Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Sin categoría

EL BARÇA HUMILLA AL REAL MADRID 

  De nuevo el Barcelona, seis años después del 2-6 volvió a exhibirse en el Santiago Bernabéu ante un Real Madrid que fue de todo menos un equipo de fútbol. Sin quitar méritos al Barça que ha hecho un partido redondo, pero la falta de actitud, de orgullo y de casta por no decir otra cosa más fuerte de los jugadores del Madrid ha favorecido la goleada (0-4) del Barcelona que humilló, y de qué manera, a su máximo rival, el Real Madrid al que deja en ruinas, y a Benítez al pie de los caballos. Fue un baño de los azulgranas a los madridistas de principio a fin en todos los sentidos:en anticipación, en presión, en ganas, en orgullo, y por supuesto en fútbol. Fue un partido de hombres, el Barcelona, contra niños, el Real Madrid que siempre llegaba tarde, y cuando llegaba no sabía que hacer... Fue un baile en su propia casa, ante su afición y contra su máximo rival que sale fortalecido, mientras que hunde en la miseria al Real Madrid de Benítez, que será el sacrificado. Porque Florentino Pérez, el gran culpable del desastre, saldrá de rositas. Echara al entrenador, dirá que se ha equivocado en la elección y hasta luego....¡¡ Ya está bien!!. Es hora que de una vez, este personaje con más defectos que virtudes para el Madrid, acepte las responsabilidades de sus decisiones y deje paso a otros que sepan de fútbol. Lleva años equivocándose en los fichajes, en la elección de entrenadores a los que ficha y echa sin criterio. No puede ser que un presidente con escasos conocimientos de fútbol sea el secretario técnico del Madrid. Al mismo tiempo que es un perdonavidas para los jugadores, a los que tiene sumamente mimados, sobre todo a sus estrellas. Pero como el señor Florentino Pérez tiene patente de corso en gran parte de la prensa deportiva, donde tiene simpatizantes a ultranza que de algún modo mantiene a cambio de especie que no dinero(ya me entienden), pues le bailarán el agua y el gran sacrificado será Rafa Benítez. No obstante, la afición ya no se deja engañar y más que contra Benitez, el Bernabéu gritó y pitó al presidente. La megafonia del estadio impidió que se oyese en toda su plenitud. Por supuesto que Rafa Benítez también sale muy mal parado de este partido. Tanto que estoy por asegurar que le va a costar su cargo. Y se lo tiene merecido por traicionarse a si mismo. Lejos de ser fiel a su ideario, hizo una alineación muy política. Hizo más caso a los postulados del que manda y a esa prensa que le está buscando las cosquillas desde que llegó, que a sus propios criterios y fracasó, alineando a un un equipo que en nada se parecía al que tenía en mente. La falta de personalidad le va a costar el puesto. Ya se lo avisamos y así va a suceder... Ha sido cobarde y está sentenciado. Los jugadores tampoco han ayudado al técnico madridista, que en efecto, se puede y se equivocó en el planteamiento táctico, pero es que hacia tiempo que no veía tanta falta de motivación, de actitud y de carácter en el Real Madrid. Y eso que era contra su máximo rival. Ya dije que el vestuario madridista no quería a Benítez y hasta que lo lo echen no van a parar.. Su despedida está muy cercana. Benítez no está siendo Benitez, y le va a costar caro. Se equivocó fiando la responsabilidad del juego en Kroos y Modric que siempre estaban a la misma altura, no presionaron y que fracasaron en la salida del balón. Casemiro hubiese dado más equilibrio a ese centro del campo donde claramente sobra el alemán que está pidiendo a gritos irse al banquillo. Benzema, por mucho que lo pida Cristiano, por sus problemas con la justicia francesa, no estaba para jugar; y el portugués, volvió a naufragar. Más vale que en lugar de enseñarnos sus músculos , nos enseñe lo fundamental en el futbol como es la entrega, la lucha y el sacrificio. Algo de lo que está careciendo la estrella del Madrid en los últimos partidos. Los centrales no estuvieron en su sitio nunca, sobre todo Sergio Ramos que no está para jugar. Si está mal de su hombro que se lo cure de una vez y deje paso a los que estén bien. De uno de sus despistes llegó el primer gol del Barcelona, obra de Luis Suarez. James, tampoco aportó mucho que digamos tras venir de jugar con su selección. Danilo, dio pena y Marcelo que acababa de salir de una lesión, no hizo acto de presencia. Después salieron Carvajal e Isco y nada cambio. Bueno si, Isco vio la roja directa por una patada infame a Neymar. En definitiva partido vergonzoso del Real Madrid que hizo un ridículo espantoso ante su afición que difícilmente le puede perdonar esta afrenta ante su máximo rival, que se paseó con un futbol total por el Bernabéu dando una lección y un autentico baño a los malcriados jugadores blancos que se saldrán con la suya para que echen al entrenador pero a costa de ensuciar la imagen del Madrid. No tienen perdón, porque el Barcelona, en efecto ha hecho un gran partido, pero es que su rival le ha dado todas las facilidades del mundo.El Madrid se acababa en la presión sobre la salida de la pelota, algo que los azulgrana jamás negociaron. Superada esa primera línea, para el Barcelona era como coser y cantar, nadie les estorbaba y llegaban al área madridista con suma facilidad.. La superioridad era táctica e individual. Ningún jugador del Madrid sobresalió, todo lo contrario que los del Barça que hicieron un gran ejercicio coral, con un Sergi Roberto, cuyos movimientos por la derecha sembraron el caos en este Madrid de pacotilla. Y para colmo, Messi estaba en el banquillo que no salió hasta la segunda parte cuando ya todo estaba atado y bien atado para los azulgranas.   El Barcelona pudo conseguir más de ese 0-4 final, si bien es cierto que el Madrid también pudo marcar algún gol pues Bravo hizo dos paradas de autentico mérito. Pero insisto, el resultado pudo ser de escándalo a favor del Barça que se va como un cohete dejando en una profunda crisis su rival de toda la vida. El futuro en el equipo blanco se adivina incierto. La afición ya no traga a su presidente que al descanso y al final del encuentro no se resistió a gritar: ¡¡Florentino dimisión!!. Esta misma afición entiende que Benítez está de paso y que puede ser destituido, pero que el mal está en las alturas. De ahí ese grito en contra de Florentino Pérez, que ha vuelto a cometer los mismos errores que cuando presentó su dimisión allá en el 2006. El mal llamado clásico ha dejado en la picota a todo el Madrid: a jugadores, entrenador y más que a nadie, al presidente que sale muy mal parado. Algo gordo va a pasar en Chamartin. “Creo que el Real Madrid necesita un cambio y tras haberlo analizado y meditado creo que es el momento oportuno de dejarlo. He malcriado a los jugadores”. No son palabras mías, son las que pronuncio Florentino Pérez el 26 de febrero del 2006 en la sala de prensa del Bernabéu , cuando presentó su dimisión. Ahora haría bien, en dejarlo.  


