Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Atletico de Madrid

NI ATLÉTICO NI REAL MADRID, GANÓ EL BARÇA

  El primer derbi en el Metropolitano acabó sin goles y resultó decepcionante para los dos equipos, que hicieron un buen ejercicio de intensidad pero que estuvieron nulos en ataque. El empate a cero deja la liga en bandeja al Barcelona, el más beneficiado en la jornada número doce. Son ya diez puntos de ventaja los que saca el conjunto azulgrana a sus rivales de la capital. Ni Atlético ni Real Madrid, ganó el Barcelona. A ninguno de los dos le valía la igualada porque era regalarle media liga al Barcelona, que a falta de buen juego tiene la pócima mágica de ganar sin jugar bien. Y precisamente, el peor resultado fue lo que se dio en el Metropolitano que vio como los dos equipos de Madrid que han sido los últimos protagonistas en Europa, prácticamente se dejaban por los suelos sus aspiraciones ligueras. El derbi, en un sentido estricto de la palabra, fue poco vistoso aunque personalmente me resultó entretenido. Hubo mucha intensidad en los dos equipos pero poca profundidad y mucho desacierto. Los dos guardametas tuvieron una noche tranquila. No recuerdo una gran parada de Oblack ni de Casilla. El Real Madrid que jugó con más decisión, quiso ganar más que el Atlético que una vez más fue fiel al ideario de Simeone. Desde que el Cholo se hizo cargo del equipo rojiblanco basa todos sus fundamentos futbolísticos en una gran defensa y a partir de ahí a tirar millas en busca una contra que les lleve a la victoria. Seis años creo recordar que lleva Simeone al frente del Atlético y su fútbol no ha evolucionado nada de nada. Eso sí, empieza muy bien como un cañón, con una presión muy alta que parece que se va a comer al rival, pero después poco a poco se va resguardando en su área. Así fue como comenzó a jugarle al Real Madrid que se vio sorprendido por la pasión de su rival nada más comenzar el encuentro. A los tres minutos, Correa solo ante Casilla, tuvo una ocasión inmejorable de marcar, que inexplicablemente mandó fuera. El Madrid apenas se enteró en el primer cuarto hora del partido. Era el Atlético quien dominaba en ese tiempo. Pero poco a poco los madridistas pasados los primeros veinte minutos, se hicieron dueños de la situación,del balón y del juego. Y a la media hora llegó la mejor ocasión de blancos. Fue tras una pared entre Cristiano y Kroos que el alemán trató de picar ante Oblak. Su remate, acabó en el lateral de la red. Era el primer aviso del Madrid en el Metropolitano. Acto seguido se produjo la jugada más polémica y que debió terminar en penalti: Casemiro sirvió un perfecto balón a Sergio Ramos en el área pequeña, a escasamente un metro de la portería, al tiempo que remataba de cabeza Lucas le dio una patada en la cara que le rompió los huesos de la nariz. El colegiado Borbalán, que tuvo una actuación muy discutida, consideró que no fue para tanto y pasó de largo de lo que fue un claro penalti. Sergio Ramos ya no salió en la segunda parte, siendo sustituido por Nacho. El central es baja para el partido de Champions del martes, con el Apoel, en Nicosia. El partido era un quiero pero no puedo. El Madrid era el que atacaba con más decisión pero el Atlético se defendía con vigor. Los de Zidane le ganaron la banda izquierda a los rojiblancos, tuvieron el control del juego pero todos sus intentos terminaron en nada ante la inoperancia de Benzema y Cristiano Ronaldo. El delantero francés es un cero a la izquierda, lamentable su partido. Desesperó hasta al propio Zidane que lo sustituyó,ya tarde, por Asensio. Cristiano Ronaldo tampoco está para tirar cohetes. Le falta chispa, precisión,acierto y ese algo más que debe tener un delantero, instinto matador. El portugués está pasando por un mal momento y lo que debe hacer es dejarse de pedir aumentos de sueldo y demás zarandajas de celos, y centrarse en su carrera porque su rendimiento en los últimos partidos deja mucho que desear. No diré ,como ya dicen algunos, que está acabado pero lo parece. Otro que está en el lado oscuro es Griezmann, que volvió a ser cambiado cuando el partido más requería de sus servicios. La afición atlética que le despidió con silbidos, ha perdido la fe en el delantero francés que encamina su futuro hacia Barcelona. Tanta paz lleve como paz deja. El combate nulo es consecuencia del mal estado en el que se encuentran los dos estrellas de ambos equipos: Giezmann y Cristiano Ronaldo. Ninguno de los dos tuvo su noche y normal que el primer derbi en el Metropolitano terminase sin goles. Goles que pudieron llegar en la recta final como el que tuvo Gameiro que salvó Varane en la misma línea de gol; y Cristiano en el último acto, y que oportunamente desbarató Lucas, uno de los mejores del Atlético junto al trabajador Koke. En el Madrid, Marcelo parece que despierta. Isco fue el más visionario y activo junto a Kroos y Modric. Al croata, ya clasificado su país para el Mundial, se le ve aliviado y más centrado. Visto lo visto, uno tendrá que decir que el empate, aunque no favorece ninguno de los dos equipos madrileños, fue lo más justo . Como decíamos, ni Atlético ni Real Madrid, el único que ganó fue el Barcelona que se escapa a diez puntos de diferencia cuando tan solo se llevan disputadas doce jornadas. El Madrid ha tirado medía temporada en otoño; y el Atlético prácticamente se ha quedado sin objetivos a corto plazo.


