Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Sin categoría

SOLARI DEJÓ DE SER UN MERITORIO

Hay que ver cómo cambian las cosas en el fútbol cuando hay cambio de entrenador. El Madrid de Lopetegui no tenía gol, le faltaba pujanza y hasta suerte; ahora con Santiago Solari han pasado de la más absoluta oscuridad a los días soleados. Hay alegría,mejor predisposición, más actitud y sobre todo, han encontrado el camino del gol. En 4 partidos que llevan con el técnico argentino, el Madrid ha marcado 15 tantos y solo le han hecho dos tantos.   Santiago Solari, y así lo deseamos, se ha ganado el derecho a seguir como entrenador del Real Madrid hasta el final de temporada. Y así debe ser. Creo que incluso hasta le podrían renovar hasta el 2020. En Vigo, donde Santiago Solari tenía la gran prueba para sellar su continuidad, el Real Madrid consiguió una victoria de mucho mérito ante un Celta duro y bronco, que en muchas ocasiones se saltó el reglamento. En medio de tanta dureza emergió un mago, Benzema, quien vestido de frac sacó a relucir el violín en forma de pie que tiene para dar todo un recital de futbol. El francés, en estado de gracia, está siendo el gran aliado de Solari. En el 0-1, hizo un gol de autor. Más que el gol en sí, lo mejor fue el control que hizo, sencillamente magistral. El 0-2, no le fue a la zaga:se movió como una gacela en apenas un metro cuadrado bailando por aquí y por allá, para después enviar el balón al poste recibiendo la ayuda inestimable de Cabral que introdujo el balón en su propia portería. Ahora los palos favorecen a Solari, que ha cambiado la suerte del Madrid. Hugo Mallo con la mejor jugada del Celta en todo el partido, puso emoción con el 1-2, pero un penalti tonto de Juncá a Odriozola, que se encargó de lanzar otra vez a lo Panenka, Sergio Ramos (genio y figura) dejó el partido visto para sentencia. La guinda la puso Ceballos con un golazo por toda la escuadra. El último gol del Celta fue para redondear ese 2-4 final del Real Madrid que le aúpa en la clasificación. El partido no fue un dechado de virtudes, pero fue movido e intenso. A veces demasiado duro por parte del Celta, que sorprendió por su dureza. Casemiro,Reguilón y Nacho, se tuvieron que retirar lesionados, y Bale jugó buena parte del segundo periodo cojeando por una fuerte entrada. Dadas las circunstancias y por venir el Madrid de donde viene, su victoria en Balaídos (plaza muy difícil) que le ha costado más de lo que dice el resultado, por las lesiones y cambios obligados, ha sido muy importante. Cada triunfo de los blancos después de su travesía por el desierto, es un plus más de autoestima. Autoestima en la que tiene mucho que ver el nuevo técnico que ha dejado de ser un meritorio para convertirse en entrenador del Real Madrid. Todo un buen síntoma para las huestes madridistas que ahora practican un fútbol más rápido, eléctrico y sobre todo más vertical, sin tanto toque absurdo. Solari, está claro que quiere un equipo rápido y tenso. De ahí que de un plumazo haya desaparecido del once titular: Isco. Su ausencia en los dos últimos partidos nada tiene que ver con la convalecencia de su apendicitis, es por cuestiones técnicas. Isco, retiene la pelota demasiado y resta rapidez al equipo. De ahí su ausencia. Asensio, es otro de los sacrificados. El mallorquín o espabila o ahí se queda. Solari, ante la ausencia de Carvajal le ha dado carrete a Odriozola que está cumpliendo satisfactoriamente. A Bale lo prefiere por la izquierda, aunque el galés sigue a su bola sin comerse el campo como le recomendó el nuevo técnico madridista. Y Courtois es su portero. No hay debate. A demás de los tres valiosos puntos conseguidos en Balaídos que le acerca a cuatro del líder, el Barcelona, el Real Madrid sorprendentemente ha encontrado a un líder inesperado, Benzema, quien en los dos últimos partidos se ha echado el equipo a su espalda. Está más comprometido que nunca y está jugando como los ángeles. Parece que empieza a creérselo. El Real Madrid está viviendo el “momento Solari”. Los números le avalan: cuatro victorias de cuatro, goles, mejor juego y mejor disposición táctica. Se ganó la confianza para seguir como entrenador, al menos, hasta final de temporada.   PD. La última jornada liguera ha traído el tropiezo inesperado del Barcelona ante un gran Betís y el triunfo de sus más inmediatos perseguidores. La cabeza se aprieta y la liga gana en emoción.  


SOLARI LE CAMBIA LA CARA AL REAL MADRID

En el debut de Santiago Solari en la Champions, el Real Madrid se reencontró con el gol, ganando 0-5 al Viktoria Pilsen. Ganó más por calidad que por juego colectivo. Pero dadas las circunstancias que rodean al equipo blanco con tantas turbulencias a su alrededor, no hay nada mejor para encontrar la tranquilidad que el gol. Además del gol, el Madrid volvió a encontrar al mejor Benzema que nos regaló un primer gol de ensueño. Fue un tanto de gran belleza. El francés recibió de Kroos (que también parece ha resucitado), en la calle del diez, regateó hasta a tres defensas para introducir el balón por debajo de las piernas del guardameta checo. Una preciosidad de gol, que espabiló a su equipo que ya entonces se hizo dueño de la situación y del partido. Acto seguido llegó el 2-0 de Casemiro al cabecear un saque de esquina lanzado por Kroos. Benzema siguió demostrando que quiere volver a ser importante en este equipo, y marcó el tercer tanto que le sirvió Bale, quien a su vez hizo el 0-4 Con ese contundente tanteo  se llegó al descanso, después de un primer tiempo donde el Viktoria, en los primeros minutos, había comenzado en plan mandón y hasta llegó asustar a los blancos con una madera que hacía presagiar lo peor. Pero el gol y la hermosa jugada de Benzema, que nos volvió a recordar que cuando se pone a jugar hay pocos que le igualen en cuanto a talento y técnica, todo cambió. La desgracia, es que su clase la saca a relucir en muy pocos partidos. Tiene que ser más constante y nadie le discutirá y mucho menos reprobará. A pesar de la redonda goleada, el Real Madrid sigue en observación. En este país nuestro, somos muy dados a la exageración. Con la goleada en Pilsen, se dirá que este es otro Madrid y que Solari le ha cambiado la cara. Y, es verdad. A este equipo  aún convaleciente cualquier triunfo y si es una goleada, mejor, le viene de perlas. Desde los triunfos llega la calma. Y a partir de ahí solo le queda que ir creciendo sobre todo con rivales de más entidad, como el que tendrá el próximo domingo en Vigo, contra el Celta. El fútbol es un estado de animo y solo desde la alegría se puede recuperar un equipo maltrecho física y psicológicamente. En tierras de la República Checa, el Madrid parece que ha encontrado el camino de esa alegría tan necesaria en el fútbol y en la vida misma De todas formas, no conviene lanzar las campanas al vuelo porque el rival es de lo más débil que hay en Europa, y porque dadas las circunstancias este Madrid es poco fiable. También comenzó muy bien con Lopetegui (1-4 al Girona y 3-0 al Roma, con un fútbol total ) y luego pasó lo que pasó.   Lo cierto es que con Solari hay otro clima, le ha cambiado la cara al Madrid . Es un equipo más vertical, alegre y sobre todo con más gol. Con el técnico argentino ha regresado ese bien que era tan escaso y que les tenía atenazados. Lleva tres partidos, con tres victorias, once goles a favor y ninguno en contra. Si el domingo, Solari logra sacar un buen resultado de Vigo,su interinidad se volverá fija hasta el final de la temporada. Su continuidad sería la mejor solución. Este Madrid ya no aguanta otro cambio de entrenador en esta temporada. Santiago Solari,además de cambiarle la cara, tuvo valentía para remover el once de arriba a bajo. Ha decidido que Courtois sea su portero también en la Champions. En los laterales, ausentes los titulares Carvajal y Marcelo, Odriozola y Reguilón son fijos. Por cierto que el suplente de Marcelo estaba muy cerca, en el Castilla. Este Reguilón, promete y mucho. De una tacada dejó en el banquillo a Modric,Asensio e Isco. Aplaudo esa decisión porque los tres jugadores citados están en un nivel físico muy bajo y se merecen una ración de banquillo.En la delantera apostó por Lucas Vázquez, Benzema, que fue el mejor y Bale, que jugó por la izquierda y hasta de delantero centro, y no estuvo mal que digamos. Luego en el segundo tiempo, salió Vinicius, que le dio un punto más de velocidad al equipo y esa alegría tan necesaria en estos tiempos tan lúgubres. Hacía falta remover al equipo, para así remover también las conciencias de algunos jugadores que se habían creído imprescindibles. El Real Madrid se reencontró con el gol y Benzema con la magia. A partir de su primer tanto desatascó a su equipo que había comenzado con dudas porque el Viktoria Pilsen creyó que los blancos seguían secos en su rendimiento. La historia dio un  giro radical El segundo periodo hasta sobró. El Madrid quiso más goles y lo encontró en una jugada entre Vinicius y Kroos, que culminó el alemán con un soberbio gol de clase y toque. Con el triunfo en Pilsen, el Madrid prácticamente ya está clasificado para los octavos de final. Solo falta saber si como primero o segundo de grupo. El partido en Roma dentro de quince días, dictará sentencia. A la espera de que lleguen las cotas más altas, el equipo de Solari ya tiene su pequeña dosis de optimismo. Ahora le toca recuperar el juego