ADIÓS A UNA LEYENDA

 Ahora si, Raúl deja el fútbol. Dos décadas después de debutar en el Real Madrid con tan solo 17 años, el eterno siete blanco deja de competir por esos campos de Dios donde dejó la impronta de su saber estar tanto fuera como dentro del terreno de juego.   Y como no podía ser menos, se despide con otro titulo para salir por la puerta grande. El ex capitán del Madrid se despidió del fútbol ganando por 3-2 el titulo de liga con el Cosmos de Nueva York al Fury de Otawa y consiguiendo de esta forma la copa de la Liga de Fútbol Norteamericana (NASL), que es como una segunda división de nuestro país. Hasta última hora, Raúl, ese obrero del fútbol elevado a la máxima categoría, ha sido fiel asimismo, dejando hasta la última gota de su esfuerzo y de entrega. No importa que haya sido en un liga y equipo modesto como el Cosmos.. Eso poca importaba, era una final y tenía que ganarla. En el partido de su despedida había una pancarta que decía “Adiós leyenda”, una verdad como un templo porque tal ha sido la grandeza de este jugador que alcanza la categoría de leyenda viva de nuestro fútbol. Y es que después de más de mil partidos jugados, y más de 400 goles en los casi viente años que lleva en activo, le convierten en leyenda. Pero no solo por esas cifras sino sobre todo por todo lo que ha aportado en cuanto a coraje, entrega, competitividad y sobre todo en ese saber estar en todos los ordenes de la vida, y del fútbol en particular. No ha sido un diez en ninguna faceta del fútbol, pero si ha sido un notable alto en todos los ámbitos. Ha sido el mejor, con sus condiciones. No era el que mejor iba de cabeza, ni el que mejor regateaba, ni el más fuerte, ni el más veloz, ni el que más clase tenía, pero era el más listo y pillo de todos. Era el que mejor buscaba los espacios y la espalda a los defensas contrarios. Era un maestro de la anticipación y del desmarque, lo que le hacia llegar antes que nadie a ese hueco que parecía imposible para los demás. Era más listo que el hambre... Raúl nunca defraudó, no solo por su entrega, coraje y demás calificativos que se asocian al esfuerzo, sino porque hizo de la seriedad y del respeto una bandera que paseó por doquier. Todos le querían y admiraban,los suyos y los rivales. Guardiola, el factótum del Barcelona de los últimos años, y que no se caracteriza por su amor al Real Madrid, dijo no hace mucho tiempo, y sin ninguna duda que “Raúl es el el futbolista más importante de la historia del fútbol español”. Lleva razón. Diego Armando Maradona, el mejor futbolista que he visto jugar hasta este momento, llegó a decir que “Nadie hizo nunca más por el Madrid que Raúl”. Posiblemente, si exceptuamos a Paco Gento y Di Stéfano, lleve razón. LO que es indudable es que el siete del Madrid,Raúl, ha sido el jugador más importante de los últimos 20 años, no solo del equipo blanco sino del fútbol español. Se va a los 38 años dejando un curriculum envidiable: tres Champions, seis ligas, dos copas intercontinentales, la primera con ese gol del aguanís al Vasco de Gama que fue una oda a la inteligencia, al desmarque y a la definición; cuatro supercopas de España y una supercopa de Europa. Se va, después de 1041 partidos jugados y 427 goles marcados. Se va, dejándonos imágenes para el recuerdo como cuando mandó callar al Camp Nou; esos goles de cuchara que nadie hacia como él; la enorme carrera y perfecta gambeta que hizo para dejar sentenciada la octava Champions ante el Valencia, en París; esa jugada sobre la misma linea de fondo llena de regates que hizo posible la remontada ante el Atlético de Madrid, en el Calderón; el gol de picardía con la que empezó a ganar la novena en Glasgow.... Así podíamos seguir hasta aburrir... Raúl, el capitán del Real Madrid, siempre estuvo presente en las grandes citas del equipo blanco en Europa. La mística entre él y la Champions fue una constante. Hasta hace poco figuraba como máximo goleador del torneo. Messi y Cristiano le destronaron en cuanto a goles, pero no en presencia ni en protagonismo. Su destino está ligado al Madrid. En un futuro muy cercano volverá a su casa, para volver a ser un referente. No será ahora porque como ha dicho el propio Raúl, no es el momento. Pero tarde o temprano regresará. Veintiún años después, Raúl deja el fútbol. El delantero total, ese siete que fue un ejemplo de profesionalidad,pundonor,coraje y entrega se retira siendo un ejemplo donde se deben mirar los futbolistas de hoy en día. Eterno Raúl. Se va una leyenda.


