Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Archivo del Autor: alfonso Celemin

POR PURA INERCIA, PERO CON VINICIUS DESATADO

En un mediodía placido, el Real Madrid sin grandes alardes se impuso al Espanyol por 2-0. Un gol de Varane en la primera parte y otro de Benzema en el segundo periodo, liquidaron un partido cómodo del equipo de Zidane ante los blanquiazules, que mejoraron respecto a partidos anteriores pero que siguen en la zona oscura.   No fue el mejor partido del Madrid Verde ( así vistió,por el cambio climático) respecto de los últimos a los que nos tenía acostumbrado, pero tiro de oficio con toques de fantasía de Vinicius, la eficacia de esta temporada de Benzema que suma y sigue con sus goles; y el buen anclaje del centro del campo con Valverde y Casemiro como sostenes y el compás de Kroos. Fue un partido que pronto hemos olvidado, porque fue embarullado con muchas faltas y poco sosiego. El único que revolucionó el encuentro fue Vinicius, un jugador muy particular que arranca como nadie,dribla con facilidad pero a la hora de definir se le nubla la vista. La actuación del brasileño fue lo más destacado del mediodía en el Santiago Bernabéu que para las fechas que estamos, registró una buena entrada Vinicius, con su explosión en carrera se plantó en dos ocasiones ante el guardameta, Diego López y naufragó, eso sí con dos grandes intervenciones del guardameta perico. El brasileño tiene talento, pero le sobra precipitación. Juega como si fuese la última vez . La pasión le puede y tanto es así que llega hasta la desesperación y como consecuencia no llega a definir. Vinicius hace todo bien, menos el gol. Es joven y llegará lejos. Tiene el desborde que provoca el vértigo,una cualidad cada día más escasa en el fútbol tan físico de nuestros días. La paciencia debe acompañar con este jugador que puede ser la bomba cuando se quite la presión que tanto le atenaza por la falta de gol, y que a veces le lleva a cometer imprudencias. Estuvo a punto de ser expulsado por doble amonestación. Algo que no hubiese extrañado. Junto a Vinicius y por la lesión de Hazard, jugó también Rpdrygo que estuvo menos participativo que su compatriota pero que ha entendido mejor a lo que juega el equipo de Zidane, que sigue creciendo en orden, en ritmo de juego y en anticipación. El partido en sí no dio para mucho más. Zidane, a parte de las lesiones, sigue con su política de rotaciones. Está calcando la hoja de ruta que le dio el título de liga hace dos temporadas, la del doblete en el 2017. Para el Madrid fue un día más en la oficina, donde Varane, fue el curioso goleador inicial que culminó Benzema con su gol número once en la liga, que cerró el partido. La parte negativa para los blancos que vistieron de verde, fue la expulsión de Mendy,tan justa como innecesaria que deja al equipo son laterales izquierdos. Marcelo está lesionado. Del Espanyol hubo pocas noticias, justificó su mala clasificación. Un remate de Granero que sacó espléndidamente Courtois fue el único peligro que llevaron al área madridista. Siguen siendo unos pipiolos, como dijo su entrenador. El Real Madrid continua obligando al Barcelona a ganar para seguir en la cresta de la ola. Ahora, lo que resta de diciembre, le espera  subir la gran cuesta con las visitas a Valencia y Barcelona. Las emociones están por llegar.  


