Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Selección Española

FIN DE CICLO Y GRATITUD INFINITA

Cuando nos creemos los peores somos capaces de lo mejor, hasta que nos creemos los mejores y entonces somos capaces de lo peor... La selección española que defendía título en la Eurocopa de Francia, se va con las orejas agachadas tras perder frente a Italia con todas las de la ley por 2-0. El campeón fracasó en París. En la capital francesa murió un proyecto y son muchos, empezando por Vicente Del Bosque, así como algunos jugadores que ya no estarán en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia del 2018. Se acabó una etapa. Una pena que Del Bosque se tenga que ir por la puerta de atrás. Puede que se haya equivocado en algunas decisiones y en el planteamiento táctico frente a los italianos, pero Vicente debe tener el reconocimiento que se merece. El adiós de Del Bosque que continuó la obra iniciada por Luis Aragonés, no debe estar sembrado de espinas y de críticas irresponsables e injustas, que las habrá . Es el momento de ser magnánimos y construir el futuro. El pasado, jamás, jamás lo olvidaremos. Fue muy bonito mientras duró, pero se acabó. Gracias. Es difícil explicar la empanada mental de la selección española durante la primera parte, donde Italia campeó a sus anchas haciendo lo que le daba la gana. En esos primeros 45 minutos a España le faltó velocidad, intensidad, empeño, ganas.... Le faltó de todo. Todo lo contrario que a Italia que se apoderó de todos esos atributos para liquidar al combinado español. Y gracias que solo se fue a vestuarios con tan solo un gol encajado, porque si no llega a ser por la buena actuación de De Gea, el partido hubiese quedado visto para sentencia en el primer periodo. Italia ha ganado con todo merecimiento un partido que se trabajó muy bien de principio a fin. Nos sorprendió de inicio jugando al ataque de forma descarada y anulando la línea de creación de los nuestros. En la segunda parte y con la ventaja que tenían en el marcador (1-0). Italia ya jugó a lo que mejor sabe,al catenaccio y nos ganó con toda justicia. La selección española que comenzó como un tiro el campeonato, poco a poco se fue desinflando. Ganamos a la República Checa a última hora, pero ante los turcos se exhibieron y nos hizo pensar que España volvía a volar alto. Pero Croacia nos remontó al fracaso del Brasil, nos llevó al lado más oscuro del cuadro; y ante Italia nos temimos lo peor. La derrota frente a los croatas nos cortocircuito, pero lo que es peor nos hizo perder la fe y la energía.De eso careció España durante el primer tiempo. Incluso careció de pasión. Italia, era todo lo contrario,le puso mucha pasión y más corazón. Además de tener mejor estrategia. Antonio Conte le ganó la partida táctica a Vicente Del Bosque