Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Sin categoría

ALERTA EN EL MADRID: BALE Y MODRIC BAJAS ANTE EL ATLÉTICO

   Con sufrimiento y con un juego muy ramplón salvó el Real Madrid los tres puntos frente a un buen Málaga que metió el susto en el cuerpo al Bernabéu tras ponerse 2-1 en el marcador. La victoria blanca sin embargo se vio empañada por las lesiones de dos importantes jugadores: Bale y Modric que serán bajas para el decisivo partido del miércoles frente al Atlético de Madrid, en la  vuelta de los cuartos de final de la Champions. Las luces de alerta se han encendido en Chamartin, cuando llega el momento cumbre. Bale se retiró en el minuto 3 del primer periodo y Modric en el 24 de la segunda parte. El galés tiene un pinchazo en el gemelo de su pierna izquierda y es baja segura así como Modric que tiene un esguince en la rodilla derecha que le tendrá fuera de los terrenos de juego unos seis semanas o lo que es lo mismo mes y medio Sin duda, se trata de dos bajas importantísimas para el encuentro de vuelta de la Champions, donde el Real Madrid se juega la temporada. Estas dos lesiones, sin duda alguna van a condicionar la alineación y el partido ante el Atlético. La victoria contra el Málaga le ha salido muy cara al Real Madrid y añade preocupación en el seno madridista ante lo que se le viene encima. Porque estamos hablando del mejor centrocampista que tiene el Madrid, su piedra angular, Modric; y de un delantero como Bale,  un gran jugador, digan lo que digan, que siempre aporta aunque no esté en su mejor momento. El Madrid sumó tres puntos ante el Málaga que le permite seguir al acecho del Barcelona pero se dejó por el camino dos piezas fundamentales que les puede afectar en el tramo final de la temporada, donde se juega el todo por el todo en la liga y la Champions. En las dos competiciones, el Madrid está pendiente de un hilo muy fino. Ante este panorama, la alineación del Madrid queda fracturada ante el duelo sin red frente al Atlético. De alguna forma el partido  frente al Málaga vino marcado por el duelo que le espera el miércoles. Partido trascendental donde les haya porque como ya hemos dicho el Real Madrid se juega la temporada, y el Atlético también. Los jugadores blancos no estaban en el partido. Se les vio muy dispersos y como ausentes. Cristiano que falló un  penalti,  volvió a estar demasiado ansioso. Marcelo estuvo en plan díscolo y muy despistado; Isco fue una sombra. No se si estará deprimido o no por perder la titularidad en favor de James,  pero estuvo horrible. Pepe, fuera de sitio y mal colocado. Arbeloa, sin velocidad y  torpe. En definitiva que el Madrid no fuental. Lo único positivo que se vio en el Bernabeu fue al colombiano James, que cuajó un señor partido. Fue el mejor de su equipo y el factor determinante para que el Madrid ganase al final por 3-1. El colombiano provocó el penalti que después Cristiano mandó al palo;  y dejó un slalom brillante en la mejor jugada del encuentro que  culmino con un gran zurdazo, marcando el 2-0. Además de todo eso, James fue el más clarividente y el mas fresco del Madrid ante un Málaga muy vivo pero poco contundente. Pero eso si, con el gol de Juanmi donde Pepe hizo la estatua,  el Málaga llevó la inquietud a  la afición y a los jugadores blancos, presos entonces de una ansiedad que les hacia  a jugar con precipitación y celeridad que no les llevaba a ninguna parte.  Fueron momentos de angustia que duraron hasta el instante en que Cristiano marcó el 3-1,  su gol numero 50 de la temporada, que le regaló Chicharito. El mejicano que salió por el lesionado Bale, sin brillar especialmente al menos peleó y no fue de los peores. Entre los lesionados y con la mente puesta en otro escenario, el Madrid  no estuvo al nivel de los últimos encuentros..... Y de cara al partido   contra el Atlético de Madrid,donde se juega el ser o no ser  en este ejercicio futbolistico, hay mucha incertidumbre porque el equipo de Ancelotti llega muy herido antes  de la gran batalla del miércoles.  Pero esa, será otra historia.      


