Alfonso Celemin

PENALTYEXPULSION

Inicio

EL PASO ATRÁS DEL MADRID LE COSTÓ EL EMPATE 

   De nuevo, y ya van dos veces, al Real Madrid se le escapó el triunfo en los últimos minutos. En esta ocasión fue en Dortmund donde a falta de tres minutos ganaba por 1-2 al fiero Borussia. Schürrle en el 87 volvió a dejarles descompuestos y sin los tres puntos. Este Madrid de los últimos tiempos no sabe cerrar los partidos y Zidane está fallando en la estrategia en ese tramo final. El técnico francés estuvo lento y hasta torpe en no frenar la descarga descomunal de los alemanes en la recta final con los dos cambios que le quedaban por hacer. Morata debió salir antes para suplir a un inoperante Benzema que sigue de pretemporada. Jugar con el delantero francés tal y como está, es jugar con uno menos. Cuando salió Morata ya iban 2-2. Una pena, que al Madrid se le escapara el triunfo en los instantes finales después de un partido muy serio por parte de casi todo el equipo, si exceptuamos al ya mencionado Benzema y Sergio Ramos. El central con su torpeza fue el gran culpable del primer gol al perder un balón en la zona de influencia y hacer falta a Goetze. Luego, si, es cierto falló Keylor Navas que despejó mal el balón lanzado por Guerreiro, aunque después el costarricense estuvo sensacional y abortó hasta dos ocasiones de gol. El despeje blando de Keylor le dio sin querer a Varane en la cabeza y el gol lo remachó Aubameyang cuando ya estaba dentro. Sergio Ramos, ya es tradicional, comienza todas las temporadas muy sobrado y con una falta de concentración alarmante que le lleva a cometer penaltis innecesarios y perder balones imperdonables.¡¡Ya está bien, No?. Luego eso si, en los finales de temporada está en plenitud, pero hasta entonces es un auténtico peligro para integridad del Real Madrid. Varane, en cambio, hoy ha estado imperial y ha sido el sostén de la defensa blanca. Modric, volvió a estar en plan maestro, muy bien secundado por Kroos. James, fue el más flojo del centro del campo. Bale, desaparecido en la primera parte, fue el más punzante en el segundo periodo. En cuanto a Cristiano Ronaldo, autor del 0-1 al culminar una espectacular contra que comenzó en Modric, siguió Benzema, dio el pase James,toco de tacón Bale y Cristiano marcó un tanto de categoría, estuvo mejor que en los dos anteriores partidos. De alguna forma volvió a ser ese Cristiano Ronaldo que todos los madridistas esperan. Ya fue reconocible. Pero, insisto, al Madrid le faltó pausa en los últimos minutos y dejó escapar el triunfo al replegarse y meterse excesivamente en la cueva. Recularon al final y cedieron el empate a dos. Ahí Zidane estuvo torpe estratégicamente hablando, al no darle un impulso con los los dos cambios que le quedaba por hacer. Ese gol en el último aliento del equipo alemán les dejó de nuevo, como en Canarias, con muy mala cara, impidiéndole llevarse un triunfo de mucho caché. El Borussia de Dortmund es un equipo enorme, rápido,con una fuerza y dinamismo brutal que somete a sus rivales a un dominio asfixiante. Me ha encantado el medio centro Weilg, un joven talento que va para figura. Me recuerda a Xabi Alonso. Y Dembélé es de esos jugadores rompedores que destrozan a las defensas y a sus marcadores. Muy bueno... Ya me gustaría ver a muchos equipos jugando con este Dortmund que tiene un equipo joven y ambicioso que va a dar mucho que hablar. El partido en el Wesfalstadion de toda la vida, tuvo muchos momentos. Vimos a un Madrid muy aseado y serio que contuvo la avalancha amarilla en los primeros minutos, después a la contra doblegó a los alemanes para desplegarse con más armonía en el segundo periodo. Estuvo cerca de conseguir la primera victoria en Dortmund pero en el tramo final se encerró tanto en su área, que lo terminó pagando con la igualada, que mirándolo bien no es un mal resultado, teniendo en cuenta los antecedentes. La maldición de Dortmund sigue vigente. Allí nunca ha ganado. Ha jugado seis veces, perdiendo en tres ocasiones y empatando otras tres veces. En esta ocasión el empate a 2 nos parece un resultado más que justo. El encuentro de la segunda jornada de Champions ha servido para que veamos la reconciliación de Cristiano con Zinedine Zidane, la reaparición de Keylor Navas, tras cuatro meses lesionado y que ha demostrado que es el titular indiscutible de la portería blanca y que James ha adelantado en las rotaciones a Isco. Al Real Madrid, en Alemania, se le escapó el triunfo por achicarse en los últimos diez minutos. Aunque el empate tiene su valor teniendo en cuenta la enjundia del rival, el Borussia Dortmund que puede ser la gran sorpresa de la Champions.