NO DIGA REAL MADRID,DIGA REY DE EUROPA 

       El Real Madrid, por segundo año consecutivo se ha clasificado para la final de la Champions League, erigiéndose una vez más como el rey de Europa. Los hechos así lo demuestran: tres finales en los últimos cuatro años; alcanza su 15ª final de las que ha ganado 11. Hasta ahora ningún equipo desde 1960 se había clasificado finalista de forma consecutiva;además de haberse clasificado semifinalista en los últimos siete años. ¿Hay quien de más?. Nadie. En un partido apasionante por todo lo que ha conllevado, el Madrid aunque perdió por 2-1 frente a un Atlético que vendió cara su derrota, la renta del partido de ida (3-0) a la postre le fue suficiente para meterse otro año más en la final europea. Fue una derrota dulce que le devuelve a su cita preferida, la final de la copa de Europa   El último derbi en el Calderón hizo honor a la historia de dos grandes equipos, que nos ofrecieron un hermoso espectáculo lleno de pasión,orgullo y mucha adrenalina. Ganó el fútbol. Las dos aficiones pueden estar orgullosas de su equipo. Los dos sacaron a relucir ese orgullo bien entendido que cada uno administró según sus intereses y forma de entender. Los dos fueron igual de válidos. El Atlético salió como se preveía con el cuchillo entre los dientes,a tumba abierta, poniendo trampas y presionando hasta la extenuación a los blancos que esta vez vistieron de negro. Los rojiblancos respondían así al conjuro frente a su afición la víspera del partido. Y lo logró con una puesta en escena volcánica que hizo estremecer los muros del Madrid que en esos minutos iniciales, no sabia como jugarle a un Atlético pletórico que creía en el milagro. Más aún cuando a los 16 minutos exactos ganaba por 2-0, con goles de Saúl que en el 12 remataba perfectamente de cabeza un saque de esquina; y después en el 16, Griezman de penalti, lograba el segundo tanto que ponía en órbita a todo el Calderón, que era un grito unánime;”creemos, pues podemos”. El equipo de Simeone en apenas un cuarto de hora había logrado lo que tenía planeado: meter el miedo en el cuerpo al Madrid para que le entrase las dudas. Pero curiosamente, el 2-0 hizo más daño a los rojiblancos que a los madridistas, porque a partir de ese momento, el Madrid se hizo dueño de la situación con un juego de toque y de control, perfectamente guiado por un Modric imperial, y un fuera de serie como Isco, que sigue en estado de gracia. El Atlético en ese inicio arrollador con más empuje que juego pero con una fe y entrega encomiable, fue apagándose por el tremendo esfuerzo de ese arranque brutal. El Madrid en cambio, cuando el juego se sosegó, empezó a crecer hasta dominar el tempo de todo el partido. Los del Cholo Simeone parecía que se tomaban un respiro y los de Zidane se sobreponían al vendaval del rival, en el inicio. Eso parecía, pero el control madridista ya fue una constante durante todo el partido,imponiendo su fútbol ante las acometidas episódicas de los rojiblancos . El centro del campo comandado por Modric, Kroos, Casemiro e Isco, fue la clave del partido. Modric,sacó el compás e Isco, la genialidad. El Real Madrid volvió a ser la bestia negra del Atlético en Champions:cuatro años seguidos. Pero el último partido europeo en el Calderón nos deja la alegría del Madrid, camino, creo que merecidamente de su decimoquinta final, y la vergüenza torera y el orgullo de un Atlético que ha luchado y le hizo probar el miedo a su rival en un comienzo conmovedor. Justicia para un Real Madrid superior y honor para un Atlético que cayó de pié. A los 42 minutos, se esfumaron las esperanzas rojiblancos con el gol de Isco que tuvo en Benzema al gran protagonista. La jugada del francés es para enmarcar, es puro arte. Una obra suprema de un jugador que tiene tanta calidad como parsimonia. Lo suyo no es la pelea ni la constancia y por esta razón el Bernabéu no soporta muchas veces su apatía, pero clase tiene para aburrir. Esta inmensa calidad apareció en el Calderón en el momento justo, cuando más lo necesitaba su equipo. Eliminó a tres rivales sobre la cal de la línea de saque de esquina,pase atrás para Kroos que dispara respondiendo Oblak con una espectacular parada. Pero como esa jugada merecía ser gol, ahí estaba Isco para recoger el rechace y marcar el 2-1 que dejó helado al Calderón y al Atlético que ya no fue el volcán de los primeros quince minutos. Ya nada fue igual. Un gol que vale una final. Una derrota nunca fue tan dulce para el Real Madrid. No obstante, el Atlético seguía apretando los dientes en cada entrada y llevó al límite las decisiones del árbitro, superado por unos y otros en las protestas. Hubo entradas feas de un lado y de otro y el partido se embruteció porque el Atlético propuso y el Madrid no se arrugó. Al Atlético, tal vez le sobraron algunas entradas que rayaron en la violencia.Godin y Gabi rozaron la expulsión. El Cholo Simeone, una vez más con sus soflamas coléricas que llaman a la épica, lo único que consiguió es que sus jugadores jugasen de una forma muy acelerada y hasta crispante,dejándoles sin resuello. Ya huele, la filosofía parda de Simeone. Debe saber que para eliminar al Real Madrid que llegaba con un 3-0 a su favor, más que rituales que claman por la machada, hacen falta argumentos futbolísticos. El Atlético, lo siento, no tuvo argumentos en el cómputo total de la eliminatoria. El Real Madrid ha sido mejor y con total justicia se mete en la final. En esta ocasión el talento se impuso a la pasión. Tras el descanso el partido fue lo que se presuponía. El Atlético se quedó sin fuerzas. Pagó caro el esfuerzo de los primeros 20 minutos, sobre todo Griezman que ha llegado a este tramo final fundido. El Madrid, fresco como una lechuga, tenía la pelota y el dominio de la situación. Gozó de alguna oportunidad para empatar como en un cabezazo de Benzema y en jugada personal del mismo francés. Pero el caso, es que el Atlético tuvo dos oportunidades de meterse en el partido. En ambas ocasiones, una de Carrasco y otra de Gameiro, Keylor Navas, el protagonista madridista en el segundo periodo, respondió con dos espléndidas intervenciones. Por encima de pancartas absurdas por uno y otro bando; y de proclamas que solo acarrean violencia, estuvo el orgullo de dos grandes equipos que nos brindaron una apasionante noche que sirvió para despedir con todos los honores al histórico Vicente Calderón. Hasta la intensa lluvia del final del encuentro quiso rendirle homenaje. Como homenaje le brindó la afición atlética a sus jugadores por su entrega y por lo logrado hasta ahora, que es mucho. En una noche extraña pero bonita, el Real Madrid también salió a saludar a su afición y a plantar su bandera en el césped del Calderón. El finalista, justo y merecido, pasó el susto y peleará por la Duodécima. La Juventus, 19 años después, busca la revancha de aquella final perdida (1-0) contra el Real Madrid en el Arena de Ámsterdam,año 1998 (que recuerdos, fue mi debut en TVE). Cardiff, acogerá una gran final: Real Madrid-Juventus de Turín.


