Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Sin categoría

UN REAL MADRID BRILLANTE SIGUE AL ACECHO

    La liga sigue en un pañuelo y cada vez más apasionante. Los tres primeros ganaron y la emoción sigue en lo más alto.   Un blando Deportivo le dio vida al Barcelona que se paseó por A Coruña, hartándose de goles(0-8) y le rescató de la depresión por la que atravesaba. Luis Suárez fue su principal redentor con cuatro goles. Todos los que no marcó contra el Real Madrid, Atlético y Valencia, se los hizo a un pobre Depor que tuvo que alinear a su tercer portero que fue un manojo de nervio. Por cierto que el primer tanto de Luis Suárez nunca debió subir al marcador por evidente falta del uruguayo al defensor gallego.    El Atlético de Madrid, tres cuartos de hora después del Barça entraba en escena en la Catedral, que sigue siendo campo propicio para los atléticos. De las cuatro veces que ha visitado el Nuevo San Mamés,cuatro triunfos. En esta ocasión no iba a ser menos. Lograron los tres puntos por medio de un magnífico cabezazo del renacido Fernando Torres que le permite seguir el pulso con los azulgranas.   El Real Madrid saltaba al Bernabéu conociendo la goleada del Barcelona y la victoria momentánea del Atlético. Era el que tenía toda la presión pero no le atenazó. Todo lo contrario, fue el mejor del trío de cabeza, demostrando que en esta recta final llega como un cañón.   Puede que el partido del Real Madrid ante el Villarreal que ganó 3-0 haya sido el más completo de la temporada por su dinamismo y ritmo. Sin duda, ha sido el más redondo. El colectivo prevaleció sobre todo lo demás. Más que nunca jugaron en equipo, con una presión muy alta y bien hecha. La defensa estuvo muy bien colocada. La anticipación fue una constante en todas las líneas. En esta ocasión no hubo atisbo de individualismo absurdo. El Madrid fue más coral que nunca. Si acaso, Cristiano Ronaldo se salió del guión al abandonar el terreno de juego a falta de tres minutos para finalizar el partido. Sintió un calambre en el muslo derecho al intentar hacer un remate de chilena. Se marchó sin pedir permiso a nadie y sin dirigirle la palabra a Zidane, que le miró sorprendido. Se fue a vestuarios, pero no se asusten, lo hizo por precaución. Son las cosas de las estrellas que rayan en el narcisismo.     Cristiano con ese empeño de jugar todos los partidos y todos los minutos está jugando con fuego. Tiene que darse cuenta que como todos tiene que tener algún descanso. Ahora que llega la hora de la verdad, el Madrid no puede permitirse el lujo de prescindir de su máxima estrella.    El caso es que el Real Madrid fue un equipo muy solvente e intenso durante todo el partido, con fases brillante que se impuso a un buen equipo como el Villarreal, con autoridad. A pesar de la presión que le dejaron sus dos rivales que le anteceden en la clasificación, los de Zidane salieron con calma. No lo hicieron a degüello, lo hizo como un equipo seguro de sí mismo, intenso, presionante y muy solidario. Y desde la paciencia, el Madrid acosó y derrotó a un Villarreal muy impreciso y que fue una sombra de lo que suele ser. Eso sí, se defendió bien y tuvo una buena organización atrás. Gracias a ese orden, se escapó vivo en el primer tiempo donde solo recibió el gol de Benzema tras jugada de Cristiano.      En el segundo periodo, la misma tónica. El Madrid siguió con un fuerte ritmo. Su presión seguía siendo muy alta y asfixiaba al Villarreal que apenas tenía posesión con lo que le gusta tener el balón. Los blancos, entonces encontraron más huecos y las ocasiones fueron llegando. Lucas Vázquez, titular por el golfista Bale, puso tierra por medio al marcar el 2-0 de un tiro eléctrico y pegado al poste izquierdo de la portería de Asenjo. El canterano se volvió a reivindicar con esa humildad tan suya y su juego vertical. Se está convirtiendo en un jugador importante.   El 3-0, fue obra de Modric en la mejor jugada del encuentro que protagonizó primero Danilo, falta le hacía, con una larga carrera por la banda derecha y un gran centro que remató Modric con enorme calidad. El croata está de dulce. Fresco como una lechuga, y en un extraordinario estado de forma y más cuando juega al borde del área. . Kroos, también realizó un gran partido. Así como Casemiro, imprescindible ya para Zidane.    Nadie echó de menos a Isco y James, a quienes Zidane, justamente, ha relegado a la suplencia. Salieron cuando ya el partido estaba resuelto.    En definitiva, que en el Real Madrid triunfó el bloque por encima de todo. Sigue al acecho; y por lo que hemos visto en esta primera jornada de pasión de las cuatro que quedan, es el que parece más fresco físicamente de los tres en litigio.    Sigue la emoción.    


