Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Sin categoría

LOS  FICHAJES DEL ATLÉTICO DE MADRID 

  El Atlético de Madrid, en silencio sin grandes alharacas y trabajando en firme según el presupuesto del que dispone, ya tiene perfilados cuatro buenos refuerzos para la próxima temporada. Diría que ya los tiene casi cerrados. Con la justa humildad que debe acompañar en este caso, se los voy adelantar a mis lectores, y especialmente a los seguidores del Atlético. Lo hago sin hacer ruido mediático aunque luego algunos se colgarán medallas cuando se hagan oficiales. Esos cuatro fichajes que el Atlético de Madrid ya tiene prácticamente cerrados para la temporada 2015-16 son: Filipe Luis, quien regresa después de su mal trago en el Chelsea de Mourinho; Thiago Motta, jugador del Paris Saint Germain; Vietto, delantero procedente del Villarreal y el colombiano Jackson Martinez, quien está jugando con Colombia la Copa América. La última temporada jugó en el Milán, pero su éxito viene de de las dos temporadas que jugó en el Oporto donde triunfó y fue el máximo goleador del equipo. Filipe Luis, quien actualmente está jugando de titular en la selección brasileña como lateral izquierdo, en realidad nunca se fue del Atlético de Madrid. Se marchó con Mourinho, quien le prometió el oro y el moro y al final apenas contó con él. Regresa a su casa y lo hace con la fidelidad como bandera porque tuvo una oferta del Real Madrid de cuya cantera salió para el Deportivo de la Coruña, y la rechazó. Quiere la seguridad de un Atlético de Madrid que le ha dado todo como futbolista. A sus 29 años, sabe que todavía puede dar mucho al Atlético, donde ha conocido la gloría en las cuatro temporadas en las que estuvo. Ganó la Supercopa de Europa en el 2010; La Uefa Europa Ligue 2012; Copa del Rey 2013 y la liga en el 2014. Era titular indiscutible con Simeone y lo volverá a ser. Vuelve el hijo pródigo. Otro que regresa siete años después es Thiago Motta, centrocampista y un autentico trotamundos. Comenzó en el Barcelona donde se formó y donde jugó hasta seis temporadas. En la temporada 2007-08, fichó por el Atlético de Madrid. No cuajó, posiblemente por sus juventud y emprendió nuevos aventuras. Fichó por el Genoa italiano, Inter de Milán para terminar en el Paris Saint Germain donde ha triunfado y se realizado como jugador. En las cuatro temporadas que lleva en el equipo francés ha sido titular indiscutible. Ahora quiere devolverle al Atlético de Madrid lo que no le dio antes. Motta, con 32 años todavía tiene mucho que decir. Su juego destaca por su sacrificio defensivo y su capacidad atacante. Es el prototipo de jugador que entusiasma al Cholo Simeone. En los puestos de vanguardia es donde mas se va a reforzar el Atlético. Se va Mandzukic, pero vienen dos delanteros más: Luciano Dario Vietto, argentino de 21 años y que ha sido unas de las grandes revelaciones de la ultima liga. Llega procedente del Villarreal. Allí, en las dos temporadas en las que ha estado ha triunfado por todo lo alto. Vietto, es de esos delanteros silenciosos, que machacan a las defensas rivales por su clase, inteligencia y saber estar. Le va a venir de perlas al juego del Atlético, sobre todo en los contraataques. Además ve puerta con facilidad. En 47 partidos con el Villarreal ha marcado 20 goles, 12 de ellos en la liga, y los demás en copa y en Europa. Es un gran fichaje, mirando al futuro. El otro delantero es el colombiano Jackson Martinez, 29 años y que contrariamente a Vietto, no tiene tanta movilidad, pero si que tiene más fuerza, y hasta más velocidad. Es una fuerza de la naturaleza que triunfó en el Oporto, donde jugó dos temporadas siendo el goleador del equipo y de la liga portuguesa. Su buen rendimiento llamó la atención de varios equipos europeos. El Milán lo fichó en el último ejercicio. No se ha acoplado a la liga italiana y parece ser que Milán y jugador están interesados en el traspaso. Mario Suarez que no seguirá en el Atletico y por el que está interesado el Milán, puede ayudar. El de Jackson Martinez, es el único de los cuatro que aun no está cerrado. Todo se andará. Pero, sin duda, el Atlético quiere cerrar su plantilla lo antes posible. Aun no hay oficialidad en ninguno de estos fichajes, pero pronto se harán públicos. Simeone,y el cuerpo técnico rojiblanco saben lo que quieren y se han puesto a ello sin prisa pero sin pausa. Están siendo los más madrugadores en los refuerzos. Y ya se sabe: “A quién madruga, Dios le ayuda”.    


