Alfonso Celemin

Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo del Autor: alfonso Celemin

A FALTA DE CRISTIANO, BALE

      Con poco que decir en la liga, cuyo único objetivo es quedar como máximo segundo, Zidane optó por reservar a gran parte de titulares para la gran cita de Champions del próximo martes frente a la Juventus. En Las Palmas no estuvieron Carvajal, Ramos,Marcelo, Kroos, Isco y Cristiano Ronaldo.   A falta de estos titulares, Gareth Bale lideró el triunfo del Real Madrid sobre Las Palmas por 0-3. El galés brilló con luz propia y marcó dos de los tres goles de los blancos, uno de ellos de penalti. El otro lo hizo Benzema, también de panalti que hicieron a Lucas Vázquez.    Bale, no goza de buena prensa pero dudar de él como gran jugador es negar la evidencia. En plenitud física y sin el lastre de las lesiones es todo un jugadorazo que no tiene nada que envidiar a las grandes estrellas del fútbol.  En las Las Palmas cuajó un gran partido. Fue el amo y señor de las operaciones de ataque de un Madrid muy asentado y sabiendo muy bien lo que tenía que hacer. Se le ve muy suelto y ahora que llega la hora de la verdad en la Champions, Bale es un gran refuerzo.    Las Palmas que está luchando por salir de los puestos de descenso trato con orgullo de no naufragar. No lo hizo, porque con Paco Jémez al frente murió de pié. Probablemente el equipo insular descienda,aunque no por el mal trabajo de su técnico, sino por el trabajo mal ejecutado de la cúpula directiva.    El Real Madrid, hizo una faena de aliño, jugó lo justo para ganar sin apenas despeinarse. Tuvo la suerte de que le señalaran dos penaltis, el de Bale, muy riguroso pero tuvo varias ocasiones para que el resultado fuese más amplio. Benzema, falló dos goles cantados y varias jugadas se fueron al limbo por pases mal dados y por precipitación.    El partido fue de Bale, quien en pleno debate por Isco se reivindicó con juego y goles. El galés ha regresado acelerando en la carrera por la titularidad y se ofrece para estar en Turín entre los once titulares.    No estaban Ramos ni Cristiano, la columna vertebral del Madrid, pero si estaba Modric, el ingeniero de operaciones, al que acompañó Casemiro y, adelante Asensio y Lucas Vázquez que volvieron a demostrar que están en un buen estado de forma.    Después de la exhibición de Isco con la selección española, habrá que esperar a la Champions para saber si su situación con Zidane ha cambiado. Hay que aguardar a Turín para comprobarlo. De lo sucedido en Las Palmas apenas se puede extraer conclusiones, pero todo indica que contra la Juventus saldrán los intocables y que Isco,Lucas Vázquez, Asensio y Bale lucharán por un puesto. Yo que Zidane, en Turín, apostarían por Bale en lugar de Benzema.    En las Palmas el galés se situó en la izquierda, como cuarto centrocampista, mientras que Asensio lo hizo casi como media punta. A Gareth Bale, esta posición, arrancando siempre por la izquierda le sentó fenomenal y fue el mejor del partido con bastante diferencia, llevando casi siempre el peligro al área de los canarios. Su comodidad en esa posición queda resumida en su primer tanto: cabalgada poderosa por la banda izquierda y definición perfecta. No solo anotó dos goles, sino que estuvo muy participativo y se asoció perfectamente con todos sus compañeros. Faltó Cristiano, pero apareció Bale.    El Real Madrid selló un partido cómodo ante una Unión Deportiva Las Palmas que intenta agarrarse a la salvación desde el buen gusto. No sé,si le será suficiente.    Ahora llega el auténtico test para el Real Madrid, su primer partido de cuartos de final de la Champions ante la siempre difícil Juventus de Turín. Ahí estarán los imprescindibles, pero probablemente sin Nacho que por primera vez en su carrera, se retiró lesionado.


