Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Sin categoría

MODRIC LES DIO LA VIDA

     A este Real Madrid no hay quien lo entienda. De la exuberancia que muestra en casa pasa a la escasez cuando juega fuera. No da la sensación de ser un equipo fiable. No lo fue hace uno días cuando empató en casa del Betis y no lo ha sido frente al Granada, a pesar de llevarse una victoria (1-2) cuando el partido ya languidecía. Modric, de un tremendo disparó que entró por la escuadra derecha del buen guardameta Andrés Fernández, salvó los muebles de su equipo que pasó con más pena que gloria por los Carmenes.   Ante el Granada, el Madrid jugó como si el “efecto Zidane” ya fuese historia. Volvió a las andadas y mostró su peor versión, esa que ofrecieron con Rafa Benítez cuando jugaban sin alma y se dejaban llevar sin poner lo que hay que poner...    En Granada, me vino a la memoria aquel triste Real Madrid de los últimos días de Benítez: soso,sin mordiente, sin intensidad y sin equilibrio entre líneas. Con Isco y James, en el lado oscuro, sin ayudar a nadie, jugando de espaldas y perdiendo balones por doquier, sobre todo Isco que hizo un mal partido.     Pero para partido lamentable, el de Cristiano Ronaldo, que salió a pasearse por la bella ciudad granadina. Apenas hubo noticias de él. Mucha chicha cuando está en el Bernabéu, pero poco está ofreciendo en los desplazamientos. No es ni la sombra de lo que fue. Y eso que dice que está en un buen momento. Menos enseñar músculo y más jugar....    La defensa tampoco estuvo a buen nivel. Los dos laterales Carvajal y Marcelo, atacaron más que defendieron dejando muchos huecos que dejaban vendidos a los dos centrales Ramos y Varane, que tuvieron muchos problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás por la enorme presión que ejerció un valiente Granada, que no mereció la derrota. El reparto de puntos tal vez hubiese sido lo más justo. Si el equipo nazarí no se llevó el triunfo fue porque delante le falta un hombre gol y porque en la retaguardia ofrecen muchas lagunas.      Modric, fue la única luz madridista que se vio en Los Carmenes y el croata tuvo que ser quien sacase a su equipo del tremendo colapso que sufrió en tierras granadinas, y de paso sacar de un lío a Zinedine Zidane, que desde la banda veía como se le iba la liga. Modric, dio vida al Madrid y evitó un buen disgusto a su técnico, que aunque se llame Zidane, la verdad sea dicha no hizo un buen planteamiento táctico del partido.        Benzema, bien en el primer tiempo y mal en el segundo periodo, de nuevo volvió abrir el marcador, y ya lleva seis partidos consecutivos marcando. Ya suma 19 goles en la liga.    Por el Granada marcó El-Arabi el tanto del empate que ya parecía el resultado definitivo, pero luego apareció la gigantesca figura de Modric, quien en el minuto 85 resucitó al que ya parecía muerto, el Real Madrid, evitando una catástrofe para los blancos, que vistieron de negro.     Por cierto que un chaval del Granada, Peñaranda de apenas 18 años, me dejó asombrado por su desparpajo y buen juego. Este venezolano trajo en jaque a toda la defensa del Real Madrid, especialmente a los laterales. Promete y mucho este jugador.     Y volviendo al Madrid, tengo que decir que jugando con esta irregularidad , con Zidane o sin él, este Madrid no va a ninguna parte. Dada su situación en la liga, tiene que jugar sus partidos como si de finales se tratase. Algo que no hicieron frente al Granada, a donde jugaron con demasiada parsimonia y lentitud. No parecía que se jugasen la liga, viendo la pachorra de algunos, como Cristiano Ronaldo, que fue un espectro perdido. Si quiere pelearle la liga al Barcelona y Atlético de Madrid, primero y segundo, respectivamente, no puede jugar con tan poco ímpetu como lo hace cuando viaja lejos del Bernabéu.      En Sevilla, contra el Betis, se dejó dos puntos y en Granada a punto estuvo de tirar la liga definitivamente. Si con dos rivales menores ha tenido problemas, cuando visite a esos grandes rivales que aparecerán muy pronto en el horizonte, que pasará?.     Como diría aquel:” Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio”. Creo que Zidane es un parche que va a dar oxígeno momentáneamente al equipo blanco, pero que a la larga volverán los viejos vicios. Ojalá me equivoque, pero así lo presiento. Este Real Madrid está mal parido, con unos jugadores muy consentidos, con un presidente más pendiente de los resultados económicos que de los deportivos y con una mala preparación desde los orígenes de la pretemporada. No hay mi orden ni disciplina y así no se llega a ninguna parte. Como diría un cazador: “No me gusta como caza la perrita”.  Al menos,de momento y gracias a Modric, el Madrid rema en la liga pero sin margen de error. No sé si los jugadores son conscientes de ello, pero si quieren tener opciones en esta liga no pueden perder ni un solo punto de aquí al final. Para ello es necesario que el mismo fulgor que exponen en el Bernabéu, donde hasta ahora han arrollado a sus rivales con goleadas espectaculares, lo muestran en sus desplazamientos donde se está comportando como un equipo vulgar.