DE PREMIOS Y EMOCIONES

Ruego a los fieles seguidores de esta pagina de penalti y expulsión que me perdonéis  por no haber acudido a la cita de la crónica del Real Madrid-Eibar del pasado sábado. No pude hacerlo porque al poco de finalizar el encuentro tuve que acudir sin más remedio a la I Gala de Quijote Digital, un diario en la red de Castilla La Mancha  que acaba de nacer y que en apenas un año de su existencia, se ha convertido en todo un referente informativo de la Mancha Toledana y Conquense. En esa gala, y por sorpresa, recibí un emocionado homenaje de la gente de mi pueblo de nacimiento, Cabezamesada, y de adopción, Corral de Almaguer, ambos de la provincia de Toledo. En Cabezamesada, naci, pasé mi infancia junto a mis añorados padres que  cumplidos los once años me enviaron a Madrid a estudiar “para hacerme un hombre de bien”, como decían ellos. Después en Corral de Almaguer conocí a la mujer de mi vida, Andrea, que ante mis largas ausencias por los viajes por todo el mundo siguiendo al Real Madrid,supo sobrellevarlo como nadie. Hizo de padre y de madre a la vez. A lo que íbamos.Con motivo del primer año de su nacimiento se concedieron los premios Quijote Digital en el Auditorium de Corral de Almaguer. Allí acudí, y cual seria mi sorpresa, juro que nada sabía, que me concedieron el premio del Deporte y para más emociones me lo entregó José Ángel de la Casa, mi jefe durante los años que estuve en TVE. Con él y junto a Michel creo que formamos un buen equipo en la Champions Ligue desde 1997 hasta el 2006, con esas retransmisiones  que llevaron al Real Madrid a conseguir la séptima (la más celebrada), la octava y la novena. Fue un honor recibir de J.A. de la Casa el premio al Deporte de Quijote Digital y  Radio Futuro FM, por lo que ha representado para la historia de la radio y la TV, sobre todo en TVE.  Todo un maestro, uno de los grandes narradores de la historia de nuestro deporte.Sin duda alguna, el mejor narrador de  fútbol que ha habido. Muchos o mejor dicho todos los de hoy en día, deberían aprender de cómo se narra un partido de fútbol: sin gritar, con pausas y silencios gratificantes y con el ritmo adecuado. Sus narraciones eran enriquecedoras. No como ahora, que se dedican a gritar sin más, a radiarnos los partidos como si no los estuviésemos  viendo y que no callan ni un segundo. Más que narradores parecen charlatanes de feria. ¡ Que aprendan del mejor! Por otra parte, tengo que agradecer especialmente a Eduardo Horcajada, el impulsor de Quijote Digital y Radio Futuro Fm, que me hiciese un hueco en esta bendita aventura de internet y sobre todo en la radio de la comarca de Castilla-La Mancha. De alguna forma me rescató del vacío que siempre  supone la pre-jubilación que por medio de un ERE me llegó de TVE junto a otros 4.150 trabajadores. Se fue la flor y nata de la televisión pública. La dejamos en la cima, y ahora está  naufragando. El caso es que me emocioné como pocas veces con este premió que más que nada fue un homenaje a mi trayectoria profesional. Es un premio modesto pero que me llena de orgullo porque me lo dio la gente de mi pueblo y de la zona de alrededor. Esa gente a la que quiero,, y esos que han reconocido  mi profesionalidad a lo largo de más de 35 años en RTVE. Gracias también a Michel por su aportación en este homenaje junto a J.A.de la Casa y otros compañeros de profesión. Ha sido una de las mayores sorpresas de mi vida. Nada sabía, me hicieron una auténtica encerrona por lo que la sensación y la emoción fue aún más sentida. Mi mujer intuía algo pero tampoco me dijo nada. De saberlo, mis hijos Alfonso y Francisco hubiesen estado presentes en esa gala-homenaje así como mi hermano Daniel. Por este motivo, y después de su correspondiente fiesta no pude escribir esa crónica del Real Madrid-Eibar, que la verdad sea dicha poco había que contar. Fue un paseo militar del Madrid que ha visto como a falta de siete jornadas para que finalice la liga, está a dos puntos del Barcelona que empató a 2 con el Sevilla. La liga promete emociones fuertes hasta el final.  


BENDITO RAYO Y MEDIOCRE REAL MADRID

                                                Dos caras bien distintas es lo que vimos  en Vallecas en el partido entre el Rayo y el Real Madrid. Si bien en la primera parte el equipo vallecano pasó por encima del madridista en todos los aspectos,en el segundo periodo se cambiaron las tornas y fue el Madrid  quien apelando a  la lógica del fútbol, se terminó imponiendo por calidad y pegada, después de unos espantosos 45 minutos  El Rayo, en esa primera parte fue un equipazo en todos los aspectos: en la lucha, entrega,la presión, en la posesión y sobre todo por el buen trato y manejo de la pelota. Encomiable este equipo de Paco Jémez, uno de los pocos románticos del fútbol que quedan. Está empeñado en que un equipo modesto como el Rayo trate el balón con la exquisitez que un violinista mima a su violín. Y lo está logrando: El Rayo está etiquetado como un equipo audaz con mucho encantado y de gran personalidad. En el barrio obrero de Vallecas, hay un conjunto con mucha clase y buen gusto que juega de maravilla. Nos quitamos el sombrero ante la obra de Paco Jémez y su gran personalidad.   Durante el primer periodo todo lo hizo bien el Rayo que jugaba con una claridad  absoluta, solo le faltó el gol. Le ganó en todo a un raquítico Real Madrid  que jugaba de espanto. Bueno, la verdad, que no jugó  a nada, fue  como si no le importase la liga después de conocer la victoria del Barcelona.   El equipo vallecano le estaba dando una bofetada de fútbol al de Ancelotti, quien no se explicaba la falta de actitud de los suyos. Pero él, también tiene parte de culpa por no saber mentalizar a sus jugadores  del peligro rayista que ya la temporada pasada estuvo a punto de darle un buen disgusto. Además, el italiano sigue erre que erre en alinear a mediapuntas como centrocampistas y encomendarles misiones que no les corresponden. Ni  James, Modric e incluso Kroos están para correr mucho. Tienen mucha calidad pero carecen de la capacidad del robo del balón.  Si Ancelotti,no corrige esta circunstancia ante equipos de mas fuste, se los pueden comer, porque los tres de arriba gran parte de las veces, se quedan mirando sin ayudar en la presión y al centro del campo. El Atlético de Madrid, acecha.   El caso es que el Rayo Vallecano le dio un auténtico repaso al Real Madrid  en la primera parte, haciendo un fútbol excelente que no tuvo su recompensa, en parte gracias a dos grandes intervenciones de Iker Casillas, quien esta vez estuvo muy bien.   Algo muy serio debió pasar en el vestuario entre el técnico y los jugadores, porque el Madrid que salió de la caseta fue distinto en todos los sentidos. Nada que ver con el del primer periodo. Era otro equipo en cuanto a intensidad, presión, velocidad y verticalidad.  Si a todo esto, le sumamos  su tradicional pegada se explica el resultado final de 0-2 que le permite seguir discutiéndole la liga al Barcelona.   Cristiano Ronaldo,que también cuajó un buen partido, volvió a ver puerta y James que creció junto a sus compañeros en la segunda parte, firmó el segundo tanto y sentenció el encuentro.    Pero el partido deja señales preocupantes. Un equipo como el Real Madrid  no puede jugar tan horrorosamente mal como lo hizo en el primer periodo de Vallecas. Fue espantoso como jugó en esos primeros 45 minutos  donde el Rayo  le bailó con un 60% de posesión frente al 40%  de los blancos que vistieron de negro. Esto al Madrid no se le puede permitir. En el computo total, el Madrid hizo un mediocre partido. A un conjunto del caché del Madrid no le puede torear, con tdos mis respetos,  un rival como el Rayo Vallecano.   Por cierto, el colegiado Melero López se lucio de lo lindo al no señalar un penalti clarísimo, de libro, a Cristiano Ronaldo. Y no contento con ese gran error, completó su nefasta actuación, sacando tarjeta amarilla al portugués por fingir en la caída. Tarjeta que le impedirá jugar el próximo sábado contra el Eíbar, en el Bernabéu. Verlo para creerlo. Tampoco estarán Kroos y James, que cumplieron el ciclo de cinco tarjetas en la liga.  


