hacen de la perseverancia y de la fe en si mismo, su razón de ser. Además lo hace con la sonrisa  y el buen rollo como bandera. No tiene la calidad de Benzema, pero si tiene más fuego y chispa que el francés. Fue el héroe inesperado de una de esas hermosas  noches europeas del Bernabéu. Sus lagrimas al final del encuentro estaban más que justificadas. Se lo merecía. Fue su gran noche. Injusto sería no destacar la labor defensiva de Varane que está jugando a un gran nivel. Nadie debe discutirle la titularidad. Así como a James que fue otro de los destacados. En definitiva, que en un partido presidido por el suspense vimos la peor versión del Atlético donde solo destacó su guardameta Oblack,  fue quien mantuvo con vida a los suyos   hasta  ese  minuto 87 del segundo partido. El fútbol en esta ocasión fue justo y ganó el que  fue superior en los dos partidos, el Real Madrid. El viernes será el sorteo para las semifinales donde están, además del Real Madrid, el Barcelona, Bayern Munich y la Juventus que empató a cero con el Monaco, le valió el 1-0 conseguido en Turin.  


EL REAL MADRID DEJA CON VIDA AL ATLÉTICO

       El guardameta esloveno Oblak salvó al Atlético de Madrid  de una derrota en un primer tiempo en el que el Real Madrid  fue infinitamente superior a un desconocido Atlético. Después en el segundo tiempo, la igualdad presidió este partido de ida de los cuartos de final de la Champions  que tendrá su continuación el próximo miércoles en el  Bernabéu. La eliminatoria tras este primer partido que finalizó con ese empate a cero, está en el aire. Las espadas como dirían los viejos cronistas están en todo lo alto. Por suerte para el Atlético que fue inferior a su rival durante casi todo el partido, si exceptuamos el último cuarto de hora; y por desgracia del Madrid que hizo méritos más que suficientes  para haberse llevado un resultado franco para el encuentro de vuelta del Bernabéu. Lo que parece evidente es que el equipo de Ancelotti sigue sin poder ganar esta temporada al de Simeone. Si no ganaron en esta ocasión después de hacer una gran primera parte ¿cuando lo harán?. Pero, al menos en esta ocasión el Real Madrid estuvo acorde a su categoría. Dominó absolutamente al Atleti en un casi perfecto primer periodo donde solo le faltó el gol, y después supo contrarrestar los escarceos atléticos  en el segundo periodo donde imperó la igualdad. Los de Simeone, durante toda la primera parte, bailaron al ritmo que le impuso el Real Madrid , que esta vez si tuvo el nivel esperado. Dominó el encuentro mezclando muy bien la intensidad con el talento. Solo, insisto, les faltó marcar algún gol. Esta vez la BBC estuvo seca. Benzema estuvo en plan gato, muy flojo y endeble; Bale, peleó pero sin acierto y Cristiano trabajó poco, no ayudó y tuvo una  de esas noches donde pasa desapercibido. Todo lo contrario que Varane,  todo velocidad y anticipación, que que se marcó un señor partido, protagonizando un contraataque espectacular que a punto estuvo de culminar en gol, si Benzema no hubiese sido tan torpe. El Atlético puede darse con un canto entre los dientes porque ese 0-0, después de lo visto, no es un mal  resultado para afrontar el partido de vuelta En esta ocasión, Ancelotti le ganó la partida táctica a Simeone. El centro del campo esta vez tuvo color blanco. En esa zona vital, al menos esta temporada, siempre había sido superior el equipo rojiblanco. No era el Atlético con Gabi, Mario Suárez y Koke fuera de órbita. Kroos,Modric y James se los comieron en un primer periodo donde no existió el centro del campo del Atleti. El técnico italiano se fue un tanto desesperado porque después de ganarle por primera vez el mano a mano a Simeone, no pudo saborear la miel del triunfo.  Por esta circunstancia al final se  le vio cierto rictus de frustración. “El cero a cero es el mejor de los peores resultados”, dijo. Y lleva razón porque el Atlético salió vivo de los primeros 45 minutos, gracias a Oblak que fue un muro de contención. Hizo tres grandes intervenciones, sobre todo la del  mano a mano a Bale. Sin quitarle mérito al guardameta rojiblanco, esa oportunidad no la puede desperdiciar un delantero. Después tuvo otras dos grandes intervenciones a tiros del propio Bale y de James, que llevaban veneno. El Atlético solo pudo imponerse al Madrid en el último tramo del partido donde ya fue  el equipo reconocible a que nos tiene acostumbrados. Arda, se arremangó y pusieron cerco a la portería de Casillas, llevando la zozobra a las huestes blancas.  Llamaron a zafarrancho y en los últimos minutos fue cuando al Madrid, tal vez por la frustración de no conseguir ganar después de haber intentado todo para llevarse una buena renta, le entró el miedo a perder un partido en una noche donde había merecido ir ganando. El Atleti espoleada por su afición que llenó el Calderón, fue entonces ese equipo reconocible a que nos tiene acostumbrados, sacó fuerzas de flaqueza  y se echó encima del Madrid que ya entonces dio por bueno el empate. Ancelotti, tirando de la filosofía italiana, amarró el resultado quitando a Benzema y Carvajal para dar entrada a Isco y Arbeloa, pasando entonces a un 4-4-2, un sistema más defensivo. Al final,se puede decir que los dos equipos salieron contentos. Más si cabe, el Atlético porque el Madrid le perdonó y puede penarlo. Pero como diría aquel: jugarse  el pase a las semifinales en casa, siempre debe ser una ventaja. Ya veremos porque la igualdad entre Atlético y Real Madrid ya es una constante en los dos últimas temporadas. El partido de vuelta del próximo miércoles día 22 en el Bernabéu está llamado a ser una película de suspense total. Va a ser de infarto y sin tregua. Toca sufrir a los dos equipos y a las dos aficiones. Marcelo y Mario Suárez no estarán, por sanción.      