El R. MADRID SE DIVIERTE EN CASA

     El Bernabéu ha recobrado la felicidad ante el vendaval futbolístico que está ofreciendo el Real Madrid de Zinedine Zidane. En casa, están gozando todos, sobre todo los jugadores blancos que de buenas a primeras vuelven a exhibir esas virtudes que por un tiempo estaban en el olvido. Si ante Deportivo y Sporting, golearon con exuberancia –cinco goles a cada equipo-; ante el Espanyol no solo volvieron a golear (6-0) sino que ofrecieron 20 minutos de autentico lujo. A los quince minutos ya ganaban por 3-0 con goles de Benzema, Cristiano de penalti, y James, ofreciendo un juego de alta escuela que hizo las delicias de una afición más entregada que nunca ante los nuevos brios de sus jugadores que, curiosamente, son los mismos que hace un mes. Llegado el descanso, el Madrid ya ganaba por 4-0 con un último gran tanto de Cristiano Ronaldo que despertó de su largo letargo, recordándonos el de tiempos pasados. El segundo periodo, con esa clara ventaja de cuatro goles ya en el zurrón del Madrid, fue un mero trámite al que solo le dieron lustre los subalternos como Jesé que animó el segundo periodo que se presumía anodino y que terminó siendo entretenido con la entrada también de Casemiro y Lucas Vázquez en sustitución de Benzema, Modric y Kroos, respectivamente. Cristiano, a pase magnífico de Jesé, volvió a ver puerta y marcó su tercer gol a un Espanyol al que ha marcado ocho goles en los dos partidos de liga. Un equipo, el catalán, muy desfigurado y blando que dio excesivas facilidades. Tal vez sus importantes bajas como las de Caicedo, Víctor Álvarez y la de los dos cedidos por el Madrid, Burgui y Marcos Asensio, determinaron el pobre rendimiento de este Espanyol que en los últimos ocho partidos solo ha conseguido sumar dos puntos.   No obstante, y me van a permitir, que una vez alabado el buen juego que en el Bernabéu está desplegando este Madrid de Zidane, hay que atemperar los elogios. No hay que echar las campanas al vuelo porque estas exhibiciones de juego y goles han llegado, con todos mis respetos, ante rivales de poca enjundia : Deportivo, Sporting y Espanyol, que por cierto fue una caricatura de equipo. En nada se pareció a ese Espanyol tan intenso que vimos frente al Barcelona, en Cornella ,que le sacó un valioso empate a cero. Dicho esto, para que el triunfalismo no aflore en demasía, si he de decir que a pesar de la fragilidad de los oponentes que hasta ahora ha tenido el equipo de Zidane, hay que resaltar que con el nuevo técnico, los jugadores han recuperado la actitud, la intensidad y, sobre todo la alegría. Y se les nota en la cara. Con Zidane, han recobrado el buen gusto con el trato del balón. Los centrocampistas vuelven a tener más protagonismo, sobre todo Modric a quien acompaña como fiel escudero, Kroos, recuperado para la causa y secundados ambos por Isco, que vuelve a lucir y James, que parece redimido. Los laterales abren más el campo y son dos jugadores más en vanguardia. En definitiva, hay más movimiento de balón y más velocidad, más actitud y más ganas en todos los aspectos. Las posiciones de los jugadores en el campo poco han cambiado. Por lo que es difícil creer que Rafa Benítez no les dijese que no jugasen con la misma velocidad que como lo están haciendo con Zidane. Lo que ocurre es que no creían en Benítez y ahora si creen a pies juntillas en Zizou. Está visto que los jugadores de fútbol son un poco” cabroncetes”, cuando un entrenador no les gusta, ya saben, carretera y manta. Sea como fuere, el caso es que los jugadores del Real Madrid han recobrado la alegría y su afición, también. Ahora, y más después de este 6-0 al Espanyol , todo van a ser juegos florales muy bien adornados con grandes titulares que en muchos casos no dejarán ver el bosque. Esta mejoría del Real Madrid en todos los sentidos, tendrá que confirmarla cuando se empine la cuesta, es decir cuando lleguen los rivales de dientes afilados, esos que todos sabemos. Mientras tanto, humildad y nada de echar las campanas al vuelo.  


PRIMER REVÉS DEL MADRID DE ZIDANE

Tras dos sonadas goleadas en el Bernabéu, la dura realidad volvió al Real Madrid de Zinedine Zidane que en su primera salida ante el Real Betis, sufre el primer revés. Solo sumó un punto y dada la diferencia con el nuevo líder, el Barcelona, a cuatro puntos y un partido de menos, la liga se le pone prácticamente imposible. De ahí la gran decepción de los seguidores madridistas que ven como su gran rival se va alejando un poco más. Decepción por el resultado pero no tanto con el juego, porque seamos sinceros, si alguien mereció el triunfo fue el Real Madrid. El Betis, se lleva un punto con tan sólo un tiro a puerta y eso si, por el mucho ardor e intensidad que le puso junto al ánimo omnipresente de su sufrida afición. Eso, más el golazo de Cejudo a los ocho minutos y la gran actuación de su guardameta, Adán que salvó dos puntos para su equipo.. El Betis solo dominó al Madrid en los primeros trece minutos. Fue marcar y cerrar filas a base de mucho coraje y de casi ser un volcán emocional que en el caso de algunos jugadores como Petros, se pasaron de la raya. El Madrid, a pesar de ese tanto no se amilanó y supo reaccionar pero le faltó ese algo que se le exige a los llamados equipos grandes. Le faltó la presencia de su estrella, Cristiano Ronaldo, que tuvo una ocasión inmejorable para empatar tras pase de Benzema. Esa igualada no llegó por la torpeza del portugués que cada vez ofrece más dudas en su rendimiento y que volvió hacer un mal partido. Sigue haciendo la guerra por su cuenta, es constante en su egoísmo y está fuera de onda.¿Para cuando el banquillo? Junto a Cristiano, James continua en el lado oscuro. Su primer tiempo fue infumable, mejoró algo en en el segundo periodo pero finalmente tuvo que ser sustituido. Se le sigue esperando, pero si con Benítez se ganó a pulso la suplencia, con Zidane va por el mismo camino, si no espabila. Se echo mucho de menos a Bale. El Madrid no me disgustó, y mereció el triunfo a pesar de que el gol de Benzema vino precedido de un claro fuera de juego de James, que fue quien finalmente le dio el pase de gol al francés. Aunque antes también hubo dos claros penaltis en el área del Betis que el colegiado Martinez Munuera pasó por alto. Si meridiano fue el agarrón de Molinero a Cristiano, clamoroso fue el pisotón de Kadir a Benzema que el colegiado muy cerca y que tuvo que ver, no quiso pitar. También pudo señalar otra pena máxima en el área del Madrid, cuando el encuentro languidecía por pisotón de Varane a Cdballos. En una palabra, que el árbitro estuvo desastroso. La idea que tiene Zidane para su Madrid, es la que se le supone a un equipo de la talla del madridista. El dominio y el buen trato con el balón no se discute. Nada de pelotazos y siempre debe prevalecer el talento natural de los jugadores sobre todo lo demás. Es un estilo más refinado que el de Benítez, donde los jugadores se sienten más a gusto, sobre todo Kroos y Modric. El croata fue el mejor del partido. Fue una delicia verle repartir juego, cortar balones del contrario y ser el compás de su equipo. Modric, estuvo inmenso. Todo lo contrario que Marcelo, que jugó de forma muy atolondrada. Hay veces, que no piensa las jugada. Nunca centró bien y le faltó precisión. La misma que a todo su equipo que le faltó esa precisión y pegada de la que otras veces ha hecho gala. El único reproche que le hago a Zidane es que se inclinase por Danilo en detrimento de Carvajal como lateral titular. Cuando en el segundo periodo sustituyó al brasileño por el canterano, la diferencia fue abismal. El equipo fue más profundo e incisivo. No hay color entre uno y otro. Y tal vez debió introducir los cambios antes... Esperemos, y lo deseo de veras, que Zinedine Zidane, que ilusiona al madridismo, no juegue solo con los cromos. Es decir, que juegue con los que más cobran siguiendo las pautas de su presidente Florentino Pérez, que llegó a decirle y reprocharle a Benítez cuando dejó en el banquillo a James: “Tú sabes cuantas camisetas vende James”? Así se mueve este personaje que está haciendo del Madrid más una empresa que un equipo de fútbol. De esta forma es difícil que el equipo blanco resurja de sus cenizas... Pues que cuide a Zidane, porque es la última bala que le queda. El caso es que el Real Madrid que decepciono por el resultado pero no por el juego, perdió un poco más de vista la Liga. En la jornada en la que pinchó el Atlético, y con el duelo entre colchoneros y azulgranas a una semana, el equipo de Zidane tuvo mejor propósito que resultado. No le faltaron ocasiones durante todo el partido, especialmente en el segundo periodo, donde puso cerco a la portería de Adán, pero su ex portero fue infranqueable. Adán salvó a su equipo de una derrota, con una parada imposible a un remate de rabona perfectamente ejecutada de Benzema, cuando el resultado era ya de empate a uno. A este Real Madrid, con Zidane o sin él, le sigue faltando algo. Ese algo más que por ejemplo tiene el Barcelona que jugando mal ganó al Málaga sin merecerlo. A eso se le llama la rutina del triunfo. Algo que le falta al actual Madrid que a la primera salida se estrelló. La liga, ya es una utopia para los blancos. De momento, todo han sido halagos  para Zidane.. Lo del empate a 1 con el Betis es un aviso. La verdadera révalida vendrá en Europa y despues cuando se enfente al Atlético de Madrid y el Barcelona.