CRISTIANO HA DEJADO DE SER INTOCABLE

   El día 24 de septiembre,en Las Palmas, fue la fecha en la que Zinedine Zidane demostró tener personalidad al sentar a Cristiano Ronaldo que estaba protagonizando otro mal partido. Fue en el minuto 70, cuando se atrevió a sustituir al portugués que sigue en el lado oscuro. Fue un cambio necesario porque Cristiano sigue sin estar en posesión de esa frescura física que le hace ser pura dinamita.    Como es lógico, y más tratándose de Cristiano, su reacción no fue la más adecuada. Aunque le respondió a la mano que le tendió Zidane, lo hizo con un gesto de desaire y profiriendo palabras en portugués que no eran de cariño, precisamente.   Cristiano Ronaldo, magnífico jugador, pero egocéntricos a más no poder, debe entender que su actual estado de forma no le da para jugar los 90 minutos.Minutos que no está aprovechando porque está en muy baja forma. No termina de subirse al carro de ese fútbol fuerza que le caracteriza. No está, llega tarde al remate y su juego es más egoísta que nunca.   Cristiano no es dudoso como futbolista y como jugador entregado para la causa, pero actualmente no pasa por su mejor momento. Y Zidane hizo bien en cambiarlo porque nada estaba aportando al equipo frene a las Palmas. Tardó demasiado tiempo en sentarlo. Ni remata, ni ayuda, ni presiona, ni nada de nada. El Cristiano de los últimos dos partidos es más un estorbo que una solución.   Su enfado al sentarse en el banquillo no sé si es por asumir su pobre estado de forma o por la decisión de Zidane. Me inclino más por la segunda opción. Es tan egoísta, que solo piensa en sí mismo. Debería ser más solidario con sus compañeros, pensar más en el equipo y aceptar su estado actual, que no es el más idóneo.   Zidane, después en rueda de prensa expresó que lo cambió para que el próximo martes que se enfrentan al Borussia de Dortmund, esté más fresco. Como justificación no está mal, pero está claro que lo retiró por su mal rendimiento.    Urge que vuelva a ser el de siempre. El Real Madrid necesita esa plenitud y energía de Cristiano Ronaldo como agua de mayo. El portugués, volverá no lo duden, pero de momento no está.    Una de las razones que se pueden achacar al empate (2-2) del Madrid frente a Las Palmas es la baja forma por la que atraviesa su goleador, Cristiano. Un jugador de 50 goles por temporada y que solo lleva uno en esta liga. Con el portugués en plenitud al Madrid no se le hubiese escapado la victoria del estadio Insular canario.     Con el estado actual de Cristiano, el equipo blanco ha perdido eficacia rematadora que fue lo que le sucedió en Canarias.    El Madrid tuvo ocasiones para ganar con suficiencia el partido pero fallaron en el remate. No solo Cristiano estuvo desacertado, también lo estuvieron Morata, Kroos, Benzema cuando salió en la segunda parte, y hasta Isco que tuvo la última en el último instante.     No obstante, el Madrid aunque dominaba dejaba demasiado espacios para que el buen equipo de Las Palmas sacase con tranquilidad la pelota jugada. No había presión ni de los delanteros blancos ni de los centrocampistas con Kroos y Modric actuando como dos pivotes. Se fue corrigiendo con el paso de los minutos, pero tardaron en darse cuenta de la situación.     Asensio marcó por el Madrid tras jugada de Nacho por la banda izquierda, pero pocos minutos después empató Tana por Las Palmas, en un desajuste defensivo. Más que desajuste, yo diría que pasividad de la defensa madridista, sobre todo de Varane, que tampoco está de dulce que digamos.    En la reanudación, el Madrid fue ya el dueño y señor del partido. Las Palmas se replegó ante el empuje de los de Zidane que pusieron cerco a la portería de Varas. El gol tenía que llegar y llegó por mediación de Benzema que había salido en sustitución de Asensio por lo que el Madrid pasó a jugar con un 4-2-4. Ronaldo disparó mal, rechazó en el guardameta canario y lo aprovechó el francés para poner el 1-2.    Tras el gol de Benzema el Madrid intentó matar el partido, pero siguió con su falta de eficacia rematadora. Así transcurrió el segundo periodo hasta que a falta de diez minutos peco de conformismo. Si Las Palmas acabó por tener premio fue por ello más que por sus fuerzas, escasas en ese tramo. La confianza penalizó al Madrid con lo inesperado, en la acción que concluyó con el tanto de Araujo y que supone el segundo empate consecutivo de los blancos que parece que el color amarillo les trae mala suerte. Ya lo decía Luis Aragonés: “el amarillo es el color de la mala fortuna”    El empate a dos es un mal resultado para el Madrid, pero contrariamente a los tres últimos partidos jugados en esta ocasión salió enganchado desde el principio pero no tuvo suerte. Si alguien mereció ganar,ese fue el Real Madrid. El resultado no reflejó lo que pasó en el estadio Insular.    El único pero que hay que ponerle ante el buen equipo de Las Palmas, que sabe a lo que juega y cómo hacerlo (es un equipo de autor), es la bajada de tensión que sufren los de Zidane en alguna fases del partido. En una de esas bajadas de tensión de la defensa blanca, llegó el gol del empate de Araujo a falta de cinco minutos para finalizar el encuentro que dejó atónitos a los jugadores blancos, que perdieron la ocasión de seguir manteniendo a tres puntos al Barcelona. Ahora solo está a uno       Al final del partido, Cristiano rumió su rabia en el banquillo no sólo por haber perdido dos puntos, sino porque el técnico madridista había osado cambiarlo. La de de Zidane no es una decisión cualquiera porque Cristiano ha dejado de ser intocable. ¿Habrá consecuencias? PD: Es hora de que vuelva Keylor Navas.    