EL SEVILLA DEJÓ EN CUEROS AL REAL MADRID

    El Sevilla dejó desnudo a un Real Madrid impersonal, sin alma , sin garra y sin poder de reacción que no es ni sombra de lo que fue. Parece otro equipo. ¿Donde está ese Real Madrid que se crecía ante la adversidad, que nunca se daba por vencido y que era vibrante en sus acciones? Respuesta, desaparecido. Está como su máxima figura, Cristiano Ronaldo, que lleva varios partidos ausente de futbol y de ganas. Es como si ya se fuese ido del Real Madrid por lo poco que está aportando en los últimos partidos. Lo del portugués raya ya en lo vergonzoso. Ha sido muy bueno, es un gran goleador pero le puede su narcisismo y egocentrismo. Ahora esos rasgos han crecido porque no está contento con Benitez por muchos motivos, sobre todo porque tuvo la osadía de decir que él no era el mejor jugador del mundo. Cristiano Ronaldo, se está comportando como un niñato malcriado. Nunca ha tragado al actual técnico, siempre prefirió a Ancelotti porque hacia lo que le daba la gana. No soporta jugar como delantero centro, posición en la que le ha colocado Benítez en los últimos encuentros y que no le gusta. Su enfado es mayúsculo y lo está demostrando en sus últimos partidos donde lo que predomina es la apatía, la indiferencia y la poca conexión con el grupo, que ya empieza a recriminarle su falta de actitud y su egoísmo. Es tanta su frustración (pobrecito), que se quiere ir del Real Madrid, como ha dejado caer por los gestos que hizo al entrenador y presidente del Paris Saint Germain. Se está dejando querer por el equipo francés. CR7 Solo piensa en él y está arrastrando al equipo y al entrenador Benítez. Hasta que no echen al técnico madridista no va a parar. Ya ya puestos, les diré algo que creo que va a pasar y no tardando mucho tiempo, salvo que haya una tregua: el vestuario madrididista en su gran mayoría no quiere ni le gusta Rafa Benítez, sobre todo a los dos pesos pesados como son Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. Estarían encantados con el regreso de Ancelotti. Y mucho me temo que tarde o temprano lo van a lograr. No tengo argumentos, es simplemente una apreciación personal. No les gusta el método de trabajo de Benítez, ni las charlas tácticas que en muchos casos son obsesivas y que cansan a los jugadores. En la mayoría de las veces, no le hacen caso en sus indicaciones como se puede comprobar durante los partidos a pie de campo Como pierdan el próximo día 21 contra el Barcelona en el Bernabéu, Benítez estará sentenciado. Rafa Benítez también tiene su parte de culpa porque no está teniendo la personalidad adecuada a su cargo. No puede ser la marioneta de Florentino Pérez. Se trata de un entrenador serio, trabajador y muy exigente, pero en el Real Madrid, su gran sueño, no está siendo él. Está más pendiente de agradar a las altas instancias que atender a sus propios criterios. Así no va a ninguna parte. Uno tiene que morir siendo fiel a sus principios y Benitez no lo está haciendo en el Real Madrid. Algunos juegan por decreto. Si Cristiano está mal, siéntelo..que Bale no debe jugar porque acaba de salir de una lesión y no obedece las ordenes de presión y de ayuda a los laterales, no lo saque. Que Kroos está como ausente, pues retírelo antes y de opciones a otros. James, que es lo mejor que ahora tiene el Real Madrid, debió jugar de titular en Sevilla. En cambio Pepe, ausente más de un mes por lesión, no está ahora mismo para quitarle el puesto a Varane que es de lo poco que se salva en la defensa. Y en cuanto a Danilo, como diría un castizo, es un coladero, que los equipos rivales ya conocen. Tras esta apreciación muy personal de lo que puede acontecer en el Real Madrid,vamos a lo que sucedió en Sevilla, donde los blancos que vistieron de negro,dejaron una pobre imagen. Posiblemente en la capital hispalense vimos las carencias de este Madrid que su guardameta Keylor Navas, con sus grandes intervenciones, tapó. El equilibrio por lo que se ve estaba en las manos de Keylor Navas. La ausencia del costarricense, vaya si se noto en el Sánchez Pizjuán. Casilla, le verdad sea dicha, estuvo muy desafortunado sobre todo en el primer gol. Pero no echemos la culpa al guardameta, la actuación de todo el equipo dejó mucho que desear. Empezando por Benítez, y terminando por la casi totalidad del equipo. De un plumazo, y de la peor forma posible, ha quedado hecha trizas la inmaculada estadística de la que tanto se ufanaba el técnico blanco. El líder imbatido, máximo goleador y menos goleado, fue ante el Sevilla un equipo apacible, indolente, sin chispa ni garra y sobre todo, sin alma. Y eso, que como viene siendo habitual, comenzó jugando bien, haciendo una media hora inicial muy aseada pero sin llegar a trasmitir ninguna pasión. Tocaba en demasía, era poco profundo pero a través del toque tenia llegada aunque no inquietaba tanto como pudiera indicar tanta posesión. Las ocasiones las tuvo el Madrid a balón parado como el gran disparo de Nacho al poste en la salida de un saque de esquina, y el gol de Sergio Ramos, un golazo de chilena, que vino de otro saque de esquina. No había entrado su magistral gol y ya estaba el defensa rabiando de dolor, tras caer sobre su hombro herido. Poco después no pudo aguantar más, y le sustituyó Varane.   A raíz de irse Sergio Ramos, el Madrid entró en barrena. Ya apenas existió, mientras el Sevilla fue creciendo frente a la apatía y falta de gas de un Madrid desnaturalizado, carente de garra y de ese espíritu irreductible que le caracterizaba. Poco antes de llegar al descanso, el Sevilla empató a uno tras otro saque de esquina que no fue bien defendido por Casilla ni por la defensa madridista. El italiano Immobile, a quien Emery tenía en el olvido, fue el autor del tanto. A partir de ese momento, el Sevilla creció y el Madrid bajó los brazos de forma inexplicable. Solo ofreció algún ramalazo que no tuvo consecuencias y donde pudimos ver la inapetencia de un Cristiano Ronaldo que desperdició hasta dos buenas ocasiones de marcar. En el segundo periodo, el Madrid ya apenas existió. Diría que fue un juguete en manos del equipo de Emery y de un jugadorazo ucraniano llamado Konoplyanka que hizo lo que quiso por la banda de Danilo y que destrozó a un Pepe desconocido que está falto de ritmo. Por ahí llegaron los dos goles restante de los sevillanos que rompieron definitivamente el partido y a un Madrid que era un encefalograma plano. No solo no jugaba al fútbol sino que le faltaba ese algo más tan necesario en el futbol, que es el alma, la pasión, la garra y jugar con esa rabia que ha desaparecido de este Madrid de juego plano. Parecen robots. James que entró sustituyendo a un gris Isco, fue lo único positivo del Madrid en Sevilla.Hizo más en los veinte minutos que jugó que Ronando en todo el partido. El colombiano maquilló  algo el resultado que no el juego, dejando el resultado final en ese inapelable 3-2 Naturalmente que se puede perder, pero no de la forma tan dolorosa que lo hizo el Real Madrid, que ha perdido el liderato para alegría de su máximo rival, el Barcelona, que está en su momento dulce y que dentro de quince días visitara el Bernabéu. Algunos ya están temblando, y otros esperan que sea el punto de partida de este Real Madrid que tanta dudas está levantando. Sea como fuera o reacciona el equipo blanco o Benítez tendrá sus días contados como entrenador del Real Madrid, si es que ya no está sentenciado. Porque ya se sabe, los jugadores son los que mandan y, en el Real Madrid, los pesos pesados del vestuario no quieren a Benítez.    