EL MADRID DE ZIDANE RECUPERA LA PAZ Y LA ILUSIÓN

El fútbol dicen que es un estado de animo y el del Real Madrid ahora está por las nubes. Ha sido marcharse Benítez y los jugadores blancos se sienten liberados y vuelven a sonreír. No solo están más alegres sino que también han recuperado la inspiración y el buen gusto. Y cuando unos jugadores con tanta clase como los del Madrid quieren jugar al fútbol y sobre todo le ponen actitud y ganas, no hay quien les pare. La primera media hora del Real Madrid en el partido frente al Sporting de Gijón, es para enmarcarla. Fue un derroche de fútbol, puro desenfreno que dejó boquiabiertos a los sportinguistas , por cierto muy blandos y timoratos. Pero es que cualquier rival que hubiese estado enfrente ante la inspiración de los blancos en esos minutos,también hubiese salido malparado. Con la gran medía hora que hicieron los madridistas, demostraron bien a las claras que a Benítez le hicieron la cama y que hasta que no le han echado no han parado. Ahora hay actitud, intensidad y predisposición.Algo que antes no hubo. También es cierto, que a Benítez le faltó mano izquierda y ser menos “tocapelotas”. En tan solo dos partidos, aunque haya sido frente a rivales en teoría fáciles, se ha descubierto un estado de ánimo diferente y sobre todo otra alegría que ha llenado de satisfacción a toda la plantilla. Y se nota en el juego. Como ha dicho Cristiano Ronaldo: “Hay más empatía con Zidane que con Benítez, y no me preguntes por qué”. No hace falta, ya se lo he contado a ustedes en anteriores artículos: No aguantaban el sermoneo y el exceso de táctica de Rafa a quien en ningún momento tomaron en serio....Pero eso ya es historia. Fue tal el frenesí que en 18 minutos, los de Zidane ya llevaban un 4-0 inapelable con goles de Bale, quien abrió la cuenta con su ya tradicional cabezazo, Cristiano que marcó dos, y Benzema, que de media chilena rubricó una jugada de auténtico arte que tuvo como protagonistas a la BBC, que funcionó a las mil maravillas, pero que terminó tocada por las lesiones de Bale y Benzema. A destacar en el primer periodo la banda derecha del Madrid formada por Carvajal y Bale, que funcionó como un reloj suizo. Por ahí llegaron todos los goles. Carvajal le ha dado la profundidad que no tenía con Danilo, y Bale, claro está, se entiende mejor con el canterano que con el brasileño. Otra de las novedades tácticas que ha aportado Zidane es que el centro del campo juega en forma de (V) con Kroos algo más retrasado y Modric e Isco mas cerca del área y del último pase, con lo que se aporta más peligro para los rivales. Al final del primer tiempo se llegó con 5-0. Benzema de nuevo volvió a firmar un gran tanto, por obra y gracia de Isco, que se lo dejó prácticamente hecho. Lo peor de este periodo fue la lesión de Bale. De nuevo el soleo de su pierna derecha le pasa factura y todo parece indicar que tiene una pequeña rotura de fibras. Una lastima porque el galés en los últimos partidos, estaba siendo el jugador más determinante del trio atacante. Benzema, también tuvo que abandonar el encuentro en el segundo periodo, al recibir una patada fortuita de James. Fuese por la ausencia de Bale, el caso es que se acabó la verticalidad del Madrid en la segunda parte, que ya fue más anodina con un Sporting que le puso más garra y ese algo más de dureza que no tuvo en el primer periodo donde tan solo hizo una falta. De esa forma, consiguió el tanto del honor dejando el resultado final en ese 5-1. Todo lo interesante de este partido pasó en la primera parte. El segundo periodo sobró, sirvió para que el Sporting salvase en algo su imagen. Ahora tras sendas goleadas al Deportivo y Sporting, llegarán los grandes titulares de la brillantez del equipo de Zidane. Los periodistas de bufanda ya hablan del excelso juego del Rea Madrid, pero conviene ser muy cautos. A este Madrid de excelentes jugadores quiero ver yo cuando enfrente tenga a los de su talla. Quiero verlo primero, contra la Roma en el partido de ida de los octavos de final de la Champions; después ante el Atlético de Madrid en el Bernabéu; y naturalmente cuando se mida al Barcelona. Ahí, en estos grandes duelos, es donde tendrá que demostrar que el Real Madrid de Zidane vuelve a ser grande de verdad. Pero, al menos, con Zidane, el Bernabéu recupera la paz y la ilusión. Que no es poco. PD. No quiero despedir este artículo sin mencionar a un señor del fútbol que se nos ha ido, Don Manuel Velázquez, un centrocampista de los pies a la cabeza de una finura incomparable. Después de Zinedine Zidane, es el jugador más elegante que he visto jugar. Descanse en Paz.