EL ATLÉTICO PERDIÓ SU ESENCIA Y HASTA LA LIGA

  Hoy, en esos comentarios de la calle que se hacen sobre la jornada de fútbol,escuché una frase que se ajusta perfectamente a lo que hizo el Cholo Simeone con el Atlético de Madrid en Vigo, donde perdió y puede que se haya despedido de todas sus opciones en la liga.  Decía un seguidor: “quien le manda al Cholo jugar a ser más entrenador que nunca y salir con tres delanteros, algo  nunca visto antes. Zapatero a tus zapatos”, terminó diciendo Ese seguidor creo que lleva razón. Esa frase de “zapatero a tus zapatos” le viene como anillo al dedo a lo que hizo Simeone con su planteamiento táctico en Vigo, donde jugó con tres delanteros natos. Algo inaudito desde que entrena al Atlético de Madrid. Ni cuando tiene que remontar un resultado, juega con un 4-3-3. Claramente le dio un ataque de entrenador. Después reaccionó mandando a Griezman a la medular, pero más que una solución era un parche que en nada ayudó porque el francés  puede ayudar, pero no ejerce de centrocampista porque no lo es. La consecuencia de este desacierto táctico del siempre alabado Diego Pablo Simeone, es que con la derrota frente al Celta de Vigo, el Atlético de Madrid prácticamente ha dicho adiós a la liga. Vuelve a estar a siete puntos del líder, el Real Madrid y a seis de un Barcelona que camina a un paso firme y seguro. La derrota de Balaídos  ha sido un duro varapalo. Un equipo como el Atlético que viene de golear y de jugar brillantemente ante  el Real Madrid, no puede perder una semana después con el Celta de Vigo, con todos mis respetos para los celtiñas. No se puede explicar, salvo que entrenador  y jugadores hayan creído que ya lo tenían todo hecho tras arrollar a los madridistas. Diría  que la gran victoria del derbi se les subió a la cabeza,  les dio un golpe de prepotencia y les faltó humildad para encarar el encuentro contra el Celta de Vigo. De otra forma no se entiende la falta de intensidad y de mordiente de la que hicieron gala en Vigo. Igualito que con el Real Madrid, que ahogaron y asfixiaron hasta dejar en la nada al  equipo de Ancelotti. Cuando tenía todo a su favor, con la presentación de su candidatura al titulo de liga tras la goleada del derbi, El Atlético se vino abajo en el momento más inoportuno y mostrando muchas limitaciones con el trato del balón. Fuese por las ausencias de Arda y Koke, dos jugadores claves a la hora de tener el balón, el caso es que el Atlético de Madrid puede haber dicho adiós a revalidar el título de liga. Además de perder casi todas las opciones en la competición domestica, firmó el peor partido en lo que va de temporada. Sencillamente no fue el Atlético de Madrid , ese equipo aguerrido, solido,  intenso, ajeno al desaliento que jamás se da por vendido. Nada de todo esto vimos  en Balaídos. Llama la atención que todas las cualidades que ha inculcado el Cholo a su equipo, como una defensa rocosa y firme; un centro del campo solido e intenso; y una delantera que ayuda cuando se le necesita sin olvidarse del contra-ataque, brillaran  por su ausencia. Faltó ese equilibrio que tanto obsesiona a Simeone. El conjunto rojiblanco perdió su esencia y el culpable no es otro que su entrenador, como después reconoció por salirse del guión en el momento más inoportuno. El idolatrado Simeone también se equivoca. Cómo dijo el aficionado rojiblanco: “Cholo, no hagas experimentos. Zapatero a tus zapatos”.