y lo hicieron también sus jugadores en los duelos individuales. Italia fue dueña de la velocidad, de la lucha, de la anticipación y del partido. Justo era que al final se llevase un duelo, donde la selección española apenas compareció. España fue siempre lo que Italia quiso, un rival tal vez menos dotado técnicamente pero con más energía y espíritu de lucha que nuestro equipo. La selección azzurra, además nos tenía ganas desde que hace ocho años, en Viena, cayó eliminada en la tanda de penaltis. Desde esa fecha, Italia ha padecido el síndrome de España que le ha ganado en todos los enfrentamientos que tuvo, sobre todo en la final de la pasada Eurocopa celebrada en Ucrania, con un rotundo 4-0. Buffon, el guardameta italiano, fue testigo de la tiranía de la selección española. De ahí su enorme alegría al final del encuentro con el 2-0 en el saco de los italianos, que acabó con su mala racha ante los españoles. En la segunda parte, mejoró las prestaciones la selección española pero sin parecerse a la auténtica. Eran los italianos quienes manejaban los tiempos del encuentro. Del Bosque, posiblemente, se equivocó en volver a repetir el mismo equipo que perdió contra Croacia. Lo que pasó después demostró que ante Italia el equipo español necesitaba otra cosa, otras caras y otro orden táctico. Tal vez hubiese sido muy aconsejable jugar con doble pivote, como tenía en mente el propio seleccionador, vista la superioridad del centro del campo italiano donde De Rossi nos hizo un roto. La chispa y frescura que aportó Lucas Vázquez en los últimos 20 minutos de partido, fue una pista de lo que el combinado nacional requería y necesitaba: algo nuevo para sorprender a Antonio Conte que estudió muy a fondo a España, sabiendo que jugaría con su once habitual. En el último tramo de partido,se vio algo a la España que conocíamos e incluso Piqué pudo lograr el empate, pero Italia supo defender lo que había ganado con toda justicia. Pellé, ese gigantesco delantero centro, puso la guinda con el 2-0 cuando el partido languidecía. En París, murió una selección española que nos ha dado unas alegrías que jamás hubiésemos imaginado ni en nuestros mejores sueños... España cierra un gran ciclo. Fue muy bonito mientras duró....y merece toda la consideración. Ahora es necesaria una regeneración.Toca una segunda reforma, y sin dos de sus referentes; Vicente Del Bosque e Iker Casillas, que seguramente en los próximos días anunciarán su renuncia. Del Bosque, dejará de ser el seleccionador y Casillas, dirá que ya pasó su tiempo. La imagen de él en el banquillo fue todo un testimonio de su adiós. Agradecimiento eterno para Casillas por lo que ha representado para el fútbol español. Se acabó. Fin de ciclo en la selección española y gracias infinitas por todo, que ha sido mucho...