LA FLOR DE VINICIUS AYUDÓ AL REAL MADRID 

       La fortuna que le faltó en algunos partidos al Real Madrid, la encontró contra el Valladolid al que finalmente y tras un ejercicio de tortura ganó por 2-o con la suerte como gran aliada.    El Madrid del nuevo técnico que dicen va de temporal, pero que creo y sería hasta bueno que siguiese hasta final de temporada, Santiago Solari, no jugó bien, pero ganó. Un triunfo que era imprescindible después de todo lo que ha llovido en la Casa Blanca. Después de cinco jornadas sin ganar, una derrota hubiese sido dramática para la suerte de este Madrid que sigue en la unidad de cuidados intensivos (UCI).    Un chaval de 18 años llamado Vinicius,a falta de algo más de diez minutos salió al terreno de juego y cambio la suerte y la cara del partido. Es indudable que el brasileño tiene estrella. Tiene algo que necesitaba su equipo como el comer, y esa es que la diosa Fortuna le quiera. Nada más salir tiró una diagonal buscando un centro o vaya usted a saber qué, pero el caso es que su centro-tiro golpeó en la espalda de Oliva, lo desvió y llegó el 1-0, que fue más que celebrado en un Santiago Bernabéu que había entrado ya en el estado de angustia.      Vinicius, cambió la dinámica de un triste Real Madrid que hasta entonces era un vivo retrato de sus últimas actuaciones. Era un encefalograma plano, con un fútbol soso y sin enjundia. Fue entrar el joven Vinicius, y cambió el panorama. De momento ofreció lo que no hace el resto: Verticalidad , dinamismo y sobre todo alegría en este Madrid que hasta entonces estaba mustio, con Bale a la cabeza,un jugador incapaz de tomar responsabilidades.    Con mucha suerte, ese gol de carambola de Vinicius cambio radicalmente al Real Madrid, sobre todo a Benzema que se activó de forma asombrosa. El francés que por entonces parecía otro jugador , le hicieron penalti que se encargó de transformar de forma magistral, el denostado Sergio Ramos, que tuvo que aguantar la repulsa de la afición madridista que no le perdona que no haya sabido comportarse como un auténtico capitán.   Sea por suerte o no, la verdad es que Vinicius convirtió a un equipo melancólico en otro bien distinto. Por la derecha, por el centro, en vertical, siempre buscando el gol que es lo que hace falta ahora. Así llegó el 2-o, con ese penalti a Benzema que de un plumazo resucitó del tedio. Un 2-o, a todas luces excesivo ante un valiente Valladolid que mereció mejor suerte después de dar dos balones en el travesaño. Primero fue Alcaraz, y después Toni los que malograron esas ocasiones para haber puesto el Bernabéu patas arriba. Los palos a los que tantas reclamaciones ha hecho el Madrid evitaban una hecatombe.   Y es que el partido del Real Madrid fue malo en términos generales y Solari pecó de poco valiente porque volvió apostar por los mismos jugadores que Julen Lopetegui. Se ve que la jerarquía del vestuario se impuso ante el nuevo entrenador que incluso cambió su sistema, pasó del 4-2-3-1 que utilizó en Melilla al 4-3-3 del anterior técnico.     Todos pensamos que al Madrid de Solari le faltaba rebeldía. Salvo los lesionados fueron los habituales con la misma disposición táctica. Resultado, un Madrid triste con aire cansino y muy previsible. Era el Real Madrid que llevaba cinco jornadas de liga sin ganar.   De un paupérrimo primer tiempo, se pasó a un mal segundo periodo donde el Valladolid se agigantó para poner contra las cuerdas a los blancos que por entonces estaban recibiendo la reprobación de un Santiago Bernabéu que bastante paciencia está teniendo con su equipo.   Solari tras el descanso, hizo mínimos cambios: Asensio pasó de la banda izquierda a la derecha y Bale se fue a la izquierda, pero nada cambió porque Asensio no está y a Bale le siguen esperando. El galés está para una buena ración de banquillo.    Los cambios eran necesarios para agitar a este Madrid sin chispa. Isco entró por un insulso Casemiro más lento que el caballo del malo; luego entraron Lucas Vázquez y Vinicius por Asensio y Bale, que fue despedido con una gran pitada que tiene bien merecida.  Con la entrada de Vinicius, como ya hemos contado todo cambió,hasta la suerte. Ante el Valladolid fue un hecho evidente. El Madrid jugando igual de mal que antes, en diez minutos ganó un partido que el Valladolid tenía bien controlado y que muy bien pudo ganar. Puede que sea la flor de Solari que se vistió de Zidane.  Que el nivel de este Real Madrid lo marque el hecho de que un chaval de 18 años llamado Vinicius sea la gran esperanza blanca, da que pensar muchas cosas.    La victoria la necesitaba el Real Madrid de forma desesperada. Una derrota hubiese sido trágica para muchos que estaban en el palco, sobre todo para Florentino Pérez, a quien ya muchos señalan como el gran culpable. No les falta razón.   Solari, eventual o no, tiene mucho trabajo por delante en este equipo con tanto candidato al balón de oro. Tal vez por esta circunstancia y por los últimos títulos conseguidos, los jugadores se han acomodado y no tienen hambre. El problema no es el entrenador. El gran problema del Real Madrid está más arriba