CRISTIANO, PURA VORACIDAD GOLEADORA

       En el el Bernabéu,presenciamos un encuentro la mar de divertido, muy entretenido, bien jugado por ambas partes y con goles de todos los colores.     El Real Madrid terminó imponiéndose por goleada al Girona por 6-3. Fue un partido de locura ofensiva en donde reinó el olfato goleador de Cristiano Ronaldo que está desatado de cara a portería. Todo lo que no le entraba al comienzo de temporada, le entra ahora en la recta final del ejercicio donde el Madrid solo tiene algo que decir en la Champions. Una lástima que se descolgase tan pronto del campeonato doméstico.     El portugués anotó cuatro goles(póquer) y estiró su racha goleadora que le llevan hasta los 22 tantos, está a tres de Messi en la lucha por el Pichichi.     El luso está en un estado de forma extraordinario. Se le ve fresco físicamente, con alegría y con una voracidad que le hace ser temible. Ha regresado. Lo dicen sus goles y su rostro, todo felicidad. Sus cuatro tantos fueron propios de un delantero centro, del nueve. Cristiano fue quien comandó la victoria ante el valiente Girona, que nunca le perdió la cara al encuentro. Muy bien, este equipo gerundense que a pesar de la goleada, se graduó en el Santiago Bernabéu. Es un equipo muy bien trabajado por Pablo Machín, que sabe a lo que juega y que está rozando puestos para entrar en Europa. Sin duda es el equipo revelación del campeonato.    La osadía del Girona la socavó Cristiano con su póquer, quien sumó su tanto número 17 en los dos últimos meses. Lo que habla bien a las claras del estado eufórico en el que vive en estos momentos la estrella madridista, quien estuvo muy bien acompañado por Benzema que le bailó el agua con sus pases y abriéndole huecos. El francés, no fue ese jugador apático de casi toda la temporada. Estuvo muy participativo, combinó a la perfección con casi todos los visitantes que aparecían por el área del Girona, y sobre todo con Cristiano a quien le dejó un pase para el recuerdo, en el 2-1.    Real Madrid y Girona, como decíamos, nos regalaron una locura de partido donde primó sobre todo el juego ofensivo por encima de las defensas, que más bien parecía que estaban de adorno.     Los dos equipo jugaron muy bien. Hubo ambición, se actuó con fe y sin complejo. Fue un gustazo ver el carácter ofensivo que imprimieron ambos conjuntos durante los 90 minutos. Un regalo para el espectador, aunque seguro no tanto para los entrenadores que vieron mucho descuido defensivo en los suyos. El Girona porque recibió seis goles; y el Real Madrid porque encajó tres, en jugadas a balón parado. Los tres fueron de cabeza: dos de Stuani, al espigado delantero uruguayo, sorprendentemente le marcaba en los saques de esquina, Carvajal lo que me pareció un misterio indescifrable; el último del equipo gerundense lo hizo Juanpe. El Real Madrid tienen que hacerse mirar su fragilidad en el juego aéreo. No te pueden hacer tres goles de cabeza con tanta facilidad. Eso en Europa, te condena. Imagino que Zidane habrá tomado buena nota.   El partido comenzó con la alegría del Real Madrid que desde que se liberó del París Saint Germain, es otro equipo bien distinto. Los blancos lo bordaron en los primeros 20 minutos minutos a base de un juego vibrante, vertiginoso y muy directo. Marcó Cristiano el 1-0 que ahora no ve una portería, ve un arco iris. Se presagiaba tormenta sobre el equipo de Machín, pero no, sucedió que se rebelaron y con una valentía encomiable el Girona se echó hacia adelante para lograr la igualada en jugada ensayada. Stuani no es que diese con la cabeza, lo suyo fue un trueno. Con tablas (1-1) se llegó al descanso.    El segundo acto comenzó de la misma forma en que se inició el partido. El Madrid entró a toda mecha, con un juego preciso, rápido y de mucho movimiento y enjundia. En un santiamén, sin que el Girona se hubiese despedazado del descanso, el Madrid se puso con 4-1 en el marcador, con Cristiano Ronaldo con otros dos tantos y uno que le regaló a Lucas Vázquez.    A pesar de esa diferencia, el Girona no se entregó ni mucho menos. Con fe y gallardía siguió en la pelea. Stuaní volvió a marcar de cabeza (4-2) lo que sirvió para que se espoleara un poco más y durante unos minutos tuvo al Madrid encerrado en su área. Pero Bale, que había sustituido a Benzema y de nuevo Cristiano, sentenciaron.     A parte de la bestialidad de Cristiano Ronaldo, que vuelve a comulgar con el gol como nadie; Asensio fue también de los destacados. Así como Kroos y Marcelo, que junto a Benzema sintonizaron a la perfección para el festival goleador del Real Madrid.    La liga está perdida (precisamente la empezaron a perder cuando perdieron 2-1 ante el Girona, en la primera vuelta) pero con la determinación y con la profundidad con la que está jugando ahora el Madrid, es muy difícil de contener. Seguramente que la Juve y sus rivales en Europa, habrán tomado buena nota.    


CRISTIANO Y MODRIC SALVAN LOS MUEBLES

   Más dificultades pasó el Real Madrid en Ipurua que en el Parque de los Príncipes . Ganó 1-2 al Eibar pero lo hizo desde el sufrimiento que se prolongó hasta el último instante frente a un combativo y guerrillero equipos romero que justificó con creces su buena clasificación en la tabla.    El Eibar no tiene más secreto que el trabajo, el sacrificio y sobre todo el orgullo. Y eso del orgullo lo cultiva como nadie y lo lleva al máximo exponente. Así se comportó con el Real Madrid que tuvo que sudar para vencer al bravo Eibar que vendió cara su derrota.     Las mismas armas que empleó contra el Madrid ya las sacó a relucir contra Atlético y Barcelona. El resultado fue el mismo para los armeros en los tres encuentros. Una derrota que les duele pero que a la vez le hacen más fuertes porque cayó de pié y no de rodillas.    Hay circunstancias por las que él Eibar jamás podrá competir con los tres grandes, y en este partido más concretamente contra el Real Madrid, el no poder contar con el talento de un jugador como Modric y con la pegada bestial de un Cristiano Ronaldo que ha encontrado la senda del gol. Suyos fueron los dos golazos que hicieron posible la victoria madridista en Ipurua.    La gran actuación de estos dos jugadores, le sirvió al equipo de Zidane para solventar un duelo muy incómodo ante un rival que le exigió gran esfuerzo; y más después del gran triunfo en el Parque de los Principes. Un factor que invitaba a una cierta distensión y comodidad de la que hicieron gala los madridistas en los primeros minutos.    Zidane para este partido echó mano de los que no jugaron en París y que para muchos merecen la titularidad como son Isco, Bale, Kroos y Modric .     Modric, justificó con su partidazo, que estando bien es titular indiscutible. Al igual que Kroos, aunque esté último estuvo un tanto displicente. Los que no están para ser titulares por mucha mala cara que pongan, son Isco y Bale.   Isco estuvo como ausente, reteniendo la pelota hasta decir basta y en plan pasota. Bale, el otro suplente de lujo de París, no le fue a la zaga. Los dos estuvieron desaparecidos y justificaron el por qué de su suplencia en la capital francesa.    Modric en cambio estuvo sensacional después de un mes de ausencia. Todo lo bueno que hizo el Real Madrid pasó por las botas del croata que dibujo pequeñas obras de arte. De sus botas nació el 0-1, tras una pérdida de Arbilla. Modric con el exterior de su bota derecha describió una parábola que fue hacia Cristiano que finalizo con su contrastada eficacia.   La ventaja madridista llegaba después de que durante media hora el Eibar fuese bastante mejor que el Real Madrid que entró al partido un tanto desangelado. Pero a raíz del gol, el equipo de Zidane se hizo dueño de la situación y hasta pudo aumentar la cuenta si no hubiese sido por la soberbia actuación del guardameta Dmitrovic que le sacó hasta dos balones de gol a Cristiano Ronaldo: una ocasión en el ocaso del primer periodo; y la otra en la segunda parte.    Con 0-1 se llegó al descanso. El Madrid parecía tener controlada la situación hasta que Ramis,a la salida de un córner cabeceó, tras fallo en el marcaje de Sergio Ramos, el empate a uno. La igualada perduraba en el tiempo hasta que Zidane recurrió a Lucas Vázquez y Benzema para tratar de buscar el triunfo. Lucas Vázquez ayudó a los suyos,como siempre, no así Benzema que pasó con más pena que gloria. Por la banda derecha tras robo de balón de Carvajal a la salida de la defensa del Eibar, llegó el definitivo 1-2. Pared Lucas-Carvajal, centro de este último, y cabezazo sin paliativos de un enorme Cristiano que suma ya 18 goles en la liga.    No fue un triunfo brillante del Madrid , pero si eficaz y hasta importante para mantener las constantes vitales en lo que resta de temporada.