PIQUÉ, DE LOS PITOS A SER EL SALVADOR

     Un gol (1-0) a las postrimerías del partido (minuto 87) de Piqué premió a la selección española dándole la victoria ante la República Checa. Un triunfo justo y merecido para una España que a ratos jugó bien y otros muy bien, sobre todo en el segundo periodo. El único pero que hay que ponerle es la falta de puntería. Llegó en innumerables ocasiones al área checa pero morían en la orilla, unas veces por falta de acierto y las más por abusar del toque-toque. Hay excesivo empeño en querer meterse en el área hasta el fondo, desperdiciando claras ocasiones. Y eso fue lo que ocurrió durante todo el encuentro ante los checos, que sabiendo cómo se le puede hacer daño a España, montaron un muro de contención ante el buen guardameta Cech, que bien protegido , salvó en más de una ocasión a los suyos. La selección española jugó al son que marcó Iniesta, ese líder silencioso, que fue el alma y el ejecutor de una selección española que contrataría mente a lo que nos tenía acostumbrado, comenzó un campeonato con triunfo. El manchego fue el guía genial del combinado nacional. Un centro suyo, un lujazo de los muchos que se permitió, le llegó en las mejores condiciones a Piqué que remató con la fuerza que todos los aficionados le mandamos para que batiese al Cech cuando el partido entraba en la recta final. Tuvo que ser Piqué, el controvertido jugador a ojos de muchos seguidores cuando de la selección española se habla, quien a falta de tres minutos, de cabeza lograse el triunfo que salvó a España de un empate que hubiese envenenado el ambiente de la concentración ya de por sí un tanto revuelto por denuncias y demás. Ya es hora de que de una vez se se ponga en duda la implicación de Piqué con la selección española. Es uno más, comprometido como el que más, y punto... A partir de ahora ¿quién se atreve a pitar a Piqué? El cabezazo de Piqué a centro mayúsculo de Iniesta hizo que España lograse su primer triunfo en la Eurocopa de Francia, y de paso terminara con la maldición del 13 de junio, día de San Antonio de Padua,fecha en el que habían jugado cinco partidos y nunca habían ganado. Me gusto España. Lo que pasa es que el gol tardó en llegar y ya empezábamos a impacientarnos y decir aquello de: “ya estamos como siempre, primer partido y primer revés”. Pues no, fuimos de menos a más para terminar siendo un rodillo que puso cerco a la portería de la República Checa que se defendió con uñas y dientes. Formaron una barrera de seis jugadores por delante de Cech, y otros cuatro por delante de los defensas que prácticamente les hizo infranqueables. Pero España, tuvo paciencia y aunque a veces les pudo un poco la ansiedad, no dejaron de intentarlo con buenas transiciones por las bandas donde los dos laterales Juanfran y Jordi Alba eran dos puñales dispuestos a todo. Y todo bajo la supervisión de un magistral Iniesta que abría huecos con sus pases de tiralíneas. A Iniesta le acompañó un buen Silva que fue otra de las llaves que abrió la defensa de los checos. Fue un dominio absoluto. Que al final tuvo su justa recompensa. El gol de los de Del Bosque debió llegar antes, pero al final se celebró más por lo mucho que costó. Un triunfo que sabe a gloria y que nos mete de lleno en este Eurocopa donde partíamos como una de las selecciones favoritas. Después del buen partido de hoy, si cabe, es un poco más favorita. Pero cuidado, no levantemos el vuelo. Desde la humildad se conseguirá algo. Desde la prepotencia, se fracasará. Habrá que estar preparado para el sufrimiento. El encuentro entre España y la República Checa, sirvió para acabar con ese absurdo debate de la portería. Vicente Del Bosque para esta Eurocopa ha elegido como portero titular a De Gea. A pesar de la investigación que le relaciona con un escándalo sexual, el seleccionador ha apostado por De Gea porque independientemente del revuelo que hay entorno a él, hoy por hoy, el guardameta del Manchester United está un punto por encima de Casillas, que ha sido el mejor, pero en estos momentos ha dado un paso atrás. Ahora le toca el banquillo donde fue uno más que vibró con el triunfo de España. De Gea, tuvo poco trabajo, pero el que tuvo lo solventó con garantías. Y al final, hasta salvó la victoria con una gran intervención tras disparo brutal de Darida, en el último suspiro del partido. De Gea es el futuro guardameta de la selección española. No le demos más vueltas... Tal y como está esta competición, estos tres puntos casi son la clasificación pero, más allá de eso, el poso que deja esta selección es bueno. Hasta ahora y vistas a casi todas los equipos en esta Eurocopa, España es la que mejor ha jugado en esta primera fase .No estuvo brillante, aunque a ratos rozó ese calificativo, pero si convenció por su forma de solventar el complejo entramado defensivo que le propuso su rival. Hay tiempo para superarse, pero el debut ha sido positivo y bueno para el siempre complejo arranque. Estamos en la buena senda....