CRISTIANO RONALDO RESUCITÓ

      Tuvo que ser el domingo de Resurrección al mediodía, cuando Cristiano Ronaldo despertase  de su letargo que le ha tenido sin chispa desde el mes de enero. No era él, y en ese largo sueño, Messi  le había adelantado en la tabla de goleadores. Pero llegó este día y no se conformó con uno, ni con dos, y mucho menos con tres, que fueron cuatro y hasta cinco. Con sus cinco goles, en la carrera por el Pichichi, Cristiano aventaja a Messi en cuatro goles: 36 por 32   Durante casi dos meses Cristiano ha estado desaparecido. Estaba mustio y falto de animo, circunstancia que  se notaba en su juego y en todo el Real Madrid.    Ante un pobre Granada que avergonzó a su afición por lo poco  que ofreció, Cristiano Ronaldo reapareció en todo su esplendor. Más de la mitad de los goles  los marcó el portugués en ese 9-1 final al equipo de Abel Resino que cariacontecido, declaró sentirse abochornado, calificando el resultado del mayor desastre que ha tenido como jugador y como técnico.  CR7 fue el culpable de la goleada matinal y posiblemente de la liga. Aunque no hubo rival enfrente, no es fácil hacer cinco goles en un partido. Son pocos los jugadores que lo han logrado. Si en el actual Real Madrid hay uno que lo pueda conseguir, ese no es otro que Cristiano Ronaldo que es la primera vez que suma cinco tantos en un solo encuentro.  El último jugador madridista en hacer cinco goles fue Fernando Morientes en la temporada 2001-02 contra Las Palmas. Antes ya lo habían conseguido Puskas y Miguel Muñoz.   Cristiano estaba tardando en sumar esa cifra y tuvo que ser ante el Granada, en el día de la Resurrección y ante su afición, que volvió a tratarlo como un ídolo. Estaba triste, y vuelve a vérsele feliz  y sonriente.  El luso parece que vuelve a entrar en combustión. Algo que sin duda beneficia al Real Madrid en el momento crucial de la temporada. Cristiano empezó con tres goles frenéticos en ocho minutos y la mañana presagiaba que llegarían más, no solo del portugués sino de sus compañeros de vanguardia, Benzema, quien marcó dos, y de Bale que abrió la cuenta. Su repóker sacia su apetito  y ayuda a los suyos en la creencia de dar caza al Barcelona. Nadie como el Madrid  representa mejor la fe en el fútbol. Lo que sucede es que el Barça, aun sufriendo, sumo tres puntos en  Balaídos frente al Celta y continua aventajando en cuatro puntos a los blancos, cuando quedan nueve jornadas para finalizar la liga. Matthieu marcó un gol de oro.  El Madrid, se ha fijado como objetivo ganar todos los partidos que restan hasta finalizar el campeonato liguero. Están convencidos que de hacerlo serán campeones. Cristiano Ronaldo es uno de los más convencidos junto al resto de sus compañeros que lo vuelven a ver menos crispado, con mejor condición física, más solidario, y sobre todo, más  feliz.   También sucedieron muchas cosas positivas, como el buen regreso de James que tuvo gran protagonismo. Estuvo muy participativo, y ofreció detalles de calidad, como el giro de tobillo que habilitó a Cristiano para que marcase su primer gol. El dinamismo de Bale que cuajó un buen partido. La magia  de Benzema, autor del mejor gol de los nueve de su equipo. Y en general, el buen juego de todo el Real Madrid que parece que ha regresado de su letargo invernal.