NO SE PUEDE TENTAR TANTO A LA SUERTE

// 0){} }window.NeoGV=window.NeoGV||{};NeoGV.startTime=(new Date()).getTime(); // ]]> Tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió.... Al Real Madrid le sucedió algo  parecido.   Tanto ha tentado a la suerte que al final esta le ha abandonado.. Y no es de extrañar porque los partidos que últimamente está haciendo son para olvidar. Empate a 1 con el Villarreal que dadas las circunstancias sabe a muy poco  y mas  tras el empate a uno entre Barcelona y Atlético de Madrid.    El Real Madrid ha perdido una gran oportunidad de alejarse un poco mas de sus dos grandes rivales, si claro está, hubiese ganado. Pero no fue posible porque de forma vergonzosa tiraron por la borda el primer tiempo. Si al rival le regalas 45 minutos le estás dando una ventaja encomiable que después puedes pagar caro, como después sucedió. El equipo de Zidane hizo una primera parte de pena, indigna de un equipo como el Real Madrid.      En ese primer periodo fue un equipo sin ideas, lento a mas no poder,  sin un esquema definido y muy tibio. Todo apuntaba a que se llegaría al descanso con empate a cero, pero una vez más Sergio Ramos, que casi sale a  penalti por partido, metio la mano por medio y pena máxima que Bruno transformó de froma magistral, a lo Panenka.    Sergio Ramos, es como es y es difícil cambiarlo, es capaz de lo mejor y de lo peor. pero siempre está ahí, dando la cara y ejerciendo como capitán. Tiene sus luces y sombras, Aunque  la luz es lo que mas brilla  en el central,determinante en muchos partidos y en las dos ñultimas champions. Pero tiene que tranquilizarse y no ser tan atolondrado.     Con el error y el acierto de Sergio Ramos antes y después del descanso llegó la reacción del Real Madrid en el segundo periodo. En este tiempo ya vimos a un Madrid mas reconocible y más ambicioso.Jugó como le gusta los blancos,  de forma vertiginosa y con movimientos rapidos. Al Madrid no le va el juego de posesiones largas que no llevan a ninguna parte, le va el vértigo.    La reacción del segundo periodo no fue suficiente para sumar los tres puntos ante un aseado Villarreal, que supo plantarle cara a este Madrid desnaturalizado que solo juega a ráfagas. A poco de iniciarse el segundo periodo, llegó el tanto del empate de Sergio Ramos que se redimió de su torpeza anterior. A raíz de la igualada, el Madrid se desmelenó y remató de todos los colores pero el guardameta Asensio, fue un pulpo que atajaba todo lo qu pasaba por su área.  Si al acierto de Asensio, unimos el desgraciado partido que hicieron Cristiano y Benzema, se explica que no hubiese más goles. Cristiano y Benzema están en un estado calamitoso. Y lo que me parece lamentable es que estos dos jugadores  parece que tienen derecho de pernada para jugar siempre, aunque  estén en un penoso estado de forma. No se estaban enterando del partido y a la hora de los cambios, en lugar de sentar a Cristiano que estaba siendo un cero a la izquierda, mando al vestuario a Bale, que era de lo más destacado en vanguardia. Lucas Vázque fue quien lesuplió.    Luego a falta de diez minutos quitó al ineficaz Benzema que no está para nada, y sacó a Morata que lo intentó con más fiereza y fuerza que el francés, que al igual que el portugués, está atravesando por un profundo bache. Sinceramente,  Cristiano, por mucho Cristiano que sea; y Benzema no  están para ser titulares ahora mismo en el Real Madrid.    Zidane,  creo que no está siendo justo con jugadores que merecen la titularidad como Lucas Vázquez, Morata.incluoso con  Marco Asencio e Isco.La entrada de Morata, que se situó a la izquierda para dejar el centro al mermado Cristiano, y de Lucas Vázquez devolvió efervescencia al Madrid. Cuando entran estos chicos suceden cosas,  se revitaliza el equipo blanco. Merecen más minutos aunque sea a costa de las estrellas.      Con el empate a uno, el Madrid acaba  con  la racha de dieciséis victorias consecutivas. Un recórd que no vale para nada. Lo poer de todo, fue que perdió una buena oportunidad de distanciarse un poco mas de Barcelona y Atlético de Madrid que empataron a uno, en un partido de poco fuste y donde la defensa de Simeone se impuso al ataque de Luis Enrique. La mala noticia para el Barça es que pierde a Messi para tres semanas. Ha sufrido una pequeña rotura muscular. Busquets, también se retiro lesionado.    La liga pues, sigue igual, El Real Madrid mantiene la distacia de tres puntos con el Barcelona y el Atlérico sigue a cuatro  


ZIDANE A LA ALTURA DE GUARDIOLA

Sin ninguna brillantez  pero sí con la efectividad que le da su enorme pegada, el Real Madrid  suma y sigue en la liga. En Cornellá y ante el Espanyol ganó 0-2 y continúa su buena estela en el campeonato nacional de liga donde es líder solitario con pleno de  puntos en cuatro jornadas disputadas. El triunfo del Madrid tuvo poco lustre. Vence pero no convence. Dos acciones aisladas de James y Benzema valieron para que sumara los tres puntos ante un Espanyol muy escaso en casi todo. El partido fue aburrido hasta decir basta. El Madrid no jugaba a nada,y al Espanyol le faltaban recursos, pero le valía el empate al que se agarró hasta que al borde del descanso James, en jugada individual y con algo de fortuna, batió  a Diego López de un gran disparo cruzado. Ese gol fue clave para el Real Madrid que aunque empezó la segunda parte como empezó el partido, con dudas y dejando el dominio al rival, poco a poco se fue estirando hasta que se hizo dueño  del encuentro, eso sí sin alardes. Benzema en la mejor jugada, pudo hacer el 0-2 en una volea preciosa a bocajarro que paró Diego López.  Tanto que si logró unos minutos después tras pase de Lucas Vázquez. Con los dos tantos a favor de los madridistas se acabó el partido. Los periquitos ya no dijeron ni pío.De todas formas, el poco juego que está exhibiendo el Real Madrid en los últimos partidos es para que se lo haga mirar. Ante un Espanyol muy vulgar  vimos a un Madrid muy escaso, lento y sin chispa. En una palabra fue un Madrid mediocre a pesar del triunfo. Sea por las ausencias de sus dos estrellas o por las rotaciones, el caso es que el equipo blanco estuvo muy espeso en Cornellá. Sin Cristiano,  con problemas de garganta, y sin Bale quien se recupera de su golpe en la cadera,  el Madrid  fue muy terrenal y hasta previsible. Pero le fue suficiente para ganar a un triste Espanyol. Zidane, continúa con su buena estrella, sumó su decimosexto triunfo en la liga enlazando dos campañas. Igualando a Guardiola que lo había conseguido en la temporada 2010-11. El técnico francés de nuevo echó mano de las rotaciones, demostrando así que nadie sobra en este Real Madrid. Los resultados le están dando la razón. James, por primera vez en la liga  fue titular y alzó la voz  con su gol. Asensio,, que estuvo muy apagado, y Lucas Vázquez también fueron de la partida. Kroos comenzó en el banquillo aunque después tuvo que salir supliendo a Casemiro que resultó lesionado en un partido muy accidentado. Piattí, del Espanyol igualmente  tuvo que abandonar por lesión. Sergio Ramos, quien a los tres minutos ya había recibido tarjeta amarilla,  también pudo abandonar el terreno de juego, pero por expulsión. El central, que a veces juega con demasiada suficiencia  pudo haber sido expulsado en el primer periodo. En Cornellà, la ruleta rusa estuvo a punto de salirle cara a Sergio Ramos. De hecho, Zidane suspiró profundamente cuando el árbitro entendió que un balonazo, que le dio en la mano izquierda, le había dado en la cara. Ahí la veteranía de Ramos le salvó de irse a la ducha antes de tiempo. Este chico que es un central extraordinario,a veces corre riesgos innecesario. No va a escarmentar nunca. Con la entrada de Kroos, el Madrid ya tuvo más ideas y hasta alegría pero sin tirar cohetes. Fue un partido poco vistoso, con cimas importantes de aburrimiento. Lo mejor para los de Zidane es que salieron victoriosos una temporada más de Cornellá, y van ya ocho seguidas, que les permite seguir como líderes solitarios en la liga con 12 puntos. El Real Madrid, no gobierna los partidos pero manda en la clasificación.  