DEL BOSQUE IMPARTE JUSTICIA CON SU LISTA PARA LA EUROCOPA

Las escopetas estaban cargadas contra el seleccionador español, Vicente del Bosque ante la lista de los jugadores que tienen que acudir a la Eurocopa de fútbol que se disputa este verano en Francia, y que hizo oficial este 17 de mayo en medio de una gran expectación.    Y estaban preparadas para dispararle si en esa lista de convocados volvía a incurrir en los mismos errores que cometió en el pasado Mundial del Brasil, donde se fracaso con estrépito. Allí, la selección española fue a defender el título logrado en el 2010 en Sudáfrica con la base de jugadores que nos hizo alcanzar la gloria. Pero algunos de esos jugadores que fueron vitales para alcanzar la copa del Mundo, acudieron al del 2014 sin estar a su mejor nivel. Habían alcanzado momentos esplendorosos, pero llegaron en un mal momento de forma a la gran cita mundialista. El tiempo pasa para todos... Después de no pasar de la primera fase de clasificación y de confirmarse el gran fiasco, Vicente Del Bosque fue el blanco de la criticas precisamente por confiar en jugadores que le habían dado todo pero que no atravesaban por su mejor momento de forma y que no merecían estar en Brasil. El seleccionador había echado mano de la fuerza de la costumbre y confió en los mismos jugadores que habían dado a España los triunfos en el Mundial de 2010 y en la Eurocopa de 2012. Pero algunos de esos jugadores no estaban ni por asomo para afrontar un torneo de tal envergadura. Se equivoco, y punto. Aquella fue una lista mal concebida, inadecuada y oportunista porque se fue a lo seguro y no se arriesgó con caras nuevas. Seguramente, en su caso hubiese hecho lo mismo que Vicente: fiarme de esos jugadores que alcanzaron el cenit del fútbol español, con la doble corona; pero muchos le fallaron y fue el propio seleccionador quien cargo con todas las culpas, siendo el paraguas de todas las criticas. En esta ocasión, del Bosque se ha dejado de romanticismos y ha ido a lo que le ha dictado el corazón , apostando por una convocatoria donde van los mejores de cada puesto y una pléyade de jóvenes que han realizado una gran temporada. En esta ocasión , bajo nuestro prisma, la lista de convocados que van a acudir este verano a la Eurocopa de Francia, es justa y adecuada. Me consta que a Vicente le ha costado Dios y ayuda, prescindir de jugadores como Diego Costa, a quien convenció para que estuviese en el Mundial de Brasil; Fernando Torres, quien en los últimos partidos ha sido junto a Griezman el sostén del Atletico de Madrid; Alcacer,Cazorla, Mata. Estos dos últimos fijos siempre con del Bosque pero que esta temporada uno por lesión y el otro porque no ha estado a la altura, no merecían estar en la lista final. Al igual que Diego Costa que como el Chelsea no ha dado el nivel. La baja de Paco Alcacer, máximo goleador español en la fase de grupos con seis tantos en 13 partidos, ha sorprendido. Ha quedado relegado en favor de Aduriz, que ha realizada una señora temporada y Morata, que es el futuro. Las dos grandes novedades son Saúl y Lucas Vázquez. Y justo es que estén porque apuntan muy alto y han sido decisivos en los triunfos de sus dos equipos, Atlético y Real Madrid, respectivamente. Llamativa ha sido el gran rendimiento del extremo del Madrid, Lucas Vázquez quien en el último tercio de la temporada se ha ganado las simpatías de todos a base de buen juego, esfuerzo y sacrificio. Y en cuanto a Saúl, que decir, el Atlético tiene una joya. Nolito, por su desparpajo también es una buena elección. Es la savia nueva que necesita la selección española. Los demás son los habituales, y sobre ellos no hay dudas. En la portería De Gea será el guardameta titular sin discusión alguna. Casillas, ya ésta para ser suplente. El tercer portero es el del Sevilla, Rico. Defensas: Carvajal, se ha ganado a pulso estar en esta Eurocopa por la buena temporada que ha hecho en el Real Madrid; Juanfran, siempre es un valor seguro; Ramos y Piqué, son los dos mejores centrales del mundo; Bartra y San José, buenos suplentes para los dos mejores; Azpilicueta, su polivalencia es muy aprovechable y Jordi Alba, es el dueño del lateral izquierdo. Centrocampistas: Aquí es donde está lo mas granado y los que más repiten. Ante las ausencias de Xavi Alonso y Xavi Hernández, los galones los llevará Iniesta, quien estará muy bien acompañado por el hombre que da equilibrio, Busquets, Thiago que aportará la fantasía. Al igual que Isco, que es de esos jugadores que te puede revitalizar un partido cuando pintan bastos. Cesc completa a los centrocampistas, un jugador que sabe jugar muy bien entre líneas. Delanteros: Pedro, siempre cumple; Silva, pura clase y visión de juego; Nolito;Lucas Vázquez, Morata y Aduriz. De esta lista de 25, el 31 de mayo Vicente Del Bosque tendrá que hacer dos descartes. Decisión que le costara otro dolor de cabeza. Pero en esta ocasión, la lista está muy bien confeccionada, es justa y adecuada. Las escopetas se guardaron en un armario


LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO  EMOCIONA A TODO UN PAÍS

Después de la gran proeza, escrita con letras de oro, de ganar a Francia que estaba en casa y con el apoyo de 27.000 almas, todos pensábamos que ganar a Lituania en la final era cosa fácil. Y así fue, la selección española de baloncesto, ha vuelto hacer historia y consiguió el tercer titulo de la Europa al derrotar en la final del Eurobasket a Lituania por 80-63. Fue como coser y cantar. Curiosamente, el partido de la final ha sido el más placido de la selección española durante todo el campeonato. Nunca sufrió, siempre estuvo arriba en un gran ejercicio coral de todo el equipo, que de nuevo tuvo en Gasol, a su líder espiritual y que volvió a estar en plan épico. Metió 25 puntos y volvió a dar una lección de baloncesto. Como estaba cantado fue elegido el jugador más valioso de del Eurobasket, donde ha sido el dueño y señor. Sin duda alguna, Pau Gasol es el mejor jugador de Europa de los últimos quince años. Ha sido el epilogo de un campeonato donde España no partía como favorito e incluso algunos apostaban que muy pronto estaríamos de vuelta. Pero ha sido tanto el orgullo y el amor propio de un equipo con mayúsculas, que han tirado por tierra los peores auspicios para consagrase como los Reyes del viejo continente. Y lo han hecho de la forma más hermosa posible, con el corazón y formando un equipo donde la solidaridad les ha sobrado a borbotones. Así como el orgullo que ha sido una constante a lo largo de todo el torneo. Era y es un equipo donde cada uno juega su papel y que tienen en el extraterrestre Gasol, al líder al que han seguido con auténtica devoción. Dijo que habían venido a por el oro y todos le creyeron. Se conjuraron para lograrlo, cada uno aportando sus virtudes y poniéndolas al servicio del Mesias que les condujo a la meta final, Pau Gasol. Fuese por las ausencias o por lo que fuese pero al principio eran pocos los que tenían fe en este equipo después del fiasco del Mundial que se disputó en nuestro país, el año pasado. Y menos aun tras las dudas iniciales que vinieron acompañadas por las derrotas frente a Serbia e Italia. La selección española nadaba contra corriente pero en los siguientes partidos siempre llegó a la orilla. Unas veces por casta, otras por orgullo y la mayoría de las veces por corazón, el caso es que fueron salvando obstáculo. Ganaron en un partido agónico a Alemania, después a Polonia, Grecia. El éxtasis llegó con Francia y la gloría, con Lituania. Ha sido, el triunfo de la fe, del espíritu de equipo que a base de casta y orgullo, comandados por el gran Gasol, voltearon la situación. Entonces se pasó del pesimismo general de los seguidores por la selección de baloncesto, a ser un ejemplo de amor patrio. El equipo español volvió a enganchar a todo un país que vibró como hacia tiempo que no lo hacia con el baloncesto y con un equipo que nos hizo sentirnos orgullosos. Es el tercer oro que consigue la Selección española en Europa. Los anteriores fueron en el 2009 y 2011. Junto al oro conseguido en el Mundial del 2006 completan un ciclo de los chicos de oro de nuestro baloncesto, la mejor generación. Nunca antes habíamos volado tan alto. Somos los Reyes de Europa. Esta España de la final frente a Lituania, llegaba curtida tras las duras batallas ante Grecia y Francia; y como dijo Sergio Scariolo, por cierto magnifico su trabajo, además de pasión había que salir muy concentrados. Así lo hicieron,mandando desde el salto inicial con un juego brillante y de muchos quilates. Siempre estuvieron por delante con cómodas ventajas que no bajaron de los ocho puntos. El primer y tercer cuarto de España rozó la perfección. Los lituanos nunca le cogieron la onda al partido. Valenciunas nunca pudo con el inmenso Gasol; Rudi Fernandez, en su mejor partido, pudo con Macilius y además aportó once puntos aunque salió maltrecho de su espalda. Claver y Felipe Reyes se hacían con los rebotes y los dos Sergios junto a Pau Ribas y Mirotic, ponían el ritmo. Consecuencia que España se paseó ante Lituania, que tuvo en Seibutis a su mejor jugador, con 13 puntos. Otra de las claves del triunfo tan solvente frente a los lituanos fue la gran defensa que practicaron y que ya habían escenificado contra Francia. Todos bajaron el culo en defensa, prueba de ello es que dejaron en 63 puntos a Lituania, una selección de lo mejorcito de Europa pero que ante esta España tan solidaria y llena de madurez, nada pudo hacer. En esta ocasión no se sufrió ni se necesitó una hazaña de Gasol, quien no obstante logró 25 puntos y capturó 12 rebotes, para ganar 80-63. Grande, grande y Grande este Pau, cuya fe en el oro contagio a todo el equipo. Gano España de forma arrolladora el tercer oro europeo de su historia. Es u suma y sigue de una generación de jugadores fuera de serie. Se comenzó a saborear la gloría en el 2001 y desde entonces España suma 10 medallas, incluidas las dos platas olímpicas de hondo calado porque fueron ante el equipo de Estados Unidos Unidos de sus estrellas NBA. Pero tal vez lo mejor de todo es que la selección española de baloncesto volvió a emocionar a todo un país.