LOS GOLES DE BALE SOFOCAN EL INCENDIO DEL R.MADRID

     El convulsionado Real Madrid mostró una leve mejoría frente a un muy flojo Levante que no tiró ni una sola vez a portería. Keylor Navas fue un mero espectador del encuentro. No tocó  ni una sola vez el balón con las manos. Ante le debilidad del rival, pocas consecuencias se pueden extraer, pero al menos vimos a un Real Madrid más aseado. No fue un equipo brillante pero cumplió y hasta jugó bien en los primeros cuarenta minutos de partido, donde  Modric dirigió, Benzema apuntó y Bale ejecutó. El galés, el más señalado por el publico junto a Casillas el día del Schalke, fue el más destacado junto a el croata y el francés. Hizo dos goles, el segundo sin querer que celebró Cristiano como suyo, cuando en ultima instancia el tiro del portugués dio en la bota de Bale, que desvió la trayectoria lo justo para que no llegase el guardameta del Levante.   El jugador galés, muy arropado no solo por Florentino Pérez sino también por sus compañeros, estuvo más intenso. Ayudó tanto  en defensa como en el centro del campo. Fue ese jugador determinante de la temporada pasada. Tenía ganas de congraciarse con la afición madridista. Bale celebró el 1-0 con mucha rabia. Lo hizo tapándose los oídos: ¿fue por los pitos del día de la Champions? La respuesta es que sí. Ante el Levante, se vio a los tres delanteros más combativos y presionando la salida del rival. Ese papel de ayuda y solidaridad con el resto del equipo es lo que no  venían haciendo los tres de arriba: Benzema, Cristiano y Bale. Contra el Levante, la BBC estuvo más luchadora. Pero, el que cambió  el signo del equipo blanco  no fue otro que Modric, cuya presencia  se nos antoja decisiva en el  más que posible resurgir del Real Madrid. Le  le ha llegado como agua de mayo al equipo de Ancelotti, que formando pareja en el Camp Nou con Kroos, puede  volver de nuevo a su mejor versión.   El croata, fue el autentico director de orquesta, por el que pasaban todos los balones. Su presencia influyó no solo en el control sino en la forma de atacar de los blancos. El balón circuló con más velocidad; los delanteros tuvieron más movilidad. Todos se arremangaron a la hora de presionar, y cuando perdían la pelota inmediatamente reaccionaban para volver a recuperarla.  La defensa jugó más adelantada, tal vez por la presencia de Sergio Ramos, un central que es como un balón de oxigeno para los centrocampistas a la hora de la ofensiva. El Madrid, fue  un equipo más solidario, al menos en la primera parte.   Aunque bien es cierto que dada la debilidad de un triste Levante, no es para sacar grandes conclusiones. Pero al menos, se atisbó una leve mejoría tras lo sucedido el pasado martes en la Champions. La respuesta de los blancos fue aceptable después de la tempestad vivida en los últimos días y que les debe servir  para apaciguar los ánimos  en su visita al Camp Nou del próximo domingo día 22, con la liga en juego. El partido va a  ser trascendental para el devenir de la  esta liga.   Cristiano Ronaldo, sigue sin encontrarse. Está gafado ante el gol en la competición doméstica. Ha perdido frescura y clarividencia. Juega con mucha ansiedad y está hasta torpe. Le ha abandonado la fortuna. Hizo una buena chilena que le sacó de la boca del gol un defensor del Levante, Ramis; remató al poste en una buen servicio de Benzema; y hasta Bale  que le dio sin querer, le robó el 2-0. Benzema pudo marcar el gol del año y hasta del siglo. Cristiano le dio un buen pase desde la banda derecha, el balón se le quedó un poco atrás y asombrosamente Karim se sacó de su gran repertorio un espuelazo que puso en la cruceta. El Bernabéu no daba crédito a lo que acababa de ver. El remate fue para a enmarcar, mereció ser gol por la belleza de su ejecución. Pero está claro que al Real Madrid le han echado el mal de ojo cara al gol...   Esa grandiosa jugada de Benzema fue lo único destacado de un tedioso segundo tiempo que tuvo mucha pausa.  Visto lo visto, sinceramente esperaba más de los blancos después del gran susto del martes frente al Schalke. Aceptable primera media hora, y en el segundo periodo siesta general. Por eso digo lo de leve mejoría.   El partido frente al débil Levante, no nos deja muchas huellas para calibrar la mejoría o no de este Real Madrid un tanto desnaturalizado. En el Camp Nou es donde tienen que demostrar su autentica valía. Este es el partido para ahuyentar  definitivamente los malos espíritus. La liga está en juego. Soy de los que pienso qué el equipo que gane, será el campeón de liga. Será la primera final de este 2015 para el equipo de Ancelotti. Como muy bien ha dicho Sergio Ramos, en  el clásico se juegan el honor y el escudo. Va a ser el no va más.. Un punto separa a los dos grandes rivales. El Barcelona suma 65 puntos, por 64 del Real Madrid. El clásico está a punto.      