EN PARÍS, EL MADRID SE AGARRA A SU TRONO

Partido muy completo y serio del Real Madrid en París, donde venció en todos los sentidos del juego al París Saint Germain por 1-2 (2-5) en el cómputo total de la eliminatoria. En el Parque de los Príncipes, el Madrid demostró su jerarquía en Europa, agarrándose a la Champions, su territorio, para mantener viva la temporada que caminaba por senderos lúgubres. Y lo ha hecho eliminando al equipo que en la primera vuelta de esta Champions logró el récord de goles. EL PSG era el coco de la competición, nadie lo quería. Cuando en el sorteo de octavos quedó emparejado con el Real Madrid, casi nadie o mejor dicho una gran mayoría presagiaba una hecatombe e incluso una humillación para el equipo de Zidane. Esos agoreros de pacotilla, se olvidaron del gen competitivo que tiene el Madrid cuando de Europa se trata. Ese ADN que le hace ser especial en la competición europea salió a relucir en uno de los grandes escenarios, el Parque de los Príncipes, ante el equipo de moda y que tenía atemorizada a la Europa futbolística con esa pléyade de grandes figuras: Neymar (que no jugó por lesión) Cavani,Mbappé,Rabiot, Verrati,Thiago Silva etcétera… La superioridad del Madrid fue absoluta de principio a fin. Dominó a los parisinos en todos los aspectos del juego: en defensa, por el centro del campo y en la delantera. La retaguardia madridista, comandada por un serio y eficaz Sergio Ramos, estuvo segura y muy concentrada. Empequeñecieron a Mbappé, Cavani y Di María. El centro del campo fue muy eficaz en ayudas defensivas y en apoyos a la delantera. Aportaron equilibrio, esfuerzo y energía al equipo. Casemiro estuvo inmenso en el corte y en la distribución. Además consiguió marcar el 1-2. Cuajó un señor partido al igual que Kovacic, que siempre estaba donde los suyos lo necesitaban. Abiertos por las bandas, Lucas Vázquez, por la derecha; y Asensio, por la izquierda. Lucas Vázquez, definitivamente se ha ganado un puesto en el once titular. Ha estado enorme, dando al equipo una alegría y energía que contagió a todos los demás. Su ayuda a Carvajal en el marcaje a Mbappé fue una muestra. Junto a él, Asensio, quien fue de menos a más para regalarle al propio Lucas Vázquez un pase de genio: balón que le cuela a Alves entre las piernas (le hace un túnel), centro perfecto de Lucas y gol del omnipresente Cristiano Ronaldo, que de nuevo volvió a marcar en Europa donde es el amo y señor. El portugués metió la frente con la fuerza de su alma ambiciosa y de ese escudo con la corona y la franja morada que ayer cumplía 116 años. En las grandes ocasiones siempre aparece. Cristiano, ha vuelto hacer un ejercicio de grandeza. Con el 0-1 en el minuto 51 la eliminatoria quedaba prácticamente sentenciada; y más después con la expulsión de Verrati en el 66 por doble amonestación. El gol del PSG logrado por Cavani , de rebote en el 71, fue una anécdota. Minutos después, Casemiro también con fortuna hacia el definitivo 1-2. En ese mismo instante se entregaron las huestes franceses, junto a esa hinchada ultra y cavernícola que debe recibir junto a su equipo, un castigo de la UEFA. Esas malditas bengalas, si a alguien perjudicaron fue al PSG, que parece que convive con esos impresentables seguidores ultras. Zidane, fue junto a sus jugadores el otro gran protagonista por hacer una alineación acorde a lo que demandaba el partido. Fue muy consecuente y no arriesgó con los lesionados ni siquiera en la noche que se jugaba la temporada y quizá el puesto. Sólo forzó con Marcelo porque él no tiene relevo. Modric y Kroos se quedaron en el banquillo. Fue lo más sensato, acaban de salir de una lesión y no era cuestión de arriesgar. Además el partido estaba más para el equilibrio y las ayudas que dan Kovacic y Lucas Vázquez que para la posesión que aportan el croata y el alemán. Acierto total de Zinedine Zidane, que le dio un repaso táctico y de estrategia a Unai Emery, que me dicen le han visto comprando unas maletas. Ha sido tan serio el Real Madrid que no notó las importantes ausencias. Funcionó como un equipo, y se notó. El único que desentonó, y ya van unas cuantas veces es Benzema. El francés, en su país,fracasó. Cometió un falló garrafal con 0-0 al borde del descanso; y en el segundo tiempo su indecisión y falta de empuje le llevaron a perdonar una clarísima ocasión de gol. Del París Saint Germaín apenas hubo noticias. Fue un equipo chato, sin chispa y sin nervio. Esta derrota traerá consecuencias en París, con Emery en la puerta de salida y Neymar en Brasil, pensando en el mundial de Rusia. París bien vale otra gran decepción. Mientras el Real Madrid, vuelve a meterse en cuartos de la Champions con un resultado digno de un campeón. Rompió pronósticos cenizos y entra por la puerta grande en los cuartos de final de la competición donde ha forjado su gran leyenda. Ha recuperado el estado de ánimo. Cierto es que ha dado un gran paso pero no hay que olvidar que se juega la temporada en un solo órdago : La copa de Europa. No obstante, que nadie se relaje, el Rey de Europa sigue vivo y está de vuelta.