EL BARCELONA ALCANZA LA GLORIA 

        El Barcelona terminó la temporada a lo grande y puso el broche de oro con la consecución del título más apreciado, La Champions League, que ganó en Berlin por 3-1 a la combativa y orgullosa Juventus que vendió cara su piel. Le hizo sudar tinta al Barça al que flaco favor le hizo salir con la vitola de favorito. El equipo azulgrana con esta Champions cierra una temporada de ensueño, logrando el ansiado triplete que le acredita no solo como el mejor equipo de nuestro país, sino de Europa. Ha ganado el tricampeonato y de paso es pentacampeón al sumar ya cinco Champions League. Una final nunca decepciona aunque no se vea el mejor futbol, como ocurrió en esta final disputada en el estadio Olímpico de Berlín. Vi a un Barcelona poco clarividente. El partido no fue bueno si nos atenemos a lo estrictamente futbolístico. Hubo, si, emoción, suspense y alguna que otra jugada destacada pero no fue un partido hermoso. El Barça no fue ese equipo radiante de los últimos encuentros. Tal vez fuese porque la Juventus de Turín supo como jugarle o bien porque la responsabilidad y los nervios de jugar una final les atenazó.. El caso es que el Barcelona le costó Dios y ayuda imponerse a una Juve que fue de menos a más hasta poner en serios apuros al equipo de Luis Enrique. Y eso que el Barça comenzó haciendo ese juego alegre y fluido al que nos tiene acostumbrado. De esta forma a los cuatro minutos, Rakitic tras buena jugada de Neymar e Iniesta, definió perfectamente para marcar el 1-0. En los primeros quince minutos no hubo otro equipo que el azulgrana que jugaba de forma brillante. Pero no supieron rematar el partido en ese excelente cuarto de hora de inicio por falta de acierto y por las buenas intervenciones de ese gran guardameta llamado, Buffon. Pasado ese tiempo, el Barcelona se fue desinflando a la par que la Juve iba creciendo poco a poco. Con un inmenso Pogba, el mejor del partido, bien ayudado por Marcchisio y en ocasiones por Morata, la Vecchia Signora entró en el partido en base a una presión muy alta y agresiva que ahogó a los azulgranas, sobre todo a Messi y a sus dos acompañantes en la delantera. La primera parte terminó con la Juventus quitándose los miedos, y en el segundo periodo salió a por el empate y algo más. Lo logró por mediación de Morata en una buena jugada de los italianos que remató el ex-jugador del Real Madrid que se ha hecho un delantero de postín. Los bianconeros no solo presionaban a los delanteros del Barça, sino que también lo hacían a la defensa, tapándoles las lineas de pase. La consecuencia fue que el Barcelona por un buen rato careció de fluidez y no tenía continuidad en el juego. Su arma, entonces fue el contragolpe, que por cierto no le fue nada mal. Con Messi, quien de nuevo cuando su equipo tiritaba, tiró de por medio y puso la solución a un Barcelona que estaba atascado y en apuros. El juego fue muy trabado y tras el gol del empate de Morata, la Juve jugó sus mejores minutos acosando la portería de Ter Stegen. El Barcelona entonces estaba como asustado ante la crecida del equipo italiano. Y en estas, llegó la jugada clave del partido y que marcó la final para suerte del Barcelona. Corría el minuto 77 del encuentro y Alves comete un claro penalti sobre Pogba,que hizo una inmensa segunda parte, pero que el arbitro el turco Çakir no vio o no quiso ver. Acto seguido, mientras Pogba se quedó protestando, Messi inició un rápido contraataque que terminó disparando, rechazó Buffon y cazó Suárez. De lo que pudo ser el 2-1 de los italianos se pasó al 1-2 del Barcelona, que en esta ocasión tuvo la ayuda arbitral a su favor. Así fue como lo vi, y así lo cuento. Las cosas claras. Estaba claro que el Barcelona tenía que ganar esta final y la ganó, jugando un poquito mejor que la Juve, pero poco más. No nos engañemos. Tampoco hubiese extrañado que la Juventus al final se hubiera llevado el gato al agua, porque no desmereció ante este Barcelona que no fue fiel a su estilo pero que le fue suficiente para poner la guinda a su magnifica temporada. Como decía antes al Barcelona le costó Dios, por lo que tuvo que sufrir; y ayuda, por hacerse el ciego el colegiado turco en la jugada del penalti de Alves a Pogba, una auténtica fuerza de la naturaleza. No obstante, el Barcelona es justo campeón porque hizo más por ganar y porque suyo fue el tempo del partido, obligando a Buffon a realizar grandes intervenciones. A la postre ganó el mejor. El Barcelona se convierte en el único equipo de la historia que ha ganado la triple corona en dos ocasiones (2009 y 2015). Enhorabuena a la familia azulgrana y mi reconocimiento a un jugador como Xavi que dice adiós al Barça y al fútbol español. Lo que no sabemos es el futuro de Luis Enrique, quien después de celebrar a lo grande la quinta Champions, en sala de prensa y de forma muy solemne manifestó que aun no tenía decidida su continuidad como técnico azulgrana. Fue la nota negativa en una noche de ensueño para la familia culé. Pero es que Luis Enrique está muy quemado porque en la crisis que el Barcelona pasó antes de Navidad, la directiva le quitó toda la autoridad para dársela a Messi. Y encima, para más crueldad, la prensa cargó contra él por no considerarlo idóneo para entrenar a un equipo como el Barcelona. Ahora todos ellos, los que ahora le abrazan y le doran la píldora, tendrán que tragarse sus palabras. El asturiano, no lo tiene nada claro.


RAFA BENÍTEZ, UN SEÑOR ENTRENADOR

   Rafael Benitez de 55 años,oficialmente ya es nuevo entrenador del Real Madrid para las próximas tres temporadas. Fue presentado con toda la parafernalia de estos actos, en el palco del Santiago Bernabéu ante autoridades, aficionados de postín, directivos, familiares y por supuesto ante la mirada distraída y nostálgica de Florentino Pérez, que sabe que se juega mucho con esta elección de Benitez, que no tiene el glamour de sus dos antecesores en el cargo: Mourinho y Ancelotti. En esta ocasión no vi caras de satisfacción y de triunfalismo en el presidente ni en los directivos madridistas. Son conscientes, sobre todo Florentino Pérez, que como le salga mal la apuesta de Rafa Benítez, que viene avalado por el director general José Angel Sánchez, tendrá que empezar a irse del Real Madrid. Ya no tendría excusas porque aunque no le guste, Florentino es un devora entrenadores. Recordamos que este es el técnico numero diez que contrata desde que lleva en la presidencia. Vi con un rictus de preocupación a Florentino Pérez. Tal vez no era el entrenador que más deseaba, pero después de que el vestuario con Ancelotti gobernase a su antojo, necesitaba a alguien que enderece el rumbo y vuelva a poner disciplina en la cocina madridista en la que Carlo Ancelotti, dejó de ser el chef principal para convertirse en un pinche. Benítez, es tal vez el entrenador que necesitaba el Real Madrid. Es un técnico que impone disciplina, orden y trabajo. Hasta ahora, en los equipos donde ha estado, es de esos que no se casa con nadie. Si a la figura de turno tiene que sentarla, no le tiembla el pulso a la hora hacerlo. Para él prima el conjunto por encima de las individualidades. En este aspecto es intransigente. Y si en el Real Madrid lo dejan, volverá el orden institucional al vestuario con el entrenador como máxima autoridad. Pero insisto, desde la plana mayor del club, le tienen que dar plenos poderes. En caso contrario, se fracasará como ha ocurrido en esta última temporada. Rafa  Benítez, es un técnico con gran personalidad y creo que no se va dejar amilanar por nadie, y menos por sus jugadores. No llega con un látigo en la mano, pero tampoco va a regalar rosas. Es muy exigente en el trabajo. Es un obsesionado de los detalles,esclavo del sistema y la táctica. Justo lo que en estos dos años no ha tenido el Real Madrid. El nuevo entrenador del Real Madrid no ilusiona al madridismo; pero él está más que ilusionado por volver a la que fue su casa. En el Madrid entró cuando tenía 13 años. Sabe donde ha regresado porque ha mamado de la fábrica como llamaba Alfredo Di Stefano a la cantera. Su objetivo siempre fue entrenar al primer equipo. Aun recuerdo a finales de los años 80 cuando entrenaba al Castilla, lo que me dijo, envuelto en una gran pasión, en un post-partido: “Algún día entrenare al primer equipo”. Dicho y hecho. Benitez ha visto cumplido su sueño, un sueño que en este caso es verdad. No lo ha dicho por cumplir el expediente, lo ha dicho porque lo siente en lo más profundo. Sus lagrimas de emoción en su presentación, le delataron. Amó al Madrid al irse para crecer como técnico; lo siguió queriendo a pesar de estar en otros clubes,, aunque lanzase alguna puyas cuando entrenó al Valencia. Y ahora es la hora de corresponder al club de sus amores. A  pesar de la maledicencia de algunos, no es un entrenador cualquiera. Su historial está repleto de éxitos. Ha ganado todos los títulos posibles: Dos ligas con el Valencia, años 2002 y 2004; Copa de la Uefa el 19 de mayo del 2004 también con el Valencia; Una Champions Ligue con el Liverpool en el 2005 y una Supercopa de Europa esa misma temporada que logró con los Reds y a los que también hizo campeones de la copa Inglesa en el 2006. Al Chelsea lo hizo campeón de la Europa Ligue en el 2013. Al Inter de Milán, después de que se marchase Mourinho lo hizo campeón del Mundialito de Clubes en mayo del 2010. Amén de ganar la Supercopa italiana. En el Nápoles, su último equipo, lo hizo campeón de la Copa de Italia el pasado año y de la Supercopa. En una palabra, que estamos ante un entrenador con mayúsculas, a pesar de que no ilusione a muchos. Es de los mejorcito que hay en Europa. Muy profesional, preparado como pocos desde su formación como licenciado en Educación Física, avanzado en su tiempo en la incorporación de la tecnología al fútbol. Muy exigente con el futbolista y muy minucioso en el estudio de los rivales. Si le dejan trabajar, triunfará y volverá hacer al Madrid campeón de liga y de Europa. Florentino Pérez debe darle plenos poderes para iniciar una nueva era. Debe empezar por tomar medidas con algunos jugadores que no están para ser titulares y se permiten el lujo de criticar a la plana mayor del club. Y después debe arreglar el problema de los innegociables. Nadie debe creerse titular indiscutible. Particularmente, me ilusiona Rafa Benítez por su seriedad, profesionalidad y por la pasión que pone en su trabajo como entrenador. Solo falta que le dejen trabajar.  