 SE LES DEBERÍA CAER LA CARA DE VERGÜENZA 

El Madrid está muerto y Lopetegui ha escrito su epitafio como entrenador del Real Madrid. En el campo de su máximo rival, el Barcelona, el equipo blanco hizo el partido más lamentable que uno recuerda en mucho tiempo. Los azulgranas le dieron una soberana tunda con ese inapelable 5-1 en el marcador.  Con ese contundente resultado el equipo azulgrana expresó su enorme superioridad ante un manso Madrid, que ofreció una imagen grosera e injustificable.. El clásico fue del conjunto culé, con balón o sin el,individual y colectivamente. Fueron superiores en todo. Un Barça que no necesitó al mejor (Messi) para enterrar al peor Madrid en los últimos 60 años. El Barça que vio el miedo y la cara de angustia en los jugadores blancos, se fue a degüello a por ellos con un fútbol rápido, vertiginoso y de presión que ahogó a los asustados jugadores del Madrid. Era un partido de hombres contra niños. El resultado no engaña. El Barcelona acabó con este ciclo que se veía que tenía fecha de caducidad. Todos lo vieron, menos Florentino Pérez, ciego ante la depreciación de una plantilla, que sin Cristiano y otros que se habían ido antes, estaba descapitalizada y empobrecida. El presidente, solo tiene ojos para tunear el estadio. A esa reforma puso todo su empeño hasta conseguir la aprobación de los socios compromisarios que la aprobaron y que va a costar la nada despreciable cifra de 575 millones de euros. Claro, como iba a gastar en fichajes, si su objetivo era otro bien distinto a reforzar a una plantilla que necesitaba cambios como el maná.   Lo primero es lo primero, y digo yo para que quieres una reforma (el estadio ya de por sí es un cinco estrellas) si te has quedado sin equipo. A la marcha de Lopetegui, debería sumarse la de Florentino Pérez que ha devaluado al Real Madrid por esa faraónica idea que tiene de levantar el mejor estadio del mundo, y de paso entrar en la historia del Real Madrid con la construcción de algo grande. Lopetegui, ha sido un desastre tácticamente hablando y en lo personal porque no ha sabido mentalizar a unos jugadores que tampoco le han ayudado. El técnico ha pagado su falta de experiencia. Ha sido la tragedia del aprendiz. Todos los defectos del desastroso Real Madrid de este inicio de temporada, se vieron en el Camp Nou, ante un Barcelona solidario, muy coral y sabiendo a lo que tenía que jugar. El primer tiempo que hizo el Real Madrid es para que se les caiga la cara de vergüenza a todos. No se puede jugar peor, ni con tanta falta de tensión como lo hicieron los jugadores blancos. Y lo que es más inquietantes y preocupante es que jugaron sin actitud, no pusieron ganas, ni rabia, ni nada de nada. Era una apatía total. Fue de vergüenza. Si ya de por sí este Madrid puede perder con cualquiera como no va a perder con un equipo eI como el Barcelona que le dio un soberano sopapo en todas las facetas del juego: entrega, pundonor, sacrificio y esfuerzo colectivo. Ante todo eso, el Madrid que expuso, nada. No vi ni un gesto de rabia ante la que le estaba cayendo ni una rebelión de algún jugador para cambiar la situación. Este equipo anímicamente y físicamente está hecho una piltrafa. Ningún jugador se ha salvado del naufragio general. No solo hay que echar a Lopetegui, habría que echar a la casi totalidad del equipo, pero como eso no puede suceder, le tocará al entrenador,la parte más débil. ¿Dónde estuvo el capitán Sergio Ramos para arengar a los suyos cuando se masticaba la tragedia? Modric, parece acabado, sin fuerzas y sin espíritu. Kroos es frío y sin sangre. Isco, sigue con su manía de tocar y tocar, reteniendo el juego más de lo que se debe. Nacho, es una sombra de lo que fue. No se enteró del marcaje a Jordi Alba que tuvo una autopista en la banda izquierda, sin que se enterase tampoco Julen Lopetegui (por ahí llegó el 1-0 de Coutinho). Varane?, si ese chico que es campeón del mundo, ¿es el mismo que vimos en Rusia? Casemiro está lento y sin confianza. Benzema, el delantero centro, falló dos ocasiones claras que podían haber cambiado el signo del partido en los primeros 15 minutos de segundo periodo, que fueron los mejores momentos del Real Madrid en el Camp Nou. Igualito que Suárez, autor de tres goles de los cinco del Barcelona. El uruguayo, no se cansó de correr y de presionar; y cuando tuvo que acertar, lo hizo. En el bando madridista, el único jugador que se acercó un poco a su nivel fue Marcelo, el goleador impensable de los últimos partidos de este decepcionante Madrid. Por cierto, que se retiró lesionado ¿ Y de Bale, que vamos a decir? Si ese que decían que iba a ser el estandarte del equipo tras la marcha de Cristiano? Pues que fue el más lamentable de todos. No compareció en todo el partido, mostrando una indolencia impropia de un jugador de fútbol. Apañado va el equipo si es el galés el que tiene que echarse el equipo a la espalda. Bale, es el fiel exponente de lo que es ahora mismo el Madrid:frío, desangelado, sin tensión, sin brío. En una palabra, un desastre. Algunos pensaban, pobres ignorantes, que el Camp Nou era el campo propicio para el resurgir del Real Madrid. Esperar una resurrección con un entrenador que ya estaba sentenciado y unos jugadores que están muertos físicamente, era una utopia. Y así ha sido. En el Camp Nou murió este ciclo, que ha sido brillante, pero que tenía fecha de caducidad. Zidane, lo vio y por eso se fue. El único que no se enteró fue Florentino Pérez, obnubilado por su faraónica obra. Si el presidente, tuviese lo que hay que tener, después de despedir a Lopetegui tendría que presentar su dimisión. El lo trajo, desmantelando a la selección. Española y suya es la responsabilidad. Igual que hizo en el 2004, debería marcharse. Cruel destino. El Barcelona, máximo rival histórico mete en una profunda crisis, de imprevisibles consecuencias, al Real Madrid, metiéndole una manita que ha herido profundamente a la afición que está muy ofendida con el equipo que han visto en el Camp Nou, un alma en pena que necesita una cirugía urgente. Si, porque las luces de emergencia se han encendido de forma definitiva en el bando madridista. Se ha tocado fondo. Acumula ya cinco jornadas de liga sin ganar,está a siete puntos del líder,el Barça, y es noveno en la clasificación con tan solo 14 puntos. La despedida de Lopetegui es inminente; Conte, el elegido, está a la espera. Pero, Florentino Pérez, seguirá.  