DEL COSER Y CANTAR A LA ANGUSTIA DEL MARTES

      Estaba cantado que él Eibar iba a pagar los platos rotos de Alemania, y los terminó pagando yéndose goleado del Bernabéu por 4-0. Con los menos habituales más Cristiano Ronaldo en la delantera, el Real Madrid dio buena cuenta de un Eibar que mostró su cara más amable, jugándole de forma muy atrevida al Madrid que se aprovechó de la defensa adelantada del equipo vasco, una bendición para los blancos que en esa situación se desenvolvieron como peces en el agua. El Madrid goleó al Eibar en un abrir y cerrar de ojos. A los veinte minutos ya ganaba por 3-0. Ante esta situación muchos pensamos en el próximo martes. Con semejante resultado ya estaría clasificado para la siguiente fase de la Champions. En el ambiente solo había un pensamiento, el Wolfsburgo y remontada. Frente a los alemanes el Real Madrid necesitará de toda su artillería para doblegarlos después del fracaso de la semana pasada, que de alguna manera estuvo presente en el ambiente. Danilo que salió en la segunda parte, fue el blanco de las iras de la afición al personalizar en el brasileño el desastre de Alemania. Mal hecho, porque puestos a buscar culpables, habría que haber mirado al banquillo, a la defensa y a casi todos que echaron por la borda las ilusiones de una afición que más que nunca creyó en su equipo tras el triunfo del Camp Nou. Muy mal estuvo Danilo, pero es que otros no le fueron a la zaga....   Ya no es hora de buscar culpables sino de buscar soluciones e investir a este Real Madrid de esa aureola especial para intentar la remontada que a todas luces es más que posible. El ensayo ante el Eibar resultó positivo. En el partido puente antes de la gran final para el Madrid en esta temporada, Zidane optó por las rotaciones para tener fresco a la mayoría de los titulares. Hubo hasta ocho cambios y siete eran de la cantera. Y de alguna forma los canteranos volvieron a reivindicarse, sobre todo Nacho, Lucas Vázquez y Jesé. James e Isco volvieron a la titularidad y digamos que hubo división de opiniones. Fueron recibidos con indiferencia y en algunos casos con pitos. Isco estuvo en plan pasota mientras que James estuvo mucho más activo y fue quien abrió el marcador con un golazo de una falta que lanzó magistralmente. Seguramente estos dos jugadores entraron en el once titular el día que menos lo deseaban, porque saben las consecuencias: el próximo martes estarán en el banquillo. Solo Cristiano Ronaldo, que nunca rota,Casemiro y Pepe, repitieron como titulares respecto al encuentro frente al Wolfsburgo. Cristiano marcó el tercero y suma ya 30 goles en liga. Los otros dos, se los repartieron Lucas Vázquez y Jesé, ambos a pase del portugués que estuvo en plan generoso. El juego del Madrid en la primera parte fue muy vistoso. Hubo velocidad, transiciones rápidas y verticalidad, con Cristiano Ronaldo como acaparador de los contra ataques que la defensa adelantada del Eibar les facilitaba. El resultado de ese dominio aplastante fue que al descanso se llegó con 4-0 a favor de los de Zidane. El partido estaba visto para sentencia. La segunda parte, sobró. No vimos prácticamente nada. El Eibar espabiló un poco, le puso más intensidad mientras que el Madrid se dejó ir pensando en la gran batalla del martes. De alguna forma el Madrid ensayó el guión para su enfrentamiento ante el Wolfsburgo. Y le salió redondo. Pero cada partido es una historia diferente. No creo que el Wolfsburgo adelante a su defensa como lo hizo Mendilibar en el Eibar. No fue un partido para tirar cohetes, pero victorias contundentes es lo que necesita el Madrid para revestirse de autoestima y confianza ante lo que le espera el próximo martes frente al Wolfsburgo. Partido que tienen que jugar con piernas, corazón y cabeza... Pasado el Eibar, lo gordo llega el día 12. El Real Madrid de Zidane se juega la temporada. Que digo la temporada, se juega la vida y algunos jugadores y técnicos, algo más.... De lo que suceda el próximo martes en el Bernabéu, puede depender el futuro de Zidane y de jugadores a los que ya se les está señalando. Una caída inesperada acabaría con el crédito del francés como entrenador y de muchos de sus pupilos. Amén, del futuro del Madrid y de su prestigio.


CURA DE HUMILDAD DEL MADRID AL BARÇA

    Ni los 99.000 espectadores del Camp Nou, ni la nefasta actuación del colegiado canario Hernández Hernández, que parecía un hombre de la casa azulgranas con la anulación del hermoso gol de Bale; ni la superioridad numérica del Barcelona al jugar el Real Madrid con diez buena parte del segundo periodo por expulsión de Sergio Rasmos; ni la falta de respeto que había en el ambiente por parte sobre todo de la prensa catalana que incluso hablaba de goleada del Barcelona que parece, según ellos, que ha inventado el fútbol , ni con todos los elementos en contra; pudieron con este Real Madrid que ¡por fin! Dio el do de pecho y se comportó de acuerdo a la grandeza de su historia. Ganó al Barcelona con todas las de la ley. En casa de su máximo rival, el Madrid sacó a pasear su orgullo y le dio un baño desde el minuto 55, a raíz del 1-0 de Piqué. A partir de ese momento, se acabó el equipo azulgrana, y reapareció en todo su esplendor el Madrid de Zidane que fue superior en todos los aspectos: en lo táctico, en lo físico y en ambición. En una palabra, hizo un fútbol total ante el fútbol inocuo de un Barcelona que dio síntomas de agotamiento físico y que no pudo con el equipo de Zidane en inferioridad, por la expulsión de Ramos Benzema, que fue el más flojo de todos, llegó a tiempo de lograr el empate, un buen gol de chilena que acalló al Cam Nou. Luego Cristiano, silenció definitivamente el Coliseum azulgrana con su tanto en la recta final del partido. Antes del gol de la victoria del portugués, a Gareth Bale, el más clarividente atacante blanco y que cuajó un buen partido, se le anuló un gol legal que todavía no me explico cómo pudo anular el colegiado a instancias de su ayudante de linea. Aquello olía ma. Menos mal que el gol final de Cristiano, calmó los ánimos del Madrid que estaba de uñas con el árbitro del encuentro, casero hasta decir basta. De nuevo Sergio Ramos, como estaba cantado, fue expulsado en un partido contra el Barcelona. No voy a entrar si fue justa o no (la primera tarjeta amarilla, por protestar un fuera de juego claro de Luis Suárez , me pareció excesiva a todas luces) aunque luego hizo méritos para alguna más. Pero lo de este chico ya es preocupante. Es más un problema que una solución para el Real Madrid. No merece ser el capitán, es una rémora para los suyos. Además de defender mal, aporta mucha inseguridad. Gran equivocación el haberle renovado el contrato cuando jugó a chantajear al Madrid. Sergio Ramos fue la nota negativa de este Real Madrid que dio un golpe de orgullo en el corazón del Barcelona en el día del homenaje a Cruyff, a quien seguramente no le gustó el juego de su equipo por su parsimonia, por tocar sin fuste y por falta de ambición. Apenas hubo noticias de Messi, mucho menos de Neymar y poco de Suarez. Piqué, él siempre controvertido Piqué, se las prometía muy felices con su gol, pero después estuvo de desastre en los dos goles que le devolvió el Real Madrid. Tantos que llegaron por las bandas donde Marcelo y sobre todo Carvajal, en el segundo periodo, se hicieron dueños y señores anulando a sus pares y convirtiéndose en extremos que llegaban como Juan por su casa. Ahí, se quebró la estabilidad defensiva de los azulgranas, que veían como un aguerrido Real Madrid, con el alma como bandera ponía cerco a la portería de Bravo. La victoria del Real Madrid es incontestable. Con diez jugadores silenciaron sepulcralmente al Camp Nou, en un encuentro más intenso que vistoso. La primera parte fue para olvidar por ambos equipos. El Barça tenía la pelota pero no inquietaba. El Madrid apenas salía, esperando a los azulgranas con todas las precauciones posibles, con un Casemiro que se multiplicaba para ayudar a todos. Inmenso el trabajo de Casemiro, uno de los baluartes de este volver a empezar del Real Madrid. La segunda parte ya fue mucho más movida. De alguna forma los dos se quitaron el corsé y fueron a por el partido. El que primero llegó fue el Barcelona con el gol de Piqué en el minuto 55. Lo que parecía iba a ser el hundimiento definitivo de los de Zidane, ese gol del defensa culé hizo resurgir a los madridistas, que sacaron a relucir su casta y pusieron el alma para salvar el honor de la afrenta de aquel 0-4 de la ida; y de paso recordar a los azulgranas que al Madrid no se le debe faltar al respeto. No le viene mal una cura de humildad a este Barcelona que se creía imbatible y que dio síntomas de agotamiento físico. Los blancos acabaron con la racha del Barcelona de 39 partidos invicto, y consiguen un triunfo que necesitaban y que les va a dar un gran impulso anímico para lo que queda de temporada, sobre todo para la Champions y para la recta final del campeonato de liga. Una liga que ahora le sitúa a siete puntos del Barça, una distancia importante pero que al menos sirve para meter el miedo en el cuerpo a los azulgranas que ahora tendrán que arremangarse para ganar el título liguero. Quedan 21 puntos por disputarse, y el Atlético tampoco ha dicho su última palabra. Con esta victoria del Real Madrid en casa del gran rival, Zinedine Zidane se ha ganado muchos puntos. Confieso que no las tenía todas consigo con el francés, pero conforme van pasando los días me va convenciendo. Se ha dejado de hacer alineaciones correctamente políticas y a favor de obra, para optar por los jugadores de verdad, como Casemiro, y el equipo lo ha agradecido. Zidane, el debutante en el banquillo del gran clásico, sale por la puerta grande del Camp Nou a donde le ha ganado la partida claramente a Luis Enrique, que quitó al gran tapón que era Rakitic para poner a Arda Turan que desorientó a todos sus compañeros para no llegar a ninguna parte. La Victoria de Zidane frente al Barcelona le refuerza en su aventura en los banquillos, al tiempo que inyecta optimismo y esperanzas al Madrid para lo que queda de temporada. Las dudas ahora han quedado en Barcelona, que ha pasado de parecer inabordable a ofrecer un aspecto más humano, sufriendo un bajón físico y de juego que le hizo fracasar a partir del minuto 15 del segundo periodo donde dejó de existir y naufragó ante un pletórico Real Madrid, que con tan diez jugadores tampoco necesitó de mucho para imponerse con claridad a este Barcelona bajo mínimos, que en vísperas de recibir al Atlético en la Champions, parece como grogui. La liga, con esta derrota inesperada del Barça, gana en interés. Sigue siendo el gran favorito, pero al mínimo descuido sabe que tiene al Atlético y al Real Madrid al acecho.  