QUEDA DECLARADO EL ESTADO DE OPTIMISMO

     Hay un dicho popular que dice: “Muerto el perro, se acabó la rabia”. Expresión que se puede aplicar a los últimos acontecimientos acaecidos en el Real Madrid con la despedida de Benítez.   Rafa no era del gusto de los caprichosos jugadores del Madrid y hasta que no le han echado no han parado. Desde el mismo momento que Benítez llegó al equipo blanco, sufrió el menosprecio de una gran parte del vestuario madridista que no lo consideraba el entrenador adecuado para dirigir sus designios y menos aún en sustitución de su adorado Ancelotti. No solo le menospreciaron sino que literalmente se cachondeaban de él en sus charlas tácticas, en sus correcciones a pie de entrenamiento. Le faltaban el respeto con risitas y dándose codazos por debajo cuando se dirigía a ellos. En ningún momento lo consideraron como entrenador del Real Madrid. Le hicieron la cama, jugaron a no jugar y forzaron a Florentino para que tomase la decisión de de echarlo. El querer es poder, y cuando no se quiere a un entrenador ya se sabe lo que pasa... Los jugadores son los que mandan y si encima su presidente les da más galones, pues sucede lo que está sucediendo en el Real Madrid: un club, con un presidente que tiene muy consentidos y malcriados a sus jugadores.   Fuera ya Benítez, se acabaron las caras largas, las tristezas, y los problemas. ¡Valientes sinvergüenzas son! Muerto el villano, llega el Rey Zidane o mejor dicho el mito Zizou, que con su sola presencia y con prácticamente un entrenamiento ha cambiado el panorama de un equipo antes hundido, por propia iniciativa, a otro que recuperó la felicidad. Con Zinedine Zidane al frente, el efecto ha sido inmediato. De buenas a primeras el equipo recuperó el ánimo, las ganas de jugar, se divirtieron e hicieron felices a sus seguidores que también se recuperaron de las viejas penurias de antaño. Curiosamente, en el primer partido que dirige Zidane, corrieron más, presionaron más y tuvieron más actitud que en todos los anteriores con Benítez. Lo que viene a demostrar que a Rafa le hicieron la cama. ¿Alguien tiene alguna duda? Un servidor, no. Con tan solo dos entrenamientos con el nuevo entrenador, no se puede cambiar demasiado en el juego y mucho menos en los mecanismos del mismo. Es evidente que con Benítez el ambiente estaba viciado y que era insostenible, más por culpa de los jugadores y de un buen sector de la prensa que tampoco comulgaba con el ya ex técnico madridista, que del propio Rafa, que tampoco se recicló y que no se enteró o no quiso enterarse de la la conspiración contra él. Su frialdad, falta de comunicación y su poco tacto le han costado el puesto. Lo demás ya lo saben ustedes.. Se fueron las grises nubes. Benítez ya es el pasado. Con Zidane, ha vuelto el sol, la luz y la claridad. De un mal ambiente se ha pasado a un reto esperanzador. Del clima de guerrillas en las gradas con bronca para todos, se ha pasado a la comunión de una afición que abre una nueva ventana al optimismo. El Bernabéu se vistió de gala para el regreso de Zinedine Zidane. De las ataduras que decían que tenían con Benítez, se ha pasado a la liberación que ahora los jugadores tienen con Zidane. Y así lo demostraron en el partido frente un digno Deportivo, que a pesar de su buen gusto por el juego, golearon por 5-0 con dos tantos de Benzema, y tres de Bale. En el debut de Zidane como entrenador, vimos a un Real Madrid más dinámico, con un juego más legre y sobre todo con mas actitud. Fue un conjunto más paciente con el balón que presionó con más intensidad que antes y que combinó mucho más. Los tres delanteros, la BBC, se implicaron más en las labores defensivas, sobre todo Bale. Vimos a Krooos mucho más activo, más intervencionista y más metido en el partido: Modric estuvo en su linea regular de siempre. Isco, que era una de las novedades en la alineación de Zidane, en detrimento de James, estuvo desdibujado. Bale, fue de nuevo el mejor del encuentro, demostrando que hoy por hoy es el hombre franquicia en la delantera madridista. Marcó tres goles, dos de ellos de espléndidos cabezazos. De los once goles que lleva marcados en la liga, seis los ha conseguido de cabeza. El galés está pasando por uno de sus mejores momentos desde que está en el Madrid. Benzema, a pesar de sus dos goles, porque pasaba por ahí, no tuvo su mejor partido. Al igual que Cristiano Ronaldo, muy impreciso en el remate a la vez que muy ofuscado por sus continuos fallos. Por cierto a cada gol de Bale, Cristiano respondía con una mueca de contrariedad. El egoísmo y egocentrismo del portugués ya está rayando en unos limites fuera de la razón. Ronaldo ya suena a pasado y Bale a futuro. Otras de las novedades en la primera alineación de Zidane, fue la presencia en el lateral derecho de Carvajal, que no defraudó en absoluto. Fue profundo y como siempre trabajó a destajo. Los laterales con Zizou suben más y van a tener más protagonismo que con Benítez. El Madrid hizo un buen partido ante un Deportivo que le tuteó en los primeros 10 minutos para después evaporarse ante la pegada y la calidad de los jugadores blancos que hicieron un ejercicio coral con el objetivo de vencer convenciendo. Algo que lograron. Por supuesto, este partido despertará gran entusiasmo como es lógico tras el ambiente de cisma vivido en las últimas semanas. Como ha dicho Modric:”lo siento por Benítez, el cambio ha sentado bien”. ¿Qué les parece? Se entiende y se comprende que los mismos que pitaban porque no les gustaba lo que estaban viendo, ahora sientan gran ilusión ante este nuevo panorama lleno de optimismo. Ahora los jugadores están contentos con su nuevo entrenador; la afición aprecia lo que hacen, porque el que manda gusta a todos y hasta muchos lo tienen como ídolo. Un partido no es suficiente para sacar grandes conclusiones; puede ser el inicio de un renacer del Madrid o puede ser un espejismo. Lo evidente, es que con Zidane al frente se ha instalado el optimismo y la ilusión. Con Zidane, ha regresado la alegría, los jugadores están en la misma onda, han cambiado el semblante, han soltado las piernas y son mucho más solidarios que antes. Ahora lo que hace falta es que el mismo espíritu se mantenga, que no sea flor de un día. De momento, queda declarado el estado de optimismo en el Real Madrid