EL PEOR REAL MADRID EN MUCHO TIEMPO

Los hechos dicen que el Real Madrid ganó 1-0 al Paris Saint Germain y que matemáticamente ya está en octavos de final de la Champions, pero la realidad dice otra cosa bien distinta: El Santiago Bernabéu, el día 3 de noviembre del 2015 vio el peor Real Madrid en mucho tiempo.   No es que jugase mal, jugó peor. No jugó a nada. No tuvo intensidad, ni capacidad de reacción,ni nada de nada. Fue como un alma en pena que vagaba por el estadio sin rumbo. Parecían once colegiales detrás de la pelota que le escondía como y cuanto quiso el Paris Saint Germaín, que no ganó el encuentro por autentica mala suerte. Hizo todo para ganar, jugó muy bien y como mandan los cánones futbolísticos. Solo les faltó puntería de cara al gol y la diosa fortuna.     El Madrid ganó de milagro y no por méritos. El fútbol a veces tiene caprichos y el triunfo del Madrid fue uno de esos caprichos que a veces se dan en el mundo del fútbol. Hacia tiempo que no veía al Madrid dominado con tanta superioridad en el Bernabéu como hizo el PSG, que prácticamente ridiculizó a los jugadores blancos de principio a fin. El fútbol a veces no es justo     Si en Paris este Madrid de Benítez, cuajado de suplentes, se ganó el derecho de ganar por su buen juego; en el partido de vuelta perdió sus valores con un juego lamentable y mezquino que rayó en lo vergonzoso. Sin embargo el PSG, que en la capital francesa dio la imagen de equipo timorato y endeble, en el Bernabéu fue todo lo contrario,intenso jugando con mucha velocidad, anticipación y presionando muy arriba.. Ante esta disposición táctica de Laurent Blanc,nada del otro mundo, el Real Madrid no ofreció ninguna respuesta. Los de Benitez, salieron como si fuesen de paseo. Les faltó autoridad, ambición y esa salida tan característica suya de las noches europeas, que salían en estampida a comerse el rival. En esta ocasión, salieron como anestesiados, sin fuerza ni energía. De ahí, que el Paris Saint Germain se lo comiese practicamente durante todo el partido. Solo les faltó el gol y la fortuna que tuvo el Real Madrid, que a pesar del triunfo ofreció una imagen penosa.     No me cansaré de decirlo: el partido del Madrid fue un despropósito total. No tuvo ni orden y mucho menos ideas para contrarrestar al rival. No eran capaces de dar tres pases seguidos ante un PSG, con la lección muy bien aprendida y que le dio un baño de fútbol en toda regla; y encima el ex-madridista Di María se marcó todo un partidazo.     La afición madridista salió muy preocupada del estadio tras ver la pobre imagen de su equipo. Los aficionados están preocupados y los jugadores blancos y Benítez deben reflexionar después del lamentable espectáculo que han ofrecido. Los pitidos y silbidos de desaprobación se dejaron sentir en un Bernabéu que no vio a su Madrid, vio a un equipo miedoso, asustado que corría detrás de la pelota como niños. No había coordinación entre lineas. Se hacía mal la presión, con un Kroos muy adelantado que estaba perdido; Modric no ordenaba y el único que jugaba algo, era Casemiro al que le venían los franceses en avalancha. También se salva de la quema Varane, muy seguro junto a Sergio Ramos; Keylor Navas estuvo en su papel, pero no tuvo que hacer ninguna gran parada. Pero eso si, tres palos de los franceses la salvaron de recibir sus primeros goles en esta Champions.     Marcelo, que era un valor seguro en este Madrid, el único que no tiene recambio, engorda la larga lista de lesionados. En el minuto 33 se retiró con molestias en los isquiotibiales de su pierna izquierda. Es baja para Sevilla y duda para recibir al Barcelona.     Pero lo curioso del caso es que su sustituto, Nacho, cuando todo pintaba peor de lo que estaba fue quien en el 35 marcó el tanto de la victoria. Fue un gol de churro y hasta rocambolesco, pero un gol que valen tres puntos, el liderato del grupo y la clasificación para octavos de final de la Champions Ligue.    A Benítez ante el peor partido e la temporada, lo van a crujir. Puede que se haya equivocado, pero yo le vi en varias ocasiones como mandaba adelantar lineas a los suyos. Pero estos no le obedecían o es que estaban tiesos. Esto último es lo que creo. Sea por la cantidad de lesionados que tiene el Madrid, o por lo que sea, el caso es que fisicamente el equipo está fundido. Si a esto añadimos el mal momento por el que atraviesa su estrella, Cristiano Ronaldo, además de las muchas ausencias de titulares indiscutibles, se pueden explicar muchas cosas, pero nunca se entenderá el deplorable partido frente a los franceses que los dejó a la mínima expresión futbolística. Además de Cristiano,Jesé, Isco, Kroos y Danilo hicieron un partido para olvidar.    Cristiano Ronaldo no solo parece un futbolista acabado sino que se está convirtiendo en un problema. Lleva unos partidos, los últimos, desaparecido y sin aportar nada mas que malas maneras y malas caras. Nadie se atreve a sentarle en el banquillo y pedirle que reflexione. Lejos de eso, Florentino Pérez en imágenes captadas por A3TV, le pidió o mejor dicho le rogó que no se vaya. Al parecer ha aparecido en la revista alemana Kikers una entrevista con el portugués, donde viene a decir más o menos que su futuro podía estar lejos del Real Madrid. Tal vez está tardando en marcharse, porque el Cristiano Ronaldo de esta temporada está siendo más un problema que una solución.    En resumen, que hacia mucho tiempo que no veía a un Real Madrid tan malo, tan frío y tan carente de tensión. Se hace necesaria que todos hagan autocrítica. Empezando por el entrenador, siguiendo por los jugadores y terminando con su máxima estrella, Cristiano Ronaldo.  Pero tampoco es para hacer leña del árbol caído. Esperemos que solo haya sido una mala noche. Autocrítica si, pero desde la tranquilidad que da ser líder de la liga y de Europa.