ESPAÑA DEJA MAL SABOR DE BOCA

 Ganó la selección española 1-0 a Ucrania en partido decisivo para la clasificación de la Eurocopa del 2016, pero dejó un poso de dudas en cuanto a su estilo de juego y en la jerarquía. Esa España pletórica y con personalidad parece que ha pasado a mejor vida. No termina la selección de Vicente Del Bosque en esta nueva etapa de completar lo que se dice un partido redondo o al menos bueno. Juega con intermitencia y a ratos. No hay continuidad ni regularidad y por lo tanto termina penando. Algo así fue lo que le sucedió frente a Ucrania, un equipo que sin ser nada del otro jueves, le complicó la vida al combinando nacional. Se desplegó con naturalidad, sin miedo y sin encerrarse en su área. Antes del gol español,  su jugador Rotan metió el miedo en el cuerpo  de Casillas con un disparo a bocajarro que no encontró puerta de milagro. Y eso que España comenzó muy bien, jugando con pasión y alegría dirigida perfectamente por  Iniesta e Isco, los dos jugadores más destacados. No obstante Isco  tiene que abusar menos del regate y no parar tanto el juego. En el Real Madrid lo hace y en la selección lo hace también. Siempre le sobra el último regate. Guiados por los centrocampistas y mediapuntas que pueblan la alineación de nuestra selección, los primeros minutos transcurrieron con un juego muy fluido y hasta vistoso pero faltaba pegada y ser más rotundos. Todo ello pese a la presencia de un nueve puro como Morata, que no estuvo nada acertado. Morata, quien está haciendo una buena temporada en la Juventus, defraudó en la prueba del nueve, aunque curiosamente fue quien dio el triunfo a España con su gol, en el minuto 27. También defraudó uno de los llamados a regenerar el juego de la Roja, Koke, que en nada se pareció al que gobierna y manda en el Atlético de Madrid. No termina de cuajar en el equipo de Vicente Del Bosque. Si en el Atlético es el dueño y señor de las operaciones; en la selección parece un debutante asustado. Conforme iban pasando los minutos, el juego de la selección se fue difuminando  hasta cotas preocupantes. La lentitud y parsimonia era entonces la nota predominante de nuestra selección. Ucrania que no es nadie en el concierto europeo, se dio cuenta del bajón de juego de su rival y con más empuje que juego, se fue hacia adelante e hizo sufrir a Vicente Del Bosque y a la afición española presente en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. De un decente primer tiempo, se pasó a un indecente segundo periodo donde se puede decir que la chispa de España desapareció. No había intensidad ni armazón en el juego. Ante la fragilidad española, los ucranianos crecieron y se fueron a por el empate que bien pudo llegar en una de las jugadas a balón parado donde España pasó un autentico calvario. Nunca supo como contrarrestar esas jugadas que bien pudieron costarnos un buen disgusto. A Del Bosque en el tramo final le entró el pánico y creyó conveniente cerrar el partido quitando al único delantero que tenía, Morata, para dar entrada a Pedro. Silva, entonces pasó a ser el jugador más adelantado. Pero a pesar de estas metidas cautelares, la selección siguió son gobernar el partido. Lo mejor, fue el resultado de 1-0, que nos sitúa como segundos de grupo por detrás de Eslovaquia y nos mete de lleno en la clasificación para estar en Francia en el 2016. En estos momentos, Jugando como lo está haciendo la selección española presagio dificultades para la clasificación. En Ucrania cerrará España la liguilla, allá por el mes de octubre .  No lo tendrá fácil por las dudas que están desplegando en los últimos partidos. A esta selección española le  queda mucho camino por recorrer, mucho para mejorar. De momento, el combinado español ha perdido encanto. No encuentra el modus operandi que tanto le dio en el pasado. Del Pizjuán se marchó dejando un rastro de sentimientos encontrados. Tuvo momentos muy buenos y pasó instantes de miedo, especialmente en la defensa de los balones parados. Esta selección española, en esta nueva etapa, sigue sin encontrarse. Anda perdida.  