LOS JUGADORES DEL MADRID ECHAN A BENÍTEZ

   Los jugadores del Real Madrid se han salido con la suya: Benítez ya no es entrenador del equipo blanco. La junta directiva, o mejor dicho Florentino Pérez reunido con sus amigotes han decidido hacer caso al vestuario y despedir a Benítez que solo ha estado siete meses en el cargo. Lo destituye 17 días después de hacer una gran campaña a favor del que era el técnico madridista y que dijese que solo Benítez era la solución. Son las cosas de un presidente del Madrid que ha perdido no solo el rumbo sino el oremus.   Zinedine Zidane, es el nuevo entrenador madridista y estará ayudado por el ex-jugador Santiago Solari que estaba trabajando en las categorías inferiores del club. Como todo lo que sucede en el Madrid , la decisión fue presidencialista secundada por una junta directiva convocada con la decisión ya tomada que lo fue más que nada por aquello del protocolo. Florentino ha elegido como entrenador a su jugador favorito al que más ha apreciado y al que considera su fetiche. Tanta fe tiene en Zidane, que no ha dudado de su triunfo diciendo: “Estoy orgulloso, para ti Zidane la palabra imposible no existe”. Y acto seguido, como si nada, despidió rápidamente a Benítez. En la crónica del partido entre el Valencia-Real Madrid, donde los blancos, contrariamente a lo que hicieron en otros encuentros como contra el Villarreal y el Barcelona, no bajaron los brazos y hasta le echaron coraje cuando jugaron en inferioridad numérica, terminaba diciendo que no obstante, conociendo como conozco a Florentino Pérez, a pesar de que la imagen en Mestalla no había sido mala, no le garantizaba la continuidad a Rafa Benítez porque seguía sin tener el crédito y la confianza de la directiva y sobre todo de un vestuario donde los pesos pesados, caso de Cristiano, Sergio Ramos, Isco, James y alguno más, ni si quiera le hablaban. Al presidente no le gustó la suplencia del velocista James, así como que tuviese en el olvido a Isco. Terminaba diciendo que los acontecimientos se podían precipitar... ...Y se precipitaron en una tarde de idas y venidas en el Santiago Bernabéu. En cuanto se convocó la junta directiva, Benítez ya estaba despedido. De una forma poco elegante, Florentino Pérez destituye a su décimo entrenador en 12 temporadas. Diría que más que poco elegante, la rueda de prensa fue vergonzosa. El presidente tardó 10 segundos en despachar a Rafa Benítez, y encima con una hipocresía enorme ha intentado decir que “yo no quería, pero.... Lamentable falta de respeto a un entrenador que ha tenido que lidiar con demasiados intereses no solo del propio equipo, sino también de algunos medios de comunicación que nada más llegar, ya le pusieron la cruz; y con un vestuario lleno de niñatos malcriados. Florentino Perez, no ha aprendido la lección. En el 2006, como recordarán, se tuvo que ir porque como dijo había malcriado a sus jugadores y el club se le fue de las manos. Pues bien, vuelve a tropezar en la misma piedra. Ha vuelto a darle el mando a unos jugadores que son los que han echado a Benítez con su poca actitud, entrega, falta de espíritu, coraje y todo lo que quieran añadir de falta de atributos. No solo no se han comportado con la profesionalidad debida, sino que han medrado en todo momento y en cada declaración que hacían. El ejemplo más palpable la tienen en las últimas declaraciones de Sergio Ramos, el abanderado junto a Cristiano y James en la rebelión que ha acabado con Benítez como entrenador del Real Madrid. Puede que la situación en el equipo ya fuera insostenible por lo malos resultados de los últimos partidos, y que había que tomar una decisión, pero darle el poder a los jugadores es casi condenarse en los infiernos y un riesgo difícil de asumir, que le puede costar muy caro a Florentino Pérez. Al presidente ya no le quedan recursos ni conejos en la chistera. Si fracasa el nuevo proyecto de Zidane, no tendrá más remedio que irse del club. Estoy por asegurar que la salida del presidente sería la solución para los males que atenazan en estos tiempos al Real Madrid, un equipo que va a la deriva y sin un timón donde agarrarse. Florentino Pérez ha perdido el norte, va dando tumbos, no sabe a donde va y está llevando al equipo, al fracaso. La imagen del Real Madrid, otrora inmaculada y que era un club envidiado, está ahora por los suelos y produce risas. ¡ojalá! Todo le salga bien al bueno de Zidane, pero como las cosas se tuerzan, que se vaya preparando el presidente. El grito de ¡Fuera Florentino! sería constante. Fuera ya Benítez, los jugadores ahora ya no tienen excusas para devolver al Madrid al sitio que le corresponde. . Ya verán como ahora se van a vaciar para conseguir los triunfos que le han negado a Benítez, al que consideraban un técnico caduco, antiguo y a los que aburría con su trabajo táctico, sus charlas y correcciones en los entrenamientos.¡¡ Manda huevos!! En la tarde cuchillos largos, ha habido más de un mensaje entre los jugadores con este texto: “joder, nos ha costado pero lo hemos conseguido”. Le deseo toda la suerte del mundo a Zidane, el jugador que después de Maradona, , más he admirado. Era la elegancia hecha futbolista, parecía que jugaba con el frac puesto. A favor, tiene el enorme respeto y admiración que levanta en toda la plantilla, especialmente de Cristiano Ronaldo y James. En contra, el escaso curriculum que tiene como entrenador. Lleva año y medio entrenando al Castilla, equipo donde no ha triunfado. No consiguió el objetivo que era el ascenso del filial, a segunda división. Espero equivocarme, pero a Zidane, una leyenda sin experiencia, le veo demasiado verde para lidiar con un vestuario como el madridista, y mas teniendo en cuenta lo buena persona que es el francés. No es un Guardiola o Simeone que tienen una personalidad arrolladora... Ya veremos, pero tengo serias dudas que este proyecto funcione. Creo que llega antes de tiempo. Eso si, con Zidane los jugadores volverán a sonreír y seguramente volverán a divertirse jugando al fútbol. En definitiva, son ellos los que tienen la última palabra.     .  