¡¡QUÉ SE VAYAN HACER PUÑETAS!!

Vaya por delante mi admiración por el mejor jugador del mundo, Messi, quien una vez más cuando su equipo lo necesitó sacó la magia de sus botas y ganó para el Barcelona la vigésimo séptima copa del Rey.   Ante un combativo Athletic Club, Messi impuso su ley abriendo el marcador en una jugada para enmarcar. Se fue de todos los jugadores que le salían al paso, con una velocidad de vértigo ante la que nada pudieron hacer los jugadores rojiblancos a los que dejó en el suelo. Zigzagueando, llegó hasta el área para batir en el primer palo al guardameta del Athletic, Herrerin, que se tiró tarde. Pero daba igual, la jugada merecía ser gol por la belleza que nos regaló Su Majestad, Messi, que fue clave en la conquista de esta copa del Rey por parte del Barcelona frente a un Athletic muy entusiasta que no defraudó a su numerosa hinchada que llenaron de color rojiblanco las gradas del Camp Nou.   Hasta aquí, lo estrictamente deportivo. Porque lo que ocurrió en el inicio del encuentro con la gran silbada al himno español, me causó indignación, sonrojo y un enorme enfado. Que quede claro que no voy de salvapatrias y de esos que hacen suya la bandera y el himno. Pero la monumental pitada al himno, ni puede ni debe pasarse por alto por lo que conlleva. He dejado pasar más de 24 horas para escribir sobre el vergonzoso suceso del Camp Nou, para ver si la templanza llegaba a mis pensamientos. Pero nada de nada. Si cabe estoy aun más enfurecido viendo las actitudes e imágenes de algunos políticos impresentables que encima se reían a hurtadillas al lado de Felipe VI como en el caso de Arturo Mas. La pitada fue descomunal y pasada de decibelios hasta que sonó la última nota del himno que se confundió entre un inmenso griterío. Si para las autoridades políticas catalanas y del país vasco, así como para esos nacionalistas rancios y seguidores de Barça y Athletic, silbar el himno de nuestro país es un acto de libertad; un servidor va a ejercer ese mismo derecho. Y como esa libertad de expresión va en los dos direcciones, hay que destacar con letras mayúsculas, la actitud grosera e impúdica de unos aficionados muy mal educados que convirtieron el graderío en un esperpento irreverente. Y desde aquí muestro mi más profundo desprecio a todos los que silbato en boca, con gritos, protestas y demostrando una inmadurez, falta de cultura y escasa educación, pitaron el himno español. Indigna fue la reacción de la inmensa mayoría del Cam Nou, pero más indigna fue aún la actitud del presidente de la Generalitat, Artur Mas que mostró su satisfacción durante la pitada al himno de todos los españoles, en presencia del Rey de España. Este señor que está llevando a la ruina a Cataluña y a quien las urnas están dejando en mantilla su proyecto de independencia, forma parte de esos sinvergüenzas y desalmados por no llamarles gentuza que disfrutaron el sábado faltando el respeto al Jefe del Estado y a todos los españoles. Al mismo tiempo, me apena que tantos otros catalanes y vascos serios, respetuosos y hombres de bien, tengan que sufrir por los que hacen los otros, que carecen de toda dignidad y que forman parte de lo más abyecto de la sociedad tanto catalana como vasca. ¡¡Ya está bien de tanta ingratitud!! Qué envidia ver la final de Copa en Inglaterra y en Francia, con todo el estadio puesto en pie, escuchando con profundo respeto y emoción el himno inglés y la Marsellesa. La diferencia está que en esos países existe algo tan elemental como es la educación. Además se respetan hasta decir basta, sus símbolos y banderas. Este país nuestro no tiene remedio. Ni se puede ni se debe consentir más semejante insulto al pueblo español. Al menos, un servidor se sintió insultado ante semejante desprecio y por el odio que desprendieron con sus protestas. Desde aquí expreso mi mas profunda repulsa por todos los sinvergüenzas que se citaron en el Camp Nou para organizar la gran silbada contra el himno nacional y el Rey.   Propongo que el Comité Antiviolencia que se reúne este lunes, además de una fuerte sanción económica al Barcelona y Athletic, les sancionen con un año de suspensión en la copa del Rey. Es decir, que durante la próxima temporada estén fuera de esta competición a la que faltan el respeto y que tanto repudian; pero que si la consiguen celebran como posesos, y si la pierden, lloran. Es pura contradicción. Esto demuestra que no están en su sano juicio. Es incomprensible. España no se merece el insulto de esas dos aficiones. Y que conste, que no me va el papel de patriota. La bandera y el himno no son patrimonio de ninguna facción política, es patrimonio de todos los españoles. Lo que uno no llega a entender es como estos dos equipos junto a sus aficiones que reniegan del estado español, se empeñan en jugar y tratan de ganar una competición patrocinada por los que ellos consideran sus “opresores” y recibir la Copa del Rey a manos de su gran enemigo.¡¡ Increíble pero cierto!!. Todo esto demuestra la falta de personalidad de dos equipos que no merecen estar inscritos en la Copa del rey por las consecuencias que después acarrean. La única imagen vistosa de la final la dejó Messi con su deslumbrante jugada que dio origen al primer gol. Abrió y cerró la lata, con el primero y tercer tanto. Pero nada me consuela después de ver como 90.000 espectadores despreciaron e insultaron a todo un país. ¡¡Qué se vayan hacer puñetas!! por no decir algo más gordo.  