EL R.MADRID YA MIRA A PARÍS CON OPTIMISMO

Victoria revitalizante a la par que cómoda para el Real Madrid (3-1) contra el Getafe que jugó con un hombre menos durante casi toda la segunda parte por expulsión de Rémy. Marcaron Cristiano por partida doble y Bale. Los azulones recortaron con un gol de penalti transformado por Portillo que significó el 2-1. Una pena máxima que no fue porque Nacho saco limpiamente el balón a Molina. Son los fallos de los árbitros que suelen pitar solo lo que ellos ven. Volvió Marcelo, que se probó en la segunda parte, y pasó la prueba con nota. Dio el pase en el 3-1 de Cristiano y se le vio muy activo y totalmente recuperado de su lesión. Está listo para París. A la capital francesa acudirán para jugarse el pase a los cuartos de final de la Champions y mantenerse con alguna opción de éxito esta temporada. El triunfo ante el Getafe es una buena medicina para lo que le espera el próximo martes frente al París Saint Germain que está calentando el partido de forma desproporcionada. El Real Madrid con la BBC en el once titular, solventó el partido sin problemas con una buena primera parte, y un relajado segundo periodo, más tras la expulsión del atacante azulón Remy. De todas formas he visto a un Getafe muy agresivo, han jugado al borde del reglamento. Remy se las tuvo tiesas con Nacho, quien debió ser expulsado una vez que el colegiado señaló el penalti sobre Molina (que no fue). Pero si el árbitro señala la pena máxima debió ver la segunda tarjeta amarilla, y por lo tanto hubiese significado su expulsión. El partido contra el Getafe ha sido solo un pequeño ensayo general para París, porque está liga ya no es del Real Madrid. No obstante se vieron pequeños detalles que invitan al optimismo. Pero no son más que buenas sensaciones. Lo de París será otra historia . No obstante si se han visto destellos de que se puede lograr el objetivo número uno de lo que queda de temporada: pasar a cuartos de Champions, eliminado a uno de los adversarios más temidos, el París Saint Germain. Esas buenas sensaciones pasan porque los blancos se han reencontrado con el gol, sobre todo Cristiano Ronaldo, que está jugando con hambre en los últimos partidos y eso siempre es una garantía de éxito. El Getafe, un equipo muy bien trabajado, no había encajado tres goles en ningún partido de esta liga. Esta vez sí, lo que habla en positivo del momento que viven los madridistas, que están creciendo, si exceptuamos el vergonzoso partido que hicieron ante el Espanyol. La BBC volvió a aparecer, aunque con Bale mucho más dinámico y en posiciones diferentes. Unas veces a la derecha y otras veces daba un paso atrás, de modo que el Madrid pasaba de un 4-3-3 a un 4-4-2. Si en París opta por lo segundo, la incógnita es si el galés puede ser o no titular. Todo va a depender de la evolución de los lesionados. Si Modric o Kroos, o uno de los dos no está disponible,algo más que probable; Isco y Bale podrían volver a ser titulares en el Parque de los Príncipes. El galés, debería ser titular en el Parque de los Príncipes. Es el segundo máximo goleador del equipo y con los espacios que tendrá frente al PSG, me parece un jugador imprescindible. La palabra la tiene Zidane Sorprendió que Zidane contra el Getafe jugase con Casemiro y Marco Llorente, que no lo hizo mal, como doble pivote, con Isco como hombre para sacar el balón. El ensayo no defraudó teniendo en cuenta el rival que tenía enfrente el Madrid. Me resisto que sea una opción para rendir visita al PSG. Con CR7 en plenitud, que ha recuperado su mejor versión goleadora, el Madrid solventó rápidamente sus momentos de angustia tras el 2-1 del Getafe. Si además añadimos que Marcelo que entró sustituyendo a Theo, que sigue en el lado oscuro, revitalizó a su equipo con su alegría y desparpajo en la banda izquierda, estaremos de acuerdo en decir que en vísperas de rendir visita París, al partido del año, el Madrid ha recibido muy buenas noticias para ese trascendental partido del martes, día 6. Cristiano y Marcelo cabalgan de nuevo Con el 3-1 de Cristiano, Zidane entonces retiró al portugués para cerrar un duelo y pensar solo en el partido del próximo martes. El Madrid ya mira a París. Suena la sintonía de la Champions.