BENÍTEZ SIGUE EN EL CADALSO

       Ya llueve sobre mojado, el Real Madrid que empezó tomando Mestalla con buen juego y con un golazo de Benzema a los 16 minutos y que continuó algunos minutos más tratando de romper el partido, pasada media hora se echó a dormir y dejó que el Valencia cobrase vida. Sucedió lo mismo contra el Atlético de Madrid y Sevilla, que comenzando de maravilla terminó dormido en los laureles. Por lo que se ve no han aprendido la lección.  El empate a dos frente a un Valencia muy combativo, llega después de otra igualada del Barcelona, perdiendo otra ocasión de restar puntos respecto al conjunto azulgrana que pierde la primera posición en favor del Atlético de Madrid, que ha sido son duda alguna el equipo más beneficiado de la jornada. Pero al menos en esta ocasión los jugadores del Real Madrid no bajaron los brazos y en la segunda parte, sobre todo cuando se quedó con diez jugadores por expulsión de Kovacic en el minuto 22 del segundo periodo, sacaron el orgullo y la casta y a punto estuvieron de llevarse un partido que tuvo una gran intensidad y que fue reñido hasta el último segundo. En esta ocasión, no hay lugar para criticar el juego del Real Madrid que creo fue mejor que el Valencia en el computo general y más teniendo en cuenta que no solo jugó con diez jugadores por la expulsión de Kovacic, sino que lo hizo con nueve por la abstención de Cristiano Ronaldo que nada aportó al partido. Volvió a estar ausente y ya van unos cuantos. A pesar de estas ausencias, el Madrid en esta ocasión le puso coraje y tuvo la actitud que se requiere para afrontar los momentos difíciles. Sacó la casta y a punto estuvo de llevarse el triunfo en un choque más que vibrante con un Valencia que se refugió demasiado en su área pero que supo responder en todo momento las arrancadas del Madrid. Los de Mestalla, también es cierto, pudieron sumar los tres puntos si Kaylor no le saca un balón a Negredo en el último minuto, cuando todo el estadio ya cantaba el gol. Acto seguido Bale tuvo la última oportunidad del partido, pero mandó el balón a las nubes. Nada se le puede reprochar al Madrid que vimos en Mestalla, si acaso, que aflojara en el último cuarto de hora del primer periodo. El Valencia, al igual que el Madrid le puso intensidad, pero no tuvo la valentía de irse a por el partido cuando estuvo en superioridad numérica El factor determinante del encuentro y que tal vez el equipo de Benítez no sumase los tres puntos fue la nefasta actuación del colegiado Sanchez Martinez que claramente perjudicó al Madrid en dos jugadas decisivas, en dos penaltis que fueron determinantes en el desarrollo del partido: Penalti de libro a Bale al borde del descanso, que seguramente hubiese significado el 0-2. Mientras el propio Bale y algún jugador más protestaba al colegiado, Andrés Gomes, una delicia de jugador, provocó el penalti de Pepe, que en esta ocasión si vio claramente el arbitro cuando no era tan claro como el que hizo Orban al galés. La segunda jugada decisiva, llegó en el segundo periodo y mas que decisiva fue determinante. Abdennour empuja a Cristiano Ronaldo en lo que parece penalti, que Sanchez Martinez no quiso ver. A continuación Kovacic, como desesperado, hizo una más que fea entrada a Cancelo y fue justamente expulsado. Si la semana pasada el Madrid contó con el favor del colegiado en el encuentro ante la Real Sociedad y de lo que tanto se habló; en esta ocasión también hay que destacar que el Madrid sufrió un gran infortunio arbitral. Los de Benítez mejoraron en Mestalla, pero no fue suficiente para meterse de lleno por el título de liga. Benzema recordó viejos laureles y su gol fue una obra de arte en la que intervinieron de forma muy activa Bale, con un perfecto taconazo, y Cristiano Ronaldo que dio un pase a lo Laudrup (engañando con la mirada). Fue lo único que hizo el portugués, porque después nada aportó. Sigue desaparecido... Bale, parece que está en plena forma y está siendo de los más destacados en los últimos partidos. Suyo fue el 1-2 de un gran cabezazo y después llegó el error de la defensa madridista, más concretamente de Sergio Ramos, que dejó desatendido a Alcacer que logró el definitivo empate a dos. El Madrid no ganó al Valencia, pierde otro tren para subirse a la liga. Con respecto al Barça sigue a dos puntos, pero con un partido más, y a cuatro del Atlético que es ahora el líder solitario. Así las cosas, y después de este empate a dos ¿Seguirá Benítez como entrenador del Real Madrid? En la próximas horas todo puede suceder, teniendo en cuenta los antecedentes de Florentino Pérez con sus entrenadores. Pero teniendo en cuenta el desarrollo del partido frente al Valencia donde pudo ganar o perder pero que dio la cara con diez jugadores, lo normal es apostar por la continuidad de Benítez que debe dejar de ser cuestionado en cada partido. No es conveniente cambiar de proyecto a mitad de temporada, y menos aún cuando no hay un recambio de garantías. No nos engañemos, Zidane, al día de hoy aún está muy verde. No obstante, conociendo como conozco a Florentino Pérez, no le garantizo la continuidad a Benítez que sigue sin tener el crédito y la confianza de la directiva y sobre todo del vestuario. Al presidente no le gustó la suplencia de James, así como que tenga en el olvido a Isco. Los acontecimientos se pueden precipitar.


BENÍTEZ SE COME LAS UVAS

   Rafa Benítez, al menos, se comerá las doce uvas como entrenador del Real Madrid a pesar de la opinión en contra de un pitoniso nocturno, que sin argumentos y simplemente como apreciación personal, dijo que el actual entrenador del Real Madrid no volvería a serlo tras las vacaciones navideñas. No solo regresó para seguir siendo el técnico madridista sino que comenzará el 2016 ejerciendo la función para la que fue fichado en el mes de junio, tras ganar el Real Madrid 3-1 a la Real Sociedad.   Todos sabemos que Rafa Benitez tiene muy difícil acabar la temporada como entrenador madridista, pero algunos ya le mataron antes de tiempo. Un poquito de ética y de profesionalidad, por favor. No juguemos con la dignidad de las personas. Ya se, que Benítez no es santo de devoción de casi nadie. Que es un entrenador que no tiene ni glamour ni carisma, que no gusta a los jugadores blancos, a gran parte de la directiva y a un buen numero de aficionados. Pero creo que merece un respeto por parte de todos, sobre todo de una buena parte de la prensa deportiva que igual que sucedió con Mourinho, fue llegar y empezar a cuestionarle. Si a esto añadimos que es un técnico que no despierta simpatías por su forma de ser y su presencia física, pues está todo dicho. Parece como si él fuese el único culpable de las muchas dudas que despierta este Real Madrid que no convence ni aun ganando. La actual prensa deportiva, que se dedica más opinar que a informar, creando estados de opinión más cercanos al amarillismo que a la realidad, le está buscando las cosquillas desde el minuto uno. Hay una ola de antipatía hacia Rafa Benítez que ha llegado hasta la afición, que le pita en cada partido que se disputa en el Bernabéu, siguiendo las pautas marcadas desde buena parte de la cada vez más desacreditada prensa deportiva. Lo más curioso y que llama la atención, es que el Real Madrid en los últimos partidos cuando juega en su estadio parece que lo hiciese fuera de casa por los pitos y abucheos que se prodigan. Y la verdad, eso ayuda poco a encontrar la paz que el equipo necesita. Benítez se está equivocando en muchas cosas; tal vez no está sabiendo manejar el vestuario, es un pesado en las cuestiones tácticas y no tiene manga ancha. Pero lo que no se puede negar es que es un técnico contrastado, muy trabajador y exigente. ¡Y ay amigo! Eso no parece que guste demasiado a los jugadores. Cuando se critica a Benítez, no oigo que hagan las mismas críticas hacia esos jugadores que por su falta de intensidad y actitud se dejaron tres puntos vitales en Villarreal; que carecieron de alma y de espíritu en la dolorosa derrota ante el Barcelona, en el Bernabéu; que jugadores como Cristiano, James, Kroos o Sergio Ramos están en el lado oscuro ofreciendo un rendimiento más que sospechoso; que el presidente en nada ayuda con su poca firmeza y en toma de decisiones. En resumen , que son muchos los culpables, y no solo el entrenador, de lo que le está sucediendo a este Real Madrid. Pero si hemos de echar a alguien la culpa, yo se la echo a los jugadores por la enorme apatía con la que están jugando. En lo que si tiene la culpa Benítez es que no se atreva a quitar a jugadores que están en un estado de forma lamentable como Kroos, una sombra de lo que fue, Sergio Ramos que está viviendo ya dos temporadas de su gol en la final de la Champions en Lisboa ; James, que está gordo y sin chispa de velocidad, pero que eso si, cuando le quita antes de terminar los partidos, le falta tiempo para quejarse; Modric, en muy baja forma y hasta Cristiano Ronaldo que ha hecho partidos infames. Escrito está hace dos meses, los pesos pesados del vestuario madridista no quieren a Benítez y hasta que no lo echen no van a parar.Poco les importa que con ello arrastren y ensucien el escudo del Madrid. Sinceramente, no encuentro otra explicación al pobre juego que el equipo blanco está desarrollando. Cómo el vestuario no haga causa común, les guste o no Benitez, llevarán al Madrid al abismo y a un nuevo fracaso. Ante la Real Sociedad, más de lo mismo. Ganó el Madrid 3-1, pero no convenció. Su juego sigue generando muchas dudas. Ganaron los blancos y Rafa Benítez gana tiempo que no crédito, porque el juego del Madrid no despega. Los madridistas ganaron por algunos destellos repentinos de juego y poco más. Bueno, también, por al arbitraje del colegiado González González, que fue como un amigo, al señalar dos penaltis más que dudosos a favor del Real Madrid. El primero, que hicieron a Benzema por leve empujón, lo falló Cristiano y en el segundo, por manos involuntarias del defensor de la Real Yuri, acertó. Fue otra victoria precaria que vienen a testimoniar las muchas dudas de este Real Madrid que tiene soliviantado a su publico que volvió a sermonear a los suyos con pitos y mucho ruido. Todos los jugadores blancos están fuera de foco, incluido el mismísimo Cristiano Ronaldo, quien al menos volvió a ser decisivo al marcar el 2-1. Bale, fue el mejor jugador madridista, y más aun cuando jugó por la izquierda. Suyo fue el pase, magistral por cierto, que sirvió para que Lucas Vázquez marcase el gol de la tranquilidad, el definitivo 3-1. El centro del campo volvió hacer aguas: Kroos, es una sombra; Modric ha perdido el compás y James, sencillamente no está. Sin centro del campo que presione, que atosigue, es difícil que el equipo rival no te cree ocasiones y llegue con facilidad al área. La Real Sociedad, muy digna ella, tomo buena nota, y dominó muchos minutos la pelota, el juego y la posesión. Le faltó profundidad, tal vez por las lesiones de su delantero centro Aguirretxe y de su jugador más clarividente, Canales, que se ha vuelto a romper. De nuevo se ha roto el cruzado de la rodilla. Mala suerte la de este chaval que creo es la tercera vez que se rompe los ligamentos. El partido entre el Real Madrid-Real Sociedad no pasará a la historia por su buen juego, pero los tres puntos de los blancos sirven para que Rafa Benítez respire un poco. Los que estaban con la guillotina preparada tendrán que guardarla, al menos hasta el domingo. El Valencia espera... De momento se comerá las uvas.