A CUARTOS, GRACIAS A LA CANTERA Y KEYLOR NAVAS

     En un partido trascendental como es la Champions, y con la Roma asustando con acometidas que podrían haber puesto contra las cuerdas al Real Madrid, dos valores de la cantera como son Lucas Vázquez y Casemiro  junto al guardameta Keylor Navas,  fueron claves en el triunfo del Madrid por 2-0, en un partido de ida y vuelta donde los dos equipos gozaron de varias ocasiones para marcar, pero sobre todo la Roma que puso un nudo en la garganta a un repleto Bernabéu. Casemiro fue titular, no así Lucas Vázquez que entró en la segunda parte en sustitución de un cansado Bale que aunque jugó bien se le notó sus casi dos meses de baja. Fue precisamente, Lucas Vázquez el jugador más decisivo del partido. Fue entrar él y cambió el signo del encuentro que ya entonces cayó del lado del Madrid porque hasta entonces la Roma llevaba el suspense en las gradas. A los tres minutos de salir, cogió un balón por su banda derecha en una jugada de auténtico extrema, hizo la bicicleta, desbordó y centró para que Cristiano Ronaldo marcase el 1-0 que llevó la tranquilidad al Bernabéu. Con este tanto el portugués firma ya 13 goles en esta Champions. Tuvo que ser Lucas Vázquez quien diese la vuelta a la situación. Con él sobre el terreno de juego siempre pasan cosas por esa capacidad que tiene para agitar los partidos. No solo tiene calidad, sino que tiene ese algo más que diferencian a unos jugadores de otros. Tiene coraje, alegría, atrevimiento, optimismo y hambre de triunfar. En definitiva, tiene alma. Es generoso en el esfuerzo, es un jugador de equipo que se hace imprescindible en este Real Madrid, donde se ha ganado un puesto de titular. Si Lucas Vázquez espabiló a su equipo, Casemiro y Keylor Navas cerraron la puerta del Real Madrid. El brasileño, criado en la cantera blanca, actuado como medio de cierre, puso el candado y cortaba todo lo que pasaba por su lado. Casemiro hoy por hoy es un bien necesario en el centro del campo madridista. Con él, Kroos y Modric se sienten más liberados porque saben que tienen cubiertas sus espaldas. Es el tapón que todo equipo grande debe tener. Ayuda a todos por igual; se sacrifica en ayudar a la retaguardia cuando está agobiada y en la salida del balón, con sus desplazamientos en corto para entregársela bien a Modric o Kroos, o en desplazamientos largos,algo que hace estupendamente. Sabe a lol que juega, y sobre todo tiene espíritu colectivo.   La Roma salió muy rabiosa, siendo consciente que para intentar superar el 2-0 adverso que traía del partido de ida, tenía que comenzar dando primero. Y lo intentó, vaya si lo intentó. Dzeco y Salah, tuvieron dos ocasiones clarísimas. También el Madrid tuvo alguna, pero menos. La intensa primera parte de los romanos como al inicio del segundo periodo, pusieron a prueba a Keylor Navas, que respondió con grandes intervenciones. Paró todo lo que le llegó y sigue imbatido en lo que va de Champions.   El costarricense, Casemiro y Lucas Vázquez fueron las tres patas que sostuvieron al Real Madrid que hasta que pasó una hora no respiró. A la hora de juego, Lucas Vázquez cambió el panorama del partido. A partir de ese momento, la Roma ya a la desesperada dejó más huecos y los blancos se desataron. James, hasta entonces desaparecido hizo acto de presencia marcando el 2-0, pero el colombiano sigue siendo un bulto sospechoso. Fue el peor del del encuentro . No entiendo como Zidane se sigue empeñando en alinearlo como titular, estando como está Lucas Vázquez. Hecha esta especie de crónica, no puedo dejar de expresar las dudas que este Real Madrid de Zidane me despierta. No veo que el técnico francés tenga un concepto demasiado claro de lo que quiere y como quiere que juegue su equipo. Solo se ve a unos jugadores que no saben cómo conseguir un juego más en equipo, más colectivo. A Kroos, e inclusive a Modric, los veo como perdidos. James, lo siento, hoy por hoy no está para ser titular. A Ronaldo le falta tranquilidad y le sobra ansiedad. Al final los que parecían los desterrados de Zidane, esos jugadores a los que Benítez les dio protagonismo como Casemiro, Lucas Vázquez, Danilo junto al regreso de Bale, son los que mantuvieron al equipo frente a la Roma que llegó a meter el miedo en el cuerpo. Que quieren que les diga, tengo dudas de Zidane como entrenador. Como jugador fue de los más grandes, y el más elegante. Pero como técnico, le veo muy a favor de obra y algo verde. ¡Ojalá me equivoque! Pero lo digo como lo siento Llegados a esta altura de temporada, ya no valen componendas. Llega la hora de verdad, llegan los pesos pesados y no se pueden tener dudas. De momento, el Real Madrid ya está en cuartos de final. Está a tan solo cinco partidos de conseguir la Undécima. No sería un sueño imposible que la consiguiese porque ya sucedió en 1998,2000y 2002, que conquistó el máximo cetro europeo después de un camino más que deprimente en la competición doméstica. Y como cierre a este eliminatoria frente a la Roma, el Bernabéu rindió pleitesía a Francesco Totti, en el que tal vez fue su último partido de Copa de Europa.