BAÑO DE FUTBOL DEL ATLÉTICO AL REAL MADRID

Gran partido del Atlético de Madrid  que le dio todo un repaso  a un Real Madrid  indolente y calamitoso en todos los sentidos. Fue un 4-0 y pudieron ser más....  Los de Simeone destrozaron a un líder de caricatura incapaz de resistir la intensidad que puso el Atlético que ganó por convicción, ganas, energía, fútbol del bueno  y por otros atributos.... No fue  por culpa de las bajas, ni por jugadas a  balón  parado  ni por la fuerza defensiva que impone Simeone.El Atlético de Madrid  hizo trizas al Madrid teniendo la pelota, jugando a las mil maravillas con ella, buscando los espacios a la perfección y llegando con una facilidad pasmosa a la portería de Iker Casillas, que rompió el partido con un fallo imperdonable,  que demuestra que no es ni la sombra de lo que fue... No solo fallo Casillas., fallaron todos. Nadie se salva de este naufragio madridista en casa de su vecino.   Ni una vez tiró a puerta el Real Madrid, lo que explica bien a las claras el repaso que le dio el Atlético. Casi 16 años después, logra una victoria  en el derbi liguero.¡¡Y que victoria!!, goleando y jugando al fútbol con mayúsculas.. Lo hizo por tierra, mar y aíre aplicando perfectamente todas las esencias  y virtudes de un equipo grande, como fue el del Cholo Simeone, quien volvió a darle un baño táctico a Ancelotti, que parece no enterarse cuando se enfrenta a los rojiblancos.  Es la sexta ocasión en la que Simeone le gana la partida al italiano, que lejos de buscar alternativas y soluciones, se empeña en caer en los mismos errores con preocupante contumacia. La tarea de Ancelotti antes del sexto derbi de la temporada residía precisamente  en tratar de buscar salidas al juego del Atlético. No lo hizo y volvió a fallar dejando el centro del campo desguarnecido ante el de los rojiblancos que con cuatro desnudo a los blancos.  Luego en la segunda parte, quitó al inoperante Khedira y en lugar de sacar un centrocampista de refresco, caso Illarramendi o Lucas Silva, sacó a Jesé, que nada aportó. A pesar de que Ancelotti volvió a naufragar frente a Simeone, nadie podía imaginar tanta superioridad en el Vicente Calderón que vivió una tarde histórica. El Real Madrid no apareció nunca. La presión atlética les  ahogó en todas las parcelas del campo. Khedira, una rémora,Kroos, e Isco no conectaban con  el triplete atacante que no compareció por la ribera del Manzanares. Lo de Cristiano, su actitud pasiva, es de juzgado de guardia. Igual que la de Benzema, quien volvió a ser un bulto sospechoso. Bale, tampoco estuvo en el partido. Las estrellas son para esta clase de encuentros. Las del Real Madrid fueron bajas por incomparecencia. No hay excusas que valgan. El Madrid fue un pelele en manos de un gran Atlético de Madrid que le ganó a su vecino en todo. En una palabra, se lo comió. El Atléti fue un equipo de hombres frente a otro lleno de niños mimados que no tuvieron la vergüenza   de pelear y de jugarle de cara al Atlético de Madrid, que hizo un señor partido. A sus virtudes en cuanto a intensidad, carácter y demás, sumo un buen fútbol con buenas combinaciones y alto nivel técnico que le vuelve a meter de lleno en la lucha por el titulo de liga. El Real Madrid confirmo lo que ya veníamos observando hace un tiempo, que no nos gustaba como estaba cazando la perrita y que nos daba muy malas sensaciones. Lleva desde el mes de enero sin jugar un pimiento. Cristiano parece haber desistido de su hambre de ganar. El balón de oro le ha desangrado y ahora es más un problema que una solución. El portugués no ha vuelto todavia. El centro del campo está sin rumbo. Kroos es un islote que necesita ayuda. Isco, no tiene apoyos aunque mas que centrocampista, es  un mediapunta. Falta conexión y faltan ideas. Ancelotti, se ha acomodado ante tantos parabienes. Necesita dar un puñetazo en la mesa para hacerse respetar y tomar decisiones de las de verdad y no dejarse mangonear por las estrellas...  El partido dejó retratado al técnico italiano que no trabajó el partido. El Madrid salió sin un plan establecido y sin estrategia. Y eso que era la sexta ocasión en la que se enfrentaba esta temporada al Atlético, pero ni por esas.... Hacia tiempo que no veía a un Real Madrid tan desorientado e impotente como el que vi en el Calderón. Fue la imagen impropia de un equipo grande.  Le faltó actitud y aptitud.   No es normal ver a un equipo con tan pocas ganas.Ha perdido frescura física y  sobre todo fútbol. Se impone hacer examen de conciencia y es necesario que todos reflexionen, sobre todo Carlo Ancelotti.  