CRISTIANO SILENCIÓ EL CALDERÓN EN SU ÚLTIMO DERBI

       Un intenso y solidario Real Madrid que jugó con mucho nervio, se impuso con todas las de la ley al Atlético en el último derbi del Vicente Calderón. El equipo de Zidane se despidió a lo grande del estadio rojiblanco: dando un puñetazo en la mesa, goleando (0-3) a un rival de tanto nivel como el Atlético de Madrid al que deja ya a nueve puntos de distancia, y alejándose a cuatro puntos del Barcelona. La jornada le ha salido redonda al Madrid. Además ha servido para el reencuentro con el gol de Cristiano Ronaldo quien repitió su exhibición de la temporada 2011/12, con otros tres goles. El primero llegó de falta que consiguió con ayuda de Savic; el segundo de penalti innecesario que hizo el propio Savic; y el tercero, en la mejor jugada del partido, se aprovechó de una gran internada de Bale por la banda izquierda. El portugués que jugó como delantero centro, el puesto más adecuado para él en estos momentos, se despidió del Calderón haciendo lo que mejor hace, con goles y una muy buena actuación. Con su gen goleador y su más que notable partido en la ribera del Manzanares, definitivamente se ha ganado el balón de oro. El Atlético de Madrid no puede poner excusas a su justa derrota ante el eterno rival capitalino. El penalti, que creo que fue, el de Savic a Cristiano, no debe de servir de eximente a su mal encuentro. Menos excusas y más autocrítica.....Los de Simeone solo tuvieron respuestas en los primeros quince minutos del segundo periodo. Todo el tiempo después, el Real Madrid fue el dueño y señor del partido. El triunfo madridista fue justo, muy merecido y no deja lugar a dudas. En esos quince minutos largos de la reanudación, Nacho, que estuvo espléndido y Varane, poderoso en el juego aéreo, echaron el candado a las embestidas de los rojiblancos. Ante el tremendismo del Atlético, muy acelerado e impreciso, el equipo blanco puso la misma intensidad que los rojiblancos pero más precisión, más toque y mucha más superioridad técnica. Hay una frase magistral de Zidane en la rueda de prensa posterior al partido que es definitiva: “lo importante no es el esquema, sino la actitud de los jugadores en el campo”. Es verdad. En el Calderón los blancos demostraron que cuando juegan con sentido colectivo y solidario, con ayudas, con esfuerzo es muy difícil pararles. También dijo Zidane: “con intensidad no nos gana nadie”. Ante el Atlético, el Madrid puso a prueba todas esas cualidades y le salió un partido redondo. Como muestra del buen primer tiempo del equipo blanco basta decir que dejó sin colmillo y si poder de reacción al Atlético, un equipo que le pueden quitar muchas cosas, pero no la ilusión y el derecho a pelear. Hasta el descanso estuvo maniatado por el rival. En gran parte, el culpable del espléndido primer tiempo del Real Madrid fue Isco, quien en el Calderón se doctoró como jugador blanco. Fue el dueño y señor de las operaciones madridistas, dando un recital de clase y técnica, además de trabajo y sacrificio. Se ha ganado un puesto indiscutible en el once titular. El Atlético solo fue el Atlético en los quince minutos iniciales tras el descanso. Después fue un quiero pero no puedo. Carrasco, todo un jugadorazo, fue el único que llevó inquietud en el área madridista. Los demás estuvieron sin estar. Ya ante la Real Sociedad el Atlético dio síntomas de agotamiento y ante el Madrid, lo confirmó. Esta temporada el equipo de Simeone tal vez sea más vistoso, pero es menos intenso y más frágil. Koke, en su nueva posición como director de orquesta, estuvo muy apagado y su falta de luz dejó a oscuras a la vanguardia. Griezman lo notó y mucho más Fernando Torres. En esa ocasión, Zinedine Zidane, se ha dejado de hacer alineaciones políticas y ha hecho lo que le dictaba el corazón. Dejó fuera a Sergio Ramos y Benzema, sin ritmo por las lesiones, y echó mano de los llamados peones: Nacho y Lucas Vázquez. El resultado fue un equipo muy equilibrado, con Bale por su banda natural y que de nuevo estuvo a un gran nivel. El galés junto a Isco, protagonizó la jugada del tercer gol de Cristiano, que jugó como nueve puro. En la posición de extremo zurdo de Bale, Isco goza de más libertad y rinde a satisfacción, como así fue.... Zidane, también hoy, ha puesto una muesca en su prestigio como entrenador. Le ha ganado claramente la partida al Cholo Simeone que ha salido muy tocado de este encuentro. Le ha ganado la batalla táctica sobre todo al poner a Lucas Vázquez y Bale para tapar a Juanfran y Filipe Luis, que son los que abren el campo, permitiendo la movilidad de Griezman.   El Calderón merecía despedir el derbi con un gran partido, y el Atlético-Real Madrid, lo fue.


EL R. MADRID RESPONDE AL BARÇA Y ATLETICO CON UN RECITAL

   La actitud y la autoridad exhibida por el Real Madrid en Heliópolis son los atributos que se le suponen a un equipo como el Real Madrid y a cualquier conjunto que se precie como grande.   En el mejor partido de la temporada, el Madrid goleó a domicilio al Betis (1-6) con recital de juego y exhibición particular de Kroos (dueño y señor del centro del campo) y con goles de todos los colores. En este caso, lo de menos fue el resultado,lo importante para el Real Madrid fue que demostró que cuando pone ganas, intensidad y actitud con el añadido de la clase y técnica que posee se convierte en un equipo prácticamente invencible. Todas estas cualidades hizo que el Real Madrid cuajase un gran partido, sobre todo en el primer tiempo que rozó la perfección. El Betis ante tanto derroche de fútbol nada pudo hacer, y que conste que no desmereció en cuanto a entrega, pero ante el vendaval de fútbol de los de Zidane se entregó sin remisión. El Madrid después de los tres empates consecutivos en liga, salió con la lección muy bien aprendida y no dio opción al Betis que asistió impotente ante el fútbol total de su rival, que sabía que después del sermón de Zidane no podían volver a fallar y más después de saber los resultados de Atlético y Barcelona que con anterioridad habían goleado. Eso les dio un plus más de responsabilidad y les sirvió de estímulo. Viendo lo bien que jugó el Madrid frente al Betis, en Sevilla, plaza no fácil, no se puede explicar cómo puede realizar partidos tan infames como el que jugó contra el el Eibar (1-1). Bueno, si se explica: por prepotencia, falta de humildad, de carácter y actitud por no hablar de falta de intensidad. Todo eso, que no es poco, es lo que le faltó en los tres empates que cosecharon en la liga. Después de días de debate en la prensa por la tendencia negativa del Madrid en los últimos tres partidos de liga, ya se empezaba a discutir a Zidane como entrenador idóneo para el equipo blanco e incluso se hacía con cierto desprecio y sin escrúpulos. Ante esta circunstancia, el conjunto blanco salió dispuesto a deshacer malas interpretaciones y cualquier entuerto del ruin periodismo deportivo que se practica hoy en día que de una broma hacen una noticia que sirve de discusión en esas tertulias absurdas que solo sirven para enturbiar el ambiente y crear cisma entre la afición. ¡Dios mío como está el periodismo deportivo! Siento vergüenza: El Real Madrid campeón de Europa y primer clasificado en la liga junto al Atlético de Madrid, con 18 puntos creo que es suficiente mérito para no empezar a dudar ni de Zidane ni mucho menos del equipo. Hay mucho mediocre suelto. El Madrid para despejar dudas y alejar fantasmas se comportó en Sevilla con autoridad, como un equipo muy trabajador, con actitud, buen talante y mucho sacrificio. Fue en definitiva, un equipo redondo que realizó un partido casi perfecto. El gol de Varane a los tres minutos le vino de perlas a los blancos que vistieron de azul. Ese gol tan tempranero les hizo crecer en su autoestima y les sirvió para mostrar todo su poderío. En esta ocasión si hubo equilibrio entre líneas. La defensa, con el reaparecido Marcelo y Pepe, en plan mariscal, estuvo a buen nivel aunque solo Joaquín llevó cierta inquietud. El centro del campo capitaneado por un inmenso Kroos (le ha sentado de maravilla su renovación hasta el 2022), fue lo mejor del Real Madrid ante un Betis, que nunca entró en el partido. A la inmensidad de Kroos hay que sumarle el buen trabajo de Kovacic y sobre todo de Isco. Si digo bien, Isco, quien en está ocasión jugó como se espera de él. No sobó tanto la pelota, jugó con rapidez y además marcó dos golazos. El cuarto es para enmarcar. Fue la contra perfecta en 14 segundos y siete pases: Seis jugadores se arrancaron como búfalos para llegar ante Adán en una acción primorosa y rápida como una centella: Kovacic-Pepe-Kovacic-Benzema-Cristiano-Pepe-Isco. Seis pases muy bien ejecutados a toda velocidad para el broche final del malagueño. Fútbol total. Benzema, que sigue de bajón, al menos marcó un buen tanto en otra buena jugada que partió del tiralíneas de Kroos. Cristiano, tampoco es que estuviese fino, pero ya empieza a ser más reconocible. El portugués cerró la cuenta del hermoso partido del Real Madrid, en Sevilla.. Los seis goles es la mejor medicina para olvidar las últimas miserias en forma de empates de los cuatro empates consecutivos y de paso aleja las dudas que ya empezaban a surgir entorno a Zidane. Tras la exhibición de Sevilla, el Madrid ya sabe la linea a seguir: trabajo, intensidad, actitud y solidaridad. Si a todo eso le añades la clase que muchos de sus jugadores tienen, todo será miel sobre hojuelas.