ESTE REAL MADRID ES UN SUFRIMIENTO

        Sigue el juego inquietante del Real Madrid que está practicando un fútbol intrascendente. Ganó, si, a un equipo de medio pelo como el Viktoria Pilsen(2-1), pero no convenció. Un triunfo sin brillo y que deja sembrado de dudas el camino hacia el Camp Nou.    El equipo blanco volvió estar romo ante el gol, a conceder más ocasiones de la cuenta al rival y terminó angustiado por un equipo checo que celebró que no fuese goleado, en el Santiago Bernabéu.    Este Madrid es un sufrimiento verlo jugar con tanta lentitud y con un fútbol carente de mordiente y muy previsible. Así desde luego no v a ninguna parte. Llueve sobre mojado. El equipo está superado por la situación tan compleja que está viviendo el madridismo que ve el horizonte cargado de negros nubarrones.     Ganó el Real Madrid pero sin ninguna brillantez y mucho menos fue rotundo, como se esperaba ante el débil equipo checo, que sin hacer nada del otro mundo creó cuatro ocasiones clarísimas de gol. Marcó su tanto a falta de ocho minutos para el final,metiendo el miedo en el cuerpo a los jugadores blancos y al Santiago Bernabéu que terminó pidiendo la hora. Se temía la tragedia ante el poco decoro de un conjunto, el Madrid, maltrecho en lo deportivo y en lo emocional. Es un manojo de nervios que les tiene atenazados. El rendimiento de los jugadores está muy por debajo de lo normal.    El equipo volvió a dar mala imagen al mostrarse,nuevamente, sin chispa, titubeante, lento y abusando de ese horror llamado Tiki-Taka. Además de todo eso, se mostraron indecisos en todas las líneas, sobre todo en defensa que sigue concediendo muchas ocasiones de gol.   Y eso, que contrariamente a lo que ha sucedido en partidos anteriores comenzó ganando (1-0) en el minuto 12 con un buen gol de cabeza de Benzema, que fue el menos malo de todos. Pero ni con esas el Madrid arregló sus desajustes en el centro del campo y con una defensa que es de chiste.    Al Bernabéu, lo que estaba viendo no le gustaba nada. La afición esperaba que ante la debilidad del rival, el Madrid se redimiese con una buena goleada. Por esta circunstancia y ante ese 1-0 sin gracia con que se llegó al descanso, la pitada fue importante, y más después de que poco antes el checo Hrosovki fallase un gol cantado.   En el 56, Marcelo, quien después se retiró lesionado cuando ya Lopetegui había hecho los tres cambios, marcó el 2-0 y parecía que el partido se podría romper. Fue un espejismo. El Madrid tenía la pelota pero lo hacía sin fuste y sin rigor en ataque. Que un equipo como el Viktoria Pilsen te haga hasta cinco ocasiones claras de gol habla muy poco a favor de este Real Madrid triste,taciturno y sin espíritu.    Esta victoria y la forma como se produjo no invita al optimismo para el duelo del domingo contra el Barcelona. Más bien todo lo contrario, el pesimismo se ha instalado en todo el madridismo.    Por lo que se ha visto ante los checos, este Real Madrid va a ir al Camp Nou muy justo de confianza y de moral. La victoria pírrica y sin emoción lograda en el tercer partido de Champions, no despeja el revuelo formado entorno al equipo de Lopetegui, quien parece ser se sentará en el banquillo de Barcelona.    Y de Julen vamos hablar. Confieso que siento pena al verle sufrir en la banda. Su rostro denota una impotencia y tristeza preocupante. Está viviendo un auténtico calvario. Pero de los problemas físicos,tácticos y de mentalización de sus jugadores, él es el culpable. El equipo ya no presiona arriba, en campo contrario para recuperar la pelota. No hay orden en el centro del campo, por lo que se parte en dos. La defensa carece de solidez y la falta de gol es alarmante.    Hay cosas que no se pueden entender cómo situar a Lucas Vázquez como lateral derecho(por ahí llegó casi todo el peligro del Viktoria), estando Odriozola, fichaje reciente, y que ha quedado señalado. Al igual que Varane y Asensio que no estuvieron en el equipo titular. Lopetegui no está sabiendo manejar una plantilla que empieza a cuestionar muchas de sus decisiones. Isco, le echo en cara su cambio por el joven Valverde, que debutó en Europa con el Madrid, y no lo hizo mal el chaval.    Isco, debería haber estado calladito, porque su partido fue lamentable. No está ni para jugar 20 minutos. Lopetegui ya no confía ni en uno de sus más incondicionales defensores.   Mal pinta el panorama para un entrenador, que sintiéndolo mucho, creo que está escribiendo su epitafio como técnico del Real Madrid.  Presidente, jugadores y entrenador,por este orden, son los culpables de la situación tan preocupante que está viviendo el Real Madrid, que irradia muy malas sensaciones por no haber hecho los deberes en pretemporada. Verdad Florentino?.   La sensación que ofrece el equipo blanco es la de un equipo con muchas dudas, que no sabe a lo que juega, muy inseguro y preso de una ansiedad que le tiene sin respuestas.    Ahora mismo no es un equipo que invite al optimismo para su visita al Barcelona. Ahora bien, también es un sitio propicio para revertir la situación. Allí le espera la gloría o el infierno.  