QUÉ VERGÜENZA DE REAL MADRID 

¡¡Que horror de Real Madrid!! Jamás vi jugar tan mal al equipo blanco en los  más de 30 años que lo llevo siguiendo, primero en RNE, después en TVE y ahora por estas paginas digitales. La afición madridista no daba crédito a lo que estaba viendo. Un equipo de medio pelo como el Schalke 04 le estaba dando un soberano baño a los suyos  en el mismísimo Santiago Bernabéu. Era algo más que un baño de fútbol. Fue un repaso en toda la extensión de la palabra lo que le dio a un Real Madrid caótico y vergonzoso que fue de todo menos un equipo de fútbol: eran unos futbolistas desordenados, sin criterio, asustados hasta llegar al pánico. El Madrid fue una mala pesadilla, un equipo sin alma, sin espíritu y sin nada.. El Schalke era el que jugaba al fútbol, quien tenía  la pelota con un Meyer, un chaval de 19 años, que dio todo un recital. Al Igual que Sané, otro joven que observando la inseguridad de Casillas, con una tranquilidad asombrosa y solo, marcó un golazo. Los blancos mientras tanto, deambulaban. Cada uno hacia la guerra por su cuenta, con las lineas muy separadas y con pocas ayudas en todas las parcelas del campo. Era de todo menos un equipo. No había solidaridad ni  conexión. Era un despropósito. Suerte tuvo de pasar la eliminatoria.Hacía tiempo que la afición no sufría tanto como lo hizo en los últimos ocho minutos del encuentro cuando Huntelaar puso el 3-4 en el marcador y el Schalke se quedó a un gol de eliminar al campeón de Europa, que se comportó como un equipo  muy pequeño,  sin fuste y sin dignidad.  La actitud  de este Real Madrid está avergonzando al Bernabéu que con toda justicia despidió con una bronca  descomunal a su equipo. Muchos no tuvieron lo que hay que tener para aguantar el enfado de una afición que se merece más respeto. Se merecían esa bronca y algo más.... El equipo de Ancelotti, está en cuartos de final, gracias a los dos goles que consiguió en Alemania y al primer tiempo de Cristiano Ronaldo que se rebeló contra la indolencia de sus compañeros y respondió a los dos primeros goles de los alemanes con sendos cabezazos que sirvió para que evitar la debacle. El Madrid, lo estamos viendo desde que comenzó el nuevo año, se va descomponiendo partido a partido. Ya no se puede estar peor. Ha tocado fondo, es un equipo irreconocible que hace bueno a cualquier rival. El Schalke hizo un partidazo y así fue; pero si al contrario le dejas jugar a sus anchas, te hace un roto, como hizo el conjunto alemán que mereció incluso pasar la eliminatoria ante este deleznable  y patético Real Madrid.   A Ancelotti, vuelvo a repetir el equipo se le ha ido de las manos. Ni para, ni crea ni ataca. Casillas tuvo un comienzo lamentable y falló en los dos primeros  goles. Va siendo hora que visite  el banquillo y entre Kaylor Navas, aunque al final salvó los muebles y hasta la eliminatoria con dos buenas intervenciones. Pero Iker no pasa por su mejor momento. El equipo no   defiende bien, la defensa jugó muy atrasada con los que  los jugadores alemanes llegaban al área blanca con suma facilidad. El centro del campo se siente en inferioridad ante la superioridad en esa parcela de los rivales que juegan con cuatro centrocampistas. Y para colmo, tampoco ataca porque sus tres delanteros ni ayudan a sus compañeros ni son determinantes, salvo Cristiano quien al menos en los primeros 45 minutos dio la cara. Porque Benzema,a pesar del magnifico tercer gol, está en esa fase de pasotismo y de frialdad tan suya; y  de Bale, ¿que  vamos a decir? sencillamente no está.  El galés es una sombra de jugador. No le sirve la excusa de que juegue por la derecha, sencillamente está en un lamentable estado de forma. Está como ausente, como si la guerra no fuese con él. Es otro que debería pisar la suplencia..   Pero el gran culpable de todo no es otro que Carlo Ancelotti que  está contribuyendo a la descomposición del Madrid con sus planteamientos arcaicos, su empeño en considerar intocables  a Cristiano, Benzema y Bale, cuando alguno de ellos no están para ser titulares. Por su cabezoneria de no jugar con un centrocampista más, y por tener al equipo fundido cuando llega la hora de la verdad. Además de alinear a un Khedira que ya piensa en otro equipo, un Coentrao que ni está ni se le espera y un triste Arbeloa que no está para estas lides. La consecuencia de todo esto quedó reflejado en el encuentro ante el Schalke donde a punto estuvieron de hacer uno de los mayores ridículos de su historia. Hacia quince años que nadie le hacia cuatro goles en el Bernabéu. El ultimo fue el Bayern Munich en la temporada 1999-2000. Lo que le está sucediendo a este Real Madrid me recuerda la etapa de Carlos Queiroz, en la temporada del 2004, donde los madridistas tras hacer una primera vuelta de liga de ensueño, en el mes de abril después de perder la copa del Rey ante el Zaragoza, en Montjuic, el equipo se fue diluyendo hasta caer en la nada y perder todo... Igual le está pasando ahora, y se  puede repetir la historia si no se buscan soluciones. Florentino Pérez, digo yo, que algo tendrá que hacer. Presidente,  hay que estar a las duras y a las maduras. Ahora toca arremangarse y tomar decisiones... No te ocurra lo que te sucedió tras el desbarajuste de aquella temporada de los Queiroz, Luxemburgo, Arrigo Sacchi, Benito Floro, etc que te tuviste que ir por la puerta de atrás. Como diría aquel: “Que alguien haga algo” porque el Real Madrid que estamos viendo en los últimos partidos, y sobre todo el espanto que protagonizo ante el Schalke donde fue un horror en todas las facetas: en lo físico, táctico, técnico y en lo anímico . Para terminar en  pánico masivo en los últimos minutos  del partido. Todos salieron frustrados. Cristiano le dijo a Benzema al finalizar el partido:”Qué vergüenza,qué vergüenza” Y la afición con su gran pitada final, se avergonzó de su equipo como nunca anres había sucedido.   El Madrid está en cuartos de final de la Champions, pero las sensaciones que deja es que así no va a ninguna parte.  Algo tiene que pasar.. Se avecina tormenta, y gorda.  