KEYLOR NAVAS HACE MÁS LIDER AL MADRID 

Importante victoria la que el Real Madrid ha conseguido en Vigo ante el Celta (1-3), hasta ahora el equipo que más frescura está aportando al campeonato nacional de liga cuando se llevan disputadas nueve jornadas de liga.   Sufrió de lo lindo el equipo de Benitez que ofreció dos caras bien distintas. En el primer tiempo jugó de maravilla apabullando a un Celta que no encontraba las lineas de pase y esa alegría en el juego que tanto fruto le dio contra el Barcelona al que, recordamos ganó 4-1. El Madrid, le cerró todos los pasillos, le escondió la pelota, le arrinconó poniéndole contra las cuerdas lo que hasta ahora no había conseguido ningún equipo. Sin embargo, en el segundo periodo fue a menos pese a tener todo a favor. Igual que en Paris, se fue diluyendo con el paso del tiempo pero en esta ocasión, ganó. Logrando un triunfo que le mantiene como líder una jornada más. El Celta, ante el avasallador juego madridista comenzó muy aturdido. El Madrid jugaba a capricho con una facilidad pasmosa que abría huecos por doquier del campo de los de Vigo, sobre todo por los laterales con Marcelo y Danilo que eran como puñales. Por la banda izquierda llegó el primer gol del Madrid, obra de Cristiano Ronaldo, otra vez como delantero centro, que Lucas Vázquez le sirvió antes de cumplirse los diez minutos de partido. Después,en el minuto 22, Danilo se estrenó como goleador marcando el 0-2 y siendo uno de los destacados. Nos recordó a ese jugador sin complejos que vino del Oporto y donde tan buenas sensaciones dejó. El segundo gol madridista estaba haciendo justicia a lo que se estaba viendo en Balaídos. Gran primera parte del equipo de Benítez que se comportó como se supone debe ser el Real Madrid, un equipo muy serio y solido. Además de exhibir esas virtudes, volvió a tener equilibrio entre lineas. Benítez, ese entrenador a quien muchos ignorantes no valoran, poco a poco va dejando su sello y si le dejan hará a un Real Madrid muy compacto que será difícil de batir. Pero a pesar del buen juego del Madrid en los primeros 45 minutos, Keylor Navas volvió a firmar grandes momentos con hasta tres intervenciones que llevaban el marchamo de gol. La seguridad de los de Benítez parte de su portero, firme en los balones intrascendentes e insuperable en los decisivos. De las manos de su guardameta creció el Real Madrid para llegar al descanso con ventaja por 0-2 ¿Como es posible que la temporada pesada Keylor Navas fuese suplente de Casillas? Creo que Ancelotti debe una explicación a todo el madridismo. Estoy convencido que si el costarricense hubiese sido titular, otro gallo hubiese cantado para el Real Madrid, y para el italiano que se dejó llevar por las malas influencias de una prensa entregada al ex portero blanco. Pero eso ya es agua pasada. A lo que íbamos, El Madrid pese a la fe del Celta y a las paradas de Keylor Navas, fue muy superior en el primer tiempo donde sobresalieron los dos laterales; Marcelo y Danilo(su mejor partido); Casemiro, un lujo de jugador por todo lo que aporta. Es todo un titán que sirve de escudero de Modric y Kroos , que de esta forma se dedican a la creación, teniendo ese seguro a sus espaldas llamado Casemiro que se ha ganado a pulso la titularidad. También es de destacar el trabajo y la ayuda que hicieron los canteranos, Lucas Vázquez y Jesé. Cristiano, pese a su gol, sigue en el lado oscuro y Kroos fue de más a menos. Isco esta vez, y con todo merecimiento por enfadarse con Benitez que le cambió en París por Modric, fue suplente. Creo que el técnico blanco acertó poniendo a Lucas Vazquez y a Jesé que fueron de gran ayuda a los laterales para tapar los huecos de los extremos del Celta. El dibujo táctico de Benítez funcionó perfectamente en una gran primera parte del Madrid. Cuando salió Isco en el segundo periodo, se mantuvo en su línea, lento e individualista.Paraliza el juego. Por mucho que se empeñen algunos, cuando James vuelva al equipo, su lugar estará en el banquillo. En el segundo periodo, igual que sucediese en París, el Madrid tuvo un bajón físico, más si cabe que entonces – no se entiende muy bien como jugando el miércoles un partido muy exigente de Champions juega el sábado a las cuatro de la tarde, cuando otros que jugaron el martes lo hacen,en domingo. No lo entiendo. El caso, fuese por lo que fuese, es que bajó su rendimiento y más aun después de que el Celta se quedase con diez jugadores, por expulsión de Cabral. El Celta fue quien creció y el Madrid se encogió. No supo jugarle a su rival con uno menos, tal vez porque la prepotencia les jugó una mala pasada, creyendo que matarían el partido a la contra. Marcelo, en el último suspiro fue quien sentenció dejando el resultado en ese 1-3 final. El caso es que el Celta con fe y mucha alma, se rebeló contra su destino guiado por el brujo Nolito, que con su golazo por toda la escuadra, puso la incertidumbre y metió el miedo en el cuerpo a un desfondado Madrid, que antes debió matar el partido al fallar dos claras ocasiones. Primero fue Lucas Vazquez, y después Cristiano los que no supieron acertar en un mano a mano con el guardameta gallego, Sergio Alvarez. Además de un balón al palo de Isco, que salió en la segunda parte. Con sufrimiento incluido,con Keylor como gran garantía, el caso es que el Real Madrid marcó el tempo del partido, supo jugarle a un buen y orgulloso Celta, y se marcha de Vigo más líder y más hecho.


DE PARÍS, EL REAL MADRID SALE REFORZADO

     El Real Madrid pasó por Paris ofreciendo la mejor imagen en lo que va de temporada. Fue superior en todo al Paris Saint Germain, equipo con mucho lustre en cuanto a nombres pero con poca enjundia. Su colección de figuras no estuvieron a la altura y de nuevo decepcionaron ante uno de los grandes. Una cosa es jugar y pasearse por la liga francesa y otra bien distinta es la Champions, donde no ha dado el do de pecho. El equipo del flemático, frío e inexpresivo Laurent Blanc, es un equipo hecho a la imagen y semejanza de su entrenador, juega sin alma. Enfrente tuvo a un Real Madrid que ante las numerosas bajas que presentó, le puso el alma que le faltó a los franceses y ese algo más tan necesario en las noches europeas. Le puso ganas, intensidad y sobre todo carácter. La consecuencia de aplicar esas virtudes fueron que ese empate a cero final supo a poco a un Real Madrid que mereció llevarse la victoria por juego, ganas y por ocasiones. El equipo de Benítez, a pesar de ese empate que le hace sumar un punto, sale reforzado del Parque de los Príncipes. Es un punto de optimismo para un equipo que se supero ante la adversidad por las baja de cinco titulares: Pepe,Carvajal, James, Benzema y Bale. A los que tenemos que añadir al renqueante Modric que aunque salió en la segunda parte, no está ni al 50%; y Kovacic, la última víctima de las lesiones musculares que azotan al equipo blanco. Esas ausencias hacían presagiar una noche muy negra para este Madrid plagado de suplentes. Era el equipo B. Pocos eran los que confiaban que pudiese salir vivo de la noche parisina que tornó muy oscura y que trajo lluvia.. Muchos ya preparaban la guadaña para segar la cabeza de Benítez, que como es un entrenador que no tiene glamour no gusta a las elites del periodismo. Y su Madrid, no salo salió vivo, sino como decía antes, sale muy reforzado por la forma y por como lo logró: , con el segundo equipo que dio un paso hacia adelante y con chavales de la cantera. Hasta cuatro jugaron a lo largo de los 90 minutos: Casemiro, Jesé y Lucas Vazquez fueron titulares; y en el segundo periodo salió Cherisev. Ademas jugaron a gran nivel, sobre todo Casemiro. Cada día me gusta más este jugador. Corta, pasa, pelea y se sacrifica para el equipo; Lucas Vazquez está demostrando sus enormes maneras partido a partido y Jesé volvió a estar bien, dando un aire nuevo a la delantera junto a Cristiano Ronaldo, cada vez más delantero centro. En París, vi a un Real Madrid muy serio, que jugó con personalidad, bien colocado y con mucho equilibrio entre lineas. Atrás estuvieron impecables. Sergio Ramos y Varane pusieron un muro y los laterales, Danilo y Marcelo, no solo paraban a sus parejas sino que inquietaban al PSG por sus respectivas bandas. Marcelo volvió hacer diabluras y fue de los destacados. Los centrocampistas con Kroos al mando, a quien Casemiro dejó libertad absoluta, junto a Isco combinaban con soltura y solvencia; y la delantera con Jesé y Cristiano no desentonaron y gozaron de dos oportunidades para haber deshecho ese empate a cero. El Real Madrid, primero dominó durante los primeros 45 minutos donde hizo un fútbol de calidad y lleno de matices. Después, en el segundo periodo se dedicó a controlar a su rival con un fútbol control que dejó anestesiados a los jugadores del PSG, que solo despertaron un poco en el último tramo del partido, pero sin pólvora alguna. Keylor Navas tuvo una de sus noches más plácidas. Tan solo tengo registrado un tiro a puerta de los parisinos, que decepcionaron a sus afición. Blanc que se despachó despreciando a Benítez acusándole de ser defensivo, tendrá que mirarse en el espejo por ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el suyo. Su PSG no juega a nada, no funciona y eso que tiene una plantilla de lujo. El Madrid de Benítez jugó mejor, atacó más, tiró más a puerta y mereció el triunfo. Si alguien quiso ganar el encuentro, ese fue el Real Madrid. Laurent Blanc, ha quedado retratado. Fue en los últimos diez minutos donde los madridistas dieron un paso atrás, Blanc aprovechó para meter más madera al tener un gran fondo de armario. Salieron Pastore y Lucas Moura por Cavani y Di María, quien ante sus ex-compañeros, apenas se le vio.. Tampoco hizo acto de presencia Ibrahimovic, cada vez más ex futbolista que solo ofrece pinceladas de lo gran futbolista que fue. Benítez reaccionó sacando a Modric por Isco, para sujetar y ordenar líneas. Ya nada pasó. Los dos equipos dieron por bueno el empate, sobre todo el Paris Saint Germain porque el Madrid por juego, ambición y por su seriedad mereció llevarse la victoria. Pero no obstante, esta igualada tiene un sabor bien distinto a la lograda en el Vicente Calderón, ante el Atlético de Madrid. Lo mejor del Real Madrid es que a pesar del funesto aspecto que presentaba con tantos lesionados, salió de París con buen color de cara y muy reforzado.