A ESTE R.MADRID SI LE VA LA LIGA

En partidos como el jugado en Mendizorroza es como se ganan ligas. El Real Madrid, con su sufrido triunfo frente al Alavés (1-2), certificó de una forma muy evidente que va a por esta liga. No fue ese equipo desganado y perezosa de pasadas ligas. Zidane, parece haberles convencido de la gran importancia que tienen la competición doméstica. Por lo visto en Vitoria, se confirma esta buena nueva.    En esta ocasión, ante un Alavés con mucho diente y a veces hasta bronco, supo estar a la altura y nunca se arrugó ante la crudeza de los de Vitoria, que siempre juegan con el cuchillo entre los dientes, es la forma de tiene este equipo modesto de sobrevivir en primera división. El equipo de Zidane, se dejó la finura aparcada y resolvió ante el duro y rocoso Alavés un partido bronco y exigente que se disputó en unas condiciones climatológicas muy adversas, diluvió durante todo el encuentro. Ante la dureza del partido, tuvieron que ser dos defensas, Sergio Ramos y Carvajal, lo que perforasen la portería del rocoso Alavés a quien es difícil hacerle gol. No en vano hasta la fecha, solo había encajado dos goles en Mendizorroza. Solo Atlético de Madrid y Sevilla lo habían logrado. Sergio Ramos, de cabeza a pase de Kroos y Carvajal,que vuelve a estar en gran forma, al barrer un rechace fueron en esta ocasión los impensables autores de los goles. En caso de Sergio Ramos, no lo es tanto porque es el central que más gol tiene en Europa, pero de Carvajal si extrañó porque hacía 15 meses que no sentía la alegría de conseguir el tanto que dio victoria a su equipo. Entre medias, Lucas Pérez, de penalti innecesario de Sergio Ramos, había logrado el empate (1-1) que poco después rompió Carvajal. El central madridista, tiene estas cosas inexplicables. Pasa de héroe a villano en cuestión de minutos. Tiene y debe jugar algunas veces con más cabeza porque ese desajuste personal lo repite muy a menudo. Es el único pero que hay que ponerle al gran central que es, Sergio Ramos. El capitán madridista junto a todos sus compañeros no se afligió en un duelo muy rudo y exigente frente al severo Alavés que vendió cara su derrota. En apenas cuatro días al Real Madrid le tocó pasar del glamour de jugar con el PSG en Europa, a tener que ponerse el mono de trabajo para que a base de pico y pala resolver un partido y sumar tres puntos importantísimos en uno de los campos más complicados de la liga,si a las estadísticas nos atenemos. Zidane, en su política de rotación introdujo tres cambios respecto al partido de Champions del pasado martes. Areola, que tuvo poco trabajo y el que tuvo lo solventó muy bien como esa parada a Manu García tras el quinto saque de esquina seguido, sustituyó en la portería a Courtois. Militao entró por Varane, y la verdad que el brasileño estuvo muy atento y rápido. Finalmente, Modric fue titular en detrimento de Valverde que después entró por el croata a jugar el último tramo del partido, cuando el Madrid se puso por delante en el marcador. Bale, después de más de 55 días, volvió a la titularidad, pero su paso por el partido fue intrascendente. Fue el más flojo de todos. No se le vio cómodo bajo la lluvia y en el segundo periodo fue cambiado por Rodrygo. Isco, por su parte, volvió a ser titular y demostró que está en la buena onda. El malagueño, al que tanto he criticado otras veces, vuelve a ser ese jugador diferente que provoca asombro y que puede hacer cambiar el signo de un partido. Hay brotes verdes alrededor de Isco que fue uno de los más destacados ante los vitorianos. Solo Isco fue el culpable de su decadencia como jugador, por no estar al nivel físico que se exige para jugar en el Madrid o en cualquier otro equipo. A Zidane hay que atribuirle el renacer de este jugador que parece quiere volver a ser importante. Con la actitud mostrada en Vitoria, volverá a ocupar un sitio importante en el Real Madrid. Un equipo blanco que sigue con su buena racha y que está muy bien en todos los aspectos. Es pura delicadeza cuando hay que sacar a relucir la clase y la calidad ; y no duda en ponerse el traje de obrero cuando las circunstancias lo requieren, como ante el rudo Alavés. El equipo de Zidane sigue ofreciendo su mejor versión. ¿Quien lo iba a decir hace muy pocas fechas donde parecía que se adentraba en un oscuro túnel?. Pues ha salido, y vuelve a ver la luz con un colectivo muy comprometido tanto cuando la calidad lo requiere, como frente al PSG, o como en el partido en Mendizorroza, cuando toca sufrir y arremangarse para jugar con las mismas armas de braga del rival. El Alavés, un equipo como decimos de mucho colmillo, ha servido para medir y confirmar que este Madrid si quiere la liga. Va a por ella. De momento, y a expensas de lo que suceda en el Atlético de Madrid-Barcelona, es líder solitario con tres puntos de ventaja sobre los azulgranas y a seis del Atlético.


RECITAL DEL R.MADRID SIN PREMIO

El Bernabéu asistió este martes a todo un recital de fútbol del Real Madrid, que sin embargo no le bastó para ganar. Empate a 2 con el París Saint Germain (PSG). El fútbol solo tuvo un dueño, el Madrid, que obtuvo poco premio.   Pero vista la exhibición de los blancos, lo de menos es el resultado, lo mejor fue la sinfonía que escribió durante casi todo el partido ante el equipo francés que estaba como aturdido ante la avalancha de un Madrid coral que cuajó su mejor partido en mucho tiempo. El equipo de Zidane, que se atrevió a poner como titulares a Marcelo e Isco, se comportó como un jabato, jugó con mucha energía, con colmillo, corazón y con gran chispa. Le dio todo un repaso a uno de los denominados grandes de Europa A veces el fútbol es así de injusto. Ha sido el empate más injusto que vi jamás. Nada hay que reprochar al equipo de Zidane por el lamento final que llegó en dos descuidos, cuando el encuentro languidecía. El culpable de ese empate , conseguido por los franceses a falta de dos minutos, fue el guardameta Keylor Navas, el héroe que sostuvo a los suyos con intervenciones casi milagrosas a disparos de todos los colores,hasta 30, de los madridistas y más concretamente de Benzema, que solo en dos remates suyos, pudo traspasar la portería francesa . Gracias a Keylor, los parisinos no salieron goleados del Bernabéu. El tico, salió por la puerta grande y entre grandes aplausos de la afición madridista que lo recuerda con enorme cariño. El PSG hizo más bien poco, solo vimos pequeños apuntes de Mbappé y unos pocos escorzos de Neymar que salió en el segundo periodo. El París Saint Germaín, a pesar de tanta figura y por lo que hemos visto, no tiene aún equipo para hacer algo grande. Al contrario que el Real Madrid que ha explotado de una forma extraordinaria ofreciendo un ejercicio coral y con individualidades que van creciendo y que se suman al conjunto, como es el caso de Hazard, que estaba siendo brillante y determinante, hasta que Meunier le cazó y se tuvo que retirar lesionado en el tobillo derecho. Lesión que preocupa, y mucho. La otra individualidad que se suma a este Madrid colectivo, es, Valverde que confirma su condición de imprescindible. No sé si será casualidad o no, pero fue salir el uruguayo y llegaron los dos goles del PSG, que fueron en dos despistes que empañaron el gran partido realizado por el Real. Benzema sigue en racha, fue el autor de los dos tantos. Por los franceses marcaron Mbappé en una falta de entendimiento entre Varane y Courtois; y el empate (2-2) fue obra de Sarabia, que solo, fusilo por toda la escuadra. Un empate que ni se creyó ni mereció el equipo francés. Entre medias de todo esto,, en el primer tiempo cuando más apretaba el Madrid, en una jugada perdida estuvo a punto de cambiar el rumbo del partido. Icardí encaró a Courtois, lo derribó y el colegiado portugués Arthur Días, lo interpretó como penaltí y expulsión. El VAR se chivó porque antes de esa jugada hubo una falta previa de Gueye a Marcelo. El árbitro rectificó y se acabó lo que se daba. Con las protestas de los franceses, claro está El partido contra los parisinos, por no ser un equipo cualquiera, era el test definitivo para calibrar la explosión de este Madrid que lleva unos cuantos partidos en estado de gracia. No solo lo pasó con la mejor nota, sino que dio toda exhibición de lo que es el fútbol moderno. Vuelve a ganarse el respeto de Europa. Cuando Hazard, se pone en plan estelar, Benzema muestra su clase,Valverde ofrece su lucha constante, Kroos su pases y visión y hasta Isco, que parece renacer, se arremangan y se ponen a jugar, son capaces de componer la mejor música que termina siendo una gran sinfonía. Eso fue lo que vimos en el Bernabéu, una auténtica sinfonía de fútbol que al final dejó de sonar por un error y el derechazo de Sarabia. Pero escuchamos muy buena música. Fue un deleite ver atacar a Hazard y Benzema, que no serán rematadores puros, pero si son delanteros que se asocian a las mil maravillas y que llegan a base de paredes y desborde, como es el caso del belga. Son rápidos en todos los sentidos y muy precisos. Algo que venían haciendo en partidos anteriores y que confirmaron ante el PSG. No solo los dos delanteros están a un nivel muy alto, también todo el equipo. El Madrid ante los franceses, volvió a ser un equipo que presionó muy bien, fue equilibrado a la vez que agresivo ante Keylor que paró casi todas las acometidas. Solo Benzema pudo con él, en dos ocasiones. Los dos goles del Madrid fue el resumen perfecto de su juego preciosista. En el primero,Hazard conduce, desborda a todo el que le sale al paso,pasa con precisión a Valverde, Isco lanza al palo y remata Benzema. En el segunda parte, fueron Modric, que salió en sustitución de Valverde,Isco, Marcelo los que hilvanaron una buena jugada para que Benzema rematara de cabeza el 2-0. Era un resultado inapelable. Nada hacía presagiar el desenlace final con esos dos goles del PSG que llevó la decepción al Bernabéu, que inmediatamente reaccionó con aplausos, porque semejante exhibición de su equipo hacía tiempo que no la habían visto. Bale,de falta pudo deshacer el empate en el último minuto al lanzar el balón al poste izquierdo de Keylor a quien le deben la vida los franceses. El fútbol, no fue justo con el Madrid. Pero al menos, ya está clasificado, lo estaba antes de disputar el encuentro gracias al empate (1-1) entre el Galatasaray y el Brujas.   Entra a octavos de final como segundo de grupo. Pero eso poca importa, porque si sigue con este juego tan bizarro y redondo no debe temer a ningún rival. Ante el PSG, quedó certificado el ascenso del Real Madrid a su status habitual.    


