Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Inicio

CAROLINA MARÍN ES DE ORO

Como diría un castizo: “Pedazo de Medalla de oro” ha conseguido Carolina Marín en bádminton. Conseguida con el alma de una luchadora que nada se le resiste en pos de conseguir su objetivo. Se me saltaron las lágrimas al ver como vencía en un sufrido partido a la india Shindhu Pusarla por (19-21, 21-12 y 21-15. Lloré de emoción, al ver como el enorme corazón y ese espíritu inquebrantable de Carolina tenían su justa recompensa. Me emocioné porque en este mundo donde muchos buscan lograr las metas con el mínimo esfuerzo posible, una deportista como Carolina Marín, que hace del sacrificio, del esfuerzo,la lucha, la entrega, el pundonor y un largo etc de adjetivos su razón de ser, consiga llegar a lo más alto, una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos. Me emocioné aún más viendo como las lágrimas de felicidad caían de su rostro al escuchar extasiada el himno nacional. Algo que en estos tiempos que corren, donde algunos reniegan de su nacionalidad-y no soy un salvapatrias-, es de agradecer porque demostró orgullo y sentimiento hacia su país. Carolina Marín, la Rafa Nadal del bádminton, es una deportista fuera de serie de las que nos hace sentirnos orgullosos de tenerla ente nosotros. Esa sonrisa que exhibía en el podio con su medalla de oro colgada al cuello, era la sonrisa de un país que sacrificó la siesta para ver cómo uno de los nuestros alcanzaba la cima olímpica y la gloría máxima. “Es el día más feliz de mi vida”, dijo una emocionada Carolina al recibir su reconocimiento como campeona. Un poco antes, al bajarse del podio y con su medalla dijo a la cámara: “Va por vosotros”. Y lo consiguió, por nosotros, y sobre todo por ella porque de nuevo ha traspasado el umbral del sufrimiento, su secreto para el triunfo. Carolina Marín, de forma magistral ganó a la indú Pusarla y conquista la sexta medalla de oro para España, y de paso se convierte en la primera no asiática en ganar los Juegos Olímpicos. Gritó de alegría al imponerse en un gran partido con momentos de incertidumbre para nuestra campeona que tuvo que remontar el primer set ganado por su contrincante. Lo hizo con la fórmula que la ha convertido en la reina del bádminton: rabia, talento y mucho trabajo. En un deporte sin ningún arraigo en España ( a partir de ahora será otra historia), Carolina lleva dos títulos mundiales y otros tantos títulos europeos . Ahora con la medalla de oro consigue el cenit de su carrera. Es la mejor del planeta. Carolina pasó por apuros tras perder el primer set que había dominado desde el principio. En el segundo set se sobrepuso, espoleado por su preparador que en el banquillo de descanso le susurró al oído que mantuviera la fe y de paso le recordó que no olvidara lo que que aquella niña de 14 años quería ser: Campeona Olímpica. Aquello reforzó el gen competitivo de Carolina que entonces destrozó a su rival. Derribó de un grito a la india y consiguió su gran sueño, sacando a relucir su gran clase, su bravura y su genio español. Carolina Marín, hoy se puede decir bien alto, que eres la dueña del mundo.


El ESPÍRITU INDOMABLE DEL REAL MADRID LE DIO LA SUPERCOPA

    Sergio Ramos, volvió a rescatar al Real Madrid en otra final europea. Al igual que en Lisboa, en el minuto 93, cuando el Sevilla empezaba a saborear la Supercopa de Europa, apareció el mariscal Sergio Ramos para empatar el partido y prolongarlo hasta la prórroga.   Sergio Ramos, sin duda alguna, se ha convertido en un especialista en finales. En las últimas tres finales europeas que ha disputado el Madrid, el cuatro blanco, el capitán, ha sido el hombre clave. En todas ellas marcó y ese minuto 93 se ha convertido en algo mágico en el transcurrir de este jugador que tiene embrujados los últimos minutos de partido.    El sevillano nacido en Camas, tiene algo especial, un aura, un duende que ayer se presentó en el minuto 92:33 para forzar la prórroga. Una de esas maravillas de Ramos, el mismo central que había derribado torpemente en el área a Vitolo para dar vida al valeroso Sevilla. El mismo al que usurparon el 3-2 por una insólita infracción sobre Rami que solo el árbitro de fondo debió ver. Inexplicable la anulación de ese tanto.    Ramos forzó la prórroga en ese minuto que ya tiene enmarcado, y Carvajal dio el título también en el último minuto de la segunda parte de la ampliación. Un auténtico golazo que el lateral derecho blanco se fabricó de forma extraordinaria: le robó el balón a Konoplyanka en el centro del campo, se fue directo a por la portería de Sergio Rico exhibiendo gran poderío físico a pesar de que la mayoría de los jugadores ya estaban exhaustos por el desgaste que supuso los 120 minutos de juego, estando en el inicio de la temporada, y marcó el tanto de la Victoria con una gran definición.    Fueron dos mazazos tremendos que hundieron al Sevilla que ya no pudo reponerse. Tuvo el trofeo en sus manos y se le escapó en el último instante. Después en la prórroga y con un jugador menos por expulsión de Kolodziejczak por doble amonestación, los hispalenses entregaron la cuchara ante el mayor empuje de un Madrid que ya fue de forma descarada a por el partido y evitar la lotería de los penaltis.    El partido de esta Supercopa disputado en la ciudad Noruega de Trondheim fue muy disputado y bravo pero con muchos altibajos. Comenzó dominando el Madrid, que tras el golazo de Asensio (una maravilla este chico), se replegó demasiado atrás. El Sevilla dominaba, tenía la posesión y los espacios y se hizo dueño del balón, tanto fue su dominio que al filo del descanso,”Mudo” Vázquez, todo un jugadorazo, logró el justo empate. En la segunda parte, el nuevo equipo de Sampaoli, dominó mucho más y jugó hasta mejor que el Madrid que seguía agazapado. Ante su mejor disposición y empuje, llegó el claro penalti de Ramos a Vitolo que supuso el 2-1, al transformarlo Konoplyanka. A raíz de ese tanto, el Sevilla se creció y ofreció sus mejores minutos de juego ante un retraído Madrid que no reaccionaba.    El Sevilla, no obstante cometió el gran error de dar por muerto al Real Madrid y por vender la piel del oso antes de cazarlo. Se olvidó que enfrente tenía a un equipo que nunca baja los brazos, que jamás da nada por perdido con ese espíritu indomable que lleva en los genes. Y sucedió lo que ya les hemos contado: que el Madrid le dió la vuelta a la situación.     Este Madrid que hizo un partido nada más que notable, sin grandes alharacas, no extrañó a siete titulares: Keylor, Pepe,Kroos,Modric, Bale, Benzema y Cristiano. Luego en el segundo parte se marcharon Isco,Morata y Kovacic y entraron Modric, Benzema y James que hizo una gran prórroga. Pero de inicio el Madrid jugó con cinco canteranos que piden paso (cantera al poder), sobre todo Asensio que tiene en su zurda un auténtico guante. Puede ser el gran fichaje del Real Madrid esta temporada. Le falta creérselo como se lo creyó la temporada pasada en el Espanyol. Su golazo fue de auténtico crack. Al final el partido se le hizo un poco largo, pero clase tiene para aburrir.   Otro de los destacados, fue Lucas Vázquez, otro de los jugadores claves y que cobró especial protagonismo en la recta final del partido y sobe todo en la prórroga.. Lucas Vázquez ya no es un descubrimiento, es una realidad. Trabaja a destajo , desborda con facilidad por su banda y encima centra de maravilla. El Madrid tiene un tesoro en este jugador.    El que salió más desfigurado del partido fue Morata que no termina de arrancar en esta pretemporada. Pero paciencia...    En cuanto al Sevilla, diré que me gustó. Con siete caras nuevas, más la de su nuevo entrenador Sampaoli, un luchador nato y buen estratega,va a ser un equipo muy difícil de batir. Presionan hasta aburrir y sigue teniendo ese espíritu de lucha tan propio de su ex entrenador, Unai Emery. Le falta rodaje, lógico, pero tiene muy buena pinta.    El Madrid, sin hacer el mejor de los partidos, ganó porque creyó hasta el final y por ese espíritu indomable que le hace casi invencible en las finales. No pierde una final desde hace 16 años. Una final que volvió a tener a Sergio Ramos como talismán y a Carvajal como ejecutor. Gracias a ellos, el Real Madrid consiguió su tercera Supercopa de Europa. Zidane, suma y sigue.  