EL REAL MADRiD SE HUNDE

  Por el Nuevo San Mamés pasó un espectro de equipo que desde que comenzó el año 2015 está desaparecido. No es ni sombra de lo que fue en el 2014. Este Real Madrid de Carlo Ancelotti está roto en mil pedazos. Ha perdido fútbol, el orden, el oremus y lo que es peor, la pasión. No juega a nada y las sensaciones que transmite no invitan al optimismo porque se ha convertido en un equipo intrascendente. No emite señales de mejora, sino más bien todo lo contrario. Da la sensación de  ser un conjunto quemado que se ha agotado antes de tiempo y con jugadores que se han acomodado tanto que casi alcanzan el estado  de pasotismo total.   Ante el Athletic Club de Bilbao que les dio una lección de fe por ganar, de intensidad y de lucha por el triunfo, nadie del Real Madrid se salvó. Todos estuvieron a un nivel muy bajo como consecuencia de la falta de tensión de la que está haciendo  gala este Madrid que aparte de tristeza, produce un inmenso sonrojo.  El equipo de Ancelotti está sin tensión competitiva, no tiene pulso y está prácticamente en coma. Les falta espíritu y ese algo más necesario para levantarse. Está en un colapso físico y mental. Y no entendemos las razones, porque si un equipo tenía que estar cansado ese tenía que haber sido el Athletic, que venia de jugar el miércoles la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey frente al Espanyol. El Madrid llevaba toda la semana preparando el encuentro de San Mamés, sin  ningún tipo de desgaste, y sabiendo que era clave para el devenir de esta liga. Pero ni por esas, reaccionaron los blancos, que de nuevo tiraron por la borda el primer tiempo y solo jugaron algo, en los primeros diez minutos de la reacción para después diluirse en la nada..  Con la indolencia con la que está jugando este Madrid no va a ninguna parte.   Después del tropiezo del domingo pasado frente al Villarreal, el partido contra el Athletic era vital para llegar al Camp Nou con ventaja de puntos. Pero, ni por esas, de nuevo naufragó dando una penosa impresión en cuanto a falta de carácter y de intensidad. Ancelotti, está más perdido que su equipo. No está sabiendo manejar la crisis en la que esta sumido el conjunto blanco que cada vez juega con más desconfianza. No hay unión de lineas. Cada vez hay más separación entre ellas. Mientras que la linea de centrocampistas intenta multiplicarse para hacer el trabajo que los tres delanteros no hacen en las ayudas, la defensa trata de ocupar los huecos que unos y otros dejan. La BBC, es decir Benzema, Bale y Cristiano, se están comportando como figuras decorativas, que ni ayudan ni son, como lo eran hace poco, determinantes. Cristiano, fue el menos malo. Bale, está aburrido y hay que exigirle más sacrificio. Benzema, volvió a su letargo habitual y vuelve a estar en esa fase de tirarlo a los leones. A los tres delanteros se les fue la inspiración. Y además  a Isco y Kroos, se les ve muy justos de fuerzas.   El Athlétic se llevo un triunfo merecido con un golazo del eternamente joven Aduriz, que marcó un gol a la antigua usanza: de enorme cabezazo marcando los tiempos.Valverde planteó un partido basado en la paciencia; lo que diseñó Ancelotti es un misterio inescrutable. El Real Madrid careció de un plan, se fío, como le suele suceder a veces, a la inspiración de su trío atacante, que  no se conectó en ningún momento. Todo lo contrario que el Athletic, que no hizo concesiones en defensa, jugó con mucha cabeza en medio campo, y encontró la pólvora de Aduriz en la punta.   Tengo la sensación que a Ancelotti, el equipo se la ido de las manos.  No me da buenas vibraciones aunque en esto del fútbol las sensaciones cambian de un  partido a otro. Pero algo huele mal. Cuando uno se está jugando la liga y el contrario como en este caso el Athletic club, te gana por  tener más fe, ganas, coraje y en definitiva por  poner más emoción y pasión, es que algo está fallando. Que es precisamente lo que le está ocurriendo al Real Madrid,  que está enfermo  desde que comenzó el nuevo año. Aquellos 22 triunfos consecutivos ya son historia. Ahora pintan bastos, en una semana ha perdido cinco puntos y puede que la liga también.  La derrota sin paliativos sufrida en San Mamés por los madridistas deja como líder en solitario al Barcelona que en esta ocasión no fallo , goleando al Rayo Vallecano  en elCamp Nou. La liga se estrecha, y ahora durante toda la semana llegará el gran debate de si a Ancelotti le queda  ya demasiado grande el Real Madrid.    Lo que tenga que suceder quedará aparcado hasta el Gran Clásico. Pero por el momento el Madrid parece un barco a la deriva que se hunde.


EL GENIO Y EL MAGO

En una tarde de perros y a una hora en la que todavía no habíamos hecho la digestión, el Real Madrid ofreció su mejor versión en lo que va de año, goleando a la Real Sociedad por 4-1. Pero de nuevo, los de Ancelotti en el inicio de partido estuvieron en la inopía. A los 40 segundos tras el primer avance de la Real sin que nadie entrase ni presionase, se llegó al primer saque de esquina y ¡ZAS! Gol de Elustondo que ponía el 0-1. Tercer partido consecutivo que le hacen gol al Real Madrid al primer minuto de juego. Algo que tendrán que corregir con más concentración. Porque comenzar con un gol en contra a las primeras de cambio es un riesgo que le puede costar muy caro. Si en lugar de ser la Real Sociedad, hubiese sido otro rival de más enjundia, otro gallo hubiese cantado. El Real Madrid no se puede permitir esos lujos. James, que se movió con mucha habilidad en una buena primera parte, rápidamente, a los dos minutos estableció el empate. Y ahí se acabó la aventura de la Real en el Bernabéu, y más después de la lesión de Vela que se tuvo que retirar lesionado al cuarto de hora con problemas de rodilla. La Real que comenzó tuteando al Madrid, terminó bajando los brazos y entregando la cuchara a los blancos, que se empezaron a gustar y ofrecieron un buen partido, el mejor hasta ahora del 2015. Fue el partido del genio y del mago. El genio no es otro que Benzema, su partido se puede calificar de fantástico. El mago fue Isco, que era quien marcaba el tempo del encuentro, con sus fintas, sus pausas y sus pases. El francés sacó su libreto e impartió calidad por doquier. Su segundo gol, que era el 4-1, es una obra de arte en su evolución, la dejada de Isco, y en la posterior ejecución posterior de Benzema. Sencillamente fue un tanto para enmarcar. El genio, Benzema; y el mago, Isco,fueron los dos buques insignias que guiaron al Real Madrid a un triunfo convincente y satisfactorio. Quien estuvo fuera de foco durante todo el primer tiempo fue Gareth Bale, a quien no se porque razones el club parece querer promocionar cuando está ausente Cristiano. El galés no encontró su sitio porque por la banda izquierda ya estaban Marcelo e Isco. Incluso falló una ocasión clarísima por falta de entendimiento con James, que el Bernabéu no le perdonó. No se que tendrá la afición del Madrid con el galés, pero no termina de aceptarlo cuando se trata de un jugador extraordinario. No estuvo en el primer periodo, pero en la segunda parte, se dejó ver con dos grandes jugadas: la primera en el primer gol de Benzema a quien asistió como mandan los cánones de un extremo de verdad; y en la segunda, con un tacón antológico de esos que te dejan sentado. Falló dos goles cantados pero estuvo muy participativo. Algunos se empeñan en quitarle méritos a Bale, pero estamos ante un jugador que va a marcar una época en el Real Madrid. Lo que necesita es dar un puñetazo en la mesa y decir: “aquí estoy yo” para que veamos al auténtico Gareth Bale. Era el primer partido sin Cristiano, y la verdad que nadie lo echó en falta. La ausencia de la estrella madridista posibilitó que se cambiase el sistema de juego. Del 4-3-3, se pasó al 4-4-2. Consecuencia, con un centrocampista más el Real Madrid es más fiable, se asocia mucho mejor, se ayudan más dejando para los de arriba la mejor interpretación. Cuando juega Cristiano, el Madrid es más directo y vertical; cuando falta el portugués o Bale, la otra estrella, el juego es más pausado y más asociativo. No es ni mejor, ni peor sino distinto. No es cuestión de dudar de Cristiano-Dios me libre-, es una cuestión de elección y el Real Madrid tiene la gran suerte de poder elegir lo que más le conviene. En esta ocasión el Real Madrid se movió al ritmo que impuso Isco que con su eterno baile mira y busca siempre a los compañeros mediante paredes o esos pases interiores que tanto daño hacen al rival. Junto al malagueño, se citó Benzema que en eso de la asociación no tiene parangón. Le encanta eso de buscar huecos y salidas para sus compañeros. El francés se sintió como pez en el agua y de alguna forma hizo de Cristiano Ronaldo,marcando dos de los cuatro goles de su equipo. Illarramendí, volvió al equipo titular mucho tiempo después, pero sigue en estado vegetativo. Comenzó mal para terminar un poquito mejor. Una pena lo de este chico que cuando jugaba en la Real Sociedad parecía un lobo dispuesto a comerse el mundo y que en el Real Madrid se ha convertido en un cordero asustado... En resumen, que el Real Madrid en su semana grande, comenzó haciendo el mejor partido en lo que va de año. El miércoles, también en el Bernabéu, le espera el Sevilla en ese partido aplazado por el Mundialito de Clubes del pasado diciembre. Y luego, el sábado día 7, de nuevo derbi contra el Atlético de Madrid en el Calderón, pero esta vez con la liga en juego. Esta semana, es sin duda clave para el equipo de Ancelotti. Si sale indemne, habrá dado un paso de gigante para conseguir el título de liga.