JESÉ, SE REIVINDICA

No fue el mejor partido del Real Madrid ni tampoco el peor. Como diría un castizo, fue un ni fu ni fa. El equipo de Benítez jugó a ratos y diría que hasta con cierta comodidad y pasividad. Su juego no fue continuo, pero eso si, en esta ocasión tuvo la pegada que le faltó en partidos anteriores. Ganó 3-0 al Levante que jugó bien e hizo méritos para hacer algún gol, pero lo evitó Keylor Navas que hizo un par de intervenciones de mucho mérito. Partido a partido, el costarricense está demostrando que estamos ante un guardameta excepcional a quien el tiempo le ha dado la razón. Nadie se explica como la temporada anterior, Ancelotti lo tuvo relegado a la suplencia. Keylor Navas, se ha ganado el respeto del Bernabéu. Ya nadie se acuerda de Iker Casillas. Cerrada la portería cal y canto, el Madrid sin alardes y haciendo lo justo ganó más por oficio que buen juego. El partido, si hemos de ser sinceros fue soso y hasta aburrido. Si exceptuamos los últimos 20 minutos del primer tiempo y los veinte del segundo periodo que coincidió con la salida al terreno de juego de Jesé, lo demás fue anodino. Los blancos comenzaron el encuentro muy flojos, como si las bajas que tienen por lesión les tuviese lastrados en su ambición. A medida que fueron pasando los minutos fue mejorando y teniendo el control del juego. La presión adelantada que entonces ejercieron sobre la defensa del Levante y en la que insistió una otra vez Benítez, dio sus frutos. De esa presión, llegaron los robos de balones , primero de Marcelo, y después de Kroos que hicieron posibles los dos primeros goles del Real Madrid. En pocos minutos y a raíz de esa presión que entonces ejercieron con intensidad, fue como el Real Madrid en un abrir y cerrar de ojos, resolvió el partido. Un poco de intensidad fue suficiente. El último cuarto de hora del primer tiempo fue lo mejor de un encuentro, que la verdad sea dicha no fue para tirar cohetes. En ese corto periodo de tiempo los de Benítez fueron más intensos e impusieron su ritmo espoleados por Marcelo que fue quien abrió las hostilidades por su banda izquierda. De un robo suyo se abrió la lata de los goles. Este Real Madrid de Benitez ganó solo por pegada porque en cuanto a futbol aún sigue sin despegar. Sigue siendo un equipo imprevisto capaz de la abundancia como de la escasez. La falta regularidad, se muestra pasivo en muchas fases de un partido. No es todavía un equipo redondo.   Cristiano Ronaldo, quien antes del encuentro ofreció su cuarta bota de oro a la afición, tras cuatro partidos de sequía, volvió a ver puerta. Hizo el 2-0 de gran disparo y dio el pase a Marcelo en el 1-0. El portugués, sin llegar a estar a su mejor nivel,, al menos, se le vio más participativo, menos egoísta que en los últimos encuentros donde pasó desapercibido. Cristiano volvió a reencontrarse con el gol y Jesé, volvió después de un largo letargo. El canterano que salió por Isco en el segundo periodo a falta de veinte minutos para finalizar el partido, jugó de maravilla. Se le vio rápido, con ambición y además cerró el partido con un espléndido tanto, de jugada individual. Este es el Jesé que los aficionados del Real Madrid esperan, dinámico con ganas y centrado en lo que debe estar, en el fútbol. De esta forma podrá ganarse un puesto de titular o cuanto menos entrar en las rotaciones como jugador número 12. Tras el flaco favor que le hizo su representante, el inefable Ginés Carvajal, quien mas o menos casi exigió su titularidad, Jesé se reivindicó de la mejor manera posible, jugando unos magníficos veinte minutos finales. En definitiva y a modo de resumen de un partido más anodino que otro cosa, diremos que Marcelo mostró el camino ; Cristiano volvió a marcar tras una larga sequía; que Keylor Navas, nuevamente estuvo brillante; y que la presión, además de ser un valor para cualquier equipo que se precie, es una necesidad. Como diría aquel, si además de meter presión, ponerle intensidad, tienes talento el resultado es de miel sobre hojuelas.... El Madrid aun no ha logrado ese equilibrio de virtudes. PD. En el último tramo debutó Marcos Llorente, sobrino-nieto de Gento, otro de los Llorente del que se dice va para figura.