ANCELOTTI, NI PODÍA NI DEBÍA CONTINUAR

  Uno tiene que frotarse los ojos dos veces para creerse lo que está viendo y está pasando en el entorno del Real Madrid tras la destitución de Carlo Ancelotti como entrenador del equipo blanco.   Ahora resulta que nadie quería que Florentino Pérez echase al italiano, cuando no hace muchas fechas no se daba un duro por la continuidad del técnico. Los mismos que ahora pedían que siguiese en el Madrid, son los mismos que no hace mucho tiempo pedían medidas futuras contra el entrenador tras caer eliminado el Madrid en la Copa; estar sin opciones en la liga después de perder en Bilbao frente al Athletic; empatar con Villarreal y el Valencia en el Bernabéu. Por no hablar de lo que se dijo tras caer eliminados en semifinales de la Champions ante La Juventus de Turín. Hubo muchas voces, entre los seguidores y medios de comunicación, que clamaban por la destitución de Carletto para el siguiente ejercicio. Por eso no entiendo ahora tanta crítica por la decisión del presidente del Real Madrid de prescindir de Ancelotti, cuando antes esos mismos que ahora se llevan las manos a la cabeza por echarlo, eran lo que pedían su salida. A mi me parece una decisión valiente de Florentino Pérez, porque asume muchos riesgos al ir en contra de la opinión de la ¿afición?, los jugadores y de una gran parte de los medios de comunicación, sobre todo de los periódicos deportivos de la capital. Pongo como interrogante a la afición, porque no me creo que el 73% de los seguidores madridistas estuviesen de acuerdo con la continuidad del técnico italiano. Ha habido mucha manipulación por unos y otros. Al menos, yo no he palpado esos apoyos que dicen tenía Ancelotti. Es curioso que ahora tenga tantos apoyos, cuando en las encuestas que en su día se hicieron para ver quien era el favorito de la afición para sustituir a Mourinho, Ancelotti aparecía como el último en el ranking. Además, a lo largo de esta temporada en más de una ocasión el italiano recibió la reprobación del Bernabéu. No me creo pues, esas encuestas.... Esto me huele a cuerno quemado. Y digo que me parece una decisión valiente y a la vez muy comprometida de Florentino, a quien le ha costado un buen disgusto prescindir de Ancelotti, porque va contra corriente de sus jugadores, de la prensa deportiva en general y según parece de una parte de la afición. Aunque esto último no es problema porque como se ha demostrado, la afición es muy moldeable... Y porque, sabe que se juega su futuro como presidente del Real Madrid. Como esta jugada no le salga bien, su puesto de presidente puede peligrar. Tal vez ha sido su decisión más difícil y la que más le ha costado tomar desde que dirige al Real Madrid. Lo más fácil para él, como ha hecho otras veces, hubiese sido hacer caso a la calle y a esa prensa deportiva que quiere volver a mangonear en el club blanco En esta ocasión, ha sido él junto a sus principales directivos y asesores, quien ha tirado por la calle de en medio para destituir a Carlo Ancelotti. Un presidente está para tomar decisiones, gusten ó no gusten. Está vez no ha sucumbido a las presiones de la prensa como hizo cuando echó a Mourinho. En esta ocasión ha imperado su personalidad por encima de cualquier otro motivo y creo que ha hecho lo correcto. Un servidor en el puesto de Florentino Pérez hubiese hecho lo mismo. Después del gran fracaso de esta temporada con ningún titulo que llevar a las vitrinas, Ancelotti no podía continuar una temporada más. Pero es que no solo ha sido por la falta de títulos, ha sido porque el equipo tácticamente y fisicamente ha estado muy mal trabajado. Ha habido muy mala planificación. Ancelotti, pecó de conformista renunciando a la competencia interna de la plantilla al jugar siempre con 12 jugadores intocables que llegaron fundidos al final de temporada. Y no solo eso, esos mismos 12 jugadores al saberse titulares indiscutibles, se acomodaron y en muchos casos dejaron de ser competitivos. Es cierto que Ancelotti es buena persona, elegante y un auténtico caballero, pero ha consentido demasiado al vestuario que terminó por comérselo. Han vivido muy bien y muy cómodos y por esos pedían su continuidad para seguir viviendo su particular “Dolce Vita”. Si tanto querían a Carletto, no hubiese estado mal que se hubiesen esforzado más para ganar algún título y así se hubiese quedado. El Real Madrid no es un club de amigos, es un equipo de fútbol que necesita un entrenador que les haga trabajar de verdad para conseguir los grandes objetivos. Y esto, esta temporada el Madrid no lo fue. Rafa Benitez será el próximo entrenador. Su nombramiento se anunciará la próxima semana. Digan lo que digan por ahí, algunos junta-letras y mancha micrófonos, se trata de uno de los grandes entrenadores que pasean por Europa. No ha llegado aún y esos que han hecho una vergonzosa campaña a favor de la continuidad de Ancelotti, son los que ponen en entredicho la llegada de Benitez. Un entrenador muy trabajador, exigente, muy estudioso, moderno que está continuamente innovando y amante del orden y de la disciplina. Su catecismo y sus equipos se caracterizan por gran rigor defensivo y disciplina táctica, además de un estilo de fútbol muy directo en el que prima el sacrificio colectivo por encima de las estrellas. Por si no lo saben, Benitez ganó una copa de Europa con el Liverpool, hace exactamente diez años. Precisamente se la ganó al Milán de Ancelotti, en Estambul en unas de las finales más emocionantes que se recuerdan. Al descanso el Liverpool perdía por 3-0 y en la reanudación no solo empató a tres sino que después en la tanda de penaltis se llevó la Champions. Además de ese prestigioso título, hizo campeón de liga por dos veces al Valencia. Amen de ganar una Copa de la Uefa con el propio Valencia, y hace bien poco con el Chelsea. Es decir que no es ningún bulto sospechoso como algún indocumentado va diciendo por ahí. Eso si, no es tan simpático y no confraternizará tanto con la prensa como hacía Ancelotti. Pero estamos ante un gran entrenador. Dejémosle trabajar.Ya tendremos tiempo de juzgarle.    