EL ESPÍRITU DE TORRES APARECIÓ EN EL BERNABÉU

   Ni arengas, ni estupideces de ouijas esperpénticas como absurdamente publico el diario As invocando el espíritu de Juanito para  aquellas noches de remontadas; ni recibimientos impresionantes del autobús del Real Madrid a su llegada a Concha Espina que llevaron en volandas; ni tan  si quiera el ofrecimiento del balón de oro  de Cristiano Ronaldo a su afición, pudo con el Atlético de Madrid que volvió a ganarle la partida  al equipo de Ancelotti, que esta temporada no ha ganado todavía a los de Simeone.Toda la parafernalia de las grandes noches de remontadas estaba en marcha y hasta los jugadores blancos estaban dispuestos a escribir otra noche épica en el Bernabéu, pero todo se fue al garete a los escasos 50 segundos  cuando Torres marcó el 0-1.Gol que vino precedido de dos errores de los centrales del Madrid: Pepe, primero y después Sergio Ramos que le pillo con el pié cambiado. Le eliminatoria era ya  misión casi imposible, era como subir al Everest. El Real Madrid con más corazón que cabeza, puso entonces cerco a la portería del Atlético que se echó atrás con todo lo que tenía. A base de un ritmo trepidante y llegando de una forma constante en primeras y segundas jugadas intentó el equipo blanco equilibrar el marcador lo que parecía pura quimera. Carvajal y Marcelo eran dos extremos más que solo se preocupaban de atacar; Kroos defendía mirando solo  hacia adelante. Al Atlético  solo le quedaba refugiarse en su área algo que hizo durante todo el primer tiempo. Era un acoso continuo del Madrid con mucho fútbol y poco gol, con unos jugadores que  presos de la ansiedad se empecinaron en un bombardeo de balones a la olla donde Godin y Miranda se desenvuelven como peces en el agua. Además la  necesidad de marcar lo antes posible hizo que en en algunas jugadas de cierta claridad, se precipitaran fallando ocasiones de gol. En una de tantos balones al área atlética llegó el 1-1 de  Sergio Ramos, quien volvió   a marcar de cabeza a los colchoneros. El Real Madrid había hecho un enorme primer tiempo. Ese empate alimentaba algunas esperanzas. Algunos ilusos incluso creían que la remontada aun era posible... Pero todo se fue al traste a los 30  segundos de la reanudación.. De nuevo Fernando Torres tras pifia de Sergio Ramos que aprovechó Griezmann, marcaba dejando sentado a Pepe y metiendo el balón entre las piernas de Navas. Un gol de lujo que dejaba la eliminatoria vista para sentencia. El Niño que nunca antes en sus seis visitas al Bernabéu había marcado, consiguió los dos tantos que dejaron sin opciones al Madrid. Fue  la gran noche de Fernando Torres, que ha regresado para partidos como este. Con el 1-2, se acabó lo que se daba. El Madrid se vino abajo después del gran esfuerzo que había hecho. Tuvieron actitud y entrega pero  les faltó la pausa para intentar lo que era más un deseo que una realidad. El gol de Torres les terminó por arruinar la noche. El Atlético  en cambio paso de dominado a dominador y suyo fue el segundo