EL REAL MADRID VOLVIÓ  A LA VULGARIDAD

Hay un dicho que dice que en casa del pobre dura poco la alegría. Una verdad que se cumple en este Real Madrid de la liga, por donde está pasando con más pena que gloria. Digo lo de pobre, no por su presupuesto y su gran capital , lo digo por el escaso juego que están desarrollando esta temporada en la competición doméstica. Llegaban a Cornellá con la racha de cinco partidos consecutivos ganando, algo inédito en este Madrid actual. Jugaban en un campo muy propicio como es el del Espanyol donde hasta ahora siempre habían ganado. Pero, resulta que fuese por temporal de frío o por las rotaciones, pero el caso es que el Real Madrid perdió por 1-0 ante el Espanyol, cayendo derrotado por primera vez en Cornellá. Sabemos que el Madrid la liga la tiene imposible, pero de ahí a dejarse ir como un equipo vulgar, media un abismo. Perdió ante el Espanyol, por falta de tensión, de actitud, de predisposición y por una incongruente alineación. Este Real Madrid no está para experimentos. Zidane todavía no se ha dado cuenta que las rotaciones esta temporada no le están funcionando. Pero él, erre que erre. En Cornellá volvió a las andadas dejando en el banquillo a Carvajal, y dando descanso a Cristiano Ronaldo, que ni viajó. Cristiano que está en racha debió jugar, pues ya descansó contra el Leganés. Al igual que debió hacerlo Carvajal y hasta Theo que después de su buen partido frente al Alavés, lo normal es que hubiese ocupado el lateral izquierdo en lugar de Nacho, que siempre cumple, pero ese no es su sitio. En fin, son las cosas de Zidane, quien a veces toma decisiones difíciles de entender. Como situar como delantero centro a Sergio Ramos en los últimos minutos, cuando en el campo estaban Benzema, Mayoral, Lucas Vázquez y Asensio (Bale ya había dejado el terreno de juego). Con esta medida, el Madrid solo jugó en esos minutos con un solo central, Varane. Y curiosamente por el sitio que estaba ocupando Sergio Ramos llegó el gol de Gerard Moreno en el minuto 93. Así de fácil. Zidane, en esta ocasión estuvo muy desacertado en sus decisiones, falló en lo táctico y en la estrategia. Con una alineación supeditada al calendario, Bale jugó como único hombre en punta y no funcionó. A su espalda, Lucas Vázquez, Asensio e Isco. Los tres estuvieron muy apagados, sobre todo Isco que sigue recreándose en el regate y retiene el juego. Ningún jugador estuvo a su nivel. El Real Madrid que pasó por Cornellá fue un equipo mediocre, perezoso y sin chispa. Algo que no se puede permitir. Y eso que comenzó jugando bien haciendo una buena presión y llegando con alegría a la portería de Diego López; pero poco a poco se fue perdiendo en la vulgaridad para terminar a los pies del Espanyol que supo aguantar y asestar el golpe definitivo, con ese gol de Gerard Moreno, un jugador a tener muy en cuenta que marcó todo un golazo. Un resultado a todas luces justo porque el Espanyol le puso el empuje y la energía de la que careció el Real Madrid Los madridistas se diluyeron con el tiempo. Solo jugaron decentemente los primeros 20 minutos, después la nada convirtiéndose en un equipo sin ilusión, sin tensión y sin tener un rumbo fijo para terminar jugando de una forma desordenada y sin fuste. Cuando al fútbol no le pones espíritu y alma, sucede lo que le sucedió al equipo de Zidane, que pierdes 1-0 contra el Espanyol. Si además de todo eso, tienes un centro del campo  con Marco Llorente y Kovacic sin consistencia y creatividad, pasa lo que pasó en Cornellá. La falta de fútbol del Real Madrid no la justifican sus ausencias, unas por lesión como son las de Modric, Marcelo,Kroos y el indispuesto de última hora, Casemiro; y otras por decisión técnica como fueron las de Cristiano Ronaldo, Carvajal y Benzema. Algo que no entendimos teniendo en cuenta que el Madrid no ha tenido desgaste en la copa, de la le apeó el Leganés y que no jugará el partido de vuelta de Champions, hasta el 6 de marzo. Así desde luego no se puede ir a París. Si, ya sé que será otra historia, pero las derrotas no ayudan… Y más después de ver a un mediocre Real Madrid. Allí tendrá que llegar con otro traje y otro ánimo PD: …Y el cielo se puso a llorar por la muerte de Quini, por un infarto de corazón, leyenda y mito del fútbol español. Tenía 68 años. D.E.P.  


¡¡POR FIN LA BBC APARECIÓ!!