LIDERATO EFÍMERO DE UN MADRID FRUSTRADO

           Poco le ha durado el liderato al Real Madrid que se trajo de San Mamés. Tres días después lo pierde en favor del Barcelona que le adelanta en un punto, aunque el nuevo líder es el Villarreal que ganó al Atlético de Madrid, con gol del que fuera jugador rojiblanco, Baptistao. Antes de comenzar el partido en el Bernabéu entre el Madrid y el Málaga, solo se hablaba de la lesión de Messi, que padece una rotura del ligamento colateral de su rodilla izquierda que le tendrá dos meses de baja. Tiene muy difícil jugar el gran clásico que se disputará en Chamartin el próximo 21 de noviembre a las 20,30 horas. Se hablaba de la estrella azulgrana y muy poco del Málaga. Diría, incluso que los jugadores blancos, también comenzaron pendientes de lo que pueda afectar la baja de su máxima estrella para el devenir de la liga y lo que ello puede significar para la suerte de los madridistas. Tal vez fuera por eso que el Madrid comenzó un tanto dubitativo y hasta jugando con cierta prepotencia. El caso es que como ocurriera frente al Granada, el equipo de Benítez se atasco en el Bernabéu frente a un Málaga muy bien plantado sobre el terreno de juego y que mostró mejor nivel de lo demostrado hasta ahora ya que llegaba con tan solo dos puntos y sin ningún gol marcado. Se puede disfrazar de cualquier manera, pero es un pinchazo en toda la regla del Real Madrid que falló hasta decir basta y que cuando acertaba de cara a puerta se encontró con un inmenso Kameni que hizo el partido de su vida. Tras la borrachera de goles de Cristiano Ronaldo (ocho goles en dos partidos), de nuevo le ha llegado la sequía. Lleva tres partidos sin ver puerta. Y teniendo en cuenta que sus compañeros apenas inquietan en esa suerte, se explica que ante el Málaga, el Madrid se quedase a cero. Faltó calma, pausa y sobre todo acierto. Nada se puede reprochar al Real Madrid, salvo esa inoperancia de cara a puerta que ya empieza a ser preocupante cuando también Cristiano Ronaldo ha entrado en esa dinámica. Se ha contagiado, no sabemos si es por la ansiedad que tiene por alcanzar el récord de Raúl –una solemne tontería- , pero el caso es que está hasta torpe. El Madrid lo intentó de todas las maneras, se hartó de tirar a puerta pero enfrente se encontraron un un inmenso Kameni que frenó todas las acometidas madridistas. El guardameta malagueño paró todo lo que le llegó a puerta ( 11 intervenciones); y otras veces eran los jugadores blancos los que fallaban ocasiones clamorosas al lanzar fuera o con tiros flojos y mal colocados.   Por lo que se ve no tocaba ganar, pero el Madrid no jugó mal ni mucho menos. Solo le faltó el gol. Lo intentó de todas las maneras y en la segunda acosó de forma continúa a la portería de Kameni que estuvo hecho un coloso. El futbol no fue justo con el Real Madrid. Para colmo, el colegiado no estuvo acertado en dos jugadas claves. Hubo gol mal anulado a Isco por fuera de juego de Modric, que fue quién le dio el pase; y Welington sacó un balón de la raya que dio la sensación que traspasó. Nada que reprochar a las ganas del Madrid por marcar, pero que no tuvo fortuna aunque más que buen juego lo que hizo más fue rematar, hasta en 31 ocasiones lo hizo; y nada que reprochar al Málaga que hizo su partido. Keylor Navas de nuevo hizo su gran parada a un golpe franco de Recio. No obstante hay preocupación en el Madrid por no saber solucionar los partidos cerrados. No es normal que en seis jornadas se haya dejado ya cuatro puntos con los empates en Gijón y frente al Málaga. Algo no funciona y Benitez tendrá que encontrar la formula para abrir más los partidos y meter en cintura algunos jugadores que no están en su mejor momento como Kroos, lento hasta más no poder; Isco que está perdiendo una buena ocasión para ser titular indiscutible. Detiene mucho el juego y no está a buen nivel. Se notan las bajas de Bale, y sobre todo de James. Pero eso no disculpa el mal resultado (0-0) ante el Málaga, en el Bernabéu. Toca espabilar. El liderato fue efímero y el Bernabéu termino frustrado.


EL BATACAZO DEL BARÇA …. HACE LÍDER AL REAL MADRID

        Noche redonda para el Real Madrid que en el siempre difícil San Mamés no solo sacó los tres puntos sino que alcanzó el liderato, al aprovechar la debacle del Barcelona que perdió 4-1 frente al Celta, el equipo que mejor fútbol está haciendo hasta ahora y que junto al Madrid y Villarreal están en lo más alto de la clasificación. El equipo de Benítez en su primer examen de la temporada sacó buena nota. Ganó 1-2 al Athletic Club y lo hizo convenciendo, con buen juego y ofreciendo esa solidez que el sistema de Benítez le ha aportado. Bien es cierto que el Madrid no entró en el partido hasta el minuto 19 tras la pifia de San José que de forma infantil devolvió mal a su portero y Benzema que estaba por ahí, se aprovechó del regalo y marcaba el 0-1. Ese tanto reactivó a los madridistas que hasta entonces estaban desguarnecidos en su campo. Pero en cambio dolió al Athletic que ya no fue el mismo. Entonces, los blancos se hicieron dueños de la situación y hasta tuvieron un par de ocasiones para haber ampliado el marcador. La mas clara, un tiro a bocajarro de Kovacic que Iraizoz respondió con una gran parada. Fue un buen partido, jugado de poder a poder con dos equipos que se comportaron con gran seriedad. Fue como se suele decir un partido bravo de mucha pierna y mucho músculo. Ninguno de los dos le perdió la cara al encuentro. El esfuerzo de uno y otro fue encomiable y el resultado fue, que vimos un partido de futbol muy apasionado. El Athletic, puso todo el esfuerzo posible para intentar doblegar a su rival. Le puso esa clásica pasión cuando tiene enfrente al Madrid. En la segunda parte, con la lluvia como protagonista, salieron a por todo. La Catedral bramaba con el empuje de los suyos. El dominio del Athletic tuvo su recompensa con el gol de cabeza de Sabin que rompió la racha de Keylor Navas que no ha podio batir el récord que tenía Miguel Angel desde 1975. Pero eso de los récords no deja de ser una anécdota, lo importante es que el costarricense después tuvo dos intervenciones de categoría. Pero muy poco le duró la alegría a los bilbaínos, porque inmediatamente después, en jugada por la banda derecha Isco servia de forma magistral para que Benzema consiguiese el tanto de la victoria. El francés está en racha. Lo mejor del equipo de Benítez tal vez no fue su juego –que estuvo bien- , sino la enorme actitud que tuvo todo el equipo; lo solidario que fueron unos con otros. La enorme seriedad con la que jugaron y que todos remaron en la misma dirección. Bueno, todos, menos Cristiano Ronaldo quien no tuvo su día. Se le vio disperso, sin protagonismo y algo perdido. Hizo lo que temporadas pasadas en muchos partidos hacia Benzema, no dejar rastro. Algo que no podemos decir en este inicio de temporada porque el francés está en un gran estado de forma. Está en plenitud. Lleva cinco goles en tres jornadas y jugando por y para el equipo. Poniendo además de su clase, empeño y trabajo. Este es el Benzema que la afición siempre quiere ver. Pero el mejor del partido a mi juicio, fue Modric quien volvió a dar otro recital de como mover y dirigir a un equipo. El croata fue de nuevo el director de orquesta, el que hace jugar al Real Madrid. Junto a él, su compatriota Kovacic que cuajó un gran partido y que está dando la razón a Benítez que fue quien apostó por este jugador que con tan solo 21 años apunta muy alto. También habría que destacar a Varane, todo un seguro en defensa, sobre todo por alto. El Madrid con este importante triunfo en San Mamés además de salir fortalecido, sale líder con un punto de ventaja sobre el Barcelona que naufragó con estrépito en Balaídos, donde el Celta le pasó por encima, metiendo en un mar de dudas a los azulgranas, que nunca tuvieron el balón, el Celta se lo quitó desde el pitido inicial. Los que ya querían enterrar a Benítez en su primer gran test de la temporada, tendrán que seguir esperando. De momento todo va miel sobre hojuelas. ¡Dejémosle trabajar en paz! Aunque no tenga el glamour de otros, estamos ante un entrenador de primer orden. Su sistema empieza a funcionar. Este Madrid de Benítez además de clase, tiene carácter y personalidad. A la quinta jornada de liga,   es el nuevo líder  


LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO  EMOCIONA A TODO UN PAÍS

Después de la gran proeza, escrita con letras de oro, de ganar a Francia que estaba en casa y con el apoyo de 27.000 almas, todos pensábamos que ganar a Lituania en la final era cosa fácil. Y así fue, la selección española de baloncesto, ha vuelto hacer historia y consiguió el tercer titulo de la Europa al derrotar en la final del Eurobasket a Lituania por 80-63. Fue como coser y cantar. Curiosamente, el partido de la final ha sido el más placido de la selección española durante todo el campeonato. Nunca sufrió, siempre estuvo arriba en un gran ejercicio coral de todo el equipo, que de nuevo tuvo en Gasol, a su líder espiritual y que volvió a estar en plan épico. Metió 25 puntos y volvió a dar una lección de baloncesto. Como estaba cantado fue elegido el jugador más valioso de del Eurobasket, donde ha sido el dueño y señor. Sin duda alguna, Pau Gasol es el mejor jugador de Europa de los últimos quince años. Ha sido el epilogo de un campeonato donde España no partía como favorito e incluso algunos apostaban que muy pronto estaríamos de vuelta. Pero ha sido tanto el orgullo y el amor propio de un equipo con mayúsculas, que han tirado por tierra los peores auspicios para consagrase como los Reyes del viejo continente. Y lo han hecho de la forma más hermosa posible, con el corazón y formando un equipo donde la solidaridad les ha sobrado a borbotones. Así como el orgullo que ha sido una constante a lo largo de todo el torneo. Era y es un equipo donde cada uno juega su papel y que tienen en el extraterrestre Gasol, al líder al que han seguido con auténtica devoción. Dijo que habían venido a por el oro y todos le creyeron. Se conjuraron para lograrlo, cada uno aportando sus virtudes y poniéndolas al servicio del Mesias que les condujo a la meta final, Pau Gasol. Fuese por las ausencias o por lo que fuese pero al principio eran pocos los que tenían fe en este equipo después del fiasco del Mundial que se disputó en nuestro país, el año pasado. Y menos aun tras las dudas iniciales que vinieron acompañadas por las derrotas frente a Serbia e Italia. La selección española nadaba contra corriente pero en los siguientes partidos siempre llegó a la orilla. Unas veces por casta, otras por orgullo y la mayoría de las veces por corazón, el caso es que fueron salvando obstáculo. Ganaron en un partido agónico a Alemania, después a Polonia, Grecia. El éxtasis llegó con Francia y la gloría, con Lituania. Ha sido, el triunfo de la fe, del espíritu de equipo que a base de casta y orgullo, comandados por el gran Gasol, voltearon la situación. Entonces se pasó del pesimismo general de los seguidores por la selección de baloncesto, a ser un ejemplo de amor patrio. El equipo español volvió a enganchar a todo un país que vibró como hacia tiempo que no lo hacia con el baloncesto y con un equipo que nos hizo sentirnos orgullosos. Es el tercer oro que consigue la Selección española en Europa. Los anteriores fueron en el 2009 y 2011. Junto al oro conseguido en el Mundial del 2006 completan un ciclo de los chicos de oro de nuestro baloncesto, la mejor generación. Nunca antes habíamos volado tan alto. Somos los Reyes de Europa. Esta España de la final frente a Lituania, llegaba curtida tras las duras batallas ante Grecia y Francia; y como dijo Sergio Scariolo, por cierto magnifico su trabajo, además de pasión había que salir muy concentrados. Así lo hicieron,mandando desde el salto inicial con un juego brillante y de muchos quilates. Siempre estuvieron por delante con cómodas ventajas que no bajaron de los ocho puntos. El primer y tercer cuarto de España rozó la perfección. Los lituanos nunca le cogieron la onda al partido. Valenciunas nunca pudo con el inmenso Gasol; Rudi Fernandez, en su mejor partido, pudo con Macilius y además aportó once puntos aunque salió maltrecho de su espalda. Claver y Felipe Reyes se hacían con los rebotes y los dos Sergios junto a Pau Ribas y Mirotic, ponían el ritmo. Consecuencia que España se paseó ante Lituania, que tuvo en Seibutis a su mejor jugador, con 13 puntos. Otra de las claves del triunfo tan solvente frente a los lituanos fue la gran defensa que practicaron y que ya habían escenificado contra Francia. Todos bajaron el culo en defensa, prueba de ello es que dejaron en 63 puntos a Lituania, una selección de lo mejorcito de Europa pero que ante esta España tan solidaria y llena de madurez, nada pudo hacer. En esta ocasión no se sufrió ni se necesitó una hazaña de Gasol, quien no obstante logró 25 puntos y capturó 12 rebotes, para ganar 80-63. Grande, grande y Grande este Pau, cuya fe en el oro contagio a todo el equipo. Gano España de forma arrolladora el tercer oro europeo de su historia. Es u suma y sigue de una generación de jugadores fuera de serie. Se comenzó a saborear la gloría en el 2001 y desde entonces España suma 10 medallas, incluidas las dos platas olímpicas de hondo calado porque fueron ante el equipo de Estados Unidos Unidos de sus estrellas NBA. Pero tal vez lo mejor de todo es que la selección española de baloncesto volvió a emocionar a todo un país.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013