CRISTIANO RONALDO DESAFÍA AL PRESIDENTE DEL R.MADRID

Después de una semana con mucho ruido mediático alrededor de Carlo Ancelotti, al finalizar el partido ante el Getafe en el último encuentro de la temporada en el Bernabéu, el técnico italiano que  lo vio desde un palco por sanción, se dirigió a los vestuarios. Allí,intuyendo su adiós, dijo sentirse muy orgulloso por haber trabajado con la mejor plantilla que ha tenido jamás. Les agradeció todo lo que le han dado, y se echó a llorar. La emoción también embargó a los jugadores que salieron muy tocados por ver como se marcha un entrenador al que desean seguir teniendo la próxima temporada. A lo jugadores viendo las lagrimas sentidas del italiano, se les cayó el alma. Y todos, expresaron su intención de presionar al club con las armas que tienen para que Ancelotti siga al frente del equipo una temporada más. Consideran que no se puede despedir al técnico que hace un año les ayudó a levantar la Décima, además de otros títulos. Al tiempo que ha devuelto la paz al vestuario. La máxima estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo se ha erigido en portavoz de esa petición mayoritaria del vestuario blanco. Lo ha hecho a través de las redes sociales, colgando una foto junto a Ancelotti con un claro y contundente mensaje: “Gran entrenador e increíble persona. Espero que trabajemos juntos la próxima temporada”. Esta declaración de principios es un desafío en toda regla. No solo de Cristiano sino de la amplia mayoría del vestuario del Real Madrid que le echa un órdago a Florentino Pérez. Este desafío no llega al motín que se levantó en el 2003 cuando despidieron de malas formas a Vicente Del Bosque, pero se le acerca bastante porque todos, sin excepción, están a muerte con el técnico italiano No sé lo que hará el presidente. Me consta que se lo está pensando tras ver como las encuestas, y ahora su vestuario, se inclinan por la continuidad de Ancelotti. No caeré en la osadía y atrevimiento de la inmensa mayoría de la prensa deportiva, que lleva diez días diciendo que Ancelotti ya es historia del Real Madrid... Otro día que el alemán Klopp es el nuevo entrenador del equipo blanco para las próximas tres temporadas, información que salió de un bloguero alemán sin ninguna credibilidad y que aquí se creyeron a pie juntillas más de uno , de dos y de tres medios de comunicación. Así es como confirman las noticias la actual prensa deportiva, que por otra parte da pena.... Y al siguiente día como no coló, ya era Benitez el próximo entrenador del Real Madrid. No es mi estilo, hablar de futuros entrenadores cuando todavía el actual está ejerciendo. Es ahora que ha terminado la temporada, cuando hay que hablar. Aunque también es cierto que el Real Madrid no ha querido o no ha sabido parar todas esos rumores que algunos daban como exclusivas. Incluso diría que desde el propio club se han filtrado informaciones para desacreditar a Carlo Ancelotti. Creo que Ancelotti no va a seguir, pero el club está manejando toda este asunto muy mal. Se le está yendo de las manos y la imagen que proyecta el equipo no es la adecuada. El vestuario reivindica al actual técnico pero la directiva prepara su destitución. El lunes, la sombra en el poder, José Ángel Sánchez le comunicará que no seguirá entrenando al Real Madrid la próxima temporada. Por lo que el desafío del vestuario quedará en aguas de borrajas. Ya veremos después las consecuencias, pero en un principio no es bueno que haya distanciamiento entre el vestuario y el poder del club. Florentino Pérez y su directiva están en su derecho de tomar decisiones. Están para tomarlas. Si aciertan les glorificaran, y si se equivocan, les echarán. Florentino Pérez se juega mucho en esta decisión. Lo que parece evidente es que en esta temporada Ancelotti ha fracasado. Y cuando eso sucede, lo normal en un equipo como el Real Madrid, es que sea despedido. Sucedió con Heynckes, quien nada más ganar la Séptima fue destituido. Capello igualmente tras conquistar dos ligas, una en la temporada 1996-97 y la otra con Ramón Calderón en la presidencia, se fue a la calle. Por no hablar de Vicente Del Bosque. El final del equipo blanco en esta temporada que ha puesto el punto final, ha sido desastroso. Ha llegado roto en lo físico y mentalmente. El haber contado con tan solo doce jugadores y a lo sumo trece, ha pasado factura. No han llegado frescos a la recta final, y lo han pagado muy caro. Ha habido múltiples lesiones musculares. El servicio médico me da la sensación que no ha estado acertado. Muchos jugadores no están nada satisfechos con el actual cuadro médico del equipo blanco. Sustituyeron a los de toda la vida, Alfonso del Corral y Juan Carlos Hernández, por otros de una compañía médica, y así les va. Al margen de todas estas circunstancias, el equipo de Ancelotti, es justo decirlo, ha carecido de la diosa fortuna en muchos partidos. Pero no hay excusas que valgan. La temporada ha sido un rotundo fracaso. Y cuando eso sucede, hay que aceptar lo que venga. Estos mismos jugadores que piden la continuidad del italiano, podían haber hecho algo más por él, ganando algún titulo que en muchos casos han dejado escapar por pecar de prepotencia y de falta de actitud. Siento la marcha de Carlo Ancelotti, porque se ha portado como un auténtico caballero. Ha sido elegante hasta decir basta. Pero tal vez ha consentido demasiado a sus jugadores que se han aprovechado de su bondad. Estos no han sabido corresponderle y en parte, son los culpables de su marcha. Si es que se termina yendo, que está por ver porque en el futbol todo puede suceder. El hecho que la grada del Bernabéu entonase su nombre al comienzo del partido contra el Getafe y al descanso, puede hacer cambiar de opinión a Florentino Perez. No así al factótum de los fichajes, José Ángel Sánchez, el director general, que tiene entre ceja y ceja fichar a Rafael Benitez, un buen entrenador, digan lo que digan que conoce al Madrid de su época como ayudante de Del Bosque y de entrenar al Castilla. No sería una mala decisión. Ya veremos lo que sucede. Nada es lo que parece. Benitez puede ser el próximo entrenador e incluso Ancelotti podría tener una segunda oportunidad. No descarten nada.   Quién está pendiente de tomar otra decisión importante es Casillas. Iker volvió a dividir a la afición. Se llevó de todo el capitán que soportó muy entero el juicio del público. Unos aplaudieron y otros, pitaron.. Lo mejor que puede hacer es marcharse. Debería negociar su salida del club porque otro año como este no lo resiste ni él ni el propio Real Madrid. No debe arrastrarse más. Debe marcharse, por su bien y por el equipo. Todo esto me lleva a una reflexión que hago pública. El Madrid terminó la liga habiendo marcado nada menos que 118 goles, ocho más que el Barcelona. Cristiano terminó siendo el máximo goleador con 48 tantos, cinco más que el mejor Messi, a pesar de jugar tres partidos menos que el argentino. Pero el Madrid terminó a dos puntos del Barça. ¿Como es posible esto? Pues muy sencillo: Casillas recibió casi el doble de goles que el guardameta del Barcelona, Bravo, que solo encajó 19. Luego blanco y en botella, al Real Madrid esta temporada le ha fallado su portero, concretamente Casillas. Es necesario renovar la portería. Pero independientemente de esta opinión personal, vaya por delante nuestro aplauso y reconocimiento a Un Casillas que fue el más grande, pero que por desgracia dejó de serlo. Del intrascendente partido contra el Getafe, poco podemos decir. Sirvió para que Cristiano Ronaldo con sus tres goles, aumentase su cuenta goleadora, llegando, como ya hemos dicho, hasta los 48 goles en la liga que tocó a su fin. Certifica la cuarta bota de oro europea y el tercer Pichichi en nuestro país. En la segunda parte cedió el testigo al noruego Martín Odegaard, que se ha convertido a sus 16 años en el debutante más joven de la historia del Real Madrid. Ancelotti, hasta última hora ha sido fiel al Real Madrid , cumpliendo los deseos del club de hacer debutar al chaval. Se lo prometieron cuando lo ficharon. Finalmente, ante el desafío del vestuario del Real Madrid ¿se echará atrás Florentino Pérez en su idea inicial de prescindir de Ancelotti o aceptará el reto de cambiar de entrenador? La respuesta, en pocos días.