OTRO DERBI PARA EL TRONO EUROPEO 

    ¡¡Señoras y señores!!, el Real Madrid jugará la final de la Champions contra el Atlético de Madrid el próximo 28 de mayo (sábado), en Milán. ¿Quién lo iba a decir? Después de que el Madrid de Benitez era un pozo sin fondo en cuanto a juego, desasosiego e intrigas. Pues ese equipo, por el que nadie daba un duro está a un paso de poder ser de nuevo campeón de Europa y de luchar por la liga, con permiso del propio Atlético y por supuesto del Barcelona. “El trabajo y la unión del equipo ha hecho que estemos en la final. Hace cinco meses vivimos momentos duros. Supimos juntarnos y luchar”, dijo a pie de campo Sergio Ramos, capitán y jefe ayer de la defensa blanca. Quería el central recordar de dónde viene este equipo que avanza en mayo vivo en la Liga y con viaje garantizado para la final de la Champions. El Real Madrid de Zidane, ha sabido levantarse y en gran parte es mérito de Zizou, que les ha transmitido calma, paz y tranquilidad a los jugadores que con él volvieron recobrar la confianza. Está manejando con inteligencia el vestuario y ha hacho algunos cambios estructurales que han beneficiado al equipo en los distintos aspectos del juego, sobre todo en la parcela defensiva con la aportación de Casemiro que le ha dado el equilibrio que no tenía antes. A Pepe, lo ha recuperado para la causa y ha sabido dar protagonismo a la cantera con la emergente figura de Lucas Vázquez. Todos respetan y hasta admiran a Zidane que ha devuelto la paz y la sensatez a un club que estaba presidido por la zozobra... Confieso, que me equivoqué con Zidane. Dije que lo veía verde, y no me duelen prendas en reconocer que metí la pata. Lo siento. Rectifico y pido disculpas... El caso es que Madrid como ciudad, se ha erigido en la capital del fútbol mundial. Dos años después los dos equipos capitalinos volverán a estar en una final. Un hecho inédito. Si ya lo fue en Lisboa, con el primer enfrentamiento europeo de dos equipos de la misma ciudad. Ahora, por partida doble, vuelve a repetirse constituyendo todo un récord que difícilmente se volverá a repetir. Nosotros, seguramente no lo volvamos a ver. Si el martes, era el Atlético que haciendo honor a su histórico sufrimiento, pasó las de Caín para clasificarse ante un eléctrico Bayern Munich. Un día después era el Real Madrid, quien con menos sufrimiento pero sí con cierta dosis de suspense por no rematar la eliminatoria con otro gol, se clasificó para la final de la Champions que hace la decimocuarta. Casi nada. El partido, la verdad, como casi toda la eliminatoria, no fue gran cosa. Fue más bien soso, lento. Prácticamente, se jugó al trote. El que hizo más para ganar, el Madrid, fue el que se llevó el premio de jugar la final. Los blancos hicieron lo suficiente y lo justo para imponerse a un City sin chispa, sin mordiente y sin nada. Este Manchester, es un equipo muy triste. Deambuló por el Bernabéu como alma en pena.   Jamás vi a un equipo inglés tan insulso y apocado como el Manchester City. El equipo de Pellegrini volvió a decepcionar con su ritmo cansino y su poca sangre. Jugaron andando, como botón de muestra valga la presencia de Yayá Touré, un jugador que parecía que estaba jugando un partido de veteranos. Lento a más no poder. Esa lentitud contagió a todo su equipo y de forma indirecta al Real Madrid que pasó de comenzar con mucho brío y claridad hasta conseguir el 1-0; luego tuvo una fase de juego muy irregular para terminar reculando en la recta final del encuentro. Circunstancia que llevó la incertidumbre al Bernabéu, pero más por la angustia de que un gol lo dejaba en la cuneta que por los apretones de su rival, que apenas inquietaron a Keylor Navas. Solo dos fueron los disparos a puerta que llevaron la inquietud a las gradas: uno de Fernando en el primer periodo que rozó el palo derecho; y el gran disparo del Kun Agüero cuando el partido ya languidecía que puso el corazón en un puño a los aficionados blancos. Eso, fue lo único que hizo el Kun, quien ha hecho una eliminatoria deprimente. En el Real Madrid, ante la ausencia de Benzema y Cristiano a medio gas (no estaba al 100 por 100 ni mucho menos), ha emergido el mejor Bale que si ya en el Etihad Stadium fue el mejor, en el Bernabéu, fue de lo más sobresalientes junto a Kroos, que también se marcó un buen partido. El galés, tirando por la banda derecha a pase de Carvajal fue quien ejecutó el 1-0 que vale una final.Tanto que el colegiado no le concedió. Al rozar levemente el balón en Fernando, la UEFA lo catalogó como en propia puerta. Es igual, no le quita la gran trascendencia que Bale ha tenido en esta eliminatoria de semifinales. Bale ha sido el motor que lleva al Real Madrid a la decimocuarta final de la copa de Europa. La Undécima, como la Décima está detrás de un muro terrible llamado Atlético de Madrid, el equipo más rocoso de Europa al que nadie quiere enfrentarse por las dificultades que presenta y por esa fe inquebrantable que le hace ser casi imbatible. El Real Madrid ha tenido un camino más fácil para llegar a la final de Milán que el Atlético. Los de Zidane han tenido que superar a Roma, Wolfsburgo y Manchester City; mientras que el Atlético se ha tenido que enfrentar a todos los huesos: Eindhoven,no tanto, Barcelona y finalmente, Bayern Munich. En la vuelta de las semifinales que se disputó en el Santiago Bernabéu, lleno hasta la bandera, el Real Madrid no sentenció pero la realidad es que no sufrió mucho por lo poco que le exigió el City. No hubo opción a que el blandito Manchester de Pellegrini fastidiase otra final épica entre Atlético y Real Madrid. La segunda parte de un partido histórico. Una ciudad unida por un mismo fin, la Copa de Europa o Champions. Milán espera.... Ahí vamos.