EL MADRID GANA DE PECHO Y CON MODRIC DE ABANDERADO

   Mientras el Barcelona pasó de puntillas por Leganés realizando un insulso partido que ganaron de rebote; el Real Madrid frente a una buena Real Sociedad, demostró que está en la buena onda y en la buena sintonía de los últimos partidos. Ganó 3-1 a los donostiarras que empezaron ganando por una pifia de Sergio Ramos que ante la presión de la Real, concretamente de Odegaard, cedió a Courtois sin darse cuenta que Willian José estaba al acecho, se adelantó al guardameta belga y marcó a puerta vacía . Corría el minuto dos del encuentro. Son las cosas de Sergio Ramos, que inmediatamente pidió perdón. Genio y figura del capitán a quien todos perdonaron, incluido compañeros, Zidane y afición. Pero le dijeron eso de: “ni una más”.        Ese tempranero tanto fue como una losa para el Madrid que estaba como perplejo ante la osadía de la Real Sociedad que le dominaba en todos los terrenos, sobre todo en el centro del campo, con el compás del madridista Odegaard,cedido a la Real, y el gran trabajo de Merino que se imponía a lo tres centrocampistas blancos, descolocados y poco certeros en el albor del encuentro. Eso sucedió durante media hora donde los TXuri Urdín se comportaron como un conjunto sin miedo y que sabe a lo que juega. La Real de Imanol, es un equipo muy bien trabajado con jugadores de calidad como el ya mencionado Odegaard, Merino y Oyarzabal que sometieron a los blancos en los primeros 30 minutos,jugando con valentía y hasta en plan bizarro.    El tremendo error de Sergio Ramos llevó la incertidumbre a los de Zidane que no le tomaban el pulso al partido, jugando de forma desmadejada y sin continuidad. Así ocurrió hasta que en el minuto 37, apareció el guía espiritual del Madrid en esta temporada, Karin Benzema, que con un gran pechazo a centro de Modric, lograba la igualada (1-1).     Fue un gol de pecho, tanto que hay que añadir al gran catálogo del francés, que está desconocido. Otrora criticado por su falta de complicidad y poca sangre, ahora es todo lo contrario está más implicado que nadie y es la cabeza visible de la gran mejoría que ha experimentado este Real Madrid. Marcó Benzema y además, siguió con su exhibición de ayudas,desmarques y gran compromiso. Está impresionante.    Tras el empate al borde del descanso, ya nada fue igual. Todo cambió. Al Madrid entonces se le hizo la luz. De un Madrid asustado y encogido, se pasó a otro Madrid pletórico y muy vistoso. En la segunda parte, el equipo blanco fue un torbellino con Modric a los mandos. El croata, su mejor partido en lo que va de temporada, se erigió en el dueño y señor del centro del campo dirigiendo todas las operaciones tanto de recuperación como de ataque. Valverde, también apareció y suyo, con la ayuda de Oyarzabal, fue el 2-1 que ya certificó la superioridad madridista frente a la Real que se fundió tras el esfuerzo y buen juego del primer tiempo.    La gran segunda parte de Modric, rejuvenecido en su espíritu, la cerró marcando el 3-1, que dejaba visto para sentencia un partido que comenzó con sufrimiento y termino de forma rotunda con Hazard, que cada vez cobra más protagonismo y se siente más importante.     En esta ocasión Rodrygo pasó desapercibido, solo se notó su presencia cuando fue sustituido por el “maldito” jugador para la prensa deportiva, Gareth Bale, el gran perseguido a quien el Bernabéu le pasó factura con una gran pitada. Cierto es que él tiene mucha culpa de que la afición blanca no le quiera, pero también es cierto que en una gran parte de la prensa deportiva, por aquello que no habla con nadie y por su poca expresividad, no le pasa ni una. Siempre está en la diana.    Lo de la bandera con Gales, no deja de ser una anécdota donde más que él, los culpables fueron sus compañeros. Pero como ahora la prensa deportiva se fija más en lo anecdótico que en informar de verdad, le dio una importancia que no tiene.    Zidane hace bien en pasar página y aceptarlo tal como es, porque se trata de un gran jugador. Salió y realizó tres grandes jugadas, una terminó en el tercer tanto del Madrid y otras dos no lo fueron de milagro.    Bien está el rechazo inicial del público, pero después toca lo siguiente, el apoyo, porque el Real Madrid lo va a necesitar. Al galés lo veo como titular el próximo martes contra el Paris Saint Germain.