REMONTADA EUROPEA MARCA DE LA CASA

De nuevo, y van unas cuantas, el Real Madrid remontó en el último suspiro. En esta ocasión fue   frente al Sporting de Lisboa que durante una hora larga fue bastante mejor que el equipo de Zidane, que se estrenaba en el Bernabéu en su defensa  de la Champions lograda la temporada pasada. Ganó 2-1 a un Sporting de Lisboa  que le comió la tajada durante casi todo el encuentro. Un gol de Cristiano Ronaldo de libre directo, ejecutado de forma magistral y precisa en el minuto 89, y otro de Morata en el 94 obraron la remontada milagrosa del equipo blanco ante el buen equipo portugués que no mereció la derrota. Pero en los últimos diez minutos de partido le dio vida al Madrid al replegarse en busca de su primera victoria en suelo español. Ese fue su gran error. No tuvo en cuenta que en el ADN del Real Madrid está ese gen competitivo que no le permite rendirse nunca y de pelear hasta el último aliento.   Los últimos minutos son más largos en el Bernabéu que en ningún otro estadio. Son los más largos del mundo. Lo decía Juanito y lo saben algunos equipos que ya lo han sufrido.... Solo el Madrid gana así. El buen técnico del Sporting de Lisboa Jorge Jesús, que fue expulsado bien entrada la segunda parte, vio venir la remontada madridista. Situado en la grada al lado del banquillo, los últimos minutos del encuentro  se mantuvo con  la cabeza baja,no quiso mirar al terreno de juego porque de alguna forma barruntaba lo que después pasó. Ya se sabe,  el  Real Madrid  tiene un idilio especial con la copa de Europa donde hace de la épica  y la heroica final una constante en su historia. Todo esto queda muy bonito, pero al actual campeón de Europa hay que exigirle mucho más porque la Diosa fortuna y esa épica final no va a durar toda la vida. El equipo luso fue mejor que el Madrid  hasta el minuto 70. Hasta  ese minuto todo había transcurrido bajo el control  y mando del técnico del Sporting, que la verdad sea dicha, le dio un repaso a Zidane. Jorge Jesús se preparó con esmero el partido, cosa que, por lo visto, no hizo el técnico francés que en esta ocasión no estuvo muy acertado. En cambio, si acertó después en los sustituciones. Pero de eso hablaremos más tarde. El caso es que tácticamente el Sporting de Lisboa estaba mejor colocado en el terreno de juego que el Madrid, que no sabía por dónde coger a los portugueses. Con una presión muy alta, y con una defensa adelantada ahogaron a los blancos a los que le robaron el espacio. Cada jugador luso sabía su misión y casi siempre se anticipaban a su rival en todos los ordenes.  En esa misión destacó  William Carvanho, un inmenso jugador que se adueñó del centro del campo, comiéndose a Modric y a Kroos. El Bernabéu guardaba silencio ante el dominio del rival que ya al descanso mereció irse con ventaja. Sería al poco de comenzar el segundo periodo cuando Bruno César adelantase a los lusos en el marcador tras equivocación de Sergio Ramos. Era el 1-0 que hacía justicia a lo que estaba sucediendo en el Bernabéu que empezó a incomodarse con su equipo,  lento hasta decir basta. En los blancos, apenas había desmarques y nadie desbordaba. Los portugueses, tras su gol,  durante algunos minutos más fueron los dueños del juego con esa estilete llamado Gelson Martíns, que trajo por el camino de la amargura a Marcelo. Este joven Gelson, natural de Cabo Verde, es más rápido que el viento , tiene descaro,cambio de ritmo  y desborde. Recordemos que el  Sporting portugués es cuna de grandes extremos: Figo, Futre, Cristiano...y ahora Gelson Martins. El Madrid perdía al poco de la reanudación pero tardó en reaccionar. Tenían tiempo de enmendarse, pero no lo hizo hasta que sintió el vértigo de los últimos minutos. Le gusta el abismo y algún día se puede caer del precipicio. Zidane, tuvo la visión de prescindir del sangre de horchata, Benzema y dar entrada a Morata; sacó del terreno de juego a Bale que había recibido un golpe en la cadera del central lisboeta, Coates y cambio a Kroos, poco acertado, por James. Estos cambios hicieron posible el despertar del Madrid que ya fue un equipo reconocible.  Morata y Lucas Vázquez cambiaron el signo el partido. Los 3 jugadores que salieron del banquillo  le dieron otro impulso al Real Madrid que hasta entonces estaba como anestesiado. Morata aportó empuje y coraje; Lucas Vázquez  insistencia y lucha por la banda derecha y James toque y pase. De un pase exquisito del colombiano en el minuto 94,  llegó el inmenso cabezazo de Morata que sirvió para que el Real Madrid ganase los tres primeros puntos de esta Champions que quiere volver a ganar. Hay jugadores que todavía no están. Benzema, no está para ser titular estando como está Morata. Kroos, no tuvo su partido estuvo muy espeso como todo el Madrid. A Cristiano le falta aún coger la forma como a Benzema, aunque el portugués se redimió a balón parado con una falta magistral que sirvió para empatar a uno. De la BBC, Bale fue el más clarividente, pero se tuvo que retirar tocado. El Madrid ganó por la suerte del campeón que no por juego. Con el ímpetu final marca de la casa,  evitó el primer disgusto de la temporada y de la Champions. Pero tendrá que mejorar.... Jugando como lo hizo frente al Sporting de Lisboa no va a ninguna parte. La suerte y la épica  tienen sus límites.