El ATLÉTICO PARECE QUE MOLESTA EN EUROPA

El colegiado alemán Félix Brych, no midió con el mismo rasero al Atlético de Madrid que al Barcelona, en un partido que comenzó como un tiro para los rojiblancos pero que el árbitro condenó en el minuto 35 con la expulsión, creo que rigurosa, de Fernando Torres. Hasta ese momento el equipo de Simeone estaba siendo mejor y jugaba con más sentido que un Barcelona al que le pesaba su derrota del último clásico. Apenas creaban peligro y solo hacían pequeñas acometidas en el área atlética. Mientras que los rojiblancos, con mejor juego le ponían más profundidad y más sentido. No solo eso sino que hacían rápidas transiciones y repliegues que tenían despistados a un Barça desconocido por su torpeza y fallos en el pase. En una de esas transiciones llegó la estupenda jugada del Atlético que comenzó en el centro del campo, siguió con un pase magnífico de Koke y culminó perfectamente Fernando Torres que conseguía el 0-1, un resultado que hacía justicia a lo que hasta ese momento estaba sucediendo. Todo esto sucedía en el minuto 25. Fue a partir de ese momento cuando a Fernando Torres, no sé qué le pasaría, pero se le fue la cabeza y prácticamente se auto expulsó con dos entradas que no venían a cuento, la primera a Neymar y la segunda a Busquets, ambas en el centro del campo. La primera a Neymar me pareció justa, la segunda que le saca por entrada a Busquets es muy rigurosa, más teniendo en cuenta las circunstancias. Un árbitro en un partido de este calibre no sólo debe aplicar el reglamento sino que debe saber interpretarlo. Y se diga lo que se diga dejar a un equipo con diez jugadores en el minuto 35 del primer periodo por una falta a destiempo y sin consecuencias en el centro del campo, me parece a todas luces excesiva y más que rigurosa. Cierto es que Fernando Torres pecó de pardillo, cuando es ya todo un veterano, pero el colegiado se excedió en su expulsión y de pasó se cargó el partido que se inclinó ya del lado azulgrana.. No nos extraña que Simeone desde el banquillo se llevase las manos a la cabeza y dijese: “Así no se puede jugar. Ya no hay partido”. Todo lo riguroso que fue el árbitro alemán con Torres, fue de generoso con Luis Suárez a quien le perdonó la expulsión hasta en dos ocasiones. Agredió primero a Juanfran y después a Filipe Luis. Una acción esta última que el colegiado saldó con una amarilla. Poco después el uruguayo, caprichos del destino, sería el azote del Atlético marcando los dos goles que le dieron vida a este Barcelona que en la segunda parte ante la inferioridad del Atletico sacó a relucir su mejor fútbol. Soy de los que pienso que la expulsión de Torres fue muy rigurosa y da que pensar que Félix Brych no viese las dos agresiones de Suárez. Las dos fueron de tarjeta roja. Y llama la atención que siendo el Barcelona el que más faltas hizo, 19, por 16 del Atlético, solo recibiese tres tarjetas amarillas por ocho de los de Simeone. El árbitro fue descaradamente casero El partido, a partir de aquel minuto 35 ya no fue el mismo. La desigualdad pudo con el Atlético que fue mejor once contra once. Cuando estuvieron a la par, el gol de Torres premió los méritos de los rojiblancos y castigó a un mortecino Barcelona que solo encontró la luz en el segundo periodo cuando los atléticos estaban reventados por el esfuerzo de jugar con uno menos. El Barça consiguió una victoria que el estadio celebró a lo grande porque por momentos se temió la tragedia en Champiopns después del duro varapalo que supuso la derrota frente al Real Madrid. En el segundo tiempo el Barcelona puso cerco a la portería de Oblak con un acoso permanente. Una chilena de Messi, un disparo al larguero de Neymar. Otro cabezazo del brasileño. Hasta que en un mal disparo de Jordi Alba acabaría en el área pequeña que recogió Suárez, quien volvería a marcar poco después el definitivo 2-1. El Atlético bastante hizo con aguantar casi de forma númantina. En el segundo tiempo, solo pudo defenderse y perder tiempo ante el arrebato del Barcelona. El resultado de 2-1 es un buen resultado para el Atlético que se batió con grandeza. Mucho tiene que mejorar el Barcelona y recuperar su mejor versión si quiere sobrevivir en la Champio-aún sigue grogui por el clásico-. El Calderón, el próximo miércoles hará que el Atlético juegue con un jugador más que el Barça.  