LA CANTERA AL RESCATE

      Que sensación más triste ver ahora los partidos de un equipo como el Real Madrid sin nada que hacer en la liga,salvo mantener la tercera posición o como mucho superar al Atlético de Madrid en el segundo puesto. Esa sensación de desolación y tristeza fue la que dio, al verle jugar contra el colista del campeonato, el Levante, que ha sido como un bálsamo para los blancos tras unos días de tormento.   Ganó el Madrid (1-3), si, pero sin emoción, sin alegría y con muy poco que llevarse a la boca. Fue un partido soso, aburrido, lento hasta decir basta y carente de toda chispa. El Levante, poco ofreció dada su precariedad, pero es que el Real Madrid tampoco brilló. Ganó sin florituras y tal vez porque enfrente no tenía a nadie. Dicen que en tiempos de crisis en los grandes equipos, lo mejor es tirar de la cantera. Y eso fue lo que hizo Zidane, que bien por ausencias en forma de lesiones, por sanciones o por castigo, el caso es que Zizou alineó a cuatro canteranos como titulares: Nacho,Casemiro, Lucas Vázquez y Borja Mayoral. La cantera salió al rescate. Los cuatro estuvieron bien, especialmente Lucas Vázquez, que fue lo más positivo de un Madrid de andar por casa. Ganó sin brillantez. Del centro del campo que jugó frente al Atlético de Madrid solo quedaron en pie Kroos y James. Como quiera que Modric estaba lesionado,el que pagó los platos rotos por el desastroso partido ante el Atlético fue Isco. Además del malagueño, Jesé también se quedó en la oscuridad del banquillo. De nuevo Borja Mayoral le ganó la partida como hiciese en el derbi. Luego después lo justifico marcando el 0-2, aunque fuese con fortuna. No fue la única novedad del revolucionario once que presentó Zidane en el Ciutat de Valencia, Casemiro jugó por primera vez de titular con el francés, y el centro del campo madridista lo notó. Hubo más equilibrio y un poco más de orden defensivo pero sin gran alharaca. Casemiro, dadas las carencias que presentan los muchos medias puntas que tiene el Madrid como Isco y James, debe ser imprescindible en el once titular, pero algo tiene que corregir: no dejarse caer al mínimo contacto como sucedió en el gol del Levante. Otro que debe ser titular, siempre que no esté Bale, es Lucas Vázquez que fue el jugador que le puso algo de salsa a un insulso partido y a un lento Real Madrid, que careció de verticalidad. Solo Lucas Vázquez vio la luz en ataque, junto algunos chispazos de Cristiano Ronaldo, que solo pudo marcar de penalti aunque después tuvo hasta dos ocasiones para marcar, sobre todo en un remate que se le fue al palo tras un pase soberbio de James, que fue lo único que hizo. Este Real Madrid está tan fuera de foco como lo están sus figuras. Esos jugadores que en teoría son los que deben marcar las diferencias son los que están más desdibujados. Y tanto lo están, que los teóricos suplentes les están superando para desgracia de un Real Madrid que huele a descomposición. Tal vez por estas circunstancias este Madrid no está bien definido. En estos momentos brilla más un jugador de la cantera como Lucas Vázquez que la última estrella importada de Colombia, James. Los papeles están cambiados, una figura de porcelana para mirar y no tocar; y un chaval de la fábrica que suda, corre y da chispa al equipo, como fue Lucas Vázquez ante el Levante. Lucas fue el que removió el partido con su decisión y acometidas por la banda derecha que dejaron desnudo al lateral del Levante, Orban que pasó un auténtico calvario. Casi nunca pudo sujetar al extremo blanco que era el único que llevaba peligro. Tanto acosó Lucas Vázquez a Orban que en una de tantas jugadas, no tuvo más remedio que cometer un claro penalti que esta vez sí transformó Cristiano Ronaldo.   Lucas Vázque fue el mejor del Madrid; Kroos, no estuvo mal del todo e Isco sintió el alivio de marcar al salir en la segunda parte, cuando el encuentro estaba muriendo. Isco, que salió en el último cuarto de hora, ha sido el más señalado del desastre ante el Atlético de Madrid . Zidane también debió señalar a James, pero le concedió la oportunidad de redimirse contra el Levante. Pero ni por esas, el colombiano sigue sin enterarse y por lo que se ve no ha sabido captar el mensaje. Otra vez volvió a decepcionar. No juega ni para atrás. Juega andando. No ayuda ni a la delantera y mucho menos a la defensa. Es más una problema que una solución y el solo se está cavando su tumba como jugador del Real Madrid. Tendrá mucha clase, que la tiene, pero solo con eso no se va a ninguna parte. Zidane está perdiendo la paciencia con él. De James depende todo. El Madrid con poco consiguió un buen resultado, pero vimos a un equipo apesadumbrado, apagado, con poca gracia y triste, muy triste. Es como si ya no tuviese presente y solo mirase al futuro.... En resumen, que el Real Madrid frente al último clasificado, el Levante, encontró algo de consuelo después de unos días de truenos y relámpagos, donde se habló más de altas y bajas y de listas negras para la próxima temporada, que de encontrar soluciones a la preocupante actual situación. Error mayúsculo sería que ya se empiece hablar de bajas y de fichajes para la próxima temporada, cuando estamos a mitad del ejercicio. Digo yo, que , algo tendrá que decir todavía el Real Madrid en la Champions, aunque solo sea por vergüenza.  