     Cuando más ácidas estaban siendo las críticas hacia dos jugadores determinados como son Benzema y Gareth Bale, resulta que fueron los dos protagonistas del triunfo por 4-0 del Real Madrid sobre el Alavés.    Los dos jugadores más fustigados por los medios de comunicación y por gran parte de la afición blanca fueron claves en el triunfo de los madridistas. Benzema, en su papel de asistente con pases de gol, además de marcar de penalti;y Bale en sus carreras, velocidad y buen partido en general.   Junto a ellos, también sobresalió Cristiano Ronaldo que con sus dos goles, tuvo la gentileza de regalarle el penalti del 4-0 a Benzema que fue su principal asistente. El portugués fue muy generoso con Benzema porque sabe que si el francés está entonado, él en gran medida, sale muy beneficiado porque siempre le ve cuando pisa el área. Cristiano le dedicó su primer gol al filo del descanso (1-0), al tiempo que le hacía ver a todo el estadio la importancia del francés. Fue la reconciliación del Bernabéu con Benzema que cuajó un estupendo partido. Jugando así, nadie le criticara, ni será pasto de los silbidos. Pero que cunda, que no sea flor de un día. El partido ante los de Vitoria ha servido para que Benzema reciba el perdón del Bernabéu.   Gareth Bale, fue otro de los “malditos” que destacó. La medicina del banquillo de los últimos partidos parece que le ha sentado muy bien. Se le vio con más entusiasmo que nunca, además de mucho más participativo. Una chilena suya, fue tal vez lo mejor del primer tiempo, donde los dos equipos estuvieron espesos y protagonizaron un juego muy trabado. En la segunda parte, al poco de iniciarse, marcó el 2-0 a pase de Benzema, que increíblemente le había robado la cartera a Alexis, en el centro del campo. El galés, respondió con una muy buena actuación al hecho de jugar todo el partido completo. Algo que no hacía desde el pasado 20 de septiembre.    Cristiano hizo de Cristiano, es decir buscó con ahínco la portería hasta conseguir dos goles. El 1-0 a pase de tacón de Benzema, gol que dedicó al francés; y el otro fue Lucas Vázquez quien lo encontró para que marcase el 3-0. Por cierto, que Lucas Vázquez se marcó otro partidazo y ya van unos cuantos. No encontró portería pero estuvo en todas las jugadas de gol. Como muy bien dijo Valdano durante la retransmisión del partido: “ A la BBC hay que añadirle la “L” de Lucas Vázquez, quien se ha ganado por derecho propio un sitio en el once titular. Está que se sale, fue el mejor del partido.    Cristiano,Bale y Benzema se bastaron para golear al Alavés en este compromiso liguero que los blancos están aprovechando para cargarse de autoestima para su visita a París, a la vez que buscan mejorar en la clasificación y meter presión al Atlético y y Barcelona que son los que les anteceden.    La liga, saben, que la tienen prácticamente imposible pero se agarran a un clavo ardiendo por si acaso suena la flauta. Ello quieren estar ahí por si fallan los de arriba. Mientras tanto,los triunfos en la liga son alimento camino del Parque de los Príncipes, de París. Se está cargando de optimismo para ese trascendental partido del próximo 6 de marzo ante el PSG. Esa es la meta más inmediata.    Lo que parece evidente después de cuatro triunfos consecutivos, es que el Real Madrid se está reactivando. Muchos de sus jugadores van recuperando el tono y sus mejores sensaciones. El físico está alcanzando ese nivel que tan bien la fue la temporada pasada. El equipo juega con más alegría y más fundamento. La mejoría en todos los sentidos es evidente y le llega en el momento cumbre de la temporada. Lo que sucede es que ha llegado tarde con la copa tirada, y la liga casi imposible.      Las ausencias de Modric, Sergio Ramos,Marcelo y Kroos no se notaron, y eso habla bien del buen momento por el que atraviesa este desconcertante Real Madrid que parece que ya ha alcanzado la normalidad. Hasta Theo, que parecía perdido para la causa, parece que recupera ese buen tono que demostró la temporada pasada en el Alavés. Cuajó un buen partido ante su ex equipo     Este Alavés de Abelardo, no ofreció mala imagen, sobre todo en la primera parte, donde pudo adelantarse tras un gran disparo de Pedraza al que respondió Keylor Navas con otra gran intervención. Pocas cosas vimos en el primer tiempo donde reino más el caos que otra cosa. La segunda parte ya fue otra historia, con un Madrid en su mejor versión que ofreció su mejor cara con cosas muy positivas.    La victoria del Real Madrid sirvió para que la BBC se reivindique por primera vez esta temporada. No marcaban los tres desde el 16 de abril del 2016 frente al Getafe. Ya ha llovido…     Una reivindicación que tiene que haber llegado para quedarse. Fue un feliz regreso aunque lo hizo con cambios significativos. Cristiano y Benzema jugaron por delante; Bale lo hizo por donde más le gusta, la izquierda pero partiendo desde el centro del campo, con Lucas Vázquez haciéndolo por la derecha. Fue un 4-4-2 muy a tener en cuenta.   .


ASENSIO MÁS TITULAR QUE BENZEMA Y BALE

Después de reencontrase en la Champions, el Real Madrid sigue de dulce también en la liga. En un trepidante encuentro con muchas alternativas hubo una bacanal de goles. Ocho en total, tres que marcó el Betis y cinco, el Madrid. El encuentro terminó con 3-5 a favor de los los Zidane que parece que han recuperado la pegada. Tres puntos importantes, sobre todo para seguir alimentando la moral ante la difícil visita a París, dentro de 15 días.    El Betis, a pesar de su valentía y buen juego en muchas fases del partido, excelente en algunas ocasiones, no pudo con el equipo blanco que comenzó pegando primero, perdió después la iniciativa y reaccionó tras el descanso. Ese fue el Real Madrid en su visita al Villamarín. Jugó dos partidos en uno, con un único denominador común: Asensio, que marcó en los dos tiempos En un mismo partido, el Madrid entró y salió varias veces. Fue marcar Asensio el 0-1 (gol 6000 del Real Madrid en la liga) y desconectarse del encuentro. Tanto que el Betis, cobró vida y pasó a dominar el juego. Producto de ese dominio empató (1-1) por mediación de Mandi de impecable cabezazo. En pleno éxtasis estaba el Betis conducido por el eterno Joaquin, que ahora a sus 36 años está disfrutando del fútbol más que nunca, que logró ponerse por delante en el marcador( 2-1), con un autogol de Nacho que fue la culminación a una buena jugada de Junior. De nuevo los de Zidane se habían dormido en los laureles. En el vestuario debieron llamarse al arden unos y otros y todo cambio en la reanudación. El Madrid necesitaba un golpe de corazón y nadie mejor para eso que Sergio Ramos que logró la igualada (2-2) a lo Ramos, es decir de un enorme cabezazo al saque de esquina que efectuó Lucas Vázquez. Asensio, inmediatamente después tras jugada excelente de Carvajal por la banda derecha, ponía por delante a los madridistas (2-3). Acto seguido Cristiano, que ha recuperado la pólvora, hacia el 2-4 que parecía definitivo. Pero este Betis, de buen gusto con el manejo del balón y que nunca muere, se resistía a su destino. Sergio León aportó el suspense al conseguir el 3-4 con casi diez minutos por delante. Entonces, de nuevo, Zidane acertó con el cambio, retiró a Cristiano por Benzema, que fue quien a la postre, rubricó el (3-5) final. Un tanto de clase, como suelen ser los goles del francés que hoy conoció los sinsabores de la suplencia en beneficio de Asensio que demostró que hoy por hoy es más titular que Benzema, y por supuesto que Bale, que fue un fantasma perdido por el Benito Villamarin. El galés está muy espeso y además trabaja poco. El futuro de Bale está más lejos que nunca del Real Madrid. La nota negativa fue la lesión de Marcelo quien se tuvo que retirar al poco de comenzar el encuentro, con un pinchazo muscular pendiente de pronosticó. El jugador, no obstante tiene buenas sensaciones y creé que es menos de los que parece. El triunfo del Real Madrid en el Benito Villamarín, ha dejado bien claro que Asensio pide paso en el equipo titular. Ni Benzema ni Bale merecen la titularidad más que el balear. Asensio, acaba con la BBC.