LA GRAN MENTIRA DE UNA GOLEADA

    Pocas conclusiones se pueden sacar del Real Madrid-Rayo Vallecano que finalizó con una goleada de escándalo, 10-2 favorable al equipo de Benítez que sigue sin transmitir buenas sensaciones. El triunfo apabullante del Real Madrid no es para sacar pecho porque mientras el Rayo estuvo con once jugadores dominó de forma absoluta a los blancos. Los de Vallecas iban ganando con once contra once. Después se quedó con nueve jugadores por una imprudencia de Tito que se ganó a pulso su expulsión por una fea y dura entrada a Kroos; y un exceso de vista del arbitro Iglesias Villanueva, que señaló como penalti un agarrón de Baena a Sergio Ramos cuando este iba a rematar de cabeza un saque de esquina. Faltas por agarrones y empujones hay varias en cada partido cuando hay un saque de esquina. Si se pitasen todas, el juego en las áreas seria un imposible. Por eso me pareció un exceso de celo lo del arbitro de este partido, quien después se traicionó cuando dejó de señalar evidentes penas máximas en la segunda mitad contra un Rayo que ya estaba roto.   A los aficionados madridistas que se dieron cita en el Bernabéu, no les gustó ni la forma ni el fondo de la que puede ser la goleada de la temporada. No les gusta ganar de semejante forma. Así lo expresó al descanso del encuentro y con el abandono de muchos de esos aficionados antes de finalizar el encuentro. No fue una goleada normal, porque los diez goles vinieron condicionados por las dos expulsiones. Antes de que eso ocurriese, el Real Madrid iba perdiendo por 1-2, al remontar el Rayo el tanto inicial que Danilo marcó a los tres minutos. En apenas diez minutos, el equipo de Paco Jémez practicando un gran fútbol, se puso por delante ante el asombro del publico que volvía a ver a los suyos perdidos en la nada. Con nueve jugadores cuando apenas se llevaba media hora de juego, como era de esperar, se fue diluyendo hasta terminar recibiendo goles de todas las maneras y colores. Fue entonces, en clara inferioridad, cuando la BBC abusó del Rayo: cuatro de Bale, tres de Benzema y dos de Cristiano Ronaldo. Los brutal goleada fue un castigo y humillación injusta e inmerecida. Cuando hubo igualdad el Rayo Vallecano fue mucho mejor equipo. Arrinconó a los blancos y asustó al Bernabéu, que no salió nada satisfecho de este Madrid que sigue generando muchas dudas y que claramente está fracturado en lo deportivo y en lo social. No fue un triunfo para presumir por las circunstancias que ya hemos enumerado. Ganar cuando el rival se queda con nueve jugadores y con una hora por delante no es para estar orgulloso. La afición del Madrid no lo está, ni los propios jugadores que apenas celebraron los goles, sobre todo Cristiano Ronaldo, quien tuvo la desfachatez de echar en cara los pitidos del Bernabéu cuando el Rayo le estaba dando un buen meneo al pasmado equipo blanco. El resultado a todas luces es engañoso. La afición que está muy cansada de la poca actitud de un equipo que sigue empeñado en hacerle la cama a Benítez, aun a costa de perjudicar la imagen del Real Madrid, sabe que la goleada es un tanto artificial porque en el tramo donde hubo partido de verdad, el Rayo fue infinitamente superior, por juego, ganas y voluntad. Después cundo pasó lo que pasó, ya no hubo partido porque no había rival. El partido, entonces fue de mentira.Es la goleada de la gran mentira. PD. La buena noticia del Real Madrid en esta semana, ya era ahora que así lo reconocieran, es el nombramiento o mejor dicho el planteamiento para que la Asamblea lo apruebe, de Paco Gento como presidente de honor. Se lo merecía, el jugador más laureado del futbol mundial. Nadie tiene tantos trofeos como él. Es el único jugador del mundo con seis copas de Europa. Di Stéfano eclipsó a este grandísimo jugador. Diría, incluso que fue más grande que la Saeta Rubia. Lo que pasa es que siempre estuvo en segundo plano y huyo de los focos. Pero la historia de Paco Gento en el Real Madrid ahí queda. De esa grandeza, de sus éxitos, de sus títulos y de ser el mejor extremo izquierdo del mundo -nadie le igualado todavía- , apenas ha habido noticias. Nunca tuvo el reconocimiento que se merece. Ya era hora. Más vale tarde que nunca.  