SE ABRE LA VEDA CONTRA V. DEL BOSQUE

Ante Alemania, la selección española cayó en el último minuto y confirmó las malas sensaciones que está emitiendo en los últimos partidos donde ha perdido potencia, fuerza, ilusión e identidad.
Ahora toca afrontar un periodo de transición. Se han ido los jugadores que dieron empaque a ese equipo irrepetible como Pujol, Xabi Alonso, el otro Xavi, Villa y alguno más que jugaba con un mismo patrón de juego, el que hacia el otrora gran Barcelona con el añadido de imaginación y ese algo más que les ordenaba Vicente Del Bosque. Se triunfó por todo lo alto con dos Eurocopas y un Mundial, además de ser la envidia del mundo futbolístico por el buen juego que practicábamos


CASILLAS CANTA, ESPAÑA SE TAMBALEA

Eslovaquia que no es nadie en esto del fútbol, aprovechó sus dos únicas ocasiones para vencer a la selección española (2-1) en partido de clasificación para la Eurocopa del 2016 que se jugará en Francia.
El combinado español lleva dando muy malas sensaciones desde el último mundial donde fracasó estrepitosamente. Tras aquel fracaso y una pequeña revolución que ha sido escasa, se han jugado dos partidos y dos derrotas. El primero fue contra Francia en Sainte Denis en partido amistoso y ante un poderoso rival; pero en esta ocasión era en Zilina ante un equipo sin pedigrí y flojo. Dominamos si, tuvimos la posesión, si pero para qué si todo moría al borde del área de una defensa eslovaca que no tuvo que hacer nada del otro mundo para contrarrestar nuestro juego que fue lento hasta aburrir. No tuvimos velocidad y nos faltó imaginación. Pudimos ganar y no lo hicimos porque faktó profundidad. Mucho toque-toque y poca definición. Estamos viciados con tanta posesión y toque


ADIÓS CON DECENCIA PERO NO OLVIDEMOS EL FRACASO MUNDIAL

El Mundial de Brasil despidió a la selección española que lo hizo con cierto honor, al ganar en intrascendente partido a Australia por 3-0. Pero no nos engañemos, la decepción por el espantoso campeonato que hemos hecho no se nos ha pasado, al menos a los aficionados.
En el partido de la despedida ante una Australia que no es nadie en esto del fútbol, la selección española fue reconocible por el juego que desplegó a lo largo de los 90 minutos al parecerse en algunos momentos al equipo que tantas alegrías nos dio. Aunque habrá que decir aquello de “A buenas horas mangas verdes”, me viene la selección a jugar decentemente. La reacción llega tarde y en un partido inútil, pero al menos se consiguió un triunfo que salva nuestra dignidad, pero que no nos consuela tras el desastre de los dos primeros partidos. De nada sirvió porque este triunfo llega tarde y nos deja sin consuelo


FRACASO MUNDIAL

El día que abdicó el Rey Don Juan Carlos, fue el día que la selección española abdicó de jugar al fútbol y de perder su condición de campeona, ofreciendo una imagen deplorable que nos ha avergonzado. Chile, sin ser nada del otro mundo nos ha dado un buen meneo y nos ha dejado en cueros. Nos ganó en todos los aspectos, pero sobre todo en el aspecto físico, en el táctico y en intensidad.

No vale poner paños calientes: se consumo el fracaso de la selección española en el Mundial de Brasil. El batacazo ha sido de órdago. El campeón del Mundo es el primer equipo en quedar eliminado. Indignante el ridículo tan espantosa que hemos hecho. Hemos caído con todas las de la ley, sin juego, sin ganas, sin ambición y sin hambre. Por Brasil pasó una sombra de equipo, un grupo fantasma al que no se le vio en ningún momento, hundido física y anímicamente y carente de carácter.


UN ESPANTOSO RIDíCULO

No se puede empezar peor a defender un Mundial de fútbol de cómo lo ha hecho España: perdiendo por goleada (1-5) frente a Holanda en la repetición del último mundial. Y lo que es peor todavía, ofreciendo una imagen de impotencia y de falta de recursos y muchas más carencias.

Lo que mal empieza, mal acaba y la selección española dio una sensación paupérrima frente a Holanda, que tantas ganas nos tenías y que nos dio un soberano repaso después de perder en la final del Mundial del 2010. Robben, a quien Casillas desarmó en Sudáfrica, se vengó con todas las de la ley ante el guardameta español, quién estuvo de desastre


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013