EL REAL MADRID,MEJOR CADA DÍA 

El Real Madrid ya empieza a parecerse a ese equipo que lleva en su sangre el gen ganador que le ha hecho grande. En Ipurua, donde la temporada pasada sufrió una humillante derrota,el Madrid fue el Madrid, ese equipo reconocible que esperan sus aficionados. Se comportó como un conjunto con enormes ganas, muy competitivo, enérgico,ambicioso y hasta avasallador. Fue un huracán que barrió al Eibar en una primera parte para enmarcar. A la media hora ya dominaba por un 0-3 inapelable con goles de Benzema, Sergio Ramos de penalti y de nuevo Benzema, que transformó otra pena máxima. Dos penaltis claros como el agua que estaba cayendo, que nadie protestó.    El 3-0 encajado la temporada pasada en este mismo campo con Solari al frente del equipo, les sirvió de lección para no volver a repetir aquella amarga y humillante experiencia. En aquella ocasión, el Madrid aprendió que para imponerse al peleón Eibar hay que poner ,como mínimo, la misma intensidad que ellos. Si a eso le añades la clase y la técnica, pues se consigue el triunfo. Y así fue. El juego del Madrid en la primera parte, la mejor de la temporada, fue pura sinfonía con pases de todos los colores que llegaban con precisión y a gran velocidad a su destino. Los jugadores blancos se movían como peces en el agua (nunca mejor dicha porque llovía con ganas) ante el asombro de los del Eibar que eran meros espectadores ante la exhibición del equipo blanco, que durante la primera media hora dio todo un recital de fútbol. Y para que luego hablemos antes de tiempo, todo ello sucedió después de grandes críticas vertidas por la alineación de Zidane que había dejado fuera a la gran esperanza blanca, Rodrygo para dar paso a Lucas Vázquez; y elegir a Modric, quien cuajó un notable partido, en lugar de Kroos que está de dulce. El duelo ante el Eibar exigía mandíbula dura, y las piezas elegidas por el técnico francés encajaron perfectamente. Todas ellas bajo el mando de Fede Valverde, un todo terreno, que hace mejor a sus compañeros. Se ha convertido en el auténtico Mariscal del centro del campo. Estamos ante un jugadorazo que se ha hecho indiscutible y que tiene un gran presente y un espléndido futuro. El uruguayo fue quien cerró la cuenta con el cuarto tanto, poniendo el lazo a una brillante victoria del Real Madrid. Hay que empezar a creer en este Madrid, que eligió Ipurua,no es campo cualquiera, para mostrar su mejor cara en esta liga. Dio todo un recital en la primera parte, con Benzema como goleador; con Hazard en plan estelar que hizo jugadas de auténtica fantasía cuajando un gran partido; con Valvarde omnipresente por todo el terreno de juego; y con Courtois que ha echado el candado. La actuación del Madrid en la primera media hora rozó la perfección..Tanto fue así que en ese tiempo ya se puso con un 0-3 inapelable en el marcador, dejando el partido sentenciado. Con ese resultado se llegó al descanso. La segunda parte ante la contundencia del resultado,sobró. El Eibar intentó maquillar el resultado, pero el cuarto tanto de Valverde les hundió definitivamente. A Zidane, el segundo periodo le sirvió para dar minutos y mimos a Vinicius,Isco e Ibrahim. Fue una actuación coral, todos estuvieron a gran nivel y nadie defraudó. La defensa estuvo firme y segura, con Mendy que es todo un perro de presa y que ya no chirría . Carvajal ha mejorado así como Varane. Sergio Ramos sigue su buena estrella. Igual que Benzema que ha cogido la capa de mago y no la suelta. El brillante partido del Real Madrid invita al optimismo. Ha pasado de las tinieblas que le atenazaban, a vislumbrar la luz que tanto necesitaba y que ha llegado gracias,en gran parte, a la aportación de sus dos grandes esperanzas: Valverde y Rodrygo, ese aire fresco del que carecía el equipo de Zidane, que por fin parece ha encontrado el rumbo. Ahora bien de ellos depende que lo visto en Ipurua no sea flor de un día y que sea el aldabonazo para cimentar un proyecto ganador. Los jugadores tienen la palabra