EL R.MADRID CALLA MUCHAS BOCAS AQUÍ, Y EN EUROPA

Apasionante partido el que jugaron Real Madrid y París Saint Germain en el Santiago Bernabéu, que volvió a vivir otra de sus noches de leyenda en Europa.    Ganó el Madrid 3-1 al PSG cuando nadie lo esperaba, porque los franceses durante los 30 primeros minutos del segundo periodo eran el dueño y señor de la situación. Casi mudo estaba el Bernabéu ante el peligro que llevaban esos dinamiteros que tiene delante, como son Mbappé , Neymar y compañía que en cada acción llevaban el suspense al estadio que ya daba por bueno el (1-1), que fue como finalizó la primera parte. Pero fue retirar al bulto sospechoso de Benzema sustituyéndole por Bale y el partido comenzó a cambiar. Y más aún cambió, cuando Zidane, y hay que alabar su valentía, a falta de once minutos introdujo en el equipo a Lucas Vázquez y a Asensio que entraron por Isco y Casemiro, respectivamente. Entonces fue como coser y cantar. Con estos dos últimos cambios ganó las bandas, cerrándolas al tiempo que les sirvió para desbordar.. Fue un acierto total de Zidane y hay que decirlo muy alto. Asensio fue el hombre clave. En tan solo once minutos hizo cambiar la dinámica del partido. El mallorquín vuelve a estar en forma y ha demostrado que hoy por hoy tiene que ser titular indiscutible. De sus botas salieron los dos pases con los que Cristiano marcó el 2-1 y Marcelo el 3-1. Si, un Marcelo inmenso que fue el mejor del partido y que se entendió a la perfección con Asensio. Los dos hacen una pareja perfecta que rompen a sus rivales, por su eficacia y genialidad. Los jugadores del PSG no daban crédito, habían pasado de estar cerca del 1-2 a un 3-1 en un abrir y cerrar de ojos. ¿Cómo era posible? Se ve que no conocían el historial de leyendas épicas del Real Madrid cuando de Europa se trata. El estadio gritó de alegría,casi llegó al éxtasis, después de verse casi en la lona. El guión europeo de las noches grandes en el Bernabéu se cumplió paso a paso. Primero, sufriendo con el 0-1. Mbappé (extraordinario este jugador) se marchó de dos rivales con su velocidad endiablada, después tuvo suerte en el rebote que cogió Neymar para cederle el balón a Rabiot que marcó. Fue entonces, cuando los once jugadores del Real Madrid que estaban sobre el terreno de juego, tomaron conciencia del mensaje que rezaba la gran pancarta que se exhibió al comienzo del encuentro y que tenía como protagonista al seguidor madridista más famoso, Rafa Nadal. Con su imagen como estandarte, decía: “Vamos,Real, el madridismo nunca se rinde”. El espíritu indomable de Rafa y su dominio en la tierra de París, era el mensaje de apoyo al equipo de Zidane que había comenzado como un cañón el partido: presionando muy arriba, comprometido y jugando con mucha intensidad. La primera parte fue muy igualada pero con más dominio de los blancos, que encontraron su recompensa al filo del descanso con un penalti infantil, pero que lo fue, de Lo Celso sobre Kroos que se encargó de transformar Cristiano Ronaldo, logrando el (1-1). Con este gol, el portugués se hacía centenario. 100 goles con el Real Madrid en Europa. Casi nada. Luego marcaría el 101. Si Asensio revolucionó el partido, el que lo dinamitó y sentenció fue Marcelo, a nuestro entender el mejor de la noche. Cerró el resultado final(3-1) con un zurdazo en el minuto 87, que le sirvió su pareja de baile, Asensio. Este gol dejó noqueado al PSG, cuando menos se lo esperaba. El Bernabéu se le cayó encima de golpe. El París Saint Germain ,de  un plumazo, se enteró que las noches europeas en Chamartin,  muchas veces se convierten en leyendas. El equipo de Unai Emery, no jugó mal, ni mucho menos. Lo hizo bien, y si enfrente hubiese tenido a otro equipo que no fuese el Real Madrid, se habría llevado la Victoria, pero  en Europa el equipo blanco, es el Rey. Lo que sucede es que Unai Emery, que nunca ha ganado en el Bernabéu, le dio un ataque de miedo. Quitar a un delantero centro como Cavani para dar entrada al lateral derecho Meunier, es de cobardes. A la postre, le costó caro. El técnico español del PSG, así como su presidente Al Khelaffi, declararon que el colegiado italiano Gianluca Rocchi les había perjudicado claramente señalando el penalti sobre Kroos, que para ellos no le fue; y no pitando unas manos de Sergio Ramos, que si lo fueron ,pero que el arbitro no vio como acción intencionada por tener el brazo pegado en el cuerpo. No vi tan crítico a Unai Emery ni a su presidente, la temporada pasada cuando perdieron contra el Barcelona, donde el colegiado alemán Atakin les perjudicó por tierra, mar y aíre. Son excusas por una derrota que no esperaban y que ya está levantando críticas en los medios franceses. El 3-1 es un buen resultado, pero, ni mucho menos, está resuelta la eliminatoria para el partido de vuelta  que se jugará el próximo 6 de marzo. El París Saint Germain, lo ha demostrado, es un peligro constante y en el Parque de los Príncipes va a ser un vendaval. Que se ate los machos el Real Madrid porque allí va a sufrir, y mucho Ojo al dato: En la temporada 92-93, en los cuartos de final de la copa de la UEFA el Real Madrid que se enfrentó al París Saint Germain, fue al Parque de los Príncipes con el mismo resultado con el que va ahora, y al final perdió por 4-1. Esperemos que ese mal presagio, no se cumpla ahora en la Champions, donde como dice Cristiano, el Madrid tiene ese poso de experiencia que le hace ser especial. Como especial ha sido el triunfo sobre el PSG, el nuevo rico del panorama futbolístico europeo. La victoria final del Real Madrid fue sentida como una resurrección, como una rebeldía ante los que le daban por muerto. Los blancos han callado la boca a muchos aquí en nuestro país, y a la gran mayoría de Europa. El Real Madrid está de vuelta. UN respeto al campeón de Europa.