EL R.MADRID TOCA FONDO CON FLORENTINO PÉREZ A LA CABEZA

Ya no hay ninguna duda, el Real Madrid ha tocado fondo. Si ya después de la derrota sufrida frente al Alavés hablamos de crisis, después de la sufrida este sábado ante un valiente Levante (1-2), en el mismísimo Santiago Bernabéu,habrá que hablar de auténtica hecatombe de un Madrid que está en caída libre, y de un entrenador que está sentenciado. El VAR dejó borracho a los blancos que más que jugar dieron tumbos con su característica falta de profundidad, imaginación y pegada. También hay que decir que la suerte ha abandonado a los madridistas que vieron como hasta tres balones se fueron a los palos y que el guardameta del Levante,Oier, se convirtiese en el héroe de su equipo con intervenciones de gran mérito. Si hemos de ser sinceros, el Madrid no mereció perder el encuentro después de los tres palos, dos goles anulados por el peritaje del VAR, once paradas de Oier y no sé cuántos saques de esquina.Pero eso, no le exime de ese fútbol carente de mordiente. Después de cuatro derrotas en cinco partidos, la impotencia se ha adueñado del Real Madrid . El discutido VAR ha sido tal vez el gran protagonista del encuentro donde el Levante fue mejor que el Madrid en fuerza, intensidad y en estar mejor colocado sobre el terreno de juego. Con Morales que volvió loco a la atolondrada defensa blanca, y más concretamente a Varane que está para el arrastre. Por ahí llegó el 0-1 de ese buen jugador llamado Morales que pudo no sólo con Varane sino también con Sergio Ramos, otro que tampoco se entera. El defensa francés,también sufrió él VAR en el 0-2, al tocar levemente con la mano un balón en la raya del área que yo sinceramente no vi. El colegiado, señaló penalti a instancias del VAR y el partido se le complicó a este Madrid que comenzó a impacientarse y a jugar con ansiedad. La sentencia de la nueva tecnología llevada al fútbol, dejó acongojado y asustado al equipo de Lopetegui. Lo que siguió fue un quiero pero no puedo de un equipo, el Madrid, que está roto en lo deportivo y anímicamente. No es un conjunto compacto. Da la sensación de estar perdido y sin tensión. De ahí que hayan pasado 481 minutos, ocho horas sin marcar, todo un récord. Fue Marcelo, con su pierna mala quien rompió la racha de la sequía goleadora. Un gol que nada valdría.Todo un síntoma.   La racha que lleva, acumula ya cinco partidos sin ganar, es más que preocupante. Como su juego que genera dudas en todos los ámbitos y en todas las parcelas: La defensa está rota, con Varane y Sergio Ramos, en el lado oscuro; el centro del campo está perdido con sus dos grandes protagonistas, Kroos y Modric en muy baja forma; y la delantera está seca con Benzema en su versión autista, Bale a su bola con más sombras que luces; Mariano, todo pundonor pero preso de una aceleración que no le ayuda para hacer su primer gol en la liga. Así las cosas, no nos extraña el desastre actual de este Real Madrid que insisto, ha tocado fondo. Culpables? Todos. Empezando por los jugadores que están en un deprimente estado de forma; siguiendo con Lopetegui a quien le ha faltado carácter para tomar decisiones a la hora de confeccionar las alineaciones que las hacía políticamente correctas. Por dejarse llevar por los caprichos de los jugadores que le pidieron no concentrarse un día antes de los partidos. Le ha faltado personalidad, y por supuesto más sapiencia futbolística. Él, en gran medida es el culpable de la falta de profundidad del equipo que se pasa mas tiempo tocando que buscando la portería rival. Además el sistema 4-3-3 no le ha venido bien a este Madrid que siempre está partido en dos. A Julen Lopetegui, tal vez por su falta de experiencia, le ha venido grande el Real Madrid. Hablo en pasado, porque todos sabemos, que está sentenciado. Igual que lo estuvo Rafa Benítez. El aún entrenador madridista, escribió otro capítulo de lo que parece una muerte anunciada que comenzó con aquellas vergonzosa derrota frente al Sevilla. La visita al Camp Nou, la próxima semana puede ser su tumba o tal vez su salvación. Los milagros de vez de cuando se dan.. Pero mucho me temo que no es el caso. La derrota ante el Levante frente a su afición, agrava la situación deportiva del equipo y de su entrenador. La situación exige tomar medidas y ya se sabe, cuando eso sucede el que cae siempre es el entrenador.   Dicen que Florentino Pérez le ha pedido explicaciones a Julen después de la nueva derrota. Digo yo, que también habría que pedírselas al presidente por su nefasta planificación de temporada. Florentino Pérez, igual que dije tras la derrota frente al Alavés, es el gran culpable de los males que acucian a este Real Madrid. Pretender hacer creer que un equipo sin Cristiano Ronaldo y sin nadie que le sustituya como gran figura, puede salir adelante es engañar al personal. Y eso se paga tarde o temprano. Tras el espejismo de los primeros partidos de la era post-cristiano,que el Madrid jugó como los ángeles, como sucedió en el partido contra la Roma, sin que nadie se acordase de Cristiano Ronaldo porque todos decíamos que sin el portugués el equipo era más coral y jugaba en equipo. Hemos pasado a que se eche de menos al luso hasta límites insospechados. ¿Cómo no se va a echar de menos a un goleador como Cristiano? Todos lo intuimos, menos Florentino Pérez, que creyó que este Madrid no necesitaba otra figura y mucho menos reforzarse con jugadores importantes. Algo que no hace desde hace tres temporadas. Muchos se fueron y nadie ha llegado. Zidane, muy listo vio venir la crisis. De la famosa BBC, hemos pasado a una delantera formada por Lucas Vázquez,Mariano y Asensio ya que Bale, junto a Benzema y Kroos se quedaron en el banquillo ante el Levante. ¿ Es esto lo que quería Florentino Pérez o es que estaba más pendiente de la reforma del estadio que de reforzar convenientemente al equipo? Me da que si. El presidente estaba en otros asuntos de más enjundia como la construcción de esa faraónica reforma del Santiago Bernabéu. Todo esto no es más que la consecuencia de lo que no se hizo y dejó de hacer en verano. Pero eso sí, Florentino ya tiene su juguete de casi 600 millones en las mano. Lo dije el otro día, y lo vuelvo a repetir. Florentino Pérez es el culpable de que las luces de alarma se hayan encendido en el Real Madrid. El bosque no le dejó ver la realidad. Así lo dije y lo vuelvo a decir. Florentino Pérez, no ha querido hacer gastos porque está más pendiente de la obra de remodelación del estadio, cuyo coste de 575 millones de euros va a hipotecar al club por más de 30 años, que de reforzar convenientemente al equipo, que debería haber sido la prioridad. No se dejen engañar, la máxima prioridad del presidente madridista en esta temporada ha sido el capricho de la remodelación del estadio por encima de reforzar la plantilla, que buena falta hacía. El éxito está confundiendo a Florentino Pérez, que puede morir, deportivamente hablando, de éxito. Está muy confundido y él lo sabe. El equipo madridista desde principios de esta temporada está depreciado deportivamente hablando, y a la novena jornada las luces rojas se han encendido. Es evidente que el Madrid necesita un nuevo estímulo. Bien cambio de entrenador o llegada de un par de jugadores que les haga salir de la angustia en la que vive un equipo desnortado en todos los sentidos. El equipo blanco pone rumbo al Camp Nou con las luces de emergencia encendidas.    