EL ÚLTIMO EN CAER SERÁ FLORENTINO PÉREZ

De la peor forma posible, perdiendo en el Bernabéu ante el rival de tu ciudad, el Atlético de Madrid por 0-1, el Real Madrid dimite de forma definitiva de la liga a falta de 12 jornadas. ¡Increíble, pero cierto! El equipo que presume de ser el más rico del mundo, el de mejor plantilla, los más guapos y los más guay, resulta que casi a mitad de temporada se quedan fuera de la copa y de la liga. Esto solo tiene un nombre, fracaso total. Y si Florentino Pérez, tuviera algo de vergüenza debería presentar su dimisión porque de nuevo ha vuelto a fracasar de forma estrepitosa. Que un equipo como el Atlético de Madrid, haciendo los deberes en cuanto a orden y táctica(sin hacer nada del otro mundo) y encima que venga de jugar hace tres días la Champions donde fue incapaz de ganar al PSV Eindhoven que jugó más de media hora de la segunda parte con diez jugadores, te gane y bien, en tu propia casa, sin que el equipo blanco ofrezca algo a cambio, es para meditar muy profundamente. No echaré toda la culpa a Zidane, que tiene su cuota,porque el mal ya viene de antes. Si diré que no ha hecho una lectura correcta del partido frente al Atlético de Madrid. El Cholo Simeone, aplicando lo más rudimentario del fútbol le ganó el partido al técnico madridista, cerrando el centro del campo y anulando al del rival. Nada que no supiésemos. Algo que ya hizo con Ancelotti y vuelve hacer con Zidane. Y siguen sin enterarse. Zizou, a favor de obra, porque Florentino así lo dice, volvió a insistir con dos jugadores como centrocampistas que son más una rémora que una solución: Isco y James. En el centro del campo le ganó una vez más la partida Simeone al Real Madrid. Lo siento por Zidane, pero se equivocó una vez más por su pertinaz obsesión por alinear a dos jugadores que no están dando la talla. Jesé, Lucas Vázquez y Mayoral acabaron por ser los acompañantes de Cristiano en el ataque. No es precisamente el Madrid de Florentino. Es el resultado de su fracaso. El Atlético de Madrid sin hacer nada del otro mundo se impuso al Madrid partiendo desde el centro del campo. Todos sabíamos que para contrarrestar el poblado centro del campo que iba alinear Simeone, el Madrid tenía que haber dispuesto de un centrocampista más de corte defensivo como Casemiro y haber prescindido de Isco y si me apuran, Lucas Vázquez o Kovacic tenían que haber sustituido al ineficaz James, que recibió la desaprobación del Bernabéu. James parece un futbolista jubilado, esta pesado y torpe. Isco volvió a ofrecer su clásica imagen de indolente, perdiendo balones y sin ofrecer nada a cambio. Ninguno de los dos merecen la titularidad. ¡Zidane, toma nota! Benzema, como bien dijo Mourinho, fue más gato que nunca. Cristiano solo jugó a cuentagotas sin fructificar dos claras ocasiones de gol. Más vale que se aplique, y evite hacer comentarios un tanto frívolos y hasta de mal gusto como los que hizo al finalizar el partido: “ Si todos tuvieran mi nivel estaríamos primeros”. Y se quedó tan tranquilo.¡¡ Manda narices!! Cuando el portugués, a pesar de ser el máximo goleador del Madrid, no está ofreciendo el rendimiento que se le exige a la estrella del equipo. Menos soberbia y más humildad, Cristiano. Hay momentos que es mejor estar callado. Para que se hagan una idea del mal partido del Real Madrid, basta con decir que uno de sus mejores jugadores fue Danilo. El Atlético fiel a la idea de Simeone, fue a lo suyo:orden, solidaridad y las líneas muy juntas y ver que pasa... Así fue, hasta que al poco de iniciarse la segunda parte, en la mejor jugada del partido que inició Luis Filipe y culminó Griezman, el Atlético, aprovechándose de la mala colocación de la defensa blanca, consiguió el 0-1 que a la postre resultó definitivo. Al gol del Atlético,el Real Madrid ofreció pocas respuestas. Careció de frescura, de ideas y de falta de tensión competitiva,firmando en casa su tercera derrota en la la liga frente al Atlético de Madrid Con este resultado el Real Madrid se queda a cuatro puntos del Atlético y cada vez más lejos del Barcelona que apunta a ser el campeón de liga. Y cuidado, porque para el tercer puesto, el Villarreal acecha.... El Atletico de Madrid sabe a lo que juega aunque muchas veces no resulte bonito, pero es que el Madrid no sabemos a que juega. No juega a nada. No tiene un patrón de juego, ni un sistema que le defina. Del derbi ha salido muy dañado, sobre todo el presidente; después los jugadores, que siguen sin dar la talla; y por último Zinedine Zidane. El entrenador ya no es ese muro con el que se parapetó el presidente. Tanto se ha debilitado ese rol que el público ya no lo considera. Ni siquiera aunque se llame Zidane, cuyo trabajo queda bajo mínimos tras este derbi, superado su equipo en todos los órdenes. La afición ya está harta de tanto desbarajuste. Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedios, es lo que dije la semana pasada, y sigo manteniendo. Ni con Benítez, ni ahora con Zidane, tiene remedio este Real Madrid desnaturalizado por el personalísimo de Florentino Pérez. Un presidente al que ya no le queda ninguna bala en la recamara. El, y solo él, es el gran culpable. Bien haría, como hizo en el 2006 en abandonar la nave. El futuro requiere grandes decisiones y si Florentino Pérez quiere al Madrid, lo mejor que puede hacer es marcharse. El presidente blanco ha vuelto a caer en manos de los jugadores. Como aquel entonces, las estrellas del equipo como Cristiano y Sergio Ramos y alguno más, se han vuelto a imponer para fracaso de un nuevo proyecto que no lo salva ni la Champions. Este Madrid que se come a los entrenadores y que ve como el efecto Zidane se evapora, no se está comportando como un equipo. El Bernabéu que ha visto como su santuario ha sido profanado por el Barcelona y el Atlético en la misma temporada, no aguanta más la indolencia e indiferencia de un equipo que ni tan siquiera la Champions les quitaría el mal sabor de boca que están dejando El Bernabéu ya no mira al banquillo, mira al palco y aunque no fuese de forma mayoritaria gritó: ¡Florentino dimisión! Ni juego. Ni entrenador. Ni jugadores. La afición dividida. La directiva muy criticada, sobre todo el presidente y el club bloqueado institucionalmente con unos estatutos que impiden unas elecciones normales. Lamentable situación de este Real Madrid que viene derivada de varios años de decadencia . Y solo hay un responsable, Florentino Pérez. Ya es hora que los estómagos agradecidos de algunos medios de comunicación y de algunos periodistas acomodados , empiecen a tirar de la manta y digan la verdad de lo que sucede en el Real Madrid. ¡¡Basta ya de tanta manipulación!! El Madrid necesita regenerarse de arriba abajo.  


¡¡POBRE RAFA BENÍTEZ!!

      Que se sepa, el Real Madrid va segundo en la clasificación de la liga a tan solo un punto del líder, el Villarreal; empató en el último partido ante el Atlético de Madrid en el Manzanares donde la temporada pasada salió goleado; y además no ha perdido ningún partido.Pero viendo los titulares de la prensa deportiva, por cierto cada día más rosa, los comentarios nocturnos en las radios y televisiones,cada día mas llena de frikis; resulta que que el Real Madrid es una jaula de grillos donde todos hablan sin orden ni concierto. Antes de profundizar, diré que todo lo que está pasando me parece muy exagerado. Hay problemas, si, pero de un grano de arena se está haciendo una montaña. Ya se sabe que todo lo que sucede entorno al Real Madrid, siempre se exagera y más cuando llega un paro liguero, como ahora sucede. Como sabéis, en la crónica del encuentro Atlético-Real Madrid critique el miedo que mostró Rafa Benítez que se equivoco cortando las alas a su equipo al que mandó dar un paso atrás. Estamos de acuerdo que gran parte de culpa de lo que ocurrió en el Vicente Calderón fue suya: primero, por alinear a Sergio Ramos que tuvo que jugar infiltrado; 2º por elegir a Arbeloa en detrimento de Nacho; y tercero, tal vez, por el cambio de Benzema. Pero profundizando un poco más habrá que decir que los jugadores también tuvieron su cuota de culpa por no dar el do de pecho y ser más ambiciosos. Así como esas figuritas que en las grandes ocasiones se borran. No señalemos solo al entrenador que si, marca las pautas, pero los que juegan son los jugadores, Benítez puede tener la culpa en el aspecto táctico, pero no le hagamos responsable del deprimente rendimiento que están teniendo jugadores como Kroos,Isco, Sergio Ramos que nunca debió jugar, y sobre todo, Cristiano Ronaldo. Viendo y leyendo estos días los programas nocturnos de radio y televisión así como la prensa deportiva, siento asco de la campaña que se ha montado contra Rafa Benítez, que como quien dice acaba de llegar. Se ha abierto la veda contra el técnico madridista, mientras que de los jugadores, silencio. Es más, hasta se aplauden las declaraciones que van en su contra como las que hizo Sergio Ramos cuando fue a decir que no estaba en condiciones de acudir a la convocatoria de la Selección Española. Esas declaraciones fueron con alevosía y premeditación. Diría que acudió para hacerlas y mostrar así a todo el mundo lo echado para adelante que es el capitán del Real Madrid. Pronto se iba a estar callado él, Sergio Ramos, el considerado por algunos, el mejor central del mundo. Es cierto que Benítez, pecó de novato y se equivoco al airear públicamente el doble error de Sergio Ramos en el penalti a Tiago. No era el momento, aunque fuese una realidad. El central madridista, al día siguiente, le faltó tiempo para llamar la atención a su jefe al que contestó con cierto desaire, diciendo “posiblemente el entrenador se equivocó en los cambios”. Y aludiendo a lo que había dicho que el único imprescindible era Cristiano, Ramos dijo, que “en el Madrid nadie es imprescindible”. Más o menos vino a decir que quién era el entrenador para señalarle a él que es el capitán del equipo, el héroe de la Décima y que acaba de renovar por lo que el pidió después de un tira y afloja con el club durante todo el verano. Lo de Ramos no es un error puntual, como quiere transmitir. Llueve sobre mojado, es pertinaz en el error tanto de juego como de palabra. Es evidente que no aprende de sus errores como dice. Es un jugador muy sobrevalorado, a partir de una extraña protección por parte de la prensa, que le definen como el "mejor central del mundo", lo que no es cierto. Por ello juega sobrado, con un relajo y exceso de confianza que le lleva a desconcentrarse y correr riesgos innecesarios.. No merecía la renovación que le han firmado. Hasta aquí los hechos. Un día después, este miércoles, por mediación de Rafa Benítez y por el bien del equipo y del vestuario, ha hablado con Sergio Ramos para darle explicaciones de su torpeza y calmarle los ánimos. De alguna forma, el técnico le ha pedido perdón, se la ha envainado lo que no deja de ser un grave error. El superior que pide disculpas al subordinado. Por lo que sabemos, Sergio Ramos no ha hecho autocrítica. Ha aceptado las explicaciones de su entrenador y si te he visto, no me acuerdo. Desconozco si el capitán le ha hecho ver a Benitez que hay cierto descontento de la plantilla con él. Algunos jugadores consideran que sus métodos de trabajo llegan a ser obsesivos, que es muy insistente a la hora de aplicar conceptos, en las correcciones; y que es muy estricto en las normas. Vamos, en una palabra, que les molesta que sea muy trabajador. Estoy convencido que con Benítez, el Real Madrid volverá a la senda del buen juego. Lo que si le pido al buen técnico madridista es, que sepa donde está que se situé de una vez; que tenga personalidad; que no se deje amedrentar por las figuras del equipo y que por supuesto, nunca se baje los pantalones como ha hecho ahora con Sergio Ramos. Así pierde autoridad. Y por supuesto, que despierte de su sueño de entrenar al Real Madrid. Ya está donde siempre soñó. Ahora lo que debe hacer es hacerle jugar como lo que es, un equipo grande. Benítez ha estado en algunos de los grandes clubes de Europa, pero el Real Madrid es otra cosa, es si cabe, el más grande. Tiene que dejar aparcada esa mentalidad que tiene de ser entrenador de equipo de segundo orden. Sabe donde está y lo que ello conlleva, para eso se crió en el Real Madrid. Rafa Benítez es un buen entrenador. Déjenle trabajar, al menos los 100 días de rigor. Ni que decir tiene que necesita el apoyo de sus jugadores, que le ayuden y respeten su jerarquía ¿verdad Sergio Ramos? ¡¡Pobre Benitez!! A todo esto que dice Florentino Pérez, Nada de nada. Silencio absoluto, cuando es tal vez el gran culpable de esta situación. Sergio Ramos, jamas debió renovar tras el burdo chantaje que hizo al club durante todo el verano. Cristiano Ronaldo está demasiado consentido. Da la sensación que es un jugador que está de vuelta y amortizado. Falta un puñetazo en la mesa del presidente a quien el club se le va de las manos. Ahora mismo parece un equipo de niñatos consentidos. Parece mentira que vuelva a cometer los mismos errores que cuando tuvo que dimitir allá por el mes de febrero del 2006. Recuerdo que entonces en rueda de prensa con gran tristeza dijo: “ Me voy porque soy responsable de haber maleducado a los jugadores”. No parece haber aprendido la lección. Va por el mismo camino.