GOLES COMO TERAPIA ANTES DEL PARTIDO DEL AÑO

Ante la gran cita del miércoles del Real Madrid, con la temporada en juego, no hay nada mejor que afrontarla con una buena goleada. Y eso fue lo que hizo el equipo de Zidane, goleando (5-2) a la Real Sociedad que fue un perfecto sparring.   Con esta goleada es de suponer que el Madrid haya recuperado el ánimo. Lo ha hecho en la vigilia de la gran noche que se divisa en el horizonte.Nada más y nada mandos que su supervivencia en la Champions, su única opción para salvar una temporada que hasta ahora es un fracaso auténtico. Además de ánimo, el equipo blanco parece que ha recuperado sensaciones para recibir al PSG el próximo miércoles, y sobre todo ha recuperado a Cristiano que con sus tres goles ha mandado un mensaje al París Saint Germain, volviendo a la senda del gol. Lo necesitaba el propio jugador, y sobre todo lo necesitaba el Real Madrid. Cristiano, guste o no, es el principal arma de este irregular equipo de Zidane que frente a la Real Sociedad ofreció un buen primer tiempo, donde todos hicieron una labor grupal en la presión, ahogando a la Real Sociedad que en ningún momento entró en el partido. En los primera parte, el encuentro quedó visto para sentencia. Incluso diría que a los 50 segundos con el gol de Lucas Vazquez de magnífico cabezazo a pase de Cristiano, ya se veía por dónde iba a ir el partido. A los 26 fue Cristiano quien hizo su primer gol tras jugada magnífica de Asensio y Marcelo que culminó el portugués. Luego siguió el gol característico de Kroos:disparo sutil que embocó con precisión de cirujano desde el balcón del área, rematando con el interior del pie. Gol precioso al que le siguió ,el segundo en su cuenta de Cristiano ,que marcó de cabeza. El tercero ya lo consiguió en la segunda parte al recoger un rechace del guardameta donostiarra  a un disparo de Bale, que salió en los últimos minutos. Con 4-0 culminaba el primer periodo, donde los madridistas calentaron motores ante el miura que se le viene encima. EL PSG no va a ser el toro manso que fue la Real Sociedad. Va a ser otra historia, pero al menos  el Real Madrid lo va afrontar con otro aire y otro estado de ánimo, al recobrar sensaciones, junto a la intensidad, el remate y el acierto, aunque sin tirar cohetes porque la defensa sigue siendo muy insegura. Los donostiarras estuvieron muy flojos, solo despertaron en la segunda parte, con ya todo perdido marcando dos goles que maquillaron en algo su desastroso partido. Zidane, desde un principio pensó en el partido de Champions. No quiso correr riesgos y dejó en el banquillo a Casemiro Bale y a Nacho que sustituirá al sancionado Carvajal. Sus puestos los ocuparon Asensio, quien volvió a ver la luz realizando un buen partido y Lucas Vazquez, que siempre cumple. Casemiro, Bale y Nacho  pensamos que serán de la partida aunque con Casemiro tengo mis dudas. El brasileño ralentiza mucho el juego y además no atraviesa por un buen momento. A Bale tampoco lo veo muy claro. Algunos dicen que el galés está sentenciado y que saldrá del Madrid al final de temporada con destino al Liverpool.  Nacho, si es seguro que será el lateral derecho titular. El  resto serán los que Zidane presentó ante la Real. La única duda podría ser Isco que dispuso de minutos en la segunda mitad, y el único capaz de hacer algo diferente ante los franceses . Si fuese Zidane, pondría a Isco en lugar del inoperante Benzema, que sigue en el lado oscuro. El público volvió a recriminar al delantero francés su frialdad y falta de compromiso. Cristiano, salió en su ayuda recriminando al público esos silbidos a un Benzema que sigue con su apatía tradicional. El nueve del Madrid no está, aunque Zidane parece que le espera. No sabemos cuándo, pero espera que haga acto de presencia algún día. Paciencia, tiene Zizou con este jugador que no le está respondiendo a su confianza. El segundo periodo con ese 4-0 en el marcador ya fue de puro trámite para los blancos que ya solo tuvieron todos sus pensamientos, ojos y piernas en el PSG. La Real lo aprovechó para marcar sus dos goles que fueron obra de Juan Bautista e Illarramendi, el exjugador madridista que se ha erigido en el jefe de le Real Sociedad. El auténtico examen es el miércoles, el día para descubrir si el verdadero Real Madrid es este que estamos viendo en la liga doméstica o el que tan bien nos tienen. Acostumbrado en Europa. Las últimas sensaciones son muy buenas. Con la goleada a la Real Sociedad calienta motores, recupera el instinto goleador de CR7 y afronta con optimismo su partido del año. De este trascendental encuentro dependerá si la temporada es un abismo al vacío o da nuevos alientos para pensar en la Decimotercera Champions.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013