periodo, donde estuvo en su salsa. Al menos Cristiano empató a dos y evitó que de nuevo el Atlético se llevase la victoria de Chamartin. Un equipo rojiblanco que como he dicho en los últimos artículos le tiene tomada la medida al equipo de Ancelotti. El gol del portugués tuvo poca trascendencia, como intrascendentes fueron los últimos minutos en una noche donde Fernando Torres se coló  en lo que parecía parecía iba a ser la gran noche de Cristiano Ronaldo. Torres se coronó en el Bernabéu. Desde aquel histórico gol de Ramos en Lisboa, el Atlético ha conseguido cerrar la herida y mantenerse invicto en sus enfrentamientos ante el Real Madrid. Siempre un planteamiento parecido, y siempre  con el mismo dibujo, Simeone en los últimos cinco partidos que se han enfrentado, le ha ganado a Ancelotti la batalla táctica. El argentino le tiene comida la moral al italiano que no sabe como meter mano al intenso y cada vez más crecido equipo rojiblanco. El  partido de vuelta de los octavos de final de copa de este jueves fue el quinto enfrentamiento entre ambos desde la final de Liga de Campeones. El balance es claramente  favorable a Simeone: tres victorias y dos empates.  Y el El Atlético, además, es el único equipo  que ha logrado arrebatarle tres  títulos a los blancos desde que lo dirige Carlo Ancelotti: la liga pasada, la Supercopa de España y ahora la Copa, titulo que defendía el Real Madrid y que no podrá revalidar. Fue tanta la frustración de los jugadores blancos cuando ya todo lo tenían perdido, que un jugador tan pacifico  y purista como Isco, hizo una dura y fea entrada a Gabi  que maliciosamente aplaudió el Benabeú. Algo que no se puede justificar. El fútbol es un juego de detalles que a veces determina el resultado. Y en este aspecto, en el computo total, el Atlético de Madrid ha sabido hacer suyos esos detalles para  imponerse con todas las de la ley a su gran rival de la capital, el Real Madrid que no debe caer en la desolación. Su eliminación en los octavos de final  de copa es un pequeño fracaso. En el club blanco quieren pasar pagina  cuanto antes y se consuelan con la idea de que ahora tendrán   más tiempo para preparar lo que son sus  dos grandes objetivos, la liga y la Champions. Como ha dicho Cristiano Ronaldo: “A veces es mejor dar paso atrás para dar dos adelante”. Aquí el que no se consuela es porque no quiere  


PLENO AL QUINCE DEL MADRID

Con muy poco el Real Madrid consiguió ganar al Basilea (0-1) en el mismo centro de Europa, logrando de paso llegar a la nada despreciable cifra de 15 victorias consecutivas, con lo que iguala la racha de hace muchos años (1960-61) conseguida en tiempos de Miguel Muñoz y más recientemente, con José Mourinho (2011-12). Si el Real Madrid gana el sábado en Málaga establecerá una marca sin precedentes: nadie hasta ahora ha logrado llegar a los 16 triunfos de forma consecutiva. Sería todo un récord, algo tan de moda últimamente que no vale para nada y que sirve de poco, solo es útil para llenar portadas en forma de fuegos artificiales