JUSTO CASTIGO AL MIEDO DEL REAL MADRID

    No me gustó el partido entre los dos grandes equipos de la capital. No me gustó el Real Madrid, ni tampoco el Atlético. Ha sido el derbi menos emocionante de los últimos años. Como diría un castizo, fue un pestiñazo.   El partido fue un tostón donde lo táctico prevaleció sobre lo demás. Algo que no es de extrañar teniendo en cuenta lo mucho que les gusta la pizarra a los dos técnicos, Benítez y Simeone. Mucha táctica, poco fútbol y poco espectáculo. En una palabra, fue un derbi deprimente. Ninguno de los dos equipos fue fiel a su filosofía. El Real Madrid, domino, si, y tuvo controlado el partido prácticamente hasta el minuto 80, pero careció de profundidad y de ambición. Mucho toque y poca enjundia. Benítez que se trabaja los partidos hasta decir basta está pecando de ser un técnico demasiado prudente y miedoso. Un equipo como el Real Madrid con lo que tiene por delante no puede jugar con el freno de mano puesto. Fue marcar Benzema en el minuto 8 el 0-1 y dio un paso atrás. Error mayúsculo cuando en esos momentos el Atlético estaba a la deriva. Los blancos la tocaban, la tocaban, la volvían a tocar pero sin fuste, dejando que pasase el tiempo. Así no se va a ninguna parte y como Benitez siga con estos planteamientos tan rácanos, lo va a terminar pagando caro. De que te vale tener la posesión del balón, si luego no tiras a puerta ni creas ocasiones de gol. No tengo registrada ninguna parada del guardameta del Atlético de Madrid, Oblak. Síntoma del pánico que le entró al técnico madridista fue la retirada del terreno de juego en el minuto 75 de Benzema, el más activo de los delanteros blancos y que de nuevo era el sacrificado de forma injusta, cuando había otros como Cristiano Ronaldo que hizo un partido infame. Kovacic sustituyó al francés. El fútbol más que tocar y sobar la pelota de lo que se trata es de tener profundidad y sobre todo ambición; y de esto careció el Real Madrid que solo se dedicó a especular con el resultado. Aburrió hasta a las ovejas. El caso es que el planteamiento inicial de Benítez situando entre los dos centrales a Casemiro, quien estuvo hecho un coloso, cortando, sujetando al rival y distribuyendo, fue un acierto porque cortocircuito al centro del campo atlético. Pero al marcar Benzema le entró un ataque de entrenador, sujetó a los suyos, y lo terminó pagando su equipo a diez minutos de final con el gol de Vietto. Benitez es un buen entrenador pero tiene que quitarse la mentalidad, que creo que tiene, de técnico de equipo de segunda fila. Está en uno de los grandes y como tal debe comportarse. De momento, este Real Madrid no está dando la talla. Y cuando eso sucede, ya se sabe..... la cuerda se rompe por la parte más débil, la del entrenador. El Atlético de Madrid tampoco estuvo a su nivel. En el primer periodo estuvo muy gris y entregado al juego pausado, horizontal y ñoño que estaba haciendo el Real Madrid. En esos primeros 45 minutos, los rojiblancos apenas dieron señales de vida, solo la que le dio Sergio Ramos que con su prepotencia habitual cometió su ya tradicional fallo: perdió el balón donde no se debe perder, quiso rectificar e hizo penalti a Thiago. El inmenso error de Ramos lo arregló Keylor Navas,parando como si fuera un felino, la pena máxima a Griezman. El guardameta costarricense volvió a ser providencial. De nuevo se puede decir que salvó a su equipo. Además de detener el penalti, le sacó un balón imposible a Jackson Martinez cuando el partido ya languidecía. Keylor navas es un valor seguro. Estamos ante un señor portero. La segunda parte comenzó como terminó el primer periodo, el Real Madrid seguía jugando a que pasase el tiempo sin nada que llevarse a la boca en el plano ofensivo. El Atlético, espoleado entonces por Simeone que hizo despertar a su afición, se echó para adelante, comenzando a jugar con la fe y la intensidad a la que nos tenía acostumbrados. No es que jugase bien, jugó a trompicones pero le puso ese algo más que le faltó al Madrid. En esas estábamos cuando Arbeloa, quien no debería estar ya en el Real Madrid, parece un ex-futbolista, en otro fallo clamoroso en el centro del campo propició la arrancada de Jackson Martinez que se fue por la banda como quiso, centró y llegó el gol del empate del Atlético de Madrid. Un resultado a todas luces justo, aunque tampoco hubiese sido injusto un triunfo de los de Simeone, que en los últimos diez minutos arrinconaron a un Madrid que jugó con la lengua fuera. En ese tramo final, solo el inmenso Casemiro, junto a Varane y Modric, aguantaron el arrebato de los rojiblancos. No obstante veo un tanto desfigurado a este Atlético de Madrid. Simeone da la sensación que está hecho un lío. Ha fichado jugadores que son buenos peloteros, finos estilistas y como consecuencia quiere ofrecer una nueva versión, más estética y más atractiva. Pero este nuevo traje no le sienta bien al Atlético de Simeone, que ha perdido intensidad y tensión defensiva. En la segunda parte, sobre todo en los últimos quince minutos, se dejó de finuras, bajó al barro y entonces vimos a un Atlético de Madrid más reconocible. Empató y a punto estuvo de lograr algo más ante el miedoso equipo de Benítez que por ser tan rácano recibió el justo castigo. Reparto de puntos, y sin embargo al Atlético de Madrid se le quedó mejor cara que al Real Madrid que perdió por miedoso. En el Atlético me gustó mucho Correa, futuro envidiable el que tiene este chico;Juanfran y por supuesto Godin. A destacar por el Real Madrid a Keylor Navas; Casemiro, partidazo el suyo juega como todo un veterano; Varane, Benzema y Modric. Sin embargo de decepcionante se puede calificar el partido de Isco y sobre todo de Cristiano Ronaldo, quien después de recibir el premio individual del club por meter no se cuantos goles, está más en el limbo que nunca. No hizo nada, y si cabe estuvo más egoísta que nunca. La estrella del equipo, si es que lo es, debe aparecer en esta clase de partidos. No me vale que le meta cinco al Almería y luego en las grandes citas, se esconda. Me está empezando a producir hartazgo la actitud del portugués que solo vela por sus intereses. Solo le importan sus goles, sus números y sus registros. No le vendría mal un toque de atención. Pero quien se le va a dar en el club después de la exaltación que recibió del presidente por cumplir con su obligación de meter goles. Nunca antes había pasado esto en el Real Madrid. Florentino Pérez está perdiendo el norte.