SIESTA CON GOLEDA Y MENSAJE CONTUNDENTE DE CRISTIANO A XAVI

     Tras un mes desintoxicándome de fútbol y del deporte en general, vuelvo a donde lo deje la temporada pasada: a los partidos del Real Madrid como destino universal, equipo que terminó como un cañón y que ha comenzado como un cohete en busca de una liga que se le resiste desde hace cinco años. En esta temporada han apostado por la competición doméstica. Ya va tocando.    La liga volvió después del parón por los partidos internacionales de las distintas selecciones. Y lo ha hecho como finalizó la segunda jornada, con triunfo más que solvente del Real Madrid frente a Osasuna por 5-2, en un partido con poca historia pero con muchos goles y muchísimas oportunidades.    A la tercera jornada liguera llegó la reaparición de Cristiano Ronaldo después de su lesión de rodilla en la final de la Eurocopa hace justo dos meses, y solo tardó cinco minutos en marcar el primer gol del partido y el primero en su cuenta particular en el actual campeonato. No fue el Cristiano contundente a que nos tiene acostumbrados pero para el Madrid es una gran noticia que el portugués ya este en los planes de Zinedine Zidane, que a los 65 minutos lo cambió por Benzema, que al igual que Cristiano volvió al equipo tras sus dolencias de cadera.    La hora del partido (16 horas) junto al calor en Madrid, invitaban más a la siesta que jugar al fútbol – es difícil de asimilar estos horarios en tiempo de verano, pero el dinero de China y las televisiones son las que mandan-. A nadie gustan los nuevos horarios, el Atlético que ganó al celta 0-4, jugó a las 13 horas, fue otros de los damnificados por estas horas intempestivas, pero todos callan y obedecen. Luego pasa lo que pasa, que apenas se ve fútbol porque el calor ralentiza las acciones y falta frescura. Pero como diría aquel, es lo que hay....    Volvía Cristiano y a los cinco minutos hizo lo que mejor sabe, marcar a pase de Bale. Las dos estrellas blancas culminaron el primer contragolpe del equipo de los muchos que hizo ante un buen Osasuna que fue un equipo valiente de principio a fin que al final tuvo su recompensa con esos dos goles, aunque de poco les sirvió. Pero Osasuna se fue del Bernabéu con la cabeza bien alta.    El 1-0 de Cristiano no sirvió para dar alas a los de Zidane que estuvieron lentos y parsimoniosos a lo largo del primer tiempo. Los navarros no se arrugaron en ningún momento- Así lo había pedido su técnico Quique Martín, y murieron con las botas puestas... Antes del 2-0 del Real Madrid, estuvieron a punto de empatar con un cabezazo de Unai García que estrelló en el larguero.    Y lo que son las cosas, tras la madera de Osasuna llegó el segundo del Madrid por mediación de Danilo que se aprovechó de un rechace para hacer el 2-0. Sergio Ramos de espléndido cabezazo en un saque de esquina al borde del descanso dejó visto para sentencia el encuentro.    El caso es que el Madrid, sin hacer nada del otro mundo, jugando a medio gas hizo gala de su enorme pegada y marcó cinco tantos como podía haber hecho otros tres más, porque entre palos y fallos clamorosos, la goleada pudo ser más amplia. En esta ocasión los defensas fueron los goleadores. No obstante, en estos tres primeros partidos de liga, lo que estoy viendo es que los rivales dominan demasiado al Real Madrid, que espera agazapado para salir al contragolpe. Incluso le discuten la pelota. Con rivales como Osasuna y semejantes, no hay problema pero con los equipos grandes eso puede ser mortal. No sé si es una táctica o simple casualidad. Estaremos atentos a los próximos partidos.      Fue un partido de poco fuste, pero con muchos goles, siete en total. La segunda parte fue un poco más entretenida, pero sin grandes momentos, salvo el que protagonizó Modric que levantó al Bernabéu de la siesta con un quiebro solo para artistas y auténticos privilegiados del balón y que más tarde culminó su buen partido con todo un golazo. Pepe, un poco antes del mejor gol del encuentro obra del croata fue el autor del cuarto tanto madridista.    Con 5-0, el Madrid se tumbó, materialmente a la bartola y se echó a dormir. Consecuencia, Osasuna maquilló justamente el resultado con los goles de Oriol Riera y David García, que recibieron algo de premio al serio partido de Osasuna.       No fue un partido de grandes alardes. El Real Madrid hizo lo justo con la ley del mínimo esfuerzo. Zidane tiró de rotaciones demostrando que a pesar de la sanción FIFA, el Madrid tiene un buen fondo de armario. Fue una faena de aliño sin más prestaciones. Suma y sigue, la liga es el gran objetivo madridista para esta temporada.   La guinda al partido la puso  Cristiano Ronaldo, quien tras su reparición tenía ganas de explayarse y de paso contestar al ex jugador del Barcelona Xavi Hernández que dijo hace unos días: " el problema de Cristiano es que hay otro que es el mejor de la historia"; y así le ha contestado el portugués:" Todo el mundo sabe que quien quiera una portada tiene que hablar de mi. Ha ganado todo a nivel de equipo pero no tiene ni un balón de oro y yo tres. ¿Qué relevancia tiene Xavi que juega en Qatar? yo soy el deportista más buscado en las redes sociales". Dicho esto, Cristiano se quedó tan a gusto. Polémica habemus. Los programas nocturnos ya tienen materia para polemizar....