REYES DE EUROPA

       Si hay un equipo que se merecía  una Euroliga de baloncesto, ese no es otro que el Real Madrid  que lleva ya tres años realizando el mejor baloncesto de Europa. En las dos anteriores temporadas se quedó en puertas de la gloria, pero por unas circunstancias o por otras, no puedo ser. En esas dos finales perdidas que provocaron un mar de lagrimas, el equipo aprendió la lección, todos ganaron en madurez y a la tercera llegó la vencida. Fue tal vez en la mejor ocasión: en casa y ante su público que ha vuelto a reencontrarse  con el gran Real Madrid de baloncesto que vuelve a reinar en Europa. Han tenido que pasar 20 años para que el equipo blanco vuelva a la cima del baloncesto europeo al conquistar la Novena, siendo el conjunto con más entorchados. Después de dos finales consecutivas perdidas, que supieron a fracaso, el hecho de conquistar la Novena en la capital ante su gente, sabe a gloría; y si además se consigue desde el coraje, el corazón, el alma y la clase, sabe aún mejor. Este equipo de Pablo Laso, no solo tiene talento, tiene ese algo más que le hace diferente. No solo tiene alma, corazón y ese gen competitivo, tiene un par de ...., cojones, porque no decirlo,  que le convierte en un equipo de auténticos guerrilleros. Y en este aspecto sobresale especialmente, Nocioni, el “Chapu” que no solo vino para esto, como en más de una ocasión ha dicho, sino que le dado al equipo ese espíritu ganador que tal vez le faltaba,  además de dotarlo de más carácter. Las tremendas heridas  que dejó las malditas finales de Londres y Milán, se curaron ¡¡y de que manera!! El 17 de mayo del 2015, cuando Felipe Reyes alzó al cielo de Madrid  la Novena Copa de Europa. En ese momento,  el Palacio de los Deportes de la Comunidad madrileña entró en éxtasis . Es el día en el que el club blanco se reconcilio con su historia, 20 años después. Se impuso al tremendo Olympiakos de Grecia por 78-59, un resultado abultado un tanto engañoso porque el encuentro estuvo presidido por la igualdad. Solo en el último cuarto se escapó  el Madrid de la garra defensiva de los griegos. Carroll  y Nocioni, con 16 y 12 puntos respectivamente, fueron los más destacados en un partido de mucho músculo donde Nocioni  a base de “testiculina” arrastró a su equipo hasta el mayor triunfo en los últimos años.  A sus 35 años, fue el jugador más valioso de la Final. Fue conmovedor el ejercicio de superación de Nocioní que en esta final a cuatro ha sido el jugador determinante que ha contagiado a sus compañeros  con ese ardor combativo de no rendirse nunca. Este Real Madrid de Pablo Laso, quien estuvo en la rampa de salida al final de la campaña anterior, ha superado el trauma que supuso la perdida de dos finales. Su grandeza,  reside en esa resistencia al cruel destino. Encajó los duros golpes y ha sabido levantarse a lo grande imponiéndose a todo un equipazo como el Olympiakos, su primer verdugo en el 2013, que esta dotado de una gran riqueza táctica y de una gran experiencia, comandados por un gran Spanoulis a quien secaron los distintos jugadores blancos con los que fue alternando Pablo Laso en su defensa. El partido fue una lucha continua por la fuerza con  las que se median los dos equipos. El Madrid no encontró soluciones hasta los últimos cinco minutos. Antes, le toco sufrir de lo lindo con posesiones al límite,lanzamiento forzados y corriendo hasta reventar.Supo sufrir ante el empuje griego que comenzó  como un tiro. Sobrevivió en el barro a base de dureza física y mental y de echarle los arrestos necesarios hasta dejar agotado al rival. Ahí el protagonismo lo ejerció el gran Nocioni, ayudado  por la frialdad de Maciulis, que se sacó tres triples en el momento en el que el Olympiakos se empezaba  a ir en el marcador por seis puntos  (15-21). Durante el primero y segundo cuarto, la igualdad fue lo que imperó en el marcador. En el tercer cuarto, tras el descanso, el Madrid comenzó a fraguar su despegue. Rudi con un triple puso la máxima (40-29). Pero los griegos no entregaron la cuchara, todo lo contrario crecieron y a base de casta, el Olympiakos contestó con un parcial de 0-12 que llenó de murmullos el Palacio, que se puso a temblar. Hacia falta algo para volver a poner las cosas en su sitio, entonces apareció el pistolero de Michigan, Jaycee Carroll, quien anotó ocho puntos consecutivos y tres triples imposibles. Se resarció de su poca presencia en Londres y Milán. Fue el otro héroe de la Novena. El principal, Nocioní, se sacó otros dos triples y dos tapones que ya dejaron desmoralizados a los recios griegos. Ni Spanoulis, siempre temible en las rectas finales, tuvo ya poder de reacción. Faltaban dos minutos, y el encuentro ya quedó sentenciado. El Madrid alcanzaba el cielo de la Novena con un gran partido que le devuelve a lo más alto. Se lo merecía y lo consiguió. El Real Madrid de baloncesto salvó el honor del club con este título continental, porque el hermano mayor, el del fútbol,  fracasó. Se quedó sin nada. En un mismo día, Madrid conocía dos campeones. A las nueve menos cuarto, el Barcelona consiguió  su vigésimo tercer  título de liga en el Calderón, al ganar al Atletico de Madrid  con  un gol de Messi, el jugador que rescató a este Barça de los infiernos para devolverlo a lo más alto. También hay que inscribir en este apartado a Luis Enrique, a quien en la Ciudad Condal querían echarle allá en el mes de diciembre. No solo superó el entorno sino que con mano izquierda supo comprender al jefe Messi, y juntos reconducir la situación hasta hacerle justo campeón de liga. El Real Madrid, ganó al Espanyol 1-4, hizo los deberes pero ya era demasiado tarde. Cristiano Ronaldo se consoló con marcar tres goles más. Pobre consuelo para un equipo que se diga lo que se diga, ha fracasado estrepitosamente en esta temporada. Cero títulos. El baloncesto por esta vez le robó protagonismo al futbol, en la capital. El Real Madrid de basket, le ha quitado algunos titulares al Barcelona campeón de liga. En Madrid, curiosamente se habló más de la Euroliga conquistada por los blancos, que del título de liga del Barça.¿Por qué será?