EL ÚLTIMO EN CAER SERÁ FLORENTINO PÉREZ

De la peor forma posible, perdiendo en el Bernabéu ante el rival de tu ciudad, el Atlético de Madrid por 0-1, el Real Madrid dimite de forma definitiva de la liga a falta de 12 jornadas. ¡Increíble, pero cierto! El equipo que presume de ser el más rico del mundo, el de mejor plantilla, los más guapos y los más guay, resulta que casi a mitad de temporada se quedan fuera de la copa y de la liga. Esto solo tiene un nombre, fracaso total. Y si Florentino Pérez, tuviera algo de vergüenza debería presentar su dimisión porque de nuevo ha vuelto a fracasar de forma estrepitosa. Que un equipo como el Atlético de Madrid, haciendo los deberes en cuanto a orden y táctica(sin hacer nada del otro mundo) y encima que venga de jugar hace tres días la Champions donde fue incapaz de ganar al PSV Eindhoven que jugó más de media hora de la segunda parte con diez jugadores, te gane y bien, en tu propia casa, sin que el equipo blanco ofrezca algo a cambio, es para meditar muy profundamente. No echaré toda la culpa a Zidane, que tiene su cuota,porque el mal ya viene de antes. Si diré que no ha hecho una lectura correcta del partido frente al Atlético de Madrid. El Cholo Simeone, aplicando lo más rudimentario del fútbol le ganó el partido al técnico madridista, cerrando el centro del campo y anulando al del rival. Nada que no supiésemos. Algo que ya hizo con Ancelotti y vuelve hacer con Zidane. Y siguen sin enterarse. Zizou, a favor de obra, porque Florentino así lo dice, volvió a insistir con dos jugadores como centrocampistas que son más una rémora que una solución: Isco y James. En el centro del campo le ganó una vez más la partida Simeone al Real Madrid. Lo siento por Zidane, pero se equivocó una vez más por su pertinaz obsesión por alinear a dos jugadores que no están dando la talla. Jesé, Lucas Vázquez y Mayoral acabaron por ser los acompañantes de Cristiano en el ataque. No es precisamente el Madrid de Florentino. Es el resultado de su fracaso. El Atlético de Madrid sin hacer nada del otro mundo se impuso al Madrid partiendo desde el centro del campo. Todos sabíamos que para contrarrestar el poblado centro del campo que iba alinear Simeone, el Madrid tenía que haber dispuesto de un centrocampista más de corte defensivo como Casemiro y haber prescindido de Isco y si me apuran, Lucas Vázquez o Kovacic tenían que haber sustituido al ineficaz James, que recibió la desaprobación del Bernabéu. James parece un futbolista jubilado, esta pesado y torpe. Isco volvió a ofrecer su clásica imagen de indolente, perdiendo balones y sin ofrecer nada a cambio. Ninguno de los dos merecen la titularidad. ¡Zidane, toma nota! Benzema, como bien dijo Mourinho, fue más gato que nunca. Cristiano solo jugó a cuentagotas sin fructificar dos claras ocasiones de gol. Más vale que se aplique, y evite hacer comentarios un tanto frívolos y hasta de mal gusto como los que hizo al finalizar el partido: “ Si todos tuvieran mi nivel estaríamos primeros”. Y se quedó tan tranquilo.¡¡ Manda narices!! Cuando el portugués, a pesar de ser el máximo goleador del Madrid, no está ofreciendo el rendimiento que se le exige a la estrella del equipo. Menos soberbia y más humildad, Cristiano. Hay momentos que es mejor estar callado. Para que se hagan una idea del mal partido del Real Madrid, basta con decir que uno de sus mejores jugadores fue Danilo. El Atlético fiel a la idea de Simeone, fue a lo suyo:orden, solidaridad y las líneas muy juntas y ver que pasa... Así fue, hasta que al poco de iniciarse la segunda parte, en la mejor jugada del partido que inició Luis Filipe y culminó Griezman, el Atlético, aprovechándose de la mala colocación de la defensa blanca, consiguió el 0-1 que a la postre resultó definitivo. Al gol del Atlético,el Real Madrid ofreció pocas respuestas. Careció de frescura, de ideas y de falta de tensión competitiva,firmando en casa su tercera derrota en la la liga frente al Atlético de Madrid Con este resultado el Real Madrid se queda a cuatro puntos del Atlético y cada vez más lejos del Barcelona que apunta a ser el campeón de liga. Y cuidado, porque para el tercer puesto, el Villarreal acecha.... El Atletico de Madrid sabe a lo que juega aunque muchas veces no resulte bonito, pero es que el Madrid no sabemos a que juega. No juega a nada. No tiene un patrón de juego, ni un sistema que le defina. Del derbi ha salido muy dañado, sobre todo el presidente; después los jugadores, que siguen sin dar la talla; y por último Zinedine Zidane. El entrenador ya no es ese muro con el que se parapetó el presidente. Tanto se ha debilitado ese rol que el público ya no lo considera. Ni siquiera aunque se llame Zidane, cuyo trabajo queda bajo mínimos tras este derbi, superado su equipo en todos los órdenes. La afición ya está harta de tanto desbarajuste. Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedios, es lo que dije la semana pasada, y sigo manteniendo. Ni con Benítez, ni ahora con Zidane, tiene remedio este Real Madrid desnaturalizado por el personalísimo de Florentino Pérez. Un presidente al que ya no le queda ninguna bala en la recamara. El, y solo él, es el gran culpable. Bien haría, como hizo en el 2006 en abandonar la nave. El futuro requiere grandes decisiones y si Florentino Pérez quiere al Madrid, lo mejor que puede hacer es marcharse. El presidente blanco ha vuelto a caer en manos de los jugadores. Como aquel entonces, las estrellas del equipo como Cristiano y Sergio Ramos y alguno más, se han vuelto a imponer para fracaso de un nuevo proyecto que no lo salva ni la Champions. Este Madrid que se come a los entrenadores y que ve como el efecto Zidane se evapora, no se está comportando como un equipo. El Bernabéu que ha visto como su santuario ha sido profanado por el Barcelona y el Atlético en la misma temporada, no aguanta más la indolencia e indiferencia de un equipo que ni tan siquiera la Champions les quitaría el mal sabor de boca que están dejando El Bernabéu ya no mira al banquillo, mira al palco y aunque no fuese de forma mayoritaria gritó: ¡Florentino dimisión! Ni juego. Ni entrenador. Ni jugadores. La afición dividida. La directiva muy criticada, sobre todo el presidente y el club bloqueado institucionalmente con unos estatutos que impiden unas elecciones normales. Lamentable situación de este Real Madrid que viene derivada de varios años de decadencia . Y solo hay un responsable, Florentino Pérez. Ya es hora que los estómagos agradecidos de algunos medios de comunicación y de algunos periodistas acomodados , empiecen a tirar de la manta y digan la verdad de lo que sucede en el Real Madrid. ¡¡Basta ya de tanta manipulación!! El Madrid necesita regenerarse de arriba abajo.  