CAROLINA MARÍN ES DE ORO

Como diría un castizo: “Pedazo de Medalla de oro” ha conseguido Carolina Marín en bádminton. Conseguida con el alma de una luchadora que nada se le resiste en pos de conseguir su objetivo. Se me saltaron las lágrimas al ver como vencía en un sufrido partido a la india Shindhu Pusarla por (19-21, 21-12 y 21-15. Lloré de emoción, al ver como el enorme corazón y ese espíritu inquebrantable de Carolina tenían su justa recompensa. Me emocioné porque en este mundo donde muchos buscan lograr las metas con el mínimo esfuerzo posible, una deportista como Carolina Marín, que hace del sacrificio, del esfuerzo,la lucha, la entrega, el pundonor y un largo etc de adjetivos su razón de ser, consiga llegar a lo más alto, una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos. Me emocioné aún más viendo como las lágrimas de felicidad caían de su rostro al escuchar extasiada el himno nacional. Algo que en estos tiempos que corren, donde algunos reniegan de su nacionalidad-y no soy un salvapatrias-, es de agradecer porque demostró orgullo y sentimiento hacia su país. Carolina Marín, la Rafa Nadal del bádminton, es una deportista fuera de serie de las que nos hace sentirnos orgullosos de tenerla ente nosotros. Esa sonrisa que exhibía en el podio con su medalla de oro colgada al cuello, era la sonrisa de un país que sacrificó la siesta para ver cómo uno de los nuestros alcanzaba la cima olímpica y la gloría máxima. “Es el día más feliz de mi vida”, dijo una emocionada Carolina al recibir su reconocimiento como campeona. Un poco antes, al bajarse del podio y con su medalla dijo a la cámara: “Va por vosotros”. Y lo consiguió, por nosotros, y sobre todo por ella porque de nuevo ha traspasado el umbral del sufrimiento, su secreto para el triunfo. Carolina Marín, de forma magistral ganó a la indú Pusarla y conquista la sexta medalla de oro para España, y de paso se convierte en la primera no asiática en ganar los Juegos Olímpicos. Gritó de alegría al imponerse en un gran partido con momentos de incertidumbre para nuestra campeona que tuvo que remontar el primer set ganado por su contrincante. Lo hizo con la fórmula que la ha convertido en la reina del bádminton: rabia, talento y mucho trabajo. En un deporte sin ningún arraigo en España ( a partir de ahora será otra historia), Carolina lleva dos títulos mundiales y otros tantos títulos europeos . Ahora con la medalla de oro consigue el cenit de su carrera. Es la mejor del planeta. Carolina pasó por apuros tras perder el primer set que había dominado desde el principio. En el segundo set se sobrepuso, espoleado por su preparador que en el banquillo de descanso le susurró al oído que mantuviera la fe y de paso le recordó que no olvidara lo que que aquella niña de 14 años quería ser: Campeona Olímpica. Aquello reforzó el gen competitivo de Carolina que entonces destrozó a su rival. Derribó de un grito a la india y consiguió su gran sueño, sacando a relucir su gran clase, su bravura y su genio español. Carolina Marín, hoy se puede decir bien alto, que eres la dueña del mundo.


El ESPÍRITU INDOMABLE DEL REAL MADRID LE DIO LA SUPERCOPA

    Sergio Ramos, volvió a rescatar al Real Madrid en otra final europea. Al igual que en Lisboa, en el minuto 93, cuando el Sevilla empezaba a saborear la Supercopa de Europa, apareció el mariscal Sergio Ramos para empatar el partido y prolongarlo hasta la prórroga.   Sergio Ramos, sin duda alguna, se ha convertido en un especialista en finales. En las últimas tres finales europeas que ha disputado el Madrid, el cuatro blanco, el capitán, ha sido el hombre clave. En todas ellas marcó y ese minuto 93 se ha convertido en algo mágico en el transcurrir de este jugador que tiene embrujados los últimos minutos de partido.    El sevillano nacido en Camas, tiene algo especial, un aura, un duende que ayer se presentó en el minuto 92:33 para forzar la prórroga. Una de esas maravillas de Ramos, el mismo central que había derribado torpemente en el área a Vitolo para dar vida al valeroso Sevilla. El mismo al que usurparon el 3-2 por una insólita infracción sobre Rami que solo el árbitro de fondo debió ver. Inexplicable la anulación de ese tanto.    Ramos forzó la prórroga en ese minuto que ya tiene enmarcado, y Carvajal dio el título también en el último minuto de la segunda parte de la ampliación. Un auténtico golazo que el lateral derecho blanco se fabricó de forma extraordinaria: le robó el balón a Konoplyanka en el centro del campo, se fue directo a por la portería de Sergio Rico exhibiendo gran poderío físico a pesar de que la mayoría de los jugadores ya estaban exhaustos por el desgaste que supuso los 120 minutos de juego, estando en el inicio de la temporada, y marcó el tanto de la Victoria con una gran definición.    Fueron dos mazazos tremendos que hundieron al Sevilla que ya no pudo reponerse. Tuvo el trofeo en sus manos y se le escapó en el último instante. Después en la prórroga y con un jugador menos por expulsión de Kolodziejczak por doble amonestación, los hispalenses entregaron la cuchara ante el mayor empuje de un Madrid que ya fue de forma descarada a por el partido y evitar la lotería de los penaltis.    El partido de esta Supercopa disputado en la ciudad Noruega de Trondheim fue muy disputado y bravo pero con muchos altibajos. Comenzó dominando el Madrid, que tras el golazo de Asensio (una maravilla este chico), se replegó demasiado atrás. El Sevilla dominaba, tenía la posesión y los espacios y se hizo dueño del balón, tanto fue su dominio que al filo del descanso,”Mudo” Vázquez, todo un jugadorazo, logró el justo empate. En la segunda parte, el nuevo equipo de Sampaoli, dominó mucho más y jugó hasta mejor que el Madrid que seguía agazapado. Ante su mejor disposición y empuje, llegó el claro penalti de Ramos a Vitolo que supuso el 2-1, al transformarlo Konoplyanka. A raíz de ese tanto, el Sevilla se creció y ofreció sus mejores minutos de juego ante un retraído Madrid que no reaccionaba.    El Sevilla, no obstante cometió el gran error de dar por muerto al Real Madrid y por vender la piel del oso antes de cazarlo. Se olvidó que enfrente tenía a un equipo que nunca baja los brazos, que jamás da nada por perdido con ese espíritu indomable que lleva en los genes. Y sucedió lo que ya les hemos contado: que el Madrid le dió la vuelta a la situación.     Este Madrid que hizo un partido nada más que notable, sin grandes alharacas, no extrañó a siete titulares: Keylor, Pepe,Kroos,Modric, Bale, Benzema y Cristiano. Luego en el segundo parte se marcharon Isco,Morata y Kovacic y entraron Modric, Benzema y James que hizo una gran prórroga. Pero de inicio el Madrid jugó con cinco canteranos que piden paso (cantera al poder), sobre todo Asensio que tiene en su zurda un auténtico guante. Puede ser el gran fichaje del Real Madrid esta temporada. Le falta creérselo como se lo creyó la temporada pasada en el Espanyol. Su golazo fue de auténtico crack. Al final el partido se le hizo un poco largo, pero clase tiene para aburrir.   Otro de los destacados, fue Lucas Vázquez, otro de los jugadores claves y que cobró especial protagonismo en la recta final del partido y sobe todo en la prórroga.. Lucas Vázquez ya no es un descubrimiento, es una realidad. Trabaja a destajo , desborda con facilidad por su banda y encima centra de maravilla. El Madrid tiene un tesoro en este jugador.    El que salió más desfigurado del partido fue Morata que no termina de arrancar en esta pretemporada. Pero paciencia...    En cuanto al Sevilla, diré que me gustó. Con siete caras nuevas, más la de su nuevo entrenador Sampaoli, un luchador nato y buen estratega,va a ser un equipo muy difícil de batir. Presionan hasta aburrir y sigue teniendo ese espíritu de lucha tan propio de su ex entrenador, Unai Emery. Le falta rodaje, lógico, pero tiene muy buena pinta.    El Madrid, sin hacer el mejor de los partidos, ganó porque creyó hasta el final y por ese espíritu indomable que le hace casi invencible en las finales. No pierde una final desde hace 16 años. Una final que volvió a tener a Sergio Ramos como talismán y a Carvajal como ejecutor. Gracias a ellos, el Real Madrid consiguió su tercera Supercopa de Europa. Zidane, suma y sigue.  