RODRYGO ES ORO EN PAÑO

     Parecía una quimera,después de los dos primeros tropiezos,que el Real Madrid despegara en la Champions tras la severa derrota frente al Paris Saint Germain y el empate con el Brujas, en el Bernabéu.   Pues bien, el Real Madrid ya está ahí después de realizar un muy buen partido que se saldó con goleada (6-0) al Galatasaray. Ganó con pasmosa facilidad y una superioridad absoluta en todos los conceptos del juego: compromiso,intensidad, entrega y con un fútbol de muchos quilates.    Se dirá que la goleada fue a un equipo menor como el turco (cierto que este Galatasaray es el menos competitivo en tiempo), pero también es verdad que cuando el Real Madrid saca el rodillo es muy difícil de parar. Y por primera vez en la temporada, lo sacó a relucir  Lo hizo con la frescura del brasileño Rodrygo que se ha coronado en el Santiago Bernabéu y en el torneo de la Champions, marcando tres goles, dando un pase de gol a Benzema y haciéndolo todo como si fuera un veterano.     En el Bernabéu hay una nueva estrella, se llama Rodrygo Silva de Goes y tiene tan solo 18 años. El chaval, porque tiene cara de niño, vivió su gran noche en el estadio de Chamartin que ve en él a ese jugador distinto llamado a marcar una época. Son pocos los que a esa edad consiguen tanto como Rodrygo, quien en seis partidos lleva ya marcados cinco tantos. Su fresca aparición nos recuerda la de Butragueño y Raúl, que llenaron de expectativas y esperanza a la afición madridista, y que luego fueron una realidad    Esa imagen de príncipe triunfador, es la que proyecta Rodrygo, un jugador que tiene gol, mucha soltura y que se sabe colocar muy bien.    El Madrid se jugaba su clasificación para octavos ante el Galatasaray turco, el brasileño espantó todos los fantasmas marcando a los cuatro y siete minutos, y cuando ya el encuentro agonizaba, en el 92. Tres goles de distinta factura que definen a Rodrygo como un jugador muy completo.    Su primer tanto ante el débil equipo turco fue una lección de lo que debe ser un goleador:pausa en el control,tranquilidad para buscar el hueco y disparo certero que hizo con la pierna izquierda. El segundo fue de cabeza, en la posición de delantero centro,al aprovechar el espacio que estuvo buscando tras larga jugada. Ambos goles llegaron desde la posición de Marcelo que hasta que salió por lesión, volvió a recordar viejos laureles.  El último de su colección, el 6-0 fue una cabalgada hasta el área,se asoció con Benzema y cerró la cuenta con un gol de habilidad, esta vez con su pierna derecha. Y así cerró su gran noche, con una demostración del repertorio que atesora este pequeño gran jugador que de un plumazo, se ha convertido en la gran esperanza blanca.   Pero ahí no se acabó todo, porque en un ejercicio de presión Rodrygo le robo la cartera a la defensa turca, profundizó y dio un gol hecho a Benzema, que volvió a ser el mago del balón y el mejor compañero de fatigas del brasileño y de Hazard, que cada vez está jugando mejor. Al belga solo le falta el gol, que ya llegará.     El tanto de Benzema no era un gol cualquiera, era el número 49 en Europa e igualaba a Dí Stéfano , aunque, hay que decirlo, con el doble de partidos. Luego le superaría con 5-0 a pase de Carvajal,llegando hasta los 50. Lo dejamos ahí, porque las comparaciones son odiosas.       El otro rey del Bernabéu es Valverde, quien a base de esfuerzo y trabajo en silencio le ha quitado el puesto de titular a Modric. Con él, en el centro del campo, Kroos es un cuerpo más libre que está jugando a las mil maravillas. El alemán se siente más jugador con Valverde al lado. El Bernabéu ya ha dictado sentencia,quiere al uruguayo de titular.    Los dos primeros goles de Rodrygo dieron tranquilidad al Real Madrid, que empezó a gustarse y a divertirse, cuajando tal vez el mejor partido en lo que llevamos de temporada. Kroos, sobresaliente,de nuevo fue el compás del Madrid, fue objeto de un pisotón en la misma raya del área que él VAR confirmó como pena máxima,permitiendo a Sergio Ramos marcar,como no, a lo Panenka.    Con esta amplia victoria el Real Madrid encarrila su clasificación para los octavos de final de la Champions. Tan solo necesita un punto en los próximos dos partidos: PSG en el Bernabéu, el próximo 26 de noviembre; y en Brujas, el 11 de diciembre.    Ya no es una quimera, el Madrid está de vuelta en la Champions con Rodrygo que es oro en paño.  