TRAS EL ADIÓS A LA LIGA, EL MADRID NECESITA REGENERARSE

    Vamos a ser claros y dejarnos de ir por las ramas, ni antes con Benítez ni ahora con Zidane tiene solución este Real Madrid que frente al Málaga con su empate a uno se ha dejado la liga, cuando solo estamos en el mes de febrero.   Una vez más y ya van unas cuantas, tiran la liga por incompetencia, falta de lucha e intensidad y ese algo más que ustedes se imaginan. Conociendo, que el Barcelona había ganado ¿acaso no sabían que tenían que ganar al Málaga para mantener alguna opción? Por lo que se ve, no, porque salieron a verlas venir a especular como si la cosa no fueran con ellos, jugando con mucha apatía. Ni contigo no sin ti, tienen mis males remedios como diría un buen castellano. Tenían que haber salido a morir, y salieron más blandos que unas gachas manchegas. El ¡adiós a la liga, adiós! que entonó el campo de la Rosaleda al finalizar el encuentro es una realidad para el Real Madrid. La falta de respeto que se tiene a los blancos fuera del Bernabéu es lo que ha hecho posible que esté a nueve puntos del Barcelona, más el particular tras el 0-4 del partido liguero jugado entre ambos rivales. Zidane lleva en siete partidos de liga, la misma secuencia de resultados que Rafa Benítez. El francés no conoce la derrota, pero los empates frente al Betis y Málaga, le distancian del Barcelona que ya está en la lontananza, cuando en la última jornada disputada con Benítez en el banquillo los blancos estaban a solo dos puntos de los azulgranas( con un partido menos) y a cuatro del Atlético de Madrid que por entonces era el líder. Es decir, que el efecto Zidane, no ha mejorado al Real Madrid. Ya no está Benítez. Ahora tiene lo que querían: cariño, abrazos y sonrisas pero todo sigue igual. ¿Ahora qué? El culpable sigue siendo Benítez?. No, los culpables son los jugadores que son unos irresponsables y que en muchos casos no merecen vestir la camiseta del Real Madrid. Ante el Málaga, fue un equipo sin hambre, sin ambición y sin ganas. Tenían que haber salido a comerse el mundo, y dieron pena. No jugaron a nada, y pueden dar gracias, porque si un equipo mereció la victoria, ese fue el Málaga. Keylor Navas, con una buena actuación, salvó un punto que no vale para nada El Real Madrid no sólo bajó de forma vergonzosa los brazos sino que tampoco supo aprovechar un golpe de suerte que le dio un gol en claro fuera de juego de Cristiano, ni supo sentenciar en un posterior penalti ( muy claro) que falló el portugués que lo lanzó de la peor manera posible. El Madrid fue un bulto sospechoso que ni dominó ni encontró a nadie que le guiara en un partido que era trascendental para el devenir liguero. Han tirado la liga y esto ya clama al cielo. Cuando te estás jugando la vida o las escasas posibilidades que te quedan en la liga, no puedes salir al campo a especular como ha hecho este triste Madrid de Zidane, a quien lo siento, le faltan muchas tablas. No se trata de contentar a los jugadores, se trata de ganar y de jugar bien,y eso no lo está ´haciendo el equipo que sigue teniendo los mismos defectos que con Benítez pero eso sí, los jugadores están más felices. Con Zidane sonreirán más, pero sobre el terreno de juego no se ven mejoras: Isco, cada vez está peor, lo pongas donde lo pongas. Más que una solución parece una rémora: James, que no fue titular, es una sombra. Cristiano, como no estaba en Champions, no había tanto escaparate, hizo mutis por el foro. Sergio Ramos, sigue en su línea descendente. Jesé, mucha pose pero poca enjundia. Modric, Marcelo y Keylor Navas son los únicos que aprobaron el examen de Málaga donde todo el equipo suspendió. Mientras el Madrid de fútbol naufragaba, el del baloncesto ganaba la tercera copa del rey de forma consecutiva... ¡¡Qué gran diferencia entre un equipo y otro!! Unos, los del baloncesto, saben competir y dejarse la piel; mientras que los del fútbol son un monumento a la apatía. Y saben por qué? Porque en el equipo de baloncesto, el señor Florentino Pérez deja fichar a los que saben, no interviniendo en los refuerzos que Pablo Laso aconseja teniendo en cuenta las necesidades del equipo. Algo que no sucede en el fútbol, donde Florentino marca las pautas, sin tener en cuenta otras premisas. Manda el marketing. Ya dije, cuando Zidane cogió el equipo, que no había que echar las campanas al vuelo. Los pelotas de turno ya se les hacía la boca agua con el francés, que se diga lo que se diga y aunque haya sido uno de los mejores jugadores de la historia, como entrenador está por ver. Uno de mis amigos me ha dicho, no sin cierta sorna que “No era Benítez. El milagro Zidane es para el Castilla que desde que se ha ido ha ganado todos los partidos”. No va muy descaminado. El efecto Zidane parece que se diluye. Sigo viendo al Madrid poco trabajado, sin un esquema de juego definido. Hay pocos automatismo y se depende en exceso de las individualidades que por cierto, no están en su mejor momento. Todo esto me lleva a pensar que tal vez Zidane sea una nueva decepción porque algunos pensábamos que iba a meter mano en el problema que hay con las vedettes del vestuario. Pero todo sigue igual. Está siendo una segunda versión de Ancelotti. Los jugadores siguen mandando con la complacencia de un Florentino Pérez que los sigue malcriando. Le hicieron la cama a Benítez para conseguir el tipo de entrenador que querían, un nuevo Carletto. El Madrid de Zidane, sigue dejando muchas dudas. No veo un horizonte claro para este equipo tan vulnerable.Tal vez sea muy duro lo que voy a decir pero el Madrid necesita una regeneración casi total. Una liga en ocho años no se puede consentir. Se necesita una buena limpieza. Florentino Pérez debe atarse los machos. Si Zidane no consigue la Champions(lo único que le queda), ya puede ir presentando su carta de dimisión. No se trata de ser el equipo más rico y el que más camisetas vende, se trata de ganar títulos. Al buen entendedor pocas palabras le bastan.