FLORENTINO PÉREZ, EL GRAN CULPABLE DE LA CRISIS DEL MADRID 

Ahora sí que podemos decir sin ninguna duda, que el Real Madrid está en crisis. El barco empieza a hundirse y lo que es peor la cosa pinta muy mal. El horizonte está lleno de zozobra. Se avecinan malos tiempos para Julen Lopetegui que empieza a estar en la cuerda floja. Este penoso y triste Real Madrid perdió 1-0 frente al Alavés. Una derrota que no se puede decir que no haya sido merecida porque los blancos no jugaron a nada. Además para ahondar aún más en la herida, perdieron en el último minuto con el gol del capitán del conjunto vitoriano, Manu Garcia, al aprovecharse de un saque de esquina muy mal defendido primero por Varane que falló en el marcaje, y también Courtois que pudo hacer algo más, pero por lo que ve está tan deprimido como su propio equipo. Con esta dura derrota, el equipo de Lopetegui enlaza cuatro partidos sin ganar, y lo que es peor sin marcar un solo gol. Suma ya casi 700 minutos sin ver puerta, la peor sequía desde 1985. Claro, que como van a ver puerta si no tiran. Eso si, se hartan de dar pases horizontales y atrás tocando y tocando hasta aburrir al personal y a ellos mismos. Es una posesión la que hacen estéril y sin nervio. Les falta pasión, vigor y hasta mala leche. Así desde luego no van a ninguna parte. El Alavés con un juego simple, defendiendo a muerte, presionando y poniéndole velocidad se impuso a este torpe,atolondrado y anquilosado Real Madrid, que por ahora es un auténtico despropósito, preso de una ansiedad que lo tiene sin ideas y que le hace practicar un juego mediocre, inocente e inofensivo. En Vitoria confirmaron que es un equipo previsible, plano, que toca y toca sin ningún criterio, y que carece de velocidad y agresividad. Odriozola, el menos malo, fue la única arma ofensiva que tuvo este desastroso Madrid. Para el equipo de Vitoria ha sido un triunfo histórico. No ganaban al Madrid en su casa desde el año 1931. Mientras que la derrota del Madrid marca un punto de inflexión en el futuro de Lopetegui. Su futuro pende de un hilo muy fino. Florentino Pérez, que presenció con cara muy larga y de gran enfado, la caída de su equipo, va a calibrar la próxima semana si le da un voto de confianza más o sencillamente decide el relevo de Lopetegui, quien no ha sabido hacerse con la manija de un equipo que desprende desilusión por todos los poros de su piel. Julen transmite melancolía. Que Julen Lopetegui tiene su cuota de culpabilidad, cierto, porque no está sabiendo contagiar de pasión a unos jugadores que, por otra parte, están muy acomodados; y porque se está equivocando en muchas alineaciones y en esa manía de apostar por Benzema, que no marca un gol ni al arco iris. Por su puesto que es culpable, pero también lo es la plantilla que es la que es por culpa de Florentino Pérez que no la ha reforzado cuando los informes técnicos decían que había que renovar el plantel. De eso hablaremos más tarde. Además, los jugadores llamados a ser decisivos están en un estado calamitoso como son Sergio Ramos,Bale,Modric,el lesionado Marcelo, Benzema,Varane y alguno más. Ninguno se aproxima a su mejor nivel. Tampoco los que deben dar un paso hacia adelante como Asensio y Ceballos, que cada vez están peor. Del mismo modo, como decíamos, el Madrid ha ido perdiendo jugadores de gran nivel que no han sido reemplazados. ¿Por qué creen que se fue Zidane? A Modric se le ve agotado, no ha encontrado aún las vías de escape para dar fluidez; Casemiro está lento y hasta torpe; Bale, de nuevo se retiró lesionado, ha vuelto a las andadas en su poca implicación y en lo anárquico de su juego; Benzema, lleva siete partidos sin marcar, pero es igual se siente titular imprescindible,sin merecerlo. Mariano, entró nada más comenzar la segunda parte por Benzema, que según parece se lesionó. El siete madridista poco pudo hacer ante la poca profundidad de los suyos. Tuvo una buena oportunidad pero se regateó asimismo. Asensio,que no fue titular, entró a falta de 20 minutos por Casemiro, pero no se notó su presencia, está sin estar. Vinicius entró a la desesperada a falta de diez minutos, pero un chaval de 18 años no va arreglar el desaguisado de su equipo, en 90 minutos. La nostalgia por Cristiano Ronaldo ya no se oculta, es un hecho contrastado. El portugués, mientras tanto sigue engordando su cuenta goleadora en la Juventus. Eso ya no tiene solución. A Cristiano se le echa de menos, pero eso no es excusa para perder de la forma que lo hicieron contra el Sevilla, después con el CSKA de Moscú, y ayer con el Alavés, que le propinó, tal vez, el pescozón definitivo a Julen Lopetegui. No voy a caer en la teoría fácil, como están diciendo algunos, que hablan del hundimiento del equipo de Lopetegui. Más que el Real Madrid de Lopetegui habrá que decir el de Florentino Pérez, el gran culpable de esta crisis. Así de claro. Alguien tendrá que decirlo. El presidente no ha querido gastarse un duro, aunque algunos cracks como Hazard se pronunció una y mil veces por sus deseos de vestir la camiseta blanca. Pero Florentino con su soberbia habitual, dijo que si venía Hazard, le cerraba las puertas a Asensio y a Isco. Y además que tenía suficiente plantilla con los jóvenes que vienen empujando. Toda una oda al optimismo porque da por hecho que van a explotar. Algo muy cuestionable precisamente por eso, por su juventud. Mariano, no disgusta, pero con Cristiano fuera, tendrían que haber fichado algo más potente como delantero centro. Florentino Pérez, no ha querido hacer gastos porque está más pendiente de la obra de remodelación del estadio, cuyo coste de casi 500 millones de euros va a hipotecar al club por más de 30 años, que de reforzar convenientemente al equipo, que debería ser la prioridad. No se dejen engañar, la máxima prioridad del presidente madridista en esta temporada ha sido el capricho de la remodelación del estadio por encima de reforzar la plantilla, que buena falta hacía. El éxito está confundiendo a Florentino Pérez, gran admirador de Santiago Bernabéu, pero que no aplica su filosofía cuando decía:” el equipo tiene que reforzarse cuando gana,porque cuando se pierde es muy difícil hacerlo y salir del agujero”. El equipo madridista desde principios de esta temporada está depreciado deportivamente hablando, y a la octava jornada las luces de alarma se han encendido. El puesto de Lopetegui corre serio peligro por la sensación de descontrol que da el equipo que está como desahuciado. Tal vez le venga grande el Real Madrid. Su puesto de entrenador va a ser escrutado por el presidente y directivos, la semana entrante. A pesar de lo manifestado por Sergio Ramos de que “sería una locura cambiar de entrenador”. La cuerda siempre se rompe por la parte más débil que en este caso es el entrenador. Lopetegui va a caer y Florentino Pérez, el gran culpable de esta crisis, seguirá para construir su gran sueño, el nuevo Bernabéu que le hará entrar en la posteridad del Real Madrid.   .