¿ESTÁ EN CRISIS EL REAL MADRID?

El Real Madrid que terminó el año de forma brillante, siendo la envidia de todos sus rivales por su forma de jugar y de dominar los partidos, ha comenzado el año 2015 falto de energía y sin nada que ver con lo que vimos en los últimos meses del 2014. En el nuevo año ya suma dos derrotas consecutivas: el domingo frente al Valencia; y frente al Atlético de Madrid en la ida de la copa.  Con 2-0 en el marcador, consigue un gran resultado para la vuelta. Yo diría que es definitivo porque hacerle tres goles a los de Simeone en el Bernabéu y sin que que ellos te hagan ninguno, es misión  casi imposible. Y más teniendo en cuenta  con la garra y la casta con la que defiende el Atlétco de Madrid; y la poca artillería  y fuego que está exhibiendo el Madrid en este inicio de año. Puede que resulte exagerado decir que está  en crisis, pero si que ha entrado en una especie de bache que puede ser preocupante teniendo en cuenta lo que le espera en esta cuesta de enero. Dicen, y es verdad, que el exceso de elogio debilita y esto es lo que le debe estar pasando al Real Madrid que ha recibido tantos y en muchas ocasiones exagerados que ha llegado a creerse que era invencible. El Valencia y el Atlético, le han dado un meneo a esos que se creían que ya lo tenían todo ganado, devolviendo a los blancos a la realidad. En el fútbol como en la vida misma, la humildad es mejor que la soberbia. Y algunos de Chamartin habían traspasado la raya de la realidad. La vacaciones de Navidad se les ha indigestado a los blancos que han perdido la magia y algo más... El  Atlético  le tiene tomada la medida al  equipo de Ancelotti, quién pierde el oremus  cuando enfrente tiene a Simeone  que de nuevo le ganó en el terreno táctico. Salvo en la final de la Champions, el Madrid no sabe como ganarle a su vecino que ha encontrado la pócima para imponerse a su rival capitalino. El partido de copa entre Atlético y Real Madrid correspondiente a los octavos de final,ida, comenzó un tanto descafeinado porque en las dos alineaciones se veía a muchos suplentes. Ocho en los rojiblancos y cuatro en los blancos,uno de ellos Cristiano Ronaldo a quien Ancelotti lo quiere fresco para el final de temporada. Todo parecía indicar que los dos técnicos querían tirar la copa, más aun Simeone con tanto cambio en la alineación que si contó con  el  hijo pródigo, Fernando Torres, que a decir verdad poco o nada hizo El encuentro comenzó dominando y teniendo la pelota el Real Madrid que cambió su sistema:  Del 4-3-3 que suele utilizar Ancelotti, pasó a un 4-4-2. Quiso reforzar el centro del campo donde el Atleti siempre se hace fuerte, alineando a Kroos, Khedira, Isco y James .  De poco sirvió porque si esos centrocampistas no pelean como el colombiano pues todo se va al traste.  El Atlético no quería el balón, está más cómodo esperando a su rival, es la estrategia de Simeone que a punto estuvo de irse al traste si Sergio Ramos en el primer minuto de juego hubiese marcado en un tremendo cabezazo que paró de forma increíble el guardameta Oblak, quien cogió confianza para todo el partido. El Madrid asumió con naturalidad la custodia del balón, al que  movió tal vez con excesiva calma. Tenía la posesión y el dominio pero ¿para qué? Para casi nada, porque apenas creó ocasiones  al llegar con poca fe a los dominios rojiblancos. El Atlético con su forma de jugar termina domando a su rival. Y así  fue como acabó con la resistencia  del Real Madrid, equipo que ha perdido frescura y consistencia. Le faltó más verticalidad, más explosión y fuerza. Algo que ha repetido en las dos últimas derrotas. Con el gol del penalti absurdo de Sergio Ramos Raúl García, penalti indiscutible del central madridista que es buenísimo pero a veces como diría un castizo: “se le va la olla”  comenzó el declive del Madrid y el crecimiento atlético, que culminó con el gol de Giménez, quien como Otamendi,  se impuso en el salto a Sergio Ramos. De nuevo, el Atlético le volvió a ganar al Real Madrid a balón parado. Y,ya van una cuantas veces.... La verdad que no hubo mucho fútbol en el Manzanares. Creo  sinceramente que el Atlético se lleva demasiado premio por lo que hizo. El Real Madrid, tuvo sus opciones y mereció llevarse mejor resultado para la vuelta. Pero el fútbol tiene estos caprichos, no siempre gana el que mejor juega si no el que sabe manejar mejor sus armas. Y en eso, el Atlético fue mejor. Pero que coste fue un partido feo y tosco por parte de los dos equipos. Ni Cristiano que salió a la hora del partido logró reactivar a los suyos  que estuvieron poco profundos y demasiado contemplativos. Benzema sigue en baja, al igual que James. Arbeloa, lo siento ya no está para jugar de titular. Y a Bale, un magnifico jugador, lo están estropeando con cambiarle de posición. Para una vez que no juega Cristiano de titular y que podía jugar por la izquierda, su verdadero sitio, va Ancelotti y lo pone de delantero centro. ¡Increíble! Así es imposible que pueda rendir Sea como fuere, el caso es que el Madrid  ha perdido ese fútbol  atractivo y arrollador que tanto gustó en el último tramo del año pasado. Ha perdido identidad,energía y hasta fe. No se si será bache o es que ha entrado en crisis. Pero no es el mismo que entusiasmo no hace mucho.. Ancelotti dice  que no hay crisis, que aun quedan 90 minutos por jugarse.Es verdad, pero teniendo en cuenta la gran capacidad defensiva del Atlético y tal y como está el Real Madrid, sería toda una hazaña que eliminase a los de Simeone. De momento el Atlético da primero y tiene los cuartos de final en sus manos.cuartos en sus manos.