CRISTIANO RONALDO ESPABILÓ AL MADRID 

      Zinedine Zidane, en su bautismo europeo como entrenador del Real Madrid recibió todas las bendiciones y salió airoso del estadio Olímpico donde venció por 0-2 a la Roma que puso más voluntad que fútbol.   Con este resultado, se puede decir que el Madrid tiene prácticamente sellado su pase a los cuartos de final de la Champions Al margen del buen resultado, tal vez la mejor noticia para los madridistas haya sido ver de nuevo la mejor versión de Cristiano Ronaldo, quien volvió a reaparecer en Roma, y la incendió. En la Ciudad Eterna tuvo que ser donde se volvió a ver al mejor Cristiano. A ese jugador implacable,poderoso por su rapidez y con la fuerza de un bisonte. El portugués nos recordó al mejor Cristiano, volvió a ser el jugador determinante que tanto necesita su equipo. Fue quien dio un paso hacia adelante, echándose la responsabilidad a sus espaldas. CR7 fue quien cambió y revolucionó un partido que por entonces invitaba al sueño porque transcurría entre el aburrimiento y hasta el conformismo, como sucedió durante todo el primer tiempo, donde no pasó nada. Pero con su gol en el minuto 56, cambió el panorama. El derechazo y golazo de Cristiano cambio el encuentro y reventó la noche en el Olímpico. Desde su rueda de prensa en vísperas del partido, se veía que el portugués quería ser protagonista de este duelo, y lo fue, vaya que si lo fue. Hacia tiempo que no le veíamos tan rotundo y tan hambriento como en la noche romana. El abrió el marcador y fue la llave para que el Madrid se llevase el duelo y deje la eliminatoria prácticamente sentenciada. Despejó todas las dudas sobre su efectividad lejos del Bernabéu, y lo hizo en un gran escenario, en el Olímpico de Roma, donde marcó el gol numero 17 en sus 21 partidos como visitante en la Champions Ligue Tras el 0-1 de Cristiano, el Madrid fue otro equipo bien distinto al parsimonioso que vimos en el primer periodo. Entonces fue más profundo con un juego más directo sin sobar tanto el balón como hizo en la primera parte. Era un juego mas fulgurante comandado por un inmenso CR7 que trajo por la calle de la amargura a Florenzí y a toda la defensa romana.. Fue Cristiano en estado puro. Bien hará el Madrid en poner toda la carne en el asador en esta edición de la Champions, porque después de la victoria del Barcelona ante el Sporting de Gijón, en el Molinón por 1-3,la liga la tiene imposible. Europa es lo único que le queda y a ella tiene que agarrarse como tabla de salvación. Tal vez por ello, se explique esa rabia y esas ganas con la que salió Cristiano Ronaldo en Roma. Pero el Madrid necesitará más de otros jugadores, porque algunos pasaron de puntillas por el Olímpico, como es el caso de Isco que cada día pierde más balones por su empeño de hacer monerías que no llevan a ninguna parte.Lleva razón Iván Helguera cuando dice: “Isco no roba, no da pases de gol, pierde muchos balones, no me convence”. Pienso lo mismo que el ex jugador madridista. El equipo con Kovacic es más redondo y más fiable. James hasta bien entrada la segunda parte no dio su mejor versión. Modric estuvo poco participativo. Todo lo contrario que Marcelo que fue de nuevo uno de los jugadores claves. Varane y Sergio Ramos estuvieron muy acertados y fueron infranqueables. Keylor Navas, no tuvo mucho trabajo pero el que tuvo lo resolvió con garantías. Benzema, fue tal vez el más flojo de los blancos que esta vez vistieron de gris. Jesé que salió supliendo a James, aprovechó de forma magistral sus minutos al marcar en el 85, el 0-2, un gol que vale un potosí. El partido hasta el gol de Cristiano era un auténtico tostón, más aburrido que otra cosa. Después con el gol del Madrid, se rompieron las ataduras tácticas y el encuentro resultó más entretenido. La Roma, la verdad no es gran cosa. Lo único que pusieron fue ganas, pundonor y mucha intensidad junto al buen planteamiento táctico de su técnico Spalleti para quien esta eliminatoria era como ir al paraíso. Y salieron dispuestos a alcanzar la gloría a base de mucha lucha y brega. Al Madrid los rivales no le salen a contemplar los buenos que son ni a quedarse embelesados con sus filigranas. Al Madrid, los rivales van a muerte a por ellos, y más en la Champions. A la Roma le faltó calidad, pero le sobró pundonor. Hay poco que se pueda destacar, salvo la presencia inquietante del egipcio Salah quien con su velocidad llevó la incertidumbre al área madridista. Pero lo suyo era correr sin ton ni son. Más bien parecía una velocista que futbolista. Zinedine Zidane con este triunfo importante pasó la primera prueba de fuego. Quedan las altas cumbres pero ha empezado bien la escalada.


LA PEGADA DEL MADRID DECIDE ANTE UN BUEN A THLETIC

El Real Madrid solventó la difícil papeleta de la visita del Athletic Club, a base de efectividad y también porque no decirlo con fases de buen juego ante el equipo bilbaíno que vino en plan valiente y murió con las botas puestas. De ahí que el triunfo del Real Madrid tenga mérito porque enfrente tuvo a un equipo serio. En el Bernabéu presenciamos un partido muy bueno y sobre todo, muy entretenido.   El resultado de 4-2 tal vez sea excesivo por el buen partido que cuajó el Athletic, pero tampoco se puede decir que sea descabellado porque el Madrid además de atacar siempre con peligro, tuvo algo esencial en el fútbol, pegada y efectividad. Algo de lo que careció el equipo bilbaíno. El Madrid golpeó más y mejor a un Athletic que nunca le perdió la cara al partido que resultó brillante por momentos y que fue un toma y daca continuo. Los de Zidane, como suelen hacer cuando juegan en casa comenzó en plan avasallador. A los tres minutos se puso por delante en el marcador con un buen tanto de Cristiano. El portugués volvió a demostrar que el Athletic es una de sus víctima favoritas, equipo al que ya lleva marcados , con los dos últimos, 16 goles en 14 partidos. El 1-0 sin embargo no sirvió para que el Madrid se asentase, todo lo contrario, el Athletic contestó con rapidez tras un error de Varane, que tuvo su tarde tonta, que facilitó el gol de Eraso. El empate quebró la inspiración de los blancos que parecían tener plomo en los pies, mientras que los vascos se envalentonaron en busca de dar la campanada. Ya punto estuvieron de lograrlo en un remate casi imposible de ese pedazo de delantero llamado Aduriz, quien a sus 35 años, parece un joven en busca de oportunidades y de gloría. Les amargó la tarde a Ramos y a Varane. Pasó, lanzó al larguero y forzó lo mejor de Keylor Navas, incluso en un mano a mano ganado por el costarricense. Sin duda alguna es el delantero centro más en forma del fútbol español y merece estar en la selección española. Vicente Del Bosque está tardando en llamarlo. El Madrid por entonces estaba desenganchado de la realidad, con un centro del campo que no funcionaba y con una defensa que hacía aguas por todas partes. A ello sin duda alguna ayudó la frivolidad de colocar a Carvajal en la izquierda para hacer sitio a Danilo en el lateral derecho. Resultado, Carvajal, estuvo perdido en esa ala izquierda y Danilo, por ahora, muestra mucha inseguridad. Balenziaga destrozaba una y otra vez al brasileño por su banda, y Aduriz encontraba posiciones de remate con pasmosa facilidad. Y por si eso fuera poco, la defensa madridista, no sabía cómo sacar el balón ante la presión asfixiante del Athletic que tuvo el balón tanto o más que el equipo de Zidane. En esas estábamos, cuando el talento de James alcanzó a marcar el 2-1 de un zurdazo de los suyos. El gol del colombiano llegó como agua de mayo para su equipo, dio tranquilidad y espantó la inquietud o del Bernabéu. Más tranquilidad dio el 3-1 de Kroos, quien hizo un buen partido actuando más que nunca como media punta, al culminar con éxito la mejor jugada como equipo del Madrid. Gol que llegaba en el último minuto del primer periodo. Era mucha la diferencia para haber sido un duelo tan igualado. En el segundo periodo, el Madrid cerró mejor sus líneas, Modric a quien en el primer tiempo sujetaron hasta aburrirle, entró más en juego y se notó. El Athletic por su parte, ya fue menos incisivo pero sin renunciar a dominar el tempo y el balón. Hubo dos goles más, otro de Cristiano a falta de tres minutos para finalizar el encuentro, cuando el Madrid jugaba con diez por expulsión de Varane por doble amonestación, una expulsión más que injusta porque en las dos amarillas que le saca el colegio Martínez Izquierdo al saltar de cabeza junto a Aduriz, no hubo ni falta. El 4-2 definitivo fue obra de Elustondo, en el último instante. Se puso fin a un partido bien jugado por ambas partes pero con más balas en la recámara por parte del Real Madrid que tuvo más pegada y profundidad que un Athletic que nunca se entregó y que dejó un buen sabor de boca. El proyecto de Zidane progresa adecuadamente cuando juega en el Bernabéu, pero suenan avisos que no se deben echar en saco roto. Inseguridad defensiva tal vez provocada por la poca presión que hizo todo el equipo; jugadores fuera de sus puestos habituales y dificultades en el repliegue que se reproducen con mucha asiduidad cuando el equipo blanco juega sin balón. Son aspectos que debe mejorar si no quiere tener dificultades cuando lleguen montañas más altas. La primera cumbre llega el próximo miércoles en Roma. Llega la Champions con los partidos de ida de los octavos de final. PD: El Bernabéu gritó al final del partido:”¡la final de copa no se juega aquí” Y no se jugará. Florentino Pérez dirá que no y esa final entre el Barcelona y el Sevilla se jugará en el Vicente Calderón.