SIN GOL, SIN FÚTBOL Y CON CRISTIANO EN EL RECUERDO

   Ay, Ay este Madrid empieza a preocupar. Las luces de emergencia están a punto de encenderse. El Real Madrid ya no encuentra consuelo ni en su torneo fetiche, la Copa de Europa. En el segundo encuentro de la primera fase de la Champions, perdió 1-0 con el CSKA de Moscú, un equipo simple que con un fútbol rudimentario tuvo bastante para ganar a este Madrid al que ha abandonado el gol, el fútbol y hasta la suerte.      Todo comenzó de una forma rara en el estadio Luzhniki, empezando por la inusual capitanía del insulso Benzema, y siguiendo por el fallo también inusual del siempre seguro en los pases, de Kroos. El alemán, con cierta prepotencia y exceso de confianza, dio un pase a bote pronto hacia atrás y defectuoso a Varane , y el jugador ruso Vlasic, muy listo, se adelantó al defensa francés que estuvo torpe y lento, marcando el 1-0, que a la postre resultaría definitivo. Habían pasado escasamente dos minutos.    El gol tempranero que cayó como un jarro de agua fría en las mentes poco claras de los jugadores blancos, de alguna forma condicionó todo el partido y generó ansiedad. El equipo quedó sonado y sin capacidad de reacción. A partir de los 20 minutos comenzó un vano intento de enmendarse. Pero lo hacía sin ninguna convicción. Su juego era descosido, carente de mecanismos y de una falta de criterios que asusta.    Cierto es que el equipo de Lopetegui tuvo la posesión, el balón y todo lo que quieran, pero ¿para qué? Si lo hacían sin fuste, con mucho pase atrás y mucho toque-toque que no iba a ninguna parte.    En Moscú, vimos al Real Madrid de los últimos tres partidos, que son los que lleva sin ganar y sin hacer gol -algo que no le sucedía desde el año 2007-, previsible, sin pizca de inspiración y mucho menos de imaginación. Conclusión: no tuvo contundencia,ni pegada y por supuesto, gol.   Llegados a este punto la sombra de Cristiano Ronaldo estuvo presente, no sólo en Moscú si no también en los tres últimos partidos donde el Real Madrid ha estado seco.    Creí sinceramente (mea culpa) que la ausencia de Cristiano podría beneficiar al juego del conjunto madridista, pero parece que me equivoqué. Precisamente era en esta clase de encuentros, un tanto oscuros, donde aparecía el impenitente goleador portugués.    La idea del juego coral, que preveíamos muchos, más los goles que metiera Benzema -que ilusos-, Bale y los demás ya se va erradicando con el paso de los partidos.   Si les puede la nostalgia del recuerdo de Cristiano y si los que tienen que tirar del carro como Asensio y otros, no lo hacen pronto el Madrid terminará sufriendo en la liga y en Europa.   Keylor Navas, al final del partido contra el CSKA de Moscú le preguntaron si habían echado de menos a CR7. Su respuesta fue lapidaria:¿Cristiano? “No se puede tapar el sol con un dedo”. Pues, eso.    Vivir sin Ronaldo le está siendo muy duro al Madrid; y si encima te presentas sin titulares imprescindibles como Marcelo,Ramos,Bale, Isco o Modric, este último en el banquillo, todo se hace más cuesta arriba. Además Carvajal se retiró al descanso por lesión muscular., siendo sustituido por Odriozola.     No obstante no hay excusas ante esta significativa derrota que llena de incertidumbre el devenir madridista. Con titulares y sin ellos, nunca debió perder frente a este joven CSKA, con una media de edad de 23 años, que sólo hizo que defenderse, por cierto muy bien.   El caso es que los de Lopetegui con más orgullo que juego encerraron a los rusos en su área a partir de los 20 minutos del primer tiempo, donde Casemiro primero, y después Benzema llevaron dos balones a los palos. Ni suerte, tienen ya…   En el segundo periodo, ese dominio de los blancos se hizo más patente y hasta avasallador con la entrada de Mariano y Luka Modric por Lucas Vázquez y Casemiro. Entonces, el desnaturalizado campeón de Europa comenzó a monopolizar el balón, presionado con todo, pero sin encontrar los espacios ante la bien organizada defensa rusa, que nos recordó al partido del Mundial entre España-Rusia. Igual que entonces, faltaron ideas,imaginación y más fútbol.    El poderío habitual del Madrid en Europa cambió a frustración y a un estado de ansiedad que les tiene abotargados. De ahí que ahora mismo sea un equipo nervioso, con poca autoridad y sin apenas recursos. Por no funcionar, no funcionaron ni los recambios de urgencia de Mariano y Modric.   A decir verdad, hay que decir que al Madrid le ha abandonado hasta la fortuna. El empate hubiese sido lo más justo. A los palos de Casemiro y Benzema, tenemos que contabilizar el enorme cabezazo de Mariano en el tramo final del partido, que también dio en la madera. Un jugador que en el tiempo que estuvo remató más que Benzema en todo el partido. Lo del francés ya llueve sobre mojado. Su indolencia y falta de gol ya clama al cielo. Es por eso que algunos, y no les falta razón, dicen que no se puede hacer gol, si no tienes remate.   Preocupa y mucho la situación de este Madrid. Da la sensación que faltan futbolistas que marquen la diferencia. Y Los que la tienen que marcar, están desaparecidos. Asensio está muy acomodado y no da ese paso adelante que se le está exigiendo; Modric está como fatigado; a Kroos le falta sangre; Benzema no está inspirado ni se le espera; Casemiro está lento; Varane blando.    El menos malo del partido de Moscú fue Reguilón, un chaval que promete y que hizo su debut europeo .    Los dos únicos jugadores que están sobresaliendo son sus dos guardametas: Keylor y Courtois. Lo cual habla muy mal de este Madrid que está a punto de entrar en la UVI.    Moscú se une a la lista de destinos que están minando la confianza en Julen Lopetegui. .


LOS PORTEROS,AMOS Y SEÑORES DEL DERBI

Courtois y Oblack,tanto monta uno como otro, fueron los dos grandes protagonistas de un derbi que terminó en tablas (0-0). En el Santiago Bernabéu, los dos guardametas estuvieron muy por encima de los jugadores de campo que no supieron cómo batir en jugadas individuales a los dos extraordinarios porteros (los dos mejores del mundo). Ellos dos fueron los responsables de que en Chamartín no hubiese goles. El reparto de puntos se puede considerar justo, porque si el Atlético fue mejor que el Madrid en los primeros 45 minutos, en la reanudación el que dominó hasta avasallar fue el equipo de Julen Lopetegui, que sigue sin estar acertado en los cambios, los hace tarde y mal. Si sacó en la reanudación a Ceballos fue por la lesión, parece que muscular, de Gareth Bale. Como decimos, el Atlético salió mejor que su vecino. Estaba mejor colocado con el 4-4-2 tan característico de Simeone que le hacía tener superioridad en el centro del campo respecto al Real Madrid que volvió a insistir con su ya típico 4-3-3. Menos mal que con la entrada de Ceballos las fuerzas se igualaron en la medular. En ese primer periodo, si los madridistas no encajaron gol fue gracias a Courtois que salvó dos mano a mano a Griezman y a Diego Costa. El primero con la cara y el segundo con la mano. Fueron dos paradas dignas de un gran portero. Courtois se ha ganado el respeto del Bernabéu. En la ranudación, fue Oblack, quien le sacó las castañas del fuego a su equipo con una gran intervención a una llegada de Asensio, quien se plantó solo delante de la portería atlética y el eslovaco se la sacó con el cuerpo. Fue la ocasión más clara del partido por parte del Real Madrid, que volvió a evidenciar que en los últimos partidos le falta el gol. Los últimos minutos el equipo blanco jugó con Vinicius y Asensio como delanteros. Dos jóvenes de 18 y 22 años, respectivamente, que parece poca pólvora ante la experimentada defensa rojiblanca con un inmenso Giménez, un muro infranqueable. En el banquillo en esta ocasión se quedó Mariano, que tal vez con lo volcado que estaba el Madrid en ataque, asfixiando a su contrincante, hubiese sido más productivo que Vinicius, quien sorprendentemente, salió a falta de tres minutos para finalizar el partido. El chaval estaba como loco por debutar, pero lo que hizo Lopetegui me pareció una falta de respeto. Tal y como estaba el partido con ese empate a cero, si decides sacarlo, sácalo a jugar veinte o quince minutos, no en el 87. Vinicius, el primer jugador nacido en el siglo XXI que aparece en el Madrid, no obstante se fue tan contento por su debut en el Coliseum madridista. A Lopetegui hay que pedirle que tenga criterio de una vez. Tan pronto lo manda al Castilla a jugar la Segunda B, como le pide que sea la solución de emergencia ante el eterno rival de la capital. Incomprensible.   Mariano, por lo mucho que llegó el equipo blanco en el segundo periodo, pienso que era el cambio adecuado por el ineficaz Benzema que recibió la repulsa del Bernabéu. Al francés solo le tengo contabilizados dos remates a puerta, que fueron blandos y sin enjundia. Benzema es muy bueno para jugar fuera del área, para ofrecerse e incluso para dar pases imposibles, pero no es un jugador de área. Este Real Madrid carece de hombre gol. En los últimos tres partidos solo ha marcado un tanto, fue el 1-0 al Espanyol obra de Asensio. Inevitablemente, la afición madridista se acordó de Cristiano Ronaldo. Muchos salieron diciendo que si el portugués hubiese estado, con el gran dominio que desplegaron los madridistas en el segundo periodo, la victoria no se les hubiese escapado. Soy de los convencidos. En la delantera, el Real Madrid tiene un gran problema. El Atlético por su parte, pasó de hacer un gran despliegue en la primera parte a atrincherarse en exceso en la reanudación. donde se vio sometido por los blancos. Los de Simeone perdieron una gran oportunidad de poner en apuros a su rival en los primeros 45 minutos, donde Rodri fue el reloj que marcaba el paso de los suyos (gran fichaje, el de este chico), muy bien ayudado por Lemar que le ponía velocidad. Si no se fueron con ventaja a los vestuarios fue por el gran partido de Courtois, que se ha santificado definitivamente en el Bernabéu. Pero en el segundo periodo, el Atlético, como muchas veces suele hacer el miedoso de Simeone, se replegó y dejó la iniciativa a los blancos que estuvieron a punto de inclinar la balanza a su favor. Los miedos eternos de Simeone, y sobre todo la presencia de Ceballos por el lesionado Bale, cambió el signo del partido. El Madrid que en la primera parte había estado lento, sin profundidad y con un juego muy plano con la entrada del andaluz cambio el panorama. En Ceballos, el equipo de Lopetegui encontró a ese jugador desequilibrante que se necesitaba para despertar a sus compañeros . Fue quien se rebeló contra tanto juego académico, activando a los suyos que subieron en intensidad y velocidad. El empate a cero no es bueno para ninguno de los dos después del tropiezo del Barcelona ante el Athletic Club. Aunque para los de Cholo Simeone, es menos malo. Tanto el Madrid como el Atlético si hubiesen ganado, estarían como líderes. Pero todo sigue igual. Los blancos es la segunda ocasión que pierden para encaramarse en lo más alto. Puede que se acuerden a final de temporada de estas dos oportunidades perdidas. Se esperaba más del Real Madrid después del varapalo sufrido en Sevilla. El empate después de fallar el Barça, le sabe a poco a la afición que empieza a tener dudas sobre este proyecto. Los más optimistas se seguirán agarrando a la brillante victoria contra el Roma; y los más pesimistas al ridículo del Sanchez Pizjuán. Es pronto para sacar conclusiones. Habrá que dar un voto de confianza a Julen Lopetegui, pero cierto ruido empieza a escucharse en el Santiago Bernabéu.  