¡¡DIOS MÍO,EN QUE MANOS ESTÁ EL MADRID!!

¡¡QUÉ VERGÜENZA!! Increíble pero cierto, todavía necesito despejarme para creérmelo, El Real Madrid,salvo maniobras orquestales en la oscuridad, va a quedar eliminado de la copa del rey por alineación indebida de su jugador Cheryshev en el partido de vuelta de los dieciseisavos de final que se disputó en el Ramón de Carranza y que finalizó con victoria madridista por 1-3. A todas luces, fue un una victoria indebida. El club blanco se enfrenta a una más que posible eliminación de la Copa, porque el jugador ruso no podía jugar al arrastrar de la temporada pasada cuando pertenecía al Villarreal, un partido de sanción por acumulación de tres amarillas. La última la vio el seis de Marzo del 2015 en el partido de vuelta de las semifinales de copa,perteneciente a la campaña anterior frente al Barcelona, por entrada a Luis Suárez. A pesar de que Cherysev cambió de equipo, la sanción sigue en vigencia y la tenía que haber cumplido en este primer partido copero ante el Cádiz. Pero nadie en el Real Madrid se dio cuenta de esta circunstancia, lo que no deja de ser un error mayúsculo que le va a traer consecuencias muy graves a los blancos. Y digo yo, para qué tanto personal en el club si luego son incapaces de darse cuenta de este detalle tan elemental Lo del Real Madrid esta temporada es de chirigota, y nunca mejor dicho, porque ha tenido que ser en Cádiz donde el equipo que preside Florentino Pérez haga un ridículo espantoso que ha provocado la guasa de los gaditanos (menudo son ellos) y ha sido el hazmerreir de los rivales, como Piqué que ha vuelto, a través de las redes sociales, a cachondearse de esta metedura de pata del Real Madrid. Este chico Piqué no es mas tonto porque no entrena... Lo menos que podía hacer es callarse. Ya sabemos que es un error imperdonable pero hay que tener la decencia de no reírse de los males ajenos. Pero de respeto y educación, sabe muy poquito el niñato de Piqué. En el Ramón de Carranza, como quiera que era un partido sin grandes dificultades, Benítez decidió colocar al canterano en el once inicial. Y curiosamente el ruso fue el autor del primer gol del Madrid al aprovechar un magnifico pase de James. Un gol como los que después marcó Isco por partida doble, que seguramente no van a servir de nada porque por imperativos legales el Madrid quedará eliminado. Esta misma temporada, el Osasuna fue eliminado por alineación indebida de Unai García, en la segunda ronda, jugada a partido único. El juez de Competición de la Federación acordó dar a los navarros por perdido el partido y echarle de la Copa del Rey. Benitez ya sabe lo que es caer eliminado por alineación indebida, fue en su etapa como entrenador del Valencia en el 2001. Alineó a cuatro extra comunitarios-solo se permitían tres-contra el Novelda y quedó fuera de la Copa. En esta ocasión, el técnico tan dado a obsesionarse con la estadística y de controlar todos los detalles, falló de forma estrepitosa. Pero no echemos la culpa solo al entrenador, el fallo va más allá y engloba a todo el Real Madrid. Fallaron todos los estamentos del club desde la presidencia, pasando por el propio jugador, el delegado Miguel Porland Chendo, el entrenador, etc,etc... En definitiva, falló toda la estructura de la entidad madridista. Y saben, ¿por qué falló? Porque falta la figura de un director deportivo. En un club como el Real Madrid no existe ese cargo tan importante. Bueno, si hay uno, Florentino Pérez, pero no ejerce como tal, solo hace que fichar lo que le apetece sin encomendarse a nadie. Por eso, el dedo acusador en repartir culpas también se debe dirigir a la presidencia. Vuelvo a reiterar, que Florentino Pérez haría un gran favor dejando la presidencia del Real Madrid. Tiene al club sumido en un gran vacío de poder. El está más a otras cosas que a dirigir como se merece los designios del equipo que fue declarado el mejor del siglo XX. Este error, este inmenso fallo no es posible que lo cometa un club tan grande como el Real Madrid con un presupuesto superior a los 500 millones de €. Este fallo produce cuento menos vergüenza. Me consta que Florentino Perez, por lo que es, por ser un empresario de éxito, está avergonzado por lo sucedido porque sabe que este hecho va a producir mucho daño a la imagen del Real Madrid y a la suya, amen de las consecuencias deportivas y económicas que se deriven del adiós prematuro del Real Madrid de la copa, por un monumental fallo impropio de un equipo de la categoría del Madrid. Este cantada de enormes proporciones no le pasa ni al equipo de mi pueblo, Cabezamesada F.C. El delegado, Chendo, también es de los señalados en toda esta desagradable y triste historia, porque es el encargado de llevar el control de las sanciones. Y por supuesto, el otro gran culpable es el propio Cheryshev, por su falta de responsabilidad y de memoria. El Cadiz tras reunión de su presidente con los directivos, ha anunciado que va a denunciar al Real Madrid por alineación indebida. Lo que supone, según el reglamento de la FEF, y que ya se ha aplicado a otros equipos, la eliminación del Madrid de la copa del rey a las primeras de cambio. El Madrid va alegar, según ha dicho Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales, desconocimiento al no haberles comunicado nada la Federación española de fútbol, el Villarreal y el propio jugador. Algo que no les exime de su inmenso error porque el Comité de Competición hace la comunicación pública. Y así lo hizo el día 6 de marzo anunciando que a Cheryshev le había caído un partido de sanción por acumulación de tres tarjetas amarillas en el torneo de la Copa del Rey. Lo que no hizo el Madrid, por medio de su dirección deportiva (que no tiene) o mediante el delegado, solicitar a principio de temporada a la Federación un recordatorio de las sanciones de los jugadores que proceden de otros clubes. Ni Chendo, ni nadie en el Madrid lo hizo. Ahora llegan las consecuencias de tanto desorden e incapacidad: otro ridículo. Algunos ya dicen, no sin sorna, que el Real Madrid más que un equipo de futbol parece el club de la comedia. Quien te ha visto y quien te ve.... Cuando suceda lo que tiene que suceder, será la hora de pedir explicaciones y responsabilidades. Mas de uno se tiene que ir o mejor dicho será despedido. Mucho me temo que peligra el puesto del delegado Chendo y hasta del propio Benítez....La cuerda siempre se rompe por la parte más débil.    


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013