MODRIC LES DIO LA VIDA

     A este Real Madrid no hay quien lo entienda. De la exuberancia que muestra en casa pasa a la escasez cuando juega fuera. No da la sensación de ser un equipo fiable. No lo fue hace uno días cuando empató en casa del Betis y no lo ha sido frente al Granada, a pesar de llevarse una victoria (1-2) cuando el partido ya languidecía. Modric, de un tremendo disparó que entró por la escuadra derecha del buen guardameta Andrés Fernández, salvó los muebles de su equipo que pasó con más pena que gloria por los Carmenes.   Ante el Granada, el Madrid jugó como si el “efecto Zidane” ya fuese historia. Volvió a las andadas y mostró su peor versión, esa que ofrecieron con Rafa Benítez cuando jugaban sin alma y se dejaban llevar sin poner lo que hay que poner...    En Granada, me vino a la memoria aquel triste Real Madrid de los últimos días de Benítez: soso,sin mordiente, sin intensidad y sin equilibrio entre líneas. Con Isco y James, en el lado oscuro, sin ayudar a nadie, jugando de espaldas y perdiendo balones por doquier, sobre todo Isco que hizo un mal partido.     Pero para partido lamentable, el de Cristiano Ronaldo, que salió a pasearse por la bella ciudad granadina. Apenas hubo noticias de él. Mucha chicha cuando está en el Bernabéu, pero poco está ofreciendo en los desplazamientos. No es ni la sombra de lo que fue. Y eso que dice que está en un buen momento. Menos enseñar músculo y más jugar....    La defensa tampoco estuvo a buen nivel. Los dos laterales Carvajal y Marcelo, atacaron más que defendieron dejando muchos huecos que dejaban vendidos a los dos centrales Ramos y Varane, que tuvieron muchos problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás por la enorme presión que ejerció un valiente Granada, que no mereció la derrota. El reparto de puntos tal vez hubiese sido lo más justo. Si el equipo nazarí no se llevó el triunfo fue porque delante le falta un hombre gol y porque en la retaguardia ofrecen muchas lagunas.      Modric, fue la única luz madridista que se vio en Los Carmenes y el croata tuvo que ser quien sacase a su equipo del tremendo colapso que sufrió en tierras granadinas, y de paso sacar de un lío a Zinedine Zidane, que desde la banda veía como se le iba la liga. Modric, dio vida al Madrid y evitó un buen disgusto a su técnico, que aunque se llame Zidane, la verdad sea dicha no hizo un buen planteamiento táctico del partido.        Benzema, bien en el primer tiempo y mal en el segundo periodo, de nuevo volvió abrir el marcador, y ya lleva seis partidos consecutivos marcando. Ya suma 19 goles en la liga.    Por el Granada marcó El-Arabi el tanto del empate que ya parecía el resultado definitivo, pero luego apareció la gigantesca figura de Modric, quien en el minuto 85 resucitó al que ya parecía muerto, el Real Madrid, evitando una catástrofe para los blancos, que vistieron de negro.     Por cierto que un chaval del Granada, Peñaranda de apenas 18 años, me dejó asombrado por su desparpajo y buen juego. Este venezolano trajo en jaque a toda la defensa del Real Madrid, especialmente a los laterales. Promete y mucho este jugador.     Y volviendo al Madrid, tengo que decir que jugando con esta irregularidad , con Zidane o sin él, este Madrid no va a ninguna parte. Dada su situación en la liga, tiene que jugar sus partidos como si de finales se tratase. Algo que no hicieron frente al Granada, a donde jugaron con demasiada parsimonia y lentitud. No parecía que se jugasen la liga, viendo la pachorra de algunos, como Cristiano Ronaldo, que fue un espectro perdido. Si quiere pelearle la liga al Barcelona y Atlético de Madrid, primero y segundo, respectivamente, no puede jugar con tan poco ímpetu como lo hace cuando viaja lejos del Bernabéu.      En Sevilla, contra el Betis, se dejó dos puntos y en Granada a punto estuvo de tirar la liga definitivamente. Si con dos rivales menores ha tenido problemas, cuando visite a esos grandes rivales que aparecerán muy pronto en el horizonte, que pasará?.     Como diría aquel:” Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio”. Creo que Zidane es un parche que va a dar oxígeno momentáneamente al equipo blanco, pero que a la larga volverán los viejos vicios. Ojalá me equivoque, pero así lo presiento. Este Real Madrid está mal parido, con unos jugadores muy consentidos, con un presidente más pendiente de los resultados económicos que de los deportivos y con una mala preparación desde los orígenes de la pretemporada. No hay mi orden ni disciplina y así no se llega a ninguna parte. Como diría un cazador: “No me gusta como caza la perrita”.  Al menos,de momento y gracias a Modric, el Madrid rema en la liga pero sin margen de error. No sé si los jugadores son conscientes de ello, pero si quieren tener opciones en esta liga no pueden perder ni un solo punto de aquí al final. Para ello es necesario que el mismo fulgor que exponen en el Bernabéu, donde hasta ahora han arrollado a sus rivales con goleadas espectaculares, lo muestran en sus desplazamientos donde se está comportando como un equipo vulgar.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013