BAÑO DEL SEVILLA A UN APÁTICO  R.MADRID

   El Sevilla que ganó 3-0 dio un soberano repaso de fútbol a un abúlico, apático y triste Real Madrid que dio sensación de una impotencia más que preocupante, en el Sanchez Pizjuán. El equipo hispalense con un fútbol de mucho quilates y pletórico lo bordó en un primer tiempo perfecto, donde marcaron los tres goles frente a inoperante Madrid que hizo el ridículo.  Tres goles como tres soles ante la indolencia de un Madrid vulgar, frío y sin poder de reacción. Fue de todo menos un equipo de fútbol. Como muy bien dijo Casemiro al finalizar el encuentro: “regalaron los primeros 45 minutos”, y en el segundo tiempo les faltó fútbol y más enjundia.   Se suponía que después de la derrota del Barcelona en Butarque, el Real Madrid saldría como un tiro. Pues no, quien salió a comerse a su rival, fue el Sevilla que le dio un soberano sopapo a las estrellas madridistas que todavía estaban de celebración por los premios individuales.   Se ve que la gala FIFA les devolvió a la cruda realidad con una fuerte resaca. El Sevilla finiquitó el partido a los 22 minutos en un robo a un mal pase de Marcelo; una contra muy mal cubierta por la defensa madridista que estuvo lenta, dormida y descordinada . ¿Dónde estaba la mejor pareja de centrales del Mundo? En el limbo, diría yo.     El Sevilla le pinto la cara en dos contras de libro, que fue como llegaron los dos primeros goles. Ambos de André Silva. El 2-0, fue más sonrojante aún que el 1-0. El Madrid sacó un córner y la pelota acabó en el área de Courtois. Ben Yedder lanzó el balón en profundidad a donde llegó Navas que salió disparado tras la presa. Mientras tanto Marcelo, su par, volvió al trote, como si la cosa no fuese con él, demostrando una falta de actitud que pide a gritos tomar medidas, como dejarle en el banquillo para que reflexione. Navas por su banda hizo lo que le dio la gana.Ya en el primer tanto también falló. El partido de Marcelo fue una oda al pasotismo. Se merece una ración de banquillo para bajarle de la nube a la que se ha subido.    El 3-0, llegó a los 38 minutos en un nuevo fallo defensivo del Madrid que tuvo su epicentro en Marcelo y que aprovechó Ben Yedder para romper el partido y hacer justicia al espléndido juego que estaba realizando el Sevilla.  El partido de los blancos que vistieron de rojo, se puede calificar de auténtico desastre. El resultado lo dice todo y pudo ser aún peor. El mejor fue Courtois. El Sevilla le dio todo un correctivo en todos los aspectos. En lo táctico, en la lucha, la pelea y el sacrificio. Unos salieron con el cuchillo entre los dientes dispuestos a ganar desde el primer minuto, el Sevilla; y otros como el Real Madrid salió como si se tratase de un partido rutinario dejándose el alma en el vestuario.    Machín, el técnico del Sevilla le dio un repaso táctico a Lopetegui. Con un 3-5-2 destrozó al Madrid que no supo cómo contrarrestar ese sistema. Se ve que estudió perfectamente a su rival ,cosa que no hizo el técnico madridista. Sabía a lo que se jugaba, componiendo un centro del campo muy ofensivo con Banega(partidazo el suyo), Sarabia y Vázquez que a base de rapidez y toque eclipsaron a Kroos y Casemiro, quien terminó jugando como tercer central en el segundo periodo. ¿Para qué Lopetegui si el Real Madrid perdía por 3-0?      Las limitaciones tácticas de Lopetegui están siendo muy frecuentes en los últimos partidos, es como si el banquillo del Rea Madrid le viniese muy grande. Da la sensación que no mentalizó a sus jugadores de la fortaleza de un Sevilla que se dejó la piel sobre el terreno de juego. Todo lo contrario que los jugadores del Madrid que jugaron sin una pizca de intensidad y con una falta de compromiso que asusta.    Lopetegui no estuvo acertado en lo táctico y en los cambios. Vinicius sigue inédito en la liga. Lo llevó, pero para calentar banquillo. Tal y como estaba el partido, el brasileño se merecía unos minutos, teniendo en cuenta que Asensio, como la gran mayoría, estuvieron para el arrastre.    A Asensio le seguimos esperando; Benzema sigue en plan inoperante. Ramos cada vez está más excéntrico y convendría bajarle los humos. Marcelo, estuvo de desastre total. Kroos, intranscendente así como Casemiro. Los únicos que pintaron algo fueron Modric y Bale. Los demás para los leones.    Sin duda alguna los grandes culpables de esta deshonrosa derrota son los jugadores, pero todo se personaliza en el entrenador. Julen Lopetegui ya tiene el primer aviso sobre la mesa. Un mal resultado el próximo sábado frente al Atlético le pondría a los pies de los caballos. Momento crítico para el técnico madridista.     Y es que el Real Madrid no tuvo ningún argumento frente al Sevilla que le bailó durante todo el partido. No hubo un plan de juego. No hubo arrojo ni entrega y mucho menos espíritu de sacrificio.     El Madrid que vimos en el Sánchez Pizjuán fue un alma en pena que deambuló sin saber a qué atenerse. Mal aspecto tiene esto.          


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013