EL REAL MADRID DE BALONCESTO AL RESCATE DEL CLUB

   EUROLIGA BALONCESTO:  FINAL A CUATRO    Primera semifinal: CSKA de Moscú 68 Olympiakos de Grecia 70    Segunda semifinal: Real Madrid 96 Fenerbache de Turquía 86                     Cómo he disfrutado con el partido de semifinales de la final a cuatro de la Euroliga de baloncesto, entre el Real Madrid y el Fenerbache de Turquía; y sobre todo con el segundo cuarto del equipo blanco que fue antológico. La magia envolvió al Coliseum de Goya en esos diez minutos de puro baloncesto. El Madrid fue un vendaval, rayó en la perfección, dando una gran demostración de tiros de tres,  de pundonor, de coraje y de lo que que hay que tener. La gran defensa  que realizaron no solo en ese supremo segundo cuarto, sino durante todo el partido, fue la clave junto al gran porcentaje  de acierto que tuvieron en los tiros tanto de dos como de tres. Ayón, estuvo hecho un jabato no solo en defensa sino también en ataque con 18 puntos. En la parcela defensiva tuvo como gran ayudante al siempre competitivo Nocioni, un ganador nato, que nunca se arruga. Junto a ellos brillaron Rivers, el gran matador,que anotó cinco  triples de seis intentos. Estos tres jugadores, llegados esta temporada, fueron los líderes inusuales.      Junto a los tres nuevos, no faltó a la cita Sergio Rodriguez que disfrutó dando asistencias y dirigiendo con soltura a los suyos. Llull, no fue el de otras veces, pero no le faltó arrojo y sacrificio.. No brillaron como otras veces Rudi y Felipe Reyes, pero aportaron    entrega y compromiso, además de ayudar en el rebote y en la gran defensa de la que hizo gala  todo el equipo de Laso.    En el segundo cuarto, el Madrid dejó noqueado al equipo del magnifico técnico serbio,  Zelko Obradovic, con un parcial de 35-14. El Fenerbache  no supo como contrarrestar el concierto de baloncesto que en esos diez minutos del segundo cuarto dio el Real Madrid que al minuto 19 alcanzaba un resultado de escándalo (55-34). Este  año  los chicos del baloncesto, apuntan  más alto que los del fútbol. Ya ha logrado más que las estrellas futbolistas. De momento ya tienen en las vitrinas: la Supercopa y la Copa  del Rey , dos títulos ganados al Barcelona. La guinda sería la Euroliga, que se merece por el espectáculo que están dando en toda Europa.       El equipo de baloncesto, es el único que esta temporada está dando satisfacción a los seguidores madridistas. Fracasó el de fútbol. Fracasó el Castilla. Solo el baloncesto va a salvar la campaña blanca y a Florentino Pérez, que aunque se le vio sufrir en la grada del Palacio de los Deportes, el baloncesto para él es la hermana pobre del Real Madrid. Esta temporada el más pobre va a salir al rescate del club.    Si el Madrid de fútbol, por razones de sobra conocidas, no se mereció jugar la final de Champions por la frialdad con la que afrontaron sus dos partidos frente a la Juventus; el de baloncesto no solo merece jugar la final, sino ganarla. Acude a ella por tercera ocasión consecutiva a la final a Cuatro. Cuarta en cinco años. Por juego, por constancia por el trabajo realizado en los últimos cinco años, si un equipo de Europa se merece esta Euroliga, es el Real Madrid.    La ocasión se presenta propicia. Juegan en casa, juegan al baloncesto como los ángeles y hay una generación  de jugadores  encabezados por Felipe Reyes que se merecen el máximo entorchado europeo.   El rival es el siempre peligroso Olympiakos de Spanoulis, el fuera de serie griego que ya en Londres, hace dos años, le ganó  la final al Madrid. Creo que en esta ocasión será otra historia. Sería bueno para el baloncesto en general que el Real Madrid se llevase esta Euroliga. No solo  por el hecho de ganarla, sino por como está cambiando el baloncesto control de antaño, por el baloncesto espectáculo.  Solo por eso, se merece la Euroliga. Naturalmente con permiso del Olympiakos que dio la gran sorpresa al vencer por 70-68 al que figuraba como gran favorito, el CSKA de Moscú, que de nuevo se va escaldado.    El Palacio de los Deportes  de la Comunidad de Madrid, vivirá la final deseada con el equipo blanco que desea volver a ganar , 20 años después, la copa de Europa ahora llamada Euroliga. Pero cuidado con el triunfalismo porque la temporada pasada en Milán, ¿recuerdan? El Madrid dio una paliza al Barcelona en las semifinales, figuraba como gran favorito, y después sufrió el gran varapalo de caer ante el Maccabi de Tel Aviv.   Creemos  que este Madrid más hecho, más curtido y más compenetrado,  además de ser más equipo, aprendió la lección.   Ante el Fenerbache ya dieron una demostración de que han aprendido de los errores de las dos finales perdidas. No tuvieron perdidas,, hubo muy buena circulación de balón, y nunca perdieron la concentración.    Si ante los griegos del Olympiakos juegan con la misma mentalidad que frente a los turcos, ganaran pese a Spanoulis.       Si es así, al fin llegará el Real Madrid  de baloncesto al reencuentro de los grandes de Europa. La ansiada Novena, les espera. La cita el domingo a las 20 horas en el Palacio de los Deportes


UN REAL FRACASO DEL MADRID

    No salgo de mi asombro de la forma en la que ha caído eliminado el Real Madrid  de las semifinales de la Champions ante una Juventus que con poco ha sido superior en el computo total de la eliminatoria. Y digo que no salgo de mi asombro, porque en el partido más importante que le quedaba al Madrid, salió a disputarlo sin chispa y con una tranquilidad impropia de lo que se jugaban. Así al menos fue como jugó en los primeros 20 minutos. Salieron revestidos de cierta prepotencia. Se veían ganadores de antemano y salieron sin la tensión necesaria para un partido vital. Nunca antes vi a un Madrid tan taciturno y tan cauteloso como ante la Juventus, que les ha hecho pagar el desprecio que mostraron  algunos jugadores del Madrid cuando les toco en suerte en las semifinales.  A priori era la perita en dulce y ha resultado ser  el dardo envenenado. Sin ser nada del otro mundo, esta Juve, muy bien organizada y sabiendo muy bien lo que quería se impuso a un Madrid atolondrado, desquiciado y ansioso que no supo manejar los tiempos. Todo lo contrario que su rival que fue un maestro en ese aspecto. La Juventus de Allegri es justa finalista porque fue mejor en Turín y en la vuelta. El Madrid como se diría vulgarmente no ha jugado ni un pimiento.  Lleva sin hacerlo desde que ganó el dichoso Mundialito. Además en la noche más importante,  Ancelotti, fue un desastre en el aspecto táctico.El italiano  sale muy mal parado de esta eliminatoria con sus compatriotas. Tanto que la próxima temporada no seguirá. En los dos encuentros se le nubló la vista tácticamente. No ha habido sistema (tampoco durante toda la temporada),  con jugadores reconvertidos a posiciones que no son las suyas,  que juega sin centro del campo, con Bale, un sprinter, jugando sin espacios, fundiendo  al equipo. Isco,y Kroos han llegado muertos a este sprint final, sobre todo el alemán . James fuera de sitio corriendo como un loco para tratar, sin conseguirlo, de equilibrar al equipo.   En resumen, que este Madrid entrenado por Ancelotti,  dirigido y proyectado por Florentino Pérez, ha fracasado con estrépito en esta temporada. Y lo que son las cosas, un ex-jugador de la fábrica blanca como Morata fue el verdugo de su ex-equipo. No valía para el Madrid y resulta que ha sido el hombre clave de la  semifinal. Marcó en Turín y acabó con el sueño de la undécima en la que fue su casa, el  Bernabéu. Dicen que no hay peor cuña que la que es de la propia madera.  Morata tiene sus raíces en el Madrid y al igual que hiciese Morientes en el 2004,  cuando jugaba en el Monaco cedido, sus goles dejaron fuera a su equipo madre. El chaval de la Juventus, demostró su madridismo, con su respeto y silencio tras los goles, tanto en Turín como en la que fue su casa. La Juventus contra pronostico, será el rival del Barcelona, un equipo inferior al Madrid, pero que supo jugar en equipo, y que desde el comienzo de la eliminatoria trazó un plan que le supo ejecutar hasta el finl con orgullo y dignidad. La Vecchia Signora,ha vuelto. El Real Madrid en cambio ha sufrido un tremendo batacazo que traerá consecuencias. Todo pintaba bien a raíz del penalti que Chiellini hizo a James y  que transformó Cristiano. Era el 1-0 que les daba la clasificación. Gol que por cierto Cristiano Ronaldo apenas celebró e hizo gestos que no entendí.  Al portugués ya no se le volvió a ver. Una estrella como él, es, en esta clase de partidos decisivos  donde tiene que aparecer. No descarten que Cristiano esté jugando sus últimos partidos como madridista. El caso es que con el 1-0 cuando todos pensábamos que incluso pondrían más empeño en ir a por el segundo e incluso a por el tercero, los de Ancelotti se lo tomaron con suma tranquilidad. En lugar de romper definitivamente a su rival, especularon con el resultado. Cierto es que tuvieron oportunidades de hacer el segundo, pero les faltó continuidad y si acaso ser más rotundos. Tras el descanso, todos creímos que los blancos saldrían en tromba a por el segundo tanto que les diese la tranquilidad,  ya que un gol de la Juve revertiría la situación. Pues ni por esas, todo lo contrario, se lo tomaron con excesiva calma. Hasta que llegó el gol de Morata que les dejó sin poder de reacción. El  Madrid notó el golpe  y estuvo en el limbo durante algunos minutos. Hasta que tocó a rebato  pero mas con el corazón que con la cabeza. No había orden, se jugaba  con empeño a  impulsos y con arreones que terminaban en saques de esquina o en manos de un gran Buffon. Además de tirar de épica, el Madrid solo tenía el recurso del centro a la olla que no dio resultado porque por faltarle hasta le faltó pegada. Bale falló lo que no está escrito; de Cristiano no hubo noticias y Benzema acabó desfondado. La BBC no estuvo nada acertada en el partido más decisivo. Algunos ya dicen eso de:  BBC igual a Bye, Bye Champions. En el día en que Casillas nos recordó el de los buenos tiempos, el resto del equipo no estuvo a su nivel habitual, salvando un poco a Marcelo. El Madrid sabiendo lo que se jugaba no salió con la suficiente actitud ganadora que requería el partido y la noche. Solo el público supo estar  a la altura de lo que el guión demandaba. El equipo no dio la talla ante una Juventus que  aunque ha mejorado, raya en la mediocridad, pero eso si, sabiendo lo que juegan.  El Real Madrid en cambio nunca tuvo un plan definido. De ahí el enorme fiasco  sufrido. Ahora a pensar en la próxima temporada donde el equipo tiene que volver a construirse. Llega la fase más despiadada. Son muchos los que se irán, empezando por Carlo Ancelotti. Urgen decisiones drásticas. Es el momento de planificar el nuevo Real Madrid con más fondo de armario y menos espejos.