EMPATE CON SABOR AMARGO

   No hay manera de que el Real Madrid saque provecho de la gentileza de sus rivales. Cuando la jornada se le había puesto a pedir de boca con el fracaso del Barcelona frente al Levante y el empate del Atlético en Sevilla, va el equipo madridista y no es capaz de aprovecharse del pinchazo de sus rivales y no pasa del empate (0-0) ante el Betis, que se presentó en el Bernabéu como el equipo más goleado en la liga. Pero que a decir verdad se supo defender bien en esta ocasión ante el acoso del Madrid en la primera media hora y en la recta final.   Después del varapalo sufrido por el Barça en el Ciutat de Valencia, el equipo de Zidane buscaba la cabeza de la liga pero no le llegó para pasar de ese ínfimo empate que iguala con los azulgranas en la cabeza de la clasificación, pero que no le da para alcanzar el primer puesto en solitario, que era su objetivo.      A este Madrid le sigue faltando pólvora y perdió una oportunidad de sumar tres puntos que le hubiesen situado dos puntos por encima de su máximo rival,el Barcelona. Es un traspiés importante porque ha perdido la posibilidad de ocupar el puesto más deseado, y todo lo que eso hubiese supuesto en cuanto a ilusión y reforzar la moral de este Madrid que sigue siendo una gran encrucijada.    Fue una desilusión tremenda, porque la afición se frotaba las manos ante lo que podía significar un triunfo de su equipo. Un triunfo que no llegó porque a este Madrid le sigue faltando gol. Mejoró su juego, pero sigue teniendo la asignatura pendiente del gol. Crearon ocasiones una y otra vez, sobre todo en la primera media hora del encuentro y en el último cuarto de hora, pero cuando tenían que enfocar a la portería se les nublaba la vista, como en la ocasión que tuvo Mendy, solo ante Joel y mandó, inexplicablemente, el balón fuera o en la última de Vinicius, quien salió en los últimos 20 minutos en sustitución de Rodrigo, y que volvió a fallar una oportunidad inmejorable en el último suspiro del partido. Este chico, es un laberinto cuando encara la portería. Tiene velocidad y desborde pero falla en lo esencial, en el gol. No sólo falló Vinicius, Benzema, que volvió a jugar a gran nivel, también tuvo una buena ocasión al inicio del partido. Así como Sergio Ramos, al final del primer periodo, que no supo materializar con éxito una dejada del propio Benzema con el pecho. Pero en ambas ocasiones, el guardameta Joel las desbarató con dos grandes intervenciones. Pero también estuvo muy acertado Courtois que evitó algún gol del Betis, que se defendió con tres centrales y con Bartra incorporado al centro del campo. La maniobra le salió bien a Rubí que sacó un valioso punto del Bernabéu           No era una noche para fallar, y más después de la mejoría en el juego y en especial de Hazard, que cuajó un buen partido y al que se le anuló un gol por estar unos milímetros en fuera de juego (Ya empieza a aparecerse al espléndido jugador del Chelsea), pero de nuevo falló este Real Madrid cuando más necesitaba el triunfo en esta cita que después del tropiezo de sus grandes rivales se presentaba como clave. Era un partido para haber dado un gran golpe de autoridad. De estos puntos que se están escapando en el Bernabéu,después se pueden lamentar.    El Real Madrid, insisto, jugó bien pero le faltó pegada y definir en el momento culminante, lo que provoca que no se cierre el debate del gol. El juego va progresando adecuadamente, pero falla la definición. No es un secreto decir que el Real Madrid tiene déficit arriba. Como ya decíamos, esta es la gran asignatura pendiente de Zidane, quien ha sido muy discutido por prescindir de Marcelo y de Valverde. El uruguayo viene siendo una auténtica sensación en los últimos partidos y lo dejó fuera por Modric a quien los partidos ya se le hacen muy largos. También se le discute por alinear a Mendy por Marcelo, cuando el francés no es mejor que el brasileño. Pero eso es muy fácil de decir a toro pasado. Si Mendy hubiese marcado en esta clara oportunidad que tuvo, otro gallo hubiese cantado. Tal vez se equivocase con Modric al que le cuesta ya mucho terminar los partidos teniendo a Valverde en un gran estado de forma. Son las discusiones tácticas de cada partido. Pero una cosa es cierta, si alguien debió ganar ese fue el Real Madrid que aunque fue de más a menos, tuvo juego, creo ocasiones de gol pero le falló la pólvora y hasta el VAR que no quiso ver unas manos Feddal en el área del Betis.     EL Madrid se lo tiene que hacer mirar. El problema de la portería parece resuelto, el juego va progresando pero no el de la definición. Los blancos tienen un gran déficit arriba.    Fue un mal día para carecer de pegada (parece un mal endémico). El liderato lo tenía ahí y junto a ello la posibilidad de ir despejando dudas. Además, de situarse como líder solitario.     Ha sido un frenazo en seco y una gran desilusión. El empate tiene sabor amargo      


EL MADRID LE AGUANTA EL PULSO AL BARÇA

   Noche plácida en el Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid ganó goleando (5-0) a un pobre Leganés que anda muy perdido y en una posición muy delicada con cambio de entrenador y muchos problemas como para intentar sorprender a un equipo madridista que salió muy enchufado desde el pitido inicial (algo que no hace en muchas ocasiones).   Hacía tiempo que no se vivía una noche tan tranquila en Chamartín. Al Madrid le salió un partido redondo,sobre todo a un chaval de 18 años llamado Rodrygo, quien como titular por primera vez en el Bernabéu, respondió con creces a la confianza que en él ha depositado Zinedine Zidane. El brasileño lo hizo marcando a los seis minutos y demostrando que ha llegado al puesto de titular para quedarse.    Fue la noche perfecta, no sólo para Rodrygo sino también para el otro joven del once titular, Fede Valverde, que se consolida por la consistencia y el vigor que ha dado al centro del campo. Hazard, cada vez está más entonado con más brotes verdes entorno suyo. Le hicieron un penalti y Sergio Ramos decidió tirarlo. El guardameta Soriano, que lo paró, se adelantó unos centímetros y el colegiado,a instancias del VAR, mandó repetirlo. En esta ocasión, el capitán no falló haciendo el 3-0 que fue el resultado con el que se llegó al descanso.  Hasta Jovic se estrenó como goleador del Real Madrid, haciendo el quinto que no era fácil de rematar con la cabeza. El serbio, en los apenas 20 minutos que jugó en el segundo periodo, remató en cuatro ocasiones. Le anularon un gol por fuera de juego y luego remató en otras dos ocasiones con gran peligro. Es un rematador nato que necesita minutos y confianza.    Benzema, volvió a confirmar su noviazgo con la hinchada madridista que ha pasado de crucificarle a adorarle. Las cosas del fútbol.Junto al francés, el otro renacido es el alemán Kroos, que pasa por un gran momento. Su gol, el 2-0, fue una exquisitez.   El Real Madrid, al igual que el Barcelona contra el Valladolid, se aprovechó de la jornada de descanso que tuvieron por no haber jugado el clásico y goleó a su rival que pensó más en su próximo partido contra el Eibar que en el equipo blanco. Luis Cembranos, técnico interino del Leganés decidió pasar página ante la grandeza del Madrid y tiró de un equipo cuajado de suplentes. Su guerra es otra.    Esta circunstancia, no quita méritos al buen partido que hizo el equipo de Zidane, que por lo que se ve ha iniciado una pequeña revolución al apostar por los jóvenes Rodrygo y Valverde.     El jugador brasileño, parece que es una apuesta definitiva del técnico francés que lo sitúa por encima de Vinicius,James, Lucas Vázquez y diría que también del expediente X de Bale, más lejos que cerca del Madrid. Creé en Rodrygo porque sabe que tiene más empaque que los compañeros que hemos enumerado. Da más equilibrio táctico, tiene mucha movilidad,velocidad y además tiene gol. Marcó el 1-0, demostrado que además de buen toque, sabe posicionarse y colocarse para hacer gol. Como decía antes, Rodrygo, por los dos partidos que ha firmado como titular, ha llegado para quedarse.   Fede Valverde, es el otro elemento de la pequeña revolución de Zidane. El uruguayo, titular por Modric, es un auténtico pulpo en el centro del campo, llega a todos los sitios y ocupa mucho espacio. Ha dado consistencia y equilibrio al equipo en esa parcela tan importante del fútbol. Valverde, apuesta de Zidane, también está haciendo méritos para seguir en el once titular. Su frescura es necesaria. De alguna forma, el Real Madrid, a la espera del clásico del 18 de Diciembre, le aguanta el pulso al Barcelona al que tiene a un punto.         