ZIDANE O EL TRIUNFO COMO ENTRENADOR DE ÉLITE

Confieso, apelando a mi sinceridad,, que cuando Zidane sustituyó a Rafa Benítez al frente del Real Madrid, tuve mis dudas en la conveniencia de que el francés fuese la solución para aquel Madrid tristón y cabizbajo en que lo convirtió un desconocido Benítez, que no supo cogerle al aire al equipo blanco.  Y tenía mis dudas, porque los antecedentes de Zidane como entrenador del Castilla hacían presagiar que tal vez llegaba demasiado pronto a dirigir a los pesos pesados del primer equipo. Desconfiaba de él más por su corta experiencia en los banquillos, que por sus cualidades que como jugador y hombre de fútbol, son inmejorables. Porque sí hablamos de su condición de jugador, ahí es indiscutible. Zidane ha sido el mejor jugador del mundo de su época. A clase y elegancia no le ha ganado nadie. Parecía que jugaba con el frac puesto. Era una delicia verle jugar. Pero es que como persona es tan bueno o mejor que jugador. Los que hemos tenido la suerte de conocerlo, podemos dar fe. Por todas estas circunstancias y dada su bondad y hasta cierta timidez, pensé que tal vez no podría con el nido de vanidades que era el vestuario madridista. De alguna forma, todos pusimos en duda que quien había sido uno de los mejores jugadores de la historia, funcionara como entrenador. Hasta Florentino Pérez, su gran valedor, también llegó a tener sus dudas. Pero la situación era tan desesperada, que Florentino Pérez, apostó por él con todas las consecuencias. Y acertó, vaya que si acertó. Ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida. Florentino acertó de lleno, y muchos nos equivocamos. Y valga por Dios que me alegro de haberme equivocado porque aprecio en todos los sentido a Zinedine Zidane. Zizou, con la sencillez como bandera, obró el milagro y transformó al abúlico Real Madrid, en un equipo con chispa que recobró la alegría y las ganas de volver a jugar al fútbol sin ningún tipo de ataduras. Nada más llegar no sólo se ganó al vestuario (todos le respetaban por lo que había sido) sino que les devolvió la sonrisa y la ilusión a un equipo que estaba abatido. Los jugadores, todos, admiraban a Zidane por lo que había significado en el mundo del fútbol y por su trayectoria: ganó todos los títulos habidos y por haber no sólo colectivamente sino también a título individual. Además de respetarle y en algunos casos había jugadores que le idolatraban, le profesaban gran cariño y aprecio por su forma de ser y la sencillez que aportaba a todo lo que hacía. Zidane, era todo lo contrario que Benítez, que tenia al vestuario blanco aburrido con tanto tecnicismo y tanto fútbol informático. Zidane, no tenía experiencia pero sabía mejor que nadie cómo manejar un grupo de estrellas sin que hubiese fisuras. Con el técnico francés llego la alegría que inmediatamente se notó en el juego del equipo que comenzó a emerger como el agua y a escalar posiciones hasta casi ser campeón de liga ( se quedó a un punto del Barcelona que llegó hasta sacarle 12 puntos); y lo que es más importante consiguió la undécima Copa de Europa. Algo impensable tal y como estaba el equipo. Zidane, obró el milagro desde la sencillez y el sentido común. Zizou, como entrenador es exigente pero a la vez tiende la mano. Los jugadores le quieren, además de respetarle y admirarle.. Su innata timidez, la ha dejado a un lado para ofrecernos su sonrisa más sincera y su saber estar en las ruedas de prensa y entrevistas. Está desdramatizando todo lo que rodea al Real Madrid. Aún recuerdo esa amplia sonrisa con Cristiano Ronaldo en la prórroga de la final de Champions contra el Atlético de Madrid. Ahí comprendí que el Real Madrid sería el campeón. Zidane, ha roto moldes, todos le quieren además de apreciarle y respetarle. Su estreno como entrenador de élite ha sido todo un éxito. Y, lo que le queda....  


EN NOMBRE DE CRISTIANO RONALDO

       Un gol de Éder, quien estaba casi inédito en todo el torneo, en el minuto 109 de la prórroga da el título de la Eurocopa a Portugal que venció por 1-0 a Francia en el estadio de Saint Denis, logrando de esta forma inscribir por primera vez su nombre en el palmarés de las selecciones campeonas de Europa. El fútbol muchas veces carece de toda lógica. Portugal que no estaba entre el grupo de las favoritas para la Eurocopa, es al final la que se ha llevado el trofeo haciendo un auténtico ejercicio de supervivencia y superando todo tipo de obstáculos. Además, ha ganado a la anfitriona, Francia, en su estadio y ante su gente. Y lo ha hecho a la griega ¿Por qué digo que a la griega? Pues porque en la final de la Eurocopa del 2004 una selección ramplona y chata como Grecia venció en Lisboa a la entonces pinturera Portugal con Cristiano como estrella emergente, sumiendo a todo el país en un abatimiento general que tardó en curarse. En París pasó prácticamente lo mismo que aquel entonces... De alguna forma, el fútbol le debía una a Portugal, sobre todo a esa Portugal de Eusebio, Figo, Futre y ahora Cristiano Ronaldo. La final de esta Eurocopa no entrará en la historia por su buen juego. Fue un partido muy físico, de poca calidad y hasta aburrido. Más que jugadores de fútbol parecían atletas, sobre todo el centro del campo francés un dechado de virtudes físicas que empezaban en Matuidi, seguían en Pogba y terminaban en un impresionante Sissoko, el mejor de los “Bleu. De sus arrancadas de bisonte partió el mayor peligro de Francia. Impresionante la fortaleza de este inmenso jugador. Francia, tal vez jugó un poco mejor que Portugal y seguramente hizo más méritos para llevarse el triunfo, pero lo realizado por los lusos tiene mucho mérito porque supieron sobreponerse al gran mazazo que supuso la lesión de Cristiano Ronaldo en el minuto 9 de partido por una fea entrada de Payet que golpeó su rodilla izquierda. CR7 salió en camilla entre lágrimas porque se temía lo peor, como así fue. El llanto de Cristiano desgarró a Portugal entero y de paso dejó en silencio a Saint Denis. Los aficionados portugueses miraban al vacío maldiciendo su mala suerte ; los franceses aplaudían en forma de reconocimiento y de respeto a la estrella lusa que yacía destrozado en el césped por un dolor sentido en lo más profundo de su alma, porque la fea entrada de Payet que no tuvo castigo por parte del colegiado inglés Clattenburg, le apartaba de su sueño, el que nació el mismo día que perdió contra Grecia allá en el 2004, en Lisboa. Si las lágrimas de entonces eran de una inmensa tristeza, las de París era de un profundo desconsuelo y frustración. La final de Cristiano a penas duró nueve minutos. Fue el momento en que Payet le hizo esa dura y hasta diría intencionada entrada, que chocó con su rodilla izquierda. Aquello tenía muy mala pinta. Tras ser atendido en la banda, volvió a salir para probarse pero esa rodilla no respondía y en el minuto 23, hecho un mar de lagrimas, Cristiano se retiró en camilla con las manos cubriendo su rostro y en medio de una gran desesperación que acongojó no sólo a Portugal sino a todos los espectadores. Cristiano se retiró en el que era el partido de su vida. El jugador del Real Madrid sufre un esguince en el ligamento lateral interno, grado 1. La lesión preocupa en el seno madridista porque el primer partido oficial de los blancos será el nueve de agosto en la ciudad Noruega de Trondheim, donde se jugará la final de la Supercopa de Europa entre el Real Madrid y el Sevilla. Quaresma sustituyó a CR7. Ahí ya empezó otro partido. Hasta entonces, Francia que había hecho una salida impetuosa, estaba dominando el juego con claridad ante el nerviosismo de una Portugal imprecisa y timorata que apenas se sostenía ante el empuje físico y a las bravas de los franceses. La lesión de Cristiano la dejó perpleja, pero en pocos minutos se reorganizó sobre el campo, y el resultado fue el equilibrio del partido, aumentando el tiempo de sus posesiones y acercándose a la portería de Lloris. Renato Sanches empezó a pedir la pelota, Raphael se dejó ver por la banda izquierda y Joao Mario entró en el cuerpo a cuerpo con las rocas francesa Desde este punto de vista, la selección portuguesa muy bien dirigida por Fernando Santos,ha tenido un comportamiento casi heroico, al sobreponerse a la lesión tempranera de Cristiano y al mejor juego de Francia, que se quedó descompuesta y sin Eurocopa. La voluntad de Portugal, pudo más que una Francia con mucha fuerza pero poco más. Griezmann, quien en un mes ha perdido dos finales, es el jugador con más clase de los galos. Pogba no ha justificado ni remotamente que valga esos 110 millones de euros que piden por él. Ha quedado devaluado y,no vale ni 60 millones. En cambio, Pepe, el central del Real Madrid, ha salido muy fortalecido de esta Eurocopa. Ha sido el mejor central del campeonato y en la final, fue declarado el mejor jugador. Ha estado inmenso durante toda la Eurocopa. Cara y cruz: Cristiano Ronaldo y Pepe, se proclaman campeones de la Champions y de la Eurocopa en el mismo año. Antonio Griezmann, pierde las dos finales en un mes. Cristiano y Griezmann serán seguro candidatos al balón de oro, sobre todo el portugués que tiene todas las papeletas para conseguir un nuevo premio individual. Esta Eurocopa levantada por Portugal y muy trabajada por Francia no se va distinguir por su brillantez, más bien todo lo contrario. Se ha visto un juego muy pastoso y enredado. El nivel ha sido mediocre en casi todos los partidos. La final ha sido un claro ejemplo de por dónde ha transcurrido este torneo. El buen juego brilló por su ausencia. Una lástima que España se quedase en octavos de final....   Portugal, aún sin alardes, pero con corazón y voluntad,demostró en esta Eurocopa que el colectivo está por encima de todo lo demás. Al final, Cristiano Ronaldo volvió a llorar pero esta vez de alegría.


..Y. AL FINAL DEL BOSQUE EXPLOTÓ

       He dejado pasar unas horas antes de ponerme a escribir, porque aún ando perplejo y sorprendido por las declaraciones de Vicente Del Bosque contra el que hace bien poco era su protegido,Iker Casillas.    Sorprende aún más que las haga en el momento de su adiós. Del Bosque dejará la selección española el próximo 31 de julio que es cuando finaliza su contrato. Nadie esperaba que en su despedida echase a los leones a Casillas, a quien antes defendió contra tiros y troyanos.    Como ya deben saber, el hasta hace unos días seleccionador del equipo español de fútbol,en la cadena Ser, concretamente en el programa el Larguero, el último que presentó en esa emisora José Ramón de la Morena, Vicente Del Bosque se desató y apuntó directamente sobre Iker Casillas: su comportamiento con sus compañeros ha sido bueno.. Con el cuerpo técnico, así así...", dijo. "Sé que está dolido con nosotros, con el cuerpo técnico, y a él no le he mandado mensaje, más sincero no puedo ser, porque me sabe mal que conmigo, con Javi, con Toni, no haya sido como...", reiteró, desvelando que las cosas no terminaron bien entre ellos, un episodio que tiene varias escaramuzas y un punto de inflexión: el hotel de concentración de Burdeos el lunes 20 de junio.José Manuel Ochotorena, el preparador de porteros, se dirige a Iker Casillas y le dice algo parecido a esto: "¿Cómo estás? Dice el míster que si te ves bien para jugar".      A partir de aquí, el problema, según gente cercana en la concentración en la Isla de Ré, eso lo interpreta Casillas como que va a ser titular contra Croacia, y para Del Bosque esa pregunta es, simplemente, una más de las que le hace a casi todos los jugadores en algún momento de la concentración. El martes 21, cinco horas antes del partido, una emisora de radio anuncia que Iker Casillas será titular, y eso lo interpretan en el cuerpo técnico como una traición por parte del portero, dando por hecho que ha sido él quien lo ha difundido a sus periodistas amigos. Saben que un anuncio así va a generar polémica, justo lo que no necesitaba el equipo en ese momento. De Gea juega contra Croacia y la relación, fría desde antes, se vuelve insoportable en esos instantes. Casillas deja de hablar a los técnicos y además lo hace sin cortarse un pelo   Sabido es que la relación entre Vicente e Iker ya no era muy fluida que digamos, desde el momento en que ele seleccionador elige a De Gea para ser el guardameta titular de la selección española poco    Los aduladores que siempre tiene alrededor el portero, dejó caer durante toda la concentración en la Isla de Ré que Del Bosque no hablaba con él. Y es verdad, según me han contado algunas fuentes. Del Bosque decidió que jugara De Gea y no le dio ninguna explicación a Iker. Simplemente, después del primer partido, tuvo una conversación de pasillo, que apenas duró un minuto, donde le explicó su nuevo rol en el equipo español. Iker, me cuentan, asintió con cara de pocos amigos y a partir de entonces se desataron las animadversiones y llegó el silencio de las partes implicadas. Dejaron de hablarse y en todo momento trataban de evitarse.     A Del Bosque le duele que Iker haya reaccionado así después de todo lo que le ha defendido mientras estuvo en el Real Madrid y por eso no le mandó ningún mensaje personalizado, como sí hizo, para despedirse, con los otros 22 futbolistas que han estado en Francia. A Iker le ha molestado lo que él considera un trato injusto, no tanto por el hecho de no jugar, que también, como por no haber recibido una explicación más detallada, algo más de cariño, entiende él que merecido tras 167 partidos en la selección. No les falta razón a ninguno de los dos . Pero toda esta historia desemboca en un tristísimo episodio que ensucia a los dos por partes iguales. Qué pena.    Hasta aquí los hechos. Me cuesta tener que dar mi opinión sobre dos personas a las que aprecio de verdad y de los que me jacto de conocer y de gozar de su amistad. Los dos son grandes personas y los dos hasta ahora se profesaban respeto, además de buena amistad. Pero en este caso, hay que mojarse no irse por las ramas, toca decantarse por uno. Y aunque pienso que los dos se han equivocado: Del Bosque por hacer público su enfado con Iker en la hora de su adiós; y Casillas por su mal comportamiento con el cuerpo técnico al que dejó de hablar por sentirse herido en su orgullo, al no ser titular. Por lo tanto suspenso para los dos. Si tengo que quedarme con alguno, me quedo con Vicente Del Bosque a quien conozco desde hace más de 20 años cuando era el director deportivo de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, a donde llegó Casillas con 9 años.     Vicente es todo un caballero de los pies a la cabeza. No tiene maldad, pero no por eso deja de defenderse cuando le hieren en su amor propio, como cuando Florentino Pérez no le renovó aduciendo que no era entrenador del Real Madrid porque su “libreto se había quedado viejo y caduco”, después de haber ganado dos Champions y otras tantas ligas con el equipo blanco.    Muy harto tiene que haber estado y algo muy gordo debió pasar en la concentración del equipo español, para que un hombre serio y cabal como Del Bosque, haya explotado de esta manera.    Iker Casillas, también es una buena persona, serio y formal, pero la corte de periodistas aduladores que le han acompañado en los últimos años, le han echado un poco a perder. Le han trastocado tanto su personalidad y su ego que el Casillas que yo conocí (le hice la primera entrevista en Trondheim (Noruega) para TVE cuando fue convocado por primera vez con el Real Madrid, allá en 1998, ahora no le reconozco. De la humildad ha pasado al egocentrismo y a cierto egoísmo. En una palabra, su guardia pretoriana le ha comido tanto el coco, que parece otro bien distinto al que conocí.     Hay un refrán que dice: ni mandes a quien mandó, ni sirvas a quien sirvió. Todo se hubiera evitado hablando seriamente con Casillas y habiéndole dejado en España, porque todos sabíamos que no iba a ser titular y que esta circunstancia iba acarrear problemas de convivencia. Y sucedió.... Ahí a del Bosque le faltó carácter y se dejó llevar por la corriente que habían creado esos periodistas que tienen a Iker en un pedestal, cuando no es ningún santo.    Casillas, nunca ha aceptado, ni en el Real Madrid, ni en la selección ser suplente. Eso le llevan los demonios y pierde el oremos al considerarse aún insustituible. Amigo Iker, el tiempo pasa para todos.    Aunque en principio se creyó que Casillas aceptaba el rol de ser suplente, lo cierto y verdad es que no tenía en absoluto asumida la suplencia y se enfurruñó. Hizo lo mismo que en el Madrid. El hecho es que Casillas ha salido siempre mal en estos años de declive en cuanto alguien ha decidido, como en el fútbol es ley de vida, que debes dejar paso a otro compañero. Con Mourinho era que el portugués era un impresentable, un amargado y una mala persona. Con Ancelotti la que se montó cuando éste decidió apostar por Diego Lopez fue de órdago y se le tuvo que dar a Iker la titularidad en Champions porque en caso contrario las huestes pro- casillas, la montaban gorda.... Y ahora es Del Bosque, ese buen hombre que si alguna virtud tiene es la mano izquierda y la discreción, también acaba mal con él. No sé como lo ven ustedes pero aquí hay gato encerrado.    Ya en el Real Madrid temporada 2001-02, cuando Del Bosque le sustituyó por César, hubo sus más y sus menos entre el entrenador y el guardameta, porque se atrevió a quitarle de titular. Aquella afrenta no se la perdonó y tardo tiempo en cicatrizar. El tiempo lo curó y cuando del Bosque llega a la selección, Casillas es imprescindible, e incluso en los últimos años lo ha mantenido contra viento y marea a pasar de que Iker, no estaba siendo el mejor.     No entenderé porque Casillas necesita una explicación. Vas y si te ponen juegas, si no pues sigues entrenado para tratar de cambiar la corriente. Creo que es víctima de los palmeros de la prensa que le adulan hasta la extenuación cuando ha dejado de ser el mejor. Haber sido el mejor, que lo ha sido, no le da derecho a exigir a jugar por decreto.... Ni el Real Madrid, ni n la selección española.    Ahora, sus legiones de seguidores y periodistas afines, van a cargar las tintas contra Del Bosque, como antes hicieron con Mourinho. Ignórenlos, porque no saben lo que dicen... Y dirán..    Una pena este final, pero muy harto tenía que estar Del Bosque para terminar de esta manera su andadura en la selección española, donde no lo olvidemos, ha ganado dos Eurocopas y un Mundial. Casi nada. Pero el fútbol no tiene memoria.    Se va el seleccionador que supo hacer la transición perfecta tras la marcha de Luis Aragonés y que hizo crecer su herencia.    El tiempo pone a cada uno en su sitio. No obstante Del Bosque y Casillas no pueden terminar así, están condenados a entenderse. Hablando se entiende la gente. Pero mucho me temo que el distanciamiento ya es un hecho.    


FIN DE CICLO Y GRATITUD INFINITA

Cuando nos creemos los peores somos capaces de lo mejor, hasta que nos creemos los mejores y entonces somos capaces de lo peor... La selección española que defendía título en la Eurocopa de Francia, se va con las orejas agachadas tras perder frente a Italia con todas las de la ley por 2-0. El campeón fracasó en París. En la capital francesa murió un proyecto y son muchos, empezando por Vicente Del Bosque, así como algunos jugadores que ya no estarán en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia del 2018. Se acabó una etapa. Una pena que Del Bosque se tenga que ir por la puerta de atrás. Puede que se haya equivocado en algunas decisiones y en el planteamiento táctico frente a los italianos, pero Vicente debe tener el reconocimiento que se merece. El adiós de Del Bosque que continuó la obra iniciada por Luis Aragonés, no debe estar sembrado de espinas y de críticas irresponsables e injustas, que las habrá . Es el momento de ser magnánimos y construir el futuro. El pasado, jamás, jamás lo olvidaremos. Fue muy bonito mientras duró, pero se acabó. Gracias. Es difícil explicar la empanada mental de la selección española durante la primera parte, donde Italia campeó a sus anchas haciendo lo que le daba la gana. En esos primeros 45 minutos a España le faltó velocidad, intensidad, empeño, ganas.... Le faltó de todo. Todo lo contrario que a Italia que se apoderó de todos esos atributos para liquidar al combinado español. Y gracias que solo se fue a vestuarios con tan solo un gol encajado, porque si no llega a ser por la buena actuación de De Gea, el partido hubiese quedado visto para sentencia en el primer periodo. Italia ha ganado con todo merecimiento un partido que se trabajó muy bien de principio a fin. Nos sorprendió de inicio jugando al ataque de forma descarada y anulando la línea de creación de los nuestros. En la segunda parte y con la ventaja que tenían en el marcador (1-0). Italia ya jugó a lo que mejor sabe,al catenaccio y nos ganó con toda justicia. La selección española que comenzó como un tiro el campeonato, poco a poco se fue desinflando. Ganamos a la República Checa a última hora, pero ante los turcos se exhibieron y nos hizo pensar que España volvía a volar alto. Pero Croacia nos remontó al fracaso del Brasil, nos llevó al lado más oscuro del cuadro; y ante Italia nos temimos lo peor. La derrota frente a los croatas nos cortocircuito, pero lo que es peor nos hizo perder la fe y la energía.De eso careció España durante el primer tiempo. Incluso careció de pasión. Italia, era todo lo contrario,le puso mucha pasión y más corazón. Además de tener mejor estrategia. Antonio Conte le ganó la partida táctica a Vicente Del Bosque y lo hicieron también sus jugadores en los duelos individuales. Italia fue dueña de la velocidad, de la lucha, de la anticipación y del partido. Justo era que al final se llevase un duelo, donde la selección española apenas compareció. España fue siempre lo que Italia quiso, un rival tal vez menos dotado técnicamente pero con más energía y espíritu de lucha que nuestro equipo. La selección azzurra, además nos tenía ganas desde que hace ocho años, en Viena, cayó eliminada en la tanda de penaltis. Desde esa fecha, Italia ha padecido el síndrome de España que le ha ganado en todos los enfrentamientos que tuvo, sobre todo en la final de la pasada Eurocopa celebrada en Ucrania, con un rotundo 4-0. Buffon, el guardameta italiano, fue testigo de la tiranía de la selección española. De ahí su enorme alegría al final del encuentro con el 2-0 en el saco de los italianos, que acabó con su mala racha ante los españoles. En la segunda parte, mejoró las prestaciones la selección española pero sin parecerse a la auténtica. Eran los italianos quienes manejaban los tiempos del encuentro. Del Bosque, posiblemente, se equivocó en volver a repetir el mismo equipo que perdió contra Croacia. Lo que pasó después demostró que ante Italia el equipo español necesitaba otra cosa, otras caras y otro orden táctico. Tal vez hubiese sido muy aconsejable jugar con doble pivote, como tenía en mente el propio seleccionador, vista la superioridad del centro del campo italiano donde De Rossi nos hizo un roto. La chispa y frescura que aportó Lucas Vázquez en los últimos 20 minutos de partido, fue una pista de lo que el combinado nacional requería y necesitaba: algo nuevo para sorprender a Antonio Conte que estudió muy a fondo a España, sabiendo que jugaría con su once habitual. En el último tramo de partido,se vio algo a la España que conocíamos e incluso Piqué pudo lograr el empate, pero Italia supo defender lo que había ganado con toda justicia. Pellé, ese gigantesco delantero centro, puso la guinda con el 2-0 cuando el partido languidecía. En París, murió una selección española que nos ha dado unas alegrías que jamás hubiésemos imaginado ni en nuestros mejores sueños... España cierra un gran ciclo. Fue muy bonito mientras duró....y merece toda la consideración. Ahora es necesaria una regeneración.Toca una segunda reforma, y sin dos de sus referentes; Vicente Del Bosque e Iker Casillas, que seguramente en los próximos días anunciarán su renuncia. Del Bosque, dejará de ser el seleccionador y Casillas, dirá que ya pasó su tiempo. La imagen de él en el banquillo fue todo un testimonio de su adiós. Agradecimiento eterno para Casillas por lo que ha representado para el fútbol español. Se acabó. Fin de ciclo en la selección española y gracias infinitas por todo, que ha sido mucho...


GRAN BOFETÓN A ESPAÑA

Cuando nos creemos los peores somos capaces de lo mejor, hasta que nos creemos los mejores y entonces somos capaces de lo peor...     Tremenda decepción la que hemos sufrido con la selección española que cayó derrotada ante Croacia por 2-1, cuando todo apuntaba a que ganaríamos y seriamos primeros de grupo, esperándonos un camino de rosas para las siguientes fases.... pero el cántaro del cuento de la lechera, se rompió en el minuto 86 cuando el tremendo futbolista croata Perisic marcó el tanto de la victoria que les eleva hasta la primera posición.   Con esta derrota, a España le espera un camino lleno de espinas y trampas con Italia en octavos, Alemania en cuartos y Francia en unas hipotéticas semifinales. Casi nada, y todo por no haber sido capaces de manejar el partido en el tramo final, sabiendo que el empate nos valía para asegurarnos la primera plaza. Aquí mi amigo Vicente Del Bosque no ha estado fino tácticamente hablando. Sabiendo que el empate a uno era un buen resultado no puede permitir que en el minuto 86 este nuestro lateral derecho, Juanfran, en el córner contrario. Igual que Jordi Alba. Consecuencia, nos han pillado en un contra ataque letal que ha supuesto un batacazo para nuestra selección española que nos puede traer malas consecuencias porque lo que no es espera es de aúpa.    El partido de España no ha sido nada bueno. Solo salvo los primeros 20 minutos del primer tiempo. Lo demás fue para olvidar, con un juego rutinario, lento, de mucho toque pero de poca enjundia. Además, me ha dado la sensación que han ido un poco de “sobraos”. Insisto, mucho pase, abuso del tiki-taka,poca velocidad y profundidad. Nadie se desmarcaba. Se divisaba el horizonte y en lugar de arriesgar, vuelta atrás y vuelta al rondo. España ha estado ramplona, cómoda y sin mordiente.   Tremenda decepción! Esta derrota nos baja a la nube a la que nos habíamos subido después de sendas victorias ante la República Checa y Turquía. Ante Croacia, España ha adolecido de una falta de intensidad y ambición preocupantes que le ha complicado la vida de forma innecesaria. Le esperan los peores morlacos de la Eurocopa.    Ya decíamos en la última crónica de España-Turquía, que no había que lanzar las campanas al vuelo. Que hasta ahora habíamos jugado bien, a ratos muy bien, pero que los rivales no eran nada del otro mundo. Muchos, llevados por una euforia desmedida, como los comentaristas de Tele 5, ya veían a España como campeona con tan solo dos partidos jugados. Parece mentira que José Antonio Camacho, habiendo sido lo que ha sido, se deje llevar por la euforia incontenible de las que están haciendo gala todo el equipo de tele 5. Los pies hay que tenerlos en el suelo.    No me extraña que muchos aficionados culpen de todo a los medios de comunicación. Y no les falta razón porque hoy en día dichos medios de comunicación están llenos de tamboreos y verbeneros que siempre hacen lo mismo. Ganamos un partido, empieza la euforia y auto complacencia; y luego viene el palo al menor fracaso. Arrancadas de caballo y paradas de burro. No aprenden.  Croacia, que tiene un gran equipo, a pesar de faltarle algún titular como Modric, devolvió a la realidad a la selección española y a la prensa. España, salió con cierta prepotencia después que durante todos estos días le hayan regalado excesivas loas y alabanzas.     Iniesta, el gran Iniesta, no estuvo durante todo el partido, y se notó, vaya que si se notó! Los laterales subían continuamente, desguarneciendo a la defensa donde Piqué y Sergio Ramos no daban a basto para parar las contras de los croatas que eran auténticas balas. Busquets, al igual que todo, el equipo español estuvo lento. Sergio Ramos no cuajó su mejor partido y además falló un penalti que no fue, y que pudo suponer el 2-1 para España.    Morata, celebró su regreso al Real Madrid, marcando el único tanto de la selección española y tuvo alguna ocasión más. Pero como todo el equipo español, estuvo un tanto gris y desdibujado.    De Gea, fue tal vez el que más dudas tuvo. No estuvo seguro durante toda la noche y en el 2-1 de Croacia falló de forma estrepitosa al no proteger su palo, condenando a España a los peores cruces.    A partir del minuto 65, los jugadores españoles no podían físicamente. Y no era por el calor como decía Camacho, porque el mismo calor hacía para los croatas y estos corrían como galgos. Era un partido para haber hecho algunos cambios, ya que jugadores como como Iniesta ya no tienen el físico para aguantar todos los partidos en una competición larga. Del Bosque debió introducir algunos jugadores de refresco como Lucas Vázquez y alguno más.... Pero , en fin no pongamos excusas, Croacia nos ganó porque corrió más, presionó más y estuvo más fresco durante los 90 minutos; y porque tiene un gran equipo, Me impresionó su lateral izquierdo Srna, pedazo de jugador.    Esperemos que este gran bofetón no nos afecte para lo que nos queda. No obstante, puede pasar dos cosas: que el equipo vaya cuesta abajo camino de un fracaso, o que se rebelen ante esta situación y sea ese equipo campeón de otras veces, siendo consciente desde ya mismo que cualquier fallo los manda a casa partir del próximo lunes que es cuando se enfrentan a Italia a partir de las 18 horas, en París.    Nada está perdido, pero el camino que hemos escogido es el más difícil. De momento, el lunes nos espera Italia en octavos de final.  


LA SELECCIÓN ESPAÑOLA, VUELA MUY  ALTO 

    La selección española volvió a enamorar en su partido frente a Turquía a la que no solo venció sino que se exhibió ganado por 3-0. El resultado más abultado en lo que va de Eurocopa. Ganó, convenció y además se clasifica de forma matemática para los octavos de final. Falta saber si como primera de grupo (tiene que enfrentarse a Croacia) o como segunda. Visto lo visto en el panorama de esta Eurocopa, no dudo que España terminará como primera. No creo que Croacia, sin Modric, lesionado, pueda con nuestra selección que hasta ahora es la que más poderío está mostrando. No tengo ninguna duda que acabará como primera de grupo.     El conjunto español volvió a estar brillante. Todos estuvieron a gran altura, pero de nuevo fue Iniesta el auténtico maestro de ceremonias. El manchego está bordando el fútbol. Es el alma mater de una selección que vuelve a enamorar y que se vuelve a revestir como la gran favorita de esta Eurocopa de Francia, con permiso del país anfitrión, de Alemania y de Italia.    Si en el primer partido frente a la República Checa faltó puntería, contra los turcos el acierto de cara al gol se recuperó y se terminó goleando a una Turquía que a decir verdad no ofreció nada. Morata, por partida doble y Nolito fueron los goleadores y los que pusieron la chispa, en la vanguardia. España se paseó de principio a fin ante una selección otomana que dio pena, no sé si por acierto del equipo español o por la impotencia de los turcos. El caso es que el combinado español rayó a gran altura y vino a decir que lo de Brasil fue un mal sueño.    Bajo la batuta de Iniesta, de nuevo en plan magistral, La Roja funciono como un reloj suizo. Remite muy buenas sensaciones y apunta muy alto en este torneo. Gustó ante los checos y más aún frente a los turcos. Todo fueron buenas noticias. Se ganó con contundencia, con tres goles como tres soles. Se aprovecharon las oportunidades y hubo mucho movimiento y armonía entre líneas.    Por las bandas, esta selección española es un puñal: Jordi Alba y Juanfran siempre encuentran soluciones para todos. Si la España que ganó el mundial en el 2010 era un equipo muy armónico que basaba el juego en el toque; ahora está selección de Vicente del Bosque es un equipo con más matices, es más ancho. Las las bandas son las grandes protagonistas. Ahí los dos laterales son los que tienen la palabra junto a Nolito que es un continuo incordio para las defensas rivales. De este sistema de juego, Silva y sobre todo Iniesta, son los grandes beneficiados al encontrar pasillos por donde penetrar y hacer sus magníficos pases.     El encuentro quedó visto para sentencia al poco de comenzar el segundo periodo cuando Morata, tras perfecta combinación entre Iniesta y Jordi Alba, marcó el 3-0. Ahí se acabó lo que se daba. A partir de ahí, Del Bosque terminó haciendo pruebas en mitad de un partido oficial donde España sentó cátedra y vuelve a ser respetada. Nadie había marcado todavía tres goles en esta Eurocopa y lo hizo España, fina en la posesión, firme en la recuperación y con la definición que echó de menos el primer día. Juega bien la España en la que Jordi Alba y Juanfran son extremos, donde los centrales Piqué y Sergio Ramos andan firmes, donde De Gea está atento, la España en la que Nolito y Morata explotan su descaro y la España, en fin, donde sigue mandando un futbolista que trasciende al tiempo y al espacio, Iniesta.    Por cierto, que el Real Madrid no busque más delantero centro fuera. Tiene uno muy bueno que se llama Morata y que es de la casa, y que puede recuperar por tan solo 30 millones de Euros. El futuro es suyo. Ni Lewandosky, ni Aubebayang. El delantero centro rematador que necesita el Real Madrid se llama, Morata.    Hecho este inciso, diré que la selección española ya ha cumplido su primera misión, clasificarse para los octavos de final. Ahora llegan otros objetivos, pero no dejemos que el exceso de halagos debilite a un equipo español que ha encontrado la senda del buen juego.   Esto, como quien dice, acaba de comenzar. No vendamos la piel del oso antes de cazarlo... De la precaución, y del ejercicio de humildad ya se encargará Vicente Del Bosque para que sus jugadores pisen suelo firme y no se suban a las nubes....     Reafirmada la autoestima, las sensaciones que la selección española está dejando son muy buenas,pero el futbol a veces es muy caprichoso. Seamos cautos y no lancemos las campanas al vuelo.....    


PIQUÉ, DE LOS PITOS A SER EL SALVADOR

     Un gol (1-0) a las postrimerías del partido (minuto 87) de Piqué premió a la selección española dándole la victoria ante la República Checa. Un triunfo justo y merecido para una España que a ratos jugó bien y otros muy bien, sobre todo en el segundo periodo. El único pero que hay que ponerle es la falta de puntería. Llegó en innumerables ocasiones al área checa pero morían en la orilla, unas veces por falta de acierto y las más por abusar del toque-toque. Hay excesivo empeño en querer meterse en el área hasta el fondo, desperdiciando claras ocasiones. Y eso fue lo que ocurrió durante todo el encuentro ante los checos, que sabiendo cómo se le puede hacer daño a España, montaron un muro de contención ante el buen guardameta Cech, que bien protegido , salvó en más de una ocasión a los suyos. La selección española jugó al son que marcó Iniesta, ese líder silencioso, que fue el alma y el ejecutor de una selección española que contrataría mente a lo que nos tenía acostumbrado, comenzó un campeonato con triunfo. El manchego fue el guía genial del combinado nacional. Un centro suyo, un lujazo de los muchos que se permitió, le llegó en las mejores condiciones a Piqué que remató con la fuerza que todos los aficionados le mandamos para que batiese al Cech cuando el partido entraba en la recta final. Tuvo que ser Piqué, el controvertido jugador a ojos de muchos seguidores cuando de la selección española se habla, quien a falta de tres minutos, de cabeza lograse el triunfo que salvó a España de un empate que hubiese envenenado el ambiente de la concentración ya de por sí un tanto revuelto por denuncias y demás. Ya es hora de que de una vez se se ponga en duda la implicación de Piqué con la selección española. Es uno más, comprometido como el que más, y punto... A partir de ahora ¿quién se atreve a pitar a Piqué? El cabezazo de Piqué a centro mayúsculo de Iniesta hizo que España lograse su primer triunfo en la Eurocopa de Francia, y de paso terminara con la maldición del 13 de junio, día de San Antonio de Padua,fecha en el que habían jugado cinco partidos y nunca habían ganado. Me gusto España. Lo que pasa es que el gol tardó en llegar y ya empezábamos a impacientarnos y decir aquello de: “ya estamos como siempre, primer partido y primer revés”. Pues no, fuimos de menos a más para terminar siendo un rodillo que puso cerco a la portería de la República Checa que se defendió con uñas y dientes. Formaron una barrera de seis jugadores por delante de Cech, y otros cuatro por delante de los defensas que prácticamente les hizo infranqueables. Pero España, tuvo paciencia y aunque a veces les pudo un poco la ansiedad, no dejaron de intentarlo con buenas transiciones por las bandas donde los dos laterales Juanfran y Jordi Alba eran dos puñales dispuestos a todo. Y todo bajo la supervisión de un magistral Iniesta que abría huecos con sus pases de tiralíneas. A Iniesta le acompañó un buen Silva que fue otra de las llaves que abrió la defensa de los checos. Fue un dominio absoluto. Que al final tuvo su justa recompensa. El gol de los de Del Bosque debió llegar antes, pero al final se celebró más por lo mucho que costó. Un triunfo que sabe a gloria y que nos mete de lleno en este Eurocopa donde partíamos como una de las selecciones favoritas. Después del buen partido de hoy, si cabe, es un poco más favorita. Pero cuidado, no levantemos el vuelo. Desde la humildad se conseguirá algo. Desde la prepotencia, se fracasará. Habrá que estar preparado para el sufrimiento. El encuentro entre España y la República Checa, sirvió para acabar con ese absurdo debate de la portería. Vicente Del Bosque para esta Eurocopa ha elegido como portero titular a De Gea. A pesar de la investigación que le relaciona con un escándalo sexual, el seleccionador ha apostado por De Gea porque independientemente del revuelo que hay entorno a él, hoy por hoy, el guardameta del Manchester United está un punto por encima de Casillas, que ha sido el mejor, pero en estos momentos ha dado un paso atrás. Ahora le toca el banquillo donde fue uno más que vibró con el triunfo de España. De Gea, tuvo poco trabajo, pero el que tuvo lo solventó con garantías. Y al final, hasta salvó la victoria con una gran intervención tras disparo brutal de Darida, en el último suspiro del partido. De Gea es el futuro guardameta de la selección española. No le demos más vueltas... Tal y como está esta competición, estos tres puntos casi son la clasificación pero, más allá de eso, el poso que deja esta selección es bueno. Hasta ahora y vistas a casi todas los equipos en esta Eurocopa, España es la que mejor ha jugado en esta primera fase .No estuvo brillante, aunque a ratos rozó ese calificativo, pero si convenció por su forma de solventar el complejo entramado defensivo que le propuso su rival. Hay tiempo para superarse, pero el debut ha sido positivo y bueno para el siempre complejo arranque. Estamos en la buena senda....


MUHAMMAD ALI, MÁS QUE EL MEJOR BOXEADOR DEL MUNDO 

   Muhammad Ali, antes llamado Cassius Clay ha muerto a los 74 años de edad. Después de 32 años de luchar contra la enfermedad de Parkinson, muere por problemas respiratorios en el hospital de Phoenix (Arizona). Con él se va toda una leyenda del boxeo, se va todo un mito del mundo del deporte. Este día 4 de junio no solo el mundo del boxeo está de luto, lo está todo el deporte en general por todo lo que ha sido Mohammad Ali, algo más que el mejor boxeador del mundo. Muhammad Ali, triple campeón del mundo de los pesos pesados, ha sido todo un referente no solo en el boxeo sino en la forma de entender la vida. Era tanta su personalidad que incluso su modo de ser eclipsó al otro personaje, al del boxeador. El boxeo que antes de Ali tenía poco predicamento, con la llegada de él fue un deporte de masas. Fue un fenómeno fuera y dentro del cuadrilátero. Rompió los moldes del prototipo típico del peso pesado. No era una mole como sus compañeros, era todo lo contrario: un atleta fibroso, fino y musculoso que se desplazaba por el ring como su fuese una abeja. Picaba y retrocedía hasta volver a a la carga. Así una y otra vez hasta que desquiciaba a sus rivales. No era un pegador, pero era constante en las formas y en fondo de pagar. Más que golpes daba aguijonazos, y como tal flotaba como una mariposa por el cuadrilátero. Era un espectáculo verle moverse mientras sus rivales trataban de encontrarlo. Ha sido y es el mejor boxeador sobre la faz de la tierra. El, con su inmensa personalidad, cambió el boxeo. Lo revolucionó por su concepción y modo de vivirlo. No solo lo revolucionó sino que lo hizo más atractivo para los aficionados que empezaban a dimitir de este deporte. Su inteligencia, acompañada por su viveza mental le hizo ser un personaje único que atraía a las masas. Era capaz de rimar vocablos con la misma velocidad con la que golpeaba. Sus diatribas y charlas punzantes en vísperas de sus combates no tienen parangón. Fue un fenómeno de masas. Su andadura comenzó venciendo a Sonny Liston, una fuerza de la naturaleza, en 1964. Nadie daba un duro por el entonces llamado Cassius Clay, pero tal fue el impacto de su victoria como nuevo campeón del mundo de los pesos pesados que a partir de ahí comenzó su leyenda. El mundo del boxeo vio en él a alguien distinto que revolucionaria al por entonces aburrido deporte de las doce cuerdas. Fue a partir de su triunfo contra Sonny Liston y atraído por la personalidad del radical Malcolm X, cuando anunció su conversión al islamismo y pasó a llamarse Muhammad Ali. Acto seguido renunció a vestir el uniforme militar porque consideraba que nada le había hecho Vietnam para ir a combatir allí. Ante esta rebelión fue condenado y se le desposeyó de su título mundial a la vez que se le retiró la licencia para boxear. No regresó al ring hasta 1970. Esta década viene marcada por sus enfrentamientos con otro fenómeno de la naturaleza llamado Joe Frazier, que por entonces era el campeón de los pesos pesados. La primera pelea fue en 1971. Ganó Frazier y retuvo el título, aprovechándose de la inactividad de Ali. La segunda fue en 1974 y aquí ya Muhammad Ali fue infinitamente superior y reconquistó el título. La revancha llegó en 1975, en Manila. Fue un cámbate duro y encarnizado donde los dos resultaron muy castigados.. Ali, ganó el combate más duro de los que le tocó vivir. A la postre le pasó factura, al igual que a Frazier. Entre medias de ese gran combate, en 1974 midió sus fuerzas con George Foreman, una mole inmensa en cuanto a fuerza, altura y musculatura. Este histórico enfrentamiento se celebró en Kinshasa, capital del Congo, que se volcó en cuerpo y alma con Ali. De allí surgió el “Ali bomayé”, (Ali mátalo). El combate fue dramático de verdad, y solo la inteligencia de Ali se impuso a la fuerza descomunal de un Foreman que terminó mordiendo la lona. El caso es que retuvo el título, luego lo perdería ante un desconocido como León Spink aunque poco tiempo después lo recuperaría en la revancha. Más tarde llegaron distintos combates donde el campeón a pesar de ganar fue perdiendo fuerza y lo que es peor, la memoria. Con 40 años sucumbió ante Larry Holmes que le arrebató de forma definitiva el título de los pesados. Ya entonces, Muhammad Ali, empezó a dar síntomas de que la enfermedad de Parkinson se acercaba. Sus vacilaciones eran constantes y poco a poco se fue apagando. Pasó de ser un monumento de la verborrea, al silencio. La enfermedad del Parkinson le daba el primer aguijonazo. Ya no fue el mismo, pero su espíritu indomable seguía vivo. Se nos ha ido un 4 de junio del 2016, pero ahí queda su leyenda. En sus 61 combates consiguió 56 victorias y cinco derrotas, que no le deformaron físicamente pero le dañaron el cerebro. Se ha ido el boxeador más grande de la historia. Descanse en Paz, Muhammad Ali.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013