ZIDANE O EL TRIUNFO COMO ENTRENADOR DE ÉLITE

Confieso, apelando a mi sinceridad,, que cuando Zidane sustituyó a Rafa Benítez al frente del Real Madrid, tuve mis dudas en la conveniencia de que el francés fuese la solución para aquel Madrid tristón y cabizbajo en que lo convirtió un desconocido Benítez, que no supo cogerle al aire al equipo blanco.  Y tenía mis dudas, porque los antecedentes de Zidane como entrenador del Castilla hacían presagiar que tal vez llegaba demasiado pronto a dirigir a los pesos pesados del primer equipo. Desconfiaba de él más por su corta experiencia en los banquillos, que por sus cualidades que como jugador y hombre de fútbol, son inmejorables. Porque sí hablamos de su condición de jugador, ahí es indiscutible. Zidane ha sido el mejor jugador del mundo de su época. A clase y elegancia no le ha ganado nadie. Parecía que jugaba con el frac puesto. Era una delicia verle jugar. Pero es que como persona es tan bueno o mejor que jugador. Los que hemos tenido la suerte de conocerlo, podemos dar fe. Por todas estas circunstancias y dada su bondad y hasta cierta timidez, pensé que tal vez no podría con el nido de vanidades que era el vestuario madridista. De alguna forma, todos pusimos en duda que quien había sido uno de los mejores jugadores de la historia, funcionara como entrenador. Hasta Florentino Pérez, su gran valedor, también llegó a tener sus dudas. Pero la situación era tan desesperada, que Florentino Pérez, apostó por él con todas las consecuencias. Y acertó, vaya que si acertó. Ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida. Florentino acertó de lleno, y muchos nos equivocamos. Y valga por Dios que me alegro de haberme equivocado porque aprecio en todos los sentido a Zinedine Zidane. Zizou, con la sencillez como bandera, obró el milagro y transformó al abúlico Real Madrid, en un equipo con chispa que recobró la alegría y las ganas de volver a jugar al fútbol sin ningún tipo de ataduras. Nada más llegar no sólo se ganó al vestuario (todos le respetaban por lo que había sido) sino que les devolvió la sonrisa y la ilusión a un equipo que estaba abatido. Los jugadores, todos, admiraban a Zidane por lo que había significado en el mundo del fútbol y por su trayectoria: ganó todos los títulos habidos y por haber no sólo colectivamente sino también a título individual. Además de respetarle y en algunos casos había jugadores que le idolatraban, le profesaban gran cariño y aprecio por su forma de ser y la sencillez que aportaba a todo lo que hacía. Zidane, era todo lo contrario que Benítez, que tenia al vestuario blanco aburrido con tanto tecnicismo y tanto fútbol informático. Zidane, no tenía experiencia pero sabía mejor que nadie cómo manejar un grupo de estrellas sin que hubiese fisuras. Con el técnico francés llego la alegría que inmediatamente se notó en el juego del equipo que comenzó a emerger como el agua y a escalar posiciones hasta casi ser campeón de liga ( se quedó a un punto del Barcelona que llegó hasta sacarle 12 puntos); y lo que es más importante consiguió la undécima Copa de Europa. Algo impensable tal y como estaba el equipo. Zidane, obró el milagro desde la sencillez y el sentido común. Zizou, como entrenador es exigente pero a la vez tiende la mano. Los jugadores le quieren, además de respetarle y admirarle.. Su innata timidez, la ha dejado a un lado para ofrecernos su sonrisa más sincera y su saber estar en las ruedas de prensa y entrevistas. Está desdramatizando todo lo que rodea al Real Madrid. Aún recuerdo esa amplia sonrisa con Cristiano Ronaldo en la prórroga de la final de Champions contra el Atlético de Madrid. Ahí comprendí que el Real Madrid sería el campeón. Zidane, ha roto moldes, todos le quieren además de apreciarle y respetarle. Su estreno como entrenador de élite ha sido todo un éxito. Y, lo que le queda....  