EL MADRID  SE REHACE. MOURINHO SIGUE A LA ESPERA

El Real Madrid con energía y coraje, consiguió su primera victoria en la Champions de esta temporada al vencer por 0-1 al Galatasaray, en Estambul. Por lo que se rehace después del momento crítico que vivió tras el desastre de Mallorca. Este triunfo logrado con más juego que goles en el infierno turco, le aclara mucho el panorama en la fase de grupos donde. Su clasificación pendía de un hilo muy fino. Todavía le queda trabajo por hacer, pero con los tres puntos logrados ante el Galatasaray y la goleada del PSG al Brujas (0-5), alejan, por el momento, los miedos a quedarse fuera de la máxima competición a las primeras de cambio. Ganó, y pudo hacerlo por más de ese solitario tanto logrado por Kroos a los 18 minutos, pero a pesar de la falta de contundencia en el área, el juego del equipo blancos convenció con gran aportación de los jóvenes Valverde, inmenso su partido, y el brasileño Rodrygo, la gran sorpresa en la alineación, que se vació hasta pedir el cambio por calambres. Se portaron como dos auténticos jabatos, sobre todo el uruguayo Valverde que es el gran descubrimiento de Zinedine Zidane y que hoy por hoy es imprescindible en el centro del campo. El Madrid, comenzó con gran energía en los primeros cinco minutos, pero poco a poco ante el estallido de griterío del estadio Ali Sami Yen, se fue encogiendo y el Galatasaray comenzó su asedio ante ese Madrid de pájaras en los primeros minutos de cada partido que juega. Pasó sus miedos y a punto estuvo el equipo turco de aguarle la fiesta a los blancos si no hubiese sido por el gran acierto de Courtois, si el portero belga, que en esos minutos de decadencia salvó al Madrid con tres grandes intervenciones, sobre todo en el primer disparo de Andone. Tres llegadas y tres paradones de Courtois, que ya nos recordó a ese gran guardameta que fue el mejor del pasado mundial. Necesitaba el belga cuajar una gran actuación para recobrar la confianza perdida. El Real Madrid se ha recompuesto en Estambul en un ejercicio coral de todo el equipo que lucho, peleó y se sacrificó en busca de una victoria que necesitaba como el comer. Y si alguien necesitaba el triunfo más que nadie, era Zidane quien salvó su primera bola de partido con el plan A, que aunque todavía no sea perfecto, si le alcanza para imponerse al mediocre Galatasaray, que tienen a su afición como el gran aliado. La vieja guardia no quiere que echen a Zidane y se esforzó como nunca (algo que debe hacer siempre) para ganar y de paso, quitarle la cuerda que tenía alrededor del cuello el técnico francés. La sombra alargada de Mourinho les ha hecho espabilar. Son muchos los que no quieren ver ni oler al portugués. Quieren a Zidane, desean su continuidad. Debe ser por este motivo por el que corrieron y se sacrificaron bastante más que en Mallorca. Los Ramos, Marcelo, Hazard y compañía eran los más enfadados por las dudas entorno a su entrenador. Todos, sabían muy bien lo que tenían que hacer para evitar un miércoles de gabinete de crisis. Además de ponerle más ganas, jugaron un buen fútbol y lo hicieron con solidaridad y a veces hasta con un juego muy preciso. Solo les faltó la pegada, un mal endémico en este Madrid desde que se fue Cristiano Ronaldo. El mejor juego del Madrid no se traducía en goles. Hasta 14 veces tiraron entre los tres palos, y solo uno fue gol, el disparo de Kroos. El alemán fue el generador del fútbol madridista. Su partido fue de diez, realizando un encomiable derroche físico y marcando diferencias con la precisión de sus pases y sus llegadas a posiciones de remate. Ahí vino el único tanto del partido que nació de una deliciosa pared entre Hazard y Benzema. Eden Hazard, que terminó sin fuelle, aún con cuentagotas, ya dio muestras de su enorme talla como futbolista, intervino en el gol del Madrid entendiéndose de maravilla con Benzema; y después protagonizó una buena jugada que no fue gol por auténtica mala suerte. Tras driblar al guardameta Muslera y con toda la portería libre estrelló el balón al travesaño. Un gol que hubiese sido el 0-2, el de la tranquilidad. Pero la mejor noticia para este Real Madrid otoñal, al margen del triunfo, es la aparición del joven Valverde como un valor seguro, pieza indispensable en el centro del campo (otro Madrid hubiésemos visto si hubiera jugado en Mallorca de titular en lugar del defenestrado Isco) La otra buena noticia es la irrupción del jovencísimo Rodrygo, que se graduó con nota en el siempre difícil suelo turco. No se arrugó y es muy hábil. Le está comiendo el terreno a Vinicius. El triunfo del Real Madrid fue el triunfo de la solidaridad con un entrenador, al que desean seguir viendo en el banquillo a pesar de las amenazas que llegan desde Portugal, con filtraciones a la prensa desde el mismo club, algo que censura el vestuario. Pero si quieren seguir viendo a Zidane al frente del equipo, ya saben lo que tienen que hacer. La victoria de Estambul, no solo evitó una debacle colosal, sino que reafirmó para bien no sólo al guardameta Courtois, sino a Valverde y Rodrygo que sacaron muy buena nota en el primer triunfo de los blancos en esta edición de la Champions. Con esta victoria, el Madrid respira en Europa y se sitúa en la segunda posición de su grupo con 4 puntos. París Saint Germain, es el líder con 9 tras otra exhibición de Mbappé, en Brujas.