FALTA PONER EL LAZO

Suma y sigue, el Real Madrid  continúa en estado de gracia. En el partido adelantado correspondiente la jornada de liga número 15,  volvió a ganar (1-4), esta vez  al Almería a pesar  de las dificultades que le puso el cuadro andaluz y de no ofrecer su mejor versión. Pero aun sin brillantez, le fue suficiente para imponerse y  dejar los deberes hechos antes de irse al Mundialito de clubes que comienza el próximo martes, en Marruecos.  De esta forma, el Real Madrid  consigue su vigésimo triunfo de forma consecutiva. Se dice muy pronto, pero es complicado llegar a los 20 partidos sin conocer la derrota. Además lo hizo goleando y volvió a dar la sensación que puede prorrogar aún más   esa magnifica racha de triunfos.    El Madrid con goles de Isco (golazo), Bale y doblete de Cristiano Ronaldo, venció con contundencia a un Almería que fue un rival muy digno al ofrecer gran resistencia durante las tres cuartas parte del encuentro. Pero esa  fortaleza se acabó en el momento en el que Iker Casillas le paró el penalti a Veza con 1-2 en el marcador. Fue la jugada clave del partido y ahí vimos al mejor Casillas. Ese penalti de Marcelo a Edgar –claro a todas luces-, fue a la hora del partido cuando más estaba sufriendo el Madrid. Casillas salvó un empate de incertidumbre, que podría haberle acarreado muchos problemas a un dubitativo equipo blanco    El portero blanco recuperó protagonismo –falta le hacia-, mucho tiempo después de pasarlo canutas por diversas circunstancias y por   dimes y diretes. Con la parada de la pena máxima salvó a su equipo de un partido muy complicado. No solo protegió el marcador sino que hundió al Almería y dio alas a los suyos en un encuentro muy áspero que al Madrid le costó dominar ante el despliegue físico y la presión a la que le sometió el equipo andaluz.    Es tal la inercia ganadora de este Real Madrid, que sin brillar y sin realizar su mejor juego es capaz de golear y embrujar a su belicosa rival. El equipo de Ancelotti, no jugó con la fluidez de otras ocasiones, pero con su clase y con el talento de sus individualidades resolvió la ecuación: Isco se inventó una genialidad de las suyas, abriendo la cuenta; Bale  nos recordó que es un magnifico rematador de cabeza; y como no, Cristiano fiel a su cita, se marcó un doblete (ya suma 25 goles en 15 partidos de liga, casi nada). Es una bestia de jugador.    El portugués a pesar de sus dos goles no fue el mejor. Los mejores del Real Madrid fueron sus dos laterales: Carvajal y Marcelo, dos auténticos puñales que destrozaron a la defensa almeriense. Por ahí se empezó a fraguar el triunfo madridista que en esta ocasión no contó con la mejor versión de Benzema. En cambio, Bale nos recordó al de la temporada pasada por su fuerza y velocidad. Illarramendi  tuvo  escaso protagonismo y a Kroos se le vió cansado, todo lo contrario que Pepe, que está pletórico.    No fue el mejor Real Madrid de la temporada, pero jugó lo suficiente para imponerse a un audaz Almería que  demostró  ser mejor que su clasificación  Lo del equipo de Ancelotti es otro cantar, es,  el estado de gracia permanente que le dura ya 20 partidos. Es, la fuerza de la costumbre al éxito lo que empuja a este equipo blanco que va camino de lograr el récord Guinness de triunfos consecutivos, que está en 24. No duden, que lo puede conseguir. Ahora se abre un paréntesis liguero para el líder de la liga. El Mundialito de clubes  espera a los blancos para que pongan el lazo a un año de ensueño.  


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013