UN REAL MADRID VULGAR Y PEREZOSO

El Real Madrid, si, ganó al modestísimo equipo búlgaro del Ludogorets pero una vez más su juego y puesta en escena no convenció. Las pasó canutas para imponerse (1-2) a un grupo de valientes muchachos que pusieron ganas, tesón y sobre todo entusiasmo ante el prepotente Real Madrid que salió dejándose en el vestuario los atributos que todo futbolista debe tener cuando sale a jugar, y más si está en Europa.
Atlético de Madrid también ganó. Venció por 1-0 a la Juventus de Turín en un encuentro tosco y muy trabado. El Vicente Calderón fue una batalla defensiva donde triunfó el catenaccio. Los dos equipos jugaron a defender y a destruir por lo que el encuentro tuvo poca brillantez pero si mucha emoción. La Juve no remató a puerta y el Atlético solo dos veces.


CURA DE HUMILDAD AL REAL MADRID

El Atlético de Madrid ya tiene su pequeña revancha de la final de la champions en Lisboa, ganó la supercopa de España al Real Madrid por 1-0 en el partido de vuelta que se jugó en el Vicene Calderón. El triunfo del Atlético es justo porque en el cómputo total de los dos partidos ha sido mejor que el Real Madrid, y por supuesto ha sido más intenso y le ha puesto más ganas que los blancos que se han pavoneado demasiado
Al gol tempranero del Mandzukic que fue a los dos minutos, respondió después el Real Madrid con un mejor fútbol en la recta final del primer tiempo pero, en general nunca supo como descifrar la férrea defensa atlética.

Y si digo que los jugadores del Real Madrid salieron como pavos reales es porque como suele sucederle en los inicios de temporada salen como si fuesen los más guapos del baile, se muestran crecidos porque a su alrededor no oyen nada más que parabienes de lo buenos que son y del equipazo que hay para esta temporada. Consecuencia, salen relajados como si solo con la camiseta ganasen los partidos.


EL SUPERCAMPEÓN ESTÁ POR DECIDIR

El Atlético se va feliz al Calderón. El empate logrado a última hora por Raúl García da cierta ventaja al conjunto entrenado por el 'Cholo' Simeone para el partido de vuelta del próximo viernes. Sin entrar en la polémica del claro penalti del Mario Suárez que intercepto un disparo de Carvajal y que el colegiado no debió ver, el partido a parte de soso y plomizo, fue igualado y muy trabado. Si por puntos hubiese sido, el Real Madrid debió llevarse la victoria porque atacó más, tiró mas a puerta, creó más peligro y tuvo más el balón, pero la gran defensa del Atlético volvió a estar a un gran nivel y fue clave en el empate a uno.
. Todo lo contrario sucedió con la defensa madridista que falló estrepitosamente en el gol de Raúl García. Fallaron por no cubrir el primer palo en el corner, y de nuevo Casillas, volvió hacer la estatua en un saque de esquina. Lo de Casillas en este tipo de jugadas es de estudio.


EL ATCO. DE MADRID SE REFUERZA A LO CAMPEÓN

El campeón de liga, el Atlético de Madrid no se duerme en los laureles, y lejos de conformarse y verlas venir por la ausencia de jugadores importantes que han emprendido otra aventura fuera de la ribera del Manzanares, se está rearmando de forma muy inteligente, formando un buen equipo que volverá a pelear por los títulos.
Hacía tiempo que no había tanto movimiento en las oficinas del Vicente Calderón. El Atlético de Madrid está siendo hasta ahora el equipo que más está fichando. El trabajo se ha centrado en tratar de paliar la marcha de jugadores importantes que fueron claves en la consecución del titulo de liga tras 18 años. Me refiero a Diego Costa, Luís Filipe y Courtois que han recalado en el Chelsea de Mourinho. También se ha marchado Villa al New York City; Oliver y Adrián al Oporto; además de Aranzubia, Sosa y el brasileño Diego. Todos ellos, en su gran mayoría, completaron una temporada magnifica que les llevó a ser campeones de liga y a disputar la final de la Champions.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013