EL PLAN B DE ZIDANE FRACASÓ

El Real Madrid, jugando de una forma impersonal y anodina, entregó el liderato en la isla de Mallorca donde perdió por 1-0, gol marcado a los ocho minutos por Junior Lago ante la complacencia de la defensa blanca y más concretamente de Odriozola, que tuvo una noche negra (en la recta final del encuentro fue expulsado por doble amarilla). Quedaba todo un mundo, pero el equipo de Zidane que echó mano del plan B, fue incapaz de superar esa adversidad porque la alineación del técnico francés tuvo muchas anomalías. Era un equipo muy desequilibrado Por miedo a la Champions (se la juega contra el Galatasaray) Zidane alineó un equipo lleno de suplentes pero también muy mal estructurado con jugadores que no están para ser titulares. Como consecuencia de esta osadía del técnico francés, el Madrid se descompuso frente a uno de los rivales más flojos de la liga, pero que estuvo muy bien organizado. En el Mallorca no hay figuras ni divos, pero si trabajo. En el Real Madrid, permítanme que diga que hay de todo, menos trabajo y criterio. La liga ya camina por su décima jornada y en el equipo blanco queda mucho trabajo por hacer. Mal pinta la cosa. Sin Modric, a quien dejó en Madrid, y Kroos (lesionado) el único centrocampista puro era Casemiro ya que Valverde estaba en el banquillo. Isco y James eran los acompañantes del brasileño, dos jugadores medias puntas que no saben ser volantes, por lo que Casemiro estaba más solo que la “una” donde se cuece el fútbol, que es en el centro del campo. Ni Isco dio salida al balón ni equilibrio. Perdido. James se fundió. Dos jugadores que tenían una oportunidad para reivindicarse fueron víctimas de un planteamiento desastroso de Zidane, que volvió a equivocarse en lo táctico y ya van unas cuantas veces. Si a esto añadimos que Isco parece un ex futbolista, se explicará que el Mallorca a base de pundonor y energía le diese un repaso en la primera media hora. Marcó y a defender a muerte. El jugador malagueño no está para ser titular en el Real Madrid ni en cualquier otro equipo que se precie. Juega al trote, sin ganas siendo más una rémora que una solución. Pero Zidane, sigue erre que erre con Isco que lleva tiempo sin estar. Por no hablar de Jovic, que no compareció en Son Moix. No le contabilice ningún remate, ni desmarques ni nada de nada. Su apatía es de escándalo. Vinicius, aún preso de una fuerte ansiedad, al menos lo intentó y tuvo algunos destellos pero sin culminación. Tiene un defecto, es muy individualista y más de un compañero se lo reprochó. Benzema, que fue uno de los que le llamó la atención, estuvo en su isla, muy mal acompañado. Siempre intentó dar el mejor pase y lanzó un balón al larguero, pero el francés es más artista que rematador. El Madrid necesita un hombre gol. Sin remate es imposible ganar y sin encima hay cierto caos y falta de equilibrio táctico, pues se entiende la primera derrota liguera del Real Madrid que pierde el liderato en favor de su máximo rival, el Barcelona que ya le supera en un punto. “Si queremos hacer este año cosas importantes tenemos que meter más vida”, declaró Zidane tras el partido frente al Mallorca. Añadiría algo más: Más trabajo y más rigor táctico. El equipo sigue estando muy mal trabajado y esto es culpa de la parte técnica. El plan B  de Zidane fracasó en Mallorca. No se deben hacer pruebas cuando está en juego el liderato, teniendo en cuenta que no cuentas con jugadores de garantías. La plantilla del Madrid actual, no es la de hace cuatro años cuando se ganó la liga con la gran aportación de la segunda unidad. La realidad es que la plantilla del Madrid está desequilibrada. Se ha quedado corta de efectivos en el centro del campo (Casemiro no tiene sustituto y va a reventar). Por esta causa, el remiendo que encuentra Zidane cuando echa mano del plan B es meter a Isco en el centro del campo y a James por la banda derecha, por lo que pierden todo su potencial, aunque Isco ha perdido todo hace tiempo. Dicho esto, y reconociendo que el Madrid ofreció muy poco, jugando con cierta comodidad al principio del encuentro para terminar con un juego muy confuso cuando buscaba el empate, hay que decir que él VAR con el equipo blanco estuvo en Bar. En los últimos 10 minutos de partido, y antes en una jugada con Casemiro, se han producido 3 acciones de penalti en el área del Mallorca y en ninguno de ellos se ha producido una parada del juego para analizar la situación con el VAR. Nada que decir de la expulsión por doble amarilla a Odriozola. Pero se ha incumplido con la nueva normativa de fútbol y no da que pensar. Lo justo es analizar y darle al árbitro la posibilidad de revisar la jugada. Alguno ha sido muy claro, como el agarrón a Ibrahim. Conclusión, el Barsa ya es líder.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013