LOS  FICHAJES DEL ATLÉTICO DE MADRID 

  El Atlético de Madrid, en silencio sin grandes alharacas y trabajando en firme según el presupuesto del que dispone, ya tiene perfilados cuatro buenos refuerzos para la próxima temporada. Diría que ya los tiene casi cerrados. Con la justa humildad que debe acompañar en este caso, se los voy adelantar a mis lectores, y especialmente a los seguidores del Atlético. Lo hago sin hacer ruido mediático aunque luego algunos se colgarán medallas cuando se hagan oficiales. Esos cuatro fichajes que el Atlético de Madrid ya tiene prácticamente cerrados para la temporada 2015-16 son: Filipe Luis, quien regresa después de su mal trago en el Chelsea de Mourinho; Thiago Motta, jugador del Paris Saint Germain; Vietto, delantero procedente del Villarreal y el colombiano Jackson Martinez, quien está jugando con Colombia la Copa América. La última temporada jugó en el Milán, pero su éxito viene de de las dos temporadas que jugó en el Oporto donde triunfó y fue el máximo goleador del equipo. Filipe Luis, quien actualmente está jugando de titular en la selección brasileña como lateral izquierdo, en realidad nunca se fue del Atlético de Madrid. Se marchó con Mourinho, quien le prometió el oro y el moro y al final apenas contó con él. Regresa a su casa y lo hace con la fidelidad como bandera porque tuvo una oferta del Real Madrid de cuya cantera salió para el Deportivo de la Coruña, y la rechazó. Quiere la seguridad de un Atlético de Madrid que le ha dado todo como futbolista. A sus 29 años, sabe que todavía puede dar mucho al Atlético, donde ha conocido la gloría en las cuatro temporadas en las que estuvo. Ganó la Supercopa de Europa en el 2010; La Uefa Europa Ligue 2012; Copa del Rey 2013 y la liga en el 2014. Era titular indiscutible con Simeone y lo volverá a ser. Vuelve el hijo pródigo. Otro que regresa siete años después es Thiago Motta, centrocampista y un autentico trotamundos. Comenzó en el Barcelona donde se formó y donde jugó hasta seis temporadas. En la temporada 2007-08, fichó por el Atlético de Madrid. No cuajó, posiblemente por sus juventud y emprendió nuevos aventuras. Fichó por el Genoa italiano, Inter de Milán para terminar en el Paris Saint Germain donde ha triunfado y se realizado como jugador. En las cuatro temporadas que lleva en el equipo francés ha sido titular indiscutible. Ahora quiere devolverle al Atlético de Madrid lo que no le dio antes. Motta, con 32 años todavía tiene mucho que decir. Su juego destaca por su sacrificio defensivo y su capacidad atacante. Es el prototipo de jugador que entusiasma al Cholo Simeone. En los puestos de vanguardia es donde mas se va a reforzar el Atlético. Se va Mandzukic, pero vienen dos delanteros más: Luciano Dario Vietto, argentino de 21 años y que ha sido unas de las grandes revelaciones de la ultima liga. Llega procedente del Villarreal. Allí, en las dos temporadas en las que ha estado ha triunfado por todo lo alto. Vietto, es de esos delanteros silenciosos, que machacan a las defensas rivales por su clase, inteligencia y saber estar. Le va a venir de perlas al juego del Atlético, sobre todo en los contraataques. Además ve puerta con facilidad. En 47 partidos con el Villarreal ha marcado 20 goles, 12 de ellos en la liga, y los demás en copa y en Europa. Es un gran fichaje, mirando al futuro. El otro delantero es el colombiano Jackson Martinez, 29 años y que contrariamente a Vietto, no tiene tanta movilidad, pero si que tiene más fuerza, y hasta más velocidad. Es una fuerza de la naturaleza que triunfó en el Oporto, donde jugó dos temporadas siendo el goleador del equipo y de la liga portuguesa. Su buen rendimiento llamó la atención de varios equipos europeos. El Milán lo fichó en el último ejercicio. No se ha acoplado a la liga italiana y parece ser que Milán y jugador están interesados en el traspaso. Mario Suarez que no seguirá en el Atletico y por el que está interesado el Milán, puede ayudar. El de Jackson Martinez, es el único de los cuatro que aun no está cerrado. Todo se andará. Pero, sin duda, el Atlético quiere cerrar su plantilla lo antes posible. Aun no hay oficialidad en ninguno de estos fichajes, pero pronto se harán públicos. Simeone,y el cuerpo técnico rojiblanco saben lo que quieren y se han puesto a ello sin prisa pero sin pausa. Están siendo los más madrugadores en los refuerzos. Y ya se sabe: “A quién madruga, Dios le ayuda”.    


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013