ALVES Y LOS PALOS DEJAN AL MADRD SIN LIGA 

 De nuevo fue el Valencia  el equipo, que al igual que la temporada pasada, apea al Real Madrid de la lucha por el título de liga. Si ya lo tenía complicado ante la seguridad que está exhibiendo el Barcelona,ahora con el empate a dos  en el Bernabéu, lo tiene imposible. Ese empate, deja al Barcelona tocando con las dos manos el titulo liguero. La defensa, que no hace mucho era un seguro en el equipo de Ancelotti, volvió a fallar. Los centrales Pepe y Sergio Ramos no se enteraron en los dos goles del  Valencia marcados por Alcacer y Javi Fuego. Además contaron con la pasividad de Iker Casillas, preso de pánico a salir de la raya de gol. El capitán no anda seguro y en su inseguridad está arrastrando a la defensa y concretamente a sus dos centrales  que hace bien poquito eran dos muros. El ejemplo lo tenemos en Pepe, quien a pesar de su gol,  anda en un mar de confusión que le lleva a precipitarse. Los errores defensivos llevaron a la perdición  al Madrid , que hizo más méritos que el Valencia para llevarse el triunfo. Pero enfrente tuvieron a todo un fuera de serie como el  guardameta, Diego Alves que estuvo toda la noche hecho un titán. El portero brasileño, uno de los mejores de esta liga,hizo intervenciones que rayaron en lo antológico, como la que le hizo a un gran disparo de Bale, la tremenda parada al remate de cabeza a bocajarro de Sergio Ramos o la forma de aguantarle a Cristiano en el penalti que le paró. Los números dicen que hizo hasta 16 intervenciones  en 33 lanzamientos. Diego Alves sostuvo y salvó a su equipo sumando un punto importante. Es la diferencia  de tener un guardameta  que te  da seguridad a otro que te complica la vida. Casillas, llevamos tiempo diciéndolo no está fino, no se siente seguro y ha perdido reflejos. No debería ser el portero titular del Real Madrid. Es difícil entender como Ancelotti lo mantiene cuando está hecho un manojo de nervios que le llevan a cometer errores de bulto. Esa inseguridad de la que está haciendo gala la contagia a su defensa y pasa lo que pasa.... El publico del Bernabéu volvió a hacer ruido en forma de silbidos hacia Casillas que dio muestras a través de gestos  de estar hasta el gorro y de haber agotado su paciencia. La temporada que viene con casi toda seguridad no lo veremos en el Real Madrid. Al tiempo. Iker no es el de antes, el tiempo pasa para todos, pero echarle la culpa de las derrotas o la perdida de puntos, a parte de ser injusto es no querer ver la realidad. Si aquí hay un culpable ese es Ancelotti, que no ha sabido manejar el asunto de la portería. Dada su personalidad tan maleable , se dejó llevar por las presiones mediáticas más que por sus deseos. El italiano, poco dado a las rotaciones, tiene al equipo con la reserva justa para el final de temporada. Kroos, el que más minutos lleva jugando, se  retiró  con un fuerte golpe en la cadera y es duda para recibir a la Juventus. Illarramendi, le sustituyó y volvió a naufragar. El caso es que el Madrid se encontró con un 0-2 en el marcador lo que le llevó a un estado de ansiedad que se notó en su juego, que era muy precipitado. No se puede dudar del pundonor y las ganas que mostraron los de Ancelotti, pero unas veces por la madera, hasta por tres veces los palos rechazaron los remates de Bale, Cristiano y  Chicharito,  y otras por la portentosa actuación de Diego Alves, el caso es que al descanso se llegó sin  alteraciones en el marcador. Cristiano Ronaldo, al filo del descanso, marró un penalti o mejor dicho se lo paró el inmenso Alves.  A partir de ese momento, Cr7 ya no volvió a levantar la cabeza. La verdad, es que el equipo de Ancelottí, no tuvo como gran aliada a la Diosa fortuna. Aunque su juego no fue muy fluido, nunca mereció irse al descanso con desventaja.Son los caprichos del futbol.  El Valencia, también es cierto,  le dio una gran respuesta táctica con  una solida defensa comandada  por Otamedi  y Mustafi, junto al lateral izquierdo Gayá que está creciendo como gran jugador. Asegurada la defensa, el contraataque  era su gran arma con Parejo como máximo exponente en la transición defensa-ataque. En el segundo periodo, el Madrid salió a la desesperada. Le puso, alma, corazón y ese algo más que se necesita para las remontadas. No lo consiguió, pero estuvo a punto. Jugó con raza. El Bernabéu tras el gol de Pepe y el empate de Isco, creyó en  el milagro de la remontada. Era un futbol más emotivo que de calidad, pero eso poco importaba. Una gran parte de la grada del Bernabéu pasó de los pitos a Casillas al reconocimiento incuestionable del esfuerzo que los blancos estaban haciendo. Pero no fue suficiente con la épica. No perdió, pero el empate deja la liga en las manos del Barcelona. Faltan dos jornadas para finalizar el campeonato y son ya cuatro los puntos que le saca el Barça al Madrid.La liga está sentenciada, es de color azulgrana que está a un triunfo de conseguirla. El Madrid, ahora solo le queda como tabla de salvación, la Champions. El traspiés sufrido le puede restar confianza para la complicada visita de la Juve que viene con 2-1 a su favor. Da la sensación que de nuevo el equipo blanco, a pesar de haber conquistado el sueño de  la décima, vuelve a estar sobre el precipicio a tres días de la visita  de la Juventus de Turín. A ese partido de semifinales de la Champions, es al que se tiene que agarrar para intentar  salvar la temporada, si es que  después gana la copa de Europa. De momento, se llevó el segundo batacazo del actual ejercicio. Dijo Adiós a la copa y el sábado día 9 de mayo, dijo adiós a la liga.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013