EN NOMBRE DE CRISTIANO RONALDO

       Un gol de Éder, quien estaba casi inédito en todo el torneo, en el minuto 109 de la prórroga da el título de la Eurocopa a Portugal que venció por 1-0 a Francia en el estadio de Saint Denis, logrando de esta forma inscribir por primera vez su nombre en el palmarés de las selecciones campeonas de Europa. El fútbol muchas veces carece de toda lógica. Portugal que no estaba entre el grupo de las favoritas para la Eurocopa, es al final la que se ha llevado el trofeo haciendo un auténtico ejercicio de supervivencia y superando todo tipo de obstáculos. Además, ha ganado a la anfitriona, Francia, en su estadio y ante su gente. Y lo ha hecho a la griega ¿Por qué digo que a la griega? Pues porque en la final de la Eurocopa del 2004 una selección ramplona y chata como Grecia venció en Lisboa a la entonces pinturera Portugal con Cristiano como estrella emergente, sumiendo a todo el país en un abatimiento general que tardó en curarse. En París pasó prácticamente lo mismo que aquel entonces... De alguna forma, el fútbol le debía una a Portugal, sobre todo a esa Portugal de Eusebio, Figo, Futre y ahora Cristiano Ronaldo. La final de esta Eurocopa no entrará en la historia por su buen juego. Fue un partido muy físico, de poca calidad y hasta aburrido. Más que jugadores de fútbol parecían atletas, sobre todo el centro del campo francés un dechado de virtudes físicas que empezaban en Matuidi, seguían en Pogba y terminaban en un impresionante Sissoko, el mejor de los “Bleu. De sus arrancadas de bisonte partió el mayor peligro de Francia. Impresionante la fortaleza de este inmenso jugador. Francia, tal vez jugó un poco mejor que Portugal y seguramente hizo más méritos para llevarse el triunfo, pero lo realizado por los lusos tiene mucho mérito porque supieron sobreponerse al gran mazazo que supuso la lesión de Cristiano Ronaldo en el minuto 9 de partido por una fea entrada de Payet que golpeó su rodilla izquierda. CR7 salió en camilla entre lágrimas porque se temía lo peor, como así fue. El llanto de Cristiano desgarró a Portugal entero y de paso dejó en silencio a Saint Denis. Los aficionados portugueses miraban al vacío maldiciendo su mala suerte ; los franceses aplaudían en forma de reconocimiento y de respeto a la estrella lusa que yacía destrozado en el césped por un dolor sentido en lo más profundo de su alma, porque la fea entrada de Payet que no tuvo castigo por parte del colegiado inglés Clattenburg, le apartaba de su sueño, el que nació el mismo día que perdió contra Grecia allá en el 2004, en Lisboa. Si las lágrimas de entonces eran de una inmensa tristeza, las de París era de un profundo desconsuelo y frustración. La final de Cristiano a penas duró nueve minutos. Fue el momento en que Payet le hizo esa dura y hasta diría intencionada entrada, que chocó con su rodilla izquierda. Aquello tenía muy mala pinta. Tras ser atendido en la banda, volvió a salir para probarse pero esa rodilla no respondía y en el minuto 23, hecho un mar de lagrimas, Cristiano se retiró en camilla con las manos cubriendo su rostro y en medio de una gran desesperación que acongojó no sólo a Portugal sino a todos los espectadores. Cristiano se retiró en el que era el partido de su vida. El jugador del Real Madrid sufre un esguince en el ligamento lateral interno, grado 1. La lesión preocupa en el seno madridista porque el primer partido oficial de los blancos será el nueve de agosto en la ciudad Noruega de Trondheim, donde se jugará la final de la Supercopa de Europa entre el Real Madrid y el Sevilla. Quaresma sustituyó a CR7. Ahí ya empezó otro partido. Hasta entonces, Francia que había hecho una salida impetuosa, estaba dominando el juego con claridad ante el nerviosismo de una Portugal imprecisa y timorata que apenas se sostenía ante el empuje físico y a las bravas de los franceses. La lesión de Cristiano la dejó perpleja, pero en pocos minutos se reorganizó sobre el campo, y el resultado fue el equilibrio del partido, aumentando el tiempo de sus posesiones y acercándose a la portería de Lloris. Renato Sanches empezó a pedir la pelota, Raphael se dejó ver por la banda izquierda y Joao Mario entró en el cuerpo a cuerpo con las rocas francesa Desde este punto de vista, la selección portuguesa muy bien dirigida por Fernando Santos,ha tenido un comportamiento casi heroico, al sobreponerse a la lesión tempranera de Cristiano y al mejor juego de Francia, que se quedó descompuesta y sin Eurocopa. La voluntad de Portugal, pudo más que una Francia con mucha fuerza pero poco más. Griezmann, quien en un mes ha perdido dos finales, es el jugador con más clase de los galos. Pogba no ha justificado ni remotamente que valga esos 110 millones de euros que piden por él. Ha quedado devaluado y,no vale ni 60 millones. En cambio, Pepe, el central del Real Madrid, ha salido muy fortalecido de esta Eurocopa. Ha sido el mejor central del campeonato y en la final, fue declarado el mejor jugador. Ha estado inmenso durante toda la Eurocopa. Cara y cruz: Cristiano Ronaldo y Pepe, se proclaman campeones de la Champions y de la Eurocopa en el mismo año. Antonio Griezmann, pierde las dos finales en un mes. Cristiano y Griezmann serán seguro candidatos al balón de oro, sobre todo el portugués que tiene todas las papeletas para conseguir un nuevo premio individual. Esta Eurocopa levantada por Portugal y muy trabajada por Francia no se va distinguir por su brillantez, más bien todo lo contrario. Se ha visto un juego muy pastoso y enredado. El nivel ha sido mediocre en casi todos los partidos. La final ha sido un claro ejemplo de por dónde ha transcurrido este torneo. El buen juego brilló por su ausencia. Una lástima que España se quedase en octavos de final....   Portugal, aún sin alardes, pero con corazón y voluntad,demostró en esta Eurocopa que el colectivo está por encima de todo lo demás. Al final, Cristiano Ronaldo volvió a llorar pero esta vez de alegría.


Penaltyexpulsión | Un blog de futbol por